Por qué no soy nacionalista

Ser nacionalista en territorios donde se ha constituido en ideología ambientalmente dominante tiene indudables ventajas. Permite sentirte asimilado e integrado, apaciguar la inseguridad ancestral de la persona solitaria, que encuentra alivio cuando por fin se siente acogido en la tribu. El nacionalismo, además, como cierto tipo de plantas, no permite que crezcan sentimientos identitarios diferentes a su alrededor. Todo ha de ser asimilado y normalizado, y lo que sobreviva ha de hacerlo de forma subterránea, en la clandestinidad.

La integración en la tribu nacionalista tiene además ventajas adicionales. Los pecados del nacionalista lo son menos ante sus conmilitones. Una buena bandera permite tapar muchas vergüenzas, como vemos en el caso de CiU y Artur Más.

Con tantos incentivos se puede comprender la dificultad de apartarse de esa corriente tan avasalladora. Especialmente para las personas que han crecido en ese ambiente como los jóvenes en Cataluña y País Vasco. Sin embargo es posible. Yo soy la prueba.

Muchos me preguntan por qué, habiendo nacido yo en Bilbao y proviniendo de una familia euskaldun y nacionalista vasca, decidí no seguir esa moda. Que cómo es posible que habiendo sido criada y educada en ese ambiente abertzale donde sólo hay una única verdad y todo lo demás es intolerable e inaceptable, hoy el nacionalismo vasco esté en las antípodas de mi ideología.

Para empezar debo explicar que nací en los últimos años de la década de los 80. Cuando ETA perpetraba sus más sangrientos asesinatos y la mayoría de la sociedad vasca seguía anestesiada y miraba hacia otro lado. Todavía tenían que pasar muchos años hasta que el asesinato de Miguel Ángel Blanco despertara a la sociedad de su cruel y aletargado silencio. Recuerdo que desde pequeña me invadía una curiosidad casi enfermiza que me hacía preguntarlo todo, también sobre ETA y recuerdo que mis padres trataban siempre de cambiar de tema, no darle importancia; quizás no fuera fácil explicarle a una niña pequeña que en su propia tierra, entre sus vecinos, se encontraban terroristas sanguinarios que asesinaban indiscriminadamente a todo aquel que no pensara como dictaba su doctrina, que en parte se compartía. Pero es esa curiosidad, ese afán de comprender, lo que me hizo libre y, por tanto, me desvió.

Siendo ya más mayor y siendo consciente de qué clase de individuos eran aquellos que se hacían llamar gudaris (soldados vascos) y que afirmaban luchar por la libertad de la patria vasca, sentí un asco y una decepción terribles. Pero peor fue saber que tanta y tanta gente los apoyaba con su silencio cómplice. Mi familia nunca estuvo de acuerdo con la violencia para conseguir la independencia; la mayoría de ellos son de derechas, del PNV, lo que los abertzales llaman despectivamente ‘el nacionalismo burgués’; otra parte de mi familia, en cambio, es abertzale, de izquierdas. Mi familia pertenece a esa gran masa de la sociedad vasca que no estando de acuerdo con la violencia, jamás alzaron la voz por si acaso les pasaba algo, por miedo, por vergüenza, por comodidad. Ese silencio cómplice que daba alas a los terroristas para creerse dueños y señores de una tierra que es de todos, no suya.

En el colegio la situación era parecida. Un colegio católico, nacionalista vasco, donde nos enseñaban a amar al País Vasco, perdón, Euskal Herria, y a mirar con ojos recelosos hacia España, ese país cercano y lejano al mismo tiempo, que un buen día, con todo su poderío militar, ocupó nuestra tierra y aquí seguimos después de los siglos. Eso nos venían a contar en resumidas cuentas. Todavía recuerdo las clases de Geografía. Esos mapas del País Vasco, el mapa político, el de los montes, el litográfico, todos ellos con sus siete provincias, no tres. Hasta que llegué a la adolescencia estaba convencida de que el País Vasco estaba formado por las provincias de Vizcaya, Guipúzcoa, Álava, Navarra, y las tres provincias del sur de Francia. Así me habían enseñado en el colegio y así me lo habían confirmado en casa.

En el instituto las cosas no eran diferentes. La Guerra Civil española era explicada en las clases de Historia desde una perspectiva tan deformada que nos daba la sensación de que fue una guerra entre españoles y vascos; realmente parecía que más allá de las fronteras vascas no hubo bombas, ni fusilamientos, ni nada. Todo se lo llevó nuestra pobre Euskal Herria.

A Geografía e Historia habría que sumarle las clases de literatura, que eran más de lo mismo. El folklore vasco, las canciones vascas, los cuentos tradicionales vascos y las danzas vascas estaban bien presentes en cualquier fiesta de colegio, barrio o ciudad; de las tradiciones españolas nunca había ni rastro.

Cuando un niño se cría en ese ambiente, termina por amar con un tipo de amor patológico su tierra y a aborrecer lo demás, especialmente si ‘lo demás’, como le han contado, ha intentado destruir aquélla patria.

Sólo la cultura, los libros, los viajes, pueden ayudar a ese niño a ver más allá de sí mismo, a comprobar que no todo es como le contaron, que no todo es blanco y negro y que lo demás, lo que tanto le enseñaron a odiar, en realidad no es así.

Los hay que se quedaron atrás, que no quisieron despertar de ese sueño utópico de la Euskal Herria herida que algún día se levantará y será un país bello de color verde, con sus prados llenos de aizkolaris y harrijasotzailes, donde la gente será más feliz, vivirá más años y los niños ya no estarán oprimidos.

Seguir los dictados del nacionalismo vasco es lo más cómodo, apoyarlos activa o pasivamente, y no llevarles la contraria para ser aceptado en la sociedad vasca como uno más. Eso es lo fácil.

Lo difícil es decir NO, no querer ser engañado, no asumir su verdad como la única de las posibles, no querer pertenecer al rebaño que ciegamente sigue al pastor. Muchos nacionalistas por eso reaccionan con tanta hostilidad ante la famosa frase de Pío Baroja “el nacionalismo se cura viajando”. Reaccionan así porque saben que es cierto. Porque saben que viajar, leer, preguntar, conocer otras culturas, otras gentes y otras ideologías, tener altura de miras y no dejarse influir, ayuda a no caer en las garras del nacionalismo, a no aceptar una sola idea como una verdad única y absoluta, a ser más libre. En toda persona existe una semilla de libertad y un afán de comprender la realidad sin delegar en otros guías, en los brujos de la tribu, toda explicación. Lo honesto, aunque no sea lo más cómodo, es dejar que esa semilla y ese afán crezcan. Y por eso mismo yo no soy nacionalista.

106 comentarios
  1. Luís Pérez
    Luís Pérez Dice:

    Interesante y valiente exposición la que nos hace la autora de este artículo, sobre como un ambiente atemorizado y alienado puede anular la capacidad de pensar de cada persona.

    Pero desgraciadamente es un problema que, con otros tintes, es bastante generalizable. La realidad no suele ser simple y si queremos cambiarla, primero hay que comprenderla. Además se trata de tener criterio propio y no mero seguidismo a lo que dice tal o cual partido, empresa o grupo de comunicación.

    No tendremos una auténtica democracia sin una ciudadanía capaz de pensar por sí misma.

    Recomiendo este artículo: http://www.otraspoliticas.com/politica/la-responsabilidad-de-pensar

    • Lexuri
      Lexuri Dice:

      Efectivamente, Luis. Por eso digo que aunque la manipulación sea generalizada, cada persona debe tener un criterio propio, no dejarse influir, saber dónde está el límite, documentarse, etc. Si la gente reflexionara más, si pertenecer a “las mayorías” no fuera tan cómodo, tan fácil, la situación sería muy distinta a la que es. Gracias por el artículo que has añadido, me ha parecido muy interesante.

  2. Esaú Alarcón
    Esaú Alarcón Dice:

    Valiente, muy valiente. Mi más sincera enhorabuena. La lectura de este post me ha dejado un inquietante poso de desazón pues esa misma educación en el odio es la que ha imperado en Cataluña desde que Pujol pactó con Aznar no “hacerse daño” en materia educativa y, de ese modo, no recurrir al TC la ley de normalización lingüística. Una verdadera pena…

  3. Julen
    Julen Dice:

    Me ha encantado Lexuri, mucha gente hemos pasado por esta situación, esa misma educación (hasta en colegios no nacionalistas como el mío), ese mismo silencio. En mi caso hasta que no me fui a vivir fuera una temporada no me di cuenta de todo lo que estaba dejando de hacer o decir por culpa del nacionalismo. Muy bueno, lo comparto!

    • Lexuri
      Lexuri Dice:

      Muchas gracias por tu comentario, Julen. La verdad es que los jóvenes que nos hemos criado en ese ambiente, con esas ideas presentes siempre en nuestro entorno, no nos ha sido nada fácil despegarnos del rebaño y llevarles la contraria a los nacionalistas. Un fuerte abrazo.

  4. Jesús Casas
    Jesús Casas Dice:

    Yo sólo puedo dar las gracias a todos los no nacionalistas que viven en territorios dominados por nacionalistas por su valor, como en el caso de la extinga Gesto por la Paz, de Convivencia Cívica Catalana, etc., pero también a todos los ciudadanos que mantienen una postura y un criterio independiente basado en su conciencia contra viento y marea. El valor, como en la “mili” puede suponerse o demostrarse. Sólo el segundo es valor verdadero y lo que dice la autora: no seguir al rebaño, no danzar con la tribu, no dar por hecho nada sin pensarlo y crearnos un criterio propio, es el valor de ser libres no sólo contra el fanatismo, sino contra la genética, la antropología y la sociología que nos empujan a estar calentitos dentro de un grupo porque fuera, en la libertar individual, hace frío y duele.

    • Lexuri
      Lexuri Dice:

      No podría estar más de acuerdo contigo, Jesús. Eso es lo difícil, salirse de ese “rebaño” donde hace frío y duele, como tú bien dices. Personalmente lo que me da pena es que haya más vascos y catalanes que compartan esta forma de pensar, pero que no se atrevan a alzar la voz, dando así vía libre a los nacionalistas que de esa forma pueden campar a sus anchas sin que nadie les pida responsabilidad alguna. Un saludo.

  5. Hernando Martínez Herrero
    Hernando Martínez Herrero Dice:

    Brillante y a la vez emocionante reflexión. Después de tres décadas de educar a los jóvenes vascos y catalanes en esta ideología, no puede extrañarnos que el independentismo esté hoy tan crecido. A esos jóvenes, ¿le enseñaron en las clases de historia las consecuencias funestas de los nacionalismos en la historia reciente europea?. Apuesto a que no

  6. Juan Gómez
    Juan Gómez Dice:

    Un canto a la libertad y a la valentía, ante los que quieren convertirnos en parte de rebaños y tribus. Somos ciudadanos del mundo y no peleles en manos de grupos con intereses propios, que buscan crear sociedades donde ellos serán la élite. Chapeau Sra. Lexuri.

  7. Jesús Casas
    Jesús Casas Dice:

    Una amiga de Barcelona a la que he recomendado el post me manda una foto de su balcón con la bandera de España el 11 de Septiembre de 2013. No puedo copiarla aquí. Debo decir que no se trata de una persona “radical de derechas” sino de una abogada de primer nivel, de una persona moderada y civilizada. Una heroína, vamos.

    • marc
      marc Dice:

      Y porqué la saca el 11s? Para provocar? Yo no saco mi bandera (sea la que sea) el 12 de octubre o en cualquier otra festividad que no sea la que yo siento. Muy a mi pesar, y siempre respetando las ideologías de los demás, me parece que es sencillamente ir a tocar los huevos y no alegar a la libertad de expresión.

      Por poner otro ejemplo, si yo soy del Madrid, no me voy a plantar en el camp nou con una bandera y la camiseta de mi equipo cuando el Barça gana la liga, porque no toca. Soy libre de presentarme a su fiesta vestido como me de la gana, pero es ir a tocar los huevos y buscar problemas. Con las banderas ocurre lo mismo. Si el 11s es la fiesta de los catalanes pues que la disfruten los catalanes. Me parece fuera de lugar sacar a pasear las banderas cuando no tocan.

