El intelectual y la Política. A propósito de Giulio Andreotti.

 

En cierta ocasión dijo el ex ministro Areilza que dedicarse a la política supone, a menudo, tener que tragar sapos. Hacer lo contrario de lo que uno piensa más conveniente (y defender, además, el acierto de esa decisión opuesta a tus convicciones), o hacer lo que uno piensa pero de modo diferente a como creía más beneficioso para el país o la ciudadanía. Y es que no hay nadie dedicado a la política que pueda imponer, siempre y en cada decisión, sus ideas o su voluntad.

 

El reciente fallecimiento de Giulio Andreotti -un hombre cultísimo, dedicado más de cincuenta años a la política- parece una ocasión propicia para reflexionar sobre la relación entre el intelectual y la política. Sobre todo cuando quien tiene una vocación intelectual acaba dedicándose a la actividad política. La única fidelidad del intelectual auténtico –la fidelidad a la verdad, a su conciencia- termina pugnando con los intereses y los tiempos de la política.

 

Ello sucede de manera singular cuando el resultado de unas elecciones no arroja mayorías absolutas y se impone la necesidad de pactos en los que, quiérase o no, hay que ceder en las ideas propias –que uno considera las mejores- para llegar a acuerdos con los adversarios políticos. ¿Cómo mantener en esa tesitura la independencia insobornable del intelectual?

 

A mí me parece casi imposible. La azarosa historia política de Italia, en tiempos de Andreotti y en estos últimos de Monti y Letta, con un electorado fragmentadísimo y mayorías absolutas imposibles de alcanzar, deja bien claro las dificultades de unos y otros para ser fieles a sus principios.

 

Ante esas situaciones se suele decir que la política es el arte de lo posible, que no cabe el dogmatismo (propio del intelectual), y que ser debe actuar con “realismo” (frente al idealismo del intelectual) y con “cintura política” (frente a la rigidez del intelectual) para sacar el país adelante, o al menos intentarlo. Toda auténtica política postula la unidad de los contrarios, decía Ortega. Y para eso es necesario un ejercicio de transacción, de mediación.

 

Cuando se glosa la figura de Andreotti, figura controvertida por muchos motivos, existe un reconocimiento casi unánime sobre su habilidad política (su realismo, su cintura) para llegar a acuerdos con sus adversarios, fuera en la política interna de su país, fuera en su tarea al frente de la política exterior italiana.

 

Esa habilidad para la transacción podría ser considerada por un intelectual genuino como una traición a las ideas propias, una renuncia a los principios que deben defenderse. Y, ahí está, para mí, el origen de las contradicciones que a menudo se le plantean a quien, dedicado a la política, pretende llevar hasta sus últimas consecuencias sus postulados intelectuales, por muy bien fundados que éstos puedan estar.

 

Siempre han existido en la política española intelectuales dedicados a la política. Intelectuales a los que les costaba especialmente tragar sapos. En tiempos pasados, están los ejemplos de algunos brillantes socialistas, como Luis Gómez Llorente, que acabó dimitiendo por coherencia intelectual. Hoy, quizá el caso más destacado sea el de Vidal-Quadras. Con frecuencia nos admiran estos personajes por su brillantez intelectual, su oratoria, su lucidez, pero al mismo tiempo da la sensación de que están en el lugar equivocado, de que no manejan bien las reglas de la política. Y menos en estos sistemas de listas electorales cerradas, injustos, pero de los que en ocasiones también ellos se benefician.

 

