Limites jurídicos a los recortes del Estado del bienestar (II)

Tal y como anticipamos, y debe reiterarse por su importancia que los derechos sociales recogidos en el capítulo III del título I de la Constitución no deben ser contemplados aisladamente entre sí sino también puestos en conexión con los valores superiores que tienen necesariamente que inspirar la actuación de los poderes públicos.

 

Al tiempo, no pueden dejar de señalarse que por mucho que se valoren los principios de economía y eficacia estos no pueden anular derechos humanos básicos, pues ni siquiera aquellos están a un nivel de principios programáticos de toda la Constitución, haciendo que los que verdaderamente lo son y la dignidad de las personas operan a modo de condiciones básicas y constituyan una garantía constitucional que ni el legislador, que no es soberano, puede disponer.

 

Junto a la exigible dignidad que ha de reconocerse a toda persona (y que se quiebra cuando en su vulnerabilidad se le deja aún más expuestas) habría que apelar a otros elementos como la exigible asignación equitativa de los recursos y el gasto públicos, la interdicción de la arbitrariedad, la seguridad jurídica, la confianza legítima y la irretroactividad, la no discriminación o la ponderación y la justificación de las medidas que respondan auténticamente a la exigencia inexcusable por la crisis económica y no por otras razones ni ideológicas ni de pésima gestión sin haber introducido previamente los elementos correctores e incluso de responsabilidad cuando esa gestión haya afectado gravemente a los recursos públicos, acudiendo a estas vías antes de hacer soportar unas fuertes cargas sobre la población, particularmente la más débil.

 

 

Por último, destacar que hay un concepto proveniente de los países nórdicos y que aquí se ha importado fragmentariamente: la noción de “sostenibilidad”. Incluso hay una norma referida precisamente a la sostenibilidad económica enla Ley2/2011. Sin embargo hay otro concepto que consideramos de gran valor: la sostenibilidad social. Ciertamente, el principio de estabilidad presupuestaria introducido, siguiendo la senda alemana, en la vertiginosa reforma constitucional de 2011 del artículo 135 obliga, pero éste no puede hacerse prevalecer de modo tan rotundo sobre otros principios y preceptos que, incluso, por lo expuesto, tienen más fuerza jurídica constitucional.

 

Así,  junto a la sostenibilidad económica, la sostenibilidad social no es ni mucho menos un valor menor, incluso al contrario pues está vinculado a los principios y valores expuestos y su consagración no solo a nivel de fines del Estado sino que también son abordados, de una manera interrelacionada, en el Título I dela Constituciónque es más que una columna, un auténtico pilar del modelo de Estado que nos dimos.

 

La muestra de que este no es un debate puramente teórico lo tenemos en actuaciones concretas que han llegado a resolverse por los Tribunales que van marcando una pauta. Así, merece traerse a colación el Auto de 5 de marzo de 2013 del TSJ de Castilla La Mancha que de modo ampliamente razonado argumentaba sobre su decisión de suspender el cierre de los servicios de urgencia en varias zonas de salud. Ese interesante Auto, confirma otro anterior, en la ponderación de los intereses concurrentes, haciendo prevalecer (al anular la decisión de la Junta) la protección de la salud pública sobre los intereses económicos.

 

Es muy explícita la Sala cuando afirma que “Ni un ahorro económico como el que se persigue (5,1 millones) ni los fines con que esa concreta concreción del gasto se pretenden alcanzar, son por si sólos, equiparables a los serios riesgos con origen en tales medidas para la salud y la vida humana, ni a la importancia de la que hace de la que se hace merecedor el principio rector del artículo 43 de la CE en relación con el artículo 15 que recoge el derecho fundamental a la vida y a la integridad física y moral de la persona humana”. Y añade que “No se puede juzgar y evaluar exclusivamente desde el punto de vista de la ortodoxia presupuestaria y de su carácter puramente transitorio y coyuntural sin ponderar en el otro lado de la balanza las consecuencias perversas que de la adopción de tales medidas se pueden derivar para la población afectada, alguna de ella especialmente necesitada de protección, y en los daños definitivos e irreversibles que se pueden ocasionar cuando los riegos son tan ostensibles”.

 

De muy poco antes es el también importante y reciente Auto del Tribunal Constitucional 239/2012, de 12 de diciembre en el que se señala que “El derecho a la salud y el derecho a la integridad física poseen una importancia singular en el marco constitucional que no puede verse desvirtuado por la mera consideración de un eventual ahorro económico” o también cuando afirma que “Los intereses generales y públicos vinculados a la promoción y garantía del derecho a la salud, son intereses asociados a la defensa de intereses constitucionales particularmente sensibles”. A nivel comunitario, merece citarse el Auto del Tribunal de Justicia de la UE de 12 de julio de 1996 sobre el asunto de las vacas locas.

