El Fondo Estatal de Inversión Local del Plan E: ¿otro ejemplo de gestión “aberrante”?

El Fondo Estatal de Inversión Local (FEIL) fue una de las medidas estrella (a la postre estrellada) del famoso Plan E de Zapatero: dotado con 8.000 millones de euros, nació con el objetivo de aumentar la inversión pública en el ámbito local mediante la financiación de obras de nueva planificación y ejecución inmediata a partir de comienzos de 2009. La razón de ser del FEIL fue la de influir directamente en la creación de empleo (eso nos dijeron al menos). En cualquier caso, muchos recordaremos esta iniciativa por los carteles que inundaron los ayuntamientos de la geografía española: carteles del plan E acompañando el reacondicionamiento de una fuente, o de un bulevar…, en fin, inversiones en la mayoría de los casos que, como rezaba el plan original, conllevaban “mejoras en las dotaciones municipales de infraestructuras, tanto productivas como de utilidad social”.

 

El Tribunal de Cuentas ha elaborado dos informes de fiscalización sobre el FEIL: un primer informe del 26 de septiembre de 2012 centrado en las contrataciones realizadas por los entes locales para ejecutar las inversiones financiadas por el Fondo y un segundo informe de fiscalización, del 25 de abril de 2013, con un enfoque más global. Del primer informe conocemos además la resolución de 12 de marzo de 2013 de la Comisión Mixta (Congreso – Senado) para las relaciones con el Tribunal de Cuentas, que se publicó en el BOE el pasado 30 de abril.

 

Pues bien, las conclusiones de ambos informes no pueden ser más contundentes la verdad, si bien las conocemos demasiado tarde tal y como nos tiene acostumbrados el Tribunal. Por citar alguna de ellas, aunque es difícil seleccionar entre tanto material podemos destacar tres con graves consecuencias:

 

1)    La normativa reguladora del FEIL adoleció de fallos básicos: no se exigía que en el criterio de creación de empleo se valorase el número de trabajadores nuevos contratados respecto del número de días trabajados. Consecuencia: se otorgó en las adjudicaciones una mayor puntuación a aquellos proyectos que preveían contratar un mayor número de trabajadores nuevos independiente del número de días contratados (en una de las obras de Sevilla, se contrataron más de 500 trabajadores pero por un solo día).

 

2)    En la fiscalización realizada por el Tribunal se han detectado desviaciones a la baja entre el número de puestos de trabajo comprometidos en la adjudicación de contratos y su ejecución real. Además se ha comprobado la contratación de un elevado número de trabajadores por periodos de tiempo muy cortos. Consecuencia: se crearon menos empleos de los comprometidos y además con un grado de temporalidad muy elevado.

 

3)    En el 70% de los expedientes de contratación de obras financiadas con cargo al FEIL no se acreditó la necesidad pública de la inversión, mientras que en el 30% de los expedientes no se incluyó el precio como criterio de valoración para la adjudicación del contrato. Señala el Tribunal que los entes locales al tener asegurada la financiación de la ejecución de la obra a través del FEIL no tenían interés directo en que se produjeran bajadas de precio en las adjudicaciones de contratos. Consecuencia: el 53% de los contratos se adjudicaron por el importe máximo de la licitación sin bajar un euro.

 

Eso sí, por si alguien esperaba lo contrario, toda la contundencia de los informes del Tribunal de Cuentas desparece en las conclusiones de la Comisión Mixta sobre el primero de los informes de fiscalización del FEIL. La Comisión Mixta, en su resolución publicada en el BOE, insta por ejemplo al Gobierno a “promover las modificaciones normativas oportunas dirigidas a evitar en el futuro la aprobación de disposiciones y programas destinados a la financiación de obras públicas que repercutan negativamente de manera significativa en el cumplimiento de los objetivos de estabilidad presupuestaria y sostenibilidad financiera”. También insta a los responsables de los entes locales a “efectuar una adecuada planificación de los proyectos de obras a realizar” o también “realizar, con carácter previo a la aprobación de proyectos de obras, un análisis previo de su necesidad y de la viabilidad financiera de su mantenimiento en el tiempo”. En mi opinión todas estas recomendaciones son tan básicas que son un reflejo de cómo (de mal) se hacen las cosas en nuestro país.

 

Y es que después de leer los informes del Tribunal sobre el Fondo Estatal de Inversión Local, me vino a la cabeza el auto del juez que ha mandado al Sr Blesa a prisión (si el fiscal no lo impide y teniendo en cuenta que lo que es la prisión la ha pisado poco porque está en libertad bajo fianza): ¿estas ineficiencias que denuncia el Tribunal de Cuentas no son otro ejemplo de conducta “aberrante”? ¿Por qué a los gestores públicos no se les exige responsabilidades (ya no digo penales sino de cualquier otro tipo) en casos tan fragantes como es el caso?

