El limbo bancario*

Los estudios comparados sitúan a la banca española entre las más eficientes del mundo. Dispone de modernos y sofisticados sistemas de pagos. Su personal goza de la más alta cualificación. Sin embargo, algunos hechos parecen contrastar con la afirmación anterior. Por ejemplo, fijémonos en el pago de los salarios a través de la banca. Nóminas debitadas en las cuentas de las empresas pagadoras los viernes, son abonadas en las cuentas de los trabajadores beneficiarios el martes. Es decir, y estamos hablando de una misma plaza, se necesitan hasta tres días para mover el dinero de una cuenta a otra. Se tarda más en ejecutar el pago a través del banco que enviando los billetes por mensajero. En una época en la que un tercio de los europeos compra por internet, resulta extraño que la banca necesite varios días para realizar una anotación contable, y me refiero al abono de los fondos al beneficiario de la transferencia, ya que el débito al ordenante lo realiza de modo inmediato. ¿Por qué esta tardanza? Hay que descartar que la causa del retraso sea la insuficiencia de los medios técnicos empleados o la falta de competencia del personal bancario que debe utilizarlos. De hecho se puede, pues las transferencias interbancarias y entre grandes empresas ya se hacen sin tardanza. Los informes internacionales avalan la eficiencia de la banca española. La razón, pues, tiene que ser otra.

El dinero que se transfiere en los pagos de nóminas o por cualquier otro concepto se debita de forma inmediata en la cuenta del ordenante y tarda unos días en ser abonado su importe en la del beneficiario. Pero ¿dónde está el dinero durante la ejecución de la operación? No estando en el lugar de origen, tampoco está en el de destino. Podemos decir que está en tránsito o, mejor dicho, en un lugar apartado en el otro mundo, es decir, en el limbo bancario.

Las nuevas tecnologías han mejorado los sistemas interbancarios. Los sistemas de tarjetas permiten la comprobación en línea de los saldos bancarios. Sin embargo, los plazos que necesita la banca para mover el dinero entre cuentas no se reducen. Y no se reducen porque la banca tiene interés en mantener esos plazos. Generan saldos transitorios de tesorería que pueden ser rentabilizados por cuenta propia. Es lo cierto que la banca obtiene una renta de esos saldos transitorios, y de ahí que prolongue la ejecución de las transferencias mas allá de lo que la técnica actual justifica.

Se hacía necesaria una intervención pública que impusiera la reducción del plazo de las transferencias al mínimo necesario para su ejecución. Recordemos que los sistemas de pagos son las arterias de la vida económica y que los retrasos en las transferencias perjudican la circulación. La medida, como otras muchas que mejoran el sistema financiero, ha venido de una norma europea. La Directiva 2007/64/CE, sobre servicios de pago, incorporada al Derecho interno español por la Ley 16/2009, de 13 de noviembre, fijó un plazo de un día hábil para la ejecución de las transferencias en la Unión Europea. Si bien el banco puede establecer una hora máxima a partir de la cual cualquier orden de pago que reciba la considera recibida el siguiente día hábil. Por ejemplo, que las órdenes recibidas a partir de las 12 horas, dispongan de dos días hábiles para su ejecución.

Con la transposición de la Directiva europea la fecha de abono debe coincidir con la fecha de valor o efectiva, es decir el momento a partir del cual los fondos comienzan a generar intereses. Ya no es posible dejar baldíos unos días los fondos del cliente abonados en cuenta. Pero en el plazo que media entre el cargo al ordenante y el abono al beneficiario, los fondos permanecen en poder del banco del ordenante dándole frutos en el mercado monetario.

Se ha avanzado mucho con la Directiva europea. Pero es una solución incompleta. Se debería hablar de la pronta realización de las transferencias o de su ejecución en el plazo más breve posible. De hecho, en los actuales sistemas de pago media un instante entre el cargo al ordenante y el abono al beneficiario. En la práctica son operaciones simultáneas. De operar de este modo, se reduciría al mínimo el tiempo de espera en esa zona, entre el bien y el mal, que es el limbo bancario.

