La copia privada: uno de los aspectos mas criticados de la reforma de la Ley de Propiedad Intelectual en ciernes

Desde el 1 de enero de 2012 el Gobierno -mediante el Real Decreto Ley 20/2011- eliminó el sistema de compensación por copia privada e instauró un novedoso y original sistema de financiación con cargo a los Presupuestos Generales del Estado. La reacción en contra no se hizo esperar y de manera generalizada los más diversos medios de comunicación se hicieron eco de las críticas unánimes que, con la única excepción de las industrias tecnológicas, plantearon las entidades de gestión, expertos juristas, asociaciones de usuarios de internet y consumidores.

Lejos de enmendar tal situación, el Gobierno ha incorporado este sistema a la reforma de la Ley de Propiedad Intelectual, cuyo Proyecto –aprobado por el Consejo de Ministros de 14 de febrero de 2014- se tramita en la actualidad en sede parlamentaria.

A pesar de la relevancia de las materias afectadas por esta reforma, cuyo análisis excede de las posibilidades de este post -como son el régimen de transparencia y control de las entidades de gestión; los criterios, metodología y régimen transitorio de tarifas; las medidas frente a las vulneraciones de derechos de propiedad intelectual en el entorno digital (lucha contra la piratería en Internet)-, lo cierto es que el comúnmente denominado “canon  por copia privada”, que se incorpora en la nueva redacción del artículo 25 de la LPI del Proyecto, quizá sea el aspecto más criticado y criticable, desde un punto de vista jurídico, de toda la reforma proyectada.

La adecuación del sistema de financiación a través de los Presupuestos Generales del Estado con el Derecho comunitario y la jurisprudencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea –en los términos en que en su recientes sentencias ha delimitado los contornos de este concepto de derecho autónomo comunitario, cuya interpretación ha de ser uniforme en todos los Estados-, ha sido cuestionada por el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), Consejo de Consumidores y Usuarios y el propio Consejo de Estado, en los informes emitidos sobre la reforma de la LPI. A la par de la lógica reprobación por parte de las entidades de gestión, que han visto reducida la compensación de los titulares que representan de unos 115 millones de euros a una cifra que no alcanzó los 9 millones para el ejercicio 2012. La cuantificación de la compensación queda sometida a limitaciones presupuestarias, de modo que no queda garantizada la adecuada compensación por el perjuicio causado por las copias privadas.

El principal escollo al que se enfrenta el pago con cargo a Presupuestos es su carácter indiscriminado. La obligación de pago se hace extensiva a todos los contribuyentes y no a quienes realizan las copias privadas, o las industrias fabricantes o importadoras de equipos y materiales destinados a las realización de copias privadas, que repercutían las cantidades pagadas al usuario final. Este es el sistema instaurado prácticamente de manera unánime en todos los países de la Unión –y hasta fecha recientes en nuestro ordenamiento-, que prevén en su legislación el límite por copia privada, y es el que avalan hasta la fecha las sentencias del TJUE, las conclusiones del mediador europeo -Antonio Vitorino, de fecha 31 de enero de 2013-, y el reciente informe de la eurodiputada Françoise Castex, aprobado por la Resolución del Parlamento Europeo, de 27 de febrero de 2014. En contra del TJUE, este sistema prescinde de la necesaria vinculación entre la aplicación del canon en relación con los equipos, aparatos y soportes de reproducción digital y la utilización de éstos para realizar reproducciones privadas.

El Proyecto no sólo consolida el sistema de pago con cargo a los PPGGE. También reforma del límite por copia privada, de modo que restringe la posibilidad de los ciudadanos de realizar copias privadas de manera lícita (no piratas): la copia privada solo será legal si el dueño del soporte original comprado (por él mismo) hace una copia, o cuando la reproducción individual provenga de un acto legítimo de comunicación pública mediante la difusión de la imagen, del sonido o ambos, siempre que la fijación no se haya realizado en un establecimiento o espacio público no autorizado.

El Proyecto opta por el criterio de “efectiva” realización de la copia para uso privado por una persona física y se aparta de los requisitos del anterior sistema de compensación, basado en el potencial daño que ocasiona la puesta a disposición los equipos y materiales idóneos para realizar las reproducciones para uso privado.

