Desigualdad y corrupción

Todas las decisiones, acertadas o equivocadas según vamos viendo, que se toman en la Unión Europea y en los Estados Unidos van encaminadas a intentar paliar los efectos de la gran crisis política, económica y social que se inició el 11 de septiembre de 2001 con la caída de las torres gemelas y se perfeccionó tras el derrumbamiento del sistema financiero después del hundimiento de Lehman Brothers el 15 de septiembre de 2008 y la intervención de los estados, nacionalizando o inyectando cantidades inmensas de dinero, para salvar a los bancos de una quiebra inminente. Así estamos llegando, exhaustos y sin respiro, al final de la primera quincena de este siglo con un buen puñado de análisis económicos, éticos, sociales, morales y de todo tipo sobre las causas y consecuencias de lo que está pasando.

Dos son las causas principales que aparecen en las plumas y avisos de todos los analistas, que tuvieron como consecuencia la desestabilización de la economía de mercado y el auge de movimientos populistas, de tendencias políticas extremas, que hacen peligrar el estado de derecho. Quizás ha sido el Papa Francisco quien, con un lenguaje directo y sencillo, ha puesto el acento en las dos causas principales del derrumbamiento del sistema que ha funcionado en Europa y América desde 1945 hasta el año 2001. Es cierto que la maquinaria, aunque chirríe, sigue funcionando, pero ahora se pone en tela de juicio, desde la propia economía de mercado, elementos –como el crecimiento- que parecían incuestionables –excepto para los ecónomos marxistas- si se quería caminar hacia el desarrollo. El crecimiento, se decía, aunque al principio podía causar mayor desigualdad, terminaba imponiéndose sobre ella, encaminando a las sociedades a un mayor igualitarismo. Fue el triunfo y consolidación de una inmensa clase media consumista y amante de la buena vida. El llamado estado de bienestar.

Pero quizás todos se olvidaron que no es lo mismo una buena vida que una vida buena. En la primera ha desaparecido el elemento ético; en la segunda, éste es esencial. Krugman, Piketty, Moisés Naím, los analistas de The Economist o del FT llevan tiempo advirtiendo de las funestas consecuencias que la desigualdad tendrá para la economía de mercado y el estado de bienestar. Desde el campo de los analistas conservadores, como ponía hace unos días de manifiesto Marc Bassets en El País, se postula todo lo contrario: “Si los ricos son menos ricos la economía flaqueará y el paro crecerá” (Robert Doar). En Europa y América central y del Sur, la certeza del análisis de los primeros parece incuestionable. En síntesis, se viene a decir, cuando las rentas del capital superan significativamente la tasa de crecimiento, los patrimonios se recapitalizan más que el PIB y las rentas. Los ricos serán, pues, cada vez más ricos y la clase media se hundirá. En suma, Piketty pone en cuestión, alargándola, la curva de Kuznets, según la cual con el crecimiento, al principio aumenta la desigualdad pero luego disminuye sensiblemente formándose una gran clase media.

Lo que ocurre con la economía es que, como toda ciencia, es inexacta. Mejor dicho, es exacta hasta un cierto punto. Karl Popper en su imprescindible “La lógica de la investigación científica”, afirma que la base empírica de la ciencia objetiva no es absoluta; sus fundamentos son suficientes mientras tengan firmeza suficiente para soportar la estructura construida “al menos por el momento”. En suma, lo que fue útil para la época dorada del desarrollismo a lo mejor ya no resulta plausible ahora. Y si entonces la pobreza llegó a convertirse en los llamados países ricos en algo marginal, ahora afecta de lleno a lo que llamábamos en los años dorados, la clase media. Es probable que se trate de otro tipo de pobreza, si se quiere, incluso, será una pobreza más “global” y técnica, con teléfono móvil incluido y antena parabólica pirateada en las infraviviendas, pero será pobreza al cabo. Que la desigualdad tan acusada en los países ricos es insufrible, si se contempla a escala global, es una de las causas de desestabilización social que nos pueden conducir a la ruina, como advierten esos lúcidos analistas. Tan incuestionable que en la Exhortación Apostólica de Francisco del 24 de Noviembre del año pasado pueden leerse advertencias tan duras y directas como lo siguiente: “Este desequilibrio proviene de ideologías que defienden la autonomía absoluta de los mercados y la especulación financiera. De ahí que nieguen el derecho de contrtol de los Estados, encargados de velar por el bien común”. ¿Qué respuesta darán los católicos, tantos de ellos alineados con un liberalismo obsoleto, que están instalados en un capitalismo acrítico?

