Edward Snowden, ¿héroe o criminal?

¿Debe Snowden ser perseguido sin descanso por toda la faz de la tierra? ¿O protegido y honrado allí donde llegue, como si fuera un verdadero héroe? Probablemente… las dos cosas. Califiquémosle de héroe trágico, entonces, como Antígona. Y ahora expliquemos por qué.

 

Uno de los aspectos que más llama la atención de este grave caso de espionaje es la general falta de sensibilidad al respecto entre la población, concretamente la norteamericana y la británica, cuyos gobiernos son los impulsores de estas actividades, pero también en la europea, lo que es todavía más chocante. El alcance de la intervención, tanto la telefónica como la realizada en la web, es formidable, pero además hay que tener en cuenta que el esquema de actuación (ordenado en regulaciones secretas, ejecutado a través de procedimientos secretos, y autorizado por decisiones judiciales secretas) era completamente desconocido para la mayor parte de la ciudadanía. Por eso mismo, en la medida en que no está sometido a debate y control público, resulta potencialmente muy peligroso. Es obvio que la seguridad nacional no puede justificarlo todo, al menos si uno quiere seguir llamándose un país libre y democrático. Y, sin embargo, la gente parece conformarse si se les dice que es por su seguridad y que el espionaje principalmente afectaba a extranjeros. En definitiva, que el americano o británico que no tenga nada que ocultar y que por ello no sea sospechoso de algo feo puede vivir muy tranquilo.

 

Bueno… siempre que no haya leído a Martin Niemöller (y no Bertolt Brecht, por cierto):

 

“Cuando vinieron a por los sospechosos

guardé silencio

porque yo no era sospechoso.

 

Cuando vinieron a por lo que hablaban en árabe

no dije nada

porque yo no hablaba en árabe

 

Cuando vinieron a por los extranjeros

no protesté

porque yo no era extranjero.

 

….

 

Cuando vinieron a buscarme

no había nadie más que pudiera protestar.”

 

(La versión es mía, claro, pero la gracia del poema es que es abierto y uno lo completa en función de las circunstancias).

 

Resulta entonces bastante natural que Snowden despierte escasa solidaridad entre sus compatriotas. Unos le llaman traidor y otros le miran con cierta indiferencia (aunque esta reciente encuesta de la Universidad de Quinnipiac cambia un poco la anterior impresión, al señalar que sólo es un traidor para el 34 % de los entrevistados y un whistleblower para el 55 %). Sin embargo, los que le califican de traidor no están desprovistos de cierta razón. Al igual que ocurre con el decreto prohibiendo enterrar a Polinices, el sistema de espionaje ideado por la Administración Obama es dudoso que pueda calificarse de ilegal, es decir, de contrario al Derecho. La legislación americana atribuye amplios poderes a las agencias de espionaje que, al menos en teoría, están supervisadas por el Congreso y por los Tribunales (aunque no en todos los casos). Las normas clave a este respecto son  el título II de la Patriot Act (especialmente la sección 15) y la Ley de Vigilancia de la Inteligencia Extranjera (FISAAA) enmendada en 2008. Estas normas permiten interceptar comunicaciones y requerir información a los proveedores de Internet con el fin de almacenar “data” y “metadata” (contenido de los mensajes o únicamente sus parámetros). En general, metadatos de nacionales y datos de extranjeros, por simplificar, pero también datos de americanos al amparo de la sección 15.

 

En consecuencia, es evidente que con arreglo a esta legislación Snowden no es técnicamente un whistleblower, es decir, un informante de dentro de una organización que, vulnerando la normativa interna de esa organización, denuncia prácticas ilegales, corruptas o fraudulentas. Otra cosa es que esas prácticas puedan ser  “inmorales” o, por utilizar una terminología un poquito más moderna, políticamente impresentables, y que al denunciarlas se preste un servicio al interés público, lo que podría suscitar alguna duda. Pero lo cierto es que, en este caso, la práctica totalidad de los representantes políticos estadounidenses, democráticamente elegidos, no consideran que se haya prestado un servicio público a la nación con estas revelaciones, por lo que, ni por un lado ni por el otro, Snowden es un whistleblower que merezca amparo. De ahí que, con arreglo a Derecho, deba ser sancionado. Antígona no dudaba de que cometía un crimen (un “piadoso crimen” lo llamaba) y estaba dispuesta a aceptar las consecuencias de su elección moral. Snowden encaja todavía mejor en esa calificación.

