La situación del consumo público y su influencia sobre el PIB

El jueves 29 de mayo, el Instituto Nacional de Estadística dio a conocer las cifras correspondientes a la Contabilidad Nacional del Primer Trimestre de 2014, ampliando el dato adelantado de PIB que dio un  mes antes el Banco de España. En términos generales, la economía española crece a un ritmo apreciable conforme a las expectativas de principios de año.

El PIB a precios de mercado y corregido de efectos estacionales y de calendario ha crecido en el primer trimestre un 0,4% en términos trimestrales y un 0,5% en términos interanuales. Dentro de esta dinámica, la mayor contribución al crecimiento la ha hecho la demanda nacional (0,7 puntos de PIB) mientras que la contribución de la demanda externa es negativa (-0,2 puntos de PIB) cuando en el trimestre pasado la aportación fue de 0,4 puntos positivos.

Este trazo grueso de las cuentas nacionales encierra un caso especialmente importante: el comportamiento anómalo del consumo público. El Gráfico 1 muestra la evolución del consumo público medido en tasas de variación interanual y en términos reales desde 2010:

Gráfico 1

 

En este gráfico podemos observar cómo en el cuarto trimestre de 2013, el consumo público se desploma mientras que se recupera de una forma extraordinariamente rápida en el primer trimestre de 2014. Veamos más de cerca su comportamiento, especialmente la misma magnitud con semejante tratamiento pero en tasas trimestrales:

Gráfico 2

De un trimestre a otro en tasa trimestral (2013Q4 a 2014Q1) el consumo público ha pasado de caer un 3,85% en el cuarto trimestre de 2013 a aumentar un 4,42% en el primer trimestre de 2014. En el caso de variación interanual, en el cuarto trimestre de 2013 el consumo público se dejó un 3,4% mientras que en los tres primeros meses de este año, el consumo público ha disminuido apenas un 0,17%.

En este sentido, este comportamiento de la serie muestra una anomalía evidente. Veamos la cuestión más de cerca. Observemos el comportamiento del consumo público en el año 2012 (desde el cuarto trimestre de 2011 hasta el cuarto trimestre de 2012) esta vez en datos nominales brutos y corregidos de estacionalidad:


 Gráfico 3

—————————————————————————————————

Ahora, veamos la trayectoria del consumo público pero en el año 2013 (cuatro trimestres de 2013 más el primer trimestre de 2014):———————————————————————————

Gráfico 4

En este Gráfico puede observarse con facilidad el desplome del consumo público en 2013, sobrerreaccionando a la tendencia de la serie. Si comparamos la trayectoria de la curva en 2012 –año en el que se suprimió la paga extra de Navidad por un importe de 4.850 millones de euros– con la trayectoria descrita en 2013, observamos una diferencia no imputable a una bajada de gasto real, ya que la remuneración de los asalariados –el 55% del consumo público– aumenta en 4.850 millones provenientes de la recuperación de la paga extra a los empleados públicos mientras los sueldos y salarios permanecen inalterados.

En este sentido, la diferencia es achacable a las partidas correspondientes a la compra de bienes y servicios de la Administración. Realizando una proyección sobre los gastos de 2012 y teniendo en cuenta la evolución de 2013 y la del primer trimestre de 2014, la diferencia entre el consumo “real” y el consumo “contabilizado” está en un intervalo de confianza cuyos extremos son 7.000 y 8.000 millones de euros. La tasa de crecimiento del consumo público en el primer trimestre de 2014 habría sido -1,67% aproximando por la desviación estándar de la serie (a través de medias móviles de orden 4 por ser periodicidad trimestral)

Esta conclusión está apoyada en los siguientes supuestos:

a)      Tal como está indicado más arriba, el 55% del consumo público es Remuneración de Asalariados, la cual aumenta en 2013 con respecto a 2012 únicamente por la devolución de la paga extra de Navidad, teniendo en cuenta que los salarios permanecen congelados y escasos movimientos en la contratación de nuevos empleados.

b)      Las compras de bienes y servicios de la Administración son la única vía por la cual puede modificarse el consumo público a través de pactar con proveedores el pago diferido o, simplemente, alargar los plazos de pago  mediante su contabilización con criterio de caja o no reconocer la factura hasta el momento en que se desee contabilizar. No hay constancia de que el Gobierno haya puesto en marcha un plan específico de reducción de gastos corrientes y que sea un plan que haya acabado el 31 de diciembre.

Las explicaciones de Hacienda

Ante estos hechos, el Ministerio de Hacienda hizo pública su postura. Según su versión, se ha producido un cambio de metodología a la hora de contabilizar y distribuir los gastos a lo largo del ejercicio contable, cargando más los primeros trimestres del año y descargando los últimos, especialmente el cuarto trimestre. En este sentido, es perfectamente compatible una caída del consumo público en el cuarto trimestre de un año y un aumento importante del mismo en el primer trimestre del ejercicio siguiente.

Sin embargo, esta explicación no es convincente. Siempre que se produce un cambio metodológico, el organismo encargado de elaborar la estadística está obligado a publicar dos series: una original y otra adaptada a los cambios producidos para establecer comparaciones homogéneas. Nada de esto se ha producido, con lo cual Hacienda está obligada a ofrecer más explicaciones o reconocer que ha guardado facturas en el cajón.

