¿Vamos a tener que comer insectos y medusas?

La prensa se ha hecho recientemente eco del informe publicado por la FAO (Organización para la Alimentación y la Agricultura de Naciones Unidas) “Edible insects. Future prospects for food and feed security” (http://www.fao.org/docrep/018/i3253e/i3253e00.htm). Muchas de las noticias publicadas reflejan la sorpresa y repugnancia propias del comensal occidental ante el menú propuesto por Naciones Unidas, e incluso nuestro Ministro de Agricultura ha admitido tendencias entomófagas , pero reconociendo sus preferencias por alimentos más sabrosos. Tras los insectos, la ONU ha ampliado su recomendación para una dieta más “variada” a las medusas  en este caso no solo para contar con fuentes alternativas de alimentos, sino también para combatir la proliferación de estos animales marinos que, al nutrirse de larvas y huevos de peces, están amenazando con convertirse en las especies dominantes en nuestros mares.

 

Más allá de la chanza que este tipo de noticias suele generar, la FAO trata de plantear alternativas ante unos pronósticos a los que nos empeñamos en dar la espalda: en 2050 habrá más de 9.000 millones de habitantes en este nuestro planeta (casi 2.000 millones más que hoy), y alimentarlos exigirá incrementar la producción actual de alimentos, con una reducción de la superficie cultivable per cápita de las 0,45 hectáreas de 1960 a las 0,20 hectáreas previstas en 2050. A ello hay que añadir que la progresiva mejora del nivel de vida en las regiones en vías de desarrollo elevará el consumo per cápita de carne en estas naciones desde los 27 Kg anuales en 2000 hasta los 44 Kg en 2050, por lo que buena parte de la producción agrícola tendrá que ir destinada a alimentar al ganado. Por otro lado, el incremento en la producción de biocombustibles, como alternativa a los combustibles fósiles, llevará a que en 2020 se destinen en los países desarrollados unos 150 Kg anuales per capita, fundamentalmente de maíz, a la producción de biofuel. En suma, el incremento de población y la mejora de las condiciones de vida de grandes áreas geográficas elevarán la presión sobre los recursos naturales del planeta de forma muy significativa. ¿Puede nuestro planeta soportar esa presión de forma indefinida?

 

Los analistas que plantean la hipótesis del agotamiento de los recursos se ven siempre descalificados, tildados de neomalthusianos, y desacreditados por los defensores del crecimiento sin límite. Ese crecimiento que ahora tanto añoramos y que nos permitiría reducir la insoportable tasa de desempleo. Cuando en 1972 el Instituto Tecnológico de Massachusetts elaboró, por encargo del Club de Roma, su famoso estudio “The limits to Growth, en el que se concluía que los recursos naturales quedarían agotados en los siguientes cien años, sus detractores le acusaron de ignorar el efecto de la evolución tecnológica y de la estabilización demográfica asociada a mayores cotas de bienestar. Sin embargo, el crecimiento económico y demográfico registrado estos últimos años por los países en vías de desarrollo vuelve a traer a escena el fantasma de una crisis alimentaria global, del agotamiento de los recursos y del colapso demográfico del planeta.

 

Desde un ámbito local, esas perspectivas de crisis alimentaria y de recursos dan pie a una reflexión sobre las políticas agrícolas nacionales y europeas. Los esfuerzos de la Unión Europea por mantener cierta población fijada en el entorno rural y por subsidiar la producción europea de alimentos reciben frecuentes críticas, y son puestos como ejemplos de políticas proteccionistas y que cercenan el crecimiento de regiones menos desarrolladas cuyas economías dependen fundamentalmente de la agricultura. Sin embargo, conviene saber que según Naciones Unidas solo el 15% de la producción mundial de cereales y el 12% de la producción mundial de carne se destinan al comercio internacional, siendo el resto consumido en las regiones productoras. Conforme la demanda mundial de alimentos crezca en los próximos años, la capacidad de autoabastecimiento será una prioridad estratégica.

 

Vivimos sumidos en una grave crisis institucional y económica, a la que este blog dedica la mayor parte de sus entradas, pero de vez en cuando conviene levantar la vista y mirar al medio y largo plazo, aunque solo sea para constatar que la siguiente generación deberá afrontar desafíos que quizás dejen pequeños los problemas a los que nos enfrentamos ahora.

