¿Patrocinio publicitario de leyes e instituciones? Un polémico anteproyecto de reforma de la ley de mecenazgo

Es un rumor navideño, pero podría convertirse en noticia próximamente. Como medida complementaria para aumentar la depauperada recaudación fiscal, parece ser que el Gobierno está estudiando, a través de una Comisión de expertos “ad hoc” formada por abogados de los principales despachos nacionales especializados en asesoramiento a grandes empresas y Consejeros de la CNMC y del CGPJ, la posibilidad de patrocinar determinados actos legislativos e incluso instituciones públicas. En concreto, se está valorando la conveniencia de elaborar una normativa de rango legal, mediante un Anteproyecto de ley de reforma de la Ley 49/2002 de 23 de diciembre, de incentivos fiscales al Mecenazgo (denominado de forma un tanto pomposa de incrementación de la visibilidad legal y rentabilización de la legisferencia”) que permitiría extender el patrocinio publicitario de las grandes empresas hasta límites desconocidos hasta ahora en nuestro ordenamiento jurídico, y que pueden sin duda resultar algo polémicos.

Efectivamente, si ahora este patrocinio se ha limitado fundamentalmente al ámbito del deporte (liga BBVA, las camisetas patrocinadas de los equipos, los  nombres de los estadios, competiciones de alto nivel, etc, etc), ahora se quiere ampliar a las leyes e incluso a las propias  instituciones  como el Parlamento o los organismos constitucionales. En efecto, ahora se permitiría que una Ley llevara el nombre de su patrocinador o mecenas. Así, por ejemplo, sería teóricamente posible que si el Parlamento aprueba una ley de protección al consumidor bancario, y  que si Bankia, por ejemplo, decidiera patrocinarla, pudiera denominarse  “Ley Bankia” de protección de los consumidores bancarios y así debiera citarse en la doctrina y jurisprudencia. Algo un tanto paradójico, si tenemos en cuenta el tipo de sentencias que podrían dictarse en contra de dicha entidad al amparo de la norma patrocinada por ella misma. En la misma línea, otra de las propuestas que están más avanzadas está la de denominar a una futura Ley sobre grandes superficies comerciales, “Ley  Carrefour, aproveche nuestras ofertas”.

En su blog “rumorespolíticos.com” el periodista especializado en asuntos jurídicos y conocido tertuliano  Jorge Yellow asevera que los expertos encargados de la redacción del Anteproyecto han declarado confidencialmente que este norma no supone en absoluto una privatización de la legislación, como se han apresurado a denunciar los grupos políticos de la oposición, porque “el que patrocinen el título de la norma no quiere decir que patrocinen su contenido (sic)”. Lo cierto es que algunos diputados socialistas han manifestado que como al Gobierno  ya no le queda nada importante por privatizar, no les extraña nada que ahora les toque a las leyes y a las instituciones y se han preguntado -no sin  cierta ironía- que, ya puestos, por qué no se ha aprovechado para llamar “Ley Bárcenas” a la recientemente aprobada Ley de Transparencia, dado que “seguro que no les faltaría dinero para patrocinarla. Negro, por supuesto”.

Con ser esta iniciativa bastante grave, por lo que tiene de degradación -aún más si cabe- de la calidad y legitimación de nuestras leyes, hay algo  todavía peor. Se está planteando seriamente permitir que instituciones como el Congreso, el Senado, el Defensor del Pueblo o… ¡el Tribunal Supremo! cambien sus denominaciones.  No nos parece razonable en una supuesta democracia avanzada el que pueda plantearse este modelo. El caso es que, al parecer, el Ministro Montoro  ha afirmado que ya hay patrocinadores concretos que estarían interesados en colocar sus logos en el fronstipicio de nuestras instituciones democráticas. No es de extrañar, si es cierto el rumor de que ha amenazado veladamente con inspecciones a las empresas que no patrocinen. Pero los nombres alternativos propuestos que se rumorean podrían contribuirían aún más al creciente desprestigio de nuestras instituciones: el Congreso pasaría a llamarse “Ikea Congress Arena”, el Senado “Nespresso Experience” (éste quizá no estaría del todo mal, la verdad, porque capta muy bien la esencia del trabajo de nuestros senadores), y el Defensor del Pueblo, el nombre que menos nos gusta, pasaría a llamarse “Defensor MediaMarkt, del pueblo (porque el pueblo no es tonto)” nombre larguísimo y que no genera precisamente mucha confianza. Sobre la propuesta de cambiar el nombre de nuestro Tribunal Supremo por el de “La Chispa de la Justicia”, en alusión nada sutil a un conocidísimo refresco de cola, ya ni hablamos…

