La posible privatización parcial de AENA: ¿un nuevo caso de falta de transparencia?

En la rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo de Ministros del pasado 13 de junio compareció la ministra de Fomento Dª Ana Pastor Julián (aquí) para, entre otras cosas, manifestar que el Consejo había tratado el tema de la entrada de capital privado en AENA (Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea). Como enseguida aclararía ella misma se estaba refiriendo solamente a AENA Aeropuertos y no, por tanto, a AENA Navegación Aérea. Anunció que, tras la entrada del capital privado, el Estado conservaría el 51 % y que, en consecuencia, mantendría la mayoría en el Consejo de Administración.

El principal argumento que utilizó la ministra a favor de dicha entrada de capital privado lo enunció de la siguiente manera:

La presencia de inversores privados, a nuestro juicio, va a fortalecer la gestión de la compañía, garantizando la sostenibilidad futura del sistema aeroportuario español en red. La mayor eficacia de AENA será un estímulo al sector del transporte aéreo en España y a los sectores estratégicos vinculados, como son, fundamentalmente para nuestro país, el turismo y el comercio; y, sobre todo, algo muy importante que es el desarrollo internacional de la compañía, que es la tendencia en este momento en todos los mercados”.

Por otro lado, añadió: “[…] la estructura de esta operación ha sido preinformada favorablemente por el Consejo Consultivo de Privatizaciones, que supervisará el proceso en su conjunto, y que la operación tiene una autorización legal ya de un Real Decreto Ley del Gobierno anterior, el Real Decreto Ley 13 del año 2010 (aquí), que había ya autorizado esa entrada de capital al 49 por 100”.

En esa rueda de prensa la ministra justificó la oportunidad de acometer esta privatización parcial en los próximos meses debido a las mejoras habidas en los resultados empresariales del ente:

La mejora de la eficiencia en AENA se ha logrado en todas sus áreas: se ha mejorado la política comercial, hemos recortado los gastos superfluos y hemos adaptado los horarios de los aeropuertos. Como ustedes saben, había aeropuertos en los que salía un vuelo y estaba abierto todo el día; eso no es de recibo. Hemos mejorado la generación de caja: teníamos una caja negativa de -511 millones, no podíamos pagar la nómina, y estamos en este momento, al cierre de 2013, en 847 millones y, a día de hoy, en más de 1.000 millones. AENA Aeropuertos ha entrado en rentabilidad por primera vez y ha alcanzado un beneficio neto de 597 millones. Y la relación deuda-Ebitda ha pasado de 13,8 en 2011 a 7,1 en 2013”.

Es evidente que sobre esta decisión del Gobierno de España se pueden esgrimir argumentos, tanto a favor como en contra, desde diversos puntos de vista: político, jurídico, económico, etc. Desafortunadamente no parece posible un análisis riguroso de lo que puede suponer esta decisión en la medida en que el Gobierno no ha facilitado suficiente información. De todas formas, hay que señalar, de entrada, la posible incongruencia de plantear la necesidad de incorporar al capital privado para mejorar la gestión del ente cuando, según la propia ministra, esa gestión ha mejorado muy notablemente en apenas dos años con el actual estatus. Por otro lado, y esa es posiblemente la principal objeción que se podría hacer a priori, el proceso iniciado conducirá a un modelo aeroportuario muy distinto del que conocemos ahora, en el cual, en aras del interés general, se compensan los resultados económicos negativos de los aeropuertos con una menor actividad con los resultados económicos de los aeropuertos que soportan las mayores demandas. En el futuro el mantenimiento inexcusable de determinadas obligaciones de servicio público obligará al Estado a compensaciones por la vía de las subvenciones, lo que implicará sin duda unos mayores costes para el conjunto de los ciudadanos.

La ministra, en la referida rueda de prensa, manejó una presentación en PowerPoint que se puede descargar de la web del Ministerio de Fomento (aquí). Hasta hace unos días era posible descargar también de esa web una nota de prensa (aquí) con la misma información que la proporcionada por la ministra el día 13 de junio. Sin embargo, ni en la web del Ministerio ni en la de AENA se encuentra ningún documento que avale la decisión del Gobierno: dictámenes jurídicos, estudios técnicos y económicos, etc., ni tan siquiera el “preinforme” del Consejo Consultivo de Privatizaciones (CCP) al que aludió la ministra en su intervención.

En cambio, en la web de este organismo (aquí) se puede descargar un “Informe de Actividades 2012-2013” (aquí) en el que sí hay información, aunque sea limitada y quizás insuficiente. Se indica que con respecto a la privatización de AENA Aeropuertos, S.A. el CCP solo ha elaborado “un informe intermedio sobre una propuesta de diseño y sobre la selección de los asesores. Esta operación está pendiente de la decisión del Gobierno de llevarla adelante así como su posible diseño definitivo. A partir de abril de 2013 se ponen en marcha los concursos para la selección de un asesor jurídico y un asesor financiero. Estos concursos se publican en la página web de AENA y posteriormente en el BOE. El 22 de abril se cerró el plazo para la presentación de ofertas y el 26 del mismo mes se propone la adjudicación de Pérez LLorca Abogados, S.L. como asesor jurídico y de Lazard Asesores Financieros, S.A./NMAS1 Corporate Finance, S.A. como asesor financiero en el proceso de privatización de AENA Aeropuertos”. A pesar de que, como se ha indicado, lo que hace público el CCP es solo un “informe intermedio”, resulta muy aconsejable leer las páginas 185 a 205 del referido “Informe de Actividades 2012-2013”, que tienen fecha de 21 de octubre de 2013, en la medida en que orientan sobre los pasos que puede tener intención de dar el Gobierno en los próximos meses y a los que se refirió la ministra de Fomento en la repetidamente citada rueda de prensa.