      Más respeto es lo que hace falta y aprender cuándo hay que hacer las cosas.

      Un saludo

    • Le Charnegois
      Le Charnegois Dice:

      Marc, hijo mío. No será por la cantidad de esteladas que hay, no sólo el 12 de Octubre, sino todos los santos días en los balcones de Barcelona. Pero claro, eso no es provocar ¿verdad? Porque es la marca del rebaño y es lo que toca. Seguro que un brasileño pone la bandera de Brasil el mismo 12s y a tí te parece hasta bien.
      Quizás hay gente en tu pueblo, y más que la que crees, que se siente ofendida por las esteladas y lo que ellas representan, porque no se siente nacionalista. Y no pueden alzar la voz. ¿No tienen derecho ellos a poner la banderita que les salga de los mismísimos en sus propias casas?
      Anda, léete de nuevo el texto de Lexuri, a ver si te entra.

  8. Chimo Calvo
    Chimo Calvo Dice:

    Gracias por explicar tan claramente lo que muchos pensamos y no sabemos como contar.

    Una vez lei que alguien dijo que “El nacionalismo es una enfermedad que se cura viajando”.

    Educación, apertura de mentes, lecturas, confrontación de ideas, escuchar, compartir…en fin, todo eso que los “radicales” detrás de las banderas del color que sean intentan evitar por todos los medios.

    Gracias otra vez.

    • Lexuri
      Lexuri Dice:

      Gracias a ti. “Educación, apertura de mentes, lecturas, confrontación de ideas, escuchar, compartir” todo eso que mencionas en tu comentario, es lo que temen los nacionalistas. De ahí que se hayan atrevido a meter la mano en la educación de una forma tan clamorosa. Un saludo.

  9. Juan
    Juan Dice:

    Emociona leer este artículo. A día de hoy es difícil entender como los sucesivos gobiernos permitieron que la educación en manos de los gobiernos nacionalistas alentara el odio y la manipulación, hasta llevarnos al punto en el que estamos. Nunca debió cederse la competencia en educación.

  10. Chimo Calvo
    Chimo Calvo Dice:

    Perdón, obviamente me refería que una vez que lei la frase de Pio Baroja, que menciona la autora, me quedó grabada como una de esas sentencias que en cinco palabras desmontan mentiras que llenan libros y mentes cerradas.

  11. Alfonso
    Alfonso Dice:

    Continúa sin defraudarme este blog… brillante y muy bien expuesta la opinión. Tengo que decir que siendo vasco de nacimiento, no siendo vasco ninguno de mis progenitores (uno de ellos de hecho no es ni siquiera español), y no habiendo estado en el País Vasco lo suficiente como para vivir la situación que se describe en el artículo, creo que puedo aportar algo a la reflexión.
    El nacionalismo entendido como la conservación de unas señas de identidad comunes, las que sean (idioma, costumbres, etc) no tiene nada de malo. Incluso es bueno: es enriquecedor para todos, proporciona diferentes puntos de vista y nos hace apreciar el valor de la diferencia, y al mismo tiempo nos da una perspectiva sobre de dónde venimos. Nos hace ser mejores en suma.
    El nacionalismo entendido como un mecanismo de exclusión, reclusión, manipulación o discriminación ha sido el cáncer del siglo XX y parece que va a seguir siéndolo en el XXI. Por si no hubiéramos tenido ya bastante con la religión.
    Porque yo en realidad lo que quiero es ser sueco para algunas cosas. O alemán para otras. O brasileño, según en cuáles. Y catalán. Y gallego. Y también quiero ser español. Es terrible que se enseñe a niños la idea de que cierto conjunto de costumbres, lugares o formas de vivir son intrínsecamente mejores que otras por el hecho de practicarse en ciertos lugares restringidos geográficamente. O que son nuestras y exclusivas. Es simplemente absurdo. Discriminar -o favorecer- a colectivos en base a su filiación cultural sólo lleva a limitar nuestras opciones y empobrecernos. En todos los sentidos. Esto sería lo primero que los catalanes en una Cataluña independiente empezarían a notar: sus instituciones educativas, su hacienda, sus servicios públicos, su infraestructura o su industria serían seguro más catalanas, pero no desde luego mejores.
    No veo absolutamente ninguna ventaja para los catalanes en una Cataluña independiente de España. Sin embargo, parece que la educación y las maniobras políticas -de uno y otro bando, todo hay que decirlo- han hecho llegar a la voluntad popular a un punto donde una parte significativa de la población lo cree así. No se cuánta realmente, pero lo cierto es que relevante.
    ¿Es la única salida razonable dejar que expresen esa voluntad? ¿Y cumplirla, incluso si pensamos que es equivocada? Parece que sería escoger el mal menor, ya que sería mucho peor no atender esas demandas. Aunque también sería confiar en la inteligencia de los individuos que votan, algo que por lo que parece se está trabajando muy duro para anular desde todos los frentes.

    • Lexuri
      Lexuri Dice:

      Gracias por tu comentario, Alfonso. Me ha parecido muy interesante y clarificador lo que dices sobre el nacionalismo: la parte buena que tiene y la mala, la que nos enriquece y la que nos discrimina. Muchas gracias por tus palabras. Un fuerte abrazo.

  12. Batistuta
    Batistuta Dice:

    Me váis a permitir que discrepe, pero parece que aquí se está diferenciando al nacionalismo vasco/catalán del español, y yo no veo la diferencia.

    No veo por qué, en palabras de “Jesús Casas”, alguien que saca una bandera española al balcón es una heroína, pero en cambio está bien criticar a los que hacen lo propio con la catalana.

    Por supuesto que las llamadas al patriotismo sirven para esconder temas más graves. El caso de ETA es claro y sangrante. Pero también hay casos gravísimos de crímenes cometidos en el nombre de la unidad de España.

    En definitiva, me da miedo que detrás de cada “yo no soy nacionalista” haya un “yo no soy nacionalista – pero a mi España que no me la toquen”.

    • Lexuri
      Lexuri Dice:

      Nadie critica que se saque la bandera catalana o la ikurriña. Si lees detenidamente el artículo verás que la cuestión es más grave y va mucho más allá de un simple trapo de colores que es al fin y al cabo lo que es una bandera. El comentario anterior al tuyo, el de Alfonso, también te aclarará este asunto del nacionalismo. Gracias y un abrazo.

    • Jesús Casas
      Jesús Casas Dice:

      Batistuta, yo no soy “Jesús Casas”, sino Jesús Casas Robla, para ser más precisos. No tengo nada que esconder detrás ed un heterónimo. Si la cuestión fuera al revés, si el rebaño sacase banderas españolas para excluir diría que la heroína es la que saca su señera a la ventana, pero no es el caso. Alfonso lo ha expresado estupendamente: distinguirse inclusivamente, vale; distinguirse excluyentemente, no vale. Llámalo como quieras, pero yo no veo diferencia ninguna entre las juventudes hitlerianas, las estalinistas o las khomeinistas. Tal vez a ti no te hayan hecho cantar el Cara al Sol en el cole, pero a mi me da lo mismo que me hagan cantar eso o “Els Segaors” o la traviata: la gente tiene derecho a cantar o callar por su libérrima decisión personal. Lo que digo es que si eres del Atlético de Bilbao tienes que poder gritar “aúpa Atléti!” aunque estés en el fondo sur del Bernabéu, a ver si con esto se me entiende.

    • Javier Cons García
      Javier Cons García Dice:

      Batistuta, este comentario tuyo no es una discrepancia; es una puntualización.
      Y además, a mí me parece una puntualización particularmente oportuna y sugerente, porque es un estímulo para dar un paso más tras el que nos ha expuesto Lexuri de modo tan emocionante.
      ¿Cuando alguien se aparta de, o se opone a, los nacionalismos en reivindicación de independencia, qué pretende en realidad: defender el nacionalismo mayor del que forman parte política los que se reivindican, o trascender de verdad un concepto que debemos superar a todos los niveles?.
      Cada uno de los que entran en este debate debería hacerse esa pregunta y tratar de responderla con auténtica introspección personal. Auténtico afán de descubrir la verdad interior de cada cual.
      Yo considero que los nacionalismos fueron un instrumento político y social de enorme importancia y gran capacidad de transformación de las sociedades primitivas, pero que ya pertenece, sin remisión, al pasado. Ahora, en la sociedad global, ya estamos en otro nivel.
      Fueron instrumentos políticos más que necesarios, imprescindibles para forjar sociedades libres, avanzadas, prósperas, respetuosas de la Ley y feraces, en el sentido de capaces de facilitar a sus ciudadanos la adecuada protección a su dignidad esencial como personas libres. Aunque muchas experiencias ferozmente nacionalistas no hayan transitado precisamente por ese camino.
      Pero en la tarea histórica de avanzar en la proclamación y defensa de los Derechos Humanos, los nacionalismos han sido imprescindibles en el pasado. No era posible avanzar en esa dirección para toda la Humanidad a la vez. Ni siquiera para toda Europa a la vez. Cada nación tuvo que encontrar su propio camino hacia ese ideal. Se comprende en seguida, analizando lo que ha pasado en nuestra Historia, que ese progreso no era una tarea posible sin comprometer en ella al propio Estado. Sin ese ingrediente político-jurídico no se podía avanzar. Era inviable.
      Pero ahora, en el siglo XXI y con las posibilidades tecnológicas que nos convierten ¡por fin! en un único pueblo, es la hora de traer ya al primer plano la ilusión que expresó Rainer María Rilke con su conocida frase: LA PATRIA DE TODO HOMBRE DECENTE ES LA HUMANIDAD.
      Y la única experiencia política digna de figurar en el camino de esa decencia es el proyecto de la Unión Europea, que tiende a ir desmontando los nacionalismos de todo lo posible (soberanía, fiscalidad, normativa…) para ir construyendo una entidad supranacional verdadera receptora de la soberanía y con vocación decididamente expansiva, pero sin privar a los nacionalismos de sus valores culturales y emocionales propios, que son un tesoro a conservar, pero sin que de él se derive ninguna desigualdad ni ninguna discriminación a los foráneos.
      Quien esté, de veras, en esa tarea de Futuro de nuestra especie, no tiene que explicar a nadie, ni que justificar, porqué no es nacionalista. Javier Cons

    • Manu Oquendo
      Manu Oquendo Dice:

      Apreciado Batistuta.

      Por supuesto que puedes ver o no ver lo que te parezca. Pero comparar el nacionalismo catalán, vasco o andaluz con el español no se compadece con la realidad.
      Supongo que cuando lo dices es que nunca te lo han explicado o que no lo has querido ver.

      Ayuda bastante leer nuestros libros viejos para en ellos encontrar hace más de 400 años la palabra español sin tener que por ello destruir a nadie de las diferentes tribus de nuestra geografía.

      Por ejemplo el librito de un soldado sin estudios Bernal Díaz del Castillo que acompañó a Cortés desde Cuba a Yucatán y de allí hasta la capital Azteca y la tierra de los Tarahumara, la grandiosa y bella Sierra Madre.

      Lo traigo a colación porque no era un cronista oficial y lo escribió cabreado al leer lo que el llama “las patrañas de los cronistas oficiales”.

      Es un gran libro para cualquiera de nosotros por su autenticidad e independencia: “Historia verdadera de la conquista de la Nueva España”

      Una de las cosas que llamaría la atención a mucha gente deficientemente educada actual (daño causado a conciencia por sus amos de la “Autoctonía” de turno como bien dice Lexuri en su gran artículo y hemos sufrido muchos otros en nuestras familias) es la naturalidad con la que Bernal, a sus 84 años, llama “españoles” a todos los miembros de la partida en la cual, en contra de la leyenda hoy propagada, había catalanes y así los denomina al igual que a los vizcaínos, castellanos, navarros, valencianos, leoneses, etc. Españoles todos.

      Es más, hay que recordar que el Reino de Granada, 4 de las provincias de la hoy Andalucía, era Castilla entonces tras la caída de Granada. Por tanto los que él llamaba “andaluces” lo eran de la Sevilla, Huelva, Córdoba o Cádiz.

