Los datos del desempleo en España y la amenaza de la economía informal (I)

 

A estas alturas de la crisis, y creo que no soy una excepción, el fantasma del paro ya no es solo una noticia que se ve en los periódicos sino que también ha alcanzado al círculo de mis afectos próximos, por lo que ni es posible desconocer su relevancia ni puede intentar minimizarse aprovechando informaciones coyunturales.

 

De acuerdo con los últimos datos conocidos de la Encuesta de Población Activa el paro alcanza ya al 26,30% de la población en edad de trabajar y se da una cifra cercana a las 6.200.000 personas. Según los datos recientes ofrecidos por el Servicio Público de Empleo Estatal serían 4.890.928 los inscritos en mayo de 2013 en las oficinas de empleo con una reducción significativa respecto de anteriores registros.

 

En este artículo pretendo hacer hincapié en el enorme desfase que, entre unos datos y otros, se sitúa en torno al 20% según el mecanismo de medición que se use -lo que, por otro lado, no es un problema nuevo- y como parece necesario tomar en seria consideración la denominada economía sumergida, o mejor dicho, la economía informal.

 

En 1995, cuando el porcentaje de desempleo estaba también en torno al 24% de la población activa, D. Rafael Termes, presentó en una ponencia presentada en la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas y publicada luego por el Instituto de Estudios Económicos bajo el título de “Las causas del paro”. Se trataba de un breve ensayo que visto con la perspectiva del tiempo resulta sumamente interesante. El trabajo comenzaba presentando al paro como el doloroso síntoma de una enfermedad más profunda. Al tratarse de una manifestación externa de otros males, los intentos de minimizar o paliar sus efectos sin pretender atajar la enfermedad principal, era como aplicar meros remedios paliativos.

 

Termes advertía, entre otras cosas, de la necesidad de no ignorar a la hora de enfocar el problema la incidencia de las inevitables discordancias entre la realidad estadística y la realidad social derivada de la existencia de una economía sumergida. Casi 20 años más tarde, puede afirmarse que aún existe una asignatura pendiente para los economistas y sociólogos a la hora de hallar una metodología fiable para su cuantificación  en nuestro país, tanto desde un punto de vista económico como social. Existen algunos ensayos de modelos de estimación como los resumidos en este artículo y cuyo resultados respecto a España también se resumen en este otro artículo del blog impulsado por el Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas, sin embargo las diferencias en los resultados según el modelo elegido van desde un 17% a un 24%.

 

Menos estudiado aun, está el impacto real de esta economía sumergida o informal en lo que se refiere al empleo, por lo que mucho de lo que se opina al respecto se queda –y este artículo no tiene por qué ser una excepción- en una mera conjetura mejor o peor argumentada. Si no se tienen los datos correctos, las decisiones que pueden tomar los gestores pueden ser inadecuadas o incluso contraproducentes.

 

En cualquier caso, la relevancia de su impacto no puede menospreciarse y podemos ilustrarla con el siguiente ejemplo: de acuerdo con los datos ofrecidos en la web de la de la Seguridad Social a finales de 2012, en promedio, estaban dados de alta en la Seguridad Social en la modalidad de servicio doméstico 414.454 asalariados; Sin embargo, para ese mismo año, en las Cuentas Nacionales en la actividad de servicio doméstico aparecen 1.319.000 puestos de trabajo. Para llegar a esa cifra el INE ha utilizado la EPF como principal fuente de información. En esta encuesta se recoge el consumo de los españoles en distintas rúbricas incluidos los gastos en servicio doméstico, así como el número de trabajadores registrados en la economía formal, seguramente también habrá utilizado información de otras  fuentes de empleo. Pero otros estudios, atendiendo a otros elementos de referencia, reducen ese número de puestos de trabajo a unos 700.000. La diferencia entre en un dato y otro es ni más ni menos que de 600.000 personas, de las cuales no se conoce realmente si están o no están realizando una actividad productiva en ese sector.

 

Si ponemos en relación estos datos con la cifra de 6.200.000 parados, nos encontramos con que es posible que el 10% de esas personas estén realizando una actividad laboral en la economía sumergida (solo en ese sector económico). Yo me pregunto ¿cómo es posible tomar decisiones acertadas con esas lagunas en la información? ¿Por qué no se acomete un mayor esfuerzo para realizar estas estimaciones con mayor precisión sector por sector?