Como evidencia el Consejo de Estado esta reforma puede situar a un importante número de ciudadanos ante una situación en la práctica de ilicitud, sin las suficientes medidas dirigidas a evitarla a través de la concesión de una autorización o licencia del titular del derecho, que ni sabe, ni puede, ni dispone de los medios para conceder esas autorizaciones en cada caso concreto. Este nuevo sistema -nos recuerda el citado órgano consultivo- no va a producir un cambio de hábitos inmediato en los ciudadanos que tienen que asumir que lo que era una actividad habitual y legal de realización de copias de obras y prestaciones protegidas en el marco de la P.I, socialmente arraigada en 25 años de regulación estable, pasaría a ser, si se realiza sin la correspondiente autorización, una reproducción ilícita.

En definitiva, el Consejo de Estado considera que debe efectuarse una profunda revisión de la proyectada configuración del límite por copia privada, ajustada a la jurisprudencia del TJUE, y acorde con la realidad social sobre la que se proyecta aplicar, que solvente las dudas sobre su capacidad para garantizar una adecuada retribución del perjuicio causado a los titulares de los derechos de propiedad intelectual.

El carácter provisional que el Ejecutivo confiere a esta reforma no evitará que se cause un perjuicio a los creadores, desprovisto de la adecuada compensación, cuya responsabilidad corresponde, en todo caso, al Estado.

14 comentarios
  1. Matilde Cuena Casas
    Matilde Cuena Casas Dice:

    Muchas gracias Abel y bienvenido al blog. De nuevo España “es diferente” y se coloca al lado de la industria tecnológica y perjudica al ciudadano que le toca “indemnizar” un daño que realmente no causa, vía presupuestos generales del Estado. Los que fabrican material reproductor se van de rositas, en contra de los criterios adoptados en la UE, tal y como denuncia el informe del CGPJ que textualmente señala que duda que el sistema diseñado “se ajuste a las exigencias derivadas del Derecho comunitario, a la luz de la jurisprudencia del TJUE en la materia y de las Recomendaciones dadas por el Mediador de alto nivel designado por la Comisión Europea. Como en otra ocasiones, se hará caso omiso de las recomendaciones del CGPJ.
    España se equivoca arremetiendo contra la industria cultural con cambios en la compensación por copia privada y subiendo el IVA cultural del 8 al 21%.
    El que más copias privadas hace no paga más y el que no hace ninguna, le toca pagar vía impuestos. El sistema no puede ser más demencial.
    Además, como bien señalas, se restringen los casos de copia privada legal, siendo ilícitos la mayoría de los actos que serán perseguibles. En suma, una reforma que ataca la industria cultural y va “a por el ciudadano”. Tal y como hemos denunciado muchas veces en este blog, se legisla cada vez peor y no precisamente para proteger al ciudadano, sino a “los poderosos”.

    • Alfonso
      Alfonso Dice:

      Matilde, de acuerdo contigo en todo menos en que el Gobierno se coloca del lado de la industria tecnológica. Al contrario, la industria tecnológica quiere vender aparatos y medios para que reproduzcas contenidos, y cuantos más contenidos puedas reproducir y desde más sitios, mejor para ellos.
      El Gobierno se ha puesto exclusivamente del lado de productoras y distribuidoras. Los artistas siguen percibiendo un procentaje ínfimo de lo que paga el consumidor final por el producto, y productores y distribuidores tiene el mismo rol que un mafioso de “Los Soprano”: cobrar para “proteger”, protección completamente inútil ante la evolución de la tecnología y que sólo sirve para que… sigan cobrando.

  2. izaskun
    izaskun Dice:

    Lo de tener que pagar entre todos es de traca; tanto proponer Unión europea para esto.
    Y no tengo claro si puedo o no coger un libro de la biblioteca y fotocopiar (o poner en PDF; porque es copiar) algunas páginas para estudiarlas (para poder subrayar y anotar el texto).

