¿Qué vamos a hacer el domingo? Debemos votar

En este blog como bien saben los lectores compartimos el diagnóstico de los que consideran que estamos ante un fin de régimen y de una necesidad de cambio político para acabar con la partitocracia y el bipartidismo responsables de nuestro fallo “multiinstitucional” (por usar la acertada expresión de Andrés Ortega). Y sin embargo, a diferencia de lo que propone nuestro colaborador Jesús Lopez-Medel en el post siguiente, creemos que la mejor forma de conseguir que las cosas cambien no es la abstención –con la finalidad de poner de manifiesto la insatisfacción ciudadana con el sistema político que quedaría en buena medida deslegitimado por la falta de participación- sino el voto a los partidos minoritarios que proponen cambiar esta situación. Afortunadamente, hay para elegir.  Votemos a los nuevos partidos que quieren cambiar las reglas del juego.

En España, lamentablemente, las vías de participación política de los ciudadanos son muy limitadas. En realidad se reducen prácticamente al voto. Precisamente porque no tenemos muchas oportunidades de participar no dejemos pasar las pocas que tenemos.. No solo eso; la abstención en nuestra opinión beneficia directamente a los grandes partidos, a los que al día siguiente les preocupará bien poco que la abstención haya alcanzado un 60 o un 70%; ellos se llevan sus escaños igual y computarán sus resultados en función de los puntos que le saquen al partido rival y por supuesto a los pequeños partidos. Si queremos incentivar el comportamiento de nuestros partidos mayoritarios en la buena dirección institucional, no hay nada más efectivo que hacerles saber que estamos dispuestos a cambiar en favor de aquellos que nos prometen lo bueno desconocido, con independencia de su mayor o menor fiabilidad. Ahora eso da igual, porque ya llegará el momento de sancionarles si no están a la altura.

Para entender lo que significa la abstención, hay que tener en cuenta una imagen gráfica: el voto no emitido no produce un vacío de escaños en el hemiciclo que evidencie la desafección a los políticos; al contrario, esos escaños vacíos “acrecen” a los partidos mayoritarios que sí reciben votos sin que la abstención merme en absoluto su poder real; la única forma de evidenciar esa desafección y disminuir realmente su poder es votar a alguien que ocupe un puesto, el que sea, para que éste no acrezca a los mayoritarios.

Pero además de los argumentos para votar en general en cualquier elección democrática, existen razones muy particulares para votar precisamente en estas elecciones europeas. Dejemos al margen un dato tan relevante como que al menos el 90 % de todo lo que hace la Unión Europea requiere el consentimiento del Parlamento que vamos a elegir el domingo, y de que la mitad de la legislación que nos es aplicable tiene un origen europeo. Centrémonos ahora en un dato casi más interesante: se prevé que al menos la cuarta parte de los 751 eurodiputados que van a salir de estas elecciones sean radicales antieuropeos de izquierda y derecha, racistas, xenófobos, fascistas y nacionalistas de toda índole contrarios al proyecto europeo, al menos tal como fue concebido después de dos guerras mundiales absolutamente devastadoras. La duda es cuánto se van a acercar a la mitad. Los votantes que los apoyan no se van a quedar en casa, precisamente, y estarán encantados de que usted lo haga. Castigar al establishment de Bruselas por la vía de permitir que esa gente multiplique el valor de su voto es como pretender fastidiar al casero de mi casa negándome a apagar el incendio de la cocina.

Pero hay un argumento todavía más poderoso. Si usted quiere castigar con el látigo de su indiferencia a sus élites locales, esta elección no es precisamente la más adecuada para hacerlo. Porque sus élites locales, que nunca se dan por aludidas aunque el látigo caiga directamente sobre sus espaldas, van a decir además que lo que resulta deslegitimado es el proyecto europeo o el Parlamento europeo, no sus particulares chiringuitos políticos, que es lo que realmente les importa. En toda Europa la duda es si los votantes van a llegar al 40%, y si no llegan en España el titular en Alemania o en el Reino Unido será que hasta los españoles están desencantados con el proyecto europeo, y no que los españoles están hasta los pelos de su régimen partitocrático. No olvidemos tampoco que esta elección, con circunscripción única y sistema relativamente proporcional, nos ofrece una magnífica oportunidad para que el voto refleje de manera fiel el verdadero sentir del electorado, en igualdad de condiciones y sin distorsiones de ningún tipo.

