Teoría étnica de los naufragios…y de la política

El naufragio el pasado día 16 de abril del ferry surcoreano Sewol ha dado lugar a una serie de noticias que me han dado que pensar. No me refiero al naufragio en sí mismo, aunque esto ya de por sí ha dado que hablar por las imprecisiones que se han publicado, ni al enorme número de víctimas , casi 250, entre las que se encontraba un gran número de estudiantes que iban en viaje escolar, aunque añade un punto más de dramatismo al asunto. Ni tan siquiera por el lamentable espectáculo de la huida del capitán arrastrando por los suelos ese rasgo deontológico de ser el último que abandona el barco que todos nos presuponemos en un personaje tan representativo nos sorprende pues no ha mucho el capitán Schettino le precedía.

No, lo que me ha intrigado han sido varias cosas: que el primer ministro haya dimitido a los 12 días del naufragio “asumiendo sus responsabilidades por la mala gestión del naufragio”, dimisión que, por cierto, no ha sido bien recibida por los allegados de los desaparecidos ni por el principal partido de la oposición, que han tachado la decisión de precipitada, porque “podría haber continuado en su cargo hasta que terminaran las labores de rescate”. Y días después ¡ha sido detenido el presidente de la naviera! Desde otro punto de vista, me ha llamado la atención que hubo una tajante orden de los responsables del buque a los pasajeros en el sentido de que no se movieran de sus camarotes; orden que, acatada puntualmente condujo a los trágicos resultados que conocemos (véase la noticia en “Cumplir hasta la tumba”)

Huelga decir que ambas cuestiones me impresionan por contraste. Porque, ¿qué hubiera hecho el primer ministro coreano si le ocurre lo de Bárcenas? ¿Seppuku en plaza pública? Y es que por estos lares hispánicos no se estila la dimisión responsable: buscando en Google, por ejemplo, “Prestige dimisión”, lo que obtengo es que Zapatero estaba muy orgulloso porque con lo del Prestige nadie del PP dimitió y en cambio por el incendio de Guadalajara sí lo hizo una consejera autonómica ; que si que dimitió un consejero autonómico del PP, pero porque se lucraba vendiendo material para la limpia del chapapote; o que el diputado autonómico Carmona dimitió porque entre bromas decía que el PSOE tenía suficientes votos y si hacía falta “hundían otro barco”. Es lo malo que tiene Google, que te enteras de todo, incluso de estas miserias.

Pero, de otro lado, también me impresionó mucho esa docilidad de los estudiantes que se someten a las órdenes de los superiores sin cuestionamiento alguno, como al parecer es lo propio en una sociedad fuertemente jerarquizada como la coreana. ¿Hubiera ocurrido lo mismo por aquí? No estoy yo muy seguro de la obediencia de los jóvenes mediterráneos de 16 o 17 años , y más bien me inclino por pensar que habrían subido al puente “a ver qué pasa”.

Me recordaba el otro día en Twitter la periodista Berta González de Vega las concomitancias de este caso con el que Malcolm Gladwell cuenta en “Outliers” (Fueras de Serie). El libro trata de por qué unas personas tienen éxito y otras no y es francamente interesante (recomiendo el capítulo de “La regla de las 10.000 horas”, que explica como para ser maestro en cualquier cosa se precisa echarle ese tiempo) y desde luego nos viene al pelo: en el capítulo titulado “Teoría étnica de los accidentes aéreos” cuenta que en los años 90 la Korean Air tenía un porcentaje de accidentes muy superior a la media (17 veces superior a la de United Airlines) y que aunque ello se debía normalmente a una concatenación de errores, lo cierto es que había un factor muy significativo: la llamada “mitigación”, muy propia del legado cultural coreano.

La “mitigación” o el “discurso mitigado” se refiere a cualquier tentativa de minimizar el significado o el sentido de lo que se dice, como cuando queremos ser corteses con alguien o respetuosos con la autoridad, a quien no se le dice “quiero que vea esto” sino “quizá no le es mucha molestia echarle un vistazo, no me urge”. Este discurso mitigado no es apto para las comunicaciones entre copiloto y piloto de un avión y menos en situaciones de riesgo. Pero es lo que ocurre en aquellos países que tienen un muy alto “Índice de Hofstede de Distancia al Poder” -cuánto se respeta y valora la autoridad en una cultura determinada-, como es el caso de Corea del Sur (y no quiero pensar cuál será el del Norte).