      Pero, al grano, ¿por qué son diferentes:

      Porque España integra y respeta, mientras PNV, ERC, Bildutarras y CIUtarras desintegran, cultivan el odio y la distancia desde la infancia y practican la ingeniería social obligando a otros a asumir las identidades y lenguas que ellos han diseñado como instrumento de exclusión y marcaje de sus rebaños.

      Por eso no deja de ser una osadía sin el menor fundamento el equiparar un sentido de la patria mayor moderado con la negación de derechos que –con auténtico matonismo y falta de respeto– cultiva, por ejemplo el Sr. Mas, incumplidor de leyes y sentencias con daño grave a cientos de miles de críos en cuyas familias la lengua es el español.

      Supongo que sabes que de acuerdo con los propios datos de la Generalitat son hispano parlantes unos 3.3 millones y catalán-parlantes (lenguas del hogar) 1.9 millones. Mayores de 15 años en ambos casos y datos del 2008.

      ¿Te parece lógico que se promueva el fracaso escolar de los hijos de la mayoría en aras de un programa ideológico de dominación?

      Todo lo anterior de informes Públicos de la Generalitat y fuentes documentales verificables y sobradamente conocidas.

      Saludos cordiales

    • Deus ex Machina
      Deus ex Machina Dice:

      Sí señor Manu Oquendo España integra y respeta igual que los no nacionalista y acto seguido habla del catalán como “lenguas del hogar”. Claro que sí, eso es integrar y respetar.

      Os guste o no a los que hablan más lenguas que el castellano le toca un poco las narices que se les menosprecie por el hecho de hablar otra lengua y no me refiero a menospreciar como sinónimo de rechazar que hablen esa lengua o intentar eliminarla. El hecho de calificar una lengua como “lengua del hogar” reduciendo su uso a la vida exclusivamente privada y hogareña es un menosprecio mayúsculo. Pero todo sea en pro de la “lengua común”

  13. Lucía de las Heras
    Lucía de las Heras Dice:

    Yo soy nacionalista, pero nacionalista planetaria. Me considero fronterófoba, pues me dan alergia las fronteras.

    Me dicen: “¿Pero por qué hablas de fronteras? Si Cataluña se independiza, no habrá fronteras entre Cataluña y España (o Restospaña), como ahora no las hay entre los países de la U. E.?”.

    Y bien, vale, pero lo claro es que, si Cataluña abre la espita, seguidamente seguirán su estela otras regiones con lengua propia (Euskadi, Córcega, Flandes, Escocia, Córcega…) y muchas más porque ¿qué región no tiene al menos una variedad dialectual? Así que el problema no es sólo de España, sino de Europa entera, pues si ya es difícil gobernar la U.E., imaginemos qué sería con 50 ó 60 Estados? El sueño europeo se haría trizas.

    La U.E. ha avanzado a paso de tortuga, lo acepto, pero los nacionalistas quieren ir hacia atrás: o sea, a paso de cangrejo.

    • marc
      marc Dice:

      Creo que el tema es un poco más complejo que sencillamente hablar otro idioma. Si observas el funcionamiento de otros países con buen funcionamiento fiscal observarás que su manera de hacer es ligeramente distinta. Por ejemplo suiza (aparte de ingresar toneladas de dinero extranjero) los habitantes pagan sus impuestos al ayuntamiento del municipio donde viven, posteriormente a la región a la que pertenecen y finalmente el menor de los porcentajes va destinado al gobierno fiscal central. Son fronteras? No lo creo, es una distribución justa de los impuestos. A pesar de todo, ellos siguen siendo muy muy suizos.

      En el caso de España (excepto País Vasco) , todos los pagos van al gobierno central que posteriormente los distribuye como a el le da la gana. Aquí es donde entran los conflictos.

      Poner una frontera política es la solución a los problemas? Es una solución pero no la única. Desde el inicio del conflicto POLÍTICO (que no social) entre Catalunya y España, debo decir que he visto muchos esfuerzos por parte de la política catalana para suavizar las cosas y desde el gobierno central solo he observado negativas ante todo. Da la sensación de que a unos les gusta demasiado como van las cosas mientras que a otros no les gusta nada de nada. Lo de buscar un punto medio parece una causa perdida. Tal vez con menos sentimiento nacionalista español, el sentimiento nacionalista catalán no hubiera cogido tanta carrera.

      Y esto solo es un matiz de tantos. Así pues, creo que lo del idioma es solo un argumento de tantos para que un colectivo decida “alzar fronteras” como tu citabas.
      Siguiendo con lo de suiza ( que tampoco es la leche pero ahora mismo estoy allí y por lo menos puedo saber de lo que hablo) coexisten 3 idiomas oficiales y aún no me consta que nadie quiera dejar de ser suizo…

  14. Jaime de Nicolás
    Jaime de Nicolás Dice:

    Al final es una cuestión de personas más que de ideologías. Los nacionalismos exacerbados románticos, son en sí mismos excluyentes porque necesitan un “otro” contra el que afianzarse y un mito fundacional de pureza perdida, antes de la indeseable mezcla con los “de fuera”. Para ello, la lengua es un elemento fundamental, porque es incluyente para los tuyos y excluyente para los demás, por lo que ha de potenciarse al máximo.

    El nacionalismo en su extremo es refractario a la discrepancia, no la considera una visión distinta sino una traición a algo indefinible, emocional, romántico en el peor sentido de la palabra como es “el pueblo”.

    Nacionalismo español ha habido sin duda, pero ha desaparcido hace 25 años o más. Es una broma pretender contraponer o equiparar a los actuales vascos y catalán. Con Franco había una educación que era formación del espíritu nacional. Esto ahora mismo existe y se está impartiendo, tal cual, en Cataluña y el país Vasco. No querer verlo y alegar equidistancias y “vengan de donde vengan” es preocupante.

  15. Lucía de las Heras
    Lucía de las Heras Dice:

    Como complemento a mi anterior comentario, un rápido vistazo en Internet sobre lenguas regionales europeas que no se hablan en un Estado entero (no es una lista exhaustiva):

    Bretón

    Euskara

    Faroés

    Frisón

    Friulano

    Gaélico

    Galés

    Gallego

    Karjalan

    Córnico

    Corso

    Livviés

    Mirandés

    Occitano

    • Manu Oquendo
      Manu Oquendo Dice:

      Buenos días, Lucía.

      El Mirandés, dices y dices bien. ¿Qué es y de dónde viene el Mirandés?

      Tradicionalmente Miranda do Douro vive de vendernos ropa del hogar. La peregrinación de compradores desde “Espanha” es no intensa pero constante, con autobuses de amas de casa desde Pamplona, Sanse, Oviedo o Burgos por no citar orígenes más próximos. Sospecho que esto proviene de una feria medieval.

      Más o menos como una Valença do Minho al sur de Vigo.

      Desde Miranda a Bragança es un corto viaje que es más fácil si se vuelve a salir de Portugal para entrar de nuevo por la frontera Norte más hacia el Oeste.

      Hace unos años, no tantos, me acerqué a Braganza vía Tordesillas y Zamora entrando por Miranda do Douro. Cada vez que hago este estupendo recorrido paro a tomar picatostes con un café en la terraza de la pousada al otro lado do Douro lo que me permite contemplar los gigantescos farallones de aquella zona de los “Arribes”. Espléndidos crepúsculos.

      Sostengo, en contra de algunos latinistas, que Arribes viene de piedra (Arri) y no de arribada fluvial porque un farallón vertical liso y de 80 metros de alto nunca pudo ser lugar de acceso.

      Pues bien, al salir de la pousada eché una ojeada a su oferta de libros locales y vi uno sobre el Mirandés. Lo pedí para ojearlo y me encuentro con bable astur hablado, contaba el libro, por unas 15,000 “almas”.
      Trato de comprarlo pero me dicen que no, que era un ejemplar raro que estaba allí para exposición.

      El resto de la historia está en libros ya olvidados de cuando el viejo reino de Asturias llegó a Oporto y Pamplona, cuando Alfonso II comenzó la catedral de Santiago. Las bodas reales, entonces, eran otra cosa.

      Vaya usted a buscar el dato en un libro de la escuela actual que sigue recortando el mapa de Gallaetia del siglo II cuando finalmente y tras 200 años las legiones de la Galia desde sus castros en las hoy Burgos, Álava y Vizcaya –antes los largos valles hacia el trigo de Caristia y Autrigonia– consiguieron aniquilar la población de Astures y Cántabros.

      En fin, gracias por recordármelo.

      Termino con una pregunta de “medio” que nunca se hace ¿Cuál es el mayor mercado en población de la Península Ibérica?
      Respuesta, la mitad norte de Portugal: más de 10 millones desde Lisboa a Tuy.

      Curioso ¿no?
      Pues de nada y gracias por tu apunte.

  16. No has viajado lo suficiente
    No has viajado lo suficiente Dice:

    Niños vascos son educados en MALDAD, niños españoles en libertad. Menudo argumento…

    El título adecuado sería: “Como pasar de ser nacionalista vasca a ser nacionalista española”

    • safy
      safy Dice:

      Soy, perdón fui un niño español, nunca me educaron en el odio rencor o resentimiento con nadie, quizás porque siendo español soy asturiano y en esta tierra con tanta historia como la que más nunca se ha visto con resentimiento ser español y asturiano y también porque nuestros mayores nunca han deformado manipulado ocultado y mentido sobre la historia para crear una mitología nacional-fascista delirante como la que ahora lamentablemente tenemos que padecer en España por parte de una minoría de enajenados.

  17. izaskun
    izaskun Dice:

    – Sin embargo, yo no veo los argumentos para no ser nacionalista; creo que todos lo somos en mayor o menor medida.
    – Se supone que los que defienden la Nación española (con mayúscula en la Constitución) no son nacionalistas (mucho suponer).
    – Yo creía que la cultura catalana, vasca etcétera son cultura española, y que un español debe conocer su cultura (vid. declaraciones de Esperanza Aguirre). Por tanto, eso de que no se educa en “tradiciones españolas”, ¿cuáles son? ¿la sardana no es tradición española? Yo opino que el debate debe ir por esta senda. ¿Qué es ser español? (más allá de lo que dice el DNI, claro)
    – ¿El nacionalismo se cura viajando? Yo he viajado mucho y llego a la conclusión de apreciar y defender cada vez más mi tierra, mi entorno y mi cultura (no sé si eso es o no es ser cada vez más nacionalista, pero yo lo siento así).
    – Por la misma senda, podemos concluir que ser europeo no existe. Me creeré lo de no ser nacionalista en este país cuando vea a Europa en las Olimpiadas (o Mundiales varios) baja la misma bandera (sin bandera española, francesa etc).

    • Lexuri
      Lexuri Dice:

      Creo que confundes los términos “nacionalismo” y “patriotismo”. Aunque te puedan parecer lo mismo, obviamente no lo son. Te recomiendo que le eches un ojo a las definiciones de ambos. Saludos.

    • Gonzalo
      Gonzalo Dice:

      Precísamente Lexuri creo que has caido en una contradicción. Hablas del nacionalismo borreguil como un todo donde nadie puede opinar o incluso disentir. Sin embargo, obvias que puede que haya gente que ha llegado a la conclusión independentista sin ser nacionalista después de un profundo debate interno donde ha sopesado varias opciones. ¿Acaso esa persona, no “aborregada” no puede apostar por un estado vasco? Acaso el renegar del nacionalismo tiene que equivaler obligatoriamente a ser españolista?
      ¿No se puede apostar por un estado vasco sin ser nacionalista? Yo no creo en el nacionalismo, entendiéndose como tal la exacerbación de una cultura, raza o nación. El creer que la idiosincrasia vasca necesita un estado no te convierte en nacionalista, necesariamente. ¿Acaso todos los que defienden España son nacionalista? Yo creo que no, al igual que creo que no todos los que defienden un estado vasco lo sean. Sincéramente, y sin faltarte al respeto, la gente vasca que ha renegado de lo vasco ha acabado siendo nacionalista española, ejemplos hay varios, pero J.Juaristi o E.Uriarte son dos ejemplos bien palpables, que además han acabado haciendo mucho dinero de ello. La realidad es que la sociedad vasca está muy bien informada y no solo por medios vascos, se lee de todo y sobre todo, y lo que se llega es a conclusiones tan lógicas como que si los vascos nos gestionamos nuestros quehaceres nos va a ir mucho mejor, y eso, te aseguro que no tiene nada que ver con el nacionalismo y sí, mas bien, con el racionalismo.

