La Sociedad civil se mueve

Hace algunos días, en un acto público celebrado en el Círculo de Bellas Artes, se ha presentado un nuevo Manifiesto promoviendo una nueva Ley de Partidos Políticos para intentar que, a través de esa nueva regulación, los partidos vuelvan a ser un auténtico cauce para que la sociedad pueda desarrollarse en democracia, en vez de los grupos cerrados y celosos de sus propios intereses en que se han convertido con el tiempo.

 

Se trata de una iniciativa lanzada inicialmente por 100 politólogos, sociólogos, filósofos, economistas, historiadores, juristas y periodistas  encabezados por Elisa de la Nuez, abogada del Estado y coeditora de este blog “¿Hay Derecho?”, César Molinas; socio fundador de Multa Paucis, Carles Casajuana; diplomático y escritor, y Luis Garicano, catedrático de Economía, miembro de FEDEA y coeditor del blog “Nada es Gratis”: propuesta a la que me he incorporado como firmante 3454  a través de un intuitivo sistema de firma por internet que dejo enlazado.

 

No voy a reiterar aquí los motivos que justifican una reforma de este tipo, pues además de ser sobradamente conocidos, están perfectamente expuestos en este artículo firmado conjuntamente por Elisa de la Nuez y Cesar Molinas.

 

Curiosamente, pocos días antes, dos personalidades relevantes, y que conocen bien el paño pues hasta hace poco han pertenecido al establishment orgánico de los grandes partidos PP/PSOE, Josep Piqué y Jordi Sevilla, también han presentado una propuesta para profundizar en la democracia interna de los partidos políticos al liderar la plataforma +democracia, que aparece respaldada por prestigiosos profesionales y académicos -a varios de los cuales también conozco y respeto-. Una lástima que, siendo el objetivo tan aparentemente coincidente, se desaprovechara la oportunidad de ganar fuerza con la unión de esfuerzos.

 

Esta iniciativa se une a otras recientes que, desde un enfoque constructivo aunque muy plural y no siempre coincidente, también promulgan cambios y reformas en nuestras instituciones para intentar superar la decadente inercia en la que andamos metidos y tantas veces hemos denunciado.  Podemos citar también el manifiesto por la reforma de la Constitución y del Sistema Electoral promovido desde el Foro de la Sociedad civil liderado por Ignacio Camuñas -quien por cierto también aparece como uno de los cien primeros firmantes en el Manifiesto presentado en el Circulo de Bellas Artes-, que propugna un cambio en el sistema electoral y en el modelo territorial del Estado para retornar a una, no exenta de polémica, recentralización.

 

Junto a estas actuaciones, no debemos tampoco olvidar los diversas propuestas, tal vez más radicales, tal vez más avanzadas o ambiciosas (dependiendo del punto de vista de cada uno) planteadas por colectivos y asociaciones surgidos del impulso inicial del movimiento del 15-M, como Democracia Real Ya, que se ha constituido en una asociación “apartidista, asindicalista, no violenta y sin ánimo de lucro”; o como  el Partido X, que propugna una mayor trasparencia en la gestión pública y aboga por utilizar intensamente las nuevas tecnologías para que la participación ciudadana en los procesos de toma de decisiones sea posible de manera directa.

 

En este sentido, sería injusto desconocer el rol que, como precursores de esta respuesta ciudadana ante la decadencia de nuestras instituciones, tuvieron las asociaciones y colectivos que impulsaron la creación de Ciutadans o la Plataforma Pro que fue el germen donde surgió UPyD, nuevos partidos políticos que en un plazo relativamente corto y a pesar de la encarnizada resistencia de los partidos instalados en el sistema surgido de la transición se están consolidando, no sin algunos  problemas tanto externos como internos, como una posible alternativa.

 

De una manera u otra, resulta evidente que algo está cambiando y, en cierto modo, la crisis económica está haciendo de catalizador para que las frustraciones y desencantos que la inercia mantenía larvadas, comiencen a transformarse en un auténtico estado de opinión favorecedor de un cambio político importante. La sociedad civil está despertando y, cada vez más, se respiran aires de cambios.

 

Igual que ocurrió durante la transición, tres son las actitudes que adoptar ante la actual situación: el inmovilismo para intentar aferrarse mientras sea posible a los privilegios adquiridos con un sistema en incipiente descomposición; una posición reformista, como la de los promotores del Manifiesto que ahora comentamos, que parten de la idea de aprovechar las instituciones existentes y reformarlas para adaptar su funcionamiento a las nuevas exigencia y; por último, abogar por una ruptura, aspirando más a una transformación profunda de la sociedad a costa de un cambio radical -y sin duda traumático- del sistema político y económico.