Al parecer, en las tripulaciones coreanas se esperaba que los oficiales más jóvenes atendieran al capitán hasta el punto de hacerles la cena o comprarles regalos, y la palabra de éste es la ley al punto de que no era extraño que le cruzara la cara al novato si cometía algún error. En el lenguaje coreano hay hasta seis niveles diferentes de tratamiento según la jerarquía o familiaridad, y la relación piloto-copiloto está fuertemente jerarquizada. Claro que eso tiene un doble camino: mientras en el mundo occidental es obligación del emisor comunicar sus ideas de una manera clara e inequívoca, en esta sociedad coreana tan rigurosa, es el receptor de mayor categoría el que tiene la responsabilidad de descifrar el mensaje, que se ha adaptado a su categoría.

Eso explica que cuando el copiloto en el accidente del vuelo 801 observó que venía una enorme tormenta, que no había visibilidad y que el piloto no reaccionaba debidamente, sólo se atrevió a decir a su superior: “Capitán, el radar meteorológico nos ha ayudado mucho”. El capitán, muy estresado, no entendió lo que pasaba y se dieron con una loma, pereciendo todos.

Parece ser que el legado confuciano, recibido de China y predominante en el sistema de valores de Corea durante siglos bajo la dinastía Joseón (1392-1910) sigue muy presente en la sociedad coreana actual, aunque haya disminuido algo en las últimas décadas: principios como la jerarquía, la lealtad a la familia o un grupo social, la importancia de la educación y al respeto a los demás siguen vigentes en la psique del coreano y se manifiestan en la importancia que se concede al status social. 

O sea, que es indudable que el legado cultural es importante tanto para los accidentes aéreos y los naufragios como para la política. No conozco bien la sociedad coreana, pero desde luego suena que es un país muy organizado y eficiente, con altos niveles de educación y de innovación (ver conclusiones del enlace) pero quizá pone excesivo énfasis en la disciplina y tiene poca creatividad, lo que les lleva a fracasar en las universidades extranjeras (ver aquí). De la idiosincrasia hispánica, con sus cosas buenas y malas, no me molesto en ilustrarles.

Ahora bien, ese legado ¿es inmutable? ¿Tenemos que resignarnos a ser como somos y los coreanos a ser como son? O dicho de otra manera ¿tenemos que quedarnos el paquete entero? ¿No podemos ser individualistas en aquellas cosas en las que es importante tener iniciativa y ser responsables cuando procede? Porque quizá tampoco sería de mi gusto que el presidente del gobierno dimitiera cada vez que hay un accidente gordo porque probablemente no todo siempre culpa suya y no compensa, pero sí que lo hiciera él o alguien importante cuando realmente la tragedia podría haberse evitado o gestionado de otra manera. Y tampoco me gusta la falta de civilidad o de educación, pero no hasta el punto de cargarse la iniciativa individual y el criterio propio.

Mi respuesta puede ser tachada de voluntarista o ingenua pero creo que sí, se puede cambiar. Hace algún tiempo defendía en el ABC (reproducido aquí en el blog) que la tradición cultural española no es insoslayable y que la leyenda de un país sin remedio no es cierta, y lo mantengo. No hay más que ver cómo han cambiado nuestros hábitos al volante en los últimos 20 años o qué poco se fuma ahora para percatarse de que cosas que parecían intangibles  pueden cambiarse.

Pero claro, las cosas no se cambian solas, hay que empujar un poco cambiando nuestra conducta personal y haciendo que cambie la de los demás, mediante la exigencia de responsabilidades (y, no se olvide, a través del voto responsable, valiente  y escéptico con las encuestas el CIS) y del imperio del sentido común. Si hay alguna idea que destacara de mis posts en este blog es esa: hay que tener ese valor civil cotidiano, lento y tenaz de intentar modificar nuestras instituciones y nuestras costumbres, aunque no se vea el éxito en el horizonte.

NOTA: La compañía Korean Air contrató a un director de operaciones americano que no desesperó ante la tradición coreana sino que, sabiendo que ese legado cultural es importante y perdura mucho después de que su utilidad cultural haya desaparecido, logró, mediante el uso del inglés como lengua básica y sin despidos masivos, que el personal se adaptara a las circunstancias. Hoy la compañía tiene estadísticas de seguridad intachables.

