Ironías de la vida, SICAV y dimisiones

El acrónimo SICAV, sociedad de inversión de capital variable, se asocia en el imaginario popular con 1%, fraude y ricos. Por esa razón, al descubrir el eurodiputado Willy Meyer que su plan de pensiones en el Parlamento Europeo estaba invertido en una SICAV luxemburguesa, se ha visto obligado a dimitir. ¿Todo esto tiene algún sentido?  Pues, desde un punto de vista fiscal bastante poco sentido, o casi ninguno.

Hace algunos años, cuando era portavoz de la Organización de Inspectores de Hacienda (IHE)  escribí en Público que una reforma de las SICAV era necesaria, / . Sigo pensando básicamente lo mismo, que es algo diferente que demonizar un instrumento financiero. Conviene recordar los principios básicos: una SICAV es una institución de inversión colectiva. Además, una SICAV es transparente. Lo primero es un desideratum, lo que debería ser; porque como casi todo el mundo sabe hay muchas SICAV que no son realmente colectivas, y que las controla una sola persona o familia.

La ley española exige 100 partícipes o inversores, lo que garantiza que una institución es realmente colectiva. Sin embargo, este número de partícipes se puede conseguir contratando partícipes de pajas, inversores puramente nominales o ficticios. En el argot a estos inversores se les conoce como “mariachis”. A veces, incluso, estos inversores de paja ni siquiera son conscientes de serlo; simplemente, alguien ha dado la orden de invertir en su nombre. Esto es lo que descubrieron algunos de mis compañeros cuando en 2005 hubo un plan masivo de inspección a las SICAV: muchas de ellas no eran realmente colectivas, y por consiguiente, no debían estar tributando al 1% sino al 35%, que era entonces el tipo general del impuesto de sociedades.

En fin, como tantas otras cosas eso cambió el 30 de junio de 2005, día en el que ocurrieron un par de cosas importantes en el Congreso de los Diputados: Se aprobó el matrimonio gay, y con muchísima menos cobertura mediática, el PP, PSOE y CiU acordaron traspasar la competencia para inspeccionar a las SICAV de la Inspección de la Hacienda a la CNMV. Posteriormente, el Tribunal Económico Administrativo Central hizo en la práctica retroactivo este cambio de competencia. Esto significó que se anularon las actas, que muchos millones de euros no se cobraron;  y que el control de la CNMV fue distinto. Cuando este organismo consideró que una SICAV no tenía cien partícipes, le dio un plazo para que los reuniese.

En fin, muchos inspectores consideramos que el control fiscal en un Estado de Derecho debe corresponder a las instituciones fiscales, no a la CNMV, ni al servicio veterinario de la Armada, sino a la Agencia Tributaria, y dentro de ella a la Inspección de Hacienda. Por supuesto, está en las propuestas que la IHE ha presentado para reformar nuestro sistema fiscal  (página 134 y siguientes), aunque como en otras cuestiones esenciales de la lucha contra el fraude, de momento sin mucho éxito.

¿Esto quiere decir que las SICAV son un paraíso fiscal? Pues no. Lo que caracteriza a una SICAV en España es que es transparente: todo el mundo sabe quién es el inversor que tiene una participación significativa en cada SICAV. Eso lo diferencia de un paraíso fiscal que es fundamentalmente un lugar oscuro donde no se sabe quién invierte, ni mucho menos cuánto. Lo que sí son las SICAV españolas es transparentes.

Sin embargo, el de las SICAV sí que se supone un privilegio fiscal si las instituciones no son realmente colectivas. Si usted es un pequeño inversor y compra una participación a un fondo de inversión, o entra en el capital de una SICAV, pierde todo el control de su dinero. Si el fondo o la SICAV ganan dinero, efectivamente pagan el 1%, pero usted ha perdido todo el control de su dinero. Naturalmente, usted puede recuperar el control de su dinero vendiendo. Sin embargo, en ese momento, el Fondo o la SICAV le retendrán los impuestos sobre la renta que correspondan a su plusvalía. Si la SICAV es un 99% suya, usted hará lo que quiera, que normalmente consistirá en no repartir dividendos y diferir indefinidamente la tributación. Si quiere comprar algo, siempre puede hacerlo a nombre de la sociedad, que es suya. A mí me parece legítimo que el dueño de una sociedad haga lo que quiera con ella; pero en ese caso, debería pagar los impuestos normales y no un tipo privilegiado del 1%. Las excusas que se ponen para no cambiar esto y una explicación más detallada la pueden encontrar en mi libro “¿Hacienda somos todos? Impuestos y Fraude en España (Debate)