La reacción de los nacionalistas ante estas propuestas ha sido un tanto ambigua. tras criticar la iniciativa ya han anunciado que van a copiar el modelo, aunque con su imprescindible rasgo diferencial. “No nos importa el patrocinio, como muestra de la integración de las empresas catalanas en los asuntos públicos”, ha dicho Homs. “Sin embargo los lemas deben reflejar las aspiraciones de libertad de nuestro pueblo,  o al menos destacar los valores cívicos propios de los catalanes”, añadiendo que, por supuesto, deberán estar en catalán. Los patrocinios y los lemas elegidos no se otorgarán allí en favor del mejor postor, como en el Estado, sino que ya se ha constituido una Comisión, con miembros elegidos por CiU, ERC y IC, que analizará la raigambre local de las empresas, y su compromiso con el catalanismo. El sistema de selección ha sido criticado por Ciutadans, como oscuro y tendencioso. Tampoco el hecho de  las dos terceras partes de los miembros de la Comisión estén imputados por soborno genera mucha confianza.  Fuentes oficiales catalanas, sin embargo, quitan importancia a este dato, señalando que se trata de “la típica persecución españolista que intenta desprestigiar la permanente aspiración del pueblo catalan por conservar su identidad”

La ventaja es que en Cataluña son tantas las leyes y las  instituciones autonómicas que hay para repartir. Se dice que Nutrexpa ya ha querido patrocinar el Parlament, que pasaría a llamarse “Camara Cola Cao Express Per La Independència”, y que un grupo de medianos empresarios quieren unir sus fuerzas para pujar por la Consejería de Hacienda para renombrarla con la denominación de Consejería “Espanya ens roba“. Parece ser que el nombre de “Vía Catalana” lo reservarían, como parece lógico por otro lado, para la Consejería de transportes y ferrocarriles.

Por otro lado, desde el grupo parlamentario de UPyD se ha denunciado que  las entidades patrocinadoras tienen previsto también hacer regalos a los miembros de las instituciones, lo que podría constituir un caso claro de cohecho que sería incluso denunciable ante la Fiscalía anticorrupción aunque luego, dicen,  “nos tocaría a nosotros hacerles el trabajo, como siempre. Nos sentimos un poco los chicos de los recados, la verdad“. Por ejemplo, por la ley IPhone 5S Gold Edition sobre propiedad Intelectual, Apple regalaría un Imac de última generación a todo cargo público electo que alcance al menos la media de comprensión lectora del informe PISA y eso cuando todavía colea la cuestión de los ipads perdidos en el Congreso de los Diputados. Desde la conocida empresa informática están seguros de que, en todo caso, no sería necesario para ello un gran desembolso.

En respuesta a UPyD  el Ministro Montoro ha contraatacado señalando que “no seamos ingenuos, si van a tener igual los regalos, por lo menos mejor que los paguen las empresas privadas y no los contribuyentes. Las empresas privadas además ya tendrán más cuidado de que no se pierdan y de conseguir algo a cambio, esta gente es muy lista, como todos sabemos”. Fuentes próximas al Ministro señalan también que el despacho Equipo Económico, vinculado con su hermano y con altos cargos de su Ministerio, estaría estudiando patrocinar la propia AEAT, con un nombre tomado de una tarjeta de fidelización de gasolineras, pero que aplicado aquí daría un poquito de miedo: Agencia Tributaria “Porque Tú Vuelves”…

 

 

7 comentarios
  1. KC
    KC Dice:

    Pues sepa “José Ditores” que me lo he llegado a creer en un pequeño porcentaje.., Debe ser la cantidad de imbecilidades que leo a diario sobre según qué conceptos económicojurídicos me han eliminado el filtro de antaño…

    Saludos.

  2. Verónica del Carpio Fiestas
    Verónica del Carpio Fiestas Dice:

    Lamento comprobar que el autor del post se ha centrado solo en el patrocinio legislativo y el post queda incompleto. Esta línea legislativa se completa con el novedoso sistema, de implantación, parece, inmediata, de patrocinio de los juzgados.

    Según fuentes dignas de todo crédito, como Rokambol y El Jueves, al parecer en breve sale a concurso el contrato publicitario por el cual los jueces llevarán, en vez de puñetas, el logo del patrocinador, la mesa del juez tendrá pegadas laa pegatinas de otros patricinadores y se instalará en sala una pantalla gigante en la que irán saliendo anuncios de los productos recomendados. Los abogados estarán obligados a repetir el nombre del patricinador al menos diez veces en sus conclusiones, si quieren evitar que las tasas judiciales de sus defendidos sean multiplicadas por la misma cifra.