4 comentarios
  1. Jesús Casas
    Jesús Casas Dice:

    En cuanto a los naufragios: En España llevamos varios naufragios de buques pesqueros con 18 muertos, a cuyas familias hay que hacer llegar un sentido pésame desde aquí: el “Mar Nosso” de bandera portuguesa y armador gallego, hundido al Norte de Navia; el “Santa Ana” también en Asturias y el “Mar de Marín” en la ría de Vigo. Los accidentes son distintos y habrá que analizar lo que concluyen los Juzgados competentes y la Comisión de Investigación de Siniestros Marítimos de la Dirección General de Marina Mercante. He leído informes de ingenieros navales que indican que la estabilidad de los pesqueros (cuya seguridad se regula en el Convenio Internacional de Torremolinos) tiene problemas de cálculo para adaptarse a las exigencias sobre renovación de flota de las normas pesqueras de la Unión Europea, que precisamente acaba de autorizar su ratificación por todos los Estados Miembros (España ya es parte). No lo sé, pero hasta que no haya conclusiones no ha dimitido nadie y nadie está imputado, que yo sepa.
    Los buques de pasajeros tienen normas muy estrictas de seguridad que se revisan continuamente por la Organización Marítima Internacional (http://www.imo.org/Pages/home.aspx ), a la que España pertenece y que tiene su sede en Londres, en la orilla Sur del Támesis, y cuyo Secretario General actual es Japonés, mientras que Ban Ki-moon, el de Naciones Unidas es precisamente coreano.
    En cuanto a la política: La ausencia de dimisiones en estos naufragios españoles y de imputaciones o detenciones no parece procedente, pero la falta de dimisión de los responsables del Ministerio de Fomento en la época del hundimiento del “Prestige” llamó y llama la atención. En estos tiempos de execrable ampliación de la responsabilidad objetiva y cuasi-objetiva, sin siquiera limitar su cuantía, no hay tendencia a aceptar que el Ministro del ramo, incluso si no es responsable, dimita. Se supone que un cargo público requiere un sacrificio y está mal retribuido en comparación con similares responsabilidades en la empresa privada, pero algo debe tener el poder que todos lo buscan. Tal vez eso explique la situación tan llamativa en lo privado del Presidente de la República Francesa. Me temo que aunque el Sr. Gomá sostiene que no hay una base genética, hay una base cultural innegable y, como él dice, las cosas no se cambian solas, sino con esfuerzo y educación a lo largo de diversas generaciones.
    Tengo un amigo ya retirado que se presenta como –“Fulanito de tal: náufrago” porque fue marino de guerra y su navío naufragó. No que mi amigo creo que haya leído un librito de Esperanza Guillén titulado “Naufragios” (Siruela, 2003) y tampoco sé si lo han leído muchos políticos.DK

  2. Santiago E.
    Santiago E. Dice:

    Demasiadas cosas importantes en un post que, sin mencionarlos de manera explícita, toca tangencial e inteligentemente varios de los problemas que asolan a nuestra sociedad, a la manera de un boceto que con cuatro trazos reflejan perfectamente a la persona retratada. Me refiero a la de aquí, la española, y lo matizo por aquello de la globalización y tal.

    Creo que un observador de mirada limpia e imparcial, de la misma manera que se ha establecido una genérica descripción de la idiosincrasia surcoreana y los porqués de determinadas actitudes, bien podría catalogar la actual sociedad española como una sociedad de castas, de cierta estructura feudal, inequívocamente mediterránea y sin unos valores claros y arraigados con los que poder describirla genéricamente.
    Paseando por este blog y leyéndolo, incluso de manera apresurada y superficial, el asunto de las castas queda bastante claro, abriendo incluso los ojos al lector desinformado sobre algunas que hasta ahora no tenía necesariamente como tales. La organización feudal surge de ahí, sustituyendo a la aristocracia por las clases dirigentes a la manera de los antiguos gremios, con la diferencia de que su estructura no es fija, o sí?, ni visible ni reconocida formalmente, sino de facto, con el aliño de la picaresca, esa que tanta gracia nos hace en los chistes, y que estamos padeciendo ahora con consecuencias morales de grave alcance práctico.