Éste es el origen y la explicación de por qué para muchos españoles, SICAV se equipara con fraude y ricos. ¿Cuál es el problema de que muchos eurodiputados hayan constituido una institución de inversión colectiva? Moralmente, se puede objetar que gente que tiene un sueldo bruto superior a 8.000 Euros al mes, encima se les complemente, también con dinero público con un euro por cada dos que pongan en su plan de pensiones. Sin embargo, desde un punto de vista fiscal no parece haber mucho truco. Si cualquiera de ustedes aporta a un plan de pensiones, también se deducirá; eso sí usted no podrá tocar el dinero hasta que se jubile. Por otra parte, los fondos de pensiones pagan un tipo del 0% (sí, más bien no pagan el impuesto de sociedades). Al igual que las SICAV o los fondos de inversión, los fondos de pensiones son un instrumento neutro de inversión. Si usted finalmente cobra menos de lo previsto, es que su gestora no ha invertido bien, o le ha cobrado muchas comisiones. No mire a los impuestos porque no hay.

La SICAV luxemburguesa del Parlamento Europeo era colectiva: contaba con muchos inversores reales. Esta SICAV apenas pagó impuestos; pero aún menos hubiese pagado un fondo de inversión o un fondo de pensiones cualquiera en España. El Parlamento Europeo ha señalado que el dinero que pague esta SICAV, que según las informaciones, no se puede recuperar hasta que el eurodiputado cumple 63 años; está sometido a los impuestos nacionales. La única duda que surge es si el Parlamento Europeo y la SICAV informan a las Haciendas nacionales, que supongo que es así; pero ésa no es una responsabilidad de los partícipes.

En fin, no deja de ser  surrealista que la única dimisión que recuerdo en los últimos tiempos por motivos de impuestos se deba a las SICAV; pero no de un millonario por no pagar sino de un político. Para más inri, la dimisión del político, ni siquiera es por votar un régimen fiscal privilegiado, sino  por no poder explicar que ahorra, poco o mucho, para su pensión con la misma fiscalidad que cualquier español. En fin, son ironías de la vida que demuestran que a algunos legisladores debería aprender algo más de impuestos, aunque sólo sea para conservar el puesto.

 

21 comentarios
  1. Gonzalo García Abad
    Gonzalo García Abad Dice:

    Estoy completamente de acuerdo con este interesante artículo, que sería deseable que muchos leyesen para clarificar sus ideas. A mi modo de ver hay varias reformas que convendría hacer para mejorar. Creo que se debe evitar un diferimiento abusivo en el pago de impuestos por parte de las rentas más altas. Pero sobre todo me pregunto como se podría hacer más atractiva la inversión en una SICAV que verdaderamente fuese colectiva para un ahorrador medio. Podría ser una vía para que el pequeño inversor pudiese tener una participación pequeña, pero no insignificante, en la SICAV y que ésta invirtiese diversificadamente en pequeñas empresas, probablemente localizadas en lugares cercanos al lugar de residencia de la mayoría de los socios de la SICAV. Podría invertir en deuda y acciones o participaciones de esas empresas. La cercanía física, con el debido asesoramiento profesional, podría ayudar a constituir una vía de financiación de estas empresas, con una filosofía semejante a la de un capital riesgo que creo que no ha tenido el suficiente arraigo. También podría constituir una forma de hacer un poco partícipe al pequeño ahorrador de las decisiones de ahorro e inversión de las empresas, lo que podría mejorar la cultura financiera del público en general. Pero claro, ¿cómo se podría implementar una reforma que camine en esa dirección? Personalmente, aunque creo que una reforma de este tipo cumpliría una importante misión y abriría algunas posibilidades de inversión y financiación, no creo que sea labor sencilla la “popularización” de SICAV verdaderamente colectivas entre públicos muy amplios.
    Reciba un cordial saludo.

  2. Isidro Elhabi
    Isidro Elhabi Dice:

    Buen artículo! Cuando vi la dimisión me sonreí conmigo mismo. Los comunistas presos de su propia demagogia, qué paradoja! Estas cosas ocurren cuando no se hace política, sino demagogia, marketing y se vende humo, se simplifica tanto el mensaje y se infantiliza tanto a sus votantes que cualquier matiz se convierte en algo incoherente.

