Caso Isabel Carrasco, ¿un crimen político del siglo XXI?

Vaya por delante que siempre me ha chocado la reticencia de mucha gente a calificar ciertos crímenes como “políticos”, como si ese apelativo tuviese alguna virtualidad terapéutica capaz de paliar el gravísimo reproche moral que todo crimen implica. Más bien sería todo lo contrario. El crimen político “clásico” del siglo XX español fue el asesinato cometido por ETA de algún servidor del orden público, militar, funcionario, político, persona influyente o de los que pasaban por ahí, incluidos unos cuantos niños, por razones absolutamente políticas, entre las que se incluían la destrucción del orden constitucional que los españoles nos habíamos otorgado democráticamente.

Al asesinato de una persona, con todo lo que ello supone, se unía de manera inseparable la voluntad de imponer por la fuerza una decisión política, al margen de cualquier procedimiento legal y democrático. Otra cosa, claro, es que en España no haya “presos políticos”, pues éste es un término reservado para los supuestos crímenes cometidos por la simple expresión de ideas políticas que, además, no inciten al odio ni a la violencia. Pero crímenes políticos ha habido unos cuantos, y bastante jaleados, sin duda.  Todavía recuerdo siendo niño como tras informar la televisión del asesinato de un policía, una persona en el bar en el que me encontraba apostilló en voz alta: “uno menos”, ante el general jolgorio de la concurrencia. Y no soy tan viejo. La normal consecuencia de todo ello es que ante un crimen político y sus expresiones de complicidad, la clase política democrática y los ciudadanos de bien se manifiesten públicamente, no sólo en solidaridad con la víctima y su familia, sino en defensa de la libertad y del orden democrático. Los que lo hicieron repetidamente, a veces con un coste personal muy alto, al menos pueden tener la satisfacción de haber triunfado.

Por eso mismo, este frio y duro asesinato de la Presidenta de la Diputación de León por otros miembros de su propio partido, con todos esos mensajes de twitter jaleando el crimen e insultando a nuestros políticos, y la reacción de estos manifestando públicamente su repulsa, guardando minutos de silencio y suspendiendo su actos de campaña, nos fuerza a reflexionar si no estaremos ante una nueva y muy sorprendente versión del crimen político en estos turbulentos inicios del siglo XXI.

El Gobierno nos dice que este caso no tiene nada que ver con la “tensión social” y que obedece a “rencillas personales” entre miembros del PP de León. Un caso tan alejado de la política como si alguien se carga al jefe de la fábrica por haberle despedido. No sería algo distinto, entonces, del asesinato de un político con ocasión de un robo a mano armada cometido por delincuentes comunes. Pero que en nuestro caso hay algo diferente lo demuestra precisamente las reacciones que este concreto crimen ha suscitado: las malas de odio y las buenas de solidaridad, contra y entre la clase política, respectivamente, no previsibles en esos otros escenarios. ¿Qué hay entonces aquí de particular?

Nos enteramos a través de las reseñas de prensa que, en su condición de Presidenta del PP en León y Presidenta de la Diputación Provincial, Isabel Carrasco concentraba en su persona todo el poder político en la región. Y decir eso en España -como consecuencia de nuestro régimen partitocrático piramidal, de nuestro sistema clientelar y del derrumbe de los controles internos en las administraciones locales (tantas veces denunciados en nuestro blog)- es decir mucho, pero mucho. Isabel Carrasco ponía y quitaba, premiaba y castigaba, muchas veces con dinero público. Y eso no es noticia porque pasa exactamente en todas partes en nuestro país. A quién haya seguido la serie sobre Caja Segovia y las aventuras y desventuras de Atilano Soto y compañía poco hay que añadirle.

Conocemos ya muchos detalles del caso. Cómo la Sra. Carrasco acoge primero a Montserrat Triana Martínez –la hija cómplice- en la Diputación Provincial para ocupar una plaza de interina en un puesto técnico, con un buen salario, y cómo hace lo propio posteriormente en las listas del partido. Pero en un momento dado la hija cae en desgracia. No sabemos todavía la razón, quizás por negarse a firmar una decisión o informe técnico exigido por su valedora –como insinúa El País– o por otra causa. Pero el caso es que a partir de ahí la “persecución” es implacable: es expulsada de las listas -incluso cuando se produce una vacante en una concejalía que le correspondería por ser la siguiente en la lista ésta no se cubre- pierde su puesto laboral ante otra persona y, de la misma forma, cuando se produce una vacante en ese puesto nadie es llamado a cubrirla. Por último, se le reclama la devolución de ciertos ingresos indebidos.

Todos estos efectos podrían parecer normales si este fuese un país normal en donde los méritos objetivos tuviesen algún peso y en donde tanto jefes como subordinados fuesen responsables de sus errores. Pero sabemos que no lo es. Es decir, pese a que haya teóricos sistemas objetivos de selección, sabemos que los parientes de los políticos del PP obtienen la mayoría de las 40 plazas a auxiliar de la Diputación Provincial de León (como demuestra esta noticia que seguro que hace las delicias de Antonio Cabrales). Es decir, la asesina y su hija tenían la completa convicción de que las “desgracias” de la niña (olvidaron que también en su momento los premios) procedían de la libérrima voluntad de la Sra. Carrasco, de su “sirva mi voluntad como razón”. Y estaban en lo cierto (sin perjuicio de que eso no pueda justificar un asesinato, no hace falta ni decirlo), y también lo saben y están en lo cierto el resto de los españoles a los que tal cosa no le supone ningún descubrimiento (y de nuevo esa convicción no puede justificar esas malévolas expresiones de satisfacción ante tamaño crimen).

La cuestión, entonces, es si en el presente escenario en que estos fenómenos siguen produciéndose de manera generalizada, en el que el poder político al mando carece de cualquier límite efectivo, esta conducta mafiosa de las asesinas, con tiro en la nuca al más genuino estilo sicario-ajuste de cuentas, nos está anticipando un futuro de lucha cainita al margen de las reglas por el control de nuestros recursos públicos –quizás no tan sangriento como este crimen demuestra- pero muy poco agradable en cualquier caso, jaleado además cual espectáculo de circo romano. Porque no hay que olvidar que cuando el defectuoso funcionamiento de nuestro sistema político, y su triste ejemplo, incentiva la degeneración moral de la sociedad y se extiende la conciencia de que todo está corrupto y viciado y que cada uno debe buscarse la vida por su cuenta con total olvido de lo común, no somos los que criticamos públicamente su mal funcionamiento, pensando que el sistema todavía puede regenerarse, los contaminados por esa degradación, sino los que han perdido toda esperanza o, más bien, nunca han tenido ninguna, y solo acumulan odio por la política y los políticos.

50 comentarios
  1. Cvm Privilegio
    Cvm Privilegio Dice:

    Supongo que muchos lectores de este blog recordarán este lamentable incidente; puede que alguno incluso lo presenciara.

    Y por no limitarnos a España, también en los USA y en los más cultos ambientes sucede esto.

    Casos como este ocurren de vez en cuando… y los presidentes de Diputación no están a salvo de los riesgos que amenazan al resto de los seres humanos.

  2. Vivimos en el XIX
    Vivimos en el XIX Dice:

    Pues a lo que más se parece es a un crimen del siglo XIX (lo cual ya dice mucho del nivel de nuestra democracia): el del presidente de los EEUU Garfield a manos de un sujeto rechazado para ocupar un empleo público en el “spoil-system” que regía el empleo público federal en aquella época.