En ese sentido, no nos parece casualidad que la Junta Electoral Central española sea la única en Europa que no deja hacer campaña activa a favor del voto.  Una vez más, somos el asombro de Europa. La razón, una curiosa interpretación jurídica que según algún Vocal de la propia Junta no se sostiene técnicamente. Ya pero ¿quid prodest? Desde luego, no a los nuevos partidos. Efectivamente, entre el anuncio danés incitando a votar de forma un tanto violenta (ver video aquí) que ha tenido que ser retirado y el patético anuncio emitido por el Ministerio del Interior en RNE “Si quieres, puedes participar en las elecciones europeas” hay bastante margen.¿ Que quiere decir “si quieres”?¿Que no hace mucha falta?

Por cierto, para los curiosos lectores unos apuntes sobre la composición de la Junta Electoral Central.   las Juntas electorales provinciales y las Juntas electorales de zona, todas ellas órganos regulados en la LO 5/1985 de 19 de junio de régimen electoral general  l con las importantísimas funciones de velar por la limpieza de los procesos electorales en España. Por ejemplo, UPYD ha presentado una reclamación por la aparición de papeletas con su logo defectuoso, porque o bien podrían inducir a confusión a los votantes o bien podrían ser anuladas si son utilizadas.

Pues bien, la más importante que es la Junta Electoral Central es un órgano permanente y está compuesta por:

A)      Ocho Vocales Magistrados del Tribunal Supremo, designados mediante insaculación por el Consejo General del Poder Judicial.

B)       Cinco Vocales Catedráticos de Derecho o de Ciencias Políticas y de Sociología, en activo, designados a propuesta conjunta de los partidos, federaciones, coaliciones o agrupaciones de electores con representación en el Consejo de los Diputados.

El caso es que además las designaciones a que se refiere el número anterior deben realizarse en los noventa días siguientes a la sesión constitutiva del Congreso de los Diputados y si no es así, la Mesa del Congreso de los Diputados, oídos los grupos políticos presentes en la Cámara, procede a su designación, en consideración a la representación existente en la misma.

 Los Vocales eligen, de entre los de origen judicial, al Presidente y Vicepresidente de la Junta en la sesión constitutiva que se celebrará a convocatoria del Secretario.

Por cierto, que la actual composición de la Junta, según su web, es la siguiente:

Presidente

Excmo. Sr. D. Carlos Granados Pérez

Vicepresidente
Excmo. Sr. D. Andrés Martínez Arrieta

Vocales Magistrados del Tribunal Supremo

Excmo. Sr. D. José Luis Calvo Cabello
Excmo. Sr. D. Pablo María Lucas Murillo de la Cueva
Excmo. Sr. D. Manuel Campos Sánchez-Bordona
Excmo. Sr. D. Antonio Salas Carceller
Excma. Sra. D.ª María Luisa Segoviano Astaburuaga
Excmo. Sr. D. José Antonio Montero Fernández

Vocales Catedráticos de Derecho o de Ciencias Políticas y de Sociología

Excmo. Sr. D. Pedro José González-Trevijano Sánchez (hasta 12/06/2013)
Excmo. Sr. D. Pablo Santolaya Machetti
Excmo. Sr. D. Joan Manuel Trayter Jiménez
Excma. Sra. D.ª Paloma Biglino Campos
Excmo. Sr. D. Alfonso de Esteban Alonso

Secretario

Excmo. Sr. D. Carlos Gutiérrez Vicén (desde 05/03/2014)

En fin, que en opinión de los editores de este blog, sobran los motivos para ir a votar el domingo. Aunque no sea ésta la opinión de alguno de los  colaboradores de este blog, como verán a continuación, por lo que el debate está servido.