    Si te dicen “que las SICAVs son los instrumentos de los ricos para no pagar impuestos”, y resulta que tú tienes un fondo de pensiones en una SICAV pues resulta que tú eres rico y no pagas impuestos. Así de claro.

    http://youtu.be/UWX4Hz-B90c

  3. Momus
    Momus Dice:

    Magnífica explicación técnica. Todos sabemos que las SICAV son legales. Pero la cuestión política es que UPyD llevaba en su programa electoral el acabar con el régimen fiscal privilegiado de estas sociedades. Y el estupor ciudadano es descubrir que la líder del partido era miembro o partícipe de una SICAV.
    Esto es lo que hay que aclarar, y cuanto antes se haga, mejor.

    • bloodykefka
      bloodykefka Dice:

      Eso lo aclararon hace unos días, aunque con unas declaraciones muy cogidas por los pelos. El problema de fondo es que, al igual que en IU, parece que en la formación magenta no tenían ni idea de lo que es una SICAV y se subieron al carro de la demagogia, como muchos de nosotros. Y ojo, es cierto que el fondo en Luxemburgo poco tiene que ver con las SICAV de aquí, pero el problema de fondo es ser víctimas de su propio discurso. De todos modos el problema con las pensiones de Díez viene de lejos, y ya hubo una polémica similar en el paso. Ella contestó que no podía rechazar la pensión hasta que se jubilase, cosa que es verdad, pero, si ahora dice que está estudiando como salirse ¿no lo podría haber hecho antes, cuando la otra polémica?

  4. Lole
    Lole Dice:

    Estoy de acuerdo en que no se debería consentir que haya inversores que recurran a SICAVs “adulteradas” para poder tributar menos.
    Pero al mismo tiempo, ¿cómo se justifica desde un punto de vista social y económico que las SICAVs sólo tributen un 1% de sus beneficios? Yo no lo acabo de ver. Y sospecho que “para muchos españoles, SICAV se equipara con fraude y ricos” por el mero hecho de tributar sólo ese 1%.

    Saludos

  5. Manu Oquendo
    Manu Oquendo Dice:

    Realmente lo de Willy Meyer debe tener otra razón porque la que expone IU es para morirse de risa.

    La explicación — un mensaje de cara a las Municipales para no ser asociados con “la casta” de los Partidos– no puede ser cierta porque en ese mismo instante se verían obligados a dejar caer a Susana Díaz en Andalucía aunque sólo fuera por haberse criado en la cueva y no enterarse de nada.

    Sobre el artículo me gustaría hacer una precisión y una sugerencia.

    En primer lugar, desde el Estado se ha alimentado aunque sólo sea por su silencio –Administrativo y Político– la extendida creencia del público de que las SICAV son un mecanismo privilegiado cuya única tributación era un 1% que mucha gente cree que es sobre su Patrimonio y no por Sociedades.

    Presentarlo de esta forma es un tanto “misleading”.
    Como se debe presentar es como lo que es: Comparado con cualquier otro Fondo de Inversión. Gestionado por terceros o autogestionado como una SICAV o una Persona Física. Es decir, libremente y con independencia de terceros si la propiedad así lo decide.

    Lo que debiera suceder también con las pobres “personas físicas”; ese constructo para el expolio. Perfectamente controlable con los medios actuales y más limpio que los enjuagues de las “Gestoras”.

    Porque resulta que al gestionar nuestro patrimonio el Estado nos trata asimétricamente– y nos obliga a ser gestionados por….la Banca a cambio de un 2.5% de Comisión de Gestión y Depósito (con IVA del 21%) sobre el Patrimonio del Fondo…….. cada año.

    Aquí es donde los de letras deben recordar la fórmula del interés compuesto para ver cómo en 20 años se va el 100% de tu patrimonio en pagar “tales gastos” mientras el Gestor te endosa unas pérdidas patrimoniales del copón.

    Cualquiera de nosotros que en los últimos 15 o 20 años haya gestionado su propio ahorro (las SICAV’s de los pobres con vocación de seres libres) y compare sus resultados con los de sus fondos de inversión o pensiones de gestoras bancarias verá que es mucho mejor gestor que cualquier banco pero que el estado le penaliza fiscalmente por salirse del corral.

    Además, “mis bancos” se han hartado de colocarme Bonos Basura (Deuda patriótica de la Generalitat, por ejemplo). Algo que nadie compraría pero que nuestro “Experto Gestor” (receptor de maravillosos Placement Fees también de La Generalitat Catalana) hace cada día varias veces y mientras Garantiza a Selectos Clientes rentabilidades del 9% porque también gestiona a millones de pardillos que recibirán la contrapartida de las Pérdidas.
    Casos documentados, no teoría.