 

Por eso, lo primero que hay que destacar de este asunto es que revela como pocos que el Derecho no lo es todo, que existen siempre otros valores que escapan completamente del ámbito de lo jurídico, y que no tiene sentido pretender resolver cualquier cosa con normas legales, como si todo se resolviera con la ecuación:

 

Bueno = Legal

Malo = Ilegal

 

No se trata de que el Derecho positivo quede anulado por el Derecho natural, no se trata de que la orden de Creonte sea nula, técnicamente hablando, por contravenir la ley de los dioses. No, el famoso decreto prohibiendo enterrar a Polinices por traidor es Derecho (incluso entendido como valor, no como mera norma vigente), como es Derecho el decreto estadounidense de busca y captura de otro traidor, Snowden, y, sin embargo, puede ser perfectamente moral desobedecerlos. Snowden cree estar prestando un importante servicio a la democracia y a los verdaderos intereses de la ciudadanía americana (y creo que tiene razón) por lo que hay que elogiar su valor moral a la hora de afrontar el riesgo, que no es precisamente insignificante. Por eso es bastante incompresible la crítica que le hace Vargas Llosa, en este artículo de El País publicado ayer, acusándole de no optar por el camino legítimo de acudir a los tribunales o a la prensa de un país libre, como el suyo, en vez de violentar la legalidad y convertirse en un instrumento de regímenes totalitarios. Incomprensible, porque optar por el primer camino exige transitar el segundo.

 

Y en cuanto a servir de instrumento a países totalitarios, creo que los europeos tenemos cierta responsabilidad en eso. Porque lo segundo que hay que destacar es que desde la perspectiva europea la cosa varía sensiblemente, ya que con arreglo a nuestro Derecho Snowden sí es claramente un whistleblower que encaja perfectamente en esta figura y que por ello merecería protección. Es obvio que nuestro Derecho no permite que una potencia extranjera se dedique a interceptar las comunicaciones de los ciudadanos europeos y de sus representantes políticos, incluidos los de las instituciones europeas. Las revelaciones del ex espía han servido para denunciar estas actividades y Obama no las ha contradicho en ningún momento (en eso no se parece a Rajoy, será tonto). Sólo dice –con un cinismo verdaderamente impresionante- que para eso están los servicios de inteligencia, para obtener información. Muy bien, pero a la vista de esa forma de proceder, Snowden merece el amparo europeo, no sólo desde el punto de vista moral, sino también jurídico. Recordemos que el tratado de extradición EEUU-UE excepciona los delitos de carácter político, y el de revelación de secretos no está en la excepción de la excepción (art. V, A, 3 y B). La sospecha de que, precisamente, si pone los pies en nuestra vieja Europa, los tribunales estarían dispuestos a proporcionarle amparo, es lo que ha puesto histérico a los Gobiernos del continente, para su vergüenza (y para la nuestra). Seguramente porque ellos también tienen mucho que ocultar. No nos podemos quejar ahora de que otros regímenes menos presentables aprovechen la oportunidad que les hemos ofrecido de manera tan irresponsable.

 

Resulta lamentable, entonces, que pese a que Snowden merezca nuestro agradecimiento y protección, lo único que hasta ahora le hayamos ofrecido sea… el ridículo. El caso de Evo Morales es una de las chapuzas más formidables cometidas por los europeos en una época repleta de chapuzas europeas. La prohibición de sobrevolar Francia, Italia y Portugal o el patético intento de nuestro embajador en Viena por fisgonear en el WC del jet de Evo serían dignos de una tira de la Codorniz o de una noticia de El Mundo Today. Me imagino a Putin diciéndole a Evo antes de subir a su avión: “oye tío, por qué no te llevas a éste y le dejas en algún sitio en cualquiera de tus escalas, como quien no quiere la cosa, como si fuese una bolsa de palos de golf o algo así, o mejor lo tiras en paracaídas cuando sobrevueles Normandía, en plan alegoría del desembarco informativo…”. Y, mientras tanto, Margallo diciendo que tenía “información fidedigna”. Qué vergüenza.

