¡Ay, Derecho! La repartija final

Ayer terminó el proceso de elección, perdón, de demolición, del Poder Judicial, con la elección de los jueces que han de integrarlo. Unos días antes habían sido elegidos los juristas “de reconocido prestigio”, entre los que destacan unos cuantos cónyuges y algunos mamporreros de los mandantes. En próximos post procederemos a analizar sus respectivos cv y sus conexiones particulares.

Pero lo que me interesa destacar ahora son los principios que han presidido la negociación entre los partidos a la hora de proceder a la selección. Aunque, en realidad, una vez terminado el proceso ha quedado claro que sólo había un principio: que no habría vetos entre los partidos (ver aquí), es decir, que cada uno elegiría libremente a los suyos sin intromisiones por parte de los demás. Una vez que este principio quedó claro, todo ha sido muy fácil, lógicamente: la “negociación” de los nombres y su “aprobación” por el Congreso ha ido sobre ruedas, demostrando una vez más la disposición al consenso de nuestras élites políticas. Y encima nos quejamos.

A la vista de todo ello podemos deducir tres conclusiones muy evidentes:

1.- La vulneración absoluta de la doctrina constitucional sobre la materia, que insiste especialmente en que no cabe el reparto, sino sólo el consenso, como explicamos en este post. Al margen del escándalo político que esto implica, ¿cabe algún recurso legal? Sobre esto también hablaremos.

2.- La constatación de que formar parte de este órgano es un gran demérito en la carrera profesional de sus integrantes. No han sido elegidos por ser los mejores, sino por su fácil disposición a anteponer los intereses de sus mandantes al interés general. Ningún jurista de reconocido prestigio aceptaría nunca someterse a un procedimiento de designación tan denigrante.

3.- La vacuidad de las alegaciones de que cualquier otro sistema fomenta el corporativismo judicial. No es cierto, como hemos demostrado aquí hasta la saciedad, pero es que, además, debemos ser conscientes de que lo que tenemos ahora no es un sistema, es una corruptela, pero no una corruptela ordinaria, como la de Bárcenas o la de los Eres, sino una todavía mucho más grave, que ataca directamente a los fundamentos del Estado de Derecho. Como indicamos en otro post, un auténtico golpe institucional. En otros países teóricamente menos desarrollados se han dado cuenta de su extraordinario peligro. Aquí seguimos esperando.

 

31 comentarios
  1. IÑIGO ROMERO DE BUSTILLO
    IÑIGO ROMERO DE BUSTILLO Dice:

    El asunto es denigrante por lo que suponen en sí en las 3 razones que argumenta Tena Arregui .”Montesquieu ha muerto” y “La Justicia es un cachondeo”.- Alfonso Guerra y Pedro Pacheco.El segundo fue procesado.-
    Ya no se mantienen ni las formas por lo que lo de Pacheco es verdad desgraciadamente. El Estado Español está atacado en sus fundamentos más primordiales: su Unidad Territorial y la Independencia del Poder Judicial,garantía del recto funcionamiento de las demás Instituciones… sin dejar aparte el Tribuna Politico de No Garantías Constitucionales.- Y no hablamos de la corrupción y el desprestigio generalizado a todos los niveles de la escala social.-
    Tengo vergüenza de confesar aquí que a un hijo mío que estudia Ecónomicas e los EE.UU. el otro día le pusieron un “essay” sobre formas de acabar con la corrupción y crisis en determinados países y que escogiera entre Bielorrusia,Afganistán y….Spain.-
    Pues eso.-

  2. Panóptico
    Panóptico Dice:

    Sinceramente, D. Rodrigo se pasado de frenada, afirmar como hace que: “entre los que destacan unos cuantos cónyuges y algunos MAMPORREROS [Hombre que dirige el miembro del caballo en el acto de la generación] de los mandantes” me parece un exceso verbal [escrito] que añade poco a su argumentación.

    Tenga en cuenta, que solo se trata de “nombrar” a unas personas -expertas en derecho- para que “gobiernen” el Poder Judicial en sus aspectos “gubernativos” no en la función jurisdiccional para la que se presume que tienen todos los Jueces una indudable independencia.