 

Estos casos especialmente referidos al final de estas reflexiones jurídicas en materia de la salud, son igualmente susceptibles de considerarse en otros ámbitos: supresión ayudas a la dependencia, cierre de centros escolares, el derecho a la vivienda, etc.

 

 

22 comentarios
  1. O,Farrill
    O,Farrill Dice:

    Coincidiendo en el fondo del artículo me sigo planteando la cuestión: ¿hablamos de recortes o reajustes presupuestarios? ¿Cual es la función esencial de un gobierno: equilibrar la convivencia social entre intereses contrapuestos o distribuir generosamente los bienes del Estado (de los ciudadanos)? Si en un acto de asamblea popular abierto y libre se planteara a los ciudadanos quienes estarían dispuestos a una cosa o la otra, quizá veríamos cómo esa supuesta solidaridad social no era tanta e incluso cómo podía ser perjudicial un sistema donde todos sin excepción tuvieran derecho a ser subvencionados en lugar de desarrollar trabajos reales. Todos sabemos cómo se hace negocio de cualquier idea altruista y generosa por aquellos que viven por y para el dinero o para satisfacer sus propios intereses. Nuestra deuda como nación ha sido manejada irresponsablemente para pagar demasiadas complicidades políticas y sociales y hemos vivido sin percatarnos de cómo nos íbamos hundiendo en un lodazal de deudas públicas y privadas. Ahora hay que reajustar. Pero empezando por todo lo que se añadió alegremente a nuestra organización política y administrativa como son las CC.AA. o todos los chiringuitos mercantiles o pseudoinstitucionales que llamaron “brotes verdes”. Esos sí que crecieron y se multiplicaron. Reajustar es la palabra que relaciona trabajo con resultados sociales y ¡hay tanto que hacer en las situaciones obscenas de los privilegios regalados! Ahí es donde verdaderamente merece la pena recortar.

  2. simpatizante liberal
    simpatizante liberal Dice:

    Yo más bien me identifico con los artículos Justicia y Economía, y En defensa de lo Privado, publicados en CINCO DIAS por el catedrático de derecho del trabajo y socio de Garrigues don Federico Durán López; que, bajo el prisma del liberalismo, nos vuelve a recordar que el derecho no es un fin en sí mismo; sino que, sin llegar a convertirse en un mero instrumento de la política económica, sí debe tener muy en cuenta la situación económica general. Y que los objetivos de saneamiento económico, incluidos los recortes, liberalizaciones y flexibilización de regulaciones, son la manera históricamente demostrada de avanzar en el progreso y la mejora social de todos los ciudadanos, por paradójico que a la opinión mayoritaria de este país le pueda parecer. También nos recuerda la prudencia que el TC debe mostrar en estos temas, precisamente porque la economía no es una ciencia exacta, en la que, por lo general, no se sabrá si aplicando una medida concreta va a chocar o no frontalmente con la Constitución.

    • Deus ex Machina
      Deus ex Machina Dice:

      Como la economía no es una ciencia exacta no debe regir la función del derecho como se pretende. Claro que el ahorro por una posible clausura de hospitales (por ejemplo) es una medida económica y por tanto no exacta. Lo que es exacto son las consecuencias sociales, la población estará peor atendida. Y es en el aspecto social donde hace incapié la Constitución, como bien recuerda el artículo

    • simpatizante liberal
      simpatizante liberal Dice:

      Su ironía es muy ingeniosa, pero la base de su comentario una chorrada. El gasto público en sanidad en España no ha dejado de crecer en la última década, y la clasificación de la misma -sobre un total de 42 indicadores que cubren cinco áreas clave de la atención sanitaria: derechos e información de los pacientes, tiempos de espera para los tratamientos, resultados de los mismos, prevención y servicios y productos farmacéuticos-, no ha dejado de empeorar, sin embargo. Lo mismo ocurre con la educación. Parece mentira que después de todos estos años de crisis y sigamos con la gilipollez de pensar que el gasto lo arregla todo, en vez de estudiar en serio como mejorar al mismo tiempo las cuentas públicas y la calidad de vida de los ciudadanos. Y es posible, pues otros países lo están haciendo.

