España vs Alemania: de políticos, austeridad, gasto público y controles

En estos días sube la tensión entre la ciudadanía que sufre desahucios, impagos, paro y subida de precios de gas y electricidad. Cualquier información de desviación de dinero público por parte de las administraciones públicas provoca fuertes emociones y protestas. En este ambiente un artículo en EL MUNDO sobre los austeros políticos alemanes llamaba la atención de muchos españoles hartos del malgasto público en España. Se habló de la ejemplaridad de los alemanes con la austeridad. Pero solamente es parte de la verdad.

Es cierto que los alemanes en general viven más bien en general por debajo de sus posibilidades. No está bien visto presumir, no se viaja pidiendo crédito y se considera que los impagos destrozan a largo plazo tu negocio. Pero la clase media en Alemania vive mucho mejor desde el punto de vista de seguridad social y en relación sus ingresos salariales y el coste de la vida. Esto también cuenta para los políticos.

Es cierto que las parejas de Ministros, diputados o el marido de la Canciller tienen que pagar sus viajes si les acompañan en visitas oficiales. En Alemania se separa a todos los niveles y con mucho rigor lo privado de lo profesional. Esto ha conducido a situaciones en las que las parejas de políticos, incluso de muy alto nivel, vuelan no en aviones del Estado, sino en aerolíneas privadas, a veces de “low cost”, para ahorrar.

El rigor del sistema alemán con el uso de los impuestos y el control de toda la sociedad y de las instituciones democráticas es tan estricto que hasta los puntos aéreos (miles) que los diputados pueden tener por sus desplazamientos desde su lugar de residencia a Berlín no se pueden usar para asuntos privados, sino solamente para otros viajes oficiales necesarios en los que se reinvierten.

Los diputados alemanes viven muy bien. No con lujo, pero tampoco con estrechezes. Se han hecho también cosas para reducir la tentación de la corrupción y los conflictos de intereses. Reciben dietas por importe de unos de 8.000 euros brutos al mes para el alquiler de su piso en Berlín y los gastos de transporte etc. Reciben otros 50.000 euros al año, más un importe fijo para costes de sus oficinas en Berlín y  de la oficina de su circunscripción por importe  de otros 12 000 euros al año. La idea es que con ese dinero se garantiza su independencia.

Si un diputado decide que prefiere vivir en un albergue, cuando hay sesión parlamentaria es su decisión, como lo explicaban en una información televisiva, de forma que si ahorra dinero esta parte no se devuelve a las arcas públicas. Pero el control sobre lo que hacen con el dinero, con qué que lujo viven etc., es muy alto. Por eso el Presidente Federal Christian Wulf tuvo que dimitir por existir una sombra de duda acerca de un posible conflicto de interés de su cargo con asuntos privados, en este caso la concesión de un crédito en mejores condiciones que al resto de ciudadanos. Al final los tribunales han decidido que no era culpable, pero este asunto le ha costado su carrera política.

Es cierto que quizás falta en España este rigor a la hora de poner en práctica un control de gastos rígido en todos los sentidos. Pero Alemania no gasta menos en general. Tiene más funcionarios por 1000 habitantes que España, y los sueldos del sector público son más o menos iguales. La Administración tampoco es mucho más eficiente que la española que ya tiene un muy alto nivel de digitalización.

Lo que es diferente es que el gasto público no puede desviarse hacia el bolsillo personal. Eso es casi imposible. La garantía procede, entre otras, de instituciones como el Tribunal de Cuentas que tiene una función muy activa en la política diaria. Es totalmente independiente y vigila de forma muy diferente a como lo hace el Tribunal de Cuentas español, Y controla también a los diputados. Acaba de publicar un informe crítico sobre los presupuestos de la Gran Coalición que preveen entre otros 150 medidas para la familia. Estas críticas, o también la publicación de las deficiencias que detecta el Tribunal de Cuentas, tienen siempre un impacto muy grande en los medios de comunicación que, por su parte, son a su vez un órgano de control importante en Alemania.

Periódicos como BILD, con orientación sensacionalista, meten de inmediato el dedo en la herida si hay un escándalo de mal gasto en el gobierno o un comportamiento antídemocratico. “Los diputados y también la canciller miran muy en detalle estos medios y su estategia de comunicación. Ellos nos exigen ser transparente y muy correctos con cada paso que emprendemos. Deciden sobre el destino de muchos políticos, reflejan lo que piensa la nación”, dice Bernd Scheelen, un diputado recién jubilado de los socialdemócratas alemanes. Bild vende cada día unos 4,5 millones de ejemplares.

