La educación del futbolista profesional (y II): la visión de un ex futbolista

Me llamo Borja Criado.  He sido futbolista profesional durante 8 temporadas y he jugado en todas las categorías del futbol español.  Empecé defendiendo la camiseta del Europa C.E. y de ahí salté al Valencia C.F. donde alterné durante tres temporadas el filial y el primer equipo.  Luego estuve dos temporadas en el R.C.D. Español (también con alternancia);posteriormente estuve en el Ciudad de Murcia y finalmente en el Granada 74 (ambos equipos de segunda división).  Me retiré en 2008 y ahora acabo de aprobar las oposiciones a notario.

 Creo poder decir que he encauzado bien mi vida profesional tras mi etapa en el fútbol de élite.  Sin embargo, no siempre ocurre así, e incluso podría decirse que, en muchas ocasiones, la cosa no termina tan bien.  Y como en muchas otras veces, es un problema fundamentalmente de educación, y no sólo en la etapa profesional, sino mucho antes…

 Empezaré exponiendo específicamente mi caso, contando lo que yo viví y explicaré el porqué de algunos comportamientos, dado que es ahí donde radica el germen de todo.  Fiché por el RCD Espanyol con 12 años después de pasar una prueba (venía del equipo del colegio) y pasé del concepto “equipo de barrio” a lo que hoy conocemos como futbol profesional.  Y digo profesional porque no puede denominarse de otra manera y es que entrenábamos 4 días a la semana por las tardes y llegaba a mi casa todos los días no antes de las 10 de la noche.  Con este nivel de exigencia, no daba tiempo ni para hacer los deberes, ni para estudiar ni para otra cosa que no fuera dedicación exclusiva al fútbol.  Es cierto que teníamos que presentar las notas en el club cada trimestre y, salvo alguna excepción, mis compañeros venían con una relación de suspensos importantes.  Ante ello ¿cuál era el comentario de la mayoría de padres? “Mi hijo no sirve para estudiar y a la mínima que pueda lo dejará”.  Dicho y hecho.  El tema de los padres (que son para analizar en un artículo separado) es clave en esta materia, porque todos se creen que su hijo es el “Maradona” de turno y que les va a sacar de la miseria, con lo cual se lo juegan todo a esa carta. A modo de ejemplo, recuerdo como si fuera ayer los entrenamientos que teníamos en la vieja ciudad deportiva del Espanyol.  Por supuesto, todos los padres presenciaban íntegramente el entrenamiento de su hijo.  No sólo observaban, sino que criticaban al otro niño que competía con su hijo por un puesto en el once titular, daban indicaciones  por encima de la figura del entrenador, insultaban a los padres del otro equipo o a los árbitros en los partidos oficiales y otros sinsabores que no vale la pena ni comentar pero que inciden de manera directa en la educación de su hijo.  Yo he oído una frase de un padre que le decía a su hijo de 10 años que me dejó petrificado (era compañero mío): “tienes que lesionar a este chico en un entrenamiento porque juega en tu sitio”.  Con esto creo que uno puede hacerse una idea del nivel de exigencia que hay en edades tan tempranas y que inciden directamente en el desarrollo personal del niño.

 Otro ejemplo impactante: en aquella temporada de infantiles lo ganamos absolutamente todo: primero fuimos campeones de liga; luego vino el campeonato de España (la copa Nike) y posteriormente fuimos campeones del mundo. De aquel equipo de 22 futbolistas que eran campeonísimos, sólo 4 han conseguido tener una carrera en Primera o Segunda División: Jordi Codina (actual portero del Getafe), Albert Crusat (estuvo en el Almería y ahora en Inglaterra), Dani Fragoso (estuvo en el filial del Barça y fue compañero mío en el Ciudad de Murcia) y yo mismo.  Es decir, el  resto son chicos que con 12 años eran los mejores pero que con 20 no tuvieron la suerte de consolidar su carrera.  Si con 15 años dejas de estudiar y luego no vales para el fútbol ¿ahora qué haces? Y la culpa de todo está propiciada por el nivel de exigencia de los clubs y por los padres, ignorantes en algunos de los casos o engañados en los otros.