      PD: El tendencia de la gente a “integrarse en la tribu” puede ser tan real y humana como la de una persona que desea ser diferente de todo lo que le rodea. Ambas posturas son normales en el ser humano, tú has elegido la segunda, pero en realidad tal vez, y sin darte cuenta, te estes introduciendo en la tribu del otro lado del río, ya que, como supongo que sabrás, de todo hay en todos los lugares. El nacionalismo no es lo mismo que el independentismo y la defensa y promoción de una cultura, no confundamos.

      Eskerrik asko eta ondo ibili,

      Gonzalo

  18. Uno que anda por ahi
    Uno que anda por ahi Dice:

    Me gusto el post, y el hilo aunque no comparto el poso ideologico de fondo. Creo que tan malo -o bueno- es el nacionalismo vasco como el español o el catalan o el gallego. El problema es que los que critican a los vascos/catalanes luego son ferreos defensores de una españolidad exacerbada. Creo que cualquier cuestión de ese tenor en los sistemas educativos son muy negativos, creo que la educación debe enseñar a pensar en libertad, y si alguién quiere defender que España es una nación desde antes de Jesucristo genial, y si los vascos existen como tales desde los romanos, genial, pero siempre con argumentos y con una cuestión clave respeto hacía el que piensa diferente. Para mi el nacionalismo -incluyo al español- adolecen de fuertes inconsistencias racionales, la primera ¿quién es vasco? ¿quién es gallego? ¿quién es español?, etc, la respuesta es muy compleja, y a veces hasta divertida, ya que resulta que en España son españoles los nietos de los exiliados politicos aunque nunca hayan pisado España/Galicia…, pero la pregunta es crucial y juridicamente muy relevante. En fin, un saludo.

    • Páradox
      Páradox Dice:

      Yo no creo que pueda generalizarse así. No es verdad que todos los críticos del nacionalismo vasco o catalán sean nacionalistas españoles. No es Lexuri, como bien demuestra en este estupendo post.

  19. Manu Oquendo
    Manu Oquendo Dice:

    En este endiablado asunto los límites de palabras del blog se nos quedan cortos.

    El nacionalismo surge en Europa como una ideología desarrollada para establecer vínculos emocionales con las masas una vez que las lealtades del antiguo régimen tenían que desaparecer.

    Arranca en la Revolución francesa y es lo que por primera vez permite al Poder dos cosas.

    1. El reclutamiento forzoso de civiles para la guerra. Esto es lo que confiere a Napoleón una ventaja estratégica inicial. Coge al resto con menos recursos.

    2. Recaudar impuestos sin consentimiento del “taxpayer”. En el viejo régimen era preceptiva la petición real a cada estamento y la aceptación explícita.

    Su naturaleza es emocional y pasa por:

    1. Creación de símbolos míticos (es decir, inventados) que permitan establecer vínculos afectivos que residan en el subconsciente instintivo). La casa del Padre, los Mayores, el Árbol melancólico, el Irrintzi, o el silbo de la Gomera que se escucha en las siestas de la infancia al son de la txalaparta de la Vega del Pas)

    2. Se obliga a aprenderlo en la escuela a los niños aunque sólo les cree problemas mentales de mayores y dificultades para ver el mundo como “todo mío”, cayendo sistemáticamente en un “Ellos” artificial y pernicioso.

    Receta literal de Bismarck seguida al pie de la letra por Hitler (discurso del año 33 en la Siemens Motor Werke), luego Arzallus y Pujol. Ambos profundos conocedores de la epopeya prusiana desde Herder al Lebensraum.

    3. Imperativo, es necesario “el enemigo común”, el “otro”. “Madriz”, etc.

    Refuerza la identidad por el efecto amenaza al bienestar y seguridad que yo busco en “mi tierra”, “mi casa”, etc.

    Lo de “mi tierra” es revelador. ¿A quién no le gusta que su tierra sea cuanto más grande mejor?
    A un nacionalista no. Txikita ha de ser.

    Resulta que está encantado en Trincherpe o en el Bocho, sin un metro para construir y se ponen una “muga” en Miranda.

    ¿Cómo se entiende?
    No hay forma de entenderlo porque, además es falso.

    Resulta que en Guipúzcoa en cuyo escudo venía “Fidelísima Bardulia” –su nombre ancestral–, van estos del PNV y lo borran como hacían los cuatreros con las marcas del Ganado robado.

    O en vez de poner el límite en Arriako (Guadalajara antes de los moros) lo ponen en Miranda. Y qué pasa con Gurrea en Huesca o Mudarri y Arriondas en Asturias o Muga de Sayago en Zamora y, no se lo pierdan, “Bartzelona” ( cito desde Sabino Arana)

    Lo peor es que nuestra conducta en manada es como es y nos conocen.

    Lo mejor es que por mucho que lo intenten somos testarudos y nunca pueden con nosotros durante mucho tiempo.

    Hoy los niños de los que se han apoderado por la fuerza saben Batúa y siguen hablando “lo que les peta” porque muchos saben que abusaron de ellos.

    Esto en el País Vasco donde ha habido mucha gente que se ha rebelado.
    En Cataluña llegará. Ahora se está hinchando.

    Al tiempo.

  20. Servet Casabona
    Servet Casabona Dice:

    Buenísimo.
    Todos los jóvenes catalanes que tienen hoy impulsos independentistas deberían leerlo con detalle, sobre todo la parte de la escuela…
    y luego, irse de ERASMUS

  21. Francisco de la Torre
    Francisco de la Torre Dice:

    Lexuri: Gracias por el valor y por un post que me ha alegrado la mañana. El otro día citaba el lema latino “Etiam si omnes ego Non”: Incluso si todos los demás… Yo no, entonces decía que era exagerado, hoy no. Es la base del individualismo y la libertad personal.
    Hoy el nacionalismo, especialmente en los territorios que domina desde hace mucho tiempo se compone de intereses mucho más que de ideología. Y en eso,también vale la pena recordar a John Stuart Mill: ” “Como fuerza social, un individuo con una idea vale por noventa y nueve con un solo interés”…

    • Lexuri
      Lexuri Dice:

      Mil gracias, Francisco. Tu comentario me ha parecido muy interesante y las citas expuestas son muy oportunas para el tema que nos atañe. Me alegra que te haya gustado el post. Un fuerte abrazo.

  22. Manu Oquendo
    Manu Oquendo Dice:

    Pensando “forward” me gustaría entrelazar este asunto con la crisis y con esa idea que se llama Europa para ver cómo encajan los países balcanizados.

    Porque esto no es ni de lejos un problema de España. En grados diferentes se da en toda Europa en países grandes como España y en algunos pequeños como Portugal con los Azorianos.

    Ayer a la hora de leer seguía con Michael Mann (Sociólogo, California, con doble nacionalidad, UK & USA) y lo que leía era el Volumen IV que analiza “Las fuentes del poder social” desde 1945 a 2011.
    Obras mastodónticas anteriores abordan el mismo asunto desde el inicio de la era cristiana y lo hace en increíble detalle.

    Me sorprendió la seguridad con la que, desde California, decía lo siguiente recordando los referendos de Francia y Holanda hace 7 años: (Traduzco fielmente)…. “Las élites favorecían una profundización de la UE pero la gente no”. Esto es lo que lee el mundo y las instituciones que hablan con Mann privadamente.

    Luego ofrece sus razones que tienen que ver con el sentimiento popular acerca de la imposibilidad real de pretender vivir con tanta falsa “representatividad” distante.

    En los años 70 vivimos en Londres tras salir de Donosti –para volver ya solo en vacaciones y no siempre a pesar de seguir con casa allí.

    Por entonces el “Anti UE” era Enoch Powell y el “Mercado Común” hizo un estudio gigantesco para evaluar qué sucedería si en vez de unos 25 estados-nación lo que surgiese fuese una especie de confederación de pequeñas naciones. Concretamente aquel estudio citaba 250 “peoples” potencialmente independientes. Hoy serían más.

    El caso es que la conclusión del estudio fue que Alemania (de vuelta de estas historias) tendría aún más poder a expensas del resto con Francia culturalmente centralista manteniendo el tipo.

    Hoy, –más de 40 años después–, lo que se ve es que quienes cortan el bacalao son enormes estados orgullosos de ser “nación”. USA, China, India, Rusia, Brasil, Irán, Turquía, etc.
    Europa no está en dicha liga y por eso ya no es estratégica ni para los grandes negocios globales.

    Y, francamente, yo quisiera una Europa con una sola lengua. Aunque vuelva a ser el Latín y todos los ciudadanos iguales y capaces de entendernos. No me importa, lo aprendo.

    Lo que no quiero para mí, ni para mis hijos y nietos es esta estupidez inane de 250 0 300 pitufos irrelevantes empeñados en “realizarse” en la insignificancia y en el ombligo.

    Esa Europa ni de coña nos vale a ninguno para nada.

    Sirve a los Pujoles y a los Arzallus y a sus descendientes “extractivos”.
    No la quiero y no conozco a nadie que sea capaz de defenderla en el mundo que nos ha tocado vivir.

    Es la Europa del Imperio Austrohúngaro y las monarquías operativas están muertas desde hace 200 años.

    Vienen malos tiempos y toca revisar muchas creencias.
    Una de ellas es que necesitamos amos poderosos y cercanos. ¿Se puede ser más lelos?
    Otra que nuestro ombligo es el centro del universo.

    En fin, buenas noches.

  23. FBR
    FBR Dice:

    La libertad, la honestidad, el librepensamiento…, no son cómodos. Es más, conlleva una carga de trabajo y de incomprensión muy considerables. La historia está llena de personajes así; nunca reconocidos por sus contemporáneos ni sus compatriotas. Si pones a los nacionalistas frente a un espejo no quieren mirarse, porque en el fondo a nadie le gusta verse como un borrego seguidista.
    Es lo curioso del tema; son valores sociales muy apreciados, pero el que los sigue de verdad suele verse relegado, señalado, despreciado… Pero en el fondo, todo aquel que pretenda llegar a ser alguien para sí mismo, no puede desviarse de ese camino.

    • FBR
      FBR Dice:

      Gracias por el enlace, es magistral. Lo kitsch, viene a ser lo hortera revestido de trascendencia y apasionamiento artificioso.

    • Manu Oquendo
      Manu Oquendo Dice:

      Pues mire por dónde, apreciada Luisa, que leo el artículo de Muñoz Molina como uno más de los difíciles equilibrios del autor para transitar desde la delgada línea roja del congreso de Suresnes all cotidiano mirar en el espejo del gran cirio nacional.
      A buenas horas voy a aceptar que nos transfieran culpas quienes callan donde no deben.

      Muñoz tiene razones sobradas para saber perfectamente que quien de verdad nos metió en este problemón identitario fue un PSOE autista, egoísta, liviano y de encefalograma plano (musulmán en Granada para más coña) y ahora tiene que deshojar la margarita del desengaño.

      Bueno, pues que siga adelante y sea coherente del todo. Que no se ponga de perfil silbando al viento.

      Que hable de la sustancia y menos del hotel Alhambra a cuya mano izquierda mirando al monte se encuentra el glorioso Carmen de San Miguel desde cuyo mirador en la fría noche granaína sólo se ven las luces y del resto, “na de ná”.
      Qué culpa tendrá el viejo hotel.

      Muchas Gracias por el enlace.

      Aquí va otro: http://es.wikipedia.org/wiki/Congreso_de_Suresnes

      Interesantísima la resolución 2.
      Lo más kitsch que tenemos en España es la familiar horterada moral del cambio de chaqueta mientras miramos la vía del tren…

      Saludos

      PD: Arreglar el problemón es facilísimo.

      Sólo hay que refundar un PSOE cuyas siglas digan algo que sea verdad.

      Si se consigue esto el resto se reconduce en dos semanas.
      Por contra, llamarnos horteras en alemán ayuda objetivamente a que el culpable se vaya de rositas.