No pretendo comparar a Vidal-Quadras con Andreotti, ni mucho menos, pero sí destacar que, en Vidal-Quadras, resulta mucho más acusado el perfil intelectual que el perfil político. La pulsión intelectual pesa más en su proceder diario que la “inteligencia” política. No quiero con ello decir que una cosa sea mejor que la otra. Simplemente constato que a Vidal-Quadras le cuesta más tragar sapos de lo que parecía costarle al Sr Andreotti o incluso al Sr. Areilza. Dicho de otro modo, por muy brillante y lúcido que nos resulte el pensamiento de algunos intelectuales metidos en política, su vocación genuina –lo articulado de su pensamiento, su independencia de criterio- pesa tanto en ellos que difícilmente llegarán lejos en política.
Andreotti solía repetir que a él le importaba más la “legitimación cultural” (es decir, que le consideraran un hombre culto, un intelectual brillante) que la legitimación política (un político poderoso). Resulta paradójico escuchar esto en quien fue siete veces Presidente del Consejo de Ministros, entre otros muchos cargos. Parece más bien que, en su caso, la vocación o la pulsión política era superior a la intelectual. O todo lo más –y esto ocurre con frecuencia en Europa- que la política constituye una plataforma notable para que quien se considera bien dotado intelectualmente pueda poner en valor sus capacidades y ser conocido y admirado por el gran público.

 

 

16 comentarios
  1. IÑIGO ROMERO DE BUSTILLO
    IÑIGO ROMERO DE BUSTILLO Dice:

    Yo también considero a Giulio Andreotti un “atleta finisssimo”(como solo en la Italia renancentista podría darse) del “Intelectual” /metido a “politico”.-
    En un País como Italia,tan sinuoso y tan laboratorio de y en todo,especialmente de ideas poiticas,que sale ganador de todas las guerras que pierde,pero que tiene al Vaticano y al Papa en su capital,la eterna Roma,solo en un País así podía darse un GIULIO ANDREOTTI, a quién conocí,con Amintore Fanfani, en las primeras elecciones democráticas en España,cuando yo pastoreaba con el Equipo Democrata -Cristiano del Estado Español,rama Don Joaquín Jiménez(ID).- Después del batacazo nos dimos cuenta que en el post franquismo y en una España moderna y democrática ya no hacía falta un partido ” democrata cristiano” como los italianos o alemanes después de la segunda Guerra Mundial.Por eso la democracia cristiana en España desapareció pero como una nube de gas y polvo se expandió por todos el arco parlamentario impregrando todo lo que tocó.Más ,oficialmente, hasta el PNV dejó de ser democrata cristiano.Hoy solo “Unió” el partido “confederalista” catalán mantiene su blasón democrata cristiano.
    Hay que revisar y estudiar bien a los grandes politicos democratas cristianos de los años de la Guerra Fria y siguientes y en especial a los alemanes e italianos.-
    En el caso particular de Giulio Andreotti no puede ni debe pasar a la Historia por el “beso mafioso” o por su famosa frase sobre el tener o no tener el poder o por si tuvo o no algo que ver con el asesinato de Aldo Moro y el fracaso del “Compromiso Histórico”. Era y fué mucho más que todo eso.Pero desde luego esa época ,hasta la caída de la Unión Sovietica,en 1989,fue apasionante y el papel de los Democratas -Cristianos,increíble y valiente en muchas ocasiones.Europa les debe mucho y la Unión Europea mucho más.-
    Qué pena que la “Crisis” que desde principios de los años 2000 nos devora acabe hasta con el complejo constructo llamado UE.-

    • Isabel
      Isabel Dice:

      Estoy muy de acuerdo con usted, D. Iñigo.

      Andreotti era un hombre muy válido y refinado. En cuanto a sus connivencias con la mafia, yo no lo creo. Ahora, una persona que se dedica a la política tiene que saludar todos los días a mucha gente de todos los sectores, también gente poco recomendable. Si a Núñez Feijoo le han sacado veraneando en un barco con quien luego fue condenado por narcotráfico, como no pillar a Andreotti en encuentros pasados con personas de dudosa reputación si estuvo en política no dos sino 5 veces más años de los que lleva Feijoo.

      Quiere eso decir que Feijoo es un delincuente? Pues no, Feijoo no es un delincuente a pesar de esa foto y de otras que le puedan sacar.

      Con Andreotti pasa algo parecido.

  2. Noé de Callar
    Noé de Callar Dice:

    Si uno critica lo que hace su partido, sin haber estado nunca en la política activa, simplemente desde su catedra en la Universidad o en el Instituto, es evidente que no tiene la repercusión que tiene si lo hace como diputado o eurodiputado, paseándose todos los días por los medios, criticando al partido que te ha puesto ahí (y que te da de comer, y de comer mucho mejor de lo que se come de profe de universidad).