    Las funciones -ex art. 122.2 de la Constitucion- de nombramientos, ascensos, inspeccion y regimen disciplinario no son tan importantes, puesto que:

    1.- Ascensos: Se limita la eleccion de los 85 Magistrados del Supremo, el resto de Juez a Magistrado no creo ni conozco que tenga excesivo problema, casi todos por antiguedad y algunos por especializacion o cursos, pero en un breve plazo (de 3 a 5 años) todas las promociones ascienden de Juez a Magistrado. Asi que solo nos queda el hecho de los nombramientos y ascensos a Magistrados de Supremo. En esta categoria, solo los de la Sala Penal pueden ser “polemicos” puesto que el resto que son mayoria, son de discrecionalidad tecnica “normal” comparable a lo que sucede en otros Ministerios (Defensa con los Generales, Notarios y Registradores con su “altos cargos” Abogados del Estado y cualquier Direccion General ocupada por personal funcionario de carrera).

    2.- La funcion de “Inspeccion” brilla por su ausencia, solo se hace con rigor cuando el caso es “de escandalo” y como los planes anuales se conocen con antelacion es mera rutina, que se interrumpe con las Denuncias de los afectados, que pasan evidentemente una criba muy rigurosa.

    3.- La de “Regimen Disciplinario” pues va pareja a la anterior, nada de nada, solo los casos “que son noticia por su indudable descontrol” y siempre a golpe de Denuncia del afectado. De oficio, no se conoce una sancion por la via de que la Inspeccion haya detectado irregularidad acreedora de sancion administrativa. De oficio el Ministerio Fiscal formulando querellas, solo los casos “super mediaticos”. En fin que no existe un verdadero Regimen Disciplinario -tipo funcionarial- sino que “se barre para adentro” y los “trapos sucios se lavan en casa”.

    Solo una vez “real” que recuerde un Juez de Instruccion de Nules, el que ultimo el Caso Fabra, utilizo esta via de obtener un “amparo” del CGPJ y puede investigar que paso. El resto, son casos “super mediaticos”.

    En fin, que no tiene tanta importancia y no afecta a la INDEPENDENCIA JUDICIAL de los Tribunales, que es lo importante, las personas que ocupen y desarrollen estas funciones de gobierno.

    Pero en todo caso, por respeto creo muy fuerte llamarles MAMPORREROS de los mandantes. Estos que Vd. llama mandantes son los “politicos” que nos representan a todos. Estoy de acuerdo que hay que cambiar el sistema y que todo es mejorable, pero al final habra alguien que elija.

    • Rodrigo Tena Arregui
      Rodrigo Tena Arregui Dice:

      Panóptico, debería fijarse menos en la letra pequeña y levantar un poco la mirada si quiere percatarse del mundo en que vive. Si el CGPJ no sirve para nada, ¿por qué se molestan tanto los partidos en controlarlo? Pregúnteselo a los señores Blanco y Matas y a la señora Barcina, de los que hemos hablado en este blog, y seguro que le dan alguna pista.
      En cuanto al término “mamporrero” pasa lo mismo. Busca en el diccionario exactamente las mismas letras y, claro, se pierde por los prados tras las yeguas y los caballos, confundiendo el tema con una muy noble y actual profesión. Busque en cambio “mamporro” y luego lea mi post enlazado sobre el golpe institucional, y todo, súbitamente, cobrará nuevo sentido. Se lo aseguro.

    • Panóptico
      Panóptico Dice:

      Pues si esta muy claro: los <<elegidos los juristas “de reconocido prestigio”, entre los que destacan unos cuantos cónyuges y algunos mamporreros [de mamporro] -que dan golpes, coscorrones o puñetazos- de los mandantes.

      Si ahora si tiene sentido, seguir su hilo discursivo, esta clarisimo, que los juristas de reconocido prestigio, ya sean conyuges o no, se dedicaran a dar "mamporros" concretamente a quienes les digan sus mandantes.

      La preparacion tecnica de dichos "mamporros o mamporreros" esta en justa proporcion a su nueva función.

      Mire D. Rodrigo, o respetamos las reglas del juego y con ello la famosa y cuestionada STC que avalo la actual eleccion de los Vocales del CGPJ, asi como la "reciente" reforma de la LOPJ que ha sido avalado por un grupo parlamentario con mayoria absoluta, o tiramos la toalla y que nos gobierne el mas fuerte.

