¿Qué eran exactamente los “Valores Santander”?

Vaya por delante que el Banco Santander no es ni el primero, ni el último ni el peor banco que ha comercializado productos inadecuados en sus sucursales, a mi modo de ver. Los conocidos por ‘Valores Santander’, desde mi punto de vista profesional, eran un producto de inversión de riesgo no apto para ahorradores conservadores y con una cultura financiera habitual (baja, me temo). En base a esta idea, no deberían haberse comercializado de forma masiva en sucursales, diseñadas para ser puntos de venta agresivos, pese a que en el 2007 los clientes iban confiados a asesorarse.

Si compraste Valores Santander acudiendo a una oficina y solicitando obligaciones necesariamente convertibles en acciones del banco a un plazo de 5 años, a un interés nominal el primer año del 7,30% liquidable trimestralmente y con un cupón variable referenciado a Euribor más 2,75 puntos porcentuales el resto de anualidades, entendiendo perfectamente lo que pedías, evidentemente, el proceso de contratación fue el adecuado.

Si por el contrario, eras un cliente sin conocimientos ni ganas de invertir en bolsa, un ahorrador que buscaba la seguridad de un depósito a plazo fijo tradicional, que entraste por la puerta de la sucursal o te llamaron al teléfono para ofrecerte un producto rentable, con toda la seguridad el Banco Santander, algo falló en el proceso de comercialización.

En mi primer libro  ya hablé de las dudas que este producto de riesgo y la forma de venta de las oficinas de bancos que conocía me producían. Entre otras cosas decía: “Bancarios de la entidad me han defendido el producto alabando las virtudes del banco, afirmando que sus acciones cotizan muy por debajo de su valor real, a causa de la crisis económica en España que provoca que los inversores castiguen de forma indiscriminada cualquier empresa del país, por mucho que su negocio esté muy diversificado como es el caso del Banco Santander. Es cierto que la entidad es fuerte y solvente, no lo pongo en duda. Pero no es menos cierto que los clientes que quieran recuperar su dinero tendrán que vender unas acciones que tuvieron que adquirir caras a un precio muy bajo, asumiendo una pérdida muy importante. Los argumentos de que la acción subirá no me valen; si tanta confianza tiene el banco en sus acciones, que hubiera asumido ésta las pérdidas, no el cliente”.

La definición técnica de los ‘Valores Santander’ es algo compleja, si bien, en realidad, se puede describir de una forma bastante sencilla: el Banco Santander pidió prestado a sus clientes (un bono u obligación es un préstamo de los clientes a los bancos u otros emisores, en esencia) 7.000 millones de euros para financiar la compra del banco holandés ABN Amro. Se comprometió a devolver el préstamo mediante un interés del 7,50% TAE el primer año y un Euribor más 2,75% después, hasta su vencimiento en octubre de 2012. Hasta aquí la cosa no suena mal, dejamos dinero a un banco fuerte y diversificado, cobrando intereses más altos que los que pagamos por una hipoteca, por ejemplo.

Evidentemente, hay truco. Al ser obligaciones necesariamente convertibles en acciones (una obligación para el cliente), al vencimiento no nos devuelven el capital invertido, sino acciones. Una vez más, puede parecer un negocio interesante; nos pagan lo que hemos invertido con acciones de un banco que ha sido siempre muy rentable.

De nuevo, hay truco en la letra pequeña: las acciones que nos entregarán no serán a precio de mercado a fecha del vencimiento, sino en base a un precio fijado al contratar el producto y una prima del 16%. Vuelve a sonar bien: además de ganar intereses, me entregarán acciones y con un regalo respecto al precio de ahora.

Un pequeño detalle, que a nadie se le pasó por la cabeza (a nadie de los clientes, porque me cuesta creer que los certeros estudios del banco no lo previeran), es que si la acción cae, el cliente cobra con acciones sobrevaloradas; es decir, pierde dinero. Y las acciones perdieron valor y mucho; el canje final se marcó en 12,96 euros la acción, cuando en ese momento cotizaban a menos de 6 euros la acción (actualmente siguen a un precio de cotización bajo de cerca de 6,5 euros la acción), lo que se tradujo en una pérdida del 55% del capital, de un 32% si le restamos a la pérdida los intereses que cobraron los clientes. Esta explicación ya es algo más compleja, pero para simplificarla me baso en el folleto registrado en la CNMV el 19/09/2007, que en el capítulo 21, página 3, dice:

“Con ocasión de cada canje de los Valores Santander, las obligaciones necesariamente convertibles entregadas a los titulares de los Valores que hayan acudido al canje serán convertidas, a su vez, en acciones Santander. De este modo, los titulares de los Valores Santander que procedan a su canje adquirirán, indirectamente, acciones Santander”.

Llegado a este punto, ya puedo definir básicamente lo que eran los Valores Santander: un préstamo al Banco Santander para que comprara acciones de otro banco, a cambio de unos interese periódicos altos y asumiendo el riesgo indirecto del accionista. Si te lo explicaron así, sabías que “jugabas” a bolsa. Sino, probablemente hubo vicios en tu consentimiento.

Las demandas no han dado la razón en muchas ocasiones a los clientes, con algunas excepciones, pero me atrevo a indicar un factor desfavorable: los jueces en un primer momento no conocían cómo se vendían productos en las sucursales, información que sí ha acabado calando en ellos en relación a las participaciones preferentes o las obligaciones subordinadas. Por otra parte, no tenían el amparo legal de la posterior aprobación de la normativa de transparencia Mifid. En este extremo no profundizaré, dado que mi formación legal no pasa de haber aprobado ‘Derecho Romano’ o ‘Teoría del Derecho’, entre otros pinitos en la carrera de Derecho.

La nada sospechosa de castigar severamente a la banca CNMV, sin embargo, acaba de hacerse famosa al publicarse en el BOE de día 17 de febrero la sanción firme por vía administrativa de dieciséis millones novecientos mil euros, por infracción muy grave en base al incumplimiento de varios artículos de la Ley del Mercado de Valores:

  1. El 70 quáter, que hace referencia a los conflictos de intereses que pueden surgir entre los clientes y los empleados del banco, y como el banco debe velar para controlar esas situaciones, a través de diferentes medidas.
  2. El 79 bis, que trata el principio de información. Al no estar el cliente no en una situación de igualdad con la entidad, el banco debe suministrar la información suficiente para la comprensión del cliente, sobre los productos y actuaciones.

Resumiendo, el banco debe velar por el dinero del cliente como si fuera propio.

Unos dirán que el Santander hizo bien haciendo cumplir sus contratos y sin compensar de alguna manera las pérdidas ocasionadas. Es una postura defendible. Yo solo daré mi opinión: Pedir prestado dinero a los clientes para especular o invertir y, después, devolverles menos dinero del recibido, no parece una buena señal de los valores  que quiere transmitir un banco. Es solo mi opinión personal, señor Botín.

 

11 comentarios
  1. RC
    RC Dice:

    Empiezo a pensar que lo único que diferencia a nuestros ínclitos banqueros de los trileros de las plazas es el precio de sus trajes. Desde luego no su deontología.

    Lo curioso del asunto es que la compra del ABN Amro, en si, fue un negocio verdaderamente redondo para el Santander. No la efectuó el Santander solo, sino en un consorcio con el Royal Bank of Scotland y el banco belga Fortis, repartiéndose entre ellos los activos del grupo holandés. Al Santander le tocaron el Banco Real en Brasil y el AntonVeneta italiano (que había sido recientemente adquirido por ABN Amro después de una OPA bastante accidentada que costo su puesto y reputación al mismísimo presidente del Banco de Italia), pero vendió casi inmediatamente el AntonVeneta, estimado a 5600 millones de euros en la compra de ABN Amro, a la Monte Paschi de Siena por 9000 millones de euros, es decir, una plusvalía de 2400 millones de euros en cuestión de días. Comparado con eso, los casi diecisiete millones de euros de la sanción de la CNMV son, verdaderamente, el chocolate del loro.

    Lo mas curioso es que todos los demás bancos implicados en esta operación han acabado mal! El estado británico tuvo que adquirir mas del 80% de las acciones del Royal Bank of Scotland para evitar su quiebra. Su ex-director, Fred Goodwin, ha perdido su titulo de “Sir”. El estado belga tuvo que intervenir Fortis y forzar la venta de su rama belga a BNP Paribas (lo cual acabo provocando la caída del gobierno). Su director, Jean-Paul Votron, ha sido inculpado. Holanda nacionalizó la rama holandesa de Fortis, que ahora vuelve a llamarse ABN Amro. Y lo del Monte Paschi ha acabado a bofetadas en los tribunales, con la fiscalía muy interesada por las pésimas dotes de negociadores de sus dirigentes, y el Banco de Italia al rescate…

  2. MARÍA RODRÍGUEZ
    MARÍA RODRÍGUEZ Dice:

    Vaya por delante que me solidarizo con los afectados por el jolgorio financiero de los últimos años en este país…o en el mundo. Vaya por delante que creo que el Estado debería cambiar su modo de funcionamiento en la revisión y regulación de estos productos financieros y sin duda debería hacerse un esfuerzo en educar a la ciudadanía al respecto. No obstante, también me pregunto por que mucha gente no se decía: Evidentemente, hay truco (como dice el articulista) y ante la duda desconfiaba y dejaba sus ahorros en el lugar más seguro, que normalmente no era el que ofrecía un 7,3% de interés. Mis conocimientos financieros no son muy amplios pero una máxima que conozco se ha ido cumpliendo hasta ahora (esperamos que permanezca en el futuro): a mayor interés, mayor riesgo (siendo a veces este infinito o directamente un engaño pero vamos, que los depósitos al 1% que se estilaban por la época no solían tener cláusulas indescifrables).

  3. Francisco López
    Francisco López Dice:

    Un producto complejo y que fue comercializado en la mayoría de los casos facilitando una información claramente insuficiente, y como viene siendo habitual sin resolver adecuadamente el conflicto de intereses que se produce cuando es la propia entidad la destinataria y beneficiaria de los fondos, exactamente igual que con las participaciones preferentes.
    En http://www.problemasconelbanco.com tratamos el tema poniendo el acento en el enorme negocio que hizo el Santander a costa de su propia clientela, ya que vendio la entidad a los pocos meses con enormes beneficios :
    http://www.problemasconelbanco.com/index.php?module=public&section=news&id=25
    También es importante reseñar que el producto se empezó a comercializar incluso antes de haber registrado el folleto de la emisión en la CNMV.

  4. Josef K
    Josef K Dice:

    Mientras tanto los encargados de supervisar a las entidades financieras haciendo méritos para fichar, con contratos millonarios, por el Banco Santander. http://www.abc.es/hemeroteca/historico-25-11-2009/abc/Economia/santander-ficha-a-un-inspector-del-banco-de-espa%C3%B1a-para-su-area-de-regulacion-financiera_1132138956642.html . Si Quevedo viviera se JARTABA…

    PODEROSO CABALLERO ES DON DINERO

    Madre, yo al oro me humillo, 
    Él es mi amante y mi amado, 
    Pues de puro enamorado 
    Anda continuo amarillo. 
    Que pues doblón o sencillo 
    Hace todo cuanto quiero, 
    Poderoso caballero 
    Es don Dinero.

    Nace en las Indias honrado, 
    Donde el mundo le acompaña; 
    Viene a morir en España, 
    Y es en Génova enterrado. 
    Y pues quien le trae al lado 
    Es hermoso, aunque sea fiero, 
    Poderoso caballero 
    Es don Dinero.

    Son sus padres principales, 
    Y es de nobles descendiente, 
    Porque en las venas de Oriente 
    Todas las sangres son Reales. 
    Y pues es quien hace iguales 
    Al rico y al pordiosero, 
    Poderoso caballero 
    Es don Dinero.

    ¿A quién no le maravilla 
    Ver en su gloria, sin tasa, 
    Que es lo más ruin de su casa 
    Doña Blanca de Castilla? 
    Mas pues que su fuerza humilla 
    Al cobarde y al guerrero, 
    Poderoso caballero 
    Es don Dinero.

    Es tanta su majestad, 
    Aunque son sus duelos hartos, 
    Que aun con estar hecho cuartos 
    No pierde su calidad. 
    Pero pues da autoridad 
    Al gañán y al jornalero, 
    Poderoso caballero 
    Es don Dinero.