 

 

 

18 comentarios
  1. Curro Arriola
    Curro Arriola Dice:

    Pues clara es la respuesta a tu pregunta final, José María. Y tú la sabes; lo que pasa es que desde tu posición de jurista cualificado y serio seguro que te da vergüenza ajena reconocerla: porque no interesa.
    Esto es el patio de Monipodio, hace relojes el más tonto y si no andan, al menos suenan. Si los servidores domésticos sin SS -buen ejemplo el que mencionas- se manifestaran todos juntos… eso sí que sería la mayor manifa de la Historia de España. Y como esas hay infinidad de situaciones tramposas. El jardinero o el chapuzas que si le propones el alta en SS te contesta que pierde los 400 leuros, pej. La familia del Sur con varios hijos “colocados” en el paro y currando, etc etc. ¡Pero es que tienen altos y cualificados ejemplos de cómo vivir sin dar golpe, a costa del Erario Público! La famélica legión de los sindicalistas y “emperesarios” profesionales, los cientos de miles de clientes de los políticos… El lema “PLUS ULTRA” debería desaparecer del Escudo Nacional para dar paso al de “TONTO EL ULTIMO” (Digo “tonto” y no lo que dice todo el mundo en la calle porque luego se hieren susceptibilidades.)
    No interesa porque toda nuestra actual “cultura” se basa en la trampa y el mangoneo. En la chapuza. En el amiguismo. En el “vale todo” en cualquier terreno. Si se empieza a tirar de las mantas, ¿cuánta gente se queda en pelotas?
    Por eso no interesa.

  2. Ana
    Ana Dice:

    No se puede actuar sobre algo si no se tienen datos de la situación real. Pero la economía sumergida no se debe sólo a la picaresca. Es que la ley no contempla situaciones que existen, como trabajos sueltos que surgen de vez en cuando. Entiendo que alguien no se de de alta y renuncie a los meses que le queden de prestación por hacer algo que le va a suponer ganar 200 euros y que no sabe si se va repetir. Deberían darse facilidades para que todo el que encontrara una oportunidad de trabajar, la aprovechara sin tener que esconderse por ello.

    • KC
      KC Dice:

      Efectivamente, este tema creo que lleva tiempo siendo bastante relevante, pero a efectos prácticos la ley española sólo puede adjetivarse como inválida o incapacitada.

      Entre el Derecho Administrativo, el Laboral y el Penal económico, Hespaña se está luciendo. Pero qué bonito es escribir manuales y leerlos sentados desde una poltrona, oiga.

    • Ana
      Ana Dice:

      No creo que fuera tan difícil empezar por hacer aflorar esa economía informal que lo es sólo porque las alternativas legales son inasumibles. Quizá se recaudara poco con esto, pero se obtendrían datos, que ya es mucho, si de verdad se quiere legislar y gobernar para situaciones reales.
      Además, una vez que se empieza con esos pequeños ocultamientos fiscales se crea una costumbre que puede hacer que, algunos sigan haciendo trampas cuando ya no sean tan inevitables. La honradez fiscal se debe corresponder con un sentimiento de que el Estado no va contra el ciudadano, y cuando esa sensación se ensucia, no es fácil recuperarla.

  3. Fray Junipero
    Fray Junipero Dice:

    “El jardinero o el chapuzas que si le propones el alta en SS te contesta que pierde los 400 leuros, pej. La familia del Sur con varios hijos “colocados” en el paro y currando, etc etc. ¡Pero es que tienen altos y cualificados ejemplos de cómo vivir sin dar golpe, a costa del Erario Público! La famélica legión de los sindicalistas y “emperesarios” profesionales, los cientos de miles de clientes de los políticos…” Seguro que con los 400€ se forrarán…
    Por qué no hablamos del médico, o del dentista, o del abogado, o del arrendador que te pide que le pagues el piso en metálico… Esos van a ganar bastante más de los 400€ del pobre chapuzas. Y lo sé por experiencia, soy médico y sé lo que se maneja en negro, y he vivido de alquiler…

    • Josef K.
      Josef K. Dice:

      Y lo malo es que eso lo dice un notario que sabe o intuye el trasiego de dinero negro que cambian de mano en las notarias. Pero claro las culpas para el “pobrecito”. No, si la culpa de la crisis la tiene el PER, el jardinero, el fontanero y la señora que limpia escaleras…

      Fíjese si es obvio lo del dinero negro en las notarias que hay una conocida por reiterada jurisprudencia del TS que dice que el precio confesado ante notario no es prueba de que el precio se pagó. Aunque, claro, algunos de nuestros Ilustrísimos eso no lo sabe; pero eso es otra historia, en fin…

    • Curro Arriola
      Curro Arriola Dice:

      Fray: será que he tenido suerte, pero los médicos me dan factura todos sin excepción (la necesito para el seguro), el arrendador lo mismo, todos los meses, y el abogado como es mi hemmano no me cobra.
      Y a sus clientes les da factura porque se la piden. Así de fácil.