Mas hay un elemento que ha aflorado con enorme fuerza en España –Cataluña incluida- y que a veces no se tiene en cuenta suficientemente como una de las causas de esa desigualdad: la corrupción.  “Ese cáncer social que es la corrupción profundamente arraigada en muchos países –en sus gobiernos, empresarios e instituciones- cualquiera que sea la ideología política de los gobernantes” (Francisco). Ese cáncer social que han denunciado, desde hace tiempo, personas de ideologías tan dispares como el fiscal Jiménez Villarejo –recientemente elegido miembro del Parlamento Europeo por la formación Podemos- u Oriol Junqueras, seguidor a pies juntillas de la doctrina social del nuevo Pontífice y líder vencedor de la Esquerra republicana de Catalunya.

En los años de crecimiento sin límites había expectativas de trabajo para los jóvenes, los jubilados viajaban gratis con el INSERSO y los polideportivos crecían como setas en cualquier población por pequeña que fuese. Todo eso costaba dinero, pero no importaba, pues se financiaba con la deuda, de la cual se extraían pingues beneficios para políticos, empresarios y comisionistas hasta que las arcas no dieron más de sí. De eso no se hablaba, de la corrupción o quien se atrevía a levantar levemente la voz, era castigado con el ostracismo y las campañas indignas. Ahora esto, afortunadamente –pues era falso- se ha acabado. El sunami de la crisis se lo llevó todo por delante dejando un panorama de desolación que, encima, los estados endeudados tienen que pagar.  Gran parte de la situación que padecemos es debida, sin duda, a una riqueza muy mal repartida, a unos recursos bastante mal empleados y, envolviéndolo todo, una corrupción rampante que lo ha ensuciado todo.

 

19 comentarios
  1. Antonia Fuentes Moreno
    Antonia Fuentes Moreno Dice:

    Lo que más me ha llamado la atención del artículo es la referencia al elemento ético, para mi fundamental en esta cuestión. Por eso traigo a colación las palabras de Gary Hamel autor de “Lo que ahora importa”:

    “En los últimos años banqueros rapaces y directores ejecutivos sin escrúpulos
    parecen haberse empeñado en establecer nuevos récords de irresponsabilidad egocéntrica (…)
    La tarea de invertir esta tendencia exigirá nada menos que un verdadero renacimiento moral (…)
    Hay un punto en el que parece existir unanimidad: ahora los valores importan más que nunca”

  2. Isidro Elhabi
    Isidro Elhabi Dice:

    Estoy seguro que todos podemos estar de acuerdo en la conclusión “Gran parte de la situación que padecemos es debida, sin duda, a una riqueza muy mal repartida, a unos recursos bastante mal empleados y, envolviéndolo todo, una corrupción rampante que lo ha ensuciado todo”. Seamos liberales, socialistas, o conservadores, por regla general, toda persona de bien, quiere lo mismo, un mundo mejor. La diferencia es en las soluciones y en los medios distintos que proponemos para el resultado.