 

 

Quizás no proceda hacer el papel de Antígona en esta farsa -Creonte es un rey muy poderoso- pero tampoco estamos forzados a hacer el papel de vigilantes del cadáver de Polinices, esos que en la versión de Anouilh iban vestidos de payasos. Siempre cabe encontrar un término medio un poquito más digno.

23 comentarios
  1. Manu Oquendo
    Manu Oquendo Dice:

    Brevemente, sobre este chico, Snowden.

    En primer lugar, salvo los detalles concretos del quién y el cuándo, no ha dicho nada que no fuera amplísimamente conocido por el público en sus líneas generales.

    1. Hoy, debido a la naturaleza de la tecnología utilizada, todas las comunicaciones digitales son susceptibles de ser guardadas y reproducidas. También la voz. Nadie debe extrañarse de que lo estén siendo.

    2. Numerosos ficheros deben ser guardados por imperativos operacionales (transmisión, reproducción o facturación, por ejemplo) otros por imperativo legal, nacional o de la UE (recuerden que hace ya dos años la UE “instruyó a sus países” a guardar 2 años nuestros correos electrónicos. Por carta, porque el asunto no daba para más)

    Snowden recibe titulares porque alguien está interesado en hacer olas en este instante y romper nuestra Disonancia Cognitiva: “Sabemos pero no queremos saber”.

    Es un tema que nos resulta incómodo porque nos pone frente a nuestra real condición.

    Lo realmente sorprendente, a mi modo de ver, es la actitud del Gobierno de Obama. Hay nervios y saña contra el chico.
    Más sorprendente todavía: Hay miedo en los países satélites y se adoptan posturas poco decorosas en su sumisión.

    Un resumen es que la Cara Amable de Occidente queda muy deslucida y una seria contradicción emerge: ¿Es cierta la teoría del Soft Power?
    Muchos nervios, demasiados.

    En algún momento debería salir a la luz lo esencial… ¿Puede el Estado tener tanto poder para degradarnos?
    ¿Por qué?

    Buenos días

    • Curro Arriola Yes We Can!!!
      Curro Arriola Yes We Can!!! Dice:

      Manu, el Estado democrático tiene todo el poder, sin límites; porque deriva de la voluntad de los ciudadanos.”Bueno” , con caracter general , es lo que dice el Estado. Otra cosa es pretender que la moral de cada uno prevalezca (como en realidad hacemos luego todos, como pej Elena Valenciano: “aunque tuvieran Uds todos los escaños,… etc etc”).
      Lo triste es que en realidad el Estado no se gobierna por la voluntad de los ciudadanos, sino de “ALGUNOS” ciudadanos especialmente ricos y por eso influyentes. Hoy por hoy son los que mandan en internet. Su voluntad, esa es la que realmente cuenta.
      Aquí hay un ejemplo.
      http://www.time.com/time/magazine/article/0,9171,2145045,00.html
      Otra cosa sería si hubiese una Moral admitida como válida para todos. Una Moral que fuera respetada por el Derecho. Pero no la hay. (En nuestra área jurídica actual; en otras, sí que la hay).
      Y ya está bien de meterse con Obama. Obama ha sempre raggione, es impecable y todo lo que haga está bien desde antes de que lo haga. Por eso le dieron el Nobel de la Paz nada más aterrizar, antes de haber hecho nada por la Paz: porque Obama está (entre otras cosas) por encima del tiempo, de modo que sus actos de futuro son como de presente, y gana el premio por adelantado. Disipemos toda tentación de dudar de Obama repitiendo la jaculatoria “yes we can!” cada vez que nos asalten malos pensamientos.

  2. Carles
    Carles Dice:

    Se dice que el Derecho no lo es todo, que existen otros valores que transcienden lo jurídico.

    Por qué, entonces, cuando desde Catalunya se pide un referéndum, nos negamos basándonos en que “es ilegal”? Valen sus valores y su moralidad menos que los de los demás?

    Me gustó el artículo, felicidades.

  3. Manu Oquendo
    Manu Oquendo Dice:

    Estimado Carles:

    Imagínate una Urbanización de 500,000 kms. cuadrados. Una Comunidad de vecinos grande. En ella hay gente que dice que prefiere una comunidad de vecinos más pequeña y que con el 6% del terreno les basta. No lo cuestionemos. Es así para algunos.