    • Perico
      Perico Dice:

      Curro, a mí el dentista me da la factura pero después de pagar en metálico, pero no me sirve para nada.

      Antes, cuando desgravaba, te ponían muy mala cara pero aceptaban el pago con tarjeta.

      Casualidades de la vida…

    • Aloe
      Aloe Dice:

      Una conocidísima y respetadísima red de escuelas de inglés en Madrid no admite pagar con tarjeta, ni siquiera de débito. Hay que hacer una transferencia a nosedonde o pagar en metálico. Y da cursos en empresas y tal.
      Yo he dejado de mandar allí a mis hijos por eso.

    • Jesús
      Jesús Dice:

      Hola.
      No quiero desviarme del tema, pero brevemente (no digo que sea su caso, pero sé que es común no hacer lo siguiente, por ignorancia algunas veces -las menos- y por cobardía -según mi experiencia, las más-): yo también vivo de alquiler y mi casero quiere que se le pague en mano. Sé perfectamente por qué. Y como no me gusta me voy ahora del piso. Pero no olvidemos que también tenemos nuestra responsabilidad: en la web de la Agencia Tributaria http://www.agenciatributaria.es/AEAT.internet/Inicio.shtml a la izquierda hay un botón para poner una denuncia tributaria. Muy simple. Aportas la documentación correspondiente y se investiga.

  4. KC
    KC Dice:

    ¿El paro es eso que solo nos importa cuando nos afecta directa o indirectamente?

    Ah, entonces igual es por eso.

    • José Mª Pérez
      José Mª Pérez Dice:

      Muy buena apreciación. Hay que reconocer que la pregunta es incisiva, pero además de que no debe darse al párrafo inicial más importancia que la que merece como una manera retórica de iniciar el artículo.

  5. Carlos Niebla
    Carlos Niebla Dice:

    Antes que nada, gracias por el post. Trata un tema de gran interés. Sin negar la relevancia de entender el tamaño de la economía irregular (no delictiva), a mi juicio hay que matizar dos cosas.
    (1) También trabajan como servicio doméstico, chapuzas, etc., personas que tienen otro empleo (a veces a tiempo parcial), más aún en tiempos de crisis, por lo que comparar directamente las estimaciones de economía irregular con el volumen de parados, como si todos fueran falsos parados no es correcto. Es más, teniendo en cuenta la estructura de la EPA, al menos una parte de los pequeños trabajos esporádicos (bajo cualquier forma) pueden ser observados por la encuesta y, por tanto, medidos esos individuos como ocupados, lo cual es otra debilidad en el argumento del autor (basta con haber trabajado solo una hora en la semana de referencia bajo cualquier circunstancia para ser contabilizado como ocupado; hay que recordar que en la EPA la gente no se autoclasifica en su situación en relación con la actividad, sino que es clasificada como ocupado, parado o inactivo en función de las respuestas a toda una serie de preguntas sobre diferentes cuestiones).
    (2) Buena parte del trabajo no declarado en España no parece consistir en empresas enteras fuera de la legalidad o trabajadores que no están dados de alta en absoluto en sus empresas; se trata más bien de parte de la nómina no declarada, figurar en alta con una categoría profesional a la real y cobrar el resto “en negro”, subdeclaración de facturación de profesionales (como señala un comentarista anterior) o de horas extraordinarias pagadas “bajo cuerda”.
    Otra forma más sútil de economía irregular relacionada con la “precariedad” laboral es el (falso) autónomo trabajando para una sola empresa y dentro de las instalaciones de la empresa. Existe una estimación realizada por el INE gracias a un conjunto de preguntas que se introdujeron en la EPA en 2009 y arroja casi 210.000 personas (http://www.ine.es/daco/daco42/daco4211/preguntas_epa.pdf), cifra que no es despreciable a mi juicio. Desafortunadamente, desde esa fecha el INE suma ese colectivo directamente al de asalariados (pues conceptualmente lo son), pero no sabemos su tamaño porque no aparecen desagregados. Tampoco se proporciona esa variable en las peticiones de micro-datos, con lo que los investigadores externos no pueden analizar la evolución del colectivo ni el perfil de esas personas ni de los sectores donde más ocurre.
    Un saludo.