    La diferencia es que en EEUU este crimen alimentó el debate existente sobre el sistema de función pública y se acabó aprobando la Pendleton Act, que puso fin al sistema clientelar e implantó los principios de objetividad y mérito en la selección de los empleados federales. En España dudo que los partidos políticos se planteen cambiar un ápice el modelo caciquil por el que se rigen las diputaciones provinciales.

  3. momus
    momus Dice:

    No son crímenes “políticos”, sino crímenes “mafiosos”. En España pasa lo que sucedía en Italia hace no muchos años. Un buen día los italianos descubrieron que el jefe de la Cosa Nostra y el presidente del gobierno de la República eran la misma persona. De modo que el presidente del gobierno era el jefe nato de la Mafia, o al revés, que da un poco lo mismo. Entre nosotros pasa igual: si eres el cacique de la provincia eres Presidente nato de la Diputación. Luego hay politólogos ingenuos que no saben para qué sirve una Diputación.

  4. Leveler
    Leveler Dice:

    Aunque debo reconocer que el artículo está bien argumentado, discrepo con la opinión de fondo. Me parece que el asesinato de Isabel Carrasco no tiene nada de político en el sentido más auténtico de la palabra. Considero muy desacertado comparar un crimen movido por el rencor personal (por lo que sabemos del caso) con los crímenes de una banda terrorista organizada. Y me resulta apocalíptico y descorazonador el último párrafo…Sin duda hay muchos motivos para decepcionarse, pero hay muchos otros para ilusionarse. Y creo que necesitamos más lecturas que enfaticen estos aspectos positivos, como la unánime repulsa que el crimen a suscitado en todas las tribunas de opinión, o la inmediata dimisión de cargos políticos que vertieron comentarios desafortunados.

    • Rodrigo Tena Arregui
      Rodrigo Tena Arregui Dice:

      Cada crimen político tiene sus particularidades. Los de ETA tenían unas, los del GAL otras y el de Canalejas otras diferente. En ningún momento he dicho que fueran las mismas. Sólo he intentado argumentar que este crimen no me parece un crimen común y corriente en el que incidentalmente ha muerto un político (como el que resultaría de un robo a mano armada). Pero no solo no me lo parece a mí, sino tampoco a la clase política española, ni a todos esos tipejos que escriben esos mensajes impresentables en las redes sociales. Y creo que son muchos y que al Ministro del Interior eso le preocupa bastante. Y hace bien. Otra cosa es como quiere reaccionar ante esa amenaza.
      Por eso he intentado reflexionar sobre lo que tiene ese crimen de particular para motivar esas reacciones “políticas”. Y resulta que la víctima no solo es política. sino que le han asesinado por resentimiento debido a su actuación política. No porque hiciese fiestas por la noche y no dejase dormir a sus asesinas, sino porque premiaba y castigaba a voluntad en el ejercicio de un cargo público. Y luego he argumentado que eso de premiar y castigar a voluntad está muy extendido en España. En fin, lo del caciquismo y la oligarquía como forma de gobierno en España de don Joaquín Costa. Hasta ahora habíamos presenciado pinchazos telefónicos, seguimientos ilegales, insultos en las redes sociales, investigaciones policiales “ilegales”, allanamientos de morada, robos de documentación, pero ahora hemos presenciado nuestro primer asesinato. Y yo creo que es legitimo preguntarse: ¿es que esto va a más?, ¿esto es lo que nos espera?

    • MARÍA RODRÍGUEZ
      MARÍA RODRÍGUEZ Dice:

      Coincido, Sr. Tena, totalmente con su opinión. Y añado que los políticos deben preguntarse de donde surge tanto odio en las redes sociales y en la vida en general. Y es que al diario comentario obligatorio sobre el tiempo se ha añadido el de la corrupción. En cualquier bar, en cualquier Universidad, en cualquier empresa y no solo en las redes sociales. Se pregunta Vd. sí va a más. A mi alrededor veo personas serias, formadas y reflexivas, hasta ahora tranquila que poco a poco se va radicalizando hasta extremos insospechados hace unos años. Los españoles necesitamos muchas cosas pero una de las más importantes es intentar eliminar ese caciquismo cincuentero que sigue existiendo en tantos lugares. Y necesitamos también ver una justicia más rápida y eficaz contra la corrupción. Y ver que la mala gestión de lo público se penaliza. Y si no lo vemos, vamos a acabar radicalizados todos. No se puede esperar otra cosa. El ministro quiere poner remedio a los síntomas limitando los comentarios de odio en las redes sociales pero no está interesado en atacar a la causa de la enfermedad.

  5. Carlos Urrestarazu Rodrigo
    Carlos Urrestarazu Rodrigo Dice:

    Un crimen es un crimen. En este caso, presuntamente (no hay condena jurisdiccional aunque sí reconocimiento en confesión, según parece) cometido en venganza por unos supuestos agravios personales y profesionales. Y, según nos cuenta la prensa, varias veces frustrado por las circunstancias. Han matado a una persona que ejercía la política. Es el crimen de una mujer político en razón de algunas de las cosas que parece que hacía en ejercicio de su cargo. De algunas, no de todas, porque cuando enchufó, presuntamente, a una de las implicadas, no habría reproche, supongo. Pero un enchufe tiene sus servidumbres. Hacerse sitio en cualquier lugar sin que cuenten los méritos conlleva tareas de cierto jaez. No cumplirlas ha de pagar peaje. Si quien te ha enchufado te lo exige. Estas son lentejas…que no a cualquiera gustan. A mí, no.

  6. Josu
    Josu Dice:

    Coincido con leveler. No me ha gustado el artículo de Rodrigo. Mezcla demasiadas cosas e intenta intelectualizar algo muy sencillo: un repugnante asesinato, sin matices. O él se ha explicado mal o yo no lo he entendido bien.

  7. KC
    KC Dice:

    Cuando el Derecho intenta explicar el porqué de las cosas suele hacer el más espantoso de los ridículos. No se preocupen, con la Economía sucede lo mismo, o peor. Y si hablamos del Derecho y la Economía de según qué países, la cosa se pone tan cómica que cuando uno acaba entendiendo las cosas todo toma un cariz surrealista que ni Buñuel ni Dalí soñaron nunca.

    El Derecho, como no me canso de escribir, no tiene ni puñetera idea sobre Psicología y por supuesto hace una y otra vez el ridículo cuando intenta interpretar determinados hechos, determinadas conductas, determinadas realidades. Porque parte del Derecho vive en una ceguera más allá de la que se le debe al tema metáforico de la Justicia. Una ceguera de ignorancia que obviamente tiene unas causas y sería demasiado largo de explicar aquí, pero que habrá que hacerlo en años venideros.