13 comentarios
  1. Gonzalo García Abad
    Gonzalo García Abad Dice:

    Yo no creo que la abstención venga tan motivada ni por la indiferencia ni por la falta de interés en el proyecto europeo, aunque algunos el lunes puedan escudarse en ello. Creo que todos sabemos lo fundamental que es Europa y lo importantes que son las elecciones europeas. Lo que sucede, a mi modo de ver, es que el europeísmo, con muy ligeros matices, es compartido por los dos partidos mayoritarios. Eso lleva a que compartan una parte importante de los proyectos. El ciudadano que, después de meditado, no tiene claro a quien merece la pena votar, sabe que su voto, al abstenerse, va ir mayoritariamente a los partidos mayoritarios, con un proyecto europeísta. También sabe que una proporción, más pequeña y repartida, irá a opciones alternativas, muchas de las cuales también son europeístas. Estas opciones se beneficiarán de que el votante que duda entre los dos principales partidos se abstenga.

  2. Alfonso
    Alfonso Dice:

    Estoy casi de acuerdo pero con un matiz: hay que ir a votar. Pero al introducir la papeleta en la urna tenemos más alternativas que simplemente votar a un partido. Podemos votar en blanco, o hacer un voto nulo a propósito.

    Y si no sabes a quién votar, por favor, usa internet para algo más que ver fotos de gatitos o leer este foro (quiero pensar que los lectores de este foro vamos un poco más allá de los gatitos) Incluso los partidos pequeños tienen presencia en la red, pero tened en cuenta también que prometer es fácil cuando sabes que no vas a tener que cumplirlo.

  3. Usune
    Usune Dice:

    El problema es que, en mi opinión, el resto de partidos son más de lo mismo y lo que pretenden es conseguir sus escaños, su cuota de poder y ocupar el espacio que ocupan los dos mayoritarios pero no cambiar las cosas. Difícil lo tenemos…

  4. misnotas
    misnotas Dice:

    Totalmente en desacuerdo con el inicio del segundo párrafo……”En España, lamentablemente, las vías de participación política de los ciudadanos son muy limitadas. En realidad se reducen prácticamente al voto”
    hayderecho.com es un estupendo blog que, por su amplísima difusión y motivada participación, demuestra lo contrario. Cierto que el ejercicio de esa soberanía que reside en el pueblo solo se puede ejercer cada 4 años elegiendo de entre un menú amañado sobre el que a los comensales que pagamos las viandas no tenemos alternativa.
    Pero al igual que la internete de las cosas está conectando los objetos a nuestro alrededor y cambiando la manera de controlarlas y gestionarlas, la internete de las ideas, espero que con hayderecho.com o una plataforma de una calidad equivalente, nos conectará y permitirá un mayor control y supervisión de lo que los patres/matres patriae hacen con nuestros dineros y proponen para nuestras vidas.
    Pero hasta entoces, el domingo hay que votar

  5. JR
    JR Dice:

    Estas elecciones me plantean varios problemas. El primero y más inmediato es que los partidos nacionales hacen propuestas que nada tienen que ver con la problemática europea y que posteriormente será sobre la que se debatirá y decidirá en el Parlamento Europeo. El segundo es que el peso de los partidos nacionales dentro de los Grupos del Parlamento Europeo es muy pequeño por lo que cualquier planteamiento que estos puedan hacer tiene poca probabilidad de ser tenido en cuenta. El tercero, y quizás más importante, es que ninguno de los grupos en el Parlamento Europeo, socialista, popular, liberal, etc….. han presentado un programa común en todos los países sobre la forma en que proponen abordar la gestión política de la UE en temas como: Inmigración, Ucrania, Relaciones exteriores, Ampliación, Eurobonos, Consolidación fiscal, Ayudas bancarias, PAC, Acuerdo comercial con USA, etc……Y por último votar a los partidos pequeños, como propone este post, se me hace difícil pues todavía no se sabe en que Grupo al Parlamento Europeo estarán ubicados.
    Por todo ello, creo que en términos estrictamente europeos y no puramente nacionales , es muy difícil elegir entre los partidos políticos que nos piden el voto, pues en realidad no sabes lo que votas.