    Estamos en la época que más dinero hay en circulación de la historia, preocupa la “burbuja de liquidez”, y la deflación. La reserva federal ha hecho varios QE, Japón tiene la máquina de hacer billetes echando humo, y Europa ha prestado a través de los bancos y sin embargo ese dinero no llega a familias, empresas, ni a consumo. Crowding out. Esos países no tienen un crecimiento mucho más alto, en comparación con la deuda que están creando. Ese dinero va a deuda pública, a la Bolsa que está en máximos (con una economía en mínimos), o instrumentos financieros, pero no se “filtra”. Tenemos los máximos niveles de deuda pública de la historia, el máximo dinero en circulación, y no parece servir de nada. Es más, los problemas van a más, y nuestros hijos y nietos veremos a ver cómo sobreviven en países hiperendeudados. Y sin embargo, la receta para socialistas, comunistas, Krugmans y Pikettys es más deuda y más dinero. Más esclavitud y dependencia. La deuda es esclavitud, no libertad.

    Se habla que los mercados están sin control, que hay que regularlos, más intervencionismo y legislación y que el capitalismo es el culpable. Sin embargo, todo jurista sabe que el negocio bancario está hiperregulado, y el Banco de España avisó que esto podía ocurrir, y los controles y las leyes existen. Y sin embargo, los controles fallaron por la corrupción, la politización y la falta de independencia. Y la gente pide más control, más politización y más dependencia política.

    Y se habla de un capitalismo desbocado, y sin embargo no se cumplen sus reglas básicas. Si una empresa gana, gana, pero si pierde, quiebra. Y sin embargo aquí no quiebran cajas de ahorros, ni quiebran autopistas, y se nacionalizan cajas, y se crea una Sareb estatal, y se nacionaliza Deoleo, o se quieren asumir por el estado pérdidas de empresas privadas. Esto no es capitalismo, es socialismo, estatalización e intervencionismo. Aquí sólo quiebran pymes, autonómos y pierden los trabajadores por un pseudocapitalismo-político dependiente del estado y ambos altamente corruptos. Se limita el autosuministro energético solar, se limita el crowdfunding, se regulan hasta las cookies de internet, se quiere intervenir en nuevas formas de negocio, el legislador protege a lobbies energéticos, bancarios y otros. Y sin embargo, se pide más política, más intervención, más socialización. Más corrupción.

    • FBR
      FBR Dice:

      Pero ¿Vd. ha visto la foto de Rajoy con lo más granado del poder económico español? ¿y la anterior de Zapatero? Eso no le dice nada sobre quien está verdaderamente al frente del Estado. El problema no es que haya demasiado Estado (que puede que tenga razón), el problema es que el Estado es el capital. Y este regula a su antojo, cuando le interesa mucho y cuando no poco.

    • Isidro Elhabi
      Isidro Elhabi Dice:

      Yo lo que he visto es que para Botín, ZP era un estupendo presidente, y que Rajoy “lo está haciendo muy bien”. Yo lo que he visto es que ninguno se atreve a llevarse mal con el poder, como admite en una reciente entrevista Francisco González, presidente del BBVA, esta semana, y único banquero que le negó al Gobierno el apoyo en la salida a Bolsa de Bankia y la entrada en el Sareb. ¿Se cree usted que la banca española no sabía que Bankia estaba quebrada al salir a Bolsa? Y sin embargo, todos tuvieron que comprar acciones. Y sin embargo los rescatados no han sido los bancos, sino las cajas plagadas de políticos.

      Yo lo que veo es que el Gobierno actual gracias a que el anterior hizo mal un concurso, ha podido quitar varios canales a los “rebeldes” de algunos medios de comunicación, para dárselos a las telecos. Y así tener apretados a los medios de comunicación.

      Yo lo que veo es que hace un año y algo, hubo un rumor muy fuerte que el Corte Inglés quería hacer un ERE, y que dicen que la autoridad laboral no dio su visto bueno.

      Yo lo que veo es que para hacer obras multimillonarias de infraestructuras no gana la mejor oferta, ni se hacen de forma transparente ni objetiva, ni elegido por técnicos, ganan las constructores que el poder político elige.

      Yo lo que veo es que para autosuministrarte de energía solar dependes de una eléctrica, y que E.ON, una eléctrica alemana muy potentes se va de España, porque hay quien dice que “así no se puede competir”.

