¡No es la economía, estúpido!

Si el eslogan electoral “Es la economía, estúpido”, ideado por J. Carville, estratega de la campaña de Clinton, fue determinante para conseguir su victoria frente a Bush (padre) en las elecciones de 1992 cuando Bush era considerado imbatible y gozaba de una aceptación popular histórica, de nada menos que el 90%, una idea inversa –“No es la economía, estúpido”, o no es solo la economía–  conducirá más pronto que tarde al fin de la hegemonía de Mariano Rajoy.

Ésa es la tendencia que se vislumbra en las encuestas (ver las últimas aquí y aquí). Y es que conforme transcurre la legislatura se extiende más la percepción de que este PP de Mariano Rajoy está desperdiciando una amplísima mayoría absoluta para acometer, de verdad, las reformas políticas e institucionales que este país necesita, y que cada vez más sectores de la ciudadanía y más votantes de su propio partido reclaman antes los oídos sordos de un establishment que, por encima de otras preocupaciones, trata de salvarse a sí mismo y su statu quo en un ejercicio continuo de ambigüedad y de cinismo calculado ante cuestiones esenciales para la limpieza de un sistema democrático.

La situación ha llegado a tal punto de degradación que ya nadie se extraña de la hipocresía de la mayoría de los diputados de los dos grandes partidos. Ahora, lo que produce extrañeza es escuchar a un diputado decir, de verdad, lo que piensa, y no lo que las cúpulas de sus partidos quieren que diga o que calle, para salir airosos o indemnes en las encuestas de opinión. A nadie le produce extrañeza –lo esperábamos- noticias como que se estén desactivando los equipos de investigación de los grandes casos de corrupción. Ni que, por poner otro ejemplo, la inmensa mayoría de los diputados del PP y del PSOE se pongan de perfil y eviten un comentario crítico sobre la sentencia del caso Faisán. O que el Ministro de Justicia, al poco de ser nombrado, afirmara solemnemente que con su reforma del sistema de elección de vocales del CGPJ no se volvería a ver nunca más al Gobierno reuniéndose con el líder de la oposición para pactar el reparto de vocales, y que hace tan solo unos días, por una simple gripe de Rubalcaba, se retrasara la reunión programada entre Gallardón y el PSOE precisamente para pactar la renovación de esos vocales.

Mientras todo esto sucede, Rajoy sigue pensando que conforme la economía vaya mejorando la ciudadanía volverá a confiar en él. Y se atribuye, además,  el mérito de esa mejoría y de que la prima de riesgo haya disminuido  cuando ese mérito no es ni exclusiva ni principalmente suyo.  Sin las famosas “QEs”, medidas agresivas de expansión monetaria o inyecciones de liquidez de todos los Bancos Centrales, incluido el Banco Central Europeo, la situación de la economía, mundial y europea,  no sería igual. Y, por lo que se refiere específicamente a España, el factor que más ha contribuido a disminuir la prima de riesgo española (y de otros países periféricos, como Italia, Portugal, Grecia), y evitar el riesgo sistémico en la zona euro, no ha sido precisamente el liderazgo de Rajoy, sino  la intervención del Banco Central Europeo, desde sus famosas “LTROs” al histórico discurso de su gobernador, Sr. Draghi, en julio de 2012, que constituye un auténtico punto de inflexión en la caída de la prima de riesgo (ver aquí y aquí). Pero como ha dicho Daniel Lacalle con todas estas medidas “creamos ‘ilusión de riqueza’  mientras sostenemos el PIB artificialmente, pero destruimos la creación de riqueza y empleo”. Falta, por tanto,  generar confianza a largo plazo en la economía española, aumentando la renta disponible, incentivando el consumo y la actividad económica. Y falta además una reforma en serio de un sector público sobredimensionado, que coadyuve también a la reducción  del déficit y la deuda pública.

Con independencia  de la cuestión económica, existen otros asuntos de orden interno, en los que por desgracia no nos puede ayudar el Banco Central Europeo, y en los que, por eso mismo, se evidencia en mayor medida la responsabilidad directa de Rajoy  a la hora de (no) liderar las reformas necesarias.