    Toda esta ignorancia supina se ha mascado desde hace años y obviamente tiene unas causas. Ahora, cuando la mierda sale a flote y ya ni siquiera se puede respirar, es fácil ponerse a hablar sobre estos temas, sobre qué mal funciona el sistema o cómo hemos podido llegar a tal o a cuál. Lo difícil era antes, cuando todo iba bien y aún así había voces que decían que el “todo” y “bien” no era más que un espejismo especulado por algunos que bordean la estafa y el ilusionismo de forma profesional. Pero claro, aquí sería muy fácil echarle la culpa únicamente a los políticos. Y no, no fue así. Aquí hay mucha red clientelar, muchos amiguetes, muchos favores debidos y futuros, mucho imbécil que no tiene opción para hacer otra cosa que apuntarse al club, la asociación o la mafia y mucho palurdo que pensaba que por escribir manuales de Derecho, o de Economía, iba a arreglar el mundo. Hace 10 años eran muy pocos los que pensaban en cómo la psicología puede afectar en la realidad de las cosas y la importancia que las leyes deberían tener en el orden de regular estas humanas condiciones. Hoy comenzamos a entender que la realidad es mucho más compleja de lo que pensamos, pero que todo sería mucho más sencillo de evitar de entender las pasiones humanas. Pero qué le vas a pedir a un ignorante que cree que la evolución es un cuento de hadas y demás barbaridades. Aquellos que buceen en el caso de León corren un peligro con el que no todo el mundo está dispuesto a enfrentarse: conocer el funcionamiento más oscuro de los entresijos sociobiológicos del ser humano. Esto en otras latitudes ya lo entienden perfectamente. En los España, Italia, Portugal y demás seguiremos pensando que “la Ley es la Ley porque es la Ley”, que es uno de los dogmas del paleto leguleyo que tanto ronda por este tipo de países dónde la ignorancia campea soberbia y henchida a sus anchas. Y al final, lo que sucede es que nos manejamos por los mismos mecanismos grupales con el que los monos, porque no somos nada más que eso, por mucho que algunos crean ser diferentes. Este crimen sí es político en el sentido de relacionado con cómo se hace la política, no por otra

  8. EB
    EB Dice:

    Vaya linchamiento postmortem de la Sra. Carrasco por alguien que clama por el derecho. Usted habla de persecución sin prueba alguna y prefiere ignorar que hoy como ayer (ojalá mañana menos) los jóvenes generalmente consiguen sus primeras oportunidades gracias a amistades o parientes. El problema de los jóvenes es mostrar luego capacidad para aprovechar esas oportunidades. No sé qué paso entre Isabel Carrasco y Monserrat Triana, pero sí estoy seguro que usted no sabe más que yo.

    • Rodrigo Tena Arregui
      Rodrigo Tena Arregui Dice:

      EB, me parece que su comentario es un poco contradictorio. Por un lado parece decir que el colocar a amigos y parientes es lo normal y que premiar y sancionar en base a eso no merece ser llamado persecución. Por otro lado que no sabemos lo que ocurrió realmente. Según lo primero, saberlo o no saberlo es indiferente, a usted en todo caso la crítica le parece linchamiento. Por mi parte creo que los periódicos nos han dado bastante información (si usted los ha leído entonces sabe igual que yo) y que no nos han revelado nada que no intuyésemos. Porque como usted dice, efectivamente, en casi todas partes se funciona igual.

    • EB
      EB Dice:

      Primero, los periódicos han dado información buena, mala y horrible, y por supuesto es imposible con la información ya publicada llegar a una única conclusión. En lugar de un crimen político estamos viendo la politización de un crimen para que algunos saquen provecho destruyendo a la víctima. Cualquier abogado sabe que es muy temprano para sacar conclusiones.

      Segundo, ningún abogado juega a Perry Mason y resuelve en 60 minutos (incluyendo publicidad) un caso porque tiene buena intuición. Yo jamás llamaría intuición a sus especulaciones, más propias de comentarios en internet que de un post serio de un blog.

      Tercero, el hecho que yo reconozca una realidad (en este caso sobre cómo los jóvenes consiguen primeras oportunidades) no significa que la aplauda. Y si la menciono es porque la totalidad de los artículos periodísticos que yo he leído (no son muchos pero representan distintas posiciones políticas) dan a entender que así comenzó la relación entre la Sra. Carrasco y Monserrat Triana. El problema es por qué la relación terminó mal.

      En todo caso, lo menos que se puede decir de su post es que es una imprudencia hablar de un caso que recién se está comenzando a investigar. Y no me extraña que muchos comentaristas celebren sus especulaciones porque usted apela a los sentimientos peores de su banda de indignados.

  9. Elisa de la Nuez Sánchez-Cascado
    Elisa de la Nuez Sánchez-Cascado Dice:

    Enhorabuena por el post, dado que no era fácil dejar las cosas tan claras. Un asesinato siempre es un asesinato, claro, y es siempre injustificable y más todavía si es a sangre fría y no producto de un arrebato o una “enajenación mental transitoria”, como dice nuestro CP.. Por eso se castiga con la pena máxima, sea la víctima quien sea. Pero desde el punto de vista del análisis político no es lo mismo que el asesinado lo sea por sus convicciones democráticas, por pertenecer a un determinado partido, por una venganza personal relacionada con rencillas profesionales o del partido o por una razón personal. Desde el punto de vista de lo que está ocurriendo en España las reflexiones de Rodrigo son muy pertinentes. Por ejemplo podemos preguntarnos es si este tipo de asesinato tiene las mismas probabilidades de ocurrir también en una democracia avanzada, donde los cargos en una institución pública (pagados por los impuestos de los contribuyentes, no lo olvidemos, la diputación no es la empresa de ningún partido, aunque lo parezca) no se dan o se retiran por la voluntad discrecional del que manda, o los puestos en una candidatura dependen más de los ciudadanos y menos del partido. A mí me cuesta creerlo y el comentario de vivimos en el siglo XIX me ratifica en mi impresión.

  10. ENNECERUS
    ENNECERUS Dice:

    Pues yo estoy muy de acuerdo con Rodrigo. Uno mde los errores más descomunales que hemos cometido en democracia ha sido el no intentar comprender, para no tener que discutir, las razones últimas de los asesinos que actúan por móviles políticos.
    Es obvio que un asesinato es un asesinato. Pero todo crimen doloso tiene un móvil: celos, venganza, una fuerte discusión, económico, odio racial o religioso y, por supuesto, político. Es curioso como aquí nos encantan los porgramas que analizan el perfil psicológico de los autores de horrendos crímenes pero hasta muy tardíamente hemos despachado los crímenes terroristas con las consabidas frases hechas de la “sinrrazón”, “barbarie”, “irracionalidad” y cosas por el estilo. Como digo esto tiene la ventaja de que permite exorcizar la rabia y la impotencia que estos asesinatos producían pero al final era la política del avestruz. Sólo cuando empezó a discutirse políticamente los objetivos políticos de los terroristas y a apuntarse timidísimamente la coincidencia de objetivos con otros partidos “democráticos” puedo reforzarse lo suficiente la legitimación de la lucha total contra el terrorismo. Falta todavía el defender públicamente que no todas las ideas son iguales ni igualmente defendibles, porque las hay potencialmente violentas y esto no se limita sólo al nazismo o al racismo.
    Mem llama esto poderosamente la atención en un país que evolucionó políticamente en el siglo XIX a base de pronunciamientos militares, sustituidos primero por asesinatos de jefes de gobierno y coexistiendo con guerras civiles. Recordemos que nada menos que 5 jefes de gobierno fueron asesinados en España en los siglos XIX y XX (Prim, Cánovas, Canalejas, Dato y Carrero) y que en todos ellos la nota común fue la falta total de transparencia en la resolución de su motivación concreta, autoría intelectual e incluso material y la alteración drástica de lo que hubiera supuesto una evolución política natural.
    En esete sentido me parece totalmente recomendable el libro de Francisco Pérez Abellán sobre el asesinato de Prim. Sorprende que no se le practicara la autopsia. Sorprende que fuera estrangulado para asegurar el buen fin de la operación de eliminación cuando estaba herido de necesidad y toda la manipulación informativa que siguió a un asesinato asegurado por partida triple. También que partes del sumario falten o estén tachadas y en general, que la instrucción fuera archivada en falso.
    O quizás no tanto, teniendo en cuenta el éxito que tuvieron sus autores intelectuales y financiadores.

  11. Josu
    Josu Dice:

    Estimado ennecerus. Discrepo totalmente de tu opinión. En los países democráticos, no se analizan los móviles políticos de los terroristas. Se aplica la Ley y punto. No es admisible el tiranicidio en países democráticos. No entremos en su juego de analizar la causa de la causa, pues no lleva más que a confusión.