      De todas las empresas del Consejo de la Competitividad, su gran mayoría son bancos, energéticas y medios de comunicación, todas ellas altamente dependientes del Gobierno de turno. Viven a costa del BOE en gran medida y del dinero público. ¿Por qué son esas empresas las que meten a políticos como Consejeros? Para influir en su regulación. Sólo Inditex, Mango y Mercadona son verdaderamente autonómas. Yo no recuerdo ningún político consejero de Mercadona, o de Inditex, pero sí recuerdo de Telefónica, de Gas Natural, de Endesa, de Repsol… Y le recuerdo que el Gobierno es el que invita a esos empresarios y que a cambio recibe unas predicciones económicas exageradas como publicidad, y una imagen de fortaleza en el empresariado. Y ese empresariado subvencionado a su vez hace lo necesario para conseguir las regulaciones necesarias para proteger sus oligopolios frente a nuevas formas de negocio disruptivas y cortando toda innovación y desarrollo ajeno. Veáse el canon AEDE, la regulación del crowdfunding, la energía solar, la regulación de los drones, la regulación de los apartamentos turísticos, etc. El BOE le aseguro que es poderosísimo.

      Yo no quiero que los empresarios nos gobiernen, lo que quiero es que el poder político y empresarial no confluyan y que sea un compadreo capitalista-socialista, que es lo que tenemos. Quiero competencia, quiero libertad, y quiero democracia, no esto.

    • ENNECERUS
      ENNECERUS Dice:

      Isidro: Me pongo de pie ante su comentario. A veces pienso que la inmensa mayoría de los economistas exitosos se han prostituido (intelectualmente hablando) a las exigencias de los poderosos. Es curiosísimo ver cómo las mayores fortunas (occidentales) del mundo, despotrican contra el sistema que ellos dominan y les ha hecho inmensamente ricos y poderosos.

      Mientras tanto la clase media, incluyendo a la clase media-alta, esa que no tiene quien le defienda, destrozada y maniatada por regulaciones, impuestos y tasas sin fin.¿Hasta cuando?

      Posibilidades:

      a) Una revolución. No parece probable pues la mayoría es miedosa y nada dispuesta a arriesgar lo más mínimo.

      b) Una dictadura. De hecho es en lo que está degenerando la democracia liberal: En un estado de excepción no declarado, donde el principio de presunción de inocencia queda reservado para los miembros de la casta. Está llegando la temida dictadura democrática, la peor de las dictaduras, camino de acabar en una democracia totalitaria.

      c) Una liquidación ordenada. Compatible con b) es lo que ocurrirá cuando nos compren los chinos, salvo que tengamos recursos para emigrar de Europa.

      Menos mal que el Rey ha abdicado por fin. Eso sí, la institución más importante del país, ayuna de regulación: No existe la L.O. exigida por la Constitución para estos casos, ahora la van a sacar a toda prisa y las terminales mediáticas hablan de “Decreto aprobado por mayoría absoluta de Congreso y Senado”, para pasmo de los estudiante boloñeses de primero de derecho.

  3. Isidro Elhabi
    Isidro Elhabi Dice:

    Y por último, esa corrupción. Aquí la corrupción es principalmente política; no es de los funcionarios y tampoco de los ciudadanos. ¿Cuál es el problema del CGPJ? ¿Y el Tribunal de Cuentas? ¿RTVE, Seguridad Nuclear, etc? Está todo politizado, desde las principales instituciones hasta la última empresa pública del pueblo más pequeño que gobierna el cacique de turno. Se calcula que hay unas 100.000 leyes, todo se quiere solucionar con una ley. No hay pocas leyes, claras y precisas que sean de fácil y sencillo cumplimiento. No hay reglas claras, todo es relativo y acaba dependiendo del político de turno. Hay demasiadas leyes, oscuras, complejas y con muchos agujeros. Eso lo sabe cualquier jurista y así las hacen los políticos. Y es esto una de las principales razones de la corrupción y las desigualdades. Disminuye la transparencia y fomenta el clientelismo. Tenemos un sistema político-legislativo que favorece la corrupción, y unos empresarios que dependen de los políticos, y que no sufren las consecuencias de sus actos ni cumplen las mínimas reglas capitalistas por la protección política. Y sin embargo, muchos piden más leyes, más control y más poder político. Demasiado gobierno, demasiado poder, demasiada corrupción.