    Se rumorea que Bankia tiene mucho interés, como un 43 % por encima del interés legal, en patrocinar los juzgados especializados en preferentes que ha habido que crear este último año.

    En la jurisdicción penal, el millonario estadounidense Shelson. Adelson, especializado en casinos, había manifestado su interés en patrocinar juzgados penales que llevaran temas de proxenetismo, pero al final, después de ocasionar cuantiosos gastos y generar numerosos estudios pagados con dinero público a personas desconocidas que seguramente no tienen vínculo alguno con ningún alto cargo, ha resultado un bluff.

    El Ministerio de Justicia, que está valorando sacar a concurso inmediato la licitación, declara off the record que aunque el dinero recaudado se dirá públicamente que es para financiar la justicia gratuita, en realidad será para sufragar el complemento especial que no queda más remedio que abonar a los fiscales, abrumados por el trabajo hasta ahora absolutamente inédito dentro de sus funciones, según declaran innumerables juristas, de tener que defender a imputados pertenecientes a la familia real, la élite económica y política y parientes varios.

    El Sr. Montoro ha insistido en que debería patrocinarse también al Gobierno, pero el Sr. Rajoy le ha aclarado desde una pantalla de plasma, tras decir que está lloviendo, que lleva siendo patrocinado bastante tiempo.

    En cuando a la Agencia Tributaria, hay también rumores de que va a hacer explícito el patrocinio hasta ahora implícito de la Casa Real.

    Hay que congratularse de tan inteligente sistema de ahorro, puesto que ya está bien de despilfarros.

    Por mi parte, he querido contribuir al ahorro con la novedosa propuesta de que se deje de perseguir la corrupción y se amplíe la irresponsabilidad constitucional del rey a parientes hasta el 20º grado de parentesco y que el indulto se simplifique y amplíe al indulto preventivo. Con propuesta muy concreta hasta de redacción legislativa, aquí está el enlace a mi post titulado “Una modesta proposición sobre irresponsabilidad e indulto preventivo” http://elotroblogdeveronicadelcarpio.wordpress.com/2013/12/19/una-modesta-propos

  3. Manu Oquendo
    Manu Oquendo Dice:

    La verdad es que esto venía sucediendo desde los primeros años ochenta si bien con publicidad restringida a aquellos proveedores que –a modo de cofrades– sufragan rutinariamente determinadas partidas municipales, autonómicas, estatales y adjuntas.
    El proceso venía operando a dos niveles: Black & White y el efecto publicitario se producía a través del “Word of Mouth” El “boca a oreja” que era y sigue siendo una forma muy eficaz de participación en las modernas “cadenas de valor” corporativo.

    Sin embargo la información que aporta el artículo me parece muy importante.
    Refleja una actitud innovadora y audaz por parte de nuestras élites extractivas decididas, finalmente, a salir del armario y dejar claro que su relación es un bien público y merece el beneficio de la luz.
    La procacidad del Poder es una forma de exhibicionismo que puede parecer obscena pero resulta eficaz.

    Hacerlo con Transparencia significa que las repetidas admoniciones de Elisa comienzan a tener éxito.

    De todas formas no estoy muy seguro de que transferir estas líneas de gasto desde lo subliminal (captado por el subconsciente colectivo) a lo “explícito y consciente” no implique una pérdida moral profunda . La oscuridad es parte de la vida –como la noche– y hay cosas que requieren de una cierta magia.
    La magia del atardecer en bosques de hayas entre jirones de niebla. Es parte de nuestra memoria genética y si perdemos los espacios oníricos ¿por dónde emergerán?

    Habrá que ver qué tal funciona en la práctica.

    Buenos días

  4. FBR
    FBR Dice:

    Hay que ver lo difícil que se ha puesto gastar una inocentada con nuestro devenir diario. Las medidas descritas no sería extraño que acabaran siendo un anteproyecto. Por favor, cuídense de dar ideas en los tiempos que corren, que luego salen Pilar Rahola y Cía usándolas como argumentos proindependencia (sin sonrojo).
    La nueva Ley Antiblanqueo la patrocinarán Swisse Bank y Bárcenas al unísono (una exclusiva)

  5. Próspero
    Próspero Dice:

    Siento aguar la fiesta, pero lo que anuncia el post ya sucede en la realidad de nuesto país. La mayor parte de las normas de alguna importancia que salen de las convachuelas ministeriales o autonómicas son pago de favores, vergonzosa cesión a grupos de interés o venal asunción de intereses puramente privados. Así las cosas, quizá sería mejor que cada ley llevara el nombre de su patrocinador y beneficiario. Todos sabríamos a qué atenernos.

Los comentarios están desactivados.