  12. Arcimboldo
    Arcimboldo Dice:

    Yo estoy de acuerdo con Josu en que esto es exclusivamente un repugnante asesinato sin matices, y como tal ha de juzgarse. Pero también estoy de acuerdo con el Sr. Tena en que más allá del asesinato en sí, el ecosistema que ha rodeado la relación entre víctima y presunta(s) asesina(s) es muy revelador de:

    1) la situación actual de España y sus instituciones: redes clientelares, abuso de poder, opacidad en las instituciones, etc, sin que ello deba de interferir en ningún caso en el enjuiciamiento y eventual castigo de los hechos.

    2) la realidad de la España de provincias y en particular de las capitales de la España interior (de donde provengo, y que conozco bien aunque ahora resido en Madrid, como tantos otros), en donde la ausencia de oportunidades laborales (sin industria ni emprendedores, y con una población que envejece a pasos agigantados) convierte a los puestos en el sector público en un codiciado maná que otorga un poder inmenso a los detentadores del poder público, ya que no hay un contrapeso en el sector privado que compita por la mano de obra existente. Una mano de obra por lo general muy cualificada porque si bien es cierto que en la España interior falta trabajo, no menos cierto es que sobran Universidades.

    Junto a ello, es también muy revelador del actual orden de cosas el cierre de filas del establishment, que por boca del Ministro de Interior, y con una capacidad expresiva manifiestamente mejorable, comunica que “el caso está bastante esclarecido”, (adjunto link) sin que quepa plantearse ninguna duda respecto a la “casual” conexión de la(s) presunta(s) asesina(s) con la policía (padre-marido, amiga que entrega el arma…). Conociendo como conozco la España pequeñoburguesa de provincias, me resulta de lo más normal imaginar a mi tía, maestra jubilada, contactando con un yonqui para hacerse con un par de pistolas… Todo normal y “bastante esclarecido”, por supuesto…

    http://www.elmundo.es/espana/2014/05/14/537329f1268e3ebf458b456b.html

    Dicho esto, insisto una vez más en que España, si bien no nos da buenas noticias, se está convirtiendo en un filón para la novela negra. Con algo de talento de aquí podría salir algo similar a “A sangre fría”, de Capote o “El adversario” de Carrère. Amigos creadores de arte y cultura, ¿a qué esperáis?

    j

  13. Pilar
    Pilar Dice:

    Totalmente de acuerdo con las reflexiones de Rodrigo. Si una sola persona es capaz de acumular tanto poder como para llegar a someter una institución a su capricho personal es que algo falla.

    • Achy
      Achy Dice:

      Totalmente de acuerdo con Pilar y Rodrigo. A veces los ciudadanos somos simplemente testigos de como nuestros políticos abusan de su poder en beneficio propio o de su allegados y en perjuicio de personas que por algún motivo no les son gratas. Y los ciudadanos, que en la mayor parte de las casos, lo único que pueden hacer es votar o no votar….tienen en muchos casos un gran sentimiento de frustración. Yo no justifico un asesinato en ningún caso, pero tampoco justifico que un político use su poder y sus cargos para hacer daño a terceras personas. He visto vídeos anteriores al asesinato en los que la susodicha no tenia ningún reparo en amenazar a personas que intentaban de una forma democrática llamar la atención sobre los abusos de poder que según ellos esta persona cometía.
      No vivo en España y he de decir que muchas veces me da vergüenza cuando las personas me preguntan por ciertas cosas que están pasando en mi país en los últimos años. Los españoles somos gente seria y trabajadora, valorados hoy en día en el extranjero por ser personas cualificadas y responsables, pero tenemos que cargar con la imagen de corruptos que trasmiten nuestros políticos y otros representantes como por ejemplo la familia real….y sinceramente me quedo con el sentimiento de que la justicia no funciona…. al menos no igual para todos, y claro que eso frustra y mucho.

  14. KC
    KC Dice:

    Un par de apuntes:

    “Esto no quedará así”, “con lo que yo he hecho por el partido, por esta casa…”, palabras de una de las detenidas cuando fue despedida, la cual casualmente tuvo una relación bastante cercana con la víctima, hasta que parece que por alguna razón todo se truncó… Si las cosas estuvieran bien hechas, y la política no fuera un mero ruedo de caciques de lo más cainita, estas cosas no pasarían porque nadie tendría el poder de hacer con actos administrativos lo que le da la gana, ni para poner, ni para quitar. Es decir, el Derecho Administrativo español sólo es un mero instrumento para algunos. Eso no lo acabamos de comprender, ni aún siendo Catedráticos de la materia… Da risa si uno coge un manual de Derecho Administrativo y se pone a leer. Risa y vergüenza ajena. Y más risa da aún cuando se conoce un poco al personaje que lo ha escrito.

    El otro apunte ya lo comentaba Bertold Brecht hace unos añitos, pero es obvio que no todo el mundo tiene la capacidad de entenderlo:

    “Al río que todo lo arranca le llaman violento, pero nadie llama violento al lecho que lo oprime”. Todo es bastante relativo, cuando la información es completa. Cuando eres un desinformado no tienes una información tan completa y pasas de lo relativo a lo absoluto. Luego está el “joputa”, que sería aquel que aún teniendo la información completa, mira para otro lado mientras a él no le toque. De este tipo de “joputas” está Hespaña llena. Imagino que es lo que llaman cultura o “marca española”. Todavía recuerdo el caso aquel del profesor al que dejaron en coma por mediar en una discusión de pareja y aún había quién daba la razón al agresor “porque es meterse donde no le llaman”. Este es un país de palurdos, desde lo más alto a lo más bajo…

  15. JC
    JC Dice:

    Muy de acuerdo con lo expuesto por el Sr. Tena en cuanto al intolerable funcionamiento de tantas instituciones públicas de este país.
    Lo que no acabo de ver es lo político del crimen. Yo entiendo que un crimen es político cuando la causa del mismo tiene como origen una discrepancia ideológica, un enfrentamiento entre dos concepciones distintas de lo que la organización social, a través de la política, debe ser (por muy delirantes que sean algunas, no se trata ahora de eso). Y es lo que tienen en común los asesinatos de ETA, el GAL o Canalejas, que el autor menciona en una respuesta a un comentario anterior. En este caso, la razón del crimen no reside en ninguna discrepancia sobre política entre la víctima y la supuesta asesina. Como mucho, en una discrepancia en la manera de gestionar determinados recursos por parte de la víctima (en este caso la labor profesional de la hija).
    No ha habido política en la causa del crimen, si acaso ha habido “politiqueo”. Que, evidentemente, no es lo mismo.
    En cuanto a lo ocurrido en las redes sociales, creo que es ese “politiqueo”, ese manejar la cosa pública como si fuese su feudo particular por parte de un número vergonzosamente elevado de políticos y demás cargos públicos, lo que suscita las reacciones iracundas en las mismas (que no estoy justificando). No se estaría, por lo tanto, reaccionando ante la opción política de la víctima, sino ante un ejemplo más del “politiqueo” que corrompe el funcionamiento de nuestras instituciones (o que refleja un mal diseño de las mismas, pero ese ya es otro debate).
    Un saludo.

  16. Arcimboldo
    Arcimboldo Dice:

    El problema es que, aun sin asesinatos de por medio, en cuanto a deterioro institucional la situación puede ser mucho peor en sitios como Orense, Castellón, etc…y lo grave, en línea con las últimas líneas de Elisa, es que el establishment sale raudo a decir que todo está esclarecido, que juzguemos a las responsables y que la vida siga igual.