    Lo peor de todo esto es que la espiral está en aumento. El respeto a la autoridad en nuestra sociedad está bajo mínimos, pero con una clara tendencia a la baja fruto de la escasa ejemplaridad pública y de la pérdida de fuerza moral con que cualquier autoridad debe revestirse y fortalecerse. Quede claro, por cierto, que no hablo de los cuerpos de seguridad del estado a quienes considero víctimas e incluso chivos expiatorios de la situación.
    Lo más interesante del post es la necesaria reflexión sobre la libertad individual para revelarse ante esto e intentar actuar bajo unos códigos morales adecuados en una sociedad cada vez más amoral, no conformarse y elegir el debate para encontrar estos. Parece una lucha entre El Lazarillo de Tormes y El Quijote, dos obras muy nuestras pero que en estos momentos son casi antagónicas.

    El respeto a la autoridad, cuyo arraigo es tan importante para estructurar adecuadamente cualquier sociedad, se tiene que ganar desde la ejemplaridad, y esta crisis que padecemos ahora, es tanto o más moral que económica. Estoy convencido de que la segunda se solucionará mucho antes que la primera. Os deseo sinceramente que la quijotesca labor de este blog sea intensa y fecunda, porque importante lo es, y mucho.

  3. jose ramon
    jose ramon Dice:

    Me temo que la política coreana no es envidiable (particularmente en lo que a la corrupción concierne), como tampoco lo es el peso político-institucional que tienen sus grandes grupos económicos. El análisis de un supuesto aislado no se corresponde con la realidad del país y eleva a categoría la excepción. Por lo demás, lo llamativo en este caso (el autor lo destaca) es que la dimisión ha sido criticada por la oposición como irresponsable y cobarde , entendiendo que el Presidente dimisionario ha hecho abandono de sus obligaciones.

    Tampoco es razonable traer el agua al molino con comparaciones muy heterogéneas. En el Prestige no murió nadie y Bárcenas, cuyas culpas no pongo en cuestión, no parece haber provocado tampoco fallecimiento alguno. Ciertamente, nuestra clase política no es muy dada a la asunción voluntaria de responsabilidades, pero me temo que éste es un defecto extendido en el conjunto de la sociedad: los conceptos de responsabilidad y culpa individual han sido abolidos en el imaginario social y ello tiene muchas y muy diversas causas-efectos (se retroalimentan). Con ánimo polémico, diré que algunas de esas causas-efectos son el deterioro de la exigencia y disciplina en el sistema educativo, la sistemática aplicación de precios políticos a multitud de servicios (que lleva a entender su disfrute como un derecho intangible sin responsabilidad alguna), la caracterización del aborto como un derecho (pese a que, hoy en día, y salvo supuestos excepcionales, los embarazos no deseados son fácilmente evitables) o la frecuente elección de chivos expiatorios fácilmente execrables ( políticos, banqueros, etc) para la traslación de responsabilidades por errores colectivos (el respaldo electoral a proyectos insostenibles desde el punto de vista económico, la interesada participación de la ciudadanía en burbujas especulativas, etc).

    Dicho ésto, en lo que concierne a España, quizá pueda movernos a la reflexión comprobar que, en los dos casos a que alude el autor como ejemplares, a saber, hábitos tabaquistas y hábitos de conducción, años y años de campañas educativas no tuvieron efectos patentes, siendo así que los recientes y drásticos cambios a que se alude han sido fruto directo del acusado incremento del rigor punitivo (en tráfico) y del recurso a las normas prohibitivas igualmente respaldadas con importantes sanciones ( en el tabaquismo, cuyas normas, por cierto, no hace mucho tiempo atrás, cuando fueron adoptadas en los EEUU, eran agriamente criticadas, seguramente por ser de los EEUU).

    Sinceramente (llámeseme pesimista) no creo ni en los nuevos arbitristas y savonarolas ni en la virtualidad de una moral autónoma colectiva. Tampoco aprecio modelos de vida pública ideal en el resto del mundo, lo que me lleva a pensar que no existe un mal español como tal, sino que lo que vemos es fruto de la desaparición de la espina dorsal moral que otorgaban las creencias religiosas,o, en su caso, los ideales sustitutivos.

  4. Javier Vicens
    Javier Vicens Dice:

    Estoy con usted: podemos cambiar. Al parecer por la parte de Corea el colectivismo -o el legado confuciano- ha acabado con el individuo y con la sociedad. Por la parte de aquí es más bien el individualismo lo que amenaza con mandarlo todo al garete. Me ha encantado su artículo, oiga.

Los comentarios están desactivados.