 

De cómo sean capaces de canalizar estas ansias los actuales dirigentes políticos, dependerá el resultado final. Cuanto más se atrinchere lo que ahora ya se conoce como “casta política” en su “bunker” de blindajes, inmunidades y privilegios, más difícil será adoptar reformas eficaces que impidan que se produzca, tarde o temprano, una dolorosa ruptura del régimen. Generosidad, talento y amplitud de miras, cualidades de las que pudieron presumir quienes protagonizaron en los años 70 del siglo pasado la transición de la dictadura a la democracia, son de nuevo tan necesarias como entonces. El tiempo dirá

22 comentarios
  1. JJGF
    JJGF Dice:

    José María, de acuerdo con lo que dices, lógicamente. Yo también he firmado, aunque no sé el número de la lista…

    Respecto a la época de la transición, a la que te refieres, no idealicemos el espíritu reformista de entonces. Hace pocos días Alfonso Osorio señaló en la prensa que de esa época viene el lío de las listas electorales cerradas y bloqueadas. Y ello se debió singularmente a la intervención de Landelino Lavilla, que defendió con firmeza esa postura en el consejo de ministros, frente a la que Osorio se opuso, al parecer. Y Suarez se fio de Lavilla. He aquí un caso, el de Lavilla, de como un hombre culto y jurista cualificadisimo, puede meter tan hondamente la pata en política. Nos falta escuchar su mea culpa sobre el tema de las listas, como hizo el año pasado respecto al CGPJ, engendro de cuya existencia se arrepiente, y pide su desaparición…

    Más vale tarde que nunca!

  2. Aloe
    Aloe Dice:

    Hombre, pues del triunfo de la muy peculiar opción reformista de la transición vienen estos lodos de ahora, precisamente.
    Así que no sé si la comparación recomienda mucho lo que se defiende con ella.

    (A mi no me gusta gran cosa, me parece que se deja fuera todo lo importante y en cambio hace hincapié en cuatro cositas que se pueden saltar a la torera igual que las exigencias que ahora ya existen sobre el papel. Pero es solo una opinión)

  3. Manu Oquendo
    Manu Oquendo Dice:

    En la medida que puedo sigo y apoyo iniciativas de este tipo.

    Sin embargo he de decir que soy poco optimista acerca de ellas porque la ciudadanía somos muy poca cosa para enfrentarnos al sistema con mínimas garantías de éxito.

    Cometemos (necesariamente) muchos errores –estratégicos y tácticos–, carecemos de incentivos para corregirlos y nos falta, lógicamente, determinación y perseverancia en una tarea que si no tiene un fuerte componente de altruismo personal, no podrá transmitir la credibilidad y la motivación necesarias para un esfuerzo sostenido en el tiempo.

    Por contra, “el sistema”, apariencias aparte, actúa con una gran profesionalidad, dispone de incentivos materiales prácticamente ilimitados, una impresionante capacidad coercitiva (explícita e implícita) y dedica a ello un esfuerzo constante, de calidad y muy bien coordinado. No debemos confundir el evidente fracaso social del “sistema” con sus objetivos reales.

    Por ende no actúa con transparencia por lo cual sus acciones y sus intenciones suelen pillar desprevenido al respetable.

    Este es un viaje que excede las perspectivas vitales de la mayor parte de los implicados. Es más largo que muchas vidas. Es decir, exige un objetivo humano trascendente, un “por qué” y un “para qué”.
    Algo que durante un camino largo nos ofrezca refugio y nos reconforte en los fracasos.
    El sistema no destruye valores trascendebntes por casualidad.

    Buenos días y un saludo.