      No estoy de acuerdo, con que se celebre unas elecciones libres entre los miembros de una profesion, eso esta bien para una Asociacion o para un Colegio Profesional, pero para gobernar a los miembros de un Poder del Estado como el Judicial, para eso se requiere la "legitimidad democratica" que la tienen TODOS los ciudadanos que quieran acudir a votar y no solo los que desempeñen como profesion la funcion de juzgar.

      El gobierno de un Colegio Profesional (Abogados, Notarios, Secretarios Judiciales, Graduados Sociales) o el de una Asociacion Profesional (de Jueces, Fiscales, etc) o bien del Sindicato de Funcionarios de Justicia, ni todos estas corporaciones publicas JUNTAS, suponen una UNION PROFESIONAL, que seguiria careciendo de la "legitimidad democratica" que le otorga la eleccion y nombramiento por las Cortes Generales.

      PD.- Lo que le ocurriese a Yolanda Barcina (la del tartazo), al Sr. Blanco y al Sr. Matas, no creo que sean casos representativos de que "la mano larga e invisible" de los politicos han doblegado la voluntad de unos Magistrados concretos. Los razonamientos que vertieron en dichas resoluciones -son cuestionables- pero no creo que en dichos casos, sean fruto de actuar al dictado de algun grupo politico concreto.

      La actuacion del Ministerio Fiscal y determinados Jueces de Instrucción, en algunos casos "sonados" esta si me parece "cuestionable", pero la de toda una Sala de lo Penal del TS, lo veo mucho mas dudoso, salvo lo que ocurriera en el Caso del Sr. Divar -en ese caso concreto- ahi si primó mas la auto-proteccion gremial, que el hacer justicia o aplicar la Ley vigente.

      Dice el contertulio "JURISTA" que por el CGPJ se incoan mas de 1.000 Expedientes Disciplinarios Anuales, pues le remito a que consulte la reiterada jurisprudencia de la Seccion 7ª del TS y vera en lo que quedan al final las "pocas" resoluciones finales que se aventuran a sancionar, observara la rigurosidad con la que los Instructores nombrados, sobrepasan los 6 meses de plazo para instruir y vera como la terminacion de casi todos ellos por CADUCIDAD es la tonica general.

      Reciba un cordial saludo

    • Rodrigo Tena Arregui
      Rodrigo Tena Arregui Dice:

      Panóptico, está completamente equivocado, no se ha molestado en leer nada. El TC avaló la reforma únicamente en el caso de que la designación final no se terminase haciendo por cuotas, sino por consenso. En consecuencia, dado que la doctrina interpretativa del TC es vinculante, esta designación es absolutamente inconstitucional.

    • Cvm Privilegio
      Cvm Privilegio Dice:

      “Las funciones -ex art. 122.2 de la Constitucion- de nombramientos, ascensos, inspeccion y regimen disciplinario no son tan importantes.”

      O sancta simplicitas!

      Estimado Panóptico, en esta destrucción acelerada de nuestro estado de Derecho, ¿quiere usted representar el mismo papel que aquella ingenua viejecilla?

    • Isidro Elhabi
      Isidro Elhabi Dice:

      A mí la respuesta de Panóptico me suena a alguna respuesta que he escuchado en el Congreso o en los argumentarios de los partidos.

      -“Estas son las normas que hay y hay que respetarlas, además lo avaló el TC. Y si no se hace así esto será la ley de la selva, el mundo se hundirá, etc. Y además la reforma que usted argumenta es demagogia”

      Traducción. “Estas son las normas que hay y no las vamos a cambiar. Porque no nos interesa cambiarlas. Queremos seguir controlando todo lo que podamos al Poder Judicial. A pesar de que el TC dijo que no podía convertirse en reparto de cromos, nosotros nos escudamos en dicha sentencia porque sólo los leguleyos empollones la han leído. Nos presentamos como única opción para que la gente no se contemple cualquier otro sistema o reforma posible. Y como argumentalmente no podemos discutir su propuesta, porque es lógica, pero nos perjudica, sólo podemos tacharla de demagógica”.