El autor del post ,en su etapa de jugador del Granada 74

Tras esa primera etapa formativa (que llega hasta los 18 años aproximadamente) llega el momento de la explosión definitiva de todo futbolista (cada uno a su nivel por supuesto).  En ese momento recibí tres ofertas de equipos que querían ficharme y por este orden temporal: el primero en dirigirse a mi padre (no tenía representante porque creíamos que era una figura inútil) fue el F.C. Barcelona y, casi con carácter simultáneo, llegó la oferta del Valencia.  En última instancia llegó una oferta del Mallorca, pero ya tenía un acuerdo verbal con el Valencia (y eso creo que vincula). ¿Por qué el Valencia? Por diversos motivos: primero, porque consideraba que iba a tener mas opciones de jugar con asiduidad en el filial (el del Barça que también estaba en segunda “B” estaba lleno de estrellas como Iniesta, Motta, Babangida, Trashorras, Sergio García, Arteta o Nano); en segundo lugar, porque la opción de llegar al primer equipo es mas asequible en el Valencia; y finalmente, porque mi padre incidió en no cortar bajo ningún concepto con mis estudios en la facultad de Derecho.  Es aquí donde el Valencia me puso todas las facilidades del mundo y no así el Barça.

 Comienza mi aventura en la Ciudad del Turia.  Salvo el periodo estival de pretemporada, el ritmo de entrenamientos de un futbolista profesional es bastante llevadero (por no decir muy llevadero).  Generalmente los lunes descansábamos (reposo después del partido del domingo), aunque en función de las semanas había incluso dos días de descanso (dependiendo de si había Copa del Rey o Champions).  Nuestro horario ordinario era de 10 de la mañana a 1 del mediodía (con alguna tarde esporádica), lo que conllevaba todas las tardes libres.  En mi caso, añadíamos las clases en la facultad.  Es cierto que era un esfuerzo importante, pero yo terminaba de entrenar, me iba al colegio mayor, comía, dormía y me iba a clase a las 4.  Yo no tenía prisa por terminar la carrera, pero era importante no dejarla aparcada porque si no acabaría por abandonarla.  ¿Que hacían el resto de mis compañeros? alguno podía estar terminando el Bachillerato (sí, el Bachillerato), otros trataban de ligar en algún bar, jugar a la Play Station o simplemente hacían vida de casa con sus hijos. Había algún caso aislado como Marchena que estudió turismo u otros que se sacaban el curso de entrenador (sabiendo lo difícil e inestable que es ser entrenador ya que hay 20 equipos en primera y 22 en segunda, es decir miles y miles de futbolistas retirados que compiten por unos escasos 42 puestos).  Recuerdo mi primera pretemporada con el primer equipo cuando tuve una conversación con Salva Ballesta que me gusta reproducir literalmente porque es muy gráfica: yo sabía que él era piloto militar y sabía que eran necesarias muchas horas de vuelo y de dedicación para poder sacarlo y le pregunté cómo lo había logrado y la contestación fue categórica: “hombre, Borja, por las tardes en lugar de irme al Corte Inglés a contemplar a alguna chica de buen ver (dicho finamente) o de comprarme el ultimo reloj de marca con brillantes, pues me voy a volar”.  Tenía toda la razón.

 Yo le preguntaba a otros compañeros del equipo sobre su vida post deportiva y ninguno se preocupaba lo más mínimo de eso.  Respuestas como “ya lo pensaré”, “yo voy a vivir de rentas” (me río de esa frase porque vivir de rentas es extremadamente difícil si uno quiere mantener su nivel de vida de futbolista), “yo viviré del ladrillo” o ” a mí que me importa, pues me iré poner tochos a la obra” eran algunas de las frases mas repetidas.  De hecho, yo era el rarito del equipo, el que estudiaba, el que hablaba en un lenguaje que muchos no entendían o incluso el pijo, pero debo decir que siempre desde el buen ambiente y sin rencores de ningún tipo.

 Es difícil que un chico se centre en este tipo de situaciones porque con las cantidades que se mueven, incluso en categorías inferiores, ¿cómo va a estudiar un chico que con 18 años gana 6.000 euros todos los meses? ¡Y digo 6.000 cuando podía ser bastante más! Además es un dinero que suele ser limpio, porque en mi caso el colegio mayor estaba pagado y encima cada vez que íbamos de viaje nos pagaban las famosas “dietas” (que hoy en día han desaparecido).  Si a eso añadíamos que nos íbamos de cena a un restaurante de nivel y nos invitaban, nos íbamos de copas al bar de moda y nos volvían a invitar…  Se vive en un mundo donde es difícil mantener la humildad y debo reconocer que en alguna ocasión me daban ganas de sacar el pecho, pero tenia un padre que me pegaba un guantazo con la mano abierta y me lo volvía a meter en su sitio.  Pero no todos tenían un padre como el mío que me recordaba el auténtico valor de las cosas.