  17. YoMismo
    YoMismo Dice:

    Completamente de acuerdo con el Sr. Tena. Un artículo clarividente.

    Lo de negarse a calificar de crímenes “políticos” los viles asesinatos etarras (¡como si eso los hiciera menos viles y menos merecedores de castigo!) me parece que tiene su origen en complejos del mundillo antifranquista de la época de la transición.

    Lo de que está todo corrompido ha calado de tal manera entre la juventud, que me pregunto qué consecuencias tendrá esta crisis para la próxima generación de adultos. El relato interior que tendrán niños y jóvenes de sus vivencias sobre esta época de miserias, no tengo muy claro que produzca efectos beneficiosos para la sociedad del futuro. Vamos a ser juzgados muy duramente.

  18. FBR
    FBR Dice:

    Pues al parecer no todo es un tema político o laboral, o de relaciones puramente de poder. Según creo también hay un componente puramente pasional.
    Pero da igual lo que haya detrás, no hay causalidad directa entre lo que uno haga y el crimen que cometa, y como alguien ha dicho anteriormente, el análisis conjunto no conduce a nada, más que a tener que excusarnos continuamente por nuestras palabras. Hay que analizar por separado la actuación de la señora Carrasco y el asesinato de la misma, y de ello se pueden extraer las conclusiones que se quieran, pero no establecer móviles criminales. La mató por que la odiaban. Se puede decir que la odiaban por esto o por aquello, pero habrá cientos de casos similares que no acaban en asesinato.
    Si la sra. Carrasco era también una delincuente, pues se pone sobre la mesa su actuación, y se juzga, pero no se justifica con ello su asesinato.
    Cuando unos nazis matan a un judío, no es porque este sea judío, es porque aquellos son nazis.

  19. Iñaki
    Iñaki Dice:

    Régimen partitocrático clientelar y corrupción en la Administración pública. Caso concreto : se jubila el Director provincial de un importantísmo Organismo público. Le sustituye , “en funciones”, un funcionario del grupo B -. hoy A2-, o sea de los que no pueden optar a ocupar ese puesto por vía reglamentaria, al no ser del grupo A1 . Pasa un año, y esa vacante no sale a libre designación en el BOE. Pareciera que “alguien” quiere “reservar” esa plaza para algún amiguete…

    La burla y desprecio para todos los funcionarios del grupo A1, es manifiesta. Los políticos manejan la Administración pública como un cortijo, sin respetar las leyes de provisión de puestos reservados a funcionarios.Es de vergüenza. Es indignante. Y ninguna Asociación de funcionarios de Cuerpos superiores protesta. ¡¡Vivan las “caenas”! Fernando VII era un aprendiz al lado de “estos”…

  20. jose ramon
    jose ramon Dice:

    A mí el artículo me parece muy, muy desafortunado. Una muestra más de indebido acarreo de agua al molino con intencionalidad política.

    Y, en mi modesta opinión, y solo por una mera consideración estética (el autobombo causa siempre mala impresión) creo que los editores de este blog deberían evitar aplaudirse recíprocamente. En este caso, con mayor motivo si cabe.

    Por lo demás, no teoricemos tanto. Desde hace mucho tiempo, los penalistas experimentados vienen señalando que todos los crímenes (desde Caín) se reconducen a tres posibles móviles, algunos de los cuales se solapan: dinero, envidia y (llamémoslo así) amor. Este crimen no tiene tanto de llamativo ni la situación a él subyacente es tan inusual ( y no solo en instancias explícitamente políticas: la universidad española no ofrece un panorama muy distinto).

    De todas formas, creo que artículos como el del señor Tena, por mucho que sea desafortunado,ofrecen argumentos imbatibles contra la muy anglo-friendly y trendy-fashion propuesta de supresión de las oposiciones que, en ocasiones, asoma a este blog.

  21. Dan Evans
    Dan Evans Dice:

    Me ha gustado mucho el post y además me parece muy valiente dado que ante un asesinato tan vil tanto en su ejecución como en sus supuestos motivos, es arriesgado reflexionar. La verdad es que cuando vi el tema del post sabía que iba a dar lugar a comentarios críticos.

    Pero creo que el autor ha conseguido reflexionar sobre el contexto del crimen sacando interesantes conclusiones que, por cierto, me parecen muy acertadamente completadas por Arcimboldo sobre las ciudades del interior de España.

    Sin perjuicio de lo anterior creo que el carácter marcadamente personal de los presuntos motivos hace que me chirríe el llamarlo crimen político. A lo mejor es que me da pavor que la política pueda acercarse a esto…

    En todo caso gracias por las reflexiones y por la información, que mayormente desconocía, sobre el caso.

    Un saludo

  22. Jesús Casas
    Jesús Casas Dice:

    Sr.Tena, yo creo que su artículo es claro y valiente, pero me parece que debe respetarse el luto. No hace falta que sea un año, como antiguamente, más otro de alivio, pero los hechos están muy recientes y nada claros y se podría haber dado una cuarentena, para reposar la vorágine. Soy leonés, no conocía a la Sra. Carrasco pero mi familia sí y la he saludado en la calle (en provincias, ya se sabe, todavía la gente se saluda y se conoce, salvo que se retiren el saludo, en cuyo caso se cambian de acera, que es equivalente lo que ahora los chichos hacen “borrándose” de las redes sociales), de modo que me estremece pensar lo que su familia y amigos están pasando no sólo por el asesinato por la espalda y en con tiro en la nuca (no recuerdo otro igual en León en mi vida, salvo una bomba de ETA) sino por todo el ruido que se está haciendo. Se tenga o no razón, y yo creo que Ud. tiene mucha, hay ocasiones en que es mejor esperar. El luto me parece una de ellas y Ud., siendo valiente como demuestran sus escritos, me consta que es también sensible, y esta segunda parte, a pesar del cuidado que Ud. ha puesto, la echo en falta y, tras pensarlo, he creído conveniente decir que el post no es oportuno, porque no he visto ningún comentario que lo diga como lo pienso. Acaso se pueda volver sobre la cuestión, en abstracto o en concreto, con más datos y con un poco de tiempo. Me atrevo a pedírle otra reflexión sobre esto mismo en un par de meses, tomando distancia.

  23. viernes
    viernes Dice:

    “…sino los que han perdido toda esperanza o, más bien, nunca han tenido ninguna, y solo acumulan odio por la política y los políticos.”

    Creo que se equivoca mucho al dividir, Sr. Tena; quien ha “perdido toda esperanza o, más bien, nunca ha tenido ninguna”, no es el “ciudadano” que manifiesta abiertamente su hartazgo por twiter de forma denigrante, sino la propia casta política que ha provocado esa reacción tan visceral.

    Sabedores de ello, no han dudado en utilizar el desgraciado suceso de forma partidista, y no dudarán en usar el poder político siempre que puedan, reafirmando su control sobre las masas. No se equivoque, ellos son los repulsivos y máximos responsables de lo que ocurre. Divide et impera.

  24. Shine
    Shine Dice:

    Este parece ser un crimen cometido por unas señoras que están como una cabra, pero cuyo detonante también ha sido las prácticas caciquiles que esta señora en particular y la Diputación de León en general. Y aquí estamos, discutiendo si debemos detener a cuatro niñatos por decir tonterías en el Twitter, en vez de hablar de la politización de las AAPPs, mientras algunos hablan de “flexibilizar” el acceso a la Función Pública.