  3. Alfonso
    Alfonso Dice:

    No me toquen este tema que me caliento… Lo que esconde este debate es muy simple: no tiene nada que ver con el derecho a la propiedad intelectual o su protección. Es mucho más sencillo, vean: creadores, productores y distribuidores tenían hace 20 años un modelo de negocio basado en restringir, de forma implícita mediante limitaciones de la tecnología (las copias perdían calidad) o explícita (cualquiera no podía distribuir contenidos, había canales en forma de distribuidoras y productoras que tenían el poder de poner las condiciones que les diera la gana)

    Con ese modelo de negocio, no les importaba mucho si copiabas o no, o lo que hacías con la copia. Al fin y al cabo, no podías copiar más que aquéllo que salía al mercado, limitado por distribuidores y productores que tenían contratos leoninos con los creadores. Tampoco podías copiarlo demasiadas veces sin que el producto se deteriorara de forma que dejara de ser atractivo. La copia se perseguía, igual que se perseguía el vídeo comunitario, pero representaba un pellizco invisible de la tarta.

    La tecnología llegó y se cargó las restricciones: las copias digitales no pierden calidad, y cualquiera puede distribuir archivos por internet sin necesidad de vender su alma a una casa de discos, productora o distribuidora. Llegó el pánico. Y en un raro ataque de sentido común, la ley legisló lo que cualquiera en su sano juicio hubiera hecho: la copia privada sin lucro no es delito. No tiene sentido que lo sea, puesto que entonces tendría que prohibir las bibliotecas, o cualquier forma de préstamo entre particulares.

    Entonces empezaron a presionar y consiguieron su famoso canon digital en cualquiera de sus formas, directo o indirecto. Canon a todas luces injusto al no ser capaz de distinguir el fin de la copia, ni tampoco si el origen del material está protegido por derechos de autor. En su infinita sabudiría (léase, en su codicia sin límites) esta medida sólo empeoró las cosas, porque extendió la idea de que “todo” se podía copiar. Al fin y al cabo, ya pagábamos por ese derecho. Y hasta aquí hemos llegado.

    Y el hecho es que ni ellos mismos tienen claro lo que es copia privada y lo que no. Ni siquiera los derechos que otorgan a sus consumidores cuando éstos compran un producto. Por ejemplo, si yo me compro un DVD con una película y hago una copia para que mis hijos lo vean en el coche, ¿es delito? Si le doy esa copia a un amigo para que la vean sus hijos, ¿es delito? Si le doy el DVD original a alguien y me quedo con la copia ¿es delito? Y por último, si el original se me raya, ya que tengo el derecho de reproducirlo ¿van a reponérmelo y a darme otro igual?

    La respuesta a todas esas preguntas es: lo único que tienen claro es que tienen que mantener, como sea, el flujo de caja ¿Para qué pensar en reducir márgenes, en hacer los contenidos más accesibles desde varias plataformas? Es mucho más sencillo perseguir y mermar de los PPGGE y dejar que la industria cultural se murió

  4. Matilde Cuena Casas
    Matilde Cuena Casas Dice:

    De acuerdo Alfonso, pero el beneficio a la empresa tecnológica se deduce del hecho de que el canon por copia privada ya no tienen que pagarlo los fabricantes e importadores de equipos y materiales que sirven para la reproducción (que repercutían al consumidor final), sino que se paga con cargo a los presupuestos generales del Estado, es decir, lo pagan todos los ciudadanos copien o no copien.
    Curiosamente, a pesar de la reforma operada respecto al pago del canon de copia privada, los precios de los soportes no han bajado. El beneficio de las tecnológicas me parece claro, sin perjuicio de que, como apuntas, otros también se lucren con la reforma. Los autores desde luego no, que se ven perjudicados injustamente. Y todo ello parece contrario a la doctrina del TJUE (sentencia de 21/10/2010, caso Padawan) que consideró el anterior sistema de copia privada vigente en nuestro país no conforme a la Directiva 2001/29 por indiscriminado, ya que el mismo no permitía diferenciar entre los equipos, aparatos y soportes de reproducción digital que no se habían puesto a disposición de usuarios privados y que estuvieran manifiestamente reservados a usos distintos a la realización de copias privadas, de los que sí lo estaban y que por consiguiente debían de ser objeto de gravamen. El sistema actual es todavía más indiscriminado tal y como denuncia el autor del post.