  24. David
    David Dice:

    Un muy buen post, que describe perfectamente cómo imagino la sociedad vasca ante la hegemonía nacionalista. Con distinta intensidad, o al menos gravedad, se vive en Cataluña esta hegemonía. Los callados son muchos, y la corriente les lleva a un destino incierto con algo de vergüenza por no sentir la profunda indignación de sus vecinos y miedo a contrariar si se abre la boca. Ojo, al menos desde el plano particular, si se habla sobre esta crisis secesionista, nada ocurre y, salvo las excepciones, el cordial vecino sigue siéndolo. Cosa distinta es el plano público, donde el ostracismo y la etiqueta de españolista te la cuelgan rápidamente.

    Sin embargo, sí quisiera hacer una reflexión a favor del movimiento catalán independentista, algo lateral, y es que tras tumbar el TC a Ibarretxe la consulta que tenía planeada, por causa de cierto celo interpretador en la sentencia, se ha dejado a las CCAA atadas de pies y manos para canalizar los deseos de participación de la ciudadanía mediante democracia directa. No es que no se pueda votar una independencia, del todo lógico, es que no se puede votar absolutamente nada. ¿Un plan privatizador parcial de la sanidad madrileña, irregularidades administrativas y/o penales al margen, ante la palpable contestación ciudadana, no hubiera sido definitorio preguntar directamente en referéndum a quienes lo van a sufrir? El terror constitucional ante las formas de democracia directa, muy restringidas ya de por sí, y su interpretación aun más rigorista por parte del TC van a impedir una salida legal satisfactoria para este problema, que en referéndum estoy convencido que podría ganarse.

  25. Elisa de la Nuez Sánchez-Cascado
    Elisa de la Nuez Sánchez-Cascado Dice:

    Lexuri, enhorabuena por el post, por tu valentía y por haber salido del rebaño a cuyo calor tan bien se está. Tiene más mérito en personas jóvenes a las que se les ha educado para que nunca vean el mundo que se extiende más allá del establo. A cambio vas a tener todas las incertidumbres y las incomodidades que proporciona la libertad y el auténtico derecho a decir..:-)) Y una vida mucho más interesante y menos predecible. Mucha suerte!!,

  26. José C. Martín
    José C. Martín Dice:

    Brillante y muy valiente exposición, que sin duda abrirá los ojos a todo aquel que todavía siga en ese letargo, despertando y preguntándose por la realidad de su actuación. No resultaría raro que a partir de ahora podamos leer muchas exposiciones como ésta. Sin duda en nuestro país cambiarían muchas cosas. Y eso es lo que nos hace falta, mucha falta.

  27. Miguel
    Miguel Dice:

    Enhorabuena por el artículo. Esa es también la historia de mi vida, me he sentido muy identificado.

    Una puntualización, me parece que la frase que atribuyes a Pío Baroja es en realidad de Miguel de Unamuno.

  28. Betawriter
    Betawriter Dice:

    Viví en San Sebastián durante unos años y no puedo estar más de acuerdo con el post. Allí se vive, directamente, una realidad paralela.

    Se cambian nombres y grafías de los lugares, se crean banderas (ikurriña), se inventan nombres de persona (calendario de Sabino Arana), se manipulan símbolos institucionales (investiguen las modificaciones en los escudos de Vizcaya y Guipúzcoa en los años 1979 y 1980 para eliminar todos los símbolos españoles).

    Se convence al personal de que media España (Andalucía y Extremadura sobre todo) vive gracias al País Vasco cuando, gracias al concierto económico y el sistema de cupos, ocurre exactamente al revés.

    Se pervierten los sentimientos para sentir empatía y angustia porque alguien tiene que viajar 500 Km para ver a un familiar que cumple una pena por asesinato en una prisión, pero no se siente nada o incluso se siente “justicia” por la muerte de ciertos otros.

    Euskadi es quizá al máxima expresión del “Conmigo, o contra mí”, que escribía hace pocas semanas Pérez-Reverte.

    La madurez, valentía y entereza de la autora al escribir estas palabras es digna de admiración.

    Mi más sincera enhorabuena.

  29. Mägo indignado de Öz
    Mägo indignado de Öz Dice:

    Vivo en Galicia, aunque nací y me crié en Andalucía y el nacionalismo aquí no es tan dominante como puede serlo en País Vasco o Cataluña. No obstante, he vivido el nacionalismo separatista de las minorías ruidosas lo bastante como para conocer algo del tema y poder comentarlo. Lo cierto es que el nacionalismo es positivo cuando sirve para reafirmar la identidad de los pueblos, caso del gallego que vio su cultura casi condenada al olvido por el dictador (y eso que era ferrolano). Lo negativo viene cuando empiezan con mentiras. Ningún nacionalismo es de izquierdas, entre otras cosas porque la izquierda busca la unión y el nacionalismo separatista busca separar. Además, en todos los movimientos nacionalistas se vislumbran serios matices dictatoriales, incompatibles con las ideologías de centro izquierda. No os dejeis engañar por las estrellas rojas en las banderas (como la estelada catalana o la nacionalista gallega). Además, en el caso del nacionalismo vasco, es una aberración histórica reclamar Navarra (incluso La Rioja se le ha escuchado a alguno), cuando el País Vasco perteneció a la Corona de Castilla mientras Navarra era un reino aparte. Supongo que por cercanía existirán afinidades entre sus pueblos, pero lo que proponen los nacionalistas ya roza la ambición colonial. Espero haber aportado algo de interés con esto.

  30. Ana
    Ana Dice:

    Hola. En lo que respecta a las actitudes de la gente frente a la violencia terrorista, te recomiendo que leas “Un gesto que hizo sonar el silencio”, editado por Gesto por la Paz con motivo de su disolución este mismo año. Es cierto que la mayoría perecía ausente y omisa ante este terrible problema, pero también es verdad que ese pequeño grupo humano, formado por gente nacionalista y no nacionalista, supo dar una respuesta a la altura del fenómeno al que respondía. En gesto.org/libros tienes la información de los puntos de venta. Y, de verdad, para cualquiera que, como tú, busque su propia voz, sean cuales sean las condiciones, ‘Un gesto que hizo sonar el silencio’ es imprescindible.

  31. Gerard
    Gerard Dice:

    El 80% de la sociedad catalana pide una consulta. Aproximadamente el 50% hoy dia votaria que si. No conozco lo suficiente la situacion en Euskal Herria para poder comentar sobre el consenso social alli, pero conozco muy bien la situacion catalana.

    Hace 7 anhos los numeros no eran estos. Y no lo eran porque mucha gente todavia tenia esperanzas de que los catalanes podia encontrar un encaje digno dentro de Espanha. El proceso del Estatut demostro que Espanha no tiene ningun interes en adecuar un encaje digno. Lo mismo ha ocurrido con el sistema regional de financiacion que lleva a un usuario de servicios publicos a un peor servicio en Catalunya, Valencia o en Madrid que en otras regiones (busquen los articulos de Conde-Ruiz y Juan Rubio, ninguno de ellos catalanes).

    El creciente hartazgo tiene muy poco que ver con el consenso social opresor que describe el articulo. En Septiembre de 1977 Catalunya salio masivamente a la calle en la gran manifestacion bajo el lema “Llibertat, Amnistia i Estatut d’Autonomia.” Nadie alli era independentista porque creian en un posible encaje. 36 anhos mas tarde el encaje no existe y esta misma gente y sus hijos se preguntan por que razon deberiamos quedarnos donde estamos. La manifestacion masiva de 1977 no podia ser el resultado de un nacionalismo opresor ya que saliamos de 40 anhos de nacionalismo franquista espanhol. La misma logica dice que las manifestaciones de 2012 y 2013 no son resultado del nacionalismo opresor sino de la misma voluntad de un pueblo de ser tratado dignamente.

    Igual Espanha deberia plantearse por que razon 38 anhos despues de la muerte de Franco todavia estamos asi. Como minimo, esto debe ser un fracaso de las dos partes, no?

    (Perdonen la ausencia de tildes y enhes. Escribo desde el extranjero. No me considero nacionalista, pero esto debe ser porque no solamente viajo sino que vivo lejos de la peninsula).

    • Rodrigo Tena Arregui
      Rodrigo Tena Arregui Dice:

      La verdad es que me sorprende enormemente esa frase de que “el proceso del Estatut demostró que España no tiene ningún interés en un anclaje digno”. Cataluña es probablemente la región con más autonomía de Europa. Zapatero inició el proceso del nuevo Estatut en base a reclamaciones sociales no mayoritarias, precisamente. El Parlamento español aprobó el resultado. Y el TC hizo una interpretación bastante generosa echando continuamente mano de su doctrina de la interpretación congruente con la Constitución, que a mi particularmente me parece un despropósito por la enorme confusión que conlleva. ¿Y todo eso demuestra que España no tiene ningún interés en un anclaje digno de Cataluña en el Estado?
      Yo la verdad es que no entiendo este país.

    • Deus ex Machina
      Deus ex Machina Dice:

      Hombre señor Tena, puede que a muchos catalanes les parecerá que el encaje digno era el del Estatut íntegro y no el del cercenado que salió del TC

    • Rodrigo Tena Arregui
      Rodrigo Tena Arregui Dice:

      Sin duda alguna Deux, como a muchos españoles les parecía que el Estatut era completamente inconstitucional y que si se quería cambiar la Constitución lo procedente era hacerlo conforme a las reglas y no por la puerta de atrás. El caso es que el TC dictó una sentencia que no satisfizo a nadie. ¿Eso significa que España no tiene ningún interés en una anclaje digno de Cataluña? No, significa que si vamos a reformar el Estado vamos a opinar todos por los cauces que nuestra Constitución estableció democráticamente. Creo que eso se llama respeto al Estado de Derecho.
      La otra postura supone entender que lo que aprueba un Parlamento autonómico, cualquiera que sea su contenido, no puede ser recurrido ante el Tribunal Constitucional porque supone una afrenta a la dignidad de ese Parlamento. Eso no sólo no se ajusta a nuestra Constitución sino que me atrevería a decir que tiene poco que ver con la democracia, que no es sólo el gobierno de lo que opine la mayoría en un momento y en un lugar determinado.

    • Deus ex Machina
      Deus ex Machina Dice:

      Correcta su respuesta, simplemente porque no se acoge a la inmutabilidad eterna de la Constitución. Efectivamente muchas cosas que contenía el Estatut eran inconstitucionales pero es obvio que mucha gente en Cataluña quería ese Estatut íntegro. Lo lógico hubiese sido modificar la Consitución, pero modificarla en determinados aspectos es realmente imposible.

    • JJGF
      JJGF Dice:

      Sobre este tema que toca Deux, resulta que en un Estado de Derecho son las normas de rango inferior las que deben acomodarse a la Constitución, y no al revés.

      Respetar el Estado de Derecho consiste en asumir que mientras una Constitución tenga un contenido, las leyes -y los Estatutos de Autonomía son leyes- deben acomodarse a ese contenido. Rebelarse contra una regla tan simple es rebelarse contra el orden constitucional, una actitud no precisamente democrática. Otra cosa es que por los procedimientos establecidos en la propia Constitución se cambie su contenido, pero por esos procedimientos, no al margen de ellos.

      http://hayderecho.com/2011/09/23/consenso-concordia-y-vinculacion-al-orden-constitucional/

    • Deus ex Machina
      Deus ex Machina Dice:

      JJGF creo que no me he expresado con claridad. Yo no he dicho que el Estatut y mediante el proceso de aprobación del mismo se modificase la Constitución, lo que digo es que se podría haber modificado el Constitución para que el Estatut encajase. Es decir, modificar la Constitución como paso previo al Estatut. Creo que hay bastante diferencia. Y sobre los procesos de modificación constitucional decir que muchas reformas son prácticamente irrealizables porque el mecanismo contemplado en el texto constitucional es rigidísimo. Un ejemplo es la primacía del varón en la Corona, una antonimía de manual dentro de la propia Constitución que se quedará así porque es imposible modificarlo

    • Deus ex Machina
      Deus ex Machina Dice:

      Donde aparece “una antonimía de manual dentro de la propia Constitución” tendría que poner “una antinomia de manual dentro de la propia Constitución”

  32. Eu
    Eu Dice:

    me parte la frase “no soy nacionalista”, al mismo nivel de la de “yo soy apolítico”…. se os ve el plumero a leguas

  33. Xax
    Xax Dice:

    “El carlismo se cura leyendo y el nacionalismo viajando”. La frase es buena. La realidad pude ser otra. Debo ser el único que se ha encontrado ultra nacionalistas vascos repartidos por medio mundo.