 

La compra del City National Bank de Florida supuso un agujero de 500 millones para las cuentas de Caja de Madrid pero es que en el caso del FEIL estamos hablando de 8.000 millones. Y claro si este dinero hubiese servido para dar respuesta a los objetivos que se fijaron (creación de empleo principalmente) pues perfecto, pero es que los informes del Tribunal muestran que no es así (bueno si nos conformamos con empleos que duran pocos días vale, pero es que 8.000 millones de euros es mucho dinero).

 

De todos modos, no nos engañemos: pedir responsabilidades a los gestores públicos de cualquier administración (y que las asuman) no se estila por estos lares. Y es que Sra Vicepresidenta, ¿está usted segura de que la Ley se aplica “con igualdad“, independientemente de la profesión de cada persona?…

6 comentarios
  1. eduardo
    eduardo Dice:

    ¿El informe recoge las obras cuyo cartel anunciador costaba tanto como la obra misma o más? Claro que el fabricante de los carteles también generaba empleo, o eso se supone.

    • Critico
      Critico Dice:

      Claro, el informe del Tribunal recoge todas las obras que se financiaron con el plan: las que duraron horas y contraron a muchos trabajadores (por una jornada claro), las que se adjudicaron en procedimientos sin publicidad ni concurrencia (vamos a dedo), las que luego han costado un dineral a las arcas municipales porque no tuvieron en cuenta los costes de mantenimiento que se iban a generar, etc, etc.

      Este plan es una joya. Lo mejor la justificación de Gaspar Zarrías (PSOE) para defenderlo: «ningún alcalde puso el grito en el cielo», ni rechazó el dinero que llegaba del Estado. Sin palabras.

  2. Borja Manso
    Borja Manso Dice:

    Que el programa se llamara “FEIL” (pronunciación del inglés FAIL”) demuestra una deliciosa falta de sentido de la ironía.
    O quizá es simplemente otra muestra del nivel de inglés de nuestros gobernantes…

  3. Elisa de la Nuez Sánchez-Cascado
    Elisa de la Nuez Sánchez-Cascado Dice:

    Gracias por el post, aunque es díficil llegar hasta el final sin indignarse. Lo mejor, las recomendaciones de la Comisión Mixta, como siempre que en el siglo XXII esto no vuelva a pasar…modifiquese la ley que los pobres ayuntamientos no se aclaran.. sea usted mejor gestor…pero eso sí, nadie responde de nada, se tiran 8.000 millones de euros a la basura pero todos tan contentos. Especialmente los que los recibieron.
    Probablemente el Plan E, junto con otros casos emblemáticos como el de Madrid Arena pasará a los libros de historia sobre la descomposición del Régimen nacido de la transición.

  4. Curro Arriola
    Curro Arriola Dice:

    Tengo entendido que los “carteles” se encargaron a la empresa de un conocido cómico. Uno que tenía un programa de máxima audiencia en la tele. Por supuesto, el hombre era la mar de democrático, solidario y progresista, Por supuesto.¡No faltaría más! Ser todo eso proporciona en España pingües beneficios económicos.
    Parece que este cómico se embolsó una respetabilísima cantidad por los carteles de marras.
    Me gustaría saber si esto es cierto, o un bulo. Y si la adjudicación fue “por tramos” o con algún otro artificio para lograr una mejor ADJUDICACION A DEDO, de esas que tantísimo se han facilitado con las reformas de la “Democracia” en materia de contratación administrativa. ¡En aras de la “eficacia”, claro! (La eficacia en enriquecer amiguetes).
    A ver si álguien me ilustra; gracias anticipadas.

  5. Franquete
    Franquete Dice:

    Gracias Jaime por el post. La verdad es que es INDIGNANTE lo que pasa en este país.

    Cada semana tenemos un nuevo caso de corrupción y como muy bien dices si tienes carnet del partido don´t worry my friend que no vas a la cárcel sino a tu casita con el dinero que has mangado.

    Efectivamente, qué curioso que Blesa SI pero Moltó y el resto de presidentes de Cajas NO.

    Que puedes esperar de esta gente que tienen la poca vergüenza de decir que como medida ejemplar quitan la subvención de las copas pero por Dios prohibirlas NO!!! Hombre si es que las sesiones del congreso son un coñazo y sus señorías se tienen que entonar pá aguantarlas!!! Que siga la juerga mientras el país se va a la ruina.

    Creo que voy a dejar de ver la tele para no deprimirme más.

Los comentarios están desactivados.