5 comentarios
  1. Perico
    Perico Dice:

    Buen comienzo, pero corto final.

    Esperaba más aportaciones en vías de la solución, y eso pasándose por el arco del triunfo el calentamiento climático, que los egipcios ya están enviando militares a la frontera con Etiopía para que los etíopes no construyan una presa en el Nilo, que la de mierda que están dejando en el Karakorum los ejércitos chino y indio, marcando la disputa de los acuíferos, es un montón de mierda descomunal.

    Primera pregunta: ¿Puede el capitalismo seguir creciendo sin parar, sin reventar el mundo antes de que los niños de hoy se hagan adultos? Pregúntaselo a la confederación hidrográfica del Ebro (hace pocos años Catalunya se empufaba creando desalinizadoras, el Ebro se secaba en Zaragoza… y este año la Ribera navarra parecía el estuario de Lisboa). Los desbordamientos de centroeuropea, los incendios de Colorado, etc.

    Segunda pregunta: ¿Puede vivir el capitalismo sin crecimiento? ¿Sin interés compuesto? ¿Sus bancos de qué vivirán?

    Tercera pregunta: España importa más calorías alimentarias que exporta, y además importa casi toda su energía. ¿De qué vivirán los abogados, notarios y economistas españoles dentro de dos décadas?

    Cuarta pregunta: ¿No piensan los abogados, notarios y economistas españoles, que estaban como sedados en la luna de su opulencia, mientras nuestros mandatarios y políticos nos mentían sin parar en su corrupción imparable, asesorados por los primeros y ahora empezarán a caerse del árbol?

    Y última pregunta: Todo este entramado institucional dirigente corrupto, imputado, desde el borbón hasta los sindicatos, ¿no se estaba creando su propio paraíso de supervivencia con la única fe en el dinero?

    Además de haceos una vasectomía, echad una mirada a Siria y entorno, al norte de Africa y entorno, y ustedes dirán.

    Las leyes y el derecho son muy importantes, pero tenemos problemas superiores.

    Tiempo al tiempo. ¿Cuánto?

    Esa es la gran incógnita.

    Como el gran Albert Allen Bartlett decía:
    “The greatest shortcoming of the human race is our inability to understand the exponential function.”

    Por mucho economista y abogado que haya, nada va a superar los principios de la termodinámica y la física.

    Por lo que es hora de mirar a nuestros hijos a los ojos, y de decirles que somos kamikazes “por fuerza mayor” o que intentaremos dejarles un mundo duramente habitable a duras penas, independientemente del capitalismo o budismo.

    • Francisco Javier García Vieira
      Francisco Javier García Vieira Dice:

      Perico, gracias por el comentario, siento haberme quedado corto al final, pero si esperabas que yo aportase la solución, tengo que decir que lamentablemente no la tengo. Ojalá la tuviese.

      Un saludo

  2. Curro Arriola
    Curro Arriola Dice:

    Perico… soy notario y no acabo de pillar mucho lo que dices. Pero bueno,por alusiones, te comento unas cosillas que sí que he llegado hasta ahí
    a) Dentro de dos décadas, si tengo que comer medusas e insectos, pues me los como. Los he probado y algunos están bastante buenos. Concretamente, los saltamontes tostados saben a pipas, y la medusa es como comer ostras, algo así. Lo que no sé es por qué habré de compartir el menú este solo con abogados y economistas. ¿?
    b) Oye,,, ¿por qué me tengo que hacer la vasectomía? Háztela tú si quieres, a mí no me gusta que me corten nada, más que el pelo. Tengo seis hijos and proud of it! (Yo también hablo extranjero, no te vayas a creer…)
    c) Los ejércitos chino e indio es normal que “llenen de mierda” cualquier sitio donde estén. Una de las cosas que se estudia en Intendencia Militar es lo que defeca cada soldado: 200 grs por día. (Lo que caga cada uno). Conque echa cuentas…
    Y ahora en serio, amigo: que llevas razón, pero que esto no tiene solución. Para que la tuviera tendríamos que levantar el culo del coche. Anda, sal a la calle y habla con la gente al respecto.
    Un abrazo.