  3. KC
    KC Dice:

    SImpatizante, el gasto no lo “arregla todo”, pero sí puede ser beneficioso para generar un circulante. Lo realmente catastrófico es cuando se genera un gasto el cual acaba a 5000 kilómetros de distancia para quedarse parado en unas cuentas de las que han chupado todo tipo de sanguijuelas que después son capaces de decir las mayores imbecilidades cínicas que han sido pronunciadas por una boca humana.
    Claro que para eso debería haber habido cierto “control”, y ya sabemos que para ustedes, los “simpatizantes liberales”, lo primero es la “Libertad” (entendida en un espectro muy amplio de posibilidades, claro). Es lo que vendría siendo la relatividad liberal… Porque que para usted sea muy liberal, y muy flexible, el tener un salario mínimo pongamos de 300 euros al mes en jornadas de 8 horas/5 días, para otros a quienes la Economía nos parece algo serio y no pertenecemos a ningún bando, es básicamente una gilipollez de las que usted comenta. También era muy liberal el tal Diez-Ferrán y ya sabemos qué entendía él por Libertad… El laissez faire entendido en su más descriptiva y chapucera acepción. Tampoco se podía esperar más, obviamente. Usted mismo se da la respuesta al final de su comentario: “otros países lo están haciendo”. ¿Se refiere a Italia, Grecia, Portugal? ¿Colombia, Argentina? ¿Venezuela? Es que no me ha quedado claro.

    • simpatizante liberal
      simpatizante liberal Dice:

      Los empresarios jetas a los que usted se refiere no son nada liberales, sino aquellos que cada vez que alguien les quita cuota de mercado, beneficios o privilegios concedidos por los políticos de turno, piden nuevos privilegios, regulaciones o licencias, poniendo además como excusa la protección de los consumidores. La economía es una cosa muy seria, por supuesto, como serio es el hecho de que no se puede estar emitiendo deuda pública constantemente y que el banco central europeo esté continuamente bajando de forma artificial los tipos de interés para que España, Grecia o Portugal, entre otros, no quiebren. Lo cierto es que hasta el año 2012 incluido, y descontando los intereses de la deuda, las prestaciones por desempleo y las pensiones, el gasto público en España no ha descendido. Lo cierto es que la brutal subida de impuestos de este gobierno no ha hecho mucho por remediar la situación de urgencia de las cuentas públicas, y que si un nuevo susto-muerte tipo Lehman Brothers obliga al BCE a subir los tipos de interés estamos apañados. ¿Le parecen suficientes gilipolleces? Pues váyase usted, por ejemplo, a las repúblicas bálticas y verá que, partiendo de una situación peor que la de España, están mejorando gracias a la contención del gasto público y las reformas liberalizadoras.

  4. KC
    KC Dice:

    Pues entonces debe suceder algo que la Economía no entiende, o más bien su parte teórica, al menos en según qué países, porque la Economía de muchos territorios ya saben perfectamente que los “empresarios jetas” también forman parte del “juego”. Y precisamente por ello hay que establecer unos límites: para que no adulteren la competición. Si España hubiera sabido controlar la fuga de capitales, el juego fiscal y la ingeniería social de los amiguetes del Ibex-35 y por supuesto hubiera sabido atajar en su momento todo tipo de fraude económico, el tema sería mucho, pero que mucho menos grave. Pero es que eso no le ha importado a nadie, absolutamente nadie, hasta que la bolsa se ha roto y ya no hay nada dentro, o sólo para unos pocos. Lo que usted propone es medicina de curandero, usted lo de “mejor prevenir que curar” parece que no lo ha oído nunca. La contención del gasto público está muy bien como forma temporal para analizar dónde y en qué se está yendo el dinero, pero lo realmente importante no es aquéllo, sino ésto último. Si ahora mismo tuviera yo una varita mágica en la que pudiera aparecer aquí el montante de dinero que ha supuesto el fraude, fugas, sobornos, manipulaciones y demás mecanismos económicos de según qué países se le iba a caer la careta de vergüenza (o igual no). No me ponga como comparación a las repúblicas bálticas porque yo no estoy preguntándome si el sistema X o Y es mejor, estoy diciendo que dentro de un sistema ya avanzado, y que sabemos que puede funcionar, si no se ajusta a una regulación esencial se acaba teniendo lo que los Diaz-Ferran y otros entienden por Economía (como materia), es decir, una absoluta chapuza mental. Espere usted a ver cómo acaban los bálticos si sus regulaciones siguen con las reformas “liberalizadoras” que comenta…

  5. ENNECERUS
    ENNECERUS Dice:

    Desengáñese, simpatizante liberal. Nunca se gastará lo suficiente. Es de mal gusto discutir esto porque ya sabe, los recortes matan mientras que una mala organización no afecta en modo alguno a los resultados. Y hablar de eficiencia es asesinar a los pobres.

    Muy recomendables los libros de Freakconomics y en especial el capítulo destinado a la gestión de los hospitales. Las cosas casi nunca son como parecen.

