La nueva Ley para conceder la nacionalidad española a los sefardíes: un ciclo de 500 años se cierra

El 22 de noviembre de 2012, el ministro de Justicia Alberto Ruiz-Gallardón, acompañado del ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, anunció en la Casa Sefarad-Israel, bajo una gran atención mediática, que los sefardíes podrán obtener la nacionalidad española por la vía de la naturalización. Poco más de un año después, el pasado 7 de febrero, el Consejo de Ministros aprobó el Anteproyecto de Ley en materia de concesión de la nacionalidad española a los sefardíes que justifiquen tal condición y su especial vinculación con España y por la que se modifica el artículo 23 del Código Civil. Se salda así una deuda histórica que España tiene para con sus antiguos súbditos, “españoles sin patria”, expulsados tras la promulgación del Edicto de Granada en 1.492, y de los que el profesor del Brooklyn College, Max A. Luria, diría en 1965:

“Casi no se puede creer que los descendientes de los expulsados de España hace varios siglos sigan conservando por ella un amor tan profundo y desinteresado (…)”

En esencia, y a la espera de su aprobación por las Cortes, esta ley viene a establecer un procedimiento exclusivo con el objetivo de facilitar, a los sefardíes que acrediten su condición, el acceso a la obtención de la nacionalidad española por carta de naturaleza.

No obstante, la carta de naturaleza es un instrumento legal que los sefardíes han venido utilizando desde la publicación del Real Decreto de 21 de diciembre de 1924, elaborado por el Directorio Militar de Miguel Primo de Rivera, el cual sin mencionar a los sefardíes explícitamente, se refiere a ellos en la Exposición de Motivos de la siguiente manera:

“(…) antiguos protegidos españoles o descendientes de éstos, y en general individuos pertenecientes a familias de origen español que en alguna ocasión han sido inscritas en Registros españoles y estos elementos hispanos, con sentimientos arraigados de amor a España, por desconocimiento de la ley y por otras causas ajenas a su voluntad de ser españoles, no han logrado obtener nuestra nacionalidad (…)”

Regulada en los artículos 21 y 23 del Código Civil como mecanismo discrecional para obtener la nacionalidad española, la carta de naturaleza exige acreditar por el solicitante la concurrencia de “circunstancias excepcionales”, que en el caso de los sefardíes es el hecho de ser descendientes de los judíos expulsados hace más de 500 años que conservan aún el idioma y las tradiciones de sus ancestros. El idioma en cuestión es el ladino o la hacketía, una reliquia lingüística en castellano medieval con aportaciones hebreas, griegas e incluso turcas; y por tradiciones, siempre se ha entendido la práctica del judaísmo con las costumbres y especialidades sefardíes.

La repercusión social y global de esta Ley es considerable. Así lo confirman la confusión y expectación levantadas por el anuncio del ministro de Justicia que han llevado a colapsar los consulados españoles en medio mundo, sobre todo en Israel. No es para menos, se calcula que actualmente existen dos millones de sefardíes, principalmente en Israel, Turquía, Bosnia y en toda Sudamérica.

Prologado con una Exposición de Motivos hermosa en su retórica, repleta de nostalgia y resarcimiento, el artículo 1.1 del Anteproyecto, que continúa contemplando la naturalización como mecanismo preferido para la obtención de la nacionalidad española, establece que para los sefardíes debe entenderse por “circunstancias excepcionales” su propia condición y una “especial vinculación con España”. La ley dispone, en el segundo punto del citado artículo, los siguientes instrumentos para acreditar la condición de sefardíes:

  1. Con un certificado expedido por la Federación de Comunidades Judías de España.
  2. Con un certificado de la autoridad rabínica competente, reconocida legalmente en el país de la residencia habitual del solicitante.
  3. Apellidos del interesado, idioma familiar u otros indicios que demuestren su pertenencia al colectivo sefardí.
  4. Que el peticionario o su descendencia hayan estado incluidos en las listas de familias sefardíes protegidas por España al que hace referencia el Decreto-ley de 29 de diciembre de 1948 o cualquier otra lista análoga; o bien, de aquellos otros que obtuvieron su naturalización por Real Decreto de 20 de diciembre del 1924.
  5. La vinculación o parentesco del peticionario con una persona o familia de las mencionadas en el apartado anterior.

Los medios probatorios son los asumidos desde hace tiempo para los sefardíes y hasta ahora han sido válidos para acreditar sus “circunstancias excepcionales”. Sin embargo, pese a las novedades que introduce, el procedimiento a implantar es a veces reiterativo y consta de requisitos que adolecen de indeterminación.