Uno de ellos es la llamada regeneración política-institucional. Lleva pendiente demasiados años, y es una cuestión decisiva para la higiene democrática de un Estado de Derecho, en el que debería existir -de verdad, y no solo sobre el papel- una auténtica división de poderes. Abordar la reforma del sistema electoral y de la partitocracia reinante para que las cúpulas de los partidos no puedan decidir, contra la voluntad de los afiliados y de los votantes, quién va a ser  diputado, senador o concejal, y a partir de éstos repartirse partidistamente otras instituciones del Estado, y desde esos puestos favorecer la financiación ilegal de sus partidos, fundaciones o sindicatos afines. Reformar la justicia para que deje de estar controlada por políticos que se salvan a sí mismos, con aforamientos (el último, Griñán), jueces colocados ad hoc en los tribunales superiores, o fiscales sumisos en demasiadas ocasiones.  La no imputación (todavía) de la Infanta Cristina es otro buen indicador de la actitud cínica de la Fiscalía General de Estado en la persecución de los fines que tiene constitucionalmente encomendados.

Otra de las cuestiones  pendientes es el problema territorial. Y ello comporta no solo repensar al sistema autonómico en su conjunto,  sino abordar con valentía la situación creada por Artur Mas. Rajoy debe “hacer política”, “ser mucho más proactivo”, decía recientemente a este respecto alguien tan moderado como Josep Piqué, quien afirmaba no entender los tiempos de Rajoy, y concluía que hay problemas que no resuelve estrictamente el paso del tiempo.  Con esa actitud se transmite al conjunto de la ciudadanía una sensación de indolencia, de no ser capaz de tener bajo control la situación. No se puede remitir toda la solución del problema al tiempo o a  que el Tribunal Constitucional no lo permitirá, cuando le llegue el caso. También, y sobre todo, se necesita una respuesta política, una reacción de liderazgo, que por desgracia no ha sido capaz de darnos hasta ahora un Presidente del Gobierno que tiene miedo, incluso, a que los periodistas le hagan preguntas libremente en una rueda de prensa.

Una tercera cuestión pendiente es el rearme ético y de la responsabilidad individual. Hay comportamientos que la ley permite y que pese a ser lícitos no deben practicarse por un ciudadano privado, pero menos aún por un personaje público. Este rearme ético no es de la responsabilidad exclusiva de los políticos, pero es indudable que en una sociedad mediática los comportamientos ejemplares de los hombres públicos generan un efecto de imitación que puede ser aprovechado para hacer pedagogía y mejorar la sociedad. De ahí, la responsabilidad mayor de quienes se comportan de manera indigna o poco decorosa en puestos de responsabilidad pública. O de quienes los toleran en sus subordinados, cuando podrían evitarlos por anticipado, o cortarlos de raíz cuando se producen. No vale sólo con excusarse o dimitir cuando la prensa los detecta. Quien así actúa, y esto le pasa mucho a Rajoy y a la clase política en general, solo pretende neutralizar el efecto negativo que dicha noticia tiene en las encuestas de popularidad. Actúan por cálculo político, no por convicción profunda. Así le pasa al Sr. Rajoy con el caso Bárcenas, en el que actúa con un cinismo grande, solo superado por su actitud respecto al asunto de ETA, como recientemente señalaba un cualificado analista .

Si esta manera de hacer política no cambia, antes o después parte de los votantes de este PP y de este PSOE les abandonarán, y les obligarán en las urnas a hacer todo lo que llevan años resistiéndose a hacer voluntariamente. Porque ni PP ni PSOE están dando cabida a las corrientes de opinión que cada vez con más fuerza claman en el seno de la sociedad, y de sus propios votantes, por una regeneración del país que va mucho más allá de la superación de la crisis económica. Si siguen sin entenderlo ahora, el aumento de votos que antes o después terminarán teniendo UPyD y Ciutadans les hará aprender a la fuerza lo que ellos no han querido brindar voluntaria y generosamente al conjunto de la sociedad española.

 

14 comentarios
  1. Manu Oquendo
    Manu Oquendo Dice:

    Se me hace cuesta arriba pensar que alguien que otea desde la cúpula del gobierno piense que las cosas van a cambiar porque la prima de riesgo haya bajado gracias a Draghi –y a la Fed– que lleva años inyectando entre 40,000 y 80,000 millones de dólares (al mes) en la economía USA y por tanto en la masa monetaria global.