  25. veedor
    veedor Dice:

    Es verdad que la fallecida es un político, es verdad también que tal fallecimiento no es un suceso casual tal como señala certeramente el autor del post, pero no termino de ver claro que el suceso pueda ser calificado de “crimen político”, demasiada carga semántica tiene este concepto como para ser aplicado sin más a este caso, pero bueno, acaso sólo sea cuestión de graduación.
    En este suceso quizás pudiera hablarse de dos momentos bastante diferenciados, el primero, el que transcurre desde que se conocen los hechos hasta la publicación de los resultados de las primeras pesquisas, y un segundo que se abre precisamente a partir de conocerse algunos detalles que parecen cambiar el rumbo de los comentarios.
    Y aunque sea un ejercicio difícil abstraerse de la dura y cruda realidad, los comentarios más significativos e interesantes y que podrían servir para calibrar el estado de ánimo son los primeros que se producen, precisamente por básicos y primarios, ¿qué está sintiendo la sociedad para manifestarse tal como lo ha hecho incluidas las muchas majaderías y barbaridades que se han dicho?
    En este blog se ha hablado mucho y muy bien sobre el hartazgo y desafección de la ciudadanía respecto de su clase política pero siempre sobre supuestos teóricos, ahora, tras este luctuoso suceso, parece haber una base real para poder estudiar el por qué de esas reacciones en las redes sociales, e interesante debe ser extraer conclusiones si se pudiera.
    Pd.- y por favor, que nadie busque en este comentario “tres pies al gato”.

  26. LuisXXI
    LuisXXI Dice:

    Este es mi primer comentario en este foro y sólo querría agradecer al Sr. Tena su artículo. En este país nos están haciendo tragar una sopa diaria de odas al emprendedor, al tomador de riesgos, y cuando alguien los toma a la hora de opinar, empezamos ya con las prevenciones, el no es esto, no es esto, etc.

    Yo no he visto justificación de nada. Lo que he visto es un intento serio de transmitir todos los hechos conocidos y una interpretación en clave de funcionamiento -harto conocido- de nuestras instituciones. Algo que siempre parece que se tiene que censurar. A partir de los hechos e interpretaciones descritos quiero formarme mi opinión, que por supuesto se nutrirá no sólo de lo que vea en un foro que visito voluntariamente sino que se alimentará de cualquier otra información -hechos e interpretaciones- que vea en otros foros, diarios, etc de mi elección. Que elijo, precisamente porque se atreven a hablar de temas, situaciones o instituciones de los que cuanto más se hablase y se supiese mejor sería para todos. Lo que no elijo son aquellos medios que han intentado vendernos la moto de que la culpa en este caso es de los supuestos protagonistas de la sociedad civil que, a decir de algunos, son los causantes de la insatisfacción social que se respira.

    El tema del caciquismo y del control de los recursos públicos puede llegar a ser un tema muy serio y sangrante. Que sólo se ve cuando el ciudadano se ve metido en algún expediente de expropiación, no consigue acceso a puestos de trabajo que ya están asignados previamente, le cambian unilateralmente condiciones pactadas con alguna administración, se toman decisiones que afectan a tu negocio o directamente no te pagan, etc, etc. Es entonces, si uno intenta defenderse y ve que encima tiene que poner dinero por delante para pagar abogados, procuradores, peritos, tasas, etc., acertar con la jurisdicción competente y esperar, cuando se acuerda de las instituciones y de los representantes concretos que han tomado la decisión que te afecta, de una manera digamos que poco amable, para que nadie se moleste. Y en esta crisis no estamos hablando de un daño económico limitado o subsanable por otra vía. Es que podemos estar hablando de supervivencia.

  27. Ricardo Herrero
    Ricardo Herrero Dice:

    “Pero en un momento dado la hija cae en desgracia. No sabemos todavía la razón, quizás por negarse a firmar una decisión o informe técnico exigido por su valedora –como insinúa El País- o por otra causa. Pero el caso es que a partir de ahí la “persecución” es implacable”. No tengo ni idea del caso ni me interesa, pero el comentario me parece de mal gusto. Se nota que al autor le queda lejos la familia de la víctima. También quería decir que en la medida de que el comportamiento salvaje de ahora por parte de las agresoras prediga algo de sus comportamientos en el pasado (y es razonable pensar que algún poder predictivo tendrá) no sería de extrañar que la joven agresora fuera apartada de sus puestos. Cuidado con los mecanismos causales. No es lo mismo decir “me convierto en asesina porque me echan” que “me echan porque soy una asesina en potencia”.

  28. Rodrigo Tena Arregui
    Rodrigo Tena Arregui Dice:

    Algunos comentaristas me reprochan cierto mal gusto en el post al no tener en cuenta el dolor de la familia de la víctima y el de sus amigos. Pienso que no tienen razón. Mi solidaridad con la víctima, su familia y sus amigos es total, faltaría más. Este es un crimen injustificable que no merece mas que rechazo, y creo que eso ha quedado suficientemente claro. Ahora bien, dicho esto, hay que tener en cuenta las reglas de la retórica antes de criticar mi post por esa razón. Y la primera regla es la del auditorio. Yo no me estoy dirigiendo a la familia y a los amigos con mi post. Si así hubiera sido el tono resultaría inoportuno e insoportable. En un funeral o en un acto cívico en recuerdo del asesinado nadie se pone a criticar al fallecido. Obviamente no es el momento ni el lugar. Pero este es un blog de crítica jurídica y política y el que voluntariamente entra en él sabe lo que va a encontrar: crítica jurídica y política. Esas personas interesadas en estos temas políticos son los que constituyen nuestro auditorio, y entran aquí voluntariamente. Nuestros post no se vocean en la plaza para que los escuche todo el mundo, quiéranlo o no.
    Recuerdo todavía muy bien las reacciones al asesinato de Ernst Lluch después de ser tiroteado por ETA. Y entre ellas la de Fernando Savater, poco sospechoso de complacencia con los terroristas. Señalaba que el que hubiese sido vilmente asesinado no convertía en correctas las ideas que había defendido hasta ese momento. Creo que, en el foro adecuado, es legítimo decir una cosa y la otra: rechazar el crimen sin fisuras, pero analizar críticamente las opiniones y/o las actitudes de la víctima.

    • MARÍA RODRÍGUEZ
      MARÍA RODRÍGUEZ Dice:

      Algunos se lo reprochan pero otros le animamos a que siga escribiendo posts como estos. 100% respetuosos y clarificadores. Ser víctima de un horrible y condenable crimen como este, de un atentado terrorista o de cualquier otra desgracia no cambia el hecho de que esta señora era casi todo lo que me gustaría que no existiese en la política española. Dejemos, por favor, los mártires a la Iglesia que de ella son.

  29. Josu
    Josu Dice:

    Creo que Rodrigo sigue sin explicarse adecuadamente. Qué más da que la víctima estuviera equivocada. No estamos enjuiciando su pensamiento. Estamos denunciando un asesinato independientemente de que la víctima estuviera equivocada o no. Eso es ajeno al debate. Ni el más corrupto de los políticos debe ser víctima de un asesinato en una democracia. No mezclemos cosas.

    • Rodrigo Tena Arregui
      Rodrigo Tena Arregui Dice:

      Caramba, Josu, creo que no es tan difícil de pillar: yo no “estoy denunciado un asesinato”. Para denunciar un asesinato ni me habría molestado en escribir el post. No por nada, sino porque no creo que nadie dude de que en este blog no se apoya a los asesinos. Este post lo he escrito para otra cosa completamente diferente. Que usted lo entienda o no, o le guste o no, es otro tema. ¿Que me dice que durante un determinado periodo de tiempo no se puede escribir post sobre este tema más que para denunciar el asesinato? Pues no estoy de acuerdo, qué le vamos a hacer. Es usted el que mezcla las cosas, no yo.