 Es aquí donde llega el despilfarro del futbolista.  El dinero que fácil llega, fácil se va.  El futbolista gana cantidades ingentes de dinero por hacer lo que más le gusta y no es consciente de lo que valen las cosas.  Voy a poner dos ejemplos de locura supina: en el Valencia había un portero que ganaba al año 60 millones de pesetas (360.000 euros).  Pues el primer año se gasto 50 millones un Porsche 911 Turbo.  No se dio cuenta de que lo que ganaba no era limpio (eran cantidades brutas) y tuvo que pedir un crédito al banco para pagar los impuestos correspondientes del ejercicio impositivo.  De locos.  El segundo ejemplo fue un día que salimos de fiesta estando ya en Granada.  Un compañero nos invito absolutamente a todo ese día, tanto a la comida, a las copas de la tarde, a la cena y a las copas nocturnas, total 6.000 euros.  Por mucho dinero que ganes si vas a este ritmo no hay tren que lo pare.

Pero todo se acaba ¿Qué ocurre cuando se acaba la vida de deportista de élite? En la mayoría de casos se busca alguna vinculación con algún club (sea en la secretaría técnica, entrenando sea a nivel profesional o en categorías inferiores o incluso de ojeador).  Pero estos puestos son tremendamente inestables porque dependes de un organigrama y de una directiva, ya que cuando hay cambio de presidencia y junta directiva, los entrantes suelen traer a “su gente”.  Otra opción es introducirte en el mundo laboral, cosa muy complicada porque, aunque hayas sido futbolista de élite, eso no te sirve en el mundo empresarial-laboral como regla general.  Es cierto que el fútbol tiene muchísimas cosas positivas, que ayuda a la formación de la persona y unos valores fuertemente arraigados tales como el sacrificio, el aprender a compartir, el competir, el perder el miedo, te enseña a lidiar con situaciones de estrés o tensión y te hace madurar a un ritmo vertiginoso.  Todo ello ayuda en la formación personal pero no en lo profesional.  Como solución interesante, hoy en día la AFE (Asociación de Futbolistas Españoles), consciente de esta problemática ha ideado un sistema (no solo en el ámbito de la preparación laboral si no también sociológicamente) que ayuda al futbolista a asumir su nuevo papel en sociedad y que el cambio no sea tan traumático, pero sigo pensando que es importante combatir esta precariedad desde su raíz, desde el origen, es decir, desde las categorías inferiores.

En mi caso fue difícil dejar el fútbol a una edad tan temprana (27 años), pero me tocó vivir la cara oscura de este deporte tan apasionante.  Ya había vivido lo que quería como futbolista y era consciente que mi vida estaría en otro ámbito y el reto de la oposición a notarías fue mi motivación y mi objetivo.  Con un poco de esfuerzo y sacrificio uno puede conseguir prácticamente todo lo que se proponga. 

Leer la primera parte: la visión de un ex directivo.

41 comentarios
  1. Rafa Bescansa
    Rafa Bescansa Dice:

    Sorprendente artículo, estoy de acuerdo que la base del problema reside en la educación familiar, los valores que podemos recibir en casa…alguna vez he tenido la
    Suerte de compartir con Borja alguna que otra conversación , y es curioso lo que es capaz de mover el fútbol .

  2. Marta
    Marta Dice:

    Mi más sinceras felicitaciones a ti -por tu esfuerzo, por tu constancia y por tu conexión con la realidad- y a tus padres, que supieron transmitirte cómo funciona el mundo real. Eres un verdadero ejemplo. Es una pena que en los medios de comunicación nos machaquen con figuras como CR7 y Messi (la excepción de la excepción), y se olviden de que los verdaderos referentes de los niños que admiran a los futbolistas deberían ser gente como tú, con un plan B de vida y sabedores de que, aunque todo se acaba – o que las cosas pueden torcerse-, existen opciones para continuar adelante. Me quito el sombrero ante ti, Borja.

  3. Eduardo Amat
    Eduardo Amat Dice:

    Felicidades por el artículo, Borja, y sobre todo por haber sido un rara avis entre los futbolistas profesionales y haber podido encauzar brillantemente tu vida tras el abandono del deporte de alta competición. Dejas claro en el artículo que en esta rectitud de comportamiento que has tenido ha sido clave la actitud de tu padre… y es que ahí está el quid de la cuestión: más que “La educación del futbolista profesional”, el tema debería analizarse desde la óptica de “La educación de los padres del niño aspirante a futbolista profesional”.

