El fraude Aneri-Tezanos ¿Una forma consentida de financiar la patronal madrileña?

La Justicia está investigando una trama de corrupción ligada al fraude en las subvenciones a la formación continua de los trabajadores concedidas por la Comunidad de Madrid. Una estafa de millones de euros recibidos por la patronal madrileña que se centra, por ahora, en 25 asociaciones empresariales que subcontrataron la formación con José Luis Aneri y con las empresas de Tezanos: detenido el pasado martes y hasta hace poco miembro de la ejecutiva de CEIM y responsable de formación de la Cámara de Comercio de Madrid; ambas, presididas por Arturo Fernández.

Tras el estallido del escándalo y múltiples detenciones, la consejera de Empleo, Ana Isabel Mariño, y otros cargos de su consejería ha comparecido en la Asamblea de Madrid, para tratar de justificar la actuación del Gobierno en este caso. Sus intervenciones no han respondido con solvencia a tres preguntas esenciales: qué saben del fraude, desde cuándo lo saben y qué hicieron para evitarlo, perseguirlo y sancionarlo.

La consejera y su directora general –Patricia Herrero- tuvieron la oportunidad de aclarar todas estas dudas y sin embargo, no lo hicieron. Al revés. Tergiversaron datos y pretendieron derivar toda la responsabilidad hacia las asociaciones empresariales, obviando la de su consejería. Esta forma de actuar resulta muy extraña; desde luego, no es la práctica común de una administración diligente y responsable. Estas dudas nos obligan a plantearnos en qué medida la actuación de la Dirección General de Formación, situada en Vía Lusitana, es producto de una negligencia o de la necesidad de encubrir un fraude generalizado de las subvenciones recibidas durante años por la patronal madrileña, en el que podrían tener responsabilidades propias más graves, que podrían llegar a ser delictivas.

En un país con más de un 25% de paro, no nos podemos permitir que el dinero de la formación de los trabajadores se dilapide y menos que se “robe”.  No basta hablar ahora de la reforma de los cursos de formación para el empleo como una coartada para desviar la atención. Una reforma que, reclamada en la Asamblea de Madrid por UPyD, fue recibida con enfado y rechazo por todos los partidos, a pesar de que sabían que el sistema funcionaba mal y que era un caldo de cultivo perfecto para la corrupción.

La Comunidad de Madrid concedió más de 52 millones en 2010 y 49 en 2011, respectivamente, para ese fin. En las órdenes anuales de concesión, se establece que la Administración valorará los diferentes planes de formación de las entidades  que concurran a la subvención, tras lo cual, el director general de formación firmará un convenio con cada una de las entidades beneficiarias. Éstas, durante la formación, están obligadas a una serie de controles propios y externos. Entre ellos, remitir a la Dirección General de Formación –antes del inicio de cada uno de los grupos- el lugar, fecha y horario de su realización y, en el caso de la formación telemática, la dirección web de la plataforma tecnológica utilizada, así como las claves de entrada. Además, debe crearse para cada convenio una comisión mixta integrada por personas de la Administración y de la entidad beneficiaria. Finalmente, esa entidad deberá justificar la subvención en el plazo máximo de tres meses, tras el fin del plan formativo, mediante cuenta justificativa con aportación de informe del auditor.

Centrándonos en el caso Aneri, las subvenciones del año 2010 se ejecutaron durante 2011 y debieron justificarse, como muy tarde, en el primer trimestre de 2012; las de 2011 se ejecutaron durante el año 2012 y debieron justificarse, también como muy tarde, durante el primer trimestre de 2013.  La consejera, en su comparecencia ante el Pleno, aseguró que se habían enterado de la existencia de irregularidades en la primavera de 2013 y que las descubrieron dentro de los tres meses previstos para justificar las subvenciones.

Pero no explicó por qué fallaron todos los controles administrativos previos a la concesión de las subvenciones, así como los previstos durante su ejecución; por qué mintió diciendo que una norma estatal les obligaba a adelantar la subvención sin pedir garantías, cuando son ellos los que lo han aprobado expresamente; por qué no se crearon las comisiones mixtas de seguimiento con las asociaciones empresariales; por qué, si los funcionarios de la Consejería detectaron en el año 2012 el fraude de las subvenciones de 2010, no se tomaron medidas legales, e incluso, se pagó a las asociaciones (realmente a Aneri) el 50% que quedaba por abonar de las subvenciones de 2011; por qué no se avisó del presunto fraude a las asociaciones empresariales hasta finales de octubre de 2013 y sí se notificaron a la empresa de José Luis Aneri los expedientes de reversión de subvenciones, cuando algunos funcionarios consideraban que éste podía estar falsificando firmas, sellos oficiales y documentos por qué cuando se avisa a las asociaciones empresariales, la directora general, nombrada en 2012 por Lucía Figar –actualmente, consejera de Educación y Deporte-, no les recibe, ni tampoco el viceconsejero de Empleo; por qué no fueron a la policía con estas evidencias, que conocían desde la primavera de 2012, permitiendo que se pudieran destruir pruebas y que haya tenido que ser la policía la que fuera a ellos –en vez de ellos a la policía- a abrir la investigación; y por qué cesan al subdirector de Formación Continua y Emprendimiento a los pocos días de declarar ante la policía, y no a la directora general, que también declaró.