No se trata de establecer, como ocurre en la vigente normativa, un plazo en el que la banca pueda disponer de los fondos en tránsito, sean los días que sean, a modo de compensación por el servicio. Se trata de fijar un principio que es también un comportamiento: el de mejor prestación de un servicio de mediación en los pagos en interés de la clientela. Cuestión distinta son los precios a cobrar por la prestación de tal servicio. Serán los fijados por las entidades en un régimen de libre concurrencia o, al menos, así debería ser. El cobro indirecto del servicio mediante la rentabilización por cuenta propia de los saldos transitorios perjudica a los clientes y a la economía en su conjunto, al crear un incentivo para retrasar la ejecución de las transferencias.

Los servicios de pagos cuestan a los ciudadanos europeos el uno por ciento del PIB de la Unión Europea, es decir, 130 000 millones de euros al año. La Comisión Europea se plantea incentivar la competencia permitiendo el desarrollo de sistemas de pago por telefonía móvil e internet gestionado por empresas no bancarias, es decir el pago en red. Pero no menciona la necesaria reforma de las cámaras de compensación para que permitan las transferencias en línea, acabando con el limbo bancario.

(*) Esta entrada actualiza la publicada hace más de una década atendiendo a la amable solicitud de los editores de ¿Hay Derecho?.

7 comentarios
  1. KC
    KC Dice:

    Recordemos que los sistemas de pagos son las arterias de la vida económica y que los retrasos en las transferencias perjudican la circulación.

    Este par de líneas estaría muy bien apuntado si no se refiriera a un enfermo con trombosis aguda. Entonces lo de “perjudicar” y “circulación” pierde toda concordancia práctica. La circulación se ha perdido por muchas causas anteriores a la que se refiere el articulista. La principal no haber sido capaces de prever que los trombos existen.

    Saludos.

  2. Cruz
    Cruz Dice:

    Excelente toque de atención, señor Zunzunegui, sobre un asunto que puede pasar bastante desapercibido, así como sus consecuencias.

    Solo apuntar que el decalaje (la diferencia entre fecha valor y contable) en el caso concreto de las nóminas, puede ser de un día incluso entre cuentas de un mismo banco. No solo en el caso de transferencias, sino en venta de acciones o transacciones distintas de pagos en efectivo.

    Cuando las necesidades operativas obligan a trabajar con saldos ajustados por las diferencias entre plazos de cobro y pago, el más mínimo retraso puede conllevar un descubierto. Viendo que la rentabilidad actual de una cuenta, para el cliente, se encuentra en torno a un 2% TAE y que el descubierto le supone al banco una media del 26% TAE (sin contar gastos de reclamación) no cabe duda de que los incentivos para eliminar el decalaje son mínimos. Entre comisiones visibles e invisibles la banca siempre gana.

  3. Fernando Zunzunegui
    Fernando Zunzunegui Dice:

    Muchas gracias por el comentario KC. Hoy toca hablar dela circulación del dinero y a sus anomalías, sin quitar importancia la riesgo sistémico que se ha materializado con el bloqueo del crédito.
    En efecto Cruz, tras la entrada en vigor de la Ley de servicios de pagos las transferencias se abonan en D+1. No obstante, si el pago de la nómina se ordena el viernes tras la hora de corte, se considera día D al lunes y el abono tiene lugar el martes.
    Respecto a las compraventas de acciones, se realizan en D+3, a través de Iberclear y el Banco de España, en un proceso de entrega (de valores) contra pago (de efectivos). No obstante los bancos anticipan la liquidación pero con una diferencia: cargan en cuenta a los compradores en D, y abonan a los vendedores en D+1, con lo que disponen del saldo transitorio durante un día.
    El tema de los descubiertos y el cobro de penalizaciones da para otro artículo. En Francia han modificado la Ley para poner coto este tipo de abusos, fijando comisiones máximas.

  4. Jaime de Nicolás
    Jaime de Nicolás Dice:

    Muy interesante, lo cierto es que la razón de que tarden tanto es simplemente que les interesa a los propios bancos, técnicamente es perfectamente posible. Si saco dinero de mi cuenta en un cajero, el apunte es instantáneo, y no solamente eso, me dan dinero en efectivo. Y si hago un traspaso con banca electrónica entre cuentas de la misma entidad, es también instantáneo.

