La iniciativa sobre préstamo gratuito de libros de texto escolares, premio Regeneración Democrática

Elena Alfaro ha sido galardonada con el Premio Regeneración Democrática 2014 por su espléndida iniciativa sobre préstamo de los libros de texto escolares, y le hemos pedido que nos cuente su experiencia. Enhorabuena, Elena. (Los editores).

*******

Aviso al lector: Cuando “¿Hay Derecho?” me hizo el honor de pedirme que contara en esta tribuna la iniciativa que puse en marcha y las consecuencias que de ella se derivaron, me encontré ante un dilema. Tenía que elegir entre buscar la perfecta comprensión de algo tan poco sugerente como es el problema de los libros de texto, o transmitir lo realmente interesante: ¿Cómo una chica como yo, en un país como este, consiguió que una ley orgánica se comprometiera a impulsar el préstamo gratuito de libros de texto en todos los centros con financiación pública, sin haber hablado nunca con el ministro responsable?

Si elegía la primera opción, corría el riesgo de matar de aburrimiento a los lectores de este prestigioso blog. Si elegía la segunda, alguien podría  argumentar sentirse completamente perdido.

En un intento de eludir ambos peligros, te ruego que mientras lees, escuches esta maravilla que te enlazo ya que, lo que canta Vetusta Morla en ella, está íntimamente ligado con el contexto físico, personal y social en el que se desarrolla toda esta historia.

Elena Alfaro

Puedo empezar esta historia por el final, pero aquella madrugada de agosto de 2012 no tenía manera de saber la gran cantidad de cosas extraordinarios que ocurrirían más tarde. Así pues, empezaré por decir que mi madre, con su asombrosa fuerza de voluntad y su antigua costumbre de ayudar a otras personas sin tanta suerte en la vida, fue el origen de este lío, al preguntar inocentemente a mis hermanos: “¿Vosotros podríais reunir para comprar los libros del colegio a unas cuantas familias?” Sabemos que le duele especialmente lo que afecta a los niños, y aunque su petición no era nada nuevo – otra vuelta al cole más – esta vez eran más familias que nunca y la caja de las ayudas, privadas y públicas, estaba vacía.

Puede que me hartase de verla angustiada – cada año la misma historia irracional e injustificable – o puede ser que resultara muy sencillo – yo también tengo hijos – ponerme en el lugar de la madre de tres chavales que mira impotente el presupuesto de la lista de libros proporcionada por el colegio. Muy enfadada,  esa mañana decidí intentar evitar que la generosidad de las personas sirviera para que nuestro sistema esconda sus fallos. Entré en change.org y dirigí una carta al Ministerio y Consejerías de Educación.

Mi carta exponía la dificultad de muchas familias para pagar los libros de texto de sus hijos y aunque mi voz no era la más autorizada, propuse dos medidas para paliar esta situación:

Por un lado: regular para favorecer sistemas efectivos de reutilización de libros de texto – bancos de libros -hacerlo implicaría obligar a colegios y editores a mantener su uso durante un periodo de tiempo concreto y a continuación y en aras de la calidad: realizar la selección de libros de texto por concurso entre editoriales.

Mi intención era que la administración pertinente (consejerías educación) fijara unos precios máximos, demanera que la competencia impulsara la calidad. Resultó inviable aplicarlo con carácter general.

Hay otras alternativas -p.e. no utilizar libros – pero están en manos de los profesores. Los padres mientras tanto, se ven obligados a pagar y organizarse para minimizar el golpe. Más de uno, vía web, decía sentirse idiota al tener que volver a comprar libros casi iguales ante la imposibilidad de reutilizarlos entre hermanos. Ahí radicaba el punto fuerte de regular estos sistemas de préstamo gratuito de libros: hacer que la compra fuera elección del alumno, no una “obligación” que con crisis y sin becas, muchos apenas podían cumplir.
Puede parecer que tenía un plan pero no es cierto. Entonces creía que con argumentos, 94.000 firmas y ser respetuosa con los canales empleados, bastaba para obtener respuesta de la administración. Averigüé  que no era así en el registro del Ministerio. Doy fe que el silencio administrativo puede ser eterno.