La pregunta final es inevitable: si ya nos encontramos en la penúltima fase del proceso de privatización parcial de AENA Aeropuertos, ¿no deberían hacerse públicos y con un fácil acceso los resultados más relevantes de los estudios elaborados por las entidades asesoras, así como los que, con toda seguridad, habrá elaborado la propia AENA, de carácter técnico y referidos específicamente al funcionamiento del sistema aeroportuario estatal? Si el Gobierno ha diseñado una operación que considera positiva para los intereses generales, ¿cuál es la dificultad para hacer públicos los resultados principales de unos estudios que, no se olvide, han sido pagados con dinero público?

13 comentarios
  1. Gonzalo García Abad
    Gonzalo García Abad Dice:

    Los temas relacionados con la regulación de los sectores y con las privatizaciones son temas clave. Una mayor transparencia puede ser deseable, sobre todo porque la ciudadanía quiere conocer si realmente los aeropuertos están bien gestionados. Sin embargo, no olvidemos que difícilmente se podrá culminar con éxito un proceso de privatización que previamente exija poner al descubierto todo tipo de detalles sobre la empresa, puede que a los posibles compradores no les interese que se hagan públicos demasiados detalles de cómo es la empresa que pretenden comprar. También es cierto que, para que haya muchos interesados, antes tiene que haber un mínimo de información que llame al interés de los posibles compradores. Hay que buscar un equilibrio.
    Creo que, efectivamente, un tema clave es cómo va a afectar el proceso de privatización a los aeropuertos deficitarios. Una mayor transparencia nos puede informar sobre razones de mala gestión que puedan justificar ese déficit. Sin embargo, sin conocer todos los detalles que permanecen ocultos, no es muy aventurado decir que el principal problema de esos aeropuertos son unos elevados costes fijos unidos a una demanda sustancialmente menor a la de otros aeropuertos. Para conocer cuál sería la mejor regulación que permita un servicio público universal, algo que no puede permanecer ajeno al debate político por sus importantes consecuencias sobre la vertebración territorial, es necesario conocer más detalles sobre las características de los distintos aeropuertos y sobre los posibles proyectos que se puedan poner en marcha, la financiación que necesitarían, etc. Pero hay que tener en cuenta que esos debates pueden complicar mucho el proceso de privatización.
    Un aspecto que me parece de gran importancia es que buena parte de la población permanece por desconocimiento ajena a los debates sobre la regulación de los diferentes sectores. Creo que, incluso más necesario que la transparencia, es poner a disposición de la población en general de forma didáctica, sencilla y entendible cuáles son las claves del debate de la regulación del sector. De lo contrario la transparencia podría tener efectos perjudiciales para la viabilidad de la privatización sin dar mayor información útil para el ciudadano.
    Reciba un cordial saludo.

  2. Miguel Ángel del Val
    Miguel Ángel del Val Dice:

    Creo que los comentarios que hace D. Carlos García Abad complementan magníficamente mi “post”, que sin duda carece de determinados matices y no desarrolla apenas lo que quizás es el meollo de la cuestión: qué modelo aeroportuario se quiere y cuál es la forma de optimizar los servicios que se ofrecen a los ciudadanos con un menor coste para estos.
    Es muy cierto que determinados detalles empresariales no se pueden hacer públicos porque eso podría comprometer el desarrollo del proceso de privatización parcial que se quiere llevar a cabo.Por eso yo hacía referencia expresa solo a los resultados más relevantes de los estudios e insistía en los de carácter técnico que haya podido obtener a cabo la propia AENA. Es decir, más allá del mantra de que la gestión privada es mejor que la pública (algo que en el ámbito de las infraestructuras de transporte solo resulta cierto en contadas ocasiones) hay que explicar qué justifica de verdad la privatización parcial (puesto que hay indicios de que solo tiene fundamentos “ideológicos” y el objetivo de beneficiar a determinados intereses privados), qué beneficios van a obtener los ciudadanos (tanto a corto como a medio plazo) y cuál es el saldo económico de estas operaciones. Además hay que explicar cómo, según las previsiones que se hayan podido hacer, va a funcionar el sistema aeroportuario dentro de algunos años. Si se han llevado a cabo estos análisis y no se hacen públicos, malo; si se carece de esos análisis que podría ser), peor.
    Me permitiré una pequeña apostilla a lo que escribe D. Gonzalo García Abad en sus comentarios, en relación a la utilidad que pueden tener determinadas informaciones para los ciudadanos. Mi opinión es que debe dejarse a los ciudadanos que decidan por sí mismo si informaciones relevantes (y estas de las que hablamos lo son, sin duda) les resultan útiles o no.
    Finalmente, reitero mi agradecimiento a D. Gonzalo García Abad por enriquecer el debate con sus precisiones.

    • de Lege Ferenda
      de Lege Ferenda Dice:

      Los “detalles empresariales” no existen fuera del sometimiento pleno