    • Alfonso
      Alfonso Dice:

      Es verdad lo que dices, Matilde, el precio de los soportes no ha bajado pese a la eliminación del canon.
      Sólo tengo dos explicaciones para ello: primera, que es cuestión de tiempo que bajen cuando alguno de los actores en el mercado vea una posibilidad de ganar cuota bajando precios. La segunda posibilidad está relacionada con que en el segmento de precio más bajo tengo serias dudas de que el canon se estuviera pagando, y por tanto repercutiendo en el consumidor final. Mis dudas provienen de la observación mía (y por tanto sólo aplicable a mi entorno), de que con el establecimiento del canon este segmento (pequeñas tiendas de barrio que se abastecen de importadores con inmensos almacenes) tampoco subió los precios.

  5. KC
    KC Dice:

    Alfonso, si no fuera porque me van a censurar el comentario por llamarle lo que usted es desde punto de vista práctico (cosa que ya me ha pasado antes en este blog, debe ser que algunos son muy sensibles a las descripciones), se lo diría claramente. Usted se deja muchísimas cosas fuera de tiesto, porque obviamente pertenece a un segmento que no tiene nada que ver con la producción o realización del tema del que habla como si fuera un entendido de la materia. Pero si entendiera que por ejemplo no es lo mismo dejar unos libros o unos DVD’s a unos amigos que ponerlos a disposición de medio millón de personas a las que no conoce de nada -incluso con ánimo de lucro-, quizás cambiara de opinión (en realidad no, porque a usted esto le trae sin cuidado más allá de la facilidad con la que usted quiere ver esos contenidos).

    Usted está mezclando temas que no tienen nada que ver y que se resuelven de forma tan sencilla como no acceder a los contenidos de los que se queja y “consumir” los abiertos, que los hay a raudales. Porque usted es precisamente el extremo opuesto de lo que se queja (que ojo, tendrá parte de razón, pero no en todo lo demás), y así tampoco es sostenible un sistema.

    La Ley podrá estar mejor o peor, pero le aseguro que se modifica por el tema del pirateo y acciones claramente injustas, no por capricho ni por influencias de los lobbies. Independientemente de que haya auténticos palurdos en las Directivas de esas empresas (a uno en especial le encanta el fútbol, que parece que es un ámbito que por alguna razón le interesa a algunos más de la cuenta).

    • Alfonso
      Alfonso Dice:

      KC, gracias por no insultar. Sus deducciones acerca de lo que entiendo o no entiendo, o lo que conozco o no conozco, o lo cerca o lejos que estoy del mundo de la producción y realización son meras hipótesis sin fundamento. A no ser que me conozca personal o profesionalmente, claro. Cosa que dudo.
      Son puras hipótesis que revelan que es incapaz de argumentar sobre ideas y utiliza el recurso de la descalificación personal, esta vez sin ni siquiera tener un indicio de quién está detrás de un nombre. Si la industria de contenidos depende de este tipo de argumentos para sobrevivir, está condenada.
      Por ejemplo, ¿podria explicarme por qué estoy mezclando temas que no tienen nada que ver? ¿Qué temas? ¿Por qué mezcla la facilidad de acceso a los contenidos con su precio, cuando precisamente debería ser al revés, contenidos accesibles y baratos se piratearán menos? ¿Qué es lo que vd. deduce que yo quiero, porque (no me queda claro)?
      Al contrario que vd, prefiero no interpretar sus afirmaciones sobre mí, así que me gustaría que se centrara en argumentos. Gracias.

  6. KC
    KC Dice:

    Qué va, lo que sucede es que conozco ampliamente el tipo de perfil que utiliza sus argumentaciones y sé qué tipo de información tiene o por qué la difunde. La famosa deducción de “si pones el precio más barato tendrás más clientes, más ventas y te irá mejor” es una tontería de las que hacen épica, y época. Se la he leído a los nuevos gurús -algunos incluso son economistas- y es el mayor espejismo que he leído en siglos. No se puede saber a ciencia cierta si esto es verdad, porque aunque los medios de producción hayan ahorrado costes en según qué cosas, la calidad del capital humano tiene su importancia, que es lo que no se por qué este tipo de majaderos no tiene en cuenta más allá de intentar chapuceramente convencer al resto de mortales de que si uno tira los precios la economía va mejor.