  4. Eva Villaverde
    Eva Villaverde Dice:

    Como decia Rosa Mria Artal, procede dejar de ser percebes e incorporarse a Los salmones.. No se podra hacer nada si previamente no se apartan a lis corruptos y a los inutiles para que los expertos puedan actuar. Ahi deberiamos centrar los esfuerzos http://www.change.org/es/peticiones/congreso-de-los-diputados-creacion-de-un-tribunal-de-ciudadanos-inhabilitacion-de-cargo-publico. Con frecuencia vemos que todos los esfuerzos quedan diluidos en medio de un meremagnun de normativas, enchufados e incompetentes que dan al trasto todo el trabajo

  5. Jesús Casas
    Jesús Casas Dice:

    El último párrafo del Sr. Pérez comienza con esta frase: “De cómo sean capaces de canalizar estas ansias los actuales dirigentes políticos, dependerá el resultado final”…pero yo creía que quienes participamos (aunque sea como no digo ya actores de reparto, sino comparsas o “extras” de peli de romanos) en realidad no estábamos tanto por la labor de que los actuales dirigentes canalicen nuestras ansias, sino por cambiar de dirigentes políticos y, sobre todo, de sistema político por las vías legales, y (aunque se contraríe el Sr. Oquendo) alguno ya hemos dicho que con volver al texto constitucional, reformar lo que no ha funcionado y dejar lo restante, ordendadamente, sería bastante, evitando la “normofagia” constitucional que padecen los españoles, es decir, su manía de derogar constituciones. La del 78 es mala, pero nos ha servido para convivir hasta el 11-M. Hay muchas otras iniciativas de la Sociedad Civil, pero no sé si estamos como en la época de las plataformas y las platajuntas y esto va a cuajar en algo serio o acabaremos como en Italia con Beppegrillo o, peor, como en Grecia, entre los neonazis y los neocomunistas – gente de ideas moderadas, ya se ve. Lo que está claro es que como la sociedad civil y la clase media no tiomen conciencia de sí propias, vamos mal. No he firmado el manifiesto, aunque me parece na iniciativa encomiable, pues le falta un un texto legal (un anteproyecto, un “bill”), así que tendré que darle unas vueltas. Mi idea fija es que lo primero que hay que reformar desde la sociedad civil es la Educación y la Justicia, que son los dos pilares de una comunidad política y no sé si el cauce es reformar primero los partidos, porque yo aspiro a una sociedad sin partidos, ni sindicaos ni patronales ni demás piezas “orgánicas”, a una democracia real y participativa en la que uno no tenga que ser cofrade para salir en la procesión y cada ciudadano sea respetado por serlo, aunque ya sé que Ghaandi a KC (¿Kevin Costener?), nuestro glosador astronauta Ghandi le trae al fresco. A ver si, sin liderazgos mesiánicos, alguien pone de acuerdo a toda la gente de los bogs y iniciativas que cita el autor y hacemos algo concreto, tomando ejemplo de la resitencia pasiva de nuestro colega sudafricano educado en inglaterra y padre de la India moderna. Que tengáis un buen Sabath.

  6. Elisa de la Nuez Sánchez-Cascado
    Elisa de la Nuez Sánchez-Cascado Dice:

    Jose María, de la iniciativa de la plataforma +Democracia nos enteramos unos días antes de presentar el Manifiesto de los 100, pero desde luego la voluntad es colaborar todo lo que se pueda, dado que el objetivo parece el mismo.
    En cuanto a las dudas sobre el futuro, no me acuerdo de quien decía de que la mejor forma de predecir el futuro es hacerlo…es decir, lo que pase en estos años cruciales (porque lo son, de eso conviene ser consciente) dependerá básicamente de lo que hagamos todos y cada uno de nosotros.
    En este sentido, es muy interesante realmente lo que está pasando “a nivel” de la calle y que bien escribe F.Vallespín aquí: http://politica.elpais.com/politica/2013/06/06/actualidad/1370537575_933337.html

  7. ENNECERUS
    ENNECERUS Dice:

    Creo que son dignos de mención otros intentos, algunos de los cuales también están apoyados por editores de este blog:

    http://www.reconversion.es
    http://www.plib.es
    http://www.juandemariana.org

    Desde distintas perspectivas y opciones ideológicas parece que va cuajando poco a poco la idea de que hay que cambiar determinadas cosas en el sistema. Un planteamiento inicial necesario aunque muy insuficiente es la democratización de verdad de los partidos políticos:

    1.- Elecciones directas y secretas para la elección de los cargos responsables entre todos los militantes.
    2.- Idem para los candidatos a cargos públicos electivos.
    3.- Incompatibilidad entre cargos públicos y cargos en los partidos.

    Vidal-Quadras lo ha expresado muy gráficamente: No puede ser que el parlamento lo nombre la Secretaria General de mi partido.