    El Estado crea las asimetrías jurídicas y fiscales que sostienen las actuales estructuras de poder.

    Esta asimetría, de naturaleza Moral, Filosófica, Económica y Jurídica, debiera ser tema de mayor centralidad a la hora de Diagnosticar nuestros males. Es parte del ADN de nuestro sistema político y raíz del pecado que hoy pagamos los más para disfrute –agónico y aristotélico– de los menos.

    Buenos días

  6. Albert
    Albert Dice:

    Lo escandaloso para mi es que todos los europeos con sus impuestos les estemos pagando un buen sueldo a los parlamentarios y además les demos buenas propinas; y que no se enteren de lo que firman (ser partícipe sin saberlo? peor para un responsable político!) La cosa es que solo dimite uno (bravo!) y Rosa Díaz y el resto que despotrican contra las SICAV tan a gusto?

  7. Jesús Casas
    Jesús Casas Dice:

    Otra polémica nominalista más de Derecho positivo que no va al fondo del asunto que es la fiscalidad del ahorro. Se crimilaliza un nombre y listo, no hay que profundizar ni dedicar tiempo a distinguir y matizar. Salvo excepciones a los españolitos nos dan al nacer, en la “canastilla” una tarjetita que dice, de profesión “pintor de brocha gorda”. Tomemos un pincel fino. a/ Las Sociedades de Inversión de Capital Variable tienen una regulación legal expresa y además notables requisitos documentales, pues hay que someter su constitución a la CNMV. b/ Las SICAV no escapan al control de la AEAT, como cualquier otra sociedad pueden ser inspeccionadas. c/ La legislación fiscal establece tipos reducidos o de diferimiento fiscal (por ejemlo, determinados sistemas de amortización acelerada) para estimular el ahorro y la inversión, que son muy bajos en España en comparación con otros países de la OCDE. d/ Los beneficios que tribitan al 1% son los que se quedan en la SICAV, en cuanto se liquida la inversión o se reparte dividendo tributan al tipo normal. El dinero que un ciudadano cualquiera invierte en un fondo de inversión, una SICAV o cualquier otro instrumento de ahorro colectivo ha tributado lo que corresponda antes de ser invertido: IRPF si es renta, IS si es una sociedad, ISD si procede de sucesiones o donaciones, luego empeñarse en que el ahorro tribute (por ejemplo, impuestos autonómicos a los depósitos) es una barbaridad tan enorme como tributar al 56, 52 o 48% sin que que te cobra te dé el servicio de la calidad correspondiente y sea un gestor honesto. La calidad de los servicios públicos españoles es decadente y quien puede paga doble: vía impuestos (inclúyase seguridad social, que es un impuesto directísimo al trabajo). Por ello, los españolitos prefieren ahorrar en ladrillos y los usan como mercado financiero y luego les pasa lo que les pasa, porque el ahorro está demonizado nominalmente. En un país donde ganar 30.000 Euros al año ya te hace sospechoso de ser “rico” y donde impera el populismo de brocha gorda vamos muy mal. Suprímanse las SICAV y los fondos de inversión y de pensiones, “to’ p’al pueblo” y que los patrimonios que tienen sus ahorros en SICAV se vayan legalmente a Londres o Luxemburgo o Irlanda o las quimbambas, será magnífico para la inversión, tendrán que seguir haciéndola las “SODIs” (sociedades de capital riesgo) de las Administraciones Públicas y así invierten en amiguetes del partido o del sindicato. De brocha gordísima…