    Occidente sigue cuesta abajo de la mano de dos instituciones en quiebra técnica Fed y BCE (ratios de “capital to assets” de entre 100 y 400, es decir, de ciencia ficción apocalíptica)

    Es lógico por otra parte que el discurso mediático-electoral sea el que es y que Rajoy haya optado por retrasar u olvidar sus promesas políticas y económicas.

    La mera inclusión de Gallardón en su gabinete no podía presagiar otra cosa del mismo modo que es evidente que los ministros de su gobierno serán buena gente pero de segunda o tercera fila en su partido. O no ha podido o no ha querido contar con gente de calibre y experiencia.

    Entre otras cosas porque esta crisis no es nuestra, es de Occidente.
    En España se nota el triple por nuestros problemas internos (Autonomías y un gasto clientelar sin control comenzando por entre 4 y 5 veces los empleos públicos de 1978 con una industria menor que entonces)

    El caso es que vamos a tener un problemón complicado.
    Una estrategia de Frente Popular (el Tinell es eso con otro nombre) que el PSOE trata de reeditar y un Rajoy (timorato o de manos atadas, da igual) en minoría junto a una población vieja y decadente (en la II República la mayoría de la población tenía menos de 25 años) nos pone en un horizonte en el cual la emigración es una opción de lo más racional.

    Micro dato.
    En una conocida cadena de tiendas, la cecina ha pasado desde 19.90 a casi 26 euros en 3 años, es decir, un 30% de subida. El dependiente dice que su sueldo ha bajado.
    Las comisiones bancarias son el doble de hace cinco años (el 100% de subida y sin control por el Banco de España).
    El gasoil ha pasado del 1.15 a más de 1.35 (el precio del crudo ha bajado en el mismo plazo) el Doméstico en la misma proporción. La luz peor.
    El IBI se ha multiplicado por 2.5 veces en unas autonomías y en otras que han comenzado más tarde ya va por el 45 o 50 % de subida.
    ¿Ha bajado algo?

    Es decir hay un engaño inflacionario masivo que agrava la deflación salarial y de pensiones contributivas . El resultado lógico de cualquier QE.

    Este es el panorama en el que nuestra clase política lucha por su supervivencia estructural. Como sea.
    Y nosotros seguimos enrocados en los esquemas de izquierda-derecha.

    Viene a cuento un trocito de la 2ª carta de San Pablo a los Tesalonicenses.

    ….. os amonestábamos así: que si alguno no quiere trabajar, tampoco coma. Porque hemos oído que algunos andan desordenadamente sin trabajar en nada, sino entrometiéndose en lo ajeno. A los tales les ordenamos y les exhortamos que trabajando sosegadamente coman su propio pan.

    Sobra superestructura de gorroneo y ruina.

    Saludos.

    • JJGF
      JJGF Dice:

      Manu, tus comentarios suelen superan los posts. A ver cuándo invertimos el orden y otros comentamos: diremos “amén” o algo similar en muchas ocasiones.

      Si la gente no se percata de la gravedad de lo que decía Elisa, menos aún de esto que dices tú. Con la barra libre de liquidez, hemos conseguido que el SP500 esté por encima de sus máximos históricos de 2007, previos al comienzo de la crisis. Y también algunos otros índices. ¿Vive en USA mejor el ciudadano medio? ¿Ha aumentado su poder de compra? No, el valor intrínseco del dinero y el poder de compra de las clases medias disminuye durante estas QEs, en USA, en JAPÓN, y en Europa. Se agranda la brecha respecto de quien posee activos financieros.

      En España, nos encontramos entre la política monetaria laxa del BCE (LTRO, OMT, bajada de tipos hace pocos días) y una política fiscal restrictiva. El alargamiento por parte de la Unión Europea de los plazos para que cumplamos los objetivos de déficit público constituye un cierto alivio en el corto plazo, pero mirando más allá no tanto. Cada año que pasa con un déficit alto supone aumentar en una cantidad nada desdeñable la deuda pública en circulación. Y ahora estamos sobre el 100% del PIB, así que hay muchos problemas serios por arreglar.

  2. Miguel
    Miguel Dice:

    Uno de los ejemplos más claros de cinismo político (aunque para mi es hipocresía), es la reciente noticia de que 40 diputados valencianos del PP, pedían el indulto al gobierno para el ex-alcalde de Torrevieja, condenado por corrupción. Aparte de la vergonzosa postura de esos diputados, que alimenta el enfado popular con la clase política, resulta evidente la falta de liderazgo de Rajoy, que exige tolerancia cero con la corrupción, y ni siquiera afea tal petición a sus propios cargos.
    Hipocresía brutal en nuestras narices.
    P.D.: da miedo pensar por qué motivo esos 40 diputados piden el indulto… ¿se identifican con el corrupto?