Acaba de criticar por ejemplo que el nuevo Gobierno de la Gran Coalición no reduce deuda e introduce en sus presupuestos muchas nuevas prestaciones sociales que, sobre todo en relación con la política familiar, carecen de eficacia. La deuda estatal de Alemania supone ya alrededor del 80% del PIB. No hay que olvida que fueron los alemanes los que querían que en los tratados de Maastrich se estableciese que la deuda no pudiera superar el 60% del PIB.

Pero lo que es lamentable en España es que el Tribunal de Cuentas, que supone también un coste público importante, no tenga más peso. Y que no controle los gastos de los diputados españoles, sino solamente de la Administración Pública, y esto muchas veces con retraso. Cierto es que analiza también las cuentas de los partidos a diferencia de lo que ocurre con otras instituciones de este tipo en Europa. Pero viendo lo que ha sucedido con las cuentas del PP parece que su trabajo tampoco es muy eficiente en este ámbito. Ahora se ha publicado un informe sobre los gastos en relación a los presupuestos del Gobierno del 2011 que ya no tiene mucho impacto o un informe sobre la fiscalización de la agencia tributaria del año 2012. La agilidad del control y la transparencia deberían aumentar.

En este sentido, debemos recordar que muchos países como en Inglaterra y también en Alemania los partidos, ministerios y diputados tienen una página web dónde cuelgan sus ingresos y gastos como este diputado alemán. En Alemania la honestidad, la sencillez y la transparencia es un reclamo electoral, incrementa enormemente la credibilidad del candidato y por esto aumenta su popularidad. Es impensable en Alemania  que un Gobierno bajo sospecha de corrupción como es el caso con el actual Gobierno en España, sea más popular en las encuestas que los partidos de la oposición y que no haya presión popular alguna para que dimiten las personas bajo sospecha.

Aunque la información que emitía hace poco Telemadrid sobre los austeros políticos  alemanes tampoco es del todo cierta, sí es verdad que no está permitido en Alemania que alguien se deje invitar por una cadena de hoteles de lujo o se aproveche de descuentos como parece que han hecho algunos diputados españoles para atender a las sesiones parlamentarias. Quizás se ha perdido en España la idea que un diputado es un delegado del pueblo, los votantes son su clientes y él debe hacer todo para cumplir sus deberes y ser un ejemplo en todo. Para ello es necesario evitar cualquier conflicto de interés. Esto se extiende en Alemania a cualquier nivel de de la sociedad. Tampoco se tolera en Alemania pensar que periodistas conocidos hagan publicidad para una Banco o otras empresas importantes. Se separa estrictamente la información de la publicidad y los intereses económicos.

 

11 comentarios
  1. ignacio
    ignacio Dice:

    alguien conoce un buen grupo de baile, un conjunto musical alegre o un cómico alemán ?
    si Ud. tuviera que cruzar un continente en un coche sin poder repararlo…..¿elegiría un coche made in Spain, in Italy, in the UK, in France or made in Germany?
    ¿Por qué en España las cosas que no tienen un manifiesto dueño “no son de nadie”?¿Por qué esas mismas cosas en Alemania son de todos?
    ¿Por que un latino que en el año 2000 hacia de lazarillo en las instalaciones de ingenieria de trenes de cercanías en Siemmens, Erlangen a las que yo acababa de llegar como becario hizo un señalado alto en el camino de los interminables pasillos e innumerables salas y despachos para, con asombro y con un pícaro guiño acompañado de un complice codazo en mi flaco invocando comunidad de espíritu, apuntar cómo la puerta del almacen del costosísimo materíal de diseño (cartulinas y papeles de todo tipo, rotrings, compases, tintas de cada color, etc) ESTABA ABIERTA Y EL ALMACEN SIN VIGILANCIA. Aquello era todo una provocación…..
    ¿Por qué los chaquetones de GoreTex, Plumon y elevado precio necesarios para sobrevivir el invierno en el norte de Baviera seguían en su sitio en amplisimo vestibulo sin vigilancia 2 horas despues de dejarla a la entrada en el multitudinario y concurridísmo comedor universitario?
    Por qué el Agente Mulder y Skully en la cuarta temporada en la tele alemana de Expediente X seguían Usteandose pregunté …a lo que Stephan un educado biologo e interprete de oboe compañero de piso me respondío…weil sie noch jetzt gefickt haben

    • RC
      RC Dice:

      “alguien conoce un buen grupo de baile, un conjunto musical alegre o un cómico alemán ?”