  34. Xax
    Xax Dice:

    ¿El nacionalismo se cura viajando?
    Votos de los residentes fuera de España en las elecciones al Parlamento Vasco de octubre de 2013:
    PNV: 29,4%.
    Bildu: 26,0%.
    PSE: 20,4%.
    PP: 14,0%.
    IU: 3,3%.
    UPD: 3,1%.
    Pues no parece que sea una medicina muy efectiva para la mayoría.

    • Fernando Rodríguez Prieto
      Fernando Rodríguez Prieto Dice:

      Un residente fuera no es un viajero. Podemos incluso hablar de viajar en un sentido profundo: viajero es el que con el viaje cambia de perspectiva, el que analiza con curiosidad otros sitios, culturas y costumbres. El que es capaz de comprender esa diferente visión de las mismas cosas por parte de los demás. El que aprende así a relativizar, a comprender que la realidad es siempre compleja y que se percibe siempre de forma deformada desde posiciones inamovibles.
      Es verdad que a veces te encuentras viajando con personas que ante un paisaje fabuloso te cuentan:”pues en mi pueblo hay un sitio muy parecido…”. Obviamente esos pueden ser turistas de vía estrecha a los que viajar no les saca de su pequeño mundo. Pero no son auténticos viajeros.
      El nacionalista a veces hace el viaje portando una pesada maleta de clichés y presupuestos que le hacen inmune a la realidad. Porque si no, necesariamente deja de ser nacionalista,

    • Albert
      Albert Dice:

      Ese tipo de turista abunda y curiosamente son así muchos turistas españoles; en lo que yo he conocido. Pero claro, esosono son nacionalistas.

    • Deus ex Machina
      Deus ex Machina Dice:

      Creo que existe un prejuicio contra el que se siente nacionalista que es increíble. El nacionalista aunque viaje va cargado de prejuicios y así no aprende nada, no así el no nacionalista o patriótico que ve la locura del nacionalismo porque el tiene la mente libre de prejuicios. Sin embargo viajas y donde másprejuicios hay es en los sitios donde la gente se hace llamar no nacionalistas. Expresiones como gabachos, el patriotismo batato con el tema de Gibraltar, el mirar por encima del hombro a los portugueses son comportamientos que he visto más en lugares de España donde no hay nacionalismos y son más patriotas. Pocas veces lo he visto en un catalán por ejemplo, más bien lo contrario. Los que he conocido allí donde van intentar impregnarse de toda la cultura de ese lugar, lengua, tradiciones, folclore. No así con el resto de españoles, allí donde van buscan todo lo relacionado con España y lo de intentar ir a todos lados hablado español es otra muestra.

      Por tanto no sé quién tendría que empezar a viajar, si los nacionalistas o los no nacionalistas

  35. Gerard
    Gerard Dice:

    Estimado Javier, estoy completamente de acuerdo contigo. Es por esto que no me considero nacionalista. No veo ninguna diferencia entre el que defiende la unidad de España por razón de una misteriosa unidad de destino y el que defiende la independencia de Catalunya por razón de un supuesto pasado medieval más o menos glorioso. Por esto me extraña que se use el término “nacionalista” para los segundos pero no para los primeros. Lo que he expuesto arriba es una teoría alternativa a la “presión social y mediática nacionalista” para explicar la situación en Catalunya hoy. No leo ninguna respuesta a mi teoría. Echar toda la culpa del desencuentro actual al nacionalismo periférico no sólo es miope; es muestra de una estrechez de miras típica del nacionalismo que la autora de la entrada aborrece.

    Estoy de acuerdo en que la única patria debe ser la humanidad entera, pero esto no es un obstáculo para que cada colectivo busque la manera de organizarse que crea más conveniente. Un gobierno mundial, por desgracia, es inviable. ¿Por qué hay que acusar de nacionalista cerril al que crea que la España actual es inviable?

  36. Francesc Pellicer
    Francesc Pellicer Dice:

    El nacionalisme és una aberració en un pais lliure, per això sóc nacionalista temporal. Quan el nostre pais siga independent no fara faltar ser nacionalistes. Països Catalans.

    • Christian
      Christian Dice:

      “Nacionalista no excluyente”, “no soy nacionalista pero quiero la independencia de Cataluña”, “nacionalismo de izquierdas”, etc. Me he encontrado montones de respuestas y argumentos insostenibles y, cuando ya pensé que los había leído todos, encuentro el de “nacionalista temporal”. ¡Toma ya! Te habrás quedado tan ancho 😛

      Ni te has leído el artículo, ni pareces estar interesado en saber lo que piensan los demás. Has leído el título y has metido aquí tu soflama en modo automático :-S

    • Le Charnegois
      Le Charnegois Dice:

      Eso es, Països Catalans. Con un par. Y los valencianos, alicantinos, castellonenses, mallorquines, menorquines, ibicencos, etc etc que se quejen al maestro armero. Olé con los nacionalismos temporales!

  37. Gonzalo
    Gonzalo Dice:

    Lexuri me parece que la opinión que expones adolece de imparcialidad y que es, bajo mi punto de vista totalmente sesgada. No por ser nacionalista se es borrego ni tampoco se deja de serlo por no ser nacionalista. El ser borrego o no, va precíscamente, con la persona, y no con tal o cual ideología. Parece mas un artículo de Libertad Digital que una apuesta sincera y no alienada con una ideología concreta por ser crítico y pensante.

    • Christian
      Christian Dice:

      Este comentario es fruto de la lectura en diagonal. Vuelve a leer (no a depositar la vista, o sea, leer, comprender y procesar lo que tu vista contempla) y entonces ya respondes.

  38. Iker
    Iker Dice:

    A la acertada frase de Pío Baroja hay que añadir la de otro vasco universal, Miguel de Unamuno, el cual dijera aquello de que el nacionalismo es la chifladura de exaltados echados a perder por indigestiones de mala historia. Felicidades por el artículo, Lexuri.

    • Gonzalo
      Gonzalo Dice:

      Os fijais en cosas que dijeron personajes (que fueron importantes y no lo dudo) en épocas que ya han pasado. El nacionalismo romántico de la época de Unamuno era racista y contrario a otras ideologías además de reaccionario. El “nacionalismo” del siglo XXI lo único que busca es que naciones sin estado puedan estar al mismo nivel de gestióny toma de decisiones que los demás estados ya existentes. La auteogestión y la protección, que no imposición, de una cultura también son motivos reivindicativos. Los verdaderos nacionalismo pelogrosos son los de los estados ya existentes, como el español, el greco, o el alemán. La sociedad vasca en general no es nacionalista y si cada vez mas prácmatica e independentista y en un hipotetico estado independiente predominarían partidos de corte centrista tanto a la izquierda como a la derecha. Lo dicho, los argumentos que exponeis están trasnochados y no cuadran con las reivindicaciones del siglo XXI.

  39. JJGF
    JJGF Dice:

    No hay que intentar contentar a quien nunca se va a dar por contento. Todo esfuerzo por intentar acomodar o integrar a quién no quiere ese acomodo es baldío. Por eso cuando Rajoy ofrece cosas (“diálogo” que se traducirá luego en cosas concretas) a Mas no solo no arreglará nada sino que generará un agravio comparativo con el resto de las regiones y transmitirá la sensación que las leyes no hay que cumplirlas, o que se pueden incumplir sin que pase nada.

  40. F. Javier Oñate Cuadros
    F. Javier Oñate Cuadros Dice:

    No tengo mucho tiempo para extenderme, aparte del trancazo que llevo encima.

    Simplemente hacer constar que algunos comentarios me llevan a proponer una reforma de la Constitución, la cual quede coronada por el siguiente artículo:

    La última fuente del derecho, a la que están subordinadas todas las demás, incluida la propia Constitución, es el sentimiento nacionalista.

    Así acabamos con el problema.

    Veo sin embargo una “pequeña” contradicción en el nacionalismo catalán. El Sr. Jorqueras ha declarado que en una independencia catalana, la forma de permanecer en la UE sería que los catalanes conservaran su nacionalidad española, además de la catalana. Pásmense. Realmente ilustrativo de las pretensiones últimas de estos personajillos: Queremos mandar sin límites en nuestra gente y además en vosotros, que no pintáis nada aquí.

    ¿A alguien en su sano juicio se le ocurre pensar que una Cataluña independiente podría imponer al resto de España algo tan básico como quiénes seguirían siendo españoles?

    De traca.

  41. Basi
    Basi Dice:

    Muy valiente, mucho, y absolutamente esclarecedor del modus operandi del nacionalismo. El permanente agravio contra España, el permanente ombliguismo. El cocerse en la misma salsa durante generaciones. La inacción cómplice cuando no la complicidad directamente. Ser ajeno al dolor de los otros y muy sensible al dolor propio. Gracias.

  42. Ignacio Andrés
    Ignacio Andrés Dice:

    Mi caso es inverso. Procedo de Castilla y vivo en Bilbao y trabajo en Vizcaya desde hace cinco años., y mi capacidad de asombro a la penetración del germen nacionalista no conoce límites. LA autoreivindicación y la exaltación de lo aparentemente peculiar es tan patológica que se muestra en los detalles mas aparentemente nimios, y como muestra un botón: LA exaltación del Athletic como símbolo identitario supera lo deportivo hasta el punto de que en algunos Colegios (Cg. Felíx Serrano en General Eguía) en épocas de mayor exaltación futbolística sustituyen el timbre para llamar a los alumnos a clase por el himno del Atlhetic… lo que podría parecer gracioso, sino fuera xq mi propia hija llega de clase con banderas rojiblacas dibujadas como trabajo escolar, cuando tiene 3 años….extravagancias impensables en Valladolid o Madrid con los equipos locales. El mensaje es claro, si no eres del Atlhetic eres mal bilbaino, mal vizcaíno, y mal vasco…Cultivan el gregarismo nacionalista en todos los detalles…

  43. Juan Ciudadano
    Juan Ciudadano Dice:

    No está de más recordar que los nacionalismos vasco y catalán tienen un origen racista.
    En el caso del vasco es bien conocido el pensamiento de Sabino Arana: “El bizkaino es de andar apuesto y varonil; el español o no sabe andar, o si es apuesto, es tipo femenino”. “Ya hemos indicado, por otra parte, que el favorecer la irrupción de los maketos es fomentar la inmoralidad en nuestro país; porque si es cierto que las costumbres de nuestro Pueblo han degenerado notablemente en esta época, débese sin duda alguna a la espantosa invasión de los maketos, que traen consigo la blasfemia y la inmoralidad”.
    No es bien conocido el originario carácter racista del nacionalismo catalán.
    Por ejemplo Domenec Marti i Julia: “En Cataluña (¡que siempre lo podamos decir!) no existen los dos terribles elementos que son más expresivos de la decadencia de los pueblos: los atentados a las personas (…) son cometidos la inmensa mayoría de veces por individuos forasteros. (…) Lo mismo puede decirse de los borrachos: son pocos y no de casa. Poseyendo nuestra personalidad nacional caracteres antropológicos y sociales de tanto valor clama al cielo que se permitan costumbres tan desnaturalizadoras como, la estampa es el retrato mismo de la corrupción: En una mala barraca, en la penumbra, en la que corrientes de aire helado hieren los pulmones como puñaladas, mientras un piano de manubrio excita apetitos infames con sus toques indecentes de la flamenquería castellana”.
    Prat de la Riva, por su parte, decía: “Los castellanos, que los extranjeros designan en general con la denominación de españoles, son un pueblo en el que el carácter semítico es predominante; la sangre árabe y africana que las frecuntes invasiones de los pueblos del sur le han inoculado se revela en su manera de ser, de pensar, de sentir y en todas las manifestaciones de la vida pública y privada”.
    Para Prat de la Riva no había dudas, los catalanes eran arios, los castellanos semitas.