      Por cierto, Panóptico, justamente esos jueces de instrucción y de base son los verdaderamente independientes, más difícil es decirlo de aquellos que son nombrados por vocales que a su vez son nombrados por políticos, o que directamente son exdiputados, exaltos cargos políticos, o incluso mujeres, familiares o amigos. Pero claro que son sonados, los casos no, los jueces de instrucción. Están locos y son demasiado íntegros y profesionales de querer hacer profesionalmente su trabajo, de querer impartir justicia y de intentar aplicar la ley igual para todos. Están locos!! ¿Pero quienes se han creído? ¿Se creen que por aprobar una oposición pueden juzgar a políticos, a gente de nuestra casta?

    • Panóptico
      Panóptico Dice:

      D. Rodrigo, ya que Vd., lee mucho, no creo que lo costara mucho trabajo -acudiendo al Diario de Sesiones- de cualquiera de las Camaras, para trasponer de donde interpreta Vd -periodicos y gentebieninformada aparte- que no ha sido por CONSENSO, sino que realmente lo que ha ocurrido es que previamente a decidir:

      1.- Han acordado como punto de partida, el Reparto de “vocales” por escaño y grupo.
      2.- Se aprobo acordar que por ejemplo 7 los nombra el PP, 5 el PSOE, 1 PNV, 1I IU, etc y NINGUNO la UPD.
      3.- En base a los acuerdos anteriores, cada Grupo presentó su LISTA cerrada de candidatos.
      4.- Finalmente se aprobaron -de consenso- todos los acuerdos anteriores.

      Si quedo reflejado asi en el Diario de Sesiones, estara en lo cierto de “su repartija” sino fue por CONSENSO.

      PD.- Si me he molestado en “leer” la STC y lo siendo este post, hara un buen titular periodistico pero en el fondo, argumentos juridicos -salvo su voluntad, que es respetable- emplea muy pocos. Siempre he pensado que los que buscan el aplauso facil, lo que verdaderamente persiguen es “quitate tu, para ponerme yo” que si tengo valia y no estoy desprestigiado, como esos “juristas de reconocido prestigio” a los que llama, de forma literal “mamporreros o mamporros” de sus mandantes. Creo que se ha pasado y que esta equivocado.

      Saludos

    • Josef K.
      Josef K. Dice:

      Con todos mis respetos Doña Elisa, no estoy de acuerdo con esta parte del comunicado: “Los jueces constituyen la última defensa de los ciudadanos ante el poder político, el cual tiene en sus manos la capacidad de privar de libertad a cualquier persona, expropiarle sus bienes e incluso inmiscuirse en áreas tan reservadas como su intimidad o asistencia sanitaria. Para evitar abusos propios de regímenes antidemocráticas se precisa de una Justicia independiente” Según ni experiencia con la justicia son los jueces los que abusan de los ciudadanos, son los jueces los que tienen el poder de embargar vidas, honores y haciendas. No creo ni en los políticos ni en los jueces. Claro que habrá buenos políticos y jueces pero yo no los conozco.

    • Quasinadie
      Quasinadie Dice:

      Josef, afirma usted que “no creo ni en los políticos ni en los jueces”. En qué cree entonces? En la voluntad divina, la sangre real, o el desgobierno? Le sugiero que pruebe suerte en un régimen autoritario o un territorio bajo anarquía. Si lo hiciera, o compartiera las experiencias de aquellos que se han visto forzados a hacerlo, quizá hasta cambie usted de opinión. Por suerte, la mayoría aquí no estamos dispuestos a acompañarle en el viaje.

    • FBR
      FBR Dice:

      Sin compartir al absoluta desconfianza de Josef K, he de decir Quasinadie, que la anarquía existe. Es la tribu. El hombre ha vivido en anarquía durante siglos. Es cierto que habría que renunciar a gran parte del progreso, pero no es ese monstruo que pinta. Hay aún gente en el mundo viviendo en anarquía. Claro que esto suena pintoresco, pero es así.