Haga la prueba si quiere, yo reclamé ante la Defensora del Pueblo por la descortesía y obtuve la promesa de un estudio (¡!) sobre los programas de préstamo-reutilización existentes, pero nada sobre el silencio de la administración. En noviembre (2013) presentó su informe en el Congreso. Así las cosas, canalicé mi  rabia en algo productivo: traté de acceder a los portavoces de la Comisión de Educación en el Congreso y mi primer objetivo fue CM Gorriarán (UPyD) ya que había firmado la petición al pedírselo en twitter. No fue flor de un día el detalle tuitero y me propuso fecha para reunirnos. Con S. Moneo (PP) tuve que insistir más  y llegué al extremo de leer sus intervenciones en el anteproyecto (LOMCE), en un intento de convencerla  con sus propios argumentos. Él me puso deberes: ¡nada menos que redactar una enmienda a los PGE! ella escuchó y tomó nota de los datos que le presentaba. Inmediatamente empecé a  trabajar y molestar a  mi familia y amigos, hasta encontrar quien me ayudara a redactar el borrador. Con la enmienda a PGE por bandera y una recopilación de normativa, me dirigí a los miembros de distintas formaciones políticas.

Sálvese de esta relación aquel que, aún hoy, sigue sin publicar su dirección e-mail en la web del Congreso.

Quien la tenía, recibió dos documentos y el ruego de estudiarlos. Mario Bedera (PSOE) contestó, y aunque

pueda parecer poco, todo esto sucedió en menos de 3 meses y cristalizó en una Proposición no de Ley.

Mientras tanto, la petición crecía despacio tras la locura que supuso la vuelta al cole de 2012, y yo seguía intentado todo lo que se me ocurría: envié correos a cuantas AMPAS encontraba en la red, escribí al CEPC, conocí a personas magníficas con las que, en un alarde de trabajo colaborativo, creamos un corto de animación para difundir la propuesta y la existencia de esa PNL presentada por UPyD, que dormía un plácido sueño a la espera de fecha de debate. Me siento especialmente orgullosa de ese trabajo porque nos permitió mostrar los beneficios de apostar decididamente por el préstamo y reutilización de los libros de texto: económicos, medioambientales y pedagógicos.

Dí charlas y participé en un evento TEDx donde confesé la escasa originalidad de mi propuesta; había ejemplos por toda Europa, hasta en EE.UU – ¡el mayor capitalista! – lo hacían. Pero no hacía falta ir tan lejos, en nuestro país numerosas AMPAS y algunas CC.AA (Navarra, País Vasco, Andalucía…) lo aplicaban con éxito. Para mi sorpresa descubrí que habían tenido que llegar hasta el Tribunal Supremo, buscando la manera de proteger los intereses de sus asociados y alumnos. Así somos.

Y en cada paso encontré el apoyo de los periodistas.

Así pasaron 8 meses y tocó volver al cole con la casa sin barrer. Si en septiembre de 2012 habían sido cerca de 100.000 las personas que suscribieron esa carta, entre los últimos días de agosto y primeros de septiembre de 2013, se convirtieron en más de 270.000, impulsadas, sin duda alguna, por los recortes en educación, las nuevas reducciones a las ayudas a libros de texto y la conflictiva situación que el inminente debate de la LOMCE había creado.

Volví con ellas otra vez al Ministerio. Había transcurrido 1 año. El mismo registro y la misma respuesta de los destinatarios: silencio.

Afortunadamente los medios de comunicación sí hicieron ruido y pasé unas semanas en las que creí que la gente me odiaría por pesada. Tuvo efectos inmediatos: el 24 de septiembre de 2013, se debatió y aprobó, en una sesión que me pareció ciencia-ficción, la PNL de libros de texto en el Congreso de los Diputados. Podéis consultar el detalle aquí.

Por ahora solo se ha cumplido el tercero de sus cinco puntos. Es la “Disposición adicional quinta: Sistemas de préstamo de libros de texto” de la LOMCE

Cerré la petición en diciembre de 2013, había 301.910 firmas: Ganamos.

Bueno, aún no. El objetivo no era un artículo en una ley: el objetivo era, y sigue siendo, que los niños tengan los materiales que les solicitan en sus colegios sin que nadie les pregunte si pueden pagarlos o no. Simple y llanamente.