    Por eso puede haber una segregación si los de la parte de la Piscina y las pistas de Tenis quieren separarse.
    Pero votan todos porque a todos afecta.
    Lo contrario sería injusto y un abuso.

    Seguro que lo entiendes.
    Saludos

    • Deus ex Machina
      Deus ex Machina Dice:

      Por eso en situaciones similares se ha procedido así, consultando a todos…

    • Carles
      Carles Dice:

      Apreciado Manu:

      Gracias por tu parábola/metáfora, aunque te cuento como lo veo yo.

      En esta urbanización uno de los vecinos (no me pongo a discutir si su casa es mayor o no, si se puso piscina propia y ahora no le queda dinero…) decide que no quiere formar parte de la comunidad de vecinos, renunciando a los servicios.

      Deben votar todos? No sería injusto (y un abuso)?

      Así es como yo la entiendo, por lo menos.

      Saludos.

      P.D: Voy a volver a decir que el artículo principal me encanta, porque lo de combinar el mito con la actualidad es genial.

      • Marisol
        Marisol Dice:

        Pues vaya, Don Carles.
        Y ¿cómo le explico a mis nietas que se van a quedar sin piscina porque un vecino es autista y pone una barrera sin consultarnos?

      • Carles
        Carles Dice:

        Me temo que no me he explicado, Doña Marisol.

        Su vecino autista se quedaría en su casa tranquilo, aunque no pudiera disfrutar de los servicios comunitarios (porque no paga la cuota), pero sus nietas (siempre y cuando usted pague la cuota y lo permita el reglamento) podrán ir a la piscina comunitaria sin problemas. Adonde no podrían ir sus nietas es a la piscina de su vecino (aunque eso supongo que ya se lo imaginaba, que por algo es suya).

        Espero que sepan nadar!

  4. Cvm Privilegio
    Cvm Privilegio Dice:

    Estimado señor Tena, gracias por hacernos recordar el mito de Antígona.

    La NSA también leyó a Sófocles, pero se quedó solamente con aquel coro:

    A la tribu de los pájaros ligeros y a las hordas de animales salvajes y a la fauna marina del océano, el hombre ingenioso las captura en los repliegues de su red.

    En cuanto a los ciudadanos españoles, cobijados de buen grado bajo la protección del omniscente SITEL, no creo que tengamos derecho a enfadarnos por estas cosillas…

  5. Deus ex Machina
    Deus ex Machina Dice:

    Yo no creo que Snowden haya prestado un servicio a la ciudadanía americana, creo que nos lo ha prestado al resto de ciudadanos del mundo. Por lo que se sabe, las ciudadanos americanos no son objeto de estas prácticas de espionaje, lo somos el resto del mundo. Y podrá salir Obama, el Capitolio en pleno o la misma Estatua de la Libertad envuelta en una bandera yanki diciéndonos que esto tiene base legal y está controlado por lo tribunales que no vale de nada, porque, hasta donde sé, la legislación americana protege al ciudadano americano, no al español o al hindú. Pero hemos llegado a un nivel tecnológico tan avanzado que los límites territoriales no son claros y como no son claros nos los pasamos por el arco del triunfo.

    Y sobre el tema de España y la UE con respecto al caso es bochornoso, creo que el nivel de complejo de inferioridad y la total subyugación con respecto a nuestro bienamado aliado es patético y nunca ha alcanzado semejantes cotas de absurdo

  6. Isidro Elhabi
    Isidro Elhabi Dice:

    Muy interesante Rodrigo el post, como siempre.