    Salvo derrumbe total, no hay otra vía para que el sistema se regenere, aunque todos los incentivos son contrarios para quienes detentan (en sentido propio) el poder. No hay más que ver cómo se han puesto patas arriba la los sindicatos obreros y patronal para que no se les aplique la mogigata Ley de Transparencia.

    • JJGF
      JJGF Dice:

      De acuerdo con Ennecerus, como casi siempre.

      Lo que le ha faltado decir a Vidal Quadras es: no puede ser que el Parlamento lo nombre la secretaria general de mi partido.., pero yo me dejo nombrar…. Llevo más de 20 años dejándome nombrar diputado autonómico, senador, eurodiputado por la cúpula de mi partido…sin oponer la menor resistencia a esos nombramientos y a ese sistema que me parece tan maligno.

      Menudo caradura!

  8. jurista
    jurista Dice:

    Estupenda iniciativa que se suma a otras más, como esta también publicitada en este blog y que les recomiendo suscribir. Como dice el Sr. Casas, la reforma de la Justicia es una de las más importantes, que no se la carguen los políticos y que desde luego en los programas políticos se contemple como medida ineludible garantizar, velar y preservar la independencia judicial y dotarla de todos los medios que necesite para cumplir con su esencial función, que no es un mero servicio público.
    Es muy fácil, entrar y suscribirlo. https://www.change.org/es/peticiones/al-ministro-de-justicia-congreso-senado-y-al-presidente-del-gobierno-una-justicia-independiente-m%C3%A1s-jueces-retirada-de-la-reforma-del-cgpj-2

  9. José Mª Pérez
    José Mª Pérez Dice:

    Gracias por las aportaciones de todos. Las referencias apuntadas son algunas de las que se están produciendo de manera diversa por toda España. Es cierto que la atomización de la respuesta puede ayudar a neutralizarla en un primer momento y es una pena que, a veces, los protagonismos individuales puedan perjudicar la consecución del objetivo regenerador.
    En cualquier caso, a mi modo de ver, no cabe dar el paso sin tener en cuenta a los actuales dirigentes, que con sus defectos de han dejado de ser elegidos en unas elecciones libres en las que ha participado un porcentaje determinante de la población. Es a ellos a quienes les corresponde la tarea de liderarnos por este camino de reformas.

  10. Isidro
    Isidro Dice:

    Creo que ya lo he comentado en varios post, por lo que no quisiera repetirme. Hemos de ser ciudadanos, y depende de nosotros, lo que construyamos, arreglamos o destrocemos. Como bien dice este post, se ha acabado el tiempo de “papá Estado”, se ha acabado la inmadurez democrática, la irresponsabilidad, el pasotismo, o el voto “genético”. Con 30 añazos de democracia toca la emancipación y hacer una nueva vida separado de los padres, de formar una nueva familia. La partitocracia y todo su stablishment está dando sus últimos coletazos a la desesperada, pero los dará con la fuerza de quien tiene todo por perder. Las únicas esperanzas son la sociedad civil y el poder judicial.

    Recomiendo también este artículo

    http://www.cremadescalvosotelo.com/blog/2013/06/politica-politicos-y-sociedad-civil/

    Y mencionar como asociaciones a añadir a las mencionadas: Civio, Civismo y Accors.

    http://www.civio.es/

    http://www.civismo.org/es/inicio

    http://www.accors.es/

    Quizás es momento de hacer una Liga o Agrupación de movimientos cívicos con unos objetivos básicos en común. La unión hace la fuerza.

  11. Traveller
    Traveller Dice:

    JJGF;

    Exactamente eso mismo que dices en tu comentario se lo indiqué a Vidal-Quadras en una cena.

    No le gustó mi pregunta pero su respuesta fue que estaba inserto en el sistema porque desde dentro pensaba que podía trabajar mejor para cambiarlo.

  12. Manu Oquendo
    Manu Oquendo Dice:

    Los movimientos espontáneos son un reflejo de lo que hoy afecta a más del 90% de la ciudadanía de una forma que se hace consciente y definida cada día.
    Ninguno de estos núcleos de insatisfacción, incertidumbre, inseguridad y paulatina degradación económica y moral tiene capacidad alguna por su cuenta y la unión o acción coordinada es muy difícil y costosa.
    Desde hace años hay intentos de construcción de este tipo de red que terminan chocando con problemas como.