  3. Noé de Callar
    Noé de Callar Dice:

    PERDÓN….. se me cortó el comentario anterior…

    Es un lujo escuchar o leer a Vidal Quadras, con frecuencia tan perspicaz, mucho mejor que escuchar a Rajoy o a ZP…

    Dicho eso, creo que Vidal Quadras puede seguir manteniendo su “pureza” intelectual y no tener que tragarse ninguna de sus palabras y discursos porque nunca ha tenido responsabilidades de gobierno. Si hubiera sido ministro de un gobierno en minoría parlamentaria y hubiera tenido que templar gaitas con los grupos de la oposicion para sacar unos prespuestos adelante… otro gallo cantaría.

    Porque en ese momento, como miembro del gobierno debe dejar a un lado sus ideas particulares y defender la postura colegiada que mantiene el gobierno y la mayoría parlamentaria que lo sustenta. Es evidente que ningún miembro de ningún gobierno comparte al 100% lo que éste hace, pero no puede dedicarse a criticar en alta voz lo que hace ese gobierno del que él forma parte… A eso se llama lealtad, y cuando por coherencia u razones fundadas uno no puede seguir manteniendola, dimite y no pasa nada.

    Teniendo en cuenta que el sistema español funciona con listas electorales cerradas, lo cual está mal, pero es así, el mérito de ser diputado no es del CVitae propio, ni de la propia valía, sino del partido que te “mete” ahí. Por ello, sin cuestionar la indudable valia de VQuadras (valia intelectual mucho mayor que el 80% de sus compañeros) me parece realmente deseal su manera de comportarse criticando de manera sistematica y en publico lo que hace su partido en temas esenciales. Si está tan persuadido de sus razones (y de muchas yo lo estoy)

    1) Que se presente (como lider o integrado en un equipo) como alternativa a Rajoy en el proximo congreso del partido que se celebre. Y que asuma ese resultado.

    2) Que dimita y funde otro partido

    3) Que dimita y deje la politica activa.
    Esto último no impide seguir ejerciendo, desde la lealtad, la conciencia crítica sobre las cosas que hace mal tu partido y que deberían corregirse por el bien del país. Eso lo han hecho, desde la lealtad, personas como García Santesmases o Tezanos en el PSOE, o Felix Pastor Ridruejo y algunos más en el PP. Pero sin cobrar. Es más, algunos apoquiando para el partido, como Felix Pastor.

    Si uno critica lo que hace su partido, sin haber estado nunca en la política activa, simplemente desde su catedra en la Universidad o en el Instituto, es evidente que no tiene la repercusión que tiene cuando lo hace como diputado o eurodiputado, paseándose todos los días por los medios, criticando al partido que te ha puesto ahí (y que te da de comer, y de comer mucho mejor de lo que se come de profe de universidad).

    • Fernando Rodríguez Prieto
      Fernando Rodríguez Prieto Dice:

      Yo por el contrario creo que criticar lo que hace un gobierno de tu partido, si lo hace rematadamente mal, no es una forma de deslealtad, sino más bien todo lo contrario. Parece que hemos asumido tanto como normal esa disciplina censora, tan férrea, de la partitocracia, en la que quien se mueve no sale en la foto, que podemos acabar tomándolo hasta como un valor. No lo es. Por encima de ello está la verdad. Es lo que ocurre en otros muchos países y lo que debería ocurrir aquí. Vidal-Quadras no debería ser una piedra en el zapato, sino un precursor de otra forma de hacer Política.

  4. JJGF
    JJGF Dice:

    Estoy contigo en la lucidez y perspicacia de VQuadras.

    Y estaría de acuerdo contigo, Fernando, si hablamos de un sistema donde el diputado o el concejal o el senador por Illinois se gana su plaza a pulso, como pasa en Usa o en otros lados.

    Pero qué es lo decisivo para que VQuadras tenga un puesto como eurodiputado? Sólo una cosa: p que Rajoy o Aznar lo quieran. eso está mal, desde luego, pero es así.