  4. misnotas
    misnotas Dice:

    La educación del futbolista profesional 1 y 2
    Un refrescante cambio del terreno de juego con la interesante perspectiva de hayderecho.com
    De nuevo, enhorabuena al blog

  5. Arcimboldo
    Arcimboldo Dice:

    Admirable carrera, mi más sincera enhorabuena. Adjunto otro ejemplo similar (en este caso, de baloncesto):

  6. alcance
    alcance Dice:

    Chapeau por tu padre y por ti por hacerle caso … Muchas veces nos quejamos y no vemos que la solución está en las personas que tenemos cerca

  7. Vega
    Vega Dice:

    pero tenia un padre que me pegaba un guantazo con la mano abierta y me lo volvía a meter en su sitio. Pero no todos tenían un padre como el mío que me recordaba el auténtico valor de las cosas.

    Genial. Lo mejor del texto.

  8. Álvaro Delgado
    Álvaro Delgado Dice:

    Enhorabuena por tu brillante debut amigo. Tengo que confesarte que, cuando era Consejero del Mallorca, le dí bastante la brasa al Presidente y al Director deportivo para que te ficharan, y hasta llegué a hablar del tema con tu padre (qué gran tío!). Al final la cosa no salió, como cuentas en el post, y creo que afortunadamente, porque si hubieras fichado por un Club AUTÉNTICAMENTE GRANDE igual ahora no serías Notario…. (jejeje). Un abrazo fuerte monstruo. Vaya estreno!

  9. Alfonso
    Alfonso Dice:

    Buen artículo. Gracias Borja. No obstante, me gustaría que pensarais un poco más antes de escribir cosas como “Con un poco de esfuerzo y sacrificio uno puede conseguir prácticamente todo lo que se proponga.”
    Me gustaría recalcar que las oposiciones a notario son consideradas de las más difíciles. No sólo eso, sino que el número de plazas está muy limitado, y la competitividad es brutal ¿Podríamos decir lo mismo del fútbol? Pues si, probablemente si. Un Messi o un Ronaldo podrían decir lo mismo.
    Quiero decir que hay que poner las cosas en perspectiva. Llegar a jugar en Primera División no requiere “un poco de esfuerzo” Requiere años de dedicación y trabajo, en un entorno, como el artículo describe, muy competitivo y nada fácil. Aprobar unas oposiciones de esa dificultad no requiere “un poco de esfuerzo”, requiere años de dedicación y trabajo.
    Lo que pasa es que no consideramos juguetes rotos a los opositores a notarías fracasados.

  10. Borja Criado
    Borja Criado Dice:

    Gracias a todos. Algun dia hablare con detalle del proceso de dopaje y la vergüenza de las intituciones deportivas españolas que está llena de paniaguados chupopteros que sólo buscan el dinero y sus intereses personales

    • Carolina Muñoz
      Carolina Muñoz Dice:

      Me ha encantado tu artículo y tus comentarios hasta el punto de alegrarme de que el mundo notarial pueda contar con personas de tus características. Mis disculpas porque aquí no toca este tema, pero soy Licenciada en Derecho y Oficial de Notaría en desempleo y búsqueda de trabajo (ojalá que pueda continuar en Notarías porque realmente me gusta y me satisface mucho mi trabajo), así que te lo hago saber por si necesitas a una persona polivalente, flexible y que disfrute con su trabajo. Mis disculpas de nuevo, pero es que si no te lo hago saber reviento. Enhorabuena y mucha suerte!

  11. Iñigo
    Iñigo Dice:

    Espectacular artículo. Enhorabuena Borja, no te conocía hasta ahora, pero creo que das en el clavo. Un saludo.

  12. Isabel Maldonado Vilela
    Isabel Maldonado Vilela Dice:

    Coincido contigo. Tuve la suerte de coincidir con tu padre y de saber de ti a través suyo. Qué orgulloso estaría, más aún. Un abrazo.

  13. Chimo Calvo
    Chimo Calvo Dice:

    Borja gracias por el artículo. Conociendo a tu padre sé que estabas en muy buenas manos y los resultados lo demuestran.
    Me interesa mucho lo de los padres que creen tener a Maradona en sus hijos.
    He vivido el mundo del fútbol desde varios puntos de vista, ahora el principal es el de padre de hijo prebenjamin.
    Lo que me encuentro es el reflejo de una sociedad donde solo el triunfo cueste lo que cueste tiene valor.
    Ejemplos muchos, y terribles, padres que pegan a arbitros, peleas entre el público, insultos, máxima presión… todo delante de niños de 8 años.
    Los valores que se inculcan traspasan el fútbol, para bien como es tu caso que por desgracia no es el habitual.
    Reflexionemos todos lo que queremos y el futuro que estamos construyendo, y no olvidemos una carta que una vez lei reflejada en un mural de un campo de barrio:
    “Papá, por favor, no me averguences”.