  30. de lege ferenda
    de lege ferenda Dice:

    Ahora nos llaman al voto. Nos llaman a participar en una pantomima que los legitime en su ejercicio corrupto del poder. Nos llaman a participar en unas elecciones fraudulentas; en las que los candidatos pueden mentir y engañarnos impunemente para conseguir que les cedamos nuestro poder individual. Lo tengo claro; no participaré en el show electoral en tanto la mentira sea la base sobre la que se asienta el sistema. No importa que un candidato o su mismo partido parezcan honrados. El problema es la perversidad de un sistema que todo lo corrompe.

    Quisiera ser ciudadano de un Estado cuyos sistemas de controles y contrapesos del poder hiciese irrelevante que su gobernante fuese el Conde Drácula o la Madre Teresa.

    Saludos.

  31. de lege ferenda
    de lege ferenda Dice:

    Shakespeare, en Hamlet, plasma una obra de teatro dentro de una obra de teatro, al representar la representación del Asesinato de Gonzago dentro de la obra, llamémosle, principal (Hamlet).

    El Asesinato de Gonzaga”, convenientemente trufado por el Príncipe de Dinamarca, sirvió para desvelar la verdad revelada por el espectro de su padre.

    Con el “Asesinato de Carrasco” nos damos de bruces con otro asesinato desvelado por éste: el asesinato del Estado de Derecho. Que, lamentablemente, no es un divertimento, sino que, como ha escrito otro comentarista, puede ser el principio del final.

    Vemos nuestro Derecho a la Libertad de Expresión como una víctima más de las asesinas de Carrasco; víctima colateral. Ahora, precisamente, que arrecia un vendaval “constituyente”, en el que todo lleva a pensar, se extinguirá la base constitucional que garantiza la efectividad de nuestros derechos fundamentales.

    Y ese asesinato del estado de Derecho por medio de la Censura lo estimo mucho más repugnante que el “otro” asesinato; por mucho que lamente la muerte de la Sra Carrasco; como la de tantos otras víctimas de la corrupción: porque fue la corrupción de sus asesinas la que acabó con ella. En cuanto a si ella estaba o no corrompida … hemos de aceptar el Sobreseimiento Libre y Archivo de tantas “causas populares” que han surgido como setas en un día de sol tras una noche lluviosa. Por fallecimiento de la imputada (que, al parecer, lo estaba).

    Saludos

  32. Cvm Privilegio
    Cvm Privilegio Dice:

    Me atrevo a intervenir por segunda vez para hacer más explícito lo que decía en mi primer comentario.

    Todos los asesinatos se parecen, pero cada uno es execrable a su manera. Ahora bien, la mente humana necesita clasificar y agrupar para no perderse en un caos cognitivo.

    Y aquí es donde, desde mi modesto punto de vista, han errado en este caso tanto la clase política como el señor Tena: han agrupado este asesinato con los “crímenes políticos”, aquellos por un explicable instinto de autodefensa, este por querer sacar profundas consecuencias de un hecho que quizás no las tiene.

    Pues, repito que desde mi modesto punto de vista, este crimen debería más bien agruparse con los que citaba en mi primer comentario -cuyas víctimas no eran precisamente políticos ni “personas de carácter demasiado enérgico”- o con
    este otro . Crímenes debidos a la frustración de quien siente su vida echada a perder y responsabiliza de ello, justa o injustamente, a otra persona, y se obsesiona con ello, y acaba cometiendo un asesinato.

  33. Antonio J.
    Antonio J. Dice:

    Tradicionalmente en España, desde el ss XiX el asesinato ha sido una forma habitual de hacer política y en contra de lo que pudiera pensarse, con éxito de crítica y público.

    Constatado lo anterior, otra cosa es la reflexión social que debe mover y que poco o nada tiene que ver con el control de las expresiones que se vierten en las redes sociales, me temo.

    Se nos olvida con frecuencia a mi entender la vigencia de máximas de experiencia elementales como las que resultan por ejemplo de observar el comportamiento de los niños en el patio de recreo. Me explico:Abusones todos los hemos sufrido en la infancia, pero por esas extrañas leyes de compensación que rige en el terrorífico mundo de la tierna infancia, cuándo éstos intentaban ejercer el terror sistemático sobre una víctima concreta siempre se acababan encontrando enfrente a otro tipo tan forzado y robusto como el abusón pero bonachón dispuesto a pararle los pies sin contemplaciones (Por cierto que era norma de obligada observancia en ese hábitat incluso para el abusón que a las niñas no se las tocaba nunca).

    Los aprendices de abusones pronto tomaban muy buena nota de que no salía rentable ni a cuenta esa actitud y así el inicial entusiasmo y admiración que despertaba el abusón tornaba en desinterés.

    Cuando se retuerce la ley hasta extremos inimaginables con tal de acomodar al abusón a costa de lo que sea, nadie puede llamarse a engaño que la ley del patio de recreo acabe haciendo desaparecer a los bonachones y desde ese momento, no sólo estarán condenados a ser víctimas todos aquellos niños que los caprichos del abusón decidan, sino que además la emulación de su actitud se convierte en norma, y en vez de frenarse el número de abusones a términos manejables se multiplica exponencialmente.

    Los políticos españoles llevan demasiado tiempo jugando a emular a los abusones y eso tiene un coste social incalculable máxime cuando ni por equivocación están dispuestos a permitir la entrada en su círculo a un bonachón.

    El asesinato de Isabel Carrasco tiene mucho más en común con el asesinato de Prim, a poco que se quiera ver que con el crimen de Puerto Hurraco por poner el contrapunto en un suceso que salpicó en su día a la bancada contraria.

    Entre Carrasco y Puerto Hurraco no sólo hay una distancia temporal sino sociológica que en gran medida da las claves para entender mejor mucho de lo que nos pasa porque en última instancia, la lucha por el reconocimiento de la diferencia propia frente al resto está en la raíz de muchos de nuestros males.

    Y no es lo que somos, sino lo que hacemos lo que debe importarnos en una sociedad abierta.

    • ENNECERUS
      ENNECERUS Dice:

      AntonioJ, me encanta su comentario que suscribo íntegramente. La memoria es frágil pero da para recordar al asesinato del alcalde de Fago, minúsculo pueblo oscense, por parte de un vecino con el que tenía muchas desavenencias … incluso políticas.

      Un extraordinario deportista español, incuestionado e incuestionable, fue interrogado una vez acerca del asesinato de un concejal de su pueblo. Lamentó la muerte, como no, incluso llegó a condenarla. Pero a continuación añadió que moría más gente en accidentes de tráfico que en actos terroristas. Como si un accidente fuera comparable en términos morales, éticos, sociales, políticos y hasta económicos con un asesinato. Y un asesinato con un asesinato cometido por una banda terrorista, que es muchísimo más grave no por sus consecuencias respecto de la víctima directa, que son las mismas, sino respecto de la convivencia social.