Queda mucho por hacer, ojalá las asociaciones civiles que tienen la capacidad y la responsabilidad, sepan aprovechar la herramienta que esa enmienda supone y exijan un desarrollo reglamentario que ponga el objetivo un poco más cerca.

 

10 comentarios
  1. izaskun
    izaskun Dice:

    Enhorabuena. Es tan de sentido común! La cuestión es: ¿por qué el sentido común no emana y fluye de forma natural en el parlamento?

    • Elena Alfaro
      Elena Alfaro Dice:

      Gracias Izaskun
      Lo que yo vi en el Parlamento no es muy distinto de lo que sucede en muchas organizaciones de todo tipo. Hay mucho sentido común en las personas, de una en una puedes llegar a magníficas conclusiones y aprender, pero cuando hablas con la “postura común” de un grupo, hablas con demasiadas cosas que desconoces y que nada tienen que ver con el asunto tratado.
      Estamos demasiado acostumbrados, me temo, a buscar culpables en lugar de soluciones, y en eso se nos va la vida, el humor y las energías.
      Además las “tortas” suele recibirlas otro.
      Un saludo
      Elena Alfaro

  2. Fernando Gomá Lanzón
    Fernando Gomá Lanzón Dice:

    Comentando con Elena Alfaro acerca de este post, le decía que el premio era merecido no solamente por la iniciativa concreta, sencilla y útil, que puede provocar una serie de efectos beneficiosos en algo tan esencial como es la educación de la infancia. También porque pone de manifiesto que tenemos el derecho y el deber de actuar cívicamente en defensa de lo que creemos y de presionar a los representantes políticos. En eso consiste también -y quizá de manera muy principal- el ejercicio democrático de nuestra ciudadanía. Observo que en este caso ha habido una receptividad por parte de esos representantes, unos más que otros, pero es algo que ha de reconocerse cuando se produce.

  3. misnotas
    misnotas Dice:

    las estrellas tal vez no se alcancen pero iluminan nuestro camino. Gracias Elena por esta estrella a la que tu tesón y buen hacer nos estas acercando.
    En 1983 empezando 2ºde BUP en un senior high school (el que tocaba por barrio de residencia y muy normalito) en EE.UU. y viniendo de colegios privado-concertados mi tutora hizo algó que ya entonces me pareció extraordinario y que el paso de los años ha resaltado todavía más….en el primer día de clase me llevó a una sala donde una empleada muy sonriente pero también seria me dijo…tienes una taquilla para tus libros, es la número tal, el colegio no te proporciona un candado, debes comprarlo tu. Aqui tienes un boligrafo rojo, uno azul, un lápiz una goma y …en encuadernación de tapa dura…el libro de historia, el de biología, el de mates. etc. No te daremos más material de escritura durante el año y cuida los libros que debes devolverlos a final de curso para que, como tú haces ahora, otro alumno pueda disfrutarlos el próximo año…..

    • Elena Alfaro
      Elena Alfaro Dice:

      Gracias por tus palabras, ese es el ejemplo perfecto, el que muestra que la educación es un derecho, y que lo que se considera necesario para su ejercicio, está incluido dentro.
      Por desgracia en España muchas veces funcionamos a base de ayudas, becas y otras medidas extraordinarias que son en bastantes casos,armas de doble filo: obligan al receptor a sentirse agradecido con el que se las otorga y además son muy fáciles de eliminar cuando me interesa o tengo otras prioridades a las que destinar el dinero.
      Ese tipo de medidas sencillas que explicas, tan solo muestran una preocupación por proteger un derecho esencial para todos y al tiempo utilizar eficientemente los recursos disponibles, transmitiendo un mensaje muy necesario desde mi punto de vista: “esto te lo da la sociedad para tu formación, cuídalo para que otros puedan disfrutarlo después”.
      Eran bolis y libros de texto, pero podríamos aplicarlo a todos los servicios públicos que consideramos esenciales y queremos defender y mejorar
      Gracias otra vez
      Elena Alfaro

  4. Isaac Ibáñez García
    Isaac Ibáñez García Dice:

    Estimada Elena:

    Bien merecido el Premio. Además, pones en valor un derecho fundamental de primer orden, dentro de la tan deseada y reclamada participación política: el Derecho de petición, tan denostado por la barriobajera (salvo raras excepciones) clase política española.