    En primer lugar porque como bien dice la seguridad no puede justificarlo todo. Más aún, la cuestión no es libertad vs seguridad.
    En esta Tedtalk, creo que se da una respuesta bastante aceptable a este conflicto con el troyano alemán Scuinst. Mikko Hypponen considera que no se puede discutir el conflicto privacidad vs seguridad, porque la privacidad es innegociable. Se trata de un conflicto entre control vs libertad. Si restringimos nuestra libertad, considera, la restringimos para siempre. Y el que ahora confiemos en nuestra “democracia” y en un posible Tribunal de Garantías, no significa que esa forma de estado y esa garantía pueda estar siempre. ¿Podemos asegurar que en un futuro esa herramienta no se utilice de forma injusta?
    Y añado, hay quien compara nuestra época actual con la de la Restauración, ¿podemos asegurar que no acabará como ya acabó? A mí me ha convencido.

    http://www.ted.com/talks/mikko_hypponen_three_types_of_online_attack.html

    En segundo lugar decir, como alegas que el que la legislación americana le atribuya plenos poderes a los servicios de inteligencia, no significa que esos poderes pueda atribuírselos para espiar a extranjeros, comunicaciones extranjeras, y en países extranjeros. Mire, como lo primero que han dicho es que no espían a americanos. Pues a lo mejor es legal en América, pero no lo es en España sin previa autorización judicial, aunque España haga lo mismo.

    Así que es verdad, que Snowden legalmente debe ser castigado conforme al derecho estadounidense, aunque me ha sorprendido mucho que pudiera ser protegido por el europeo, pero también deberían serlo las autoridades americanas. Seguramente, ninguno de los dos lo sea.

    Por último, como bien reflejas, por mucho que nos duela darle la razón a líderes populistas latinoamericanos, lo que se ha hecho a Evo Morales es una de las mayores aberraciones de Derecho Internacional. Como si hubiera querido ir con Snowden enseñándole por la ventanilla, si pertenece a su misión diplomática, ambos son inmunes y punto. Pero como decía mi profesor, el Derecho Internacional, la teoría dista mucho de la práctica, puesto que su cumplimiento únicamente depende de que el Gobierno de turno quiera cumplirlo.

  7. Cvm Privilegio
    Cvm Privilegio Dice:

    Vaya, señor Tena. ¿A qué no adivinaba usted que los comentarios a su envío iban a convertirsen una nueva polémica sobre la secesión del Principado? ¡Qué cosas!

    Parece que el espinonaje masivo e indiscriminado a que nos someten las empresas y los gobiernos (sí, también el nuestro) no es asunto que importe demasiado, ni aún a los formados juristas que leen esta bitácora…

    Señor Tena, cada día estoy un poco más más convencido de que el Trasímaco de la “República” era quien tenía razón.

  8. FBR
    FBR Dice:

    Veredicto: Héroe.
    Aceptado el papel invasor de la intimidad del Estado (en especial el estadounidense), que alguien se arriesgue a delatarlo públicamente es una heroicidad. De hecho, ahora mismo se da la paradoja de que es el delincuente el que persigue al testigo.
    Y el papel de los demás estados…, sonrojante.
    Al final el gobierno a tenido que pedir disculpas a Morales, por su actuación ilegal. Eso sí, nadie admite responsabilidad personal por el “secuestro”, hemos sido “los españoles”, en general.

  9. ENNECERUS
    ENNECERUS Dice:

    Sinceramente, yo no tengo duda alguna.

    El estado es una construcción jurídico-político-social que tiene unos fines mínimos que podríamos calificar como imprescindibles e irrenunciables (con permiso del prolífico pensamiento anarcocapitalista, cada vez más en boga, aun si tremendamente minoritario) y otros muchos fines que podemos calificar como de accidentales, esto es, que podría perfectamente no desarrollarlos sin que por ello se desnaturalizara el estado como tal. Por simplificar, la dicotomía estado clásico-liberal vs. estado social.

    El problema, de carácter universal e irresoluble es de qué manera se puede conseguir el óptimo del tamaño y la intervención estatal.en la sociedad. Creado el monstruo -necesario- ¿cómo podemos controlarlo?

    A mí me repugna la idea, lamentablemente transmutada en hecho incontestable, de que todo control del estado deba ser estatal o institucional. Sencillamente esto conduce si no lo es ya, a una DICTADURA. El estado tiene que estar sujeto a múltiples controles, institucionales sí, pero también informales. Porque como Manu Oquendo ha explicado aquí hasta la saciedad (me gustaría que lo hiciera más sistemáticamente en una serie de artículos en vez de en comentarios), quienes gobiernan tienen fuertes incentivos a cambiar las reglas de juego a su favor. A favor del estado contra la sociedad y los ciudadanos (con su complacencia) y a favor de la casta dirigente. Y usan esos incentivos ad nauseam.