  34. Juan Ciudadano
    Juan Ciudadano Dice:

    Algunos datos tomados de la breve biografía que aparece en WIKIPEDIA muy reveladores de quien era Isabel Carrasco.
    Su fuerte carácter y su poca tolerancia respecto a aquellos que la contradecían provocó multitud de problemas internos con sus compañeros de partido, por ejemplo, con la baja de más de doscientos militantes en la comarca de El Bierzo, o en San Andrés del Rabanedo, Villaquilambre, Cistierna y Astorga, donde disolvió las juntas locales para colocar a personas de su confianza, por lo que varios militantes populares se dieron de baja y se presentaron en sus localidades bajo otra candidatura.
    A lo largo de su carrera política fue protagonista de distintas polémicas. Fue condenada en los tribunales por el presunto amaño de unas oposiciones en la Diputación de León y acusada de pasar kilometraje no realizado al erario público. Fue también polémico su aumento de sueldo (un 13% en julio de 2011), y se le acusó de pagar tratamientos de belleza con dinero público. Llegó a ocupar 13 cargos: Presidenta del PP de León. Concejala del Ayuntamiento de León. Presidenta de la Diputación Provincial de León. Presidenta del Consorcio del Aeropuerto de León. Presidenta del Instituto Leonés de Cultura. Presidenta del Consorcio Provincial de Turismo. Presidenta de Gersul. Consejera de Tinsa. Consejera de Caja España. Consejera de la Asamblea General de Caja España. Consejera de Viproelco. Consejera de Inmocasa. Vicepresidenta de Invergestión.

  35. José Luis carralero
    José Luis carralero Dice:

    La clave la dio Rajoy: Isabel me ayudó mucho. Ya sabemos por qué estaba donde estaba. También ayudó a Aznar. Es decir era una persona que sabía que es lo que tenía que hacer para progresar y mantenerse en un partido. No era su buen hacer, su profesionalidad… Esto no justifica nunca su asesinato pero explica aquello quevdecía uno: primero están los adversarios, luego los enemigos y por último los compañeros de partido. Estos son los más peligrosos de todos. Y todavía algunos no se enteran…

  36. Pablo
    Pablo Dice:

    Coincido en el fondo del asunto con el autor del post. Ahora bien, creo que, es desafortunado el tono utilizado teniendo en cuenta la cercanía de lo ocurrido. Es cierto que estamos ante un blog de crítica jurídica y política, pero no es menos cierto que hay que valorar muy mucho la oportunidad de los post, y su connotación.

    Exagerando un poco, no creo que a nadie se le ocurriese hacer un post en este tono si se hubieran asesinado a 10 políticos del mismo modo, o si la víctima fuere el presidente del gobierno de la Nación (por mucho que los destinatarios no fueren sus amigos o familiares).

  37. Jon
    Jon Dice:

    He reenviado el artículo a un amigo por Whatsapp y cómo no se ha informado de quién lo ha escrito me ha contestado que muy lejos no llegará el que lo ha hecho.
    Esta es la percepción que existe, que no se puede criticar al poder sin consecuencias.
    Por lo demás, el artículo pone negro sobre blanco de forma magistral lo que pensaba de los hechos.
    Gracias por ser tan valiente.

  38. Juan Ciudadano
    Juan Ciudadano Dice:

    Sobre el propósito del Ministro del Interior de perseguir penalmente a los autores de comentarios ofensivos contra la difunta Isabel Carrasco divulgados a través de Twitter y Facebook recomiendo la lectura del artículo del profesor Joan J. Queralt, publicado en El Periódico bajo el título “Más mordazas”.
    Trascribo a continuación algunos párrafos.
    “Dejando a un lado que se olvida, en este caso concreto, a los desencadenadores de la verborrea virtual, veamos qué posibles delitos actualmente vigentes pudieran estar en juego. En este contexto, en esencia, veo tres: injurias (expresiones desacreditadoras), calumnias (falsa atribución de un delito) y amenazas. Los dos primeros son solo perseguibles si el ofendido ejerce una acción penal; aquí, lamentablemente, no puede por haber fallecido. Podrían hacerlo sus deudos, pero solo si la ofensa se les traspasara a ellos, cosa que no veo cómo. Lo mismo pasaría con eventuales delitos contra la intimidad al revelar secretos del fallecido. Finalmente, amenazas; estas deberían dirigirse a la finada, pero un fallecido no es susceptible de ser amenazado. Penalmente su persecución, aun en el caso de apreciarse indicios de delito en expresiones o actos, sería inviable.

    Se ha hablado de la apología del delito, es decir, loar a los asesinos o el asesinato. Pero la vigente regulación de la apología es una forma punible de provocación, es decir, de animar a otros a cometer el delito, pero es impune ensalzar un hecho ya acontecido. Y se hizo así para proteger la libertad de expresión.

    ¡Vaya! Llegamos al nudo de la cuestión: la libertad de expresión, que, como recoge la mejor doctrina académica y legal tanto de los más altos tribunales españoles como internacionales y extranjeros, ampara los desmanes verbales, las ofensas y hasta el insulto, y más si la expresión versa sobre personajes públicos. La expresión en cuestión puede ser hiriente y molesta, es más, se vierte para eso, no para concursar en los juegos florales; y esa molestia no es susceptible de amparo legal”.

  39. Chus
    Chus Dice:

    Se han llegado a “detectar seguimientos incluso desde vehículos oficiales” a las dos juezas …

    http://ccaa.elpais.com/ccaa/2014/05/24/galicia/1400929409_535961.html

    Parece que unos pueden amenazar por redes sociales a las juezas que los investigan, y otros no pueden decir lo que piensan, porque lo que piensan no gusta a según quienes.

    Saben de donde viene las amenazas; hasta quien las ha proferido (J.M.B., especializado en seguridad ciudadana y explosivos). Y aquí paz y después gloria.

    Dan asco. Por cierto, según los expertos en rumorología, el León es harto conocido el acoso a que Carrasco sometió a Triana; no podía encontrar trabajo; ningún tipo de trabajo … en fin, que más se puede decir … sin que te detengan o censuren ..

  40. de lege ferenda
    de lege ferenda Dice:

    “Nos hemos visto enfrentados muchas veces a la cruel ironía de ver en las pantallas de nuestros televisores a muchachos negros y muchachos blancos que matan y mueren juntos por un país que no ha sido capaz de sentarlos lado a lado en los bancos de las mismas escuelas. Los vemos con despiadada solidaridad quemando chozas de una aldea pobre en el exterior, pero nos damos cuenta de que difícilmente vivirían en un mismo edificio en Chicago. No podría permanecer callado ante tal cruel manipulación de los pobres, ya que he caminado entre esos muchachos jóvenes desesperados, rechazados y furiosos. Les he dicho que los cócteles molotov y los rifles no resolverían sus problemas. He intentado brindarles mi más profunda compasión a la vez que mantengo mi convicción de que el cambio social tendrá lugar más significativamente a través de acciones pacíficas. Pero me preguntan, y con razón, ‘¿Qué pasa con Vietnam?’ Preguntan si nuestro país no utilizó altas dosis de violencia para resolver sus problemas, para provocar los cambios que quería. Sus preguntas llegaron a lo más profundo de mí, y supe que nunca más podría levantar mi voz contra la violencia de los oprimidos en los barrios marginales sin antes haberle hablado claro al mayor generador de violencia que existe hoy en el mundo, mi propio gobierno. Por el bien de esos muchachos, por el bien de este gobierno, por el bien de los cientos de miles que padecen nuestra violencia, no puedo permanecer en silencio”.

    Martin Luther King

  41. manusmanum
    manusmanum Dice:

    Solamente quería comentar que que en este comentario/artículo no percibo una condenación absoluta, sin “‘peros ni ambiguedades sobre el hecho en sí mismo , quitarle la vida a una persona…no es eso lo que se debería hacer?
    A partir de ahí todos podemos dar nuestro parecer desde nuestro punto de vista pero una vez más se habla del caracter/ su politica como presidenta…cómo era Isabel.. …que diablos tiene ésto que ver ..y claro enseguida se agrega “no es que se justifique”… pero ese mero hecho de nombrar posibles “”fallos “”en su carrera politica quita fuerza a al hora de juzgar sobre su muerte, simplemente de pronunciarse sobre un hecho tan abyecto,

Los comentarios están desactivados.