    Es más, si voy a un cajero de BBVA a sacar dinero de una cuenta del Banco Popular, también el apunte es instantáneo y me dan el dinero, con la comisión correspondiente.

    Luego se puede hacer instantáneo perfectamente. No se hace por algo llamado abuso bancario. Otro.

  5. O,Farrill
    O,Farrill Dice:

    Es evidente que buscarán todas las posibilidades para rentabilizar al máximo sus operaciones y para ello sirve el limbo bancario a que alude el autor. Hay que tener en cuenta que, en la práctica, las grandes corporaciones son parte del sistema político en formas de “yo te doy, tu me das”. ¿Porqué debo pagar mis facturas o impuestos o multas sólo a través de los bancos (de determinados bancos además)? Lo mismo ocurre con las telecomunicaciones y la imposición de realizar todas las gestiones a través de operadores determinados. Falta la reforma de las corporaciones económicas y financieras y sus regímenes de oligopolios. Si recordamos en la etapa de Zapatero una reunión en Moncloa donde junto al presidente del gobierno se sentaban los representantes de estos grandes grupos ponía “Gobierno de España” . Más claro……

  6. Alfonso
    Alfonso Dice:

    Perdón por comentar tan tarde, es que he descubierto este blog hace poco y no tengo mucho tiempo para leer. Pero gracias por decir, alto y claro, lo que todos sabemos desde hace tiempo.

    No obstante, se les ha olvidado el otro gran “invento” que encarece los costes de las transferencias bancarias: los porcentajes aplicados sobre el importe de la operación.

    En estos tiempos que corren, es absolutamente ridículo que sacar dinero de un cajero de otro banco, o hacer una transferencia de un banco a otro tenga un cargo proporcional a la cantidad que se transfiere. El mecanismo de transmisión entre bancos es electrónico, y cuesta exactamente lo mismo transferir 1 euro que un millón, la cifra a transferir es parte de un registro que tiene el mismo tamaño, y cuesta lo mismo transmitir, independientemente de la cantidad. Las transferencias no mueven nada físico, y por tanto no cuestan más o menos según la cantidad a mover.

    La banca empezó siendo un negocio donde uno dejaba su dinero para que se lo guardaran y recibía un pequeño interés a cambio. El banco entonces prestaba el dinero a otros, cobrándoles mayor interés del que daba a los depositantes. La diferencia menos su riesgo y sus costes de operación eran sus beneficios. El banquero ofrecía servicios a sus depositantes para atraer más dinero a su banco y así poder prestar más.

    O así debería haber sido pero hace ya muuucho tiempo que no es así: la banca es un negocio donde el banquero busca cualquier excusa para aumentar su beneficio, incluyendo comisiones absurdas por operaciones que para el banco no tienen ningún riesgo y ningún coste. Eso sí, todos ellos de acuerdo para que no puedan competir.

    Es como si mañana todos los buscadores de internet se pusieran de acuerdo para cobrar las búsquedas y ofrecer todos los mismos resultados. Adiós a la innovación y a la mejora.

    En un mercado “teórico” (de los que no existen, creo, y menos en la banca) los bancos competirían ofreciendo servicios a sus clientes para conseguir que les dejen su dinero. En su lugar, todos ofrecen los mismos servicios y con los mismos costes. Y para qué cambiar nada, si están así muy a gusto.

  7. BBVete
    BBVete Dice:

    El pasado domingo 01 Junio realiza una transferencia online desde el BBVA al Banco Popular. El dinero salió de mi cuenta del BBVA. Hoy dia 04 Junio a las 15:02 aún no ha sido depositado en la cuenta del Banco Popular. Los pagos que debería de haber realizado. Se están retrasando por la ineficiencia de alguien. Siempre habrá alguna justificación, habitualmente la culpa es de los servidores.
    Madre mia, 3 días para una transferencia nacional. Y encima algunos en este país presumen de eficiencia bancaria.

Los comentarios están desactivados.