    Ojalá algún día la mayoría de la gente se dé cuenta, que la clave es la libertad junto con la responsabilidad, la verdadera separación de poderes y la limitación de estos a través de controles, y la rendición de cuentas. No podemos esperar que iluminados nos saquen de esta, ni podemos confiar en la honestidad y moralidad de los gobernantes porque el poder corrompe. Es así. Y siempre lo será. Y hay corrupción porque compensa y porque no hay consecuencias.

  4. KC
    KC Dice:

    Este artículo hubiera estado muy bien de haber sido firmado en 2008 o así. A junio de 2014 me parece bastante obviedad, a excepción de aquellos que siguen viviendo de la cada vez más estrecha sombra del árbol caído. Pero ya sabemos que lo que significa la prevención y la rapidez para evitar según qué cosas no es precisamente algo que caracterice ni haya caracterizado nunca a eso que llaman Hespaña. Mucho menos en el sector jurídico -de la mano del económico-, el cual deja bastante que desear en muchos ámbitos, como no me cansaré de repetir las veces que hagan falta.
    Ay, que obvio parece todo… Y qué “tontos” o qué “raros” eran aquellos que ya describían cómo iban las cosas hace unos cuántos años…

  5. de lege ferenda
    de lege ferenda Dice:

    Desigualdad y corrupción. Enrique López, el desigual que integra el TC pese a carecer de méritos diferentes de su sumisión al Poder Corrupto, ha sido pillado borracho en moto, sin casco y cometiendo infracciones, a las 7:30 de la matine. No consta que le hubiera sido efectuado el aleatorio control de drogas en saliva; ni análisis de sangre.
    http://www.europapress.es/nacional/noticia-magistrado-tc-enrique-lopez-da-positivo-control-alcoholemia-ser-interceptado-moto-casco-20140601151826.html
    Cada vez se entierran más en la mierda.

  6. Panóptico
    Panóptico Dice:

    Que el autor del articulo, sostenga lo que dice sobre la corrupción, despues de lo que sabemos sobre los tejes manejes que tuvo en el Caso Gurtell y lo publicado por el Sr. Ernesto Ezkaizer en su ultimo libro, en relacion a la defensa -conseguida para mas inri- de la mujer de Barcenas muy cerca, pero muy cerca del Juez Pedreira, me sonroja, puesto que una cosa es que defendiese al Juez (condenado por prevaricador) Gomez de Liaño y otra que nos cuente un sermón de que tenemos que hacer con la corrupción, cuando en su caso, la ha tenido tan cerca…

    Por dejar solo un enlace, ilustrativo véase aquí:

    http://www.extraconfidencial.com/movil/articulo.asp?idarticulo=12113

    • ENNECERUS
      ENNECERUS Dice:

      “al Juez (condenado por prevaricador) Gomez de Liaño”

      Se le olvidó añadir: “con sentencia firme anulada por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos por no haber sido dictada por un Tribunal imparcial”.

      Pequeño detalle sin importancia, sr. Panóptico.

  7. C
    C Dice:

    ¿”Riqueza muy mal repartida”?
    ¿Acaso habría una forma de “repartir bien la riqueza”?
    La riqueza no es un concepto estático, sino dinámico.
    Y aún en el caso de que fuera estático, ¿quién decidiría cómo debería repartirse?
    La situación que padecemos se debe a un intervencionismo sin límites del Estado, que todo pretende controlar y legislar, así como a una deficiente vida moral de muchos.
    La salida está en una sociedad más libre y virtuosa. Depende de cada uno. Está en nuestra mano.

  8. Manu Oquendo
    Manu Oquendo Dice:

    Buenas noches:

    Que a estas alturas sigamos con el mantra –rawlsiano– de la equidad aritmética como remedio de todos los males dice poco de nuestra capacidad analítica y sintética y mucho del instinto gregario que nos indica por dónde movernos para que no nos lleguen las cornadas.