5 comentarios
  1. Gonzalo García Abad
    Gonzalo García Abad Dice:

    Muy interesante su artículo. Creo que efectivamente se debieron publicar los datos según la metodología anterior y según la actual. Si se ha pretendido retrasar los pagos para que pareciese que el consumo público es menor en 2013 es como lanzar un “boomerang” que se vuelve contra nosotros en 2014. El mayor problema que veo es que ponga en cuestión la credibilidad de nuestro compromiso con la estabilidad presupuestaria. Muchos serían los problemas.Podría incrementar la percepción del riesgo de la deuda pública española, incrementando nuestra prima de riesgo, el pago de intereses y el déficit público. Los agentes económicos podrían percibir señales de una política inflacionista, lo que puede en sí mismo llevarnos a un aumento de la inflación. Si aumenta el consumo público, disminuirá el ahorro público. Si el ahorro privado no aumenta en proporción suficiente para compensarlo, disminuirá el ahorro de nuestra economía en un momento en el que es esencial para poder desapalancarnos y porque, en última instancia,a largo plazo nuestra inversión depende de nuestro ahorro. Y lo más importante de todo, tenemos un compromiso con el pago de la deuda, que nos tiene que llevar a hacer todo lo posible por cumplirlo.
    Las señales que los gobiernos lanzan a los agentes participantes en los mercados son tan importantes como las políticas mismas; no sólo hay que tener un compromiso muy firme con la reducción del déficit, el compromiso debe resultar creíble. Si realizamos cambios metodológicos no convenientemente explicados o se percibe que se puedan retrasar pagos para que parezca que hemos reducido el déficit más de lo que lo hemos hecho, la credibilidad de nuestro compromiso por la estabilidad presupuestaria sufre y pagaremos las consecuencias.
    Reciba un cordial saludo.

  2. ENNECERUS
    ENNECERUS Dice:

    Ya que el articulista no expresa la conclusión más evidente, lo haré yo:

    Como no cuadraban las cifras de déficit, se acordó no contabilizar gasto público en el tercer trimestre de 2013 y hacerlo en el primero de 2014, de acuerdo con la UE, previendo que en el presente ejercicio va a aumentar sensiblemente la recaudación y, en consecuencia, va a disminuir en déficit público en la línea de lo pactado con la UE.

    Blanco y en botella.

    • SantiagoSE
      SantiagoSE Dice:

      Completamente de acuerdo. Lo estaba pensando conforme lo leía y me he encontrado con este comentario que lo expresa perfectamente. Me temo que por mucho que se analice, y se agradecen las aclaraciones del autor, es todo mucho más sencillo.

      Blanco y en botella, sí señor.

  3. Juan Ciudadano
    Juan Ciudadano Dice:

    El profesor Sala i Martin, en su blog, bajo el título “Manipulación del déficit: la nueva mentira de Montoro”, dice sobre este asunto:
    Es importante subrayar que el traslado de gasto de 2013 a 2014 implica que el gobierno ha engañado en a los ciudadanos en dos aspectos importantes. El primero es que no es verdad que se cumplieran los objetivos de déficit en 2013. El segundo es que no es verdad el estado esté reduciendo el gasto público. La propaganda con que se vendieron los números de 2013 era falsa: el gasto público sigue estando a niveles de 2008 y los “recortes” no los está haciendo el gobierno a base de reducir el dinero que va a parar a la ya famosa “casta” en forma de consumo público, sino que los están haciendo los ciudadanos a base de pagar más impuestos.

  4. Isidro Elhabi
    Isidro Elhabi Dice:

    Después de este artículo cabe recordar los dos últimos artículos de Roberto Centeno en El confidencial y rememorar sus preguntas,

    “¿Pero cómo pueden ser tan tramposos? ¿Es que piensan que nadie en España sabe sumar? Y, sobre todo, ¿cómo es posible que Eurostat, el BCE y el FMI no denuncien de una vez al Gobierno de España por la falsedad manifiesta de sus cuentas y auditen ya nuestra Contabilidad Nacional? ”

    Leer más: Corruptos unidos o utopía destructiva – Blogs de El Disparate Económico http://bit.ly/UFRiJa

    ” Viniendo Draghi de donde viene, esto resulta incomprensible. Como alto ejecutivo del Goldman Sachs ayudó al Gobierno griego a engañar a Bruselas durante años sobre la realidad de su deuda y su capacidad para repagarla, hasta que estalló la bomba. Me consta, a través de amigos comunes, que Draghi conoce mejor que nadie todas las trampas de Montoro y Rajoy, unos pardillos a su lado y, sin embargo, sigue alimentando una gigantesca burbuja de deuda. Hace que se cree las cifras falsas de la contabilidad nacional respecto a déficit público y a crecimiento, en lugar de haber exigido la auditoría de la Contabilidad Nacional por el BCE, y un déficit público asumible para tener derecho a participar.”

    ¿Qué ganan estos organismos haciéndose cómplices de la gran mentira de nuestras cifras oficiales?

    Leer más: El Rey se va y deja un país dividido y arruinado – Blogs de El Disparate Económico http://bit.ly/1p9yE5v

Los comentarios están desactivados.