  44. Luis Villameriel
    Luis Villameriel Dice:

    En las últimas elecciones autonómicas (año 2012) un 60% de los votantes vascos eligieron opciones nacionalistas. Es posible que un 60% de la población vasca no haya viajado nunca, jamás salieron del caserío, porque de haberlo hecho ya se hubieran curado de su enfermedad. Lo que pasa es que el nacionalismo no es una enfermedad, es una ideología, y mientras no lo admitamos, nos resultará imposible entenderlo.

    En el País Vasco (y en otros sitios) la gente es nacionalista porque le da la gana. Es una opción, como la de ser liberal, o democristiano, o comunista, o socialdemócrata. Si admitimos que alguien está “en las garras del nacionalismo” deberíamos admitir que otros están en las “garras del neoliberalismo extremo”, los pobres!

    La gente es nacionalista porque piensa (con razón o sin ella) que eso conviene a sus intereses, que así mejorará la economía de su pueblo, y la de su bolsillo también. Por debajo de sus discursos, los actuales nacionalismos europeos son nacionalismos fiscales, atentos a conseguir ventajas comparativas. Ser nacionalista es el resultado de un cálculo, no es el resultado de ninguna infección.

    • Fernando Rodríguez Prieto
      Fernando Rodríguez Prieto Dice:

      No, Luis. El nacionalismo no se basa intereses, aunque por supuesto hay quien hace egocio dentro de ese chiringuito. Sobre todo porque los propios nacionalistas se han ocupado de advertir de que la adhesión a la tribu es un aval para el negocio donde el nacionalismo domina.
      El fundamento del nacionalismo no son intereses, ni mucho menos razones. Desde su origen en el Romanticismo no ha habido probablemente movimiento más irracionalista.
      El fundamento del nacionalismo son determinadas pasiones. Y además bajas pasiones. Por eso todo nacionalismo es una patología. Aunque tanta gente se haya equivocado durante tanto tiempo, y algunos aún sigan haciéndolo, al atribuir al nacionalismo periférico (no al central, por supuesto) un plus de legitimidad.

  45. Usuario
    Usuario Dice:

    Luis, es bastante cansino tener que repetir, frente a argumentaciones como la suya, algo que es completamente evidente y que usted debería saber ya: no se trata de que uno pueda tener una ideología más o menos independentista, eso es legítimo, el problema gravísimo es que en la mayor parte de los casos, las personas que son nacionalistas se comportan con los que no piensan como ellos de manera claramente sectaria, intolerante, agresiva, excluyente, negándoles la condición de ciudadanos de esa misma sociedad, considerándolos enemigos, espias, maketos, ladrones… enemigos del pueblo, porque se exige que hay que pensar y ser de una forma determinada, lo demás es algo sospechoso que hay que combatir.

    Y callando de manera completamente vergonzante cuando ha habido asesinatos y crímenes variados.

    Repito: no se trata de tener o no una ideología, sino de que algunos, los nacionalistas en especial los más extremos, se comportan de manera completamente antidemocrática y filo fascistas con los que no son como ellos.

    Y ese comportamiento NO se suele producir en los que no son nacionalistas, mucho más proclives a admitir las opiniones de otros,es decir, en general infinitamente más democráticos.

    Cosas que no son iguales no se pueden tratar de igual manera. Ser nacionalista en España, se ha demostrado que NO es una opción como otra cualquiera, porque los que lo son quieren ser la única opción e imponerla por las buenas o por las malas a los demás. El buenismo y la equidistancia no son instrumento muy saludables para analizar la realidad de España.

    • Luis Villameriel
      Luis Villameriel Dice:

      El pasado domingo Urkullu concedió una entrevista a un diario de Madrid y allí decía claramente que el País Vasco no seguiría a Cataluña en su solicitud de consulta sobre autodeterminación. El nacionalismo vasco hoy no reclama un derecho de autodeterminación (y eso que cuenta con un 60% de los votos según dije antes). Esto es una realidad. Por otra parte, ETA ha claudicado. Esta es otra realidad. Hace una o dos décadas este escenario no lo preveían ni los más optimistas. El anterior presidente vasco fue un socialista. Gustara o no la gestión que hizo López, lo cierto es que demostró que se podía ser lehendakari sin ser nacionalista.
      Todo esto son avances reales (al menos para los que no somos nacionalistas). Dicho todo esto, yo insisto (en mi modesta opinión) que el actual nacionalismo en Europa es un nacionalismo fiscal, cuya pretensión es obtener ventajas comparativas, impulsado en general por las propias élites locales. Ni creo que sea una “enfermedad” fruto de la incultura, ni creo que sea un movimiento antidemocrático y totalitario.

  46. Xax
    Xax Dice:

    Cada vez que llamáis “cerril” o “pueblerina” o “tribu” a la sociedad vasca o catalana (con su mayoría nacionalista), ¿sois capaces de daros cuenta de que estáis hablando de las dos sociedades más “viajeras” de España? ¿Sois capaces de daros cuenta de que son las sociedades más heterogénas por procedencia, con la excepción de Madrid y las Baleares?
    Si la carencia de “mundología” fuese la causante del nacionalismo, en Andalucía o Castilla deberían andar en la punta de lanza del nacionalismo.

  47. Xax
    Xax Dice:

    La nación a la que uno pertenece es una “opción”, no una “imposición”, y la autora es un ejemplo. Esa elección se realiza en función de la información disponible. Un murciano difícilmente encontrará otra “identidad nacional” alternativa porque desde pequeñito le dirán sus padres, en la escuela, entre sus amigos, la televisión… eres español y se sentirá cómodo con ella. ¿Imposición? Nada más lejos de la realidad: construcción social. Pues a un vasco le sucede lo mismo, con la única diferencia que los vascos pueden elegir entre una “identidad nacional” española o vasca y tiene información contradictoria (que por algo los vascos apenas ven ETB y sí las cadenas españolas). A partir de ahí eligen.

  48. José Jarauta
    José Jarauta Dice:

    El sentimiento de pertenencia a una comunidad es tan antiguo como la humanidad. Está basado en factores culturales y de conveniencia (intereses) que han mutado a lo largo del tiempo. A ello se han unido narrativas de una complejidad cada vez mayor que se reflejan en la historia escrita y enseñada. Antes del siglo XIX los estados o imperios podían englobar realidades culturales muy distintas sin mayores “problemas” (es una forma de hablar), p.ej el imperio turco (muy interesante su organización en Europa, por cierto).

    El pistoletazo a la actual situación, no debería ser necesario recordarlo, podríamos situarlo en Fichte y sus “Discursos a la Nación Alemana”(1807-1808). Fichte también hizo aportaciones a la pedagogía.

    Con el surge la carrera hacia la construcción de las naciones-estado, conviene recordar que el “Sacro Imperio” en el que nació (era prusiano), no era un prodigio de simplicidad administrativa.

    http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/4/4c/HRR_1789_EN.png

    En general las naciones-estado se han construido con un utillaje estándar de recursos: lengua, historia, educación, símbolos, y también sangre, sudor y las lágrimas; como las antiguas monarquías e imperios, vamos. La literatura es abundante y no voy a entrar en ella.

    Los procesos de homogeneización en un continente tan heterogéneo como Europa han conducido a muchas barbaridades, Reasentamiento de 8 millones de personas tras la 2GM, Yugoslavia, etc.

    Estamos en un momento en Europa que tiene paralelismos con el fenecido “Sacro Imperio”, y la pasta es importante en todos los sentidos: ¿Quién la recauda?, ¿Quién la administra?, ¿Quién la debe?. ¿Cómo conseguir más?.

    En España, que nunca completó el proceso homogeneizador debido a la debilidad del Estado surgido en el siglo XIX con la pérdida de las colonias, las actuales penurias favorecen en algunos casos la búsqueda de salidas en solitario confiando en un futuro mejor. Esto, unido a los “kits” de “Nation-Building” testados desde Fichte garantiza entretenimiento y dolores de cabeza, así como un cierto grado de irracionalidad.

    http://berlin.wolf.ox.ac.uk/lists/nachlass/assault3.pdf

    “The Holy Roman Empire. European disunion done right”.

    http://www.economist.com/news/christmas/21568659-old-empire-offers-surprising-lessons-european-union-today-european-disunion-done

    Felicidades, Lexuri, por ir contracorriente (no es necesariamente bueno) y pensar por tí misma. Yo tampoco soporto las “espirales de silencio”, aunque tenga que sufrirlas.

    • José Jarauta
      José Jarauta Dice:

      Aunque he escrito que Fichte era prusiano, no es cierto, nació en Rammeneau, Electorado de Sajonia, no lejos de Dresde.

  49. Alcides Bergamota
    Alcides Bergamota Dice:

    Que cansino todo el debate, perdonen ustedes el desánimo. Siempre se acaba igual, alejados de la cuestión esencial que es la libertad. La Libertad, con mayúsculas, es, con todos sus peros y limitaciones, el gran logro, la gran consecución de la historia de occidente. Es dudoso que sin el respaldo de la ley garantizando ausencia de coacción ilegal en determinadas regiones de España se haya podido votar lo que a “cada uno le ha dado la gana”. Obviar los asesinados y el exilio interior de tantos españoles que son parte esencial de la historia de la democracia española es imperdonable y falsea cualquier razonamiento que no los tenga en cuenta, que se vicia, volviéndose sesgado, torticero, manipulador. Pero parece que la cuestión de la Libertad (con todo lo que hemos tenido que oír sobre Franco, las luchas por las libertades, la democracia, etc.) es algo que en España ha dejado de interesar. Luego se agravarán las cosas, vendrán los llantos, los lutos (más aún de los que ya hemos padecido) y la gente se preguntará como ha sido posible. Y habrá que contestar: una vez más por culpa de todos nosotros.

    • Manu Oquendo
      Manu Oquendo Dice:

      Hola, Alcides.

      Hola a todos incluyendo a José Jarauta a quien me alegra volver a leer después de algún tiempo.

      El asunto en imposible de abordar racionalmente: Es un sentimiento que evoluciona de modo que no sea posible exponer sus raíces ni sus consecuencias.
      Hoy, por ejemplo, está en la etapa evolutiva de una “pulsión irrefrenable” tras una breve estancia en la fase previa “Acto puro de la voluntad de ser”
      Vamos, están a un paso del Éxodo. Veremos lo de “Soy el que Soy” como dos y dos son cuatro.

      Su evolución será las que dicten las reglas de nuestro comportamiento pasional cuando estamos sometidos a un pastor que conoce los secretos insondables del alma humana.

      A veces les reprochamos sus crímenes.
      Craso error: pocas cosas unen más que el crimen.

      Lo estamos viendo continuamente. Autores y cómplices activos y pasivos unidos por el crimen y cada vez más fuertes.

      Un día nos convenceremos de que la debilidad ajena les excita y se crecen en ella.

      Pero tienes razón en lo que dices. Como les pone cachondos imponer su voluntad y extender su identidad a quienes no se pliegan un posible argumento es decirles: “Oiga, ¿puede respetar mi libertad a no ser? “¿La de mis hijos”?
      Si lo hace verá que tampoco funciona pero la impotencia de no tener respuesta les enfada mucho.

      Lo que funciona es plantar cara de frente. No están acostumbrados y de repente se vuelven humanos.
      Lo de “Ni un paso atrás” lo entienden de cine.