  6. ENNECERUS
    ENNECERUS Dice:

    Por cierto, KC recuerde que el “liberal” Díaz Ferrán pidió nada menos que “un paréntesis en la economía de mercado”. Un liberal bastante raro.

  7. KC
    KC Dice:

    Ennecerus, no me haga poner más nombres de liberales (o “liberales”) españoles con cargos otrora importantes y hoy imputados en primerísima fila… Repito por sí no se ha entendido: la cuestión no es el gasto, sino su gestión. El gasto puede generar circulación si se aplica como toca y la circulación es básica económicamente hablando. Otra cosa es que esa circulación acabe a mil, dos mil o veinte mil kilómetros de distancia. Pero bueno, ahora que el Gobierno ha prometido 600.000 puestos de trabajo en dos años (hoy mismo) ya no tenemos de qué preocuparnos… Ya verá que bien se van a cumplir los pronósticos (augurios, más bien).

    • Isidro Elhabi
      Isidro Elhabi Dice:

      ¿Los “liberales” del PP se refiere? ¿Esos que respetan las reglas básicas del mercado y el capitalismo y dejan caer bancos como ocurre con cualquier otra empresa? ¿O los que dejan quebrar a las autopistas por no haber hecha un correcto cálculo de riesgos en su empresa? ¿Aquellos a los que no se les ocurriría utilizar el dinero público de todos los ciudadanos para entrar en el accionariado de Deoleo, una empresa privada? ¿Se refiere a los que creen que en un estado reducido, que cubra las necesidades básicas y eficazmente y por eso están bajando impuestos y privatizando empresas públicas, no? ¿O su intención son los liberales que reducen la deuda pública? ¿O los que respetan la libertad de la mujer para abortar o no y la de las personas para casarse con quiera? Apuesto que se refiere a los liberales que no se les ocurriría regular el prime time para que la gente se acueste por decreto a una hora ¿o los liberales que creen en la separación de poderes, la independencia judicial y el control del poder? ¿O se refiere a los liberales del PP que creen en la igualdad ante la ley y en vez de aumentar aforados los van a eliminar todos?

  8. Isidro Elhabi
    Isidro Elhabi Dice:

    Por cierto, eso de “no es el gasto, es su gestión”, pues para un mitín queda estupendo, pero son palabras vacías. Aquí la cuestión es que pronto la deuda va a llegar al 100% PIB y que un Estado con crecimiento inapreciable no puede tener ese volumen de deuda insostenible que ralentiza toda la economía y absorve el resto de recursos disponibles creando además un “crowding out” crediticio. Así que hay que reducir el gasto, no es la gestión. Priorizar en el recorte del gasto. Gestionar la miseria, vamos. Otra cosa es cómo hacerlo, y con qué prioridades. Que es el problema de este gobierno, que prefiere seguir gastando en clientelismo, partitocracia, burocracia y corrupción y recortar en sanidad, educación, dependencia y justicia.

    Y lo de “El gasto puede generar circulación si se aplica como toca”, ¿dónde toca? ¿dónde prevee usted? ¿Qué sectores e innovaciones serán los punteros de aquí a 20 años y en los que hay que gastar el dinero público? ¿Qué proyectos serán los que crearán capital y empleo? ¿De verdad cree que eso puede predecirlo usted por muy listo que sea o cualquier político? ¿Lo elegimos por votación todos los españoles? Aquí se creía que Aves, aeropuertos, autopistas, Formulas 1, teatros y pabellones era el gasto que traería riqueza y así estamos.

    http://juanramonrallo.com/2011/05/la-economia-asamblearia-no-puede-funcionar/

    Cualquier empresario con una idea, realiza estudios de mercado, previsiones, cálculos de rentabilidades, costes, y aún hay variables incontrolables que hacen que un negocio pueda triunfar o fracasar, ¿y el estado puede asegurar el éxito? Aún así, si una empresa fracasa, le cuesta el dinero al empresario. Si fracasa el Estado, nos cuesta el dinero a todos.

    Mientras el crecimiento no sea superior al gasto, y el Estado sea capaz de amortizar la deuda, + gasto público = + deuda pública = + impuestos actuales y futuros (para intentar amortizarla). Y aún así, si no se consigue, llegará un momento en que nos aproximaremos a la situación de insolvencia.

    http://juanramonrallo.com/2011/12/el-gasto-publico-no-estimula-la-economia/

  9. KC
    KC Dice:

    Extraído de los enlaces que usted añade:

    […]¿Realmente es tan salvífico el gasto público descontrolado? […]En cualquier caso, debería quedar claro que gastar por gastar no genera riqueza. Si el asunto fuera tan sencillo, nunca sufriríamos una crisis económica, porque el extraordinario gasto privado de la época del boom se realimentaría sin fin. Lo que sucede, en cambio, es que sí existen buenas y malas formas de gastar y de invertir los recursos, y el Estado, sobre todo cuando pretende gastar a gran escala (cerca del 50% del PIB de un país), no es capaz de distinguir entre ellas[…]

    ¿Le suena? ¿No? Pues es lo que escribí, aunque de otra forma, un poco más arriba. El gasto no es la clave, la clave es dónde, cómo y cuándo. Pero para eso hace falta algo que en España no vamos sobrados: previsión. Pero si se va uno atrás en el tiempo, verá que a según quienes no les interesaba mucho ese tema. Imagino que es algo así como el Carpe Diem económico que tanto les gusta a según quienes.

    Pero lo radicalmente “a gastar por gastar” sería no gastar nunca. Y no, esa tampoco va a ser la solución. La solución, por tanto, al menos en ese aspecto del gasto público es gastar dónde indirectamente pueda servir de circulante para crear empleo o redistribución que anime a pequeños actores económicos individuales. Obviamente no me estoy refiriendo al “gasto público” desde el concepto que manejan algunos….

    ¿y el estado puede asegurar el éxito? Aún así, si una empresa fracasa, le cuesta el dinero al empresario. Si fracasa el Estado, nos cuesta el dinero a todos.

    Imagino que lo último es lo que a usted le preocupa, pero debe entender que el Estado no está para asegurar el éxito, sino equilibrar balanzas. El Estado no es ajeno a usted, ni a los ciudadanos, no es el coco que viene a comerse a los niños por las noches. Eso son ideas trasnochadas que hacen que uno llegue a un punto psicológico en el que piense que el Estado (curiosamente todos los otros, menos yo), viene a llevarse su dinero (dónde “su dinero” es muchas veces un dinero conseguido a partir de todo tipo de artimañas y tropelías; es muy risible ver a uno de estos pedir seguridad jurídica, sinceramente).

    Isidro, hay una cosa llamada redistribución (que no significa todos iguales), que los pseudoliberales no entenderán en su vida porque la mayoría de ellos son propiamente unos analfabetos en ese concepto (con pseudoliberal me refiero al señor de la calle que dice que es un liberal y en su vida se ha leído dos páginas de teoría económica, que imagino que es lo que será un Diaz-Ferrán). Pero fíjese usted que, por mucha gran economía que tenga, y muchos proyectos, y muchas historias, si ese punto no se tiene en cuenta, todo se acaba devorando a sí mismo. Los países más liberales, paradójica y curiosamente SIEMPRE lo tienen en cuenta de alguna forma. Y no, no me refiero a los Italia, Grecia o Portugal. Las tasas de desempleo hablan por sí solas.

    • de lege ferenda
      de lege ferenda Dice:

      Sin embargo, el fracaso del concesionario de servicios públicos (como la anulación de licencias ilegales) nos cuesta dinero a todos. Bueno, a todos no; el “concesionario” incapaz gana lo que todos perdemos.

      Hacia un Derecho Penal Presupuestario …

      Es broma.

  10. ENNECERUS
    ENNECERUS Dice:

    No se corte. amigo KC, ponga, ponga nombres de “liberales” que como los “solidarios” sólo suelen serlo de boquilla.
    Viene muy bien agitar el espantajo de los liberales “paupericidas”, enemigos de los pobres, egoístas y ayunos da la más mínima virtud para así seguir manteniendo un sistema corrupto desde la raíz a la cima que consume crecientes e ingentes recursos a cambio de ofrecer servicios caros y malos en función de su coste.

    Coste que por supuesto mantenemos cuidadosamente oculto para que nadie se dé cuenta de que el emperador está desnudo.

    En todo caso, por si le queda alguna duda le diré que en mi opinión, el PP es el mayor enemigo del liberalismo, pues bajo oportunistas y marginales referencias a este sistema, su política es la propia de un gobierno socialdemócrata aseado, indistinguible de la de un partido socialista homologable con cualquiera de los gobernantes en Europa que, por desgracia para España, no lo es el PSOE.

    De hecho, hasta un partido de izquierdas como es UPyD es bastante más liberal que el PP incluso en materia económica. Tres ejemplos:

    a) Montoro se jacta de haber descolocado a la izquierda subiendo los impuestos más de lo que pedían los comunistas. De hecho el marginal estatal es superior al que rige en Guipúzcoa donde gobiernan los proetarras de Bildu.

    b) Montoro se ufana de que la política del Giboierno demuestra que no sobra una sola administración. UPyD proponía reducir los 8.200 ayuntramientos a unos 500 y suprimir las Diputaciones.

    c) El Ministro de Economía era jefazo de Lehman Brothers en Europa en el momento de estallar dicha compañía americana. Hecho que sólo denuncian unos pocos economistas a los que Moncloa ha puesto una cruz, como es el caso de Roberto Centeno.