    • Josef K.
      Josef K. Dice:

      Señor Quasinadie, no creo ni en los políticos ni en los jueces que conozco.
      Los políticos que conozco son los dos partidos que se han alternado en el poder. Nos han engañado y nos engañan. No creo en políticos que no cumplen el programa electoral porque las circunstancias han cambiado (si las circunstancias cambian, que pregunten si quieren que les gobiernen en esas nuevas circunstancias) No creo en políticos que indultan a banqueros y a corruptos.
      Los jueces que conozco son los que forman el CGDPJ, que defienden los interese de los partidos que los han elegido (algunos hasta se creen con derecho a que le paguemos sus semanitas caribeñas), y los que me han tocado en suerte y he tenido la mala suerte de padecer, jueces que no motivan sus resoluciones conforme a derecho, claro según mi opinión.
      Un ejemplo: http://hayjusticia.blogspot.com.es/2012/09/analisis-de-la-sentencia-de-primera.html
      Y otro: http://hayjusticia.blogspot.com.es/2012/10/analisis-de-la-sentencia-de-segunda.html
      Señor FBR, tampoco tengo una absoluta desconfianza, termino diciendo que deben de haber buenos políticos y buenos jueces, a los que no he tenido la suerte de conocer. Bien porque nunca han gobernado, bien porque nunca me han juzgado. Creo en políticos que sirvan a los ciudadanos y no en políticos que se sirvan de los ciudadanos. Creo en un CGDPJ, regido por políticos, jueces, fiscales secretarios judiciales, abogados y universidades. Nunca regido solo por jueces.
      ¿No son los “Mercados” una anarquía? ¿Alguien sabe quiénes son y por qué reglas se rigen? ¿Esas reglas, son democráticas? ¿No son los que impone las políticas sociales?
      Un poquito de esperanza tengo, porque como dijo Benedetti en su poema utopías: cómo voy a creer / que la esperanza es un olvido / o que el placer una tristeza / cómo voy a creer / que el universo es una ruina / aunque lo sea / o que la muerte es el silencio / aunque lo sea.

  3. ENNECERUS
    ENNECERUS Dice:

    Estimado panóptico: Se le olvida a usted citar los nombramientos de cargos claves en las Audiencias y los TSJ autonómicos, en ciertos casos a elegir entre ternas elaboradas por los parlamentos autonómicos y el nombramiento de dos magistrados del Tribunal Constitucional.

    Y lo que es más importante, que si la Constitución dice que 4 el Congreso, 4 el Senado y 12 de entre jueces y magistrados, parecería razonable que los jueces y magistrados eligieran entre ellos a 12 y las Cámaras a los comisarios políticos.

    Claro que si a usted no le parece grave que los políticos manejen al Tribunal Supremo, no me queda más remedio que pensar que usted celebra el entierro de Montesquieu.

  4. Josef K.
    Josef K. Dice:

    Yo creo que D. Rodrigo, que se ha quedado corto. Con que autoridad moral puede pedir el CGDPJ respeto a la Justicia, si ellos son los primeros que no la respetan.

  5. jurista
    jurista Dice:

    Creo que Panóptico ha sido un poco irónico, no ha de desconocer que las competencias del CGPJ no se limitan a los nombramientos de los Magistrados del TS que, a su parecer, sólo tienen importancia los de la Sala Segunda, pues, los de la Sala tercera no dejan de tener su importancia, pues es la que ha de controlar y revisar los actos de las más altas instencias del Estado, entre ellos, al Gobierno y Ministros, además de las de otros órganos, como bien sabe, y fija doctrina para los inferiores, no desconce tampoco la designación de los Ptes. de TSJ, y sus correspondientes Presidentes de sus Salas, todos ellas de importancia, quienes influirán también en las resoluciones de los jueces inferiores de base, así como los de las salas de Civil y penal encargadas de la instrucción y enjuiciamiento de los aforados autonómicos, cada vez más, no olvida tampoco que es el órgano que tiene que dar la voz alta y clara de las graves carencias de medios de tantos órganos jurisdiccionales, que impiden hacer su labor, al menos, con mayor rapidez que la que pueden; no ha de desconocer que es el encargado de conceder compatibilidades, permiso y licencias de todo tipo, y, por diversas circucunstancias, no bien regladas y que se presta al “según quien”; no ha de olvidar las competencias en refuerzos y concesiones de comisiones de servicio, tampoco bien reglamentadas, y que se presta a lo dicho; no ha de desconocer la cantidad de expedientes disciplinarios que se incoan a los jueces, ha habido años, que más de mil, mucho más, pero que bastantes más que a cualquier colectivo, y, en su mayoría por retrasos, no siempre imputables, no sólo a los jueces, sino a todo el personal que presta servicios en los Tribunales, seguro que ha echado un vistazo a las memorias anuales del CGPJ, y ha podido formarse juicio comparativo disciplinario con otros Cuerpos, y no ha de olviadr tampoco un montón de “premios” a los jueces .. , según quienes, claro. En fin, son tantas cosas sutiles que pueden influir en los jueces, que me da que Panóptico sólo ha querido ser un poco irónico.