      Saludos

  50. maría eliza
    maría eliza Dice:

    A mí el viajar me ha enseñado que el mundo está lleno de “nacionalistas” y por eso el planeta está dividido en parcelas llamadas “naciones” o “estados”. Si los nacionalistas no existieran no habría franceses, españoles… las fronteras se caerían por sí solas y tabla rasa para todos en el planeta Tierra.
    Como además creo que la lengua, el idioma, el lenguaje, o como quiera llamársele forma parte integrante e ineludible de la identidad y marca fuertemente -mucho más fuerte de lo que creemos- la personalidad de cada uno de nosotros, voy a escribir a continuación en la única lengua viva, o nexo lingüístico, que une la historia y la prehistoria europeas y que supongo que la entenderán todos los españoles, porque también es una lengua española. Después escribiré en otro idioma, que espero también sea comprendido por todos los comentaristas porque, según voy leyendo, este foro está lleno de gente no nacionalista, o sea, de internacionalistas, de ciudadanos del mundo.
    ———– Lexuri Olabarriaga: Zure erabakia eta zure ideiak oso errespetagarriak iruditzen zaizkit. ETA frankismoren garaian eta frankismoaren kontra jaio zen. Hura, Espaniaren historia bezala, humanitatearen historia kriminalaren parte da. Herriak eratu baziran behetik/gora eta ez goitik/behera, guda, arma eta odolaren bidez, eginak dauden bezala, nire uste apalean, ez ziren esistituko orain dauzkagun arazo larriak. Karlheinz Deschner-ek (Begiratu Google-en), historialariak, aleman kritiko eta saiakeragileak, zioen: Esaten eta idazten ez duena Humanitatearen historia, historia kriminala bezala, Historia-bidegabekerien gaizkidea bihurtzen da.
    ———– Se ja ekzistas tiom da “internaciistas” kiel oni diras … kial ne estas tutmonde disvastigita tiu lingvo? La homoj kapablas paroli multajn lingvojn: Georges Kersaudy, redaktoro kaj tradukisto de la Unuiĝintaj Nacioj, parolis 50 lingvojn (oni povas konstani per interreto). Esti unulingvano reduktas nian perceptojn kaj kapablojn por la interhoma komunikado. Eble inter la diverslingvanoj la “patriota spirito” ne estus tiel intensa. Eble…
    Por si hay algo que alguien no haya entendido, añadiré que yo creo que todos somos africanos, lo que ocurre es que algunos tenemos la piel más clara porque vinimos a esta Europa un poquito antes que esos hermanos nuestros que ahora dejan sus vida en las pateras.

  51. Emilio
    Emilio Dice:

    Buenas tardes, me ha gustado mucho tú articulo Lexuri, por suerte como tú hay muchas personas más.
    Solo hay una historia de España, luego todo depende de cómo se escriba o como se cuenta, todos somos españoles, con nuestros defectos y nuestras virtudes.

    Un saludo y fuerte abrazo.

  52. francisco ladino
    francisco ladino Dice:

    Escribe un profano, extranjero, apenas hispanohablante ( lo que puede parecer pretencioso si consideran todos los idiomas-dialectos que se hablan en la península). Siempre pensé que hablaba español, luego que castellano para ser màs preciso. No sè còmo definir el lenguaje en el que me expreso sin incomodar a algunos de los participantes, pero igual, ahì voy:
    Ante todo mi reconocimiento a todos los participantes del foro por la altura con que han ventilado sus opiniones, inteligentes, a veces mordaces, casi siempre muy bien documentadas, pero sin excepción, respetuosas.
    A Lexuri mi admiración por su valentía para exponer un pensamiento a sabiendas de lo que ello le acarrearìa. Buscar individualizarse en una sociedad que tiende a masificarse es desde ya meritorio.
    A Manu Oquendo mi reconocimiento por sus doctas opiniones; me han ilustrado mucho.
    Y, claro, a Josè Jarauta, quien en otro blog sobre el mismo tema, luego de una exhaustiva “exhumación de recuerdos y lecturas varias” se preguntaba si le resultaba de utilidad a alquien. Pues bien, tengo que decirle( y ojalà llegue a leer esto alguna vez) que pese a tanta sigla política que desconozco, disfrutè las parrafadas y personajes de la historia peninsular que desfilan por esas lecturas. Gracias.
    A todos los veo como unos primos lejanos que no logran ponerse de acuerdo sobre la herencia de dos milenios. Pienso que podrían convivir con sus diferencias, que tanto los enriquece como sociedad.

    Agurrak,
    Salut!

  53. ander
    ander Dice:

    Egunon Lexuri. Lehenik eta behin zorionak sentitzen duzuna idaztera ausartzeagatik.

    Sin embargo, discrepo. Me llama la atención la capacidad de identificar los efectos del nacionalismo vasco en la sociedad, y no percatarse del dominio del otro nacionalismo existente. Como si la existencia y supervivencia de España (o cualquier otro estado-nación) no fuese el fruto del nacionalismo. Sus efectos, tan sutiles que pasan inadvertidos para ti, parecen no ser son nocivos, ni merecen términos como “asimilación”, “normalización”, “tribu” o “avasalladora”. Me compadezco de todos aquellos no-nacionalistas que son capaces de leer y aplaudir “Identidades Asesinas” de Amin Maalouf sin darse por aludidos.

    Ahora que ya “sabes” que el País Vasco son solamente Álava, Vizcaya y Guipúzcoa, y aprovechando que has citado a Pío Baroja, podría recomendarte un libro: “el País Vasco”, del mismo Baroja, poco sospechoso de nacionalista, por cierto. El libro, publicado en 1953, es un un libro de viajes, donde Baroja señala que “Cuatro son las provincias que comprende el País Vasco español : Álava, Guipúzcoa, Navarra y Vizcaya, cuyas capitales respectivas son Vitoria, San Sebastián, Pamplona y Bilbao. tres son las provincias que forman el País Vasco francés: Labourd, Baja Navarra y Soule”.

    Sin embargo, si quieres una versión menos nacionalista y más cercana a la realidad y a la verdad, puedes leer la versión posterior que publicó Incafo (1988). Esta editorial decidió que el libro era, supongo, demasiado nacionalista, por lo que lo amputaron manteniendo solamente los extractos referidos a Álava, Vizcaya y Guipúzcoa. Así mucho mejor, dónde va a parar.

    Respecto a la famosa cita de “el nacionalismo se cura viajando”: Yo no sé si soy nacionalista -demasiados significados según el país donde se dice-; lo que sí sé es que yo me he hecho independentista viajando. Y leyendo. Porque no, no eres la única que lee y viaja.

    Amaitzeko, bi liburu gomendatu nahi nizkizuke. Saiakera motzak dira biak, tarteka zure ideiekin bat egingo dute, eta bestetan zure kontraesanak azaleratu. Benetan uste dut interesatuko zaizkizula.

    Aberriaren alde (eta kontra) – Ramón Saizarbitoria
    http://www.alberdania.net/liburua_fitxa.php?id_libro=205

    Euskal Herria imaginario baten alde – Santi Leoné
    https://www.elkar.com/eu/liburu_fitxa/euskal-herri-imajinario-baten-alde/leone-santi/a000000131862

  54. Alfonso Rodriguez Bogo
    Alfonso Rodriguez Bogo Dice:

    Soy gallego antinacionalista, no contra los nacionalistas sino contra el nacionalismo, esa especie de religion que hoy concita el interes de todos los dogmáticos pero que, a diferencia de la religión católica (por ejemplo), no predica el amor al prójimo sino el miedo cuando no el odio, a los que ha nacido en un lugar dierente o mas aun, a todos los no nacionalistas, aunque sean tus hermanos.
    El nacionalismo es germen de totalitarismo, el triunfo del miedo y el odio sobre la razon.

  55. Fernando Portillo Rodrigo
    Fernando Portillo Rodrigo Dice:

    Valiente y emocionante post. Muchas gracias por esas líneas. Es un gusto saber que, con todo el aparato oficial de determinadas CCAA dirigido (presupuestaria y ejecutivamente hablando) a enarbolar una bandera y a arriagar la idea de que ésa es la buena y que bajo ella prosperaremos todos, aún se encuentra gente capaz de estas reflexiones.

    Siempre he pensado que los nacionalismos (español, vasco, galego, catalá), tal y como oficialmente nos los están vendiendo (no digo nada del sentimiento de pertenencia a una etnia o comunidad, totalmente normal y necesario), esos ancionalismos son una catetada porque supone limitarse a una visión del mundo y a una realidad, cuando ahí fuera (viajando, como dijo Baroja) hay alternativas igualmente válidas e incluso mejores. O perores. Pero otras.

    El pensamiento único del nacionalismo es semilla del totalitarismo, basta saber un poco de historia para darse cuenta de ello.

    Lo dicho: gracias.

  56. marleen.buysse99@gmail.com
    marleen.buysse99@gmail.com Dice:

    Cuando viajas es cuando sabes que tu mejor amigo, tu pareja y tu futuro, pueden estar alli donde la tribu no te dejaba mirar, brindemos por este lugar llamado mundo, 🙂
    Ni tribus de colores de piel o de indolo religiosa, regional, o linfuistica pueden contarme su.verdad de un solo.color, ya que yo como el.escritor aqui, conoci un tipo de nacionalismo en bruselas.tbe, y lejos de querrer apuntarme , me daba terror y me parecia poco interesante, me gustaban muchos colores desde miy joven, y mi hambre por conocerlos todos numca.cese, es tan real y bonito, y refleja la posibilidad clara de un mundo mejor y en paz

  57. belam
    belam Dice:

    Lexuri mis respetos, sensatez pero sobretodo valentía, me quito el sombrero. No soy de aquí, vivo en Cataluňa y lo que describes es una fotografía del ambiente que tenemos en la Generalitat. Estrategia montada hace muchos años, los niños crecen escuchando la historia de opresión,pero yo soy madre y les inculco libertad, que lean, que paseen por internet, que escuchen diferentes posturas, hoy tenemos el mundo en nuestras manos con la red, y entonces que formen su criterio. Para mi es sorprendente estar en una mesa donde hijos de andaluces, gallegos, etc. reniegan del apellido o de su origen frente a sus padres, eso debe ser doloroso. Igualmente he estado en la mesa de catalanes que aun siendo muy jovenes siguen usando el despectivo de Charnego para referirse a esos que quieren cambiar su apellido, entenderás mi desconcierto, pero creo en los valores y pronto llegará la razón. Reitero mi admiración.

  58. Paloma
    Paloma Dice:

    Y ahora sabemos que el minitribunal constitucional catalán (Consejo de Garantías) se divide entre quienes consideran conforme a la Constitución el referéndum separatista y los que no, y -OH, CASUALIDAD DE LAS CASUALIDADES- votan sí los “juristas” designados por nacionalistas y votan no los nombrados por partidos nacionales.

    ¿Pero no les da vergüenza? Siempre el mismo espectáculo: Como en el CGPJ, como en el TConst, como en el Supremo…: división según quien los designó.

    ¿Pero estos señores son juristas? Pues no lo parecen: Si fueran juristas íntegros, harían una interpretación limpia y honesta del texto legal y no se dividirían milimétricamente -previsiblemente- según la voz de su amo. O sea, en función de la “longa manu” que los designó.

    Es una triste historia, que recuerda el brutal “uso alternativo del Derecho”, seccionándose sistemáticamente entre el sector conservador y el sector progresista/progresante.

    Juristas honestos no actuarían así, sino que harían una interpretación limpia e intelectualmente honesta del texto legal, sin dar rienda suelta al sectarismo ideológico que les corroe la mente, cuando no a agradecer favores prestados y a allanar el camino a favores futuros.

    “Juristas”…

    • Luisa
      Luisa Dice:

      Todos los nombrados para esos órganos son juristas de reconocida “complacencia”. Y más complacientes cuanto más reducido es el ámbito administrativo en que el órgano actúa. ¿Quién se sorprenderá, a estas alturas?

  59. O,Farrill
    O,Farrill Dice:

    Me sumo a las felicitaciones a la autora del post y me quedo con su último párrafo defendiendo su libertad de ser o no ser nacionalista. El nacionalismo tal como se está planteando en el siglo XXI es un atavismo tribal sin duda que se basa en la confrontación en lugar de la suma de voluntades. El problema es que tenemos demasiadas tribus de mayor o menor envergadura que nos imponen, orientan y exigen -muchas veces arbitrariamente- sumisión. Frente a estas imposiciones llamadas “conveniencias” de las mayorías, se suelen dar escasas posturas valientes de rebeldía como la de la autora. Las “tribus” son esencialmente conservadoras por el miedo a lo nuevo, por eso se suelen atrincherar -con excepciones honrosas- en los territorios que les brindan seguridad o raíces. Esto es así desde el comienzo de la humanidad y hasta con los prehumanos. Cualquier lugar puede ser una trampa mortal para quien entiende el mundo de una forma diferente y pretenda vivir con el único arma de su libertad que no está dispuesta a cambiar por supuesta seguridad.

Los comentarios están desactivados.