    Más valen en cualquier tierra 
    (Mirad si es harto sagaz) 
    Sus escudos en la paz 
    Que rodelas en la guerra. 
    Pues al natural destierra 
    Y hace propio al forastero, 
    Poderoso caballero 
    Es don Dinero.

  5. Alfonso
    Alfonso Dice:

    Yo aún estoy esperando que me cuadren los números de alguna de las numerosas propuestas de seguros de prima única que me hace un comercial de una gran aseguradora de este país. Nunca he visto el contrato del producto, nunca me han salido las cuentas del interés que prometen con el que sale de poner los números. Nunca he suscrito uno de esos seguros.
    Se que mientras tanto puede que esté perdiendo dinero, pero el que firma algo sin entenderlo sólo está pidiendo tener sorpresas desagradables en el futuro.
    Y volvemos a lo de siempre: la educación. Lo que se puede admitir que le puede pasar a un jubilados de 90 años no es admisible en personas con una mínima formación, pero formación en pensar por uno mismo.

    • RC
      RC Dice:

      Esto me recuerda la respuesta que dio mi padre al enésimo intento de su banco para venderle un plan de pensiones. Tras haber estudiado detenidamente las condiciones, les dijo:

      “Bueno, si he comprendido bien, yo les doy ahora mi dinero, ustedes hacen con él lo que les dé la gana, y si cuando me jubile queda algo, me lo irán devolviendo poco a poco, según les convenga. Pues saben ustedes, por qué no lo hacemos al revés?…”

  6. Fernando Gomá Lanzón
    Fernando Gomá Lanzón Dice:

    Gracias Pau, en el fondo, y simplificando aún más, la operación puede incluso resumirse en lo siguiente: es una compraventa diferida de acciones del Santander a la cotización que tenga en bolsa un día determinado, si tiene más que en el momento de la compra, se ganará, pero si tiene menos, habrá pérdidas que pueden ser cuantiosas si la acción baja mucho, como así ha sido. Y mientras se resuelve esta cuestión, se le paga intereses. Pues vale.
    Es decir, en mi opinión lo fundamental de la oferta no eran ni mucho menos los intereses. Lo fundamental es que es una compra diferida y con riesgo, es un jugar a bolsa a años vista. Nada prohibido, desde luego, pero si ves la publicidad que hizo el Santander (un video) este tema queda completamente oculto y pone el acento exclusivamente en lo accesorio.
    La operación no es muy compleja en realidad y se hubiera podido explicar muy fácilmente.

  7. Jesús Casas
    Jesús Casas Dice:

    Lamento llegar tarde, pero, si no me equivoco, el Banco Popular (e imagino que otros Bancos y Cajas) ha hecho lo mismos. ¿El Banco de España y la CNMV no tienen que aprobar los folletos y la información correspondiente? No porque consuele que tengan responsabilidad, porque al final pagamos todos, sino porque depuren el tanto de culpa de sus responsables. Estos “productos” suelen “colocarlos” (siento las comillas, pero son cita literal de lenguaje bancario) a través de la confianza que el cliente tiene en sus sucursales y en las personas a las que conoce “de toda la vida” a las que firma cualquier papel que le digan. El corralito en España empezó con Banif, en el que no sé si se han depurado responsabilidades y no quisiera equivocarme (si me equivoco, pido desde ya disculpas) pero los fondos inmobiliarios afectados se cerraron para los inversores pero después de que algunos accionistas destacados del Banco hubieran salido de los mismos. Luego, ante el lío, canje por acciones del Santander. Luego las preferentes y subordinadas que, en efecto, hay que ver caso por caso y luego, si no hay intervención del sistema bancario (principalmente cajas) (que pagamos con los impuestos diferidos) para evitar un cerrojazo, el FGD hecho unos zorros, sin dinero tras reestructurar pasivos y vender entidades a otras entidades, de modo que al final quedaremos en manos de un oligoplio más intocable todavía, como KC o Manu Oquendo han escrito en otros posts sobre estos temas.

  8. Carmen
    Carmen Dice:

    Bravo! No me suelo enterar mucho de estas cosas, pero según lo escribes lo he entendido perfectamente. Gracias!

Los comentarios están desactivados.