    • José Mª Pérez
      José Mª Pérez Dice:

      Gracias Carlos, efectivamente también son muchas las debilidades que tiene la EPA como un instrumento fiable de medir el desempleo. En ese sentido, me gustan más los datos de trabajadores inscritos en los servicios de empleo, aunque también podría sostenerse que personas que tienen una actividad más o menos asegurada en la economía informal y que ya han agotado las prestaciones, pudieran preferir darse de baja para evitar todas las “incomodidades” que supone. Lo que afecta a la confiabilidad del dato.
      Por otra parte, también son muchos los comportamientos fraudulentos que afectan a trabajadores que podríamos llamar “formales” y en particular la figura del “autónomo dependiente” que
      entra dentro del concepto de trabajdor vulnerable al que me refiero en el artículo siguiente

  6. Lucía de las Heras
    Lucía de las Heras Dice:

    Se oye a menudo que las cifras de desempleo en España están infladas porque hay una economía sumergida muy superior a la de otros países europeos. No sé si esto será exacto, pero me cuesta trabajo creer que en Italia (donde abunda la corrupción con formas tan aberrantes como la “mafia”, la “camorra”, etc) haya menos economía sumergida. A pesar de eso, la tasa de paro italiana es notablemente inferior a la española.

    De otro lado, si en otros países se ha conseguido reducir la economía sumergida, no se entiende que en España no se adopten las mismas medidas. Una vez más sugiero copiar, imitar, a quienes hacen las cosas mejor que nosotros.

    Es notable que en España hayamos tenido que esperar a una crisis como la actual para que, por fin, se haya hecho algo mínimamente serio para luchar contra la economía sumergida, como es la prohibición de pagos en metálico por cuantía igual o superior a 2.500 euros (artículo 7 de la Ley 7/2012 de 29 de octubre).

    Sin duda hay un elenco de medidas que adoptar, siguiendo la estela de otros países europeos que mantienen a raya la economía sumergida. Y lo que no se entiende que tales medidas no se pongan en práctica YA.

  7. José María Pérez
    José María Pérez Dice:

    El sentido de este post no ha sido el de cuestionar o criticar determinadas decisiones personales en relación con su actividad laboral y la forma en la que la desarrolla, sino poner de manifiesto la dificultad de sacar la fotografía de la situación real del mercado laboral/empresarial con los intrumentos empleados actualmente y como eso incide en la adopción de medidas sin toda la información que sería necesaria.
    La idea es introducir al lector en el post siguiente, en donde expongo la tesis de que si no se toman medidas adecudas puede producirse un invisible crecimiento de la economía informal que pudiera afectar de manera determinante a los cimientos del estado de bienestar que se asientan sobre la economía formal.

  8. Curro Arriola
    Curro Arriola Dice:

    A Josef:
    1.- Claro está. Los notarios INTUIMOS que ante nosotros se mueve bastante dinero negro. O se movía, porque ahora ya ni eso.
    Así las cosas, en una sociedad democrática con presunción de inocencia y todas esas cosas, ¿qué puede hacer un notario? Si INTUYO que hay dinero negro, ¿saco una porra, maniato al sospechoso, y le sacudo hasta que cante la traviata?
    ¿O se cree Ud que se ponían a contar los billetes de 500 delante de mí? ¡Por favor! Que la gente que se dedica a eso tonta del todo no es…
    Lo que podemos hacer lo hacemos, vaya si lo hacemos, y no sabe con qué nivel de máxima eficiencia: enviar minuciosísima información a Hacienda con todos los datos imaginables; y si tenemos alguna sospecha que se base en algo concreto (no “en este tío me parece raro”) mandamos la correspondiente información a las autoridades que se encargan de luchar contra el blanqueo de dinero negro.
    Autoridades que nos han dado las gracias públicamente por activa y por pasiva.
    Así es la realidad; no películas, que las hay, y muy divertidas, pero son eso: películas.
    Porque, es verdad, Josef, le guste a Ud o no, lo crea Ud o no: hacemos lo que podemos contra el dinero negro. Porque es nuestra obligación entre otras razones.
    Y si esto no es así, dígame: ¿qué podríamos hacer los notarios que no hagamos? Pero con arreglo a Derecho, no llamando a unos amigos rumanos…
    ¿Sabe cómo se acaba de una vez por todas con el dinero negro en materia inmobiliaria? Le diré el secreto: declarando NULA DE PLENO DERECHO cualquier entrega en la materia que no sea ante Notario, y A LA VEZ exonerando a quien la perciba de la obligación de restituir lo percibido. A ver quién era el guapo que soltaba un solo céntimo en negro. Esto no lo podemos decidir los notarios, esto requiere leyes.
    2.- Creo que no hace falta aclararlo, pero por si acaso lo aclaro: para mí la responsabilidad de la crisis NO es de la señora de la limpieza, ni del jardinero, ni del fontanero. Es decir: NO. En otras palabras: NO. Es básicamente de los beneficiarios del Sistema: políticos y grandes empresas (especialmente las financieras). Corresponsables somos EN MENOR MEDIDA todos los demás ciudadanos, que les hemos dejado hacer. No sé decirlo más claro. El post no iba de “responsabilidad de la crisis” sino de paro o semiparo aparentes. Y en ese terreno, convendrá conmigo que no vamos a encontrar ni políticos ni grandes empresarios aparentando paro. Espero dejarlo bien claro, porque resulta que me importa.