    Curioso liberalismo el que defiende un modelo en que el estado maneja directamente el 50% del PIB y regula de forma extenuante el otro 50.

    Y para terminar, una pregunta. Si el gasto es bueno, ¿por qué no me dejan gastarlo en lo que yo quiera y me imponen que otro lo gaste por mí?

    • KC
      KC Dice:

      Y para terminar, una pregunta. Si el gasto es bueno, ¿por qué no me dejan gastarlo en lo que yo quiera y me imponen que otro lo gaste por mí?
      Usted, como buen liberal, querrá tener libertad de gastarlo en lo que quiera. A mí eso me parece muy bien, y muy lógico, el tema es que hay liberales como usted que: 1) no han conseguido su patrimonio precisamente mediante medios lícitos 2) Más que gastarlo lo que quieren es evadirlo.
      Nadie está diciendo que usted no tenga disponibilidad en su patrimonio, lo que ya deberíamos saber es que del patrimonio de cada uno hay que extraer una parte para el bien común de todos. No es tan difícil de comprender, menos para un Notario que conozco, el cuál me preguntó una vez: “¿Por qué tenemos que pagar más impuestos los que más tenemos si aportamos más que los demás?” (textual). Como comprenderá, el juego económico debe tener unas reglas, por muy liberal que uno quiera ser, porque si no acaba conviertiéndose en liberticida, que es lo que hay en España, aparte de toda una serie de mentecatos con ya cierta edad a quienes debería darle cierto rubor decir según qué cosas (como la imbecilidad de un señor de la OCDE hablando sobre el mal hábito que crea el desempleo, cuando a todas luces nadie quiere estar desempleado (o siendo extremos no llegaría ni al 1%). Este tipo de idioteces no deberían ser permitidas. Y, sinceramente, tampoco entiendo cómo este tipo de desgraciados puede estar presidiendo nada.
      Usted se puede beber todas las copas de vino que quiera, Ennecerus, eso el Estado no se lo va a regular. Pero cuando sale a una zona de interés público como es una calle, obviamente la regulación va a ser distinta a si se las bebe en casa o en una parcela. Al menos la parte que pueda afectar al resto. Porque, aunque usted tenga la impresión de que sí, no vive solo en una sociedad (cuya etimología imagino que no hay que explicar). Pues lo mismo sucede con el tema del gasto público, que debería tener una finalidad propiamente pública y no los atracos institucionales que han hecho meros ladrones vestidos con trajes de hilo fino. Porque, como dice el refrán: “por mucho que el ladrón se vista de seda, ladrón se queda”. De ahí que los controles sean necesarios, no porque yo sea más o menos de un bando u otro, o tenga unas ideologías u otras, sino porque soy consciente de lo que puede influir la psicología individual en la economía colectiva. Y no, le aseguro yo que el gasto público no se ha hecho cómo debería, precisamente por no haber previsto lo que podría ocurrir cuando un zángano no tiene ningún tipo de limitación.

  11. ENNECERUS
    ENNECERUS Dice:

    Antes de seguir debatiendo con usted, señor KC debería usted aclarar eso de:

    “el tema es que hay liberales como usted que: 1) no han conseguido su patrimonio precisamente mediante medios lícitos 2) Más que gastarlo lo que quieren es evadirlo.”

    Esto es una acusación muy grave que usted hace: 1º.- A “liberales” a quienes no identifica (¿los de los ERES de Andalucía?). 2º.- A mí a quien usted no me conoce de nada como yo a usted tampoco.

    Como buen izquierdista y antiliberal, usted presupone que los de izquierdas, por simplificar estatalistas, son de intenciones rectas y honradas aunque pueden equivocarse (por ejemplo poniendo en marcha los mayores genocidios conocidos en la historia de la humanidad), claro está, mientras que los liberales somos todos malos, corruptos, ansiosos de poder y moralmente abyectos.

    Es el típico gesto totalitario de quien se cree moralmente superior por ser progre. Vamos como Wyoming, que considera que tener pasta no te convierte en un hijoputa (por supuesto a élí mismo pero sí a quienes no son sus amigos) o el cómico nieto y bisnieto de falangistas que se fotografía haciendo el saludo nazi en la puerta de un periodista que piensa distinto pero que se fue del medio que compartían (por cierto con un gran estilo, de casta le viene al galgo).