  3. Perico
    Perico Dice:

    Gracias a ambos, por las respuestas.

    No hay solución. Según los climatólogos estamos condenados a 50 años de miseria ambiental, incluso si nos bajáramos del coche todos, hoy mismo. El daño principal está hecho y llevaría mucho tiempo repararlo: imposible.

    Al salado Curro Arriola, le respondo con el final del artículo del mejor articulista español de hoy, Gregorio Morán:

    “Recuperemos el comienzo. El vendedor de preferentes es un delincuente difícil de definir porque los códigos y los bufetes están más pensados para esquivar el delito y aliviar a quien sabe pagar los servicios que para aplicar la igualdad ante la ley. Lo digo sin ningún rubor, a mí esto me lo enseñó un ilustre juez que llegó a ministro, y cuya autoridad en la materia no sería yo nadie para desmentir.”

    Y si se queda con la mosca tras la oreja, puede leer el artículo completo aquí, sin pagar un duro:

    http://www.caffereggio.net/2013/06/15/complices-insumisos-o-resignados-de-gregorio-moran-en-la-vanguardia/

    Quizá después se entienda por qué hablaba yo de abogados, economistas, notarios y cía.

    Para mí estudiar derecho sería como asumir la tortura a Manning, perder el tiempo en desmadejar una arquitectura descomunal, incumplida y aburrida, de verborrea antigua y mal redactada.

    Así que salvemos las distancias, y unámonos en lo poco común aunque sea tarde.

    Un par de abrazos

  4. Curro Arriola
    Curro Arriola Dice:

    Amigo Perico, gracias por el buen artículo que ” linkeas”.
    Sí es verdad que el Derecho pasa por unos filtros que lo pueden hacer injusto. Quien tiene padrinos se bautiza, y quien tiene asesores sale mejor parado. Mucho. ¿Y cómo se arregla eso?
    Pero verás, te invitaría (si fuera posible, que no lo es por el secreto profesional) a que vieras en primera fila lo que pasa en una notaría normal. Que vinieras un día a presenciar las firmas. La verdad sin tapujos..
    La gente, la gente normal, acude allí buscando precisamente eso: un asesor que les de confianza en un terreno que ellos no dominan. Saben, por experiencia propia y de familiares, que en el notario lo tienen. Un asesor bastante preparado; a veces, muy preparado. Y por un precio… hombre, no se si alto o bajo; pero en cualquier caso muy inferior a lo que les cobrarían otros asesores…. quizá peor preparados. Pej, en la web se anuncian “testamentos”; hay despachos que por 200 leuritos te “asesoran” en el testamento. Esa misma asesoría, en el notario, cuesta unos 40 euros; y aunque solo sea porque somos especialistas… la damos normalmente mejor que nadie. Las cosas como son.
    La raíz de tus reservas ante los notarios me parece que se halla en notarías que merecen menos ese nombre. Las hay. Son la excepción. Al servicio de clientes muy concretos y poderosos, hacen miles de números (hasta aquí nada malo); pero (y esto sí es malo) se ponen ALGUNAS al servicio de tales clientes. Parcialmente. En detrimento del débil, al que están obligados a defender. Esos son MALOS notarios.
    Evidentemente, eso es más llamativo que el trabajo callado de la inmensa mayoría. Y eso suscita justificado rechazo; por ejemplo el tuyo.
    Fíjate que en la suscripción de preferentes NO iNTERVENÍAN LOS NOTARIOS. Para nada. ¿Habías caído en eso? Si hubiéramos intervenido, si hubiéramos estado ahí, la gente habría sabido a qué se exponía. Tan fácil como decirles: “Oiga, que este interés tan chulo (que le hace brillar los ojillos) es solo si las cosas le van bien a la Caja; que si no, no hay ná…” Pero no estábamos. Evidentemente, porque molestábamos.
    Y sí que me dejas planchado. Otro que está convencido de que el cambio climático no se arregla, y que nos vamos a la mismísima…
    Un abrazo.

Los comentarios están desactivados.