    Creo que eres, en este aspecto, una mujer tenaz. En palabras de Rosa Montero («Las 235 cartas de un hombre tenaz», El País Semanal, 17 de agosto de 2003): «los tenaces, en suma, son aquellos individuos fabulosos que ven algo que no les gusta, algo que no funciona en la sociedad, algo que no les parece equitativo, y dedican una asombrosa cantidad de tiempo, energías y a menudo dinero, para intentar cambiarlo. Y su manera de luchar es individual y civilista. Es decir, no son misioneros, no son trabajadores de campo, no son asistentes sociales ni miembros de oenegés. Los tenaces confían en la bondad final de las instituciones y creen en la eficacia de la palabra. Ellos repiten sus verdades, escriben cartas, a veces incluso presentan denuncias judiciales, sin desalentarse por el poco resultado, por las dificultades y el silencio. Son incombustibles porque son grandes optimistas. Gracias a ellos, entre otras cosas, se va moviendo el mundo».

    Buena prueba de lo anterior es lo que relatas: el tortuoso camino recorrido para conseguir lo que pretendías. Asimismo, pones en evidencia (en nombre de todos los ciudadanos) las palabras y promesas vanas de los que nos gobiernan. Así:

    En el Programa del Partido Popular de las pasadas elecciones se dedicó un apartado importante a la Transparencia, en el que se decía que “ampliaremos los mecanismos de participación de la sociedad en la elaboración de disposiciones normativas legales y reglamentarias, así como en la definición de las políticas públicas”. Y en la ponencia política del Congreso del Partido (Sevilla, 18 y 19 de febrero de 2012), en el apartado relativo a la “regeneración democrática” se hablaba (blablabla) de “ciudadanos colaboradores”, “informados y participativos”; del Gobierno abierto y de la participación de los ciudadanos “más allá del mero ejercicio del derecho de sufragio”.

    Se decía que el PP quiere “que los ciudadanos puedan participar en los procesos de gestión pública… aportar ideas, prácticas, experiencias, iniciativas y necesidades de manera recíproca. Para ello, el PP apuesta especialmente porque las leyes, decretos, planes, medidas o decisiones importantes que toman los gobiernos sean debatidas y valoradas antes de su aprobación, con las opiniones de los ciudadanos”. Se pretendía incorporar el concepto de “co-creación”, de “co-elaboración”.

    Blablablablabla…….

  5. Maria
    Maria Dice:

    Estimada Elena, me pareció sumamente interesante el contenido de tu blog y mostrarnos que muchas realidades pueden ser cambiadas. De verdad te felicito, estaré compartiendo tu blog a muchos amigos y también donde encuentre contenidos interesantes.
    Te recomiendo también un blog que acabo de leer que me pareció muy interesante también.
    http://unidospodemosparacrecer.blogspot.com/2014/01/sin-comportamientos-ciegos_25.html

    Saludos y por favor sigue compartiendonos tus experiencias, estaré atenta.
    Maria.

    • Elena Alfaro
      Elena Alfaro Dice:

      Muchas gracias María, que alguien te diga que te lee, es el mayor incentivo que existe para esforzarse en hacerlo mejor y más frecuentemente (una cosa acabará llevando a la otra). Espero que cuando discrepes me lo hagas saber, eso es todavía más útil que lo anterior 🙂
      Gracias por el enlace, tomo nota.

      Os dejo aquí otro pequeño paso que hemos dado, ligado al tema del hilo principal. Hace una semana conseguimos sentarnos a una mesa muchos representantes de sindicatos, asociaciones de padres y yo. Fue una buena experiencia, al menos como aprendizaje. Yo les daba el nombre privado de “vigilancia disposición adicional quinta” y salí tan animada que escribí sobre “motivos para el optimismo”, Ayer se hizo público esto:
      http://www.inquietanzas.blogspot.com.es/2014/01/manifiesto-social-por-la-accesibilidad.html
      a través de varios medios. Es un paso más.

Los comentarios están desactivados.