    Vidal Quadras lleva desde 1996 criticando las líneas esenciales de lo que hacen esos 2 señores, Aznar y Rajoy. y en estos 17 años ya ha tenido tiempo para ver que esta en minoría, y para reflexionar sobre la coherencia de su actitud intelectual en el seno de un partido cuya ejecutoria no comparte, por lo cual lo más decente intelectualmente es dimitir y hacer de precursor (como tu dices) en la prensa o en el nuevo partido que no se atreverá a fundar. porque VQuadras no tiene los bemoles de Rosa Díez.

    Yo no puedo compartir ese amagar y no dar de VQ, chupando del bote con sueldos millonarios que gana gracias al partido con quien tanto discrepa.

    17 años de lucidez y 17 años que ya empiezan a sonar a incoherencia intelectual por muchos juegos dialécticos con que nos deleite.

    • Fernando Rodríguez Prieto
      Fernando Rodríguez Prieto Dice:

      No estoy tan de acuerdo contigo, Juan José.
      En nuestro sistema partitocrático de adhesiones inquebrantables al de arriba y ausencia absoluta de crítica, V-Q no tiene ningún futuro. Por eso si él pretendiera mantener sus cargos sabe que la forma no es convertirse en un pepito grillo permanente. Porque en nuestros partidos los pepitos grillos no pueden ser permanentes. De hecho seguro que también sabe que sus días en sus cargos también están contados.
      Yo no puedo hablar por él, pero supongo que ha elegido un modo de tratar de influir en la política para tratar de acercarla a sus ideales. Sabiendo que eso va a suponer con gran probabilidad el final de su carrera en el PP. Se le puede reprochar su estrategia, pero no creo que se le deba reprochar el tener ideales políticos y el hacer bandera de ellos.
      A mí me parece mucho peor el seguidismo de rebaño que caracteriza a la gran mayoría de nuestros políticos. A donde les lleve su pastor, sea donde sea.
      Pero para eso está también este Blog, para debatir. ¡Gracias por tu estupendo post, tan erudito como uelen

  5. JJGF
    JJGF Dice:

    Yo no comparo a VQ con el seguidismo del rebaño. Pero, ciñiéndonos a él, distinguiría dos planos.

    Uno el de las ideas de VIdal Quadras. Si son lúcidas y bien fundadas, las comparto. En este sentido, tú y yo y mucha gente tenemos simpatía por las críticas que desde siempre VQ viene haciendo al problema del nacionalismo y la estructura territorial del estado.

    Ahora bien, el idealismo de VIdal Quadras, como el tuyo y el de todos, tiene muchos otros cauces de manifestación distintos de la política activa en el Partido Popular y en un puesto necesariamente remunerado. Ya he citado los casos de Santesmases o de Felix Pastor, entre otros varios.

    Cuando dices que VQuadras resiste ahí como un “precursor” de otra forma de hacer política distinta de la que propicia la partitocracia… Permiteme una sonrisa irónica: Quién ha puesto a Vidal Quadras de eurodiputado? Desengáñate: esa misma partitocracia que el tanto deplora. Es decir, que el se beneficia de la partitocracia mucho más que tú o que yo… y la critica solo en los casos en que no le beneficia.

    Si somos realistas, todos sabemos que a Vidal Quadras le han “aparcado” en Bruselas desde aquella conferencia en la Menéndez Pelayo del verano de 1996. Y ÉL SE HA DEJADO APARCAR por esa partitocracia (el “poder del partido”, representado primero por AZNAR y después por Rajoy, lo colocó allí y el no ha hecho el menor ademán de escapar de esa partitocracia tan nociva).

    Convertir a VQaudras en un martir de la revolución contra la partiticracia no deja de ser un sacarsmo. Su presencia misma en cargos remunerados del PP del 96 al 2013 no es más que un fruto, un producto, una consecuencia de la partitocracia.