    La evasión más peligrosa es la que te hace el estado quitándote lo que legítimamente has ganado o lo que permite que ganes privando a los demás de las mismas oportunidades de ganancia legítima.

    Pero claro, la culpa de que tú y los tuyos creáis en el estado demiurgo es culpa de unos cuantos “liberales” corruptos.

  12. KC
    KC Dice:

    Ennecerus, la diarrea mental que tiene usted en la cabeza es digna de estudio psicológico, que es lo que creo que debería hacerse en España a gran escala, más que uno económico. Yo no soy ni izquierdista, ni progresista, ni ningún -ista más allá de “logista”. Tampoco pertenezco a ningún tipo de asociación, ni grupo ni partido ni unión de ningún tipo, por lo que lo de “lo de tú y los tuyos” se queda en agua de borrajas. Es más, yo creo que gran parte de la crisis de según qué territorios proviene de este tipo de pensamiento paranoico que imagino que tendrá sus causas históricas (no es muy complicado de deducir haciendo una comparación histórica entre los España, Italia, Grecia o Portugal), aparte de otras. Lo que yo estoy diciendo, y usted no va a entender en mil vidas porque tiene ya bien injerta su ideología, es que el liberalismo que pregonan algunos es más inútil y falso que una moneda de madera. Si usted considera que yo soy un estatalista porque defiendo la idea de que toda economía debe atender a unos controles esenciales, usted tiene un problema. Porque, como comprenderá, un territorio sin Estado es una de esas ocurrencias de adolescente que parece que algunos se llevarán a la tumba porque lo contrario de alguna forma parece no interesarles. Y es curioso, porque en la ideología conservadora/liberal, paradójicamente, la idea militar y política de Estado está muy presenta hasta que, oh misterio, hablamos de fiscalidad y tributación. Entonces parece que el Estado -ese al que vamos para que nos atiendan gratuitamente y se preocupe de nosotros cuando estamos en la calle- ya no nos interesa tanto. Por alguna razón hay una panda de cazurros que cree que el Estado debe ser algo así como “cuándo yo quiera”, “dónde yo quiera” y “cómo yo quiera”, o que al más puro Luis XIV: “el Estado soy yo”. Pero es que esto no tiene nada de liberal, sino de manipulador. Porque cuando las bases de un país están esencialmente generadas por la manipulación, el nepotismo, los favores, los sobornos y todo tipo de entramados, ahí la mano libre de Adam Smith es pura teoría vacía (cosa que en España es muy común). Como le digo, eso no es liberalismo, ni “Adamsmithmo”, sino más bien “Alcaponismo”. Yo sigo sin entender cómo es posible que haya según qué empresas los directivos no es que no hayan congelados sus sueldos, sino que además se los han aumentado. Eso, en un liberalismo más social como el británico, la gente se echaría las manos a la cabeza y le aseguro que no se permitiría. No por capricho, sino por razones prácticas que cualquier lógica económica debería tener. Entonces llega un imbécil, mexicano para más precisión (que viene siendo lo mismo que España), y habla sobre los malos hábitos que genera el desempleo cuando imbéciles como él son los que lo fomentan por muy diversas razones que sería muy largo de explicar. Pues qué quiere que le diga, yo no me voy a callar: el problema del liberalismo es esa parte que no sabe ni de lo que habla.

  13. KC
    KC Dice:

    Ennecerus, le dejo un enlace para que vea de lo que hablo… Fíjese que estos señores fueron los primeros en hablar de liberalismo y mire lo que proponen. Justamente lo contrario de lo que sucede en España:
    http://www.teinteresa.es/mundo/secretario-britanico-Negocios-recuperan-confianza_0_1125487928.html#&ts=undefined

    Extraigo:

    ha amenazado con reformar la ley para limitar los pagos a los ejecutivos si no siguen sus recomendaciones.

    El ministro británico de Negocios amenaza con limitar los sueldos de los jefes si las empresas no recuperan la confianza pública

    ¿Considera usted que el señor Cable es un izquierdista? Obviamente no, lo que pasa es que la lógica económica tiene unos cauces. Aunque le diré una cosa, Cable ha ido y venido de distintos partidos (lo cual creo que, a diferencia de algunos personajes de España de los que sé que pasaron de uno a otro, a él le ha supuesto bastante buen criterio). Y de eso no van muy sobrados en España, ni juristas ni economistas, los cuales, como ya he dicho varias veces en este y otros blogs, están en otra división junto a los Italia y demás (por no decir algo bastante peor). ¿Ve usted a un Berlusconi proponiendo lo que han propuesto los conservadores ingleses? (Me estoy riendo sólo de pensar tener que hacer esta pregunta).

    http://en.wikipedia.org/wiki/Vince_Cable

  14. de Lege Ferenda
    de Lege Ferenda Dice:

    ¿Equidistancia?
    LA Divina Proporción, que dede Mesopotamia a Da Vinci, que toma estribo en Vitrubius, acompaña a la naturaleza en su devenir. Y a nosotros los sapiens sapiens, como parte de ella.
    Se acerca, esa razón “áurea” (1.6180) al concepto de equlibrio; concepto que es a la economía lo que phi es a la ingeniería. O concepto que es al Liberalismo lo que es al Marxismo, que lo intentan desplazar hacia sus respectivas ascuas.
    Esta proporción nos indica que todo se mueve en na búsqueda incesante de estaticidad. Pero eso es imposible; incompatible con la vida. Por eso, los intervalos oscilan alrededor de “la mitad y un poquito más”. Siendo ese “poquito más” -1.6180- la causa de que el movimiento -y la vida- permanezcan.
    Comparto las críticas de KC al Liberalismo (aunque yo sería algo menos comedido); y echo de menos en don Ludwig las propias al Marxismo. Sila realidad es que en el “mercado”, la mano invisible no es sino la garra de los alfa de la manada humana (y esa mano invisible no se diferencia de la que va dentro del guante del ladrón), la realidad es que la “Dictadura del Proletariado” oculta la Dictadura de un Directorio de Comisarios (“El proletariado soy” sustituye al “Estado soy yo”; todo por el pueblo pero sin el pueblo).
    ¿Cual es el equilibrio y “un poquito más” en cuanto al objeto de las Ciencias Sociales? El SISTEMA DE CONTROLES; la División de Poderes; el juego de pesas y balanzas institucionalizado -por ejemplo, en la Constituciones- que impide a la naturaleza humana -el deseo- afirmarse superior a “los otros” en el plano de las necesidades básicas (cambiantes en cada momento histórico, como corresponde a su naturaleza contingente; al contrario que ocurre connuestra capacidad de desear); que imagina un mundo en el que todos sean iguales en derechos, no que todos vayan vestidos de gris, ni que unos vayan con traje y otros con harapos.
    Y el control presupuestario es el núcleo esencial de un Estado “Moderno”, un Estado en el que, preciamente, el Poder Tributario es negociado por los ciudadanos que lo integran. Es el Poder Tributario el que determina nuestro Contrato Social. Doy en función de lo que tengo, y recibo en base a lo que necesito, dice el Recaudador, al frente de sus soldados armados. Es el Poder tributario el que determina el monopolio estatal del uso de la violencia.
    Pero cuando el Estado es tomado por Dictadores Proletarios sin escrúpulos o Liberales Autoritarios sin corazón, todo pierde su razón de Ser. Entonces nos encontramos perdidos. La mente se llena con lo que toma del éter -ondas de radio, esencialmente en estos tiempos, de tv y wifis varias -, y la razónse nubla. Necesitamos un culpable y esas ondas, los amos de esas ondas, nos lo ofrecen; incluso nos ofrecen varios entre los que elegir enemigo. Porque buscamos culpables en los que proyectar nuestra angustia, nuestro ego. Divide y vencerás. Nos dividen y nos vencen.
    LA República que da paso a la Grecia Clásica partía de una lucha entre los nobles y el pueblo,

  15. de Lege Ferenda
    de Lege Ferenda Dice:

    LA República que da paso a la Grecia Clásica partía de una lucha entre los nobles y el pueblo, en la que la nobleza tenía la necesidad -confesa- de causar al pueblo todo el daño que fuese posible; no por sadismo, sino para mantenerlo todo lo débil que fuese posible. Para dominarlo. Ahora vemos como funciona esa “teoría”. Que es expansiva por naturaleza, por lo que las cosas, de no cambiar, solo podrán ir a peor. Con velocidad incrementada exponencialmente.
    Y los tiempos son proclives a ello. Como decía -cuando le dejaban- el Padre Teilhard, el mundo se hace pequeño y los recursos se agotan. Las luchas por el territorio y los recursos serán cada vez más encarnizadas.
    “El deseo es la facultad de ser causa de los objetos de nuestras representaciones por medio de estas representaciones mismas. La facultad que posee un ser de obrar según sus representaciones se llama la vida” (Kant – “Principios Metafísicos del Derecho”).
    Gran post y mejores comentarios. Gracias.

  16. ENNECERUS
    ENNECERUS Dice:

    Lamentablemente KC, su diarrea no es sólo mental ni escrita. Si usted no sabe lo que escribe y le puede su sectario pensamiento, el pronlema es suyo. El mío se resuelve ignorándole. Lástima que no pueda hace lo mismo con su estado demiurgo.

Los comentarios están desactivados.