En este sentido, según establece el artículo 2, cuando el solicitante reúna uno o varios de los elementos probatorios anteriores, deberá presentarlos al encargado del Registro Civil en España, o de la misión diplomática o consular correspondiente, que a la vista de lo aportado, y bajo su discreción, certificará su condición de sefardí y su vinculación con España.

Una vez obtenido el certificado, el peticionario tiene un plazo de dos años, que puede prorrogarse un año más por acuerdo del Consejo de Ministros, para formalizar la solicitud. Dicha solicitud, que consistirá en un modelo normalizado aprobado por Orden del Ministerio de Justicia, detallará también los documentos necesarios, que supuestamente serán los requeridos para todo trámite de extranjería: certificado de nacimiento, certificado de antecedentes penales, copia del pasaporte, etc. además de todos aquellos probatorios de su condición de sefardí.

Hasta ahora, este segundo paso era el único y común que los sefardíes debían practicar para solicitar la nacionalidad por carta de naturaleza. Mediante este nuevo procedimiento, el solicitante debe acreditar dos veces su condición. Si supuestamente el objetivo de la ley es abrir una puerta directa a la obtención de la nacionalidad española para los sefardíes de todo el mundo, el trámite debería reducirse.

Sin embargo, a tenor de lo que expone el artículo 2 del anteproyecto, la solicitud, que podrá presentarse a través de cualquiera de las vías indicadas en la Ley 30/1992, así como en el Registro Civil Consular del interesado, la resolverá la Dirección General de Registros y Notariado (DGRN) y, en consecuencia, será la que declare, con la facultad de poder recabar informes de las instituciones -la autoridad rabínica competente, por ejemplo- que puedan atestiguar sobre la realidad de las condiciones, el derecho del solicitante a obtener la nacionalidad española. Otorgando esta potestad a la DGRN y no al Consejo de Ministros, se agiliza inequívocamente el tiempo de resolución de la solicitud de carta de naturaleza para los sefardíes.

Contra la resolución de la DGRN se entiende que caben, como en los casos que se deniega la nacionalidad española por alguna causa, el recurso de reposición y ante la desestimación de este, el recurso contencioso-administrativo.

Por otra parte, el gran foco de indeterminación de la ley, recogido en el artículo 2.3, reside en la exigencia de una “especial vinculación con la cultura y las costumbres españolas” teniendo en cuenta para acreditar este requisito, “los estudios del interesado, sus actividades benéficas o sociales, y cualesquiera otras circunstancias que reflejen dicha vinculación”. Si la voluntad de la ley es facilitar y agilizar la concesión de la nacionalidad española a los sefardíes, se torna lógico que habría que suprimir el término “vinculación” por redundante, ya que al ser sefardíes, esa vinculación está de sobra explicada en la Exposición de Motivos. Si el solicitante ha acreditado que es sefardí, y tiene el certificado expedido por el Registro o por la oficina diplomática o consular correspondiente, está de más que se atienda a circunstancias como sus estudios o actividades filantrópicas o sociales como objeto de consideración para probar la vinculación con España. En todo caso, debería ser una vinculación cultural, como así refleja dicha Exposición de Motivos en referencia al mantenimiento de la lengua y las costumbres.

A pesar los aspectos que incurren en reiteración e indeterminación, este Anteproyecto posee, además de otorgar a la DGRN la potestad de resolver la solicitud, importantes novedades a considerar en relación a la carta de naturaleza ordinaria.

La primera y más reseñable, por la que se modifica el artículo 23 del Código Civil, es que los sefardíes que adquieran la nacionalidad española no tendrán que renunciar a su anterior nacionalidad, acabando con el recelo que muchos de los potenciales solicitantes tenían a la hora de optar por la naturalización.

En segundo lugar, tal como reza el artículo 1, esta ley se extenderá no sólo a los judíos sefardíes, sino a “cualesquiera de estos sin distinción de ideología, religión o creencia.” Algo que sin duda agradecerán todos los descendientes de los sefardíes expulsados que no practican el judaísmo y que por justicia histórica deben ostentar el mismo derecho.

Sea como fuere, y más allá de sus imperfecciones, la aprobación de esta nueva Ley supondrá un momento cumbre en la historia de España. Esta norma supone la reconciliación definitiva de España con sus sefardíes, y relega para siempre a los libros de historia las palabras del Edicto de Expulsión:

Acordamos de mandar salir todos los judíos y judías de nuestros reinos y que jamás tornen ni vuelvan a ellos ni alguno de ellos.

Desde Caracas hasta Tel Aviv, pasando por Montreal, Los Ángeles o Estambul, los sefardíes que no olvidaron su vinculación con España, opten o no por la naturalización, tendrán el reconocimiento legal de su patria ancestral.


14 comentarios
  1. JJGF
    JJGF Dice:

    Quienes admiramos a los judíos, su cultura, su laboriosidad, y tantas otras cosas, nos sentimos alegres con esta noticia.

    Hace poco más de un año escribía yo en este mismo blog sobre Rita Levi-Montalcini, judía de origen sefardí, recién fallecida, a la que pocas personas conocían en España pese a ser nada menos que premio Nobel. Ojalá en España hagamos un esfuerzo por conocer un pueblo y una cultura de la que tenemos tantísimo que aprender.

  2. Usuario
    Usuario Dice:

    Buna noticia el anteproyecto, aunque habrá que esperar al texto definitivo para que no quede en fuegos de artificio, que desconfiar de este Gobierno no por tenerle manía, sino que se ha demostrado en muchas ocasiones que hacen lo contrario de lo que van a hacer.
    Con los sefardíes tenemos una deuda histórica, como con otros, y es bueno ir pagando ya.

  3. Jesús Casas
    Jesús Casas Dice:

    Esta semana estuve en otro lugar de Europa con varios amigos de origen sefardí. Todos están interesados en solicitar la nacionalidad española, aunque les preocupa cómo será el procedimiento. Convimos, sin haber leído el post, en lo que el autor mantiene en el mismo. Difícilmente puede repararse la injusticia sufrida por quienes la han padecido durante generaciones; difícilmente puede recuperarse el talento perdido como consecuencia de una norma injusta (y, además, tremenda en su misma literalidad). Uno de mis amigos cumplía 95 años del día 22. El mes que viene visitaré Jerusalén con otro amigo ashkenazi, y ya os contaré qué dicen los sefardíes con los que hable por allí. A ver si en un siglo podemos recuperar lo perdido en medio milenio.

  4. JG
    JG Dice:

    Al resepcto de lo reseñado en este magnífico artículo, cabe preguntarse (sin ninguna mala fe) cuál es la verdadera intención del Gobierno a la hora de acometer esta reforma, si la oficial, o la que pueda responder a posibles intereses que no se vislumbran a simple vista. Lo digo porque considero un precedente ciertamente trascendental el fundamentar una reforma legislativa en una posible “deuda histórica”. Me parece que puede representar un círculo vicioso, toda vez que la Historia tiene muchos deudores y muy pocos acreedores. Más, si cabe, cuando el propio Código Civil recoge la posibilidad, previo cumplimiento de ciertos requisitos, de acceder a la nacionalidad, por residencia, por parte de los sefardíes, equiparándolos con los nacionales de otros estados que tradicionalmente han mantenido (o mantienen) una fuerte vinculación con España. ¿Está justificada la excepcionalidad que supone otorgar la posibilidad de adquirir la nacionalidad por carta de naturaleza para los sefardíes (en un concepto tan amplio como ambiguo)? Supongo que sí, otros mucho más doctos que yo así lo defienden, pero permítanme fijarme en las consecuencias que pudieran derivarse para el resto de pueblos que puedan reclamar estos derechos ahora reconocidos.

  5. V.Pons
    V.Pons Dice:

    Fantástica noticia, aunque aún es pronto para alegrarnos del todo, al ser un anteproyecto, esperemos que continúe hacia buen fin. El pueblo sefardí llevaba esperando este momento durante muchos años, y ojalá al fin puedan ser reconocidos legalmente por su país de origen.

  6. Iago
    Iago Dice:

    Y a los moros que expulsaron, ¿también se les va a conceder la nacionalidad? Tal vez habrá que concederles la nacionalidad a los de la Corona de Aragón, y a lo mejor dejan que Cataluña se independice, ya que es posterior a la expulsión de los sefardíes y musulmanes (año 1714).

  7. Carlos Jerez
    Carlos Jerez Dice:

    Reconociendo sin duda la deuda que tenemos con los sefardíes (entre otros muchos), me pregunto si realmente España se puede permitir dar la nacionalidad a dos millones de personas que en su mayoría ni han pisado nuestro país ni hablan nuestro idioma. ¿Es más español un sefardí porque sus antepasados, muchas generaciones atrás, fueron españoles que un inmigrante cualquiera que lleva varios en España y al que aún se le pide constantemente los papeles? Creo que hay mejores maneras de pagar esta deuda.

    Por otro lado tenemos que plantearnos entonces si deberíamos aceptar a los descendientes de los musulmanes expulsados, algo que sin duda alguna no va a pasar.

    Yo entiendo la petición de que se les permita tener la doble nacionalidad, como a los latinoamericanos entre otros, pero como a éstos, si cumplen unas mínimas condiciones de arraigo en España o están en una situación en la que necesiten asilo político o humanitario.

  8. Honesto Hosein
    Honesto Hosein Dice:

    Honesto Hosein
    Actualmente el gobierno español, ha promulga una ley para reparar una deuda histórica, desde hace mas de 520 años, fue exactamente el 31 de marzo de 1492, cuando los Reyes Católicos habían decretado, el edicto de Granada, para expulsar a los judíos Sefardies de España, sin embargo, ignora que en fechas recientes exactamente el 14 de noviembre de 1975, España había firmado el acuerdo más oscuro de su historia, al traicionar al pueblo saharaui y dejar un proceso de descolonización inconcluso, en contra de las resoluciones de la ONU y del Tribunal Internacional de Justicia; actualmente miles de saharaui están sufriendo las consecuencias, de ese abandono, ya que mientras que el pueblo saharaui, no ejerza su derecho a la autodeterminación, la ONU sigue considerando a España, como la única potencia administradora del territorio saharaui

  9. Arturo
    Arturo Dice:

    No se les da el mismo trato porque no es el mismo caso para nada. Porque los norteafricanos de Alandalus vinieron a conquistar España por la espada y en nombre de su religión. (Por eso Nada que ver con los sefardíes). Los magrebíes No han conservado apellidos ni la lengua, ni el recuerdo, ni las llaves de sus casas, y tampoco fueron expulsados sin motivo como los sefardíes.
    Y sí, seguro que hay algun motivo extra aparte de una “reparación histórica”. Cuando los sefardíes fueron expulsados de España fue una enorme pérdida de capital humano. Capital humano excepcional.
    Además, el que dice que puede ser peligroso debe saber que la mayor parte de sefardíes viven en Israel y en Estados Unidos. Le aseguro que la gran mayoría de habitantes de estos dos países no harán la nacionalidad para irse a residir a España, sino 1) por sentimiento 2) por tener más nacionalidades
    Cambiando de tema, este proyecto de ley es una sorpresa. No es ningún colador, al contrario, sólo finalizarán personas que están realmente interesadas. Es un trámite más laborioso,lento y costoso de lo anunciado. Va a ser realmente difícil que personas que no sean sefardíes puedan obtener el pasaporte español por este medio, así que para los que deseen completarlo, les deseo mucho éxito. http://www.ciudadaniasefardi.wordpress.com

  10. Laicopaco
    Laicopaco Dice:

    Mis antepasados levantaron este gran país y yo y ustedes colaboramos todos los días en mantenerlo con gran esfuerzo. Ahora el fruto del esfuerzo de nuestros abuelos y padres y el mío propio hemos de compartirlo con desconocidos sin ninguna reciprocidad. Siento que están regalando mi esfuerzo, mi trabajo. Siento que mi gobierno no me considera ni a mi ni a los que son como yo. Vecinos, españoles, ¿no os sentís ultrajados?

    • Arturo
      Arturo Dice:

      Querido laico, celebro tu amor por España. Ojalá todos pensasen igual cada mañana, con ese amor por lo colectivo.
      Aún así, tengo que expresarte mi desacuerdo. “El fruto del esfuerzo de nuestros abuelos…”; en el mundo occidental hay una brecha generacional. Nuestros abuelos construyeron un bienestar para todos y conquistaron unos derechos sociales.
      Desgraciadamente la generación de nuestros padres (la que era joven en los 60) no siguió su camino y se dejó engatusar por la farándula pseudorevolucionaria anglosajona, en su hábil parodia de la libertad. El resumen, si hacemos balance en este momento, en Junio del 2014 es que (como en la posguerra) miles de españoles tienen que emigrar a America Latina, a EUA , a otros países europeos y donde nos quieran acoger, dado que nuestras generaciones jóvenes languidecen bajo un 50 % de paro, degradándose bajo el régimen de Pan y Televisión barata, controlados y tarificados por San google y otros ingenios.
      Me produce tristeza que haya personas que se pregunten por qué hay que compensar (de una manera, repito, simbólica, ya que la nacionalidad española no es ningún bombón), a los descendientes de los que vivieron toda la persecución, tortura, extorsión, robo, etc, que realizó el Reino de España en el cuerpo y la persona de tantos hombres y mujeres de origen hebreo durante el periodo entre 1391-1834 (tiempo hasta el cual el retorno de los judíos a España fue impedido por la Inquisición, en activo!).
      España, que en la actualidad está vendiendo el derecho de residencia a cambio de divisas, ya que está concediendo el derecho de residencia a quien compre un inmueble de más de 500, 000 Euros, ¿no te parece más indigno?
      Alemania después de la 2ª G.M., un país hundido tras la posguerra, brindó una compensación por sus atrocidades (por supuesto eso no podrá compensar los sufrimientos que causó). Pero durante muchos años, realizó un pago en concepto de “reparación de guerra”. Alemania perdió la guerra, cayó, tuvo a bien intentar algún tipo de compensación; se levantó. No creo que sea un error corregir un fallo histórico. Nuestros gobernantes tienen hoy esa posibilidad (está claro que con un gobierno de izquierdas esto sería imposible). El derecho a la nacionalidad española para los sefardíes no es una alhaja, una joya que gratuitamente se está regalando a quien no la merece, sino que significa que España reconoce su error histórico. España paga su deuda.
      Por amor a España, por deseo de recuperar ese espíritu resplandeciente que nos llevó a ser el país intelectualmente y científicamente más avanzado como en el siglo de Oro. Ese es el mejor estímulo, la mejor acción que podemos realizar por nuestros jóvenes. Esta debe ser nuestra meta y nuestra prioridad. No preguntarnos ¿por qué motivo se les conceden los derechos que ya tenían? Más bien, preguntarnos ¿fue inteligente expulsarlos?
      Deberías alegrarte. Un saludo, Arturo

  11. Gilberto Moreno Sanchez
    Gilberto Moreno Sanchez Dice:

    Que duro ser pequeno y escuchar a tu abuelo, que nunca conocio la Madre patria, añorarla. Mi Corazon esta partido en pedazos. Que viva Espanya

  12. MAALYNINE MAALININE
    MAALYNINE MAALININE Dice:

    buenas ,mi comuentario para el hermano arturo,usted juzga a los saharauis de manera equivocada cuando cree que sus antipasado vinieron con la espada conttistando españa,los saharauis son personas pastores segun la historia,pacíficos ,cada uno tiene una manda de camellos y esta disfrutando de lo poco que tiene y feliz ,usted debe estudiar un poco mas la historia y ver lo vergonzoso que hizo el govierno en aquella época al vender un pueblo entero que era español a marruecos por pesca y cosas que no sabemos ,si usted hubiera sabido la historia o la ha vivido habria podido entender sin juzgar a nadie ,si los saharauis fueron contestadores,terroristes,con espada etc..como piensa usted habrian hecho parte de la ¨´kaedaý bombiardiaran a tu pais,PERO porque son gente ingenua pacífica ,jamas harán algo semejante ,que culpa tiene de haber nacido en el desierto? arabes? musulmanes? si usted hubiera nacido alli que pasa? no sera lo mismo? jamas menos precias a alguien o creas que los saharauis o sus antipasados vinieron con espadas a españaa porque si existe UN PAIS MUSULMAN ARABE que quiere a españa y tiene hermandad en la sangre es EL SAHARA no es suficiente que los barcos españoles estan pescando allí todos los dias? no es suficiente que un pueblo muere de hambre mientras tu comes pulpo y pescado de ellos y tu govierno paga a marruecos ? no merecen la nacionalidad española? mi padre trabajaba con el govienro de españa mas de 20 años ,mis abuelos militares uno sargento en el ejercito y el otro juez con el estado español siempre han colaborado con vuestro estado ,y cuando vine yo al sahara el govierno no reconoció a mis padres ni a mi como de origen español SI TU ESTUVIERAS EN MI LUGAR QUE SENTIRIAS? injusticia ! que haras? delincuencia? suicidarse? quedar con las manos cruzadas mientras el ejercito marroqui viola tus hermanas,mata tus padres ,te trata mal ,y toda tu familia lleva carne de españa ,pasaporte español ,y se quedarón sin proteccion ,y sabes que te dirá un saharauis sobre los españoles si le preguntas hoy en dia? TE DIRÁ ´´ÜN ESPAÑOL ES UN HERMANO¨´ donde esta la espada ? espero que un dia habrá justia ,yo soy del sahara y me alegró mucho esa noticia de dar la nacionalidad a esa gente que han sufrido durante muchos años,pero me gustaria que ustedes estudian las cosas bien antes de juzgar un pueblo que os ha querido y mucho_!!

  13. Jesús Blanco
    Jesús Blanco Dice:

    Todo mi apoyo para la comunidad de sefardies que consigue su Nacionalidad española con este nuevo formato legal. En mi situación, he estado en españa trabajando para mantener a mi mujer y mis tres hijos y una hija durante ahora ya más de 10 años y por fin alcanzo a obtener mi nacionalidad.

Los comentarios están desactivados.