    Dices que se expone a que lo echen… Que le quieten lo bailao (pensará a buen seguro). Pero la política tiene sus inercias y existen muchos casos de personajes cuyas heterodoxias respecto de la linea oficial se toleran año tras año… Repasa, si no, la lista de eurodiputados aparcados por PP y PSOE desde los años ochenta y verás… Es decir, que la disciplina férrea de la que tu hablas, a veces es durísima, pero muchas otras veces no es tan férrea, te permiten seguir ahí, en un puesto más o menos lejano, más o menos gris, y tu no te resistes…porque a pesar de sentirte intelectualmente preterido tienes una serie de beneficios personales, económicos, nada desdeñables, que te compensan otros sinsabores.

    Seguiría con este tema, pero si alguna vez nos vemos te contaré más.

  6. Verónica del Carpio Fiestas
    Verónica del Carpio Fiestas Dice:

    Goethe era, diría yo, bastante intelectual. Según se dice tuvo una brillante carrera política, fue consejero aúlico y un a modo de ministro en Weimar o hasta de primer ministro, según algunos. Suya es una frase para los anales,que en efecto, está en los anales: “prefiero la injusticia al desorden”, frase que, aunque se cita de diversas formas (como “Prefiero cometer una injusticia antes que soportar el desorden”) y parece que tienes varias interpretaciones, e incluso hay quien dice que en el contexto significaba lo contrario que siempre hemos pensado los juristas, así de primeras da bastante miedo. Cada vez que se habla de intelectuales en la política, me acuerdo de esto. De esto y de lo melómanos y cultivados que eran algunos jerarcas nazis. O de lo divertido de que le dieran el premio Nobel de Literatura a Churchill, cuando, por ejemplo, nunca se lo dieron a Borges.

    • JJGF
      JJGF Dice:

      Verónica, en general no hay intelectuales puros cien por cien, ni políticos puros cien por cien. Existen vocaciones más acusadas. Si mañana ofrecieran ser ministro de cultura a Javier Gomá, yo seguiría pensando que estamos ante un intelectual que ha aceptado un cargo político. Dudo que Rajoy pudiera elegir tan bien, pero en fin.

      En cuanto a la frase de Goethe que citas, yo la comparto. No me parece ningún disparate. Esa frase ha sido glosada por juristas como Radbruch, Jaime Guasp o David Blanquer, cuyas opiniones comparto plenamente al respecto, y está expresada de un modo parecido en la exposición de motivos del Codigo Civil francés de 1804 ( El mantenimiento del ORDEN publico es la ley suprema de la sociedad. Proteger los convenios contra esa ley sería situar las voluntades particulares por encima de la voluntad general, lo que significaría disolver el estado).

      Solo desde la seguridad jurídica y la paz social se puede luchar por la justicia. Si no hay orden, si hay caos social, estaríamos en la anarquía y en la disolución del Estado.

      Nuestro TC se ha manifestado en no pocas ocasiones a favor de la prevalencia de la seguridad jurídica sobre la justicia (STC 43/82, 63/82, 147/86…).

      Y no me resisto a citar una frase: ORDEN no es una presión que desde fuera se ejerce sobre sociedad, sino un equilibro que se suscita en su interior” (OyGasset, Mirabeau o el político).

      Es decir, orden=paz social; si no hay paz social hay anarquía y caos.

      Creo que nos hemos apartado del post, pero en fin.
      Os dejo, que marcho de viaje.

  7. Manu Oquendo
    Manu Oquendo Dice:

    Hombre, estimado Juan José:

    No estoy muy seguro de que Vidal Q se tenga o pueda ser tenido por intelectual a pesar de su muy notable intelecto y caudal de conocimiento.
    Lleva mucho tiempo fuera de la política-gestión y seguramente nunca volverá a ella por lo que aquello del pacto también debe tenerlo un tanto oxidado.

    Vidal Quadras, imho, representa una oportunidad mediática de las que resultan convenientes para que el sistema mantenga la ilusión y no cunda la desesperanza.