    Que un diario, por ejemplo, ahorre en papel no significa que ya pueda regalar su contenido porque obviamente éste no se hace solo. Que las cámaras digitales hayan ahorrado celuloide tampoco significa que películas cuyo coste son cincuenta millones de euros vayan a amortizarse bajando la entrada del cine a un euro (que curiosamente nadie habla del tema de las palomitas y demás, que es el ejemplo típico de elasticidad DE MANUAL).

    Y, por supuesto, que usted piense que la copia privada le da derecho a hacer infinita y ponerla a disposición de forma masiva -con o sin ánimo de lucro sobre cosa ajena- impidiendo que aquellos que han invertido su tiempo su dinero puedan amortizar o rentabilizar una actividad, sólo se le puede ocurrir a…. eso.

    Porque le recuerdo por segunda vez que esto es mucho más sencillo de lo que parece: si a usted algo no le interesa debido a su precio, pues se compra otra cosa, es así de simple. Lo de “yo creo que usted debería poner este precio porque si no yo no lo compraré porque además puedo conseguirlo mediante canales alternativos” es una descripción gráfica del tipo de palurdo económico que pulula por los países mediterráneos, que obviamente no fueron los que fundaron la economía ni por supuesto dieron los mejores autores económicos.

    Yo ya conozco su discurso de sobra y le aseguro que tiene mucho más de caprichoso que de real y muchas veces porque desconocen cómo funciona la mecánica y se ponen a lanzar teorías al vuelo. Ustedes son los de “todo me parece caro, menos mi salario” y “lo mejor sería que todo costara poco, menos cuando me pagan a mí”. Pero es que eso es un espejismo espectacular porque ni genera movimiento económico ni genera inversión ni genera nada más allá de sofismas que se evaporan en el aire. Y bien lo saben en otras latitudes.

    Son los mismos que se quejan de la publicidad digital cuando ésta les está salvando de tener que pagar suscripciones. Los mismos que se quejan, incluso, de que la calidad de las cosas es cada vez peor cuando paradójicamente no están dispuestos a aportar más allá de “lo que yo pagaría sería X” dónde “X” tiende a 0, lo cual es una ridiculez económicamente hablando.

  7. KC
    KC Dice:

    Sigo que me quedo corto: ya sabemos que la única salida a este tema es disminuir los precios de según qué artículos, pero lo que ustedes no entienden con su discurso infantiloide del “yo lo bajaría aún más” es que hay un punto en el que el precio no se puede bajar más porque entonces no hay rentabilidad y sin ésta ni hay inversiones, ni hay tributación ni hay nada de nada. Y tampoco puede seguir el mismo modelo porque no es todo lo mismo (en el caso del entretenimiento, las obras con mayor rentabilidad han generado obras de arte de muy poca audiencia que usted no habría visto de haber seguido el modelo que predica porque a nadie le hubiera interesado hacer). Es más, el servicio o producto acaba desapareciendo (a no ser, claro, que se centre en un sólo actor que compite teniendo sede en Gibraltar, Islas Caimán, etc que es lo que están haciendo según qué gigantes que acabarán con el comercio minoritario como no se les ponga cotas). El discurso este que se llevan ustedes entre manos es sencillamente IMPRESENTABLE económicamente hablando. Y parte, ya se lo digo yo, de adolescentes con acné que se han lucrado pero que muy bien con este tema mediante distintas técnicas (se lo digo porque lo he visto). Así que no me venga con cuentos, argumentaciones ni historias.

  8. Alfonso
    Alfonso Dice:

    KC: dirijase a quien haya hecho los argumentos que expone. Yo no los he hecho. Yo no se quién son esos “ustedes” que menciona, pero no me considero parte de ellos.
    Yo lo que digo, y lo sostengo, es que la protección de la propiedad intelectual está yendo por derroteros en los que la pretensión de preservar el statu quo de la industria va terminar por destruirla completamente.
    Yo lo que digo es que si proteger la propiedad intelectual es a costa de causar inconvenientes a sus consumidores (legítimos y que pagan su buen dinero), entonces no va a conseguir proteger nada. Simplemente va a estimular que los potenciales clientes utilicen alternativas que no tengan esos inconvenientes.
    En contra de todos sus argumentos se estrella la tozuda realidad: aquéllos que facilitan el acceso a los contenidos y abaratan los costes utilizando plataformas digitales para distribuir contenidos, y hacen cómodo y fácil disfrutar esos contenidos en cuantos más dispositivos mejor, venden mucho, muchos más contenidos que los que no. Y mucho más que antes. Y curiosamente, el nivel de piratería es el mismo para todos. Saque las conclusiones que quiera, y haga lo que quiera.
    Pero sobre todo, no asuma o meta en el mismo saco a todo el mundo.