      Lo conoce Vd. español?

      Sin guasas, el que hable de “grupo de baile” y “conjunto musical” le revelan como un tanto carroza…hace ya más de una década que se baila sobre todo música electrónica, algo en lo que los alemanes no son solamente destacados, sino pioneros. En cuanto a cómicos alemanes, los hay, y nada malos, pero el humor viaja siempre mal y se traduce peor. Hace falta saber alemán para entender, por ejemplo, los chistes de Hape Kerkeling y las letras de Max Raabe, por no decir nada de las de los Zillertaler Schürzenjäger que, aunque austriacos, eran grupo de baile, conjunto musical y cómicos, con un humor de bajos vuelos que no desentonaría nada en una película de Santiago Segura…

      Yo prefiero evitar las explicaciones esencialistas. He conocido alemanes muy pillos y españoles muy rectos y aburridos (de hecho, posiblemente pueda contarme en ese segundo grupo). Lo que importa es que en un país las normas se hagan respetar y en el otro no haya instituciones para asegurarlo. Cuando ayer era noticia que el mismísimo Tribunal de Cuentas trocea contratos para adjudicarlos sin seguir los procedimientos legales, resulta claro que atenerse a las normas no compensa en España como pueda compensar en Alemania…

  2. Paloma
    Paloma Dice:

    ¿Saben cuantos habitantes tiene Alemania?

    OCHENTA MILLONES, o sea, aproximadamente el doble de España. (Siendo más pequeña, incluso después de la reunificación).

    Pero su tasa de paro es marginal, e incluso necesitan mano de obra extranjera. Mano de obra incluso CUALIFICADA. Los ingenieros españoles y otros universitarios de nuestro país emigran a Alemania.

    Hora es ya de derogar todas nuestras leyes (laborales, financieras, tributarias, admnistrativas, mercantiles…), traducir al español las leyes alemanas y ponerlas inmediatamente en vigor en España.

    Lo digo muy en serio.

  3. Stefanie Müller
    Stefanie Müller Dice:

    Hola Paloma, España tiene que encontrar su propio camino, porque los problemas de España son propio y no necesitan soluciones alemanas. Alemania, te asegura, tiene muchos problemas y te digo en dos años vamos a entrar otra vez en crisis por este enorme estado de bienestar que hemos creado y no es sostenible si los ciudadanos no son dispuestos a dar la mitad de su sueldo para que se garantizen ciertas cosas. Esto en Dinamarca y Suecia es posible, porque la gente sabe el sentido de pagar impuesto. La tendencia en Alemania es, aunque legalmente, siempre evitar de pagar impuestos. Entonces tenemos que ser coherentes y dejar de pagar a madres que cuidan su hijos o dales una pensión aunque nunca han ingresado dinero en la caja de pensiones.. A parte muchas de las prestaciones en Alemania son para estimular la creación de la familia, pero no funcionan. Es una perdida de dinero y da signales equivocadas: el Estado siempre te va a cuidar.. En Alemania mucha gente, mucha más aquí, vive de la solidaridad de otros sin nunca devolver algo de que reciben y esto tampoco es justo..

  4. momus
    momus Dice:

    Una cosa es Europa y otra cosa la periferia europea. España pertenece a la Europa periférica, y desde ahí deben analizarse los problemas españoles. Los conceptos de “Europa” y “periferia de Europa” son claves.

    Europa comprende Francia, Inglaterra (sin Escocia ni Gales), Alemania, Flandes, Países Bajos y Dinamarca, Austria, Bohemia, Suiza y el norte de la península italiana (hasta Roma), y poco más. Esta es la verdadera Europa. En estas tierras es donde aparecieron: el renacimiento carolingio, el arte románico, la regla de San Benito, la escolástica medieval, Cluny, La Sorbona, el arte gótico, el Humanismo, el renacimiento, la recepción del Derecho Romano, la imprenta, el concepto de Estado, el barroco, la ópera, Descartes, la Reforma, la ilustración, la Enciclopedia, Newton, el siglo de las Luces, la toma de la Bastilla, la revolución industrial, la ciencia económica, Marx, Freud, Mozart y Wagner, el surrealismo y el cubismo, el existencialismo, la democracia cristina, el liberalismo y la socialdemocracia, el Mercado Común, mayo del 68, suma y sigue…

    Si se fijan, todo lo que llamamos “Europa” se ha generado ahí, y luego ha irradiado a la periferia europea y a América Latina, y a otros países. Pero España no es realmente “Europa, Europa”, como no lo es Argentina, que sin embargo es un país muy europeo.