    Por ese motivo es sanísimo que surjan Snowdens. Lo malo es que no surjan muchos más. Lo malo es que quizás se produzca una cada vez menor transparencia en este tipo de decisiones gubernamentales.

    En Europa tampoco somos mancos. Nos rasgamos las vestiduras con el espionaje del gobierno americano pero nos hace muchísima gracia que los correos electrónicos privados de las celebridades anden por todos los medios de comunicación, debidamente filtrados por quienes desean destruir la imagen de quien está siendo investigado por hechos criminales.

    La Constitución española protege la intimidad de las comunicaciones postales y telefónicas. ¿Es compatible con el archivo durante dos años de los correos electrónicos?

    ¿Alguien tiene la menor duda de que los gobiernos europeos hacen exactamente lo mismo que el americano, aun sin una aprobación expresa de una Ley Patriótica? ¿Qué Ley Orgánica regula en España el Sitel? ¿Qué controles efectivos tienen los servicios de inteligencia?

    Desengañémonos, necesitamos muchos Snowdens, Assanges y “Fowles” que saquen a la luz lo que los gobiernos pretenden ocultarnos “por nuestra seguridad”. Si el poder corrompe y el poder absoluto corrompe absolutamente, es imprescindible que esté troceado cuanto más mejor, por más que en momentos concretos sean necesarias restricciones temporales excepcionales por razones de seguridad, debidamente declaradas, debatidas y controladas.

    Pero, insisto, el mejor control es que alguien de dentro cante.

    VEREDICTO: HÉROE.

  10. ENNECERUS
    ENNECERUS Dice:

    Sr. Carles.

    Si ustedes quieren tener derecho a separarse de la comunidad y a decidir cómo, cuándo, dónde y en qué condiciones se quedan, yo quiero tener el derecho a echarles cómo, cuándo y dónde quiera.

    Usted no puede privarme del derecho a decidir acerca del futuro de mi nación que, le guste o no, también es la suya.

    Si hubiera un referéndum, yo votaría por echarles. Su mensaje a la vez victimista, lastimero y matón antes me indignaba. Ahora me aburre. Con tal que se callen de una vez, les echaba de España incluso admitiendo que siguieran en la UE.

    Lo malo es que tampoco se callarían. Reclamarían más territorio: Baleares, Comunidad Valenciana, Franja de Aragón, el Rosellón y la Cerdaña y ya puestos, Alger. Clamarían contra la discriminación y persecución intolerapla de los catalanes en Expanya, mientras ellos practicarían una implacable limpieza étnica contra todo lo hispano. No es política ficción, lo hacen ya, perteneciendo formalmente a España, con un modelo político en el que ellos influyen en Madrit mientras que Madrit no puede decir nada de lo que pasa allende el Cinca y el Ebro.

    La culpa de que Cataluña esté arruinada la tiene Madrit. Nunca unos políticos corruptos y ladrones, muchos de los cuales fijan su residencia fiscal en Madrit para ahorrar impuestos. Con un par.

    • Carles
      Carles Dice:

      Hola Ennecerus,

      El de querer echar a una región es un argumento que me vale, tal como la UE puede expulsar a un miembro, si no me equivoco.

      Lo que le parezcan los argumentos no lo puedo discutir, es su opinión y respeto su derecho a expresarla. Debo decir que me encanta el uso de términos como Madrit o intolerapla, además del juego de Ex-panya, le añade un toque muy bueno al comentario.

      No sé dónde ve usted limpieza étnica, si me lo pudiera contar me complacería sobremanera.

      De todas formas, en lo de la clase política tiene razón, a ambos lados hay detritus para dar y regalar, pero me supongo que el pensamiento es que un fresh start puede cambiar algo.