 

La credibilidad de las instituciones y de las reformas que se propongan exige llegar hasta el fondo en el fraude de la formación continua y determinar las responsabilidades políticas que de él se deriven. Ahora toca aprobar una comisión de investigación. No debemos parar hasta esclarecer la verdad

7 comentarios
  1. Elisa de la Nuez Sánchez-Cascado
    Elisa de la Nuez Sánchez-Cascado Dice:

    A la vista de lo que cuentas Ramón, la pregunta es más bien retórica. Parece que la connivencia es clara, por no mencionar la relación del presidente Fernandez con la CAM, contratación de esposa de su Presidente incluida, aunque ahora haya dimitido. En realidad no es sino un ejemplo más de la ocupación partitocrática en este caso de la patronal, básicamente a cambio de dinero. El que luego el dinero se desvie y acabe en el bolsillo de gente poco recomendable no puede sorprender a nadie. Lo que sí sorprende es la falta absoluta de asunción de responsabilidades por parte de los órganos competentes de la Comunidad. Pero claro, después de lo de Caja Madrid da todo igual. Si entonces la Comunidad dijo tan tranquila que no tenía competencias sobre “su” Caja, me imagino que tampoco las tendrá sobre las subvenciones que da a los cursos de formación de la CEIM. En cuanto a, tergiversar, no contestar, y echar balones fuera y hasta mentir es más de lo mismo. Si el Presidente Rajoy lo hizo en el Congreso con el caso Bárcenas y no pasó nada, lógicamente la Consejera de empleo pensará que a ella también le sale gratis.

  2. Dan Evans
    Dan Evans Dice:

    Sí. Enrocarse detrás de la más absoluta desvergüenza se está volviendo algo demasiado habitual. Espero que no salga tan barato como hasta ahora y en las próximas elecciones haya un gran terremoto electoral.

  3. izaskun
    izaskun Dice:

    Habría que analizar si muchos de los que se autodenominan “empresarios” son empresarios de verdad, de los que crean riqueza para el país; ver qué producen en realidad. Tengo la impresión de que los verdaderos emprendedores y empresarios que generan riqueza estan lejos de esas estructuras asociativas convertidas en refugio de muchos “empresarios” que ofrecen sus servicios exclusivamente a la Administración pública (es decir, viven del dinero público).

    • carlos martínez gorriarán
      carlos martínez gorriarán Dice:

      Es exactamente lo que dice Izaskun: muchos no son empresarios aunque se llamen así. No es casual que hoy hayan reelegido a Arturo Fernández, el “empresario ideal” de Esperanza Aguirre, un hombre que ha medrado en el negocio hostelero gracias a sus contactos en el PP de Madrid, y presente en el Consejo de Bankia, dirigente de Cepime e implicado en cobro de parte de las subvenciones para cursos de formación, como si tal cosa. Es un tipo de “capitalismo de amiguetes” que ha medrado a la sombra del poder político, y viceversa, un ejemplo de simbiosis parasitaria muy castizo.

  4. Elisa de la Nuez Sánchez-Cascado
    Elisa de la Nuez Sánchez-Cascado Dice:

    Efectivamente, como bien dice Carlos, aquí estamos hablando de “crony capitalism” que dicen los anglosajones o del capitalismo de amiguetes o de palco del Bernabeu que dice Luis Garicano. Gente cuyas empresas dependen del favor político. Favores que por cierto acabamos pagando todos los contribuyentes como tiene toda la pinta que pasará una vez más en el caso denunciado. Por supuesto los responsables políticos niegan toda responsabilidad una vez que se descubre el pastel. En realidad, se trata de empresarios que probablemente no sobrevivirían dos minutos en una economía abierta de mercado con auténtica competencia y sin amigos políticos. En fin…

  5. albert
    albert Dice:

    La visión escéptica no es de hoy, ya van dos siglos desde que Benjamín Constant (1815) dijo: “los ministros serán a menudo denunciados, acusados a veces, raramente condenados y, después, nunca castigados”.

  6. O,Farrill
    O,Farrill Dice:

    La proliferación del sistema de subvenciones se convirtió en puro clientelismo político y así nos va. De aquellas aguas vienen estos lodos de organizaciones, entidades, fundaciones, etc. que han visto como el maná del dinero les caía del cielo presupuestario público. Bastaba con tener buenos contactos y relaciones en quienes “conceden” para tener segura la concesión. Es un sistema bastardo lleno de supuestos controles formales para evitar el control de fondo que es el verdadero. ¡Cuánto se habría evitado de esto con los antiguos interventores de Hacienda! Esos que no se casaban con nadie y controlaban previamente el gasto. Conviene recordar quien los laminó y les fue sustituyendo por “leales” funcionarios: el PSOE que debía hacerse con clientela política y social desde el grupo de la tortilla, amparado por su “OTAN de entrada SI” . Resulta extraño que aún queden ingenuos “progres” que sigan su camino ¿o es que también están comprados?

Los comentarios están desactivados.