    Si toda la riqueza se repartiese aritméticamente (quitándoselo a ese 1% del que nos habla Stiglitz) tocaríamos a unos 3000 euros por cabeza y, si recordamos las tesis del cura Azpilcueta (*)–autor de la teoría cuantitativa del dinero– nos daremos cuenta de la banalidad de tal reparto por sus consecuencias y externalidades así como de que a los únicos que tal redistribución paliativa resuelve la vida –divinamente por cierto– es…. a los “Redistribuidores Profesionales”.

    ¿Por qué es el Dinero ganado lo que hay que repartir y no el Poder que en sus muchas vertientes (poder de mercado, por ejemplo) es causa primera y fundamental de la mala distribución? ¿Por qué corregimos el resultado y no la causa? ¿Simplemente porque es más fácil desde la coacción y la fuerza? ¿Por qué es el mecanismo que hace crecer al poder?

    Estamos en crisis, cierto. Y lo que nos recuerdan Popper, Koyré, Kuhn y tantos otros es que cuando un paradigma entra en crisis no podemos quedarnos absortos con la mirada fija y vidriosa en los resultados del viejo modelo como si jugando con ellos fuéramos a cambiar algo.

    Al contrario, hemos de tratar de entender las causas primeras, al menos intentar acercarnos a ellas porque son las que han de cambiar para que el paradigma fallido no se enquiste y se pudra la posibilidad de que emerja el nuevo.
    A esto no llega Piketty en su obra reciente. Es un tema incómodo como siempre que se apunta hacia la raíz de algo y esa raíz es profunda.

    La banca es chivo expiatorio de las limitaciones, carencias, incompetencias y perversiones del poder político es un mero instrumento bajo el absoluto control del poder.
    Además tiene el afectuoso “detalle” de poner la otra mejilla y permitirnos insultarles por cuenta del Soberano. Lleva haciéndolo siglos y cobra por ello.
    Pero no es la causa del pollo actual ni de los anteriores.

    Caer en ello es a veces incómodo porque nos obliga a replantearnos cosas que hemos sacralizado inmerecidamente.

    En fin, buenas noches.

    (*) http://es.wikipedia.org/wiki/Mart%C3%ADn_de_Azpilcueta

    • de lege ferenda
      de lege ferenda Dice:

      Muy estimado Sr. Oquendo, suelo coincidir (más o menos sobre el 100%) con sus comentarios. En este, sin embargo, la coincidencia va más allá del 100% (¿200%; 500%??).
      En efecto,el dinero crea riqueza CUANDO CIRCULA. Y el dinero crea pobreza cuando se almacena y no se usa. Silvio Gessell acertó de lleno. Por ello no es conocido por el “público”. Porque consiguió con la lógica y la razón lo que la razón ilógicamente interesada de “Los Mercados” (de los corruptos mercaderes, a quienes empezamos a conocer) niega como anatema (bueno, pronto como delito horroroso).
      Y si el negocio de nuestra esclavitud es la ganancia del “Sector Derecho” (opss, digo, del Sector Finaciero), hoy es posible por la gracia de los corruptos Medios de Comunicación Masiva.
      Viene ello a cuenta de lo que no se tiene en cuenta: “Podemos” es una máquina engrasada por el PP (Planeta; La Razón, A3Media, Onda Cero) y por el PSOE (Público). Subvencionada (por distintas vías, como la de la Hada Colau, que consiguió “acabar” con -según las propias cuentas de la PAH -que estoy seguro de que está hinchadas; pero mucho-, que lleva agarrándo la pasta de Pissarello, el del Observatori DESC), akl menos desde 2006 -pasta que le hizo llegar el Sistema via subvenciones públicas para cosas como “la vivienda de Género en ParagÜay”), y lo que no parece llamar la atención de nadie; Su dIRECCIÓN, TRIUNVIRAL (eRREJÓN, iGLESIAS Y mONEDERO) ESTÁ INTEGRADA Por sociólogos, esto es, por especialistas en manipular sociedades humanas); todos ellos relacionados íntimamente (es intencional la llamada a la intimidad) con IU, Frente Cívico, Mesas de COnvergencia, etc…