  6. Jesús Casas
    Jesús Casas Dice:

    La cuestión es, como se anuncia por el Sr. Tena, analizar qué vías legales quedan a los ciudadanos libres e independientes para combatir esta situación. Una, obviamente, es la participación política pero…¿dónde? En los partidos, asociaciones empresariales y sindicatos? Al final, democracia “orgánica” pero con otros órganos, puesto que el funcionamiento interno de los citados no es democrático. ¿Cabildeo de alto nivel, conciliábulos, foros más o menos civiles, asociaciones, fundaciones, tertulias y demás “Sociedades de Amigos del País”? ¿Derecho de manifestació y petición?¿Blogs diversos? …¿existe alguna acción por la que un ciudadano individual pueda denunciar este estado de cosas? Si no, es que no hay ciudadanía si uno no se disuelve en un “orgánulo”. El TC ya sentó doctrina. Yo creo que habrá que poner una corona de flores en la tumba de D. Federico Carlos Sáinz de Robles o erigirle un monumento por suscripción popular. ¿Resistencia pasiva? ¿Huelga indefinida de jueces, abogados, procuradores, abogados del estado, fiscales, secretarios judiciales, registradores, notarios, graduados sociales y demás jurídicos? ¿Contra la mayoría de los partidos que han votado en el Congreso, es decir, contr la “soberanía popular”? Lo llevamos mal.

    • Quasinadie
      Quasinadie Dice:

      Desazón bien planteada. No pretendo obviar o simplificar el problema, pero ciertamente hay una vía abierta: la emigración.

  7. Traveller
    Traveller Dice:

    La mayoría de los partidos que han votado en el Congreso no representan, en puridad democrática, a la “soberanía popular”. Sólo actúan en función de sus intereses de casta y de su endogamia partitocrática.

    Por eso, antes de intentar cambiar el sistema de elección de los vocales del CGPJ, sería prioritario modificar el sistema electoral español. Porque no es cierto que a esos miembros los haya elegido el Parlamento, han sido los partidos políticos con sus trapicheos entre bambalinas. El Congreso, como siempre, se ha limitado a decir amén.

    Y así será per saecula saeculorum mientras los diputados sigan siendo elegidos e incluidos en listas cerradas por los propios partidos.

    Cambiemos el sistema electoral y se acabará el problema de elección del gobierno de los jueces y muchos otros, porque, muerto el perro, se acabó la rabia.

    • Alberto
      Alberto Dice:

      Amén. La repartija de cargos en el CGPJ es sólo un síntoma más de la partitocracia que sufrimos. A lo mejor se resolvía más de un problema con que se cumpliera la última frase del artículo 6 de la constitución: “[La] estructura interna y funcionamiento [de los partidos políticos] debrán ser democráticos”. Y no, congresos con el 98% de aprobación de la directiva o en los que sale elgido un diputado que lleva veinte años callado en el congreso y al que no conoce ningún militante de base (no digamos votante), no son democráticos.

  8. Lucía de las Heras
    Lucía de las Heras Dice:

    “La constatación de que formar parte de este órgano es un gran demérito en la carrera profesional de sus integrantes. No han sido elegidos por ser los mejores, sino por su fácil disposición a anteponer los intereses de sus mandantes al interés general. Ningún jurista de reconocido prestigio aceptaría nunca someterse a un procedimiento de designación tan denigrante.”

    Enhorabuena. Y donde la Constitución dice “juristas de reconocida competencia” debe leerse “de reconocida COMPLACENCIA”. En fin, ya era hora de que alguien lo dijera alto y claro. Este blog le devuelve a una la alegría de vivir. Ahora sólo falta confiar en que los jueces (los jueces de verdad, no esos señores) remedien esta componenda, merced a impugnaciones como la ya anunciada por UPyD.