  14. anónimo
    anónimo Dice:

    Eso es tener la cabeza amueblada. Y cuando la cabeza no da la suficiente madurez tener a la persona que sepa ponerte los pies en el suelo (en este caso tu padre). Mis más sinceras felicitaciones para ambos.
    Por cierto, ¡¡Feliz cumpleaños!!

  15. pepe
    pepe Dice:

    Una aclaración, Salva Ballesta no es piloto militar, a pesar de haber intentado su ingreso en la Academia General del Aire de Santiago de la RIbera, no logro entrar, y tiene titulación de piloto civil.

  16. Goiko
    Goiko Dice:

    Me ha parecido una pasada! Muy interesante y sobre todo porque cuentas todas las vivencias en 1a persona. Lo del padre q le dice a su hijo de diez años q lesione a su compañero… De cárcel!

  17. francisco
    francisco Dice:

    Sin duda un gran articulo y una gran realidad lo digo como padre, tambien lo podriamos exportar a todo el hámbito de otros deportes como el ciclismo

  18. Joan Ramon Martinez
    Joan Ramon Martinez Dice:

    Muy interesante  artículo que deberían leer todos los padres. Gestiono una web de un equipo de fútbol y procuro publicar de tanto en tanto algunos artículos de temas educativos. Me he tomado la licencia de publicar algunos extractos de tu artículo, lógicamente enlazando a la fuente original.
    Un Saludo y enhorabuena por tus oposiciones!!!

  19. Francisco
    Francisco Dice:

    Efectivamente, la educación es lo principal. La educación (su ausencia) es “la madre del cordero” de casi todos (sin el casi) los problemas sociales. Volviendo al tema futbolístico, yo fui árbitro de fútbol y lo que vi (con una sola temporada me bastó) fue deprimente…

  20. Diego Vigil
    Diego Vigil Dice:

    Enhorabuena Borja. ¿Por qué no tenían más previsión tus compañeros? Por falta de referentes. Llevo unos pocos años escribiendo y dando charlas en Universidades sobre las oposiciones: conocer un ejemplo concreto, inspira, mueve e interpela. Por eso es mayor el porcentaje de opositores en familias de funcionarios. Te recomiendo que dediques todo el tiempo que puedas a contar tu testimonio a deportistas, a patear escuelas de futbol dando a conocer tu historia, y a asesorar personalmente a cuántos deportistas tengan vocación de estudiar. El deporte profesional nació en la Universidad (como muestra por ejemplo la película “Carros de fuego”). Muchas vocaciones universitarias pueden partir del deporte profesional.

  21. Alex
    Alex Dice:

    Por casualidades de la vida, el anio pasado hice varios amigos espanioles en Alemania que juegan en la Bundesliga. La verdad, con la cabeza muy bien amueblada todos ellos. El caso es que, si alcanzas cierto nivel, si que puedes retirarte despues de dedicarte al futbo, pienso yo, si sabes como diversificar correctamente tu patrimonio. Si consigues alcanzar la cifra de 2 o 2.5 millones de euros en toda tu carrera (no digamos todo lo que supere esa cantidad) puedes vivir muy bien el resto de tu vida de lo que te rente. Sin hacer locuras, ni inversioens arriesgadas, si no simplemente diversificando un poco y con cabeza, puedes vivir muy bien para los restos con ese dinero.

  22. Pablo
    Pablo Dice:

    Hola Borja ,me gustaría recalcar unas frases de tu artículo: “Pero no todos tenían un padre como el mío que me recordaba el auténtico valor de las cosas.” y “la figura de un agente me parecía inútil.”
    Yo quiero ser futuro representante y por eso estudio el grado en derecho y la titulación en derecho del deporte. ¿No crees que la figura de un buen representante podría llevar por buen camino la vida de un deportista profesional?
    Muchas gracias, un cordial saludo.