  9. ENNECERUS
    ENNECERUS Dice:

    Lo primero felicitar al autor por su excelente artículo.

    Me gusta muy especialmente que se llamen a las cosas por su nombre: Economía INFORMAL. La economía sumergida es otra. El término me vale tanto para la economía ILEGAL como para la LEGAL, sumergida y SEPULTADA por toneladas de regulación y brutales cargas fiscales, directas e indirectas, impuestas por la élite extractiva, “para nuestro bien”.

    Cuando yo le doy una propina a mi hijo para que se compre chuches, eso es economía informal, pues no declaro la donación, que tributaría al 1,5% (no hay mínimo exento). Tampoco se declaran las propinas que dejamos en los bares y restaurantes ni las que dejan los extranjeros y que suponen un altísimo porcentaje de la retribución de los camareros, por ejemplo.

    Hay que distinguir entre DINERO NEGRO, procedente de actividades ilegales que se introduce en el sistema para BLANQUEARLO PAGANDO IMPUESTOS (blanqueo de capitales) del DINERO “B” O NO DECLARADO, que es dinero procedente de actividades legales y se trata de ocultar al fisco.

    Aclaremos que el que ERA usual en las notarías era el dinero B: Todos los incentivos para las partes era declarar menos de lo real: El vendedor se ahorraba declarar el incremento de patrimonio o de Sociedades y el comprador, el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales o el IVA+ Actos Jurídicos documentados.

    El único que no tenía incentivos para un valor declarado inferior al real era el notario, que cobraba y cobra el arancel según el valor declarado (aunque ciertamente, el arancel es regresivo).

    Nuestras eximias autoridades han conseguido lo que parecía imposible: Una misma conducta es a la vez tipificada como blanqueo de capitales y delito fiscal, cuando se trata de figuras no ya claramente diferentes, sino opuestas. A menos que consideremos que los resultados de las actividades procedentes del delito están también sujetas a IVA e IRPF.

    De momento, otra vuelta de tuerca más: Messi o la nueva Lola Flores: El fiscal se querella por fraude fiscal de 4 millones de euros. Motivo: Utilización de sociedades para gestionar sus derechos de imagen en paraísos fiscales. Según la nota facilitada a la prensa, uno de esos “paraísos fiscales” es Uruguay. No importa que dicho país hermano no esté en la lista de paraísos fiscales. Tiene una fiscalidad baja para las sociedades y eso para el Fiscal (nunca mejor empleado el término) es suficiente para la querella.

    Tampoco importa que la práctica fuera habitual y tolerada, hasta que Hacienda dijo basta y obligó a tributar los derechos de imagen por IRPF (ocasionando la quiebra no declarada de muchos clubes de fútbol).

    Se trata de imponer un castigo ejemplarizante para desincentivar a los “defraudadores” y estimular el cumplimiento “voluntario” de las obligaciones fiscales.

    La Inquisición ejecutó en 3 siglos a menos de 3.000 personas en España. Pero sus crueles procedimientos y ejecuciones impusieron un pánico social del que aún no nos hemos recuperado del todo.

    Montoro = Torquemada.

Los comentarios están desactivados.