  3. Juan
    Juan Dice:

    Un post muy oportuno. La estructura política partitocrática se resiste a cualquier regeneración política e institucional. El reparto del CGPJ ha marcado un hito en el proceso de degeneración de las instituciones españolas, y de cinismo y desverguenza de un ministro. Lo que en otros países que nosotros consideramos con menor nivel de desarrollo es un escándalo (ver el post de la repartija de Rodrigo), aquí pasa sin mayor problema. Lo que más impresiona ahora mismo es la total sensación de impunidad que debe sentir una clase política que ya ha perdido completamente la verguenza para casi todo: desde colocar a sus amigos, dirigir la fiscalía, apropiarse de todos los resortes de poder, y llevarse el dinero a casa. O existe una verdadera reacción en las urnas que castigue estos comportamientos, o después de esto, no se que nos queda ya por ver. Enhorabuena por el post.

  4. Paolo
    Paolo Dice:

    Gracias!
    Permíteme añadir dos mensajes de esperanza.

    Desde mi posición como coach y formador de empresa, veo que las fibras más pequeña de España – los mandos intermedios en particular – tienen un profundo sentido de la ética y del esfuerzo.

    Además, a parte países en que la política es de nuevo para las personas y no las personas para la economía (pienso en particular al Bhután, donde no el PIB sino el “índice de felicidad promedia” es el ‘driver’ y la medida de un gobierno eficaz), muchísimos científicos sociales han aclarado y siguen demostrando que un trabajador feliz pasa de ser un “recurso humano” (un recurso por definición es un gasto) a una persona comprometida que rinde.

    Un consejo a los políticos desde un coach que sabes que el lenguaje cambia la visión: “ciudadanos” ha perdido su sentido tanto moral como ético.. ¿Y si empezamos a hacer política para nuestros hermanos?

  5. KC
    KC Dice:

    La economía hace bastante tiempo que es totalmente ficticia en determinadas latitudes. Está absolutamente alejada de los teóricos/prácticos clásicos, no digamos de las escuelas económicas clásicas. Mientras en otros lugares sería como un torneo de cartas con reglas eficientes, árbitros justos y libertades que no vulneraran otras, en países como España, Italia o Grecia es una mala partida de póquer con la persiana a medio bajar, la mitad de la mesa ocupada por tramposos y naipes debajo de las mangas porque “es mi libertad”. En realidad, cuando uno estudia bien el tema se da cuenta de que es totalmente cultural, de que en España no somos más paletos porque no podemos. Pero siempre nos queda la idea que nos solivianta el que haya más países como nosotros. No somos los únicos, menos mal… “Ellos también lo hacen, ergo yo también puedo”, que es esa retroalimentación ignorante incrustada en el ADN español-italiano-griego-portugués….

  6. Elisa de la Nuez Sánchez-Cascado
    Elisa de la Nuez Sánchez-Cascado Dice:

    Totalmente de acuerdo y una reflexión añadida, los contemporáneos de procesos de deterioro institucional y moral como los que estamos viviendo no suelen identificarlos con nitidez, ya que los seres humanos nos vamos acostumbrado a las circunstancias siempre que se modifiquen lentamente. De ahí la importancia de posts como el de hoy para recordarnos que esto que estamos viviendo no es normal en absoluto. Vamos camino de no tener ni siquiera una democracia formal, veáse el último intento, el de colar una especie de Ley de Orden Público pero del año…2013. Por ahora se ha parado, pero no duden de que volverá, con la sanción por alterar el orden en las misas incluido introducida de rondón por el pío Ministro del Interior.

  7. JJGF
    JJGF Dice:

    Como dice Elisa y otros comentaristas, no nos damos cuenta del alcance de lo que está pasando. Unos políticos que tratan de laminar todos los sistemas de control efectivo que servían como contrapoder. Aunque nos hagan creer lo contrario con normas y discursos muy solemnes en la forma, pero vacíos de contenido. Hablan de transparencia, de organismos independientes, de comisiones de expertos. Pero no tienen voluntad de ser transparencia, ni de dejarse controlar, ni de dejarse aconsejar por las comisiones que sean, a no ser que éstas digan lo que ellos querían oír.