    1. Personalismos cortoplacistas. Dentro del ecosistema político, incluyendo el “Aspirantazgo” es muy difícil distinguir trigo de cebada porque además el tránsito de uno a otro es genético.

    2. Diagnósticos parciales, incompletos en aspectos esenciales o meramente oportunistas, son de lo más corriente. Esto desmoraliza mucho cuando se cae en la cuenta.

    3. La tentación o la estrategia de formar un partido político está cerca de la superficie. Otro factor que de modo intuitivo es señal de problema latente.

    4. Muchos de los que nos encontramos en esta situación no sabemos hacerlo ni tenemos los recursos y frecuentemente las ingentes dificultades nos echan para atrás con aquel célebre “no es esto, no es esto”.

    5. El mundo académico –abrumadoramente– está sumiso como nunca en la historia de Occidente.

    Por sumisión hemos de entender lo que hacen y escriben académicos ubicados en los extremos del Espectro Político Ortodoxo (EPO) cuando aluden a mantras clásicos de la vieja izquierda o derecha. Ambos viven del sistema y son parte del problema. No cito nombre pero todos los conocemos. Como a los “expertos” en pensiones.

    6. Factor Kérenski (Ке́ренский). Uno de los personajes más trágicos del siglo XX.

    Sin embargo, como bien apuntan Isidro, Elisa en un breve en Fedea y José Mª en su artículo, habría que intentar entre todos plasmar una visión en la cual puedan coherentemente entenderse otras iniciativas correctas pero parciales y más a corto plazo.

    Sin esa visión –definitoria de los por qué y los para qué–, el espectro de Kérenski nos espanta porque indica una cierta voluntad de no contar con la realidad circundante.
    Reconocer adecuadamente al enemigo es un requisito previo a cualquier empresa.

    Kérenski pareció hacerlo casi todo, fue el mayordomo del desastre, y murió no hace tanto en USA. Pero el “desastre” tenía una visión racional y emocional.
    Veré si se me ocurre algo.

    Un saludo cordial

  13. JJGF
    JJGF Dice:

    Qué va a decir el hombre!! Claro que si hubiera dicho eso a ppios de los 90 no le habría nombrado Aznar Pte del PP catalán… y hoy no le conocería casi nadie. Entonces bien calladito que estaba y bien que influía el en quien iba en las listas al Parlament por el PPC. Lo mismo que ahora critica, y con razón, a Cospedal.

    Otro de sus argumentos… cuando la polémica de los vuelos en turista o en business class de los eurodiputados hace un año…. Escucharlos de nuevo produce vergüenza ajena…

    Conozco bien el paño y no me fío de este sujeto. Si la regeneración democratica de este país va a venir por gente como él, apaga y vámonos!!

    Pero debo reconocer que es un buen orador y que sus análisis (en abstracto) me suelen gustan.

    Haced lo que ellos dicen, no lo que ellos hacen, dice el Evangelio…

  14. Elisa de la Nuez Sánchez-Cascado
    Elisa de la Nuez Sánchez-Cascado Dice:

    Sinceramente, el que tantas personalidades que han tenido puestos tan relevantes en el establishment quieran promover iniciativas de este tipo me parece una buena noticia. Quiere decir que se ve venir el final. Todo suma, aunque evidentemente de vez en cuando se puede ser un poco malo y recordarles que tampoco les ha ido tan mal con el régimen que ahora critican..:-) Lo mismo que se lo recordaban los “demócratas de toda la vida a los franquistas regenerados. Pero, bromas aparte, bienvenidas todas las iniciativas que tienen el mismo objeto..·

  15. Traveller
    Traveller Dice:

    La regeneración, o se hace desde dentro, o no se hará.

    Así se hizo y por eso fue posible la famosa transición.

    Es imprescindible una cierta voluntad de los que controlan el prado, y de los que un día lo controlaron, para hacerse el harakiri, y me temo que en estos tiempos no están por la labor.

    Desde fuera la tarea no tiene muchas posibilidades si contamos con el poder coercitivo que tiene el sistema. No obstante, sean bienvenidos los intentos.

  16. JJGF
    JJGF Dice:

    Igual tienes razón, Traveller. Yo no lo veo, pero podría ser.

    Prefiero a los que, cuando llegan a un nivel de discrepancia tan grande con su partido, o se presentan como alternativa en un congreso (arriesgandose al fracaso), o fundan otro partido. Rosa Díez, por ejemplo, me parece mucho más valiente y con más posibilidades de regenerar este país que VQ, desde su acomodada actitud de disidencia. La historia la actúan los audaces, no los que juegan a amagar y no dar, eso sí, previo cobro de su importe con cargo al partido al que piden que no se vote, como llego a pedir el otro día.