    Hay demasiadas cosas que no son públicas en la acción política cotidiana. Realmente las importantes nunca son visibles ni son anunciadas.
    Planes, esquemas, actividades y leyes que se introducen sin la más mínima transparencia, antes bien, convenientemente disfrazados de otras cosas. Esto es lo que hace de la política un acto circense sin focos. Mejor en la oscuridad.

    Lo de Vidal fue parte de uno de ellos y vaya usted a saber lo que en el fondo se dilucidó en aquella cesión de Aznar a la exigencia de Pujol de que se le retirase VQ del escenario más inmediato.

    Hoy se enfrenta al dilema de cuándo y cómo jubilarse de lo cotidiano. De vez en cuando un emisario genovés lanza al aire preguntas socráticas tomando café en su amable compañía, otras aparece en un sarao aguirriniano, otras en un libro del exilio catalán. A veces participa de un gesto de regeneración total, utópica e imposible entre otras cosas porque no hay mimbres.
    No es fácil encontrar caminos en la arena del desierto.

    Hace unos años me acerqué un poco a algunos literatos y alguien trató de hacerme consciente de los silencios. Son sonoros y llenos de luz. Ahora leo buscando aquello que debiera estar y no aparece. Un mundo.

    El recordatorio de Verónica de esa frase tan escasamente romántica de Goethe –“prefiero la injusticia al desorden”– apunta a una zona escasamente estudiada de la historia.

    El papel de los literatos e intelectuales en llevar el agua al molino conveniente.
    Es más frecuente verlos en papeles de lacayos que otra cosa. Creo que a su modo la gente, veterana de traiciones, lo intuye.
    La casi imposibilidad de, –a efectos prácticos–, salir del silencio y del olvido.

    Buenos días

  8. Verónica del Carpio Fiestas
    Verónica del Carpio Fiestas Dice:

    Contestación a JJGF. Efectivamente el TC a veces prefiere la injusticia al desorden, y el TS también, y muy recientemente. El mantenimiento del orden, del “orden público económico”, ha servido al Tribunal Supremo el otro día para decir que no se devuelva el dinero cobrado de más por lo bancos con cláusulas suelo nulas. Al parecer es “desorden” devolver lo que no se tenía que haber cobrado, por el hecho de que cobraron de más todos y mucho, y por tanto es preferible la “injusticia”. Goethe estaría encantado.

    • IÑIGO ROMERO DE BUSTILLO
      IÑIGO ROMERO DE BUSTILLO Dice:

      Pues querido Fernando,todo esto y mucho más se sabía de Don Giulio y por eso digo que era >”atleta finissimo” hijo del Renacimiento y de la Italia renacentista pero también de la de la posguerra y Vittorio de Sica pues no podía haber nacido, haberse desarrollado como politico y actuar como politico sino en ese pais donde dos mil años de romanidad lo impregnan todo.-
      Desde esa perspectiva y la de la de Segunda Guerra Mundial y con la Guerra Fría,con un potente Partido Comunista liderado por un lider como Palmiro Togliatti y un ideologo como Antonio Gramsci y donde esta bien visto que la alta burguesía incluso(no la romana ciertamente) lo votase, y la Caida del Muro de Berlín en 1989 con la desaparición de la Unión Soviética…en todo ese contexto debe ser analizado el personaje.Quizás debiera haber nacido en la Epoca de los Borgia pero tampoco fue mala la que le tocó vivir.-

  9. JJGF
    JJGF Dice:

    VQuadras acaba de hacer una propuesta que el considera esencial para regenerar el actual sistema partitocrático….. Acaba de pedir en INTERECONOMIA (22.30 a 22.35h, del dia 16 mayo) que no se vote a ningún partido cuyos canditados electorales no se eligan democraticamente (voto individual, secreto y directo) en el interior del partido. Empezando por el PP.

    La pregunta LÓGICA es ¿y si tan mal te parece el sistema actual, empenzando por tu propio PP, al que pides que no se vote: por qué te prestas tú a estar en esas listas que se eligen de manera opuesta a como te parece deseable?

    Quién te retiene contra tu voluntad en ese sistema tan maligno? Por qué esa resistencia tan numantina? Por qué esos sacrificios tan gravosos?

Los comentarios están desactivados.