    Y hasta la prensa. Una prensa que vive una crisis económica brutal y que necesita de la complicidad del gobierno para sobrevivir, sea contratando publicidad, sea ayudando a los medios dóciles a encontrar otras vías de financiación para no cerrar. Así, con algunas excepciones, es el gobierno quien controla a la prensa, que es conducida como corderitos por el camino que conviene al poder. ¿Cómo puede la prensa ejercer de contrapoder en esas condiciones de cautividad?

  8. Isidro Elhabi
    Isidro Elhabi Dice:

    Brillante post. Como dice Elisa, hay que recordar de vez en cuando donde estamos, que estructura bananera y partitocrática corrupta tenemos y hacia dónde queremos llegar y lo que tenemos que cambiar. Y lo más importante, cómo hacerlo. Cuando el que ganas elecciones y adquiere el poder se lleva de rondón: el TC, el CGPJ, la Fiscalía, los nombramientos de Magistrados y Presidentes de Salas y Tribunales, los de el Tribunal de Cuentas, el Defensor del Pueblo, la Comisión Nacional de los Mercados y de la Competencia, la de Valores, el Banco de España, y hasta los mandos policiales, entre ellos la Policía Judicial, etc. todo, sólo queda entonces el voto. Si quien gana se lleva todo, la única solución es que nadie gane. La única solución es que no haya ni una mayoría absoluta más en este país y utilizar los nuevos partidos regeneradores para ir consiguiendo objetivos y regenerar España. Si el que Gobierna controla todo, y el ciudadano no tiene contrapoderes, controles y castigos, lo único que le queda es el voto. Ya no se puede votar porque el otro es peor, o porque votar otra cosa es tirar el voto. Ya hay que votar a quien defiende una regeneración y unos cambios y una nueva Transición. Ciutadans, UPyD, Equo, Partido X o los que vengan, aires nuevos, gente nueva, españoles honrados y trabajadores que quieren cambiar su país. El PSOE se cree que con cambiar el logo y volver al socialismo desfasado sesentero recuperará el compás. El PP se cree que si recupera la economía la gente se olvidará de lo que están haciendo y lo que la gente está sufriendo. No será así. La sociedad española ha visto al sistema, sus entrañas y corruptelas, cómo funcionan y se protegen, pues con esa impunidad y absoluto control ni siquiera se molestan en guardar las formas. Y eso no se olvida, no lo olvidarán funcionarios, personal sanitario, maestros, jueces, fiscales, abogados, barrenderos, … Y ni mucho menos lo olvidarán los jóvenes. Ellos cambiarán este país, no tienen fantasmas del pasado, ni ataduras ideológicas y la crisis les está haciendo sufrir, emigrar, y ser realistas y pragmáticos. Ellos cambiarán este país y devolverán a España la democracia que se merecen sus ciudadanos.

  9. FBR
    FBR Dice:

    Es curioso ver como a medida que se acumulan acontecimientos, se van sumando descontentos. Y es curioso porque en lugares como este se supone que habitan mentes pensantes y de intelecto “superior” a la media ciudadana (por favor, no intento ofender en absoluto a nadie, concuerdo con la práctica totalidad de los comentarios, en especial con el del Sr. Oquendo, que considero más acertado que nunca, -y ya hay que estar acertado-), y el caso es que todo esto que se viene diciendo aquí, ya se lo llevo oyendo desde hace mucho tiempo a la PAH, los perroflautas, los 15M…, a los que en muchas ocasiones se trata con desprecio.. ¡Lo que hace el glamouuuuur!

  10. JJGF
    JJGF Dice:

    Fíjese usted, FBR, que la reforma que se hizo en la LOPJ de 1985 sobre el sistema de elección de vocales del CGPJ fue tachada por Federico Trillo de “mutación constitucional en el sentido de Jellinek” (así lo dijo muchas veces entre 1989-1995) y de modificación de la CE al margen de los cauces previstos en la propia CE.

    Si las sucesivas reformas que ha habido sobre la materia contienen los mismos vicios que hacían a Trillo hablar de “mutación constitucional inaceptable”, lo normal es que Trillo siguiera diciendo lo mismo. Quien ha cambiado es él y tantos como él. La impostura es de ellos. No de los demás.