  9. KC
    KC Dice:

    Alfonso, le había escrito una respuesta bastante larga, pero misteriosamente no aparece, así que le dejo sencillamente dos enlaces para que vea un poco cómo es la “tozuda realidad” a la que usted se refiere:

    http://tecnologia.elpais.com/tecnologia/2014/05/23/actualidad/1400834842_253358.html

    http://cultura.elpais.com/cultura/2014/05/28/actualidad/1401271296_104903.html

    Ya me imagino cuál va a ser su respuesta, pero es que es puro espejismo. Créame que más allá de su cabeza lo de reducir los precios hasta el infinito no funciona. Pero ya sabemos qué es y cómo funciona la economía en España… Y si no lo saben ya lo irán descubriendo.

  10. Alfonso
    Alfonso Dice:

    KC, no, no se puede bajar el precio más allá de lo que cuesta producir un bien más un margen de beneficio para el creador. Pero se puede eliminar mucho coste de producción y distribución.
    Y la verdad KC, no se muy bien qué intenta explicar con los enlaces. El primero es a una noticia sobre un servicio de música en streaming que cierra (Samsung), igual que han cerrado otros muchos: ¿se acuerda de Nokia, de Zune (Microsoft), de … infinidad de ellos? ¿Le pongo un enlace que describe los beneficios que Apple obtiene con su servicio de iTunes?
    Porque si me dice que lo que está ocurriendo es que se están reemplazando los canales de distribución estaré de acuerdo. Otra cosa es que no la venda quien la vendía antes, o que ya no se venda sino que se suscriba o se escuche gratis a cambio de ¡oir publicidad! ¡Ese modelo de negocio nefasto y dañino que ha sido usado en los últimos 100 años por las radios convencionales ahora de repente es la peste! Y no soy precisamente fan de Apple, que conste. Pero claro, que los canales de distribución tradicionales estén agotándose es culpa del derecho de copia privada, no de los que controlaban y restringían esos canales creando escasez artificial para inflar sus beneficios.
    Y el segundo link es revelador, porque se refiere a las ventas en España, mientras que ignora la realidad del resto del mundo ¿Conoce ud. un servicio llamado Steam? Vende juegos online. Más baratos que si se compra el soporte físico (obvio). Y vende más que cualquier distribuidor físico ¡Y puedo instalar en tantos ordenadores como quiera la misma copia del juego! Pero claro, de nuevo todos estos juegos no los venden los que los vendían antes y la culpa la tiene el derecho a la copia privada sin ánimo de lucro.
    ¿Le pongo también links donde los artistas explican que siguen percibiendo una cantidad ínfima de lo que paga el usuario final por sus creaciones? ¿Donde explican que ante la caída de las ventas en canales tradicionales los productores han aumentado más sus márgenes para conservar sus beneficios?
    Culpar el derecho a la copia privada sin ánimo de lucro de este estado de cosas no llevará a mucho. Creer que el problema es que no restringen los suficiente a sus consumidores el derecho a usar lo que compran, aún a menos.

  11. QCR
    QCR Dice:

    Tratar de aplicar modelos de negocio antiguo a la tecnología que viene es ponerle puertas al campo. Aunque básicamente estoy de acuerdo con Alfonso son muy interesantes los argumentos de KC, pero quedan deslucidos por una soberbia y una faltonería que no he visto en Alfonso en ningún momento. Ser educado no es tratar de usted, es respetar las ideas de los demás. Que alguien diga que una idea es "infantil" o "impresentable" no me dice nada, que me den argumentos y ya lo juzgaré yo.

Los comentarios están desactivados.