    • Borja Criado
      Borja Criado Dice:

      En relación al tema del representante, cuestión compleja donde las haya, considero que es una figura importante en el mundo del fútbol. Lo que ocurre que encontrar a un representante bueno es dificilisimo. Los buenos representantes son los que te encuentran equipo cuando has tenido un mal año, es decir cuando nadie te quiere. Si tu has metido 30 goles una temporada, no te agobies que vas a tener equipo seguro y ese contrato te lo firma cualquiera. pero, ¿qué ocurre si pasas una temporada en blanco? Cuando las cosas van bien todos te llaman constantemente con elogios y adulaciones, pero cuando la cosa va mal son menos los que siguen preocupándose por el futbolista.

  23. Anónimo
    Anónimo Dice:

    Haciendo una relectura hay alguna errata (tildes en “Qué”, “último”, donde habla de la AFE es “sino también” y no “si no”… por si lo queréis pulir).

    Por lo demás interesantísimo artículo. Gracias Borja por tu ejemplo y enhorabuena por tu merecida plaza.

  24. Rafael Cañete Quintero
    Rafael Cañete Quintero Dice:

    Hola Borja, en primer lugar quiero felicitarte por tu artículo, sincero, pero muy particular. Todos los que amamos el futbol sabemos que se ha convertido en el circo moderno, donde los gobernantes dan al pueblo espectáculo controlado para tener entretenido al populacho. Como bien dijo una vez Charly (Rexach), es una vergüenza que cuando acaba un entrenamiento de un chaval de 12 años, cuando quieres hablar con el padre, te remita a su representante. Pero es que un jugador se ha convertido en mercancía de negocio y ha sido el propio jugador el que lo ha generado. hoy en día vas a ver un partido de juvenil, y dan pena, hay que sacar la escopeta para bajar la pelota en el centro del campo. Demasiados interés particulares sobre un juego de equipo. yo he visto muchos partidos de equipos juveniles donde el trato de la pelota era exquisito. Jugadores del Barcelona, de la Damm, del R. Madrid, del Español, del Badalona, que era una pasada como jugaban. El portero tenía que ser ágil y unas características determinadas (hoy con que seas alto ya vale), los centrales y el líbero tenían que saber tocar la pelota, los laterales además de cortar y subir la banda, tenían que saber centrar y así con todos. Y por supuesto, fueras quien fueras, si no hacías las cosas correctas ibas al banquillo unos cuantos partidos. Ha cambiado la sociedad y han cambiado los valores y nos los henos llevado todos al fútbol, los malos, claro y hemos añadido los que genera esta profesión. te doy toda la razón, pero solo has sido un eslabón más de una larga cadena. Del dopaje, si se supiera lo que realmente ocurre, se rompería la gallina de los huevos de oro. Hay mucha diferencia en lo que se vivía en los clubs de futbol hace 35 años y lo que se vive ahora.

  25. Eva Gay
    Eva Gay Dice:

    Enhorabuena por el artículo y por como tu padre y tú habéis sabido encauzar tu vida. Muy ilustrativo e instructivo.

  26. Fernando Gomá Lanzón
    Fernando Gomá Lanzón Dice:

    De las varias cuestiones que suscita el post, una de ellas, y no la menos importante, es la importancia de un padre que sea padre y ejerza de tal. Yo suelo distinguir entre padres y personas que tienen hijos. Un hijo necesita a sus padres para formarse y crecer, necesita, enre otras cosas, límites y guías, porque un padre no es tu amigo, es otra cosa bien diferente. El orgullo merecido con el que hablas de tu padre Enrique, excelente persona, es prueba de que él hizo su labor y seguro que tu post inspira y anima a muchas personas.

    Hay una frase en inglés que me gusta mucho y viene al caso: “Dad, your guiding hand on my shoulder will remain with me forever” Aunque ya él no esté aquí, la mano de tu padre está en tu hombro y sin duda te seguirá guiando. Enhorabuena Borja, amigo y compañero.

    • Escartín
      Escartín Dice:

      Estimado Fernando

      Ni que decir tiene que una persona formada como tú, y como tu hermano Javier (en el mismo Colegio que yo) ha leído a Erich Fromm. Claramente, la figura del padre es la que marca en el hijo la autoexigencia, el nivel de esfuerzo por superarse, etcétera. Lo que ocurre en el mundo del fútbol es que los padres utilizan esas herramientas que describe Fromm en su Arte de amar, despóticamente, en tanto en cuanto ponen una carga psicológica en el niño difícil de asumir a edades tempranas, injusta desde el punto de vista egoísta y crematístico, y, como se refiere en el artículo, sin un plan B en la vida, sea el que sea. Ocurre como en la novela El Jugador, de Fiodor Dostoievski, en el que el protagonista se acaba convirtiendo en un ludópata. Y ciertamente que los padres de los chicos futbolistas son ludópatas en la medida en que, como se dice, “se juegan todo a una carta”, perdiendo la perspectiva de que esa carta, ese Rey de Oros, es la propia vida de su hijo, que pueden destruirla por su ciega ludopatía futbolística. Parafraseando títulos de espléndidos ensayos de tu hermano Javier, hemos de decir que a los chavales futbolistas, y a sus padres, se les olvida aquello de Aquiles en el gineceo, es decir, el aprender a ser mortales, y pensar que las cosas pueden no salir como esperan (triunfar) y que el fracaso forma parte de la vida. Todo en la vida es Imitación y Experiecia, pero creer que tu hijo va a ser Ronaldo, Messi o Neymar, es mala imitación y mala experiencia si se pierde el norte y no se educa en la frustración inherente a la vida. El fútbol contiene un ingrediente Necesario pero Imposible, que es el éxito a toda costa que se exige al menor por parte del padre sin escrúpulos. Y es que la única razón vital de algunos padres para con sus hijos es esa: Razón: portería. La única razón vital es el fútbol. El fin del fútbol. como decía don Pedro Escartín, es el gol. Pero no puede crecer un chaval como una razón en su vida mirando a la portería de fútbol de un campo, sin ningún plan B, abandonando estudios, familia, etc., y, si eso ocurre, la culpa de ello es de los padres del chaval, sin lugar a dudas. Y es que el mundo del fútbol, por experiencia propia, está lleno (al contrario que el padre del autor del artículo) de padres incultos, con poca formación, sin muchos escrúpulos, sí, es así, salvo excepciones), y eso perjudica enormemente a los chicos futbolistas. Es frase clásica del mundo del fútbol de las categorías inferiores que “lo peor del fútbol, son los padres”. El artículo es buena prueba de ello. Y sin un padre de excepción, el arículo en sí mismo no existiría, porque su autor hubiera sido un jugador más, sin plan B hoy día, sin pan que llevar a cada donde le esperan sus hijos. Los padres del fútbol deberían dar Ejemplaridad pública, porque son las cabezas visibles, como en la política, de una sociedad que a veces muestra lo peor de sí misma, en este caso en los campos de fútbol de España, y, aún peor, para con sus hijos.

  27. Isidro Elhabi
    Isidro Elhabi Dice:

    Enhorabuena Borja! Por tu extraordinaria vida y por este artículo. Buen fichaje el de este nuevo notario para HayDerecho.

  28. Magdalena Catrain
    Magdalena Catrain Dice:

    Hola Borja. Estarás de acuerdo conmigo en que todos los elogios dirigidos a tu padre incluyen, sin lugar a dudas, también a tu madre. Les he conocido a los dos y formaban un gran equipo. No me extraña nada el resultado. Enhorabuena por el post. No dejes de escribir! Un abrazo

  29. Marta Patricia Pascua Ponce
    Marta Patricia Pascua Ponce Dice:

    Enhorabuena Borja por compartir estas reflexiones. Te deseo lo mejor en tu nueva andadura profesional donde sin duda encontrarás luces y sombras. Por desgracia, el “dopaje” del que hablas también lo encontrarás en el notariado vestido con otros ropajes. Es importante venir pertrechado de fábrica con valores como los que te han inculcado para no desviarte. Anécdotas semejantes a la del Porsche también las he visto en esta profesión y con resultados aún más dramáticos, de ahí la importancia de no perder de vista los valores de los que hablas. Enhorabuena por tu ingreso en el notariado, a pesar de todo, es una profesión muy gratificante.

  30. Roberto Muñoz
    Roberto Muñoz Dice:

    Hola Borja, mi primo alex Muñoz, ivi y amigos han coincidido jugando contigo en bcn y me contaron que eras un crack. Soy de Sevilla y un amigo me paso tu artículo. Felicidades por tu notaria.
    Sin duda alguna, lo has vivido de cerca y esto pasa en el deporte más famoso de España, pero también en las motos, en baloncesto, y en general en la vida. Al final como bien decías, todo esta en la guanta del padre que no tiene que ser literal. Sino que tiene que dar ejemplo en la vida. Siendo un currante y una persona honrada. Ahí esta todo, lo demás son factores que la vida te pone, y un poco el azar y las sensaciones te hacen acertar.
    He jugado en categorías amateur hasta los 35, y en todos los niveles pasa. De hecho en mi ocupación profesional también pasa, he triunfado y también he estado desempleado. Así es la vida!!!
    Lo dicho felicidades, y a esos padres que seguro que sus hijos son buenísimos, animen al niño a prepararse que la vida es dura

  31. Jose Juan
    Jose Juan Dice:

    Gran artículo y muy interesante! Esa faceta del fútbol no se ve!!
    Enhorabuena por el aprobado compañero.