    Lo que usted dice sobre el 15-M o los perroflautas, me recuerda una frase de Luis Araquistaín quien decía, con ironía, que si nos preguntan a Franco y a mí de qué color es el cielo, y coincido con Franco en que el cielo es azul, dicen que soy franquista! Y no lo soy, evidentemente!

    A mí me pasa igual. Yo no me siento identificado con los perroflautas ni siquiera con el 15M por pensar en algunas cosas -como el color del cielo- igual que ellos.

    Lo grave, por tanto, sería que algunas patologías evidentes que tiene nuestra sociedad no fueran percibidas por los diferentes sectores sociales. Pero eso no quiere decir que todos pensemos igual en cómo deben arreglarse los problemas. Porque muchas de esas cuestiones (justicia independiente y no manipulada por los políticos cuando les conviene, partidos políticos con funcionamiento democrático interno, listas electorales no decididas por Rajoy y Rubalcaba en un cuaderno a espaldas de afiliados y votantes…) son previas al debate político en materias concretas, sea impuestos, sanidad o educación. Se trata, primero, de hacer que rijan, efectivamente, las reglas del juego de una democracia seria. Para que todos las tengamos claras antes de entrar en el terreno de juego. Para que todos las respetemos durante los 90 minutos (o 4 años) del partido. Es esto lo que está en cuestión.

    Desde este mismo blog se acogió con esperanza el 15.M. Vea, si no, este post del profesor Villar Ezcurra.

    http://hayderecho.com/2011/06/19/no-hay-derecho/

    También se acogió con esperanza el 15.M en un editorial de la revista “Razón y Fe” de los jesuitas, e incluso de algunos profesores de la universidad de Navarra. Y de sectores sociales muy variados, incluso contrapuestos.

    Pero ello no quiere decir que todos los que apoyaron esa reacción de rechazo a lo que hay tuvieran el mismo criterio sobre lo que debe hacerse en política exterior, social, educativa, etc… Porque -insisto- la reacción del 15-M no estaba enfocada a las políticas de detalle, sino que iba (al menos en su inicio) al corazón del problema: unas reglas del juego democráticas, con controles y contrapoderes, para que desde ahí se abriera el juego de las distintas alternativas e ideas políticas.

    • FBR
      FBR Dice:

      Desde luego que mi anterior mensaje no recogía reproche alguno. Es simplemente una observación de la deriva a la que nos está llevando todo esto. ¿Quién nos iba a decir hace unos años que veríamos una huelga de jueces y fiscales?
      Y coincido plenamente con Vd. en que son “ellos” los que están llevándonos al extremo. Luego dirán que somos nosotros los que somos extremistas. La indignación va creciendo y creando iguales donde antes había diferentes. Seguramente sus diferencias con el 15M ya no son tantas como las que tenga con “la casta”, y en proporción, mucho menores de lo que eran hace un tiempo. Y me temo que nos quedan muchas cosas “nuevas” por ver.

  11. JJGF
    JJGF Dice:

    No he percibido reproche, en absoluto. Sólo he hecho unos comentarios al hilo del suyo.
    Yo no mostré especial entusiasmo por el 15M cuando surgió, pero comparto todo lo que dijo el Prof. Villar Ezcurra en el post que escribió en su día. Ojalá consiguiéramos todos ponernos de acuerdo en unos “mínimos” para poner coto a la partitocracia. Mientras esto no ocurra, mal vamos.
    Un saludo

  12. JJGF
    JJGF Dice:

    El resultado electoral de ayer ha dejado bien claro lo que anunciábamos en este post hace meses.

    PP (y PSOE) no han hecho nada por regenerar el sistema. Sólo operaciones cosméticas, vacías de contenido verdadero.

    Ni democratizaron por dentro sus partidos, ni despobló tiznaron la justicia, ni limpiaron los partidos de corruptos (Luis, aguanta, se fuerte, le decía Rajoy a Barcenas), ni escucharon el clamor ciudadano contra los privilegios de una casta que vivía a espaldas de la realidad.

    Pues aquí tienen el resultado.

    Se lo han ganado a pulso.

    Una pena que no hayan sabido preveer, y adelantarse a lo que podía pasar. Estaban demasiado pendientes de mirarse el ombligo.

    Y quizá sigan, a juzgar por las patéticas declaraciones de Cospedal anoche. Que no se enteran, ni a gritos!

Los comentarios están desactivados.