  9. Cvm Privilegio
    Cvm Privilegio Dice:

    Creo que ya entiendo al estimado Panóptico.

    Lo que le molesta es la alusión al miembro del noble bruto.

    Y lleva razón: los caballos son animales bellos, gráciles y trabajadores: nada que ver con los mandantes de los consejeros.

    Don Rodrigo, rectifique usted: no son mamporreros, son palanganeros.

  10. CIUDADANO
    CIUDADANO Dice:

    Es impúdico.Me quedo con la frase de que “Ningún jurista de reconocido prestigio aceptaría nunca someterse a un procedimiento de designación tan denigrante.” Todos los comentarios los encuentro certeros, pero como siempre, a los hechos me remito: en una misma semana, las sentencias de los casos de Yolanda Barcina, Jaume Matas y José Blanco son más elocuentes. En cuanto al reconocido prestigio, tiremos de curriculums….empezando por un tal Estevil…. En cuanto al alcance….universal….no solo el TS. Cualquier juez recien ingresado puede ser apartado de la carrera si se pone en el punto de mira de ciertos grupos o promovido a puestos destacados si se adscribe a según que asociación. ¡ Venga ya!

  11. Rodrigo Tena Arregui
    Rodrigo Tena Arregui Dice:

    De verdad Panóptico, déjelo, esta batalla no la puede ganar. Es como continuar una partida con dos torres de menos.
    El reparto por cuotas y sin vetos ha sido asumido por todos los intervinientes en esta negociación. Pregúntele a Tomás Gómez.
    El TC dijo esto:
    “Ciertamente, se corre el riesgo de frustrar la finalidad señalada de la norma constitucional si las Cámaras, a la hora de efectuar sus propuestas, olvidan el objetivo perseguido y, actuando con criterios admisibles en otros terrenos, pero no en éste, atiendan sólo a la división de fuerzas existente en su propio seno y distribuyen los puestos a cubrir entre los distintos partidos, en proporción a la fuerza parlamentaria de éstos. La lógica del Estado de partidos empuja a actuaciones de este género, pero esa misma lógica obliga a mantener al margen de la lucha de partidos ciertos ámbitos de poder y entre ellos, y señaladamente, el Poder Judicial.”
    Relea: “frustrar la finalidad señalada de la norma constitucional”. ¿No es un argumento jurídico? Todavía más claro que mamporrero. pero reconozco que el que no quiere entender no entiende, eso sí.
    Y, por último, insinuar que mi intención oculta es que me nombren consejero del Poder Judicial…. En fin.

    • ENNECERUS
      ENNECERUS Dice:

      Lo malo, querido Rodrigo, es que a continuación el TC bendijo el procedimiento que unánimemente se sabía que iba a convertirse en “partidista y por cuotas” como el propio TC (otro órgano político partidista), reconoció paladinamente. Por otra parte el Pleno estaba integrado entre otros, por dos magistrados nombrados por un CGPJ cuya propia constitución se cuestionaba y que fueron decisivos para que esa sentencia dijera precisamente eso. Nadie les recusó ni tuvieron a bien abstenerse en un tema en el que estaban más contaminados que las rías gallegas tras el hundimiento del Prestige.

      El TC con esta y otras muchas sentencias minó su propio prestigio y abrió de par en par la toma partidaria de las instituciones y su repartija.

      Nunca quiso recuperar su prestigio y jamás abandonó la línea de sentencias políticamente correctas con escasísimas excepciones, entendiendo por tal las que no molestan en exceso al gobierno de turno.

  12. Alcides Bergamota
    Alcides Bergamota Dice:

    Hasta qué punto se nota que somos los nuevos ricos del sistema político que pretendemos –algunos y cada vez menos- sea el nuestro. Como todos saben, las cosas son lo que son, y no lo que las partes dicen que son. Un caballo no es un cenicero, aunque las partes se empeñen, y un estado de derecho en una democracia liberal (liberal por ser la libertad el eje del sistema) si no existe la división de poderes no es tal estado de derecho. Es así de sencillo. Hay que decir las cosas de una vez. Estamos ante una democracia frustrada que se ha ido deslizando por una pendiente muy peligrosa hasta el estado actual de cosas en el que a los partidos del sistema, el modelo teórico no los interesa ya nada tenerlo funcionado. Prefieren su adulteración, la repartija famosa. Y la forma en que defiende la situación actual causa verdadero sonrojo (¡que palabras y que tono el del Ministro de Justicia esta mañana en la radio!). Lo dice en su post Rodrigo con toda claridad y razón: golpe institucional. Que no es más que la continuación del verdadero golpe de estado que supuso el “Montequieu ha muerto” de Alfonso Guerra cuando la reforma de 1985. Aquella se frase terrible se pronunció con toda tranquilidad, mientras todos tenían, como ahora, la boca llena de la palabra democracia.