  8. Alfonso
    Alfonso Dice:

    Imprescindible artículo para cualquiera que no sea especialista en fiscalidad. Hay que agradecer el esfuerzo -que debe ser bastante- que se necesita para que una persona no especializada comprenda los entresijos de esa, u otras formas de mover el dinero.
    En lo que yerra es en interpretar la dimisión de Meyer como algo que no es más que simple márketing político. Meyer ha dimitido por dos razones: una, para convertir el “y tú más” que se ha convertido en moneda de uso corriente en un “y yo menos” Podría desatar una especie de carrera por el virtuosismo entre la clase política de izquierdas en busca de la “pureza” máxima, lo cual por lo menos va a ser divertido, aunque las cazas de brujas nunca terminan bien.
    Otra, para forzar la odiosa comparación con el resto de los eurodiputados que también participaban. Como se dice en otro comentario anterior ¿qué va a hacer ahora Rosa Díez, que llevaba la eliminación de las SICAV en su programa electoral? ¿Qué hará Cañete?
    En cuanto a las SICAV en sí, creo que no hacemos una valoración ecuánime de cómo se utilizan. Y esto en parte es debido a la falta de transparencia ¿Cuántas existen? ¿Con cuántos participantes? Si yo puedo ir a un registro de la propiedad y pedir una nota simple sobre un inmueble ¿puedo hacer lo mismo con una SICAV?
    Me parece que por mucho que sean legales si al final el 99% de las SICAV son efectivamente instrumentos de evasión fiscal, habrá que darles la razón a los que piden suprimirlas. Otro ejemplo: si yo soy partícipe cuasi único de una SICAV, ¿puedo utilizarla para comprar bienes que disfrute a título particular? Estaría bien que alguien estuviera viviendo en una mansión que fuera propiedad de una SICAV que la tuviera en propiedad como “inversión” ¿veradad que eso no es posible? ¿verdad?
    Y ya que vamos a ello, ¿por qué, como le he oido recientemente a Leopoldo Gandarias, las rentas del trabajo pagan más impuestos que las del capital? Al final vuelvo a pensar lo mismo: no necesitamos 100.000 leyes que no entendemos. Necesitamos 1.000 que sean simples y podamos entender todos.

  9. Peter
    Peter Dice:

    Pues primero agradecer el magnífico artículo (qué haría yo si me tuviera que informar sobre estos temas por los telediarios) y después, por qué no, voy a romper una lanza en favor de Rosa Díez:

    1.- En su programa electoral se apuntaba: “Eliminar los priveligios fiscales concedidos a la SICAV”.
    Aquí lo que yo entendí es que querían regular ciertas prácticas que se hacen España, por eso su Proposición No de Ley decía:

    La experiencia en relación con el funcionamiento de las SICAV en España muestra que han sido utilizadas como un vehículo de inversión por parte de particulares y grupos familiares, que depositan sus inversiones mobiliarias en estos vehículos societarios con la colaboración de las entidades financieras comercializadoras. Estas facilitan cumplir el requisito del número mínimo de socios (100) mediante personas que actúan con un carácter meramente instrumental, al objeto de permitir el cumplimiento de los criterios formales necesarios para la admisión por la Comisión Nacional de Mercado de Valores de estas sociedades dentro de la lista de las que pueden disfrutar de la calificación de SICAV.

    La experiencia también muestra que la Comisión Nacional de Mercado de Valores no dispone de los medios necesarios para comprobar si los socios que forman parte de la SICAV que solicita su admisión a cotización tienen o no un carácter de inversor fiduciario o puramente formal, Por el contrario, la Agencia Estatal de Administración Tributaria no solo tiene los medios necesarios para realizar las comprobaciones e investigaciones oportunas, sino que dispone además de las competencias legales que la Ley General Tributaria le atribuye -a través de la Inspección Financiera y Tributaria- para realizar las comprobaciones pertinentes en relación al cumplimiento de los requisitos necesarios para el disfrute de un beneficio fiscal.

    […] 2º Motivo:[…]
    Un diferimiento de la tributación en el impuesto personal del socio, que solo se producirá en la fecha en la que transmita su participación o perciba dividendos.

    En la práctica, este diferimiento en la tributación de los beneficios acumulados constituye un beneficio fiscal de extraordinaria relevancia. En la mayoría de los países de nuestro entorno, las instituciones de inversión colectiva tributan en un régimen de transparencia fiscal, que impide el disfrute del incentivo fiscal del diferimiento -a voluntad del inversor- permitido por la normativa fiscal española.

    Si no lo he entendido mal:
    1-. Devolver la competencia a la AE.
    2.- Regularlas como en los demás países.

    O sea, no eliminarlas.

    • izaskun
      izaskun Dice:

      Esto es lo que no entiendo: El Mundo dice: “Este instrumento de inversión colectiva fue creado en 1994 y permitía a los eurodiputados adherirse de forma voluntaria para asegurarse una pensión a partir de los 60 años. Las aportaciones se hacían mensualmente, a razón de 1.194 euros al mes mientras que el Parlamento Europeo aportaba el doble de esa cantidad -2.388 euros- en una modalidad de cofinanciación”. Es decir, dinero público de todos iba a la Sicav privada de los parlamentarios? Es lo que tiene que aclarar Rosa Díez, cómo funcionaba, y si el dinero aportado era suyo propio o no.