    Que esa última actitud sea más eficaz para regenerar esto, esta por ver. Lo que sí parece claro es que esa actitud es más beneficiosa económicamente y más liviana desde el punto de vista del esfuerzo personal que montar un partido desde la nada como hace R. Diez o Rivera.

    Para escuchar una conferencia o leer un libro de análisis, me quedo con VQ. Pero la política es algo más que lucidez en el análisis. Es saber formar equipos, y tener un cierto sentido de la lealtad eb el seno de los mismos, ser valiente… Y en esto muchos le llevan ventaja.

  17. Manu Oquendo
    Manu Oquendo Dice:

    El problema de personas como Vidal Quadras o María San Gil es muy interesante porque son referentes para muchos votantes (y por tanto muy útiles para los jefes de los partidos) y sin embargo influyen poco, nada o incluso menos que nada en el diseño de políticas y acciones concretas.

    Un compañero de bachiller está desde hace algunos años en esa situación. Hoy es senador.

    A pesar de haber sido brillante –y un actor ejecutivo importante en la legislación europea de un determinado sector– algo le ha faltado para llegar a la cumbre de cara al público.
    Además sigue siendo bastante pobre. Como cuando empezó.
    Es decir, el estigma de la sobria honradez que, por lo visto, resulta vitriólico para las carreras políticas.

    En cierta ocasión, planteando entre bastidores su candidatura a puestos orgánicos de relevancia, alguno de los que tenían que decidir su voto en el congreso del partido le confesó en total confianza, más o menos, lo siguiente…. “D. XXXXX, si ya sabemos que usted es el mejor. De eso no cabe la menor duda”. Y añadió….”Pero usted no nos da nada…”

    Esto debe ser un mercado persa y en ese problema –que nunca está a la vista– es donde se esconden muchos de los demonios.

    En la Constitución de algunas órdenes religiosas (que, no lo olvidemos, son las organizaciones internamente democráticas más longevas de la historia) se esconde una vieja regla para elegir superiores a todos los niveles: “Si quiere serlo no vale para ello”.

    Buenos días

  18. Curro Arriola
    Curro Arriola Dice:

    Reformar el Sistema. Loable… o no.
    Reformar, ¿para qué y para quién?
    Si es para que la Democracia haga honor a su nombre, magnífico. Seguro que los editores de este blog y otros como ellos van por ahí. Suerte con la reforma.
    Pero- igual soy fatal pensado- lo mismo hay hay quien quiere “reformar” lo justo y necesario para que esto siga siendo una Cleptocracia disfrazada de Democracia. Para que manden los mismos que REALMENTE mandan. Para tirar unas pocas millas más, es decir, para hacerse un poco más ricos. A costa del pueblo.
    “Vamos a airear esto un poco, para que no huela tan mal como está oliendo; pero de limpiar a fondo… nada”.
    Por eso espero con interés a ver en qué paran estas reformas.

  19. Jmagudin
    Jmagudin Dice:

    Desearía señalar una interesante aportación de los abogados hispano-suizos Daniel Ordás y Javier Cortizo en el proyecto denominado Reforma13 para reformar la Contitución del 78 en base a la democracia directa basándose en la Constitución suiza, con aportaciones de otras constituciones

    http://www.reforma13.es/

    También consideró interesante, para reducir la corrupción en los partidos políticos, hacer responsables subsidiarios a estos de los casos de de corrupción que se den dentro de sus filas, como solicita una recogida de firmas en Avaaz.org

    http://www.avaaz.org/es/petition/Que_en_los_casos_de_corrupcion_politica_los_partidos_de_los_corruptos_sean_responsables_subsidiarios_del_delito/?fhHoPbb&pv=26

    Un saludo.

  20. jesus sanjuan
    jesus sanjuan Dice:

    José María, parece que le apene una ruptura de régimen. Una ruptura de régimen es la solución para librarnos de una oligarquía de partidos corrupta. No hay otra.

    • José Mª Perez Gómez
      José Mª Perez Gómez Dice:

      No lo oculto, yo soy más reformista que rupturista. En mi opinión, el coste de una ruptura puede llegar superar las posibles ventajas.

Los comentarios están desactivados.