  13. Delaney
    Delaney Dice:

    Señor Panoptico, es mejor no opinar de aquello que se desconoce. Usted no tiene ni idea del poder del CGPJ sobre los jueces, en muchos sentidos y aspectos. Usted no tiene ni idea de la tremenda inquisición disciplinaria de la Inspección, que hace que los jueces sean el colectivo profesional más expedientado y sancionado de españa, con muchísima diferencia sobre cualquier otro. Usted no tiene ni idea del enorme poder del CGPJ sobre los jueces en materia económica. En definitiva, para un juez el CGPJ no tiene menos poder que cualquier empresario sobre sus trabajadores, o incluso más.

  14. Lucía de las Heras
    Lucía de las Heras Dice:

    A esta situación desoladora hemos llegado con los jueces políticos de los turnos de no-oposición:

    Matas recurre ante dos jueces afines su condena por cohecho

    (leído en

    http://politica.elpais.com/politica/2014/05/14/actualidad/1400056112_420848.html

    Una sala formada por tres magistrados, de los que dos son juristas aupados al tribunal a propuesta del PP y que fueron próximos personalmente a Jaume Matas, revisará la sentencia de 9.000 euros de multa, por cohecho contra el expolítico, que debe devolver, además, los 42.111 euros que percibió su mujer, Maite Areal. En su escrito, el exministro alega en su defensa que está considerado como un “apestado social”.

    Un jurado popular consideró a Matas culpable porque su esposa tuvo un sueldo de 3.000 euros al mes -mientras era él presidente autonómico, en 2007-, por parte del hotelero Miguel Ramis, de Grupotel, por el empleo, ficticio, de relaciones públicas y de comercial del hotel Valparaíso de Palma.

    El magistrado de la Audiencia de Palma que redactó la sentencia, Juan Jiménez Vidal, señaló que Matas recibió “realmente una donación (…) en atención a su cargo”. El fiscal Pedro Horrach dijo al jurado que el pago efectuado a la esposa, sin trabajar, “no era más que una prebenda o donación” a su marido. Matas refuta el veredicto y todos los argumentos.

    La otra condena a Matas, una pena de nueve meses de cárcel ya es firme, es por un delito de tráfico de influencias en los contratos a su escritor de discursos Antonio Alemany quién tiene una pena de dos años y tres meses. El Tribunal Supremo minimizó la condena a Matas de la Audiencia de Palma que era más de cinco años. La Audiencia ordenó su ingreso para cumplir los nueve meses de reclusión y Matas pidió el indulto para bloquear la orden de ingreso en la cárcel. El Gobierno no ha resuelto la petición de gracia.

    Este miércoles, ante el Tribunal Superior de Baleares, Jaume Matas es defendido por el letrado Miguel Arbona, que era juez de la Audiencia de Palma y que presidió diferentes jurados populares. En el Tribunal balear, el ponente de la vista –determinado por turno- es el magistrado Antonio Monserrat, designado a propuesta del PP del Parlamento de Baleares y que estuvo en el último Consejo General del Poder Judicial, también con la anuencia de los conservadores.

    Otra magistrada de la sala, Felisa Vidal, fue alto cargo del último Gobierno balar de Jaume Matas (2003-2007) ya que fue nombrada por aquél directora general de la Abogacía de la Comunidad para sustituir al histórico jefe jurídico Pedro Aguiló. La juez Felisa Vidal, abogado del Estado, por su biografía ‘política’ se ha tenido que apartar de otras causas de corrupción de la época Matas. Por su rol de asesora o de miembro de los consejos de administración de empresas públicas ha sido citada en las vistas de otros asuntos. El tercer juez de l

Los comentarios están desactivados.