      Son los que nos representan como cabreados; pero carecen de otro programa que la denuncia de lo que todos sabemos. Denuciar la corrupción, con la adecuada cobertura mediática, se ha venido, inconcebiblemente, a asimilar con no ser corrupto.. Pero eso es una falacia; como tendremos, desgraciadamente, ocasión de comprobar.
      Saludos; excepto al autor, con el que lamentablemente he coincidido en un mismo asunto, y de cuya actuación procesal ninguna alabnza me es posible realizar.
      Sin embargo , si me interesaría que, desde el Parque Guell, su eminencia me explique el comportamiento del Alcalde de Barcelona, rendido ante la violencia, cuando la violencia es consustancial a su corrupta agrupación Político/electoral. Lo pregunto porque no me lo explico; salvo que piense mal; salvo que piense que los Partidos del Sistema PROMOCIONAN LA VIOLENCIA EN NUESTRAS CALLES. Que, por cierto, es lo que pienso.

    • ENNECERUS
      ENNECERUS Dice:

      Me van a salir agujetas de tanto ponerme de pie.

      Piketty quiere pasar a la historia como el nuevo Keynes. La culpa nunca es de los Gobiernos, salvo por no llegar lo suficientemente lejos en la implantación de la democracia totalitaria que expurgue cualquier libertad individual, comenzando por las económicas.

      Por ejemplo, a (casi) todo el mundo le parece perfecto que el estado, después de imponer como moneda de cambio de curso forzoso un dinero fiduciario que emite en régimen de monopolio titulizado en papelitos, prohíba luego su libre uso.

      Y que nos endeude hasta los restos, para que unas generaciones numéricamente escuálidas de hijos y nietos paguen todos los excesos del presente.

  9. YoMismo
    YoMismo Dice:

    J. Trias dice: “la gran crisis política, económica y social que se inició el 11 de septiembre de 2001 con la caída de las torres gemelas”

    Ninguna de esas tres crisis tiene nada que ver con los ataques del 11-S. Qué bien vive el zorro en el totum revolutum del gallinero.

    • ENNECERUS
      ENNECERUS Dice:

      Concuerdo. Esa fue la excusa para dar el golpe de timón definitivo hacia la democracia totalitaria.

  10. Panóptico
    Panóptico Dice:

    Sr. Ennecerus:

    El Tribunal Europeo de Derechos Humanos, no anula ninguna Sentencia del Tribunal Supremo, la que se refiere al Magistrado (entonces de la AN) Gomez de Liaño, fue confirmada por el Tribunal Constitucional STC 229/2003 y lo que declaró el TEDH el 22-07-2008 “……El Tribunal estima, en consecuencia, que en las circunstancias de este asunto, la imparcialidad de la jurisdicción sentenciadora, podía suscitar serias dudas, en la medida en la que todos sus miembros, habían intervenido en numerosos actos de instrucción ,de los cuales, en particular, la apelación contra el auto de procesamiento dictado contra el demandante……” osea que se condena al Estado Español, ha respetar a partir de esa fecha un rigido control de la imparcialidad,…..

    De hay, al hecho evidente de que “prevaricó” en sus resoluciones y de que fue ANULADA su Sentencia, va un largo trecho, que no se de donde le parece a Vd., porque este no es el caso de los condenados y cumpliendo prisión de la famosa TEDH (Messeguer y Jabato……o la de Ines del Rio Prada) ….., que son casos muy, pero muy distintos.

    Saludos

  11. madrid abogados
    madrid abogados Dice:

    Un artículo muy interesante. La corrupción es un problema que desgraciadamente nos ha acompañado a lo largo de los años, y debemos hacer un esfuerzo importante para instaurar cambios en la conducta y luchar por un futuro más justo. Un saludo

Los comentarios están desactivados.