      Salutaciones,

  11. O,Farrill
    O,Farrill Dice:

    ¿Con quien está obligado un funcionario público, con el superior jerárquico de un gobierno o con los ciudadanos que son el Estado? Prefiero al segundo porque me advierte del peligro y me demuestra en qué consiste. Hay una extraña perversión en los dirigentes políticos para crear fantasmas sobre la supuesta seguridad de los paises que gobiernan para así justificar sus desmanes de control. Los dirigentes políticos americanos y sus élites son muy dados a crear argumentos muy “Hollywood” en cualquier rincón del planeta: Irak y las armas de destrucción masiva fueron un claro ejemplo del asunto. Admito que, tras estar encantados en conocerse en su hegemonía mundial ver por donde respiran otras potencias emergentes, resulta preocupante. También admito su innata habilidad para vendernos los cacharros tecnológicos que sirven para controlarnos y cómo hacemos el pardillo ante los nuevos iPhad o Smartphone, las tabletas, etc. rascándonos los bolsillos para facilitarles el trabajo de ciberespionaje. No tenemos remedio. Nos han vendido las burbujas más variadas y la Europa culta las hemos comprado con total agradecimiento.

  12. SantiArq
    SantiArq Dice:

    En aras de la transparencia no vale todo. Una misma realidad tiene varias facetas y nadie puede controlar los efectos de sus acciones. Snowden puede considerarse a la vez un delincuente en USA y un héroe en otros lugares, pero los resultados de su decisión a medio plazo están por ver, si es que alguna vez pueden valorarse. Si él es un héroe, ¿son unos villanos sus compañeros que permanecen en sus puestos de trabajo en esas agencias de inteligencia? ¿Pueden exigirse responsabilidades a alguno que caiga por aquí?

    Otro caso que creo merece una reflexión es el del empleado de cierto banco suizo huído con un listado de clientes y cuentas. Este sí parece haber sido acogido por bastantes gobiernos europeos, que le protegen frente a la justicia suiza y -parece- le gratifican generosamente esa información.

    ¿Héroe o criminal?

    • ENNECERUS
      ENNECERUS Dice:

      SantiArq: Tiene usted razón, no puede permitirse que gente como Snowden campe por sus respetos sin control alguno poniendo en grave riesgo la seguridad común.

      Imagine por un momento que Snowden es el jefe de ASN norteamericana. Pues eso.

      No somos ángeles. El que nos den un cargo público que implique el ejercicio de poderes vetados al resto no nos va a hacer mejore, normalmente será al contrario. Son necesarios contrapoderes, controles sistemáticos del poder, a fin de que no se convierta en un aparto despótico fuera de control.

      Debe existir un equilibrio entre el estado, la sociedad, las minorías y los individuos (que es la minoría más importante). El ultrapositivismo nos ha hecho olvidar que los individuos y las asociaciones tienen capacidad para crear derecho, eso no es un monopolio del estado. El monopolio estatal del derecho equivale a una dictadura de la peor especie.

      Por eso es necesaria gente que ponga en cuestión el entramado cada vez más complejo e incontrolable de unos estados que se retroalimentan consumiendo cada vez más y más recursos y no sólo económicos sino lo que es muchísimo más grave, mentales y espirituales.

  13. SantiArq
    SantiArq Dice:

    ENNECERUS, Le agradezco la generosidad, pero ya vengo bien provisto de reticencias y desconfianzas, sobre todo hacia las promesas de seguridad común y de regeneración capilar, de manera que no se me acaban con los aparatos del estado y me queda alguna para los espontáneos que caen del caballo tan aparatosamente … cuando se muere el caballo. Parece que a este señor se le terminó el contrato y no se le renovó aunque eso, en el fondo, es lo de menos.

    Efectivamente, frente a la natural tendencia del poder a crecer a costa de nuestras prerrogativas, hacen falta límites, controles, mecanismos de restauración y otros disuasorios. Pero, como bien dice, sistemáticos. No iniciativas providenciales que, si un día parecen desarmar al Leviathan, otro pueden atentar a nuestra privacidad.

    Desde luego, deseo que Snowden se libre de las garras del Tío Sam. Tanto como que entre los que manejan nuestra información, pública o privadamente, no abunden los iluminados.

    • Isidro Elhabi
      Isidro Elhabi Dice:

      Hombre SantiArq, sé que en los states no es que anden tampoco para tirar cohetes, y hay desempleo, y cuesta encontrar trabajo, pero porque no te renueven contrato en NSA dudo mucho que alguien revele un secreto de seguridad nacional, hipoteque su futuro, su libertad y arriesgue su propia vida a pena de muerte. A ver si vamos a comparar a un contable cabreado o una mujer despechada con Snowden

Los comentarios están desactivados.