Flash Derecho: Hacienda mete prisa al Tribunal Supremo

En el último número de la revista Interviú, del 11 de noviembre, aparece un interesante artículo del periodista Bruno Pérez, titulado: “Montoro busca 6.000 millones en los tribunales”, en el que se pone de manifiesto algo que soterradamente venía comentándose: “altos cargos del equipo del ministro Cristóbal Montoro mantienen con las salas de Gobierno del Tribunal Supremo y de la Audiencia Nacional un constante diálogo para pedirles que se agilicen los juicios por causas fiscales pendientes. En Hacienda calculan que 6.000 millones de euros están embalsados en pleitos solo en el Tribunal Supremo, la instancia a la que llegan los contribuyentes particulares más ricos y las empresas más grandes. La media de espera en esos casos es de diez años”.

Es de suponer que se solicitará la agilización de los pleitos en los que Hacienda estime que las resoluciones judiciales le van a ser favorables, claro.

La referida noticia pone de manifiesto que nuestro (sic) Tribunal Supremo, desde la ley 37/2011 de medidas de agilización procesal, ha quedado –al menos en lo contencioso-administrativo- para resolver los asuntos de las empresas del Ibex y de los grandes contribuyentes, lo que algunos han denominado justicia para ricos.

Como señaló el Presidente de la Sala de lo Contencioso-Administrativo de la Audiencia Nacional, CÓRDOBA CASTROVERDE (“Las medidas de agilización procesal en el orden contencioso-administrativo: lo que la ley no dice y debería decir”. LA LEY 19455/2011) “Tampoco soy partidario de una progresiva y periódica elevación de las cuantías para recurrir, sobre todo en casación, como principal remedio para evitar el excesivo número de recursos que llegan ante el Tribunal Supremo y la proliferación de asuntos que no deberían ocupar el esfuerzo de dicho Tribunal. Siempre he creído que la labor que ha de cumplir el Tribunal Supremo es la creación de jurisprudencia y la unificación de criterios y ello no depende, como regla general, de la cuantía del recurso, pues se corre el riesgo de dejar fuera de la casación un importante número de recursos que si exigen un pronunciamiento del Tribunal Supremo, permitiendo sin embargo que accedan otros que carecen de interés. Otro debe ser el camino, propiciando una mayor capacidad de selección por parte de este Tribunal en la elección de los asuntos que deben ser conocidos y resueltos por el Tribunal Supremo con independencia de su cuantía”.

También se pone de manifiesto con dicha información la imperiosa necesidad de reformar el papel del Tribunal Supremo, en línea con lo propuesto en el “Informe explicativo y propuesta de ley de eficiencia de la jurisdicción contencioso-administrativa”, elaborado recientemente por la Comisión General de Codificación, al que dedicamos un post recientemente en este blog y que es de esperar que no duerma el sueño de los justos.

Sería de mayor interés que el Ministerio de Hacienda impulsara dentro del Gobierno esta reforma legislativa que llamar a las puertas del Supremo metiendo prisas.

 

 

 

4 comentarios
  1. javier
    javier Dice:

    Noy hay Justicia, no hay Derecho, no hay Legalidad. La única solución pasa por la verdadera separación del Poder Judicial, desde el CGPJ al TS, pasando por los TSJs.

    Hay que convertir a España en un Estado de Derecho y alejarla del derecho del Estado.

    Creo en el poder judicial, en el principio de legalidad como obligación de la Administración y Derecho de los ciudadanos.

    La crisis no es ni una excusa ni una causa, más contrapesos, más democracia, menos políticos más ciudadanos.

    El poder judicial, los jueces, se deben al Derecho a la Legalidad no a la Justicia, la Jusiticia no existe. El Tribunal Supremo es un Tribunal cobarde y comprado, y el Tribunal Constitucional, que no es ni Tribunal, está prostituido.

    Por lo menos, áun, nos queda Europa, que no Alemania.

    Por la dignidad y redignificación de la Democracia y la Ciudanía libertad para el poder judicial, libertad para el legislativo.

  2. Pedro G.
    Pedro G. Dice:

    Es curioso, hace unos días, el confidencial desveló la designación de la hija y el yerno del Presidente de la Sección Segunda (ambos técnicos de la Comunidad de Madrid) como letrados al servicio del Tribunal Supremo.

    Pues bien, la secuencia de los hechos parece ser la siguiente:

    1) Quien tiene la “sartén por el mango” frente a Hacienda, es decir, el Sr. Montalvo (presidente de la Sección Segunda) pide “refuerzos”
    2) le dan los refuerzos que pide
    3) contrata a su hija y su yerno como letrados, junto con otros muchos
    4) terminado el plan de refuerzo solo se quedan la hija y el yerno, (a los que, casualmente nadie conocía cuando entraron) y aquí no ha pasado nada.

    http://www.elconfidencial.com/espana/2013-10-21/el-supremo-elige-como-letrados-a-la-hija-y-al-yerno-de-uno-de-sus-magistrados_43805/

  3. Isidro Elhabi
    Isidro Elhabi Dice:

    Montoro se preocupa por 6.000 millones pero el propio ministro de Justicia, ha manifestado que en España hay cerca de 20.000 millones de euros retenidos en litigios pendientes de resolución judicial. Si se invirtiera en Justicia, aumentando el número de plazas de jueces, fiscales, funcionarios, y en medios materiales e informáticos no sólo es que se recuperaría, es que se ganaría dinero. Pero claro, tienen miedo de dar algo de movilidad y agilidad al Poder Judicial y que se les pueda volver contra ellos, y sin embargo, también quieren el dinero que se podría recaudar. Eso en mi pueblo se llama chocotajas. Y no puede ser. O se invierte más y se recauda, o no se invierte y no se recauda, pero una sin la otra, Sr. Montoro es un imposible.

    http://m.europapress.es/nacional/noticia-gallardon-cifra-20000-millones-cantidad-retenida-juzgados-20120411152214.html

Los comentarios están desactivados.