  10. Luis
    Luis Dice:

    Como hablo de memoria es posible que me pueda equivocar en las fechas, pero no en el fondo. Creo que allá por el año 2003, cuando se permitió el traspaso entre fondos de inversión sin tributación. Es decir, si antes de esa fecha quería cambiar a un mejor vehículo inversor, debía vender, tributar por la ganancia al 15, 18, 21…segùn el tipo del momento y luego comprar participaciones de otro fondo. Desde el 2003, se permite no pagar por el cambio de fondo, lo cual supone que se difiere la tributación hasta el momento en que se deja de tener el dinero en fondos.

    Dicho esto, que diferencia hay con una sicav?.

    El problema es de incontinencia verbal de muchos políticos. Pocas veces buscan dar explicaciones técnicas y al final el descalificar al otro, por el simple hecho de ser rojo, de derechas, progresista…o cualquier se termina volviendo en su contra

  11. Eduardo
    Eduardo Dice:

    Como en tantas cosas, se habla sin la profundidad y conocimiento necesario. En este caso el artículo aclara muy bien la cuestión, y bien se podría hablar de la actuación en su tiempo del TEAC. Pero eso, otro día. Lo que sí es cierto es que a la clase política se le debe exigir una ética y una estética, y aquí es donde naufraga la actuación de los eurodiputados. No se puede hablar de reformas fiscales, supresión de elementos que canalizan la inversión privada y luego impudicamente, aprovecharte de ellos.
    La falta de coherencia intelectual es reprobable a un servidor público. Y por fevor, que no aleguen la ignorancia de lo que firmaban y suscribían.

  12. O,Farrill
    O,Farrill Dice:

    Un artículo estupendo de alguien que ha conocido (o conoce) la inspección de Hacienda por dentro. Por cierto ¿me puede explicar donde están los inspectores que controlan el gasto público? Tengo un gran interés en conocerlos y en saber cuantos requerimientos y persecuciones se hacen sobre los malos administradores públicos. ¡Ya, ya sé lo que “fueron” las intervenciones delegadas y lo que son hoy! El problema es la pérdida de legitimidad para actuar contra los administrados cuando tanto se sabe de los administradores. Eso se llama cuestión de conciencia (para quien la tenga) y autoridad moral para el ejercicio de la función inspectora y sancionadora hacia los administrados. Estoy esperando la denuncia pública desde la asociación de Inspectores de Hacienda del descontrol del gasto público así como de su presencia como denunciantes de hechos que todos conocemos: desde los “gastos de representación” a los muchos privilegios de la clase pública y política. Porque en eso tan importante de en qué se gastan nuestros impuestos, todo el mundo institucional parece mirar a otro lado. Para acabar una puntualización: ¿quien está comprando la deuda pública que las AA.PP. con sus acciones irresponsables nos han creado? Son los mismos que siguen manteniendo el tinglado para que no haya que poner en la calle a muchos empleados públicos que luego se dedican a perseguirlos.

    • Eduardo
      Eduardo Dice:

      La precariedad de personal y de medios en Los organos de control del Estado, nos ha llevado a este descontrol. La Intervención y el Tribunal de Cuentas, interesante la información publicada en El País, son órganos hoy tolerantes con los gobiernos. En cambio, han proliferado en las comunidades estos órganos y con un personal adepto.

  13. jjj
    jjj Dice:

    Yo sí he entendido el artículo. Pero mi muñeca no. Imagino que habrá sicav y sicav. Como hay empresas y cuevas de ladrones y artilugios financieros variados y distintos y que se utilizan espúreamente (¿hablamos de las preferentes ? ¿ lo que son y para qué las han usado?). Como (todas) las sicav que solamente se utilizan para evadir impuestos. Y si ya hablamos de domiciliaciones en Luxemburgo, apaga y vámonos.

  14. Gabriela
    Gabriela Dice:

    ¿Por qué tanto avaricios@ llega a polític@? Ahora en Andalucía tenemos una Ley de la Transparencia … ¿promulgada para defender a l@s ciudadan@s de l@s polític@s?

  15. Fernando Portillo Rodrigo
    Fernando Portillo Rodrigo Dice:

    Imprescindible artículo. Agradecido por explicar tan claro a los que somos profanos en esta materia cómo funciona esto de las SICAV. Desde luego que lo ocurrido con el eurodiputado de IU se entiende menos aún; posiblemente obedezca a razones políticas, simple y llanamente; es decir: cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia.

Los comentarios están desactivados.