  32. Adalberto
    Adalberto Dice:

    Primeramente agradecer a Borja Criado por tan magistral lección, probablemente una de las más importantes que impartirá en la que, deseo, sea una fructífera carrera. Si bien casi que no me sorprende nada, sí que me gratifica que ente microcosmos futbolístico aún haya personas humildes y sinceras, dispuestas a compartir sus vivencias con los demás. Deberían ser más los exfutbolistas que publiquen este tipo de vivencias, para que los padres, como en mi caso, y los jóvenes conozcan las verdaderas consecuencias y dimensiones en que se mueve este deporte.
    Poco más, reiterarte mis agradecimientos, tanto al autor como a los responsables del website que han querido ponerlo a nuestra disposición.

  33. Escartín
    Escartín Dice:

    Borja, como expone tu artículo, y el precedente a éste, todo depende de cómo te hayan “criado” tus padres (perdona la broma). Aquí el problema radica en la educación de los padres, que son los que educan a los hijos (como tú bien has visto en cientos de ocasiones) y ciertamente el caso vuestro (de tu padre y tuyo) en el mundo del fútbol es excepcional, es decir, una excepción como tal. Primero, por la actitud de no abandonar los estudios (nada menos que de Derecho) que tuvisteis tu padre y tú; y me atrevo a asegurar, en tu caso, como para todos los que hemos estudiado Derecho, que tú hayas sido un superdotado, primero físico, para la práctica del fútbol de élite, y, además, posiblemente también intelectual, porque las oposiciones a Notarías no las sacan (a menudo) ni siquiera personas que tenían todo sobresalientes, o casi todo matrículas, en la carrera. Seamos honestos. Y haciendo un simil con tu oposición y el éxito en el mundo del fútbol, las figuras que los chicos tratan de emular en el fútbol (Messi, Cristiano, etc.) no olvidemos que tienen puestos o categorías profesionales como si fueran Notarios de primera. Pero a nivel mundial. Es decir, que, por simplificarlo, y sirva de ejemplo tu caso, es como si los padres llevaran a los chicos al colegio por la mañana, y les hicieran sacar buenas notas y esforzarse por la tarde, para que un día sean Notarios. Es decir, hay muy pocas plazas para muchos candidatos. Y lograr eso es excepcional, algo muy, muy difícil. ¿No tacharíamos como menos de loco (o como no muy cuerdo) a un padre que lleva a su hijo al colegio, y le exige las mejores notas, para que un día pueda ser Notario, y “sacar a la familia de la miseria”, como dice el artículo? Lo veríamos como una explotación infantil, como algo injusto, ilegal. Diríamos que “no hay Derecho”. Eso ocurre con los chicos que los padres quieren que sean futbolistas de élite. Es injusto lo que hacen con ellos, muchas veces. En el mundo del fútbol es así, hay muchos candidatos (chicos que tratan de llegar) y muy pocas plazas de “éxito” con las que se contentarían: Primera División, Selección, etcétera. Gracias por tu artículo. Sirva de concienciación para algunos.

  34. Be
    Be Dice:

    -Borja, muchísimas gracias por tu sinceridad; soy profesora de secundaria, y voy a pasar el artículo a toda la gente que tengo en clase (como mínimo), porque haces referencia a temas muy candentes. Qué valiente.,… Y qué mérito tienes. Un saludo y enhorabuena por todo lo que has conseguido como persona y como profesional. Necesitamos gente como tú.

  35. Sergio Bertrán
    Sergio Bertrán Dice:

    Impresionante exposición de hechos e ideas desde una visión interior del mundo del futbol y del deporte de élite en general. He colaborado como profesional en el mismo club donde tu te iniciaste, y he de decir que como bien dices salvo los “raros” el resto se juegan su futuro a una carta donde una simple lesión les puede hacer perder la partida. Mala visión de la realidad, mal gestionada por padres, técnicos y clubs en general donde se premian cosas poco importantes en un futuro muy cercano.
    Felicidades por tu sacrifio, esfuerzo, dedicación y mucha suerte en tu nueva etapa profesional!

Los comentarios están desactivados.