    • ENNECERUS
      ENNECERUS Dice:

      Vaya, pues yo me he debido equivocar de continente. Vivo en un lugar rodeado de arte románico, gótico, renacimiento, barroco, rocoó, neoclásico …, el alfabeto de todas las lenguas peninsulares es el latino y del latín derivan todas ellas, a excepción del vasco, de origen discutido pero que parece es la evolución del sustrato celtibérico que se hablaba antes de la llegada de los romanos. La religión cultural es la católica, con sede en Roma ¿estará en el norte de Italia o es periferia?

      Si no somos Europa, ¿qué somos, Islam?

  5. momus
    momus Dice:

    Termino mi reflexión. La Unión Europea es un intento (ya veremos si exitoso) de unificar políticamente Europa y su periferia. Esto plantea dos temas. El primero es ¿hasta dónde llegará la integración de la periferia? Turquia es periferia europea, sin duda, y también Rusia, al menos hasta los Urales. Ya veremos…

    El segundo tema es ¿quién manda aquí? Y la respuesta es lógica: debe mandar Europa, no los países periféricos. ¿Se imaginan a los españoles, polacos e irlandeses siendo capaces de escribir “La Enciclopedia”? Pues yo tampoco.

    • Escotero
      Escotero Dice:

      Españoles, polacos e irlandeses. ¿Qué me dice Vd. de los italianos (al menos en sentido amplio, no únicamente restringidos a las zonas del norte? Por cierto, se me ocurre un punto común entre esas cuatro nacionalidades. Punto común que tiene que ver precisamente con Roma.

  6. momus
    momus Dice:

    Amigo Ennecerus, usted fue un gran jurista alemán, y por eso europeo de verdad.

    Es cierto que en España hay lo que usted dice: arte románico, gótico, barroco, etc. pero fíjese que ninguno de esos movimientos artístico-culturales surge en España (país periférico). Todo surge en Europa y se irradia después a la periferia europea. La periferia asimila, imita, hace variaciones, pero no avanza, es decir, no crea nada propio que después pase a ser acervo europeo común.

    Piense que también hay barroco en México, y eso no lo convierte en un país europeo. También México es un país católico, y eso tampoco lo hace europeo.

  7. O,Farrill
    O,Farrill Dice:

    Creo que todo se reduce a quien es de verdad el “soberano”. Si es el pueblo como dice nuestra Constitución todo lo demás está sometido a él, a sus necesidades y a sus requerimientos. Como el sistema asambleario es inoperante, delegamos parte de nuestro poder en personas elegidas para administrar o gobernar en las que depositamos una confianza vigilante y a las que exigimos cumplan como servidores públicos que son. No están para tener privilegios de ningún tipo, sino para ejercer su trabajo lo mejor que sepan o puedan. Por eso los blindajes legales, la bunkerización y las exigencias administrativas o la falta de controles reales sobre sus actos y consecuencias, así como las responsabilidades desleídas, son una prueba de que -como se dice- el constituyente se ha convertido en constituído y al revés. Estamos para controlarlos a ellos, no para que nos controlen ellos a nosotros. El día que tengamos ésto claro seremos ciudadanos de verdad.

  8. de Lege Ferenda
    de Lege Ferenda Dice:

    Pero no se puede negar que en EspañaOHE aprendemos lo que nos enseñan. Y lo aprendemos muy bien. LA Corrupción que vino dentro del maletín de los 100 kilos del Sr. Flick (el amigo de Flock) fue regada, mimada y cuidada para crecer mucho más que en cualquierotro país, periférico o central (tampoco a escala política somos todos iguales). Y ahora, no se que pasará en el campeonato de fútbol, pero en corrupción, ¿quien nos gana hoy?
    Si, si,ya se que los italianos son un duro rival; pero hoy por hoy, les “goleamos”.
    ¿O va a ser que la “Corrupción Aprehendida”, más que una lacra pública y privada, es un mecanismo idóneo para desactivar cualquier solución política -convirtiéndola en “festivales de indignados”- que nos permita devolver el maletín del Sr. Flick con sus accesorios y subproductos corruptos “periféricos” (que son “estudiados” en el Centro de Europa, periferia a su vez del verdadero Centro Imperial; que está en otro continente; aunque sus armas de destrucción masiva -armas silenciosas para guerras tranquilas- amenazan a toda la humanidad; periférica o central.

Los comentarios están desactivados.