  6. mj
    mj Dice:

    Estando yo en ese dilema de la indecisión y queriendo votar pero en contra de todo el sistema montado que tanto nos limita, encontré ayer la opción que ofrece escaños en blanco, (www.escanos.org) que viene a equivaler a la abstención, pero quedando patente como voto. Me parece una buena opción de protesta activa.

  7. momus
    momus Dice:

    La abstención responde a la ignorancia de los electores. En este foro solemos entrar gente con formación universitaria e inquietudes políticas: una minoría selecta. Salgan a la calle y pregunten por ejemplo: ¿Sabría usted distinguir entre la Comisión y el Consejo? ¿Sabe usted quienes son las tres instituciones que forman la llamada “troika”? ¿Sabe distinguir entre el Tribunal de Justicia UE y el Tribunal de Derechos Humanos? ¿El Consejo de Europa es una institución de la Unión Europea?

    La gente común sabe lo que es un alcalde y lo que es un ministro. Llegan hasta ahí. Para entender la UE hay que tener más formación y la sociedad española no es muy culta. Por eso la gente se abstiene, por ignorancia.

    • misnotas
      misnotas Dice:

      ¿minoria selecta?
      una amplia minoria….”un 40% de los jóvenes de entre 25 y 34 años posee un título superior, dejando muy atrás la media correspondiente de la OCDE (32%) y de la Unión Europea”
      Y desde luego hasta el 2007 eran mayoria los que empezaban los estudios universitarios

      ¿selecta?…sí, minoritariamente sí. Aunque llevabamos el buen camino de ir superando desigualdades, éstas parecen encontrar un fenomenal caldo de cultivo en la combinación enriquecimiento financiero – crisis económica.

      En la mayoría de los casos es “seleccionada”. De un muestreo entre televidentes universitarios nocturnos los que prefieren ver el concurso “La Voz” o “Supervivientes” frente la los programas de debate y crónica de actualidad política – económica son mayoría. Voluntaria.

    • Julio
      Julio Dice:

      ¿Tú sabes todas esas cosas?, vete a Saber y Ganar. ¿Quieres un gobierno?, te lo pagas de tu bolsillo. Yo no voto porque ni quiero ni necesito que alguien más que yo decida sobre mi vida. Está claro que tú si lo necesitas y es por eso que para mí el ignorante eres tú, porque no te sabes valer por ti mismo.
      ¿Metes en el mismo saco formación universitaria e inquietudes políticas? vuelves a demostrar ignorancia: La gran mayoría de los políticos, que son los que están en las corporaciones locales, no tienen estudios universitarios, así como gran parte de la militancia de base tampoco la tiene. Yo sí la tengo y debo decirte que las cosas más importantes y más útiles no las aprendí en la facultad, sin embargo sí que aprendí que el politiqueo y la politización de la universidad pública es lo que hace que la primera universidad española sea la número 150 del mundo.

  8. momus
    momus Dice:

    El país del mundo donde más saben de abstención y participación es EE.UU. porque en las presidenciales vota alrededor de un 50% de los “eligible voters”, es decir, los que están en el censo más los que pudiendo estar no se han inscrito. En las legislativas lo hace un 30%.

    Lo han estudiado a fondo y desde hace muchas décadas, y los resultados son contundentes: la población universitaria y de alto nivel de renta vota en un 85%. La clase media se abstiene en un 50% y vota la otra mitad. En cuanto a los sectores de menor nivel económico y cultural, su participación oscila en un 25% o menos.

    Esta es una conclusión científica: las personas de mejor posición cultural y económica, la clase dirigente y las élites, tienen mayor interés en la política. La clase media mucho menos, y las clases obreras y populares, se abstienen.

  9. gerineldo
    gerineldo Dice:

    No existen partidos minoritarios o grandes. Todos empiezan la elección con cero votos. Yo soy abstencionista

  10. civico
    civico Dice:

    el problema, a mi modo de ver, es que el acto de votar supone una elección sobre la base de la diferencia en unos programas que, ni son ciertos, ni son obligatorios, con lo que se desdibuja el sentido del voto que queda sólo para legitimar el sistema.

Los comentarios están desactivados.