El Gobierno cumple su promesa electoral y baja impuestos.. a algunos.

 

Debo confesar que no he leído el programa electoral del Partido Popular para las pasadas elecciones generales de noviembre de 2011. Pero si creemos lo que dicen los medios de comunicación, los portavoces de los partidos de la oposición e incluso algunos eminentes miembros del propio PP, está siendo clamoroso el incumplimiento por el Gobierno de Mariano Rajoy de las promesas electorales que hicieron a los españoles que les votaron masivamente en aquellas elecciones.

 

En particular se le echa en cara al Gobierno no sólo no haber bajado los impuestos, sino hacer todo lo contrario, pues, efectivamente, no sólo ha incrementado los tipos de gravamen de las figuras impositivas ya existentes y resucitado alguna figura en desuso, sino que ha creado cuantas nuevas se le van ocurriendo a su fértil ingenio recaudador de fondos de los ciudadanos. ¿De todos? No, porque en la vida real, como en los álbumes de Astérix, también hay una aldea de irreductibles galos que resiste todavía y siempre al invasor.

 

Allá para finales de 2012, mediante la Ley 7/2012, de 29 de octubre se modificó el artículo 108 de la Ley del Mercado de Valores. Ese artículo, que declara la exención de tributación indirecta en la transmisión de valores y participaciones en sociedades, excluye de dicha exención, y, por tanto, somete a tributación, aquellas operaciones que encubran una transmisión de bienes inmuebles, para evitar que, mediante el negocio explícito de transmisión de participaciones o acciones, se oculte una transmisión subrepticia de bienes inmuebles eludiendo el pago del Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales. Uno de los motivos de la reforma de octubre de 2012 fue incluir en la exención la “transmisión empresarial” de valores, aunque dicha transmisión conllevase  la transmisión indirecta de bienes inmuebles, operación que antes de octubre tributaba por el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales. Una medida muy oportuna para dejar de pagar el Impuesto, en su modalidad de Transmisiones Onerosas, si los Bancos vendían sus participaciones en las “sociedades de gestión de activos”, es decir, las sociedades que los Bancos han ido creando para traspasarles los activos inmobiliarios que habían ido adquiriendo en procesos de ejecución hipotecaria o de daciones en pago, en el marco de las denominadas “operaciones de reestructuración bancaria”.

 

En realidad ni siquiera hacía falta para ello acudir a la reforma del artículo 108 de la Ley del Mercado de Valores, pues ya en la Disposición adicional Cuarta del Real Decreto-Ley 24/2012, de 31 de agosto, se declaraba sin aplicación el artículo 108 a estas operaciones de “reestructuración bancaria”; precepto que ha sido posteriormente trasladado al artículo 8.2 de la Ley 8/2012, de 30 de octubre.

 

Como se ve, no sólo un escudo protector antiimpuestos, sino dos; pues, ya que hablamos de galos y romanos, todo el mundo sabe, desde el sitio de Alesia por Julio César, que dos empalizadas siempre aseguran la defensa mejor que una sola.

 

¿Cuántos impuestos ha “perdonado” el Gobierno al sector bancario con esa medida? Poco a poco vamos disponiendo de datos. Así, recientemente, la prensa ha dado cuenta de la proyectada venta por Caixabank (La Caixa) del  51% de su sociedad de gestión de activos (Servihábitat) por unos 189 millones de euros. Esta operación sigue a otras, como la de Bankia (90 millones de euros) o Catalunya Caixa, según informa la noticia. Para hacernos idea de la rebaja de impuestos del Gobierno, y centrándonos sólo en la operación de La Caixa, teniendo en cuenta que, conforme al artículo 108 de la Ley del Mercado de Valores la base imponible es el “valor real” de los inmuebles, la base del ITP hubiera alcanzado unos 189 millones, o más, si los servicios de valoración de las correspondientes CCAA hubieran revisado los valores al alza, como es práctica habitual, según unos ilusorios “valores reales”. En cuanto al tipo de gravamen, dependería de la Comunidad Autónoma de que se tratara, oscilando entre el 7% la más baja y hasta el 10%.

 

Así pues, la cantidad dejada de ingresar en las arcas públicas en la operación de La Caixa no bajaría de 15 millones de euros y podría superar la cifra de 18 millones de euros, que no es poca cantidad, y que se habrá evaporado por obra y gracia de nuestro Gobierno rebajador de impuestos.

 

La cosa es aún más llamativa si tenemos en cuenta que en los últimos tiempos se han ido elevando los tipos en casi todas las CCAA; y concretamente en la Comunidad donde Caixabank tiene su domicilio social se acaba de subir, a partir del 1 de agosto, con la característica estivalidad y alevosía de los regímenes de dudosa actitud democrática ante los ciudadanos, el tipo impositivo por la transmisión de inmuebles con carácter general a nada menos que el 10% (, impuesto que debe pagar todo ciudadano catalán, por modesto que sea, que quiera comprarse una vivienda para cobijarse él y su familia.

 

Así que, después de todo, resulta que el Gobierno sí ha cumplido su promesa electoral de bajar impuestos. Bueno, al menos los de algunos. Los de los de siempre, ya saben: los irreductibles galos que poseen la poción mágica que les da una fuerza irresistible… hasta para el Gobierno.

3 comentarios
  1. JJGF
    JJGF Dice:

    Un lujo volver a ver por aquí a JMorote, después de meses echando de menos sus escritos.
    En cuanto al contenido del post, poco que apostillar, salvo que nos hubiera sorprendido ver a este gobierno “duro con las espigas, y blando con las espuelas” ser firme y duro con los poderosos y flexible con quienes no lo son, con las clases medias.

  2. Francisco de la Torre
    Francisco de la Torre Dice:

    Jesús Mª: la reforma del artículo 108 de la Ley del Mercado de Valores es una petición tradicional de los asesores fiscales (AEDAF, por ejemplo). Tiene bastante sentido, porque la redacción anterior impedía operaciones que tenían sentido y no se podían hacer simplemente por razones fiscales. Por ejemplo, una ampliación de capital de una sociedad que tiene inmuebles pero está muy endeudada. Es posible que tenga que pagar más impuestos por esta norma que el capital que se amplía. Ampliar capital en una sociedad que tiene inmuebles por valor de 100 millones de euros y deuda por 105 para equilibrar el balance y sobrevivir, te puede costar 8 millones. En la práctica no se recaudaba casi nada, simplemente porque las operaciones dejaban de hacerse.
    Irónicamente, esta petición de los asesores, en mi opinión razonable, no se incluyó en el programa del PP. Seguramente, por esa razón, en la ley anti-fraude 8/2012 cambiaron el precepto. Sí en una ley anti-fraude.
    La banca ha sido la principal beneficiada, pero no es nada comparado con las ayudas directas, ya llevamos 38.000 millones de euros a fondo perdido, la creación de la SAREB o banco malo. El régimen fiscal especial de la SAREB también ha tenido un coste. El último grito parece que serán los DTA: Deferred Tax Assets, el Estado avalará a la banca con 50.000 millones más…
    En fin, tienes razón, creo que la norma es razonable, pero del festival se subidas de impuestos no nos hemos librado ninguno. Como en el casino, parece que la banca siempre gana, aunque en el caso que expones, por una vez, era razonable.
    Gracias por el post.

  3. FBR
    FBR Dice:

    Nada, esto son más paladas de tierra en el tema de las Cajas de Ahorro. Hay que tapar agujeros al precio que sea, no vaya a ser que se descubra quienes los han hecho y cuan profundos son.
    Estaría bien que algún día les dedicaran un artículo al proceso de fusión de las Cajas, y la urdimbre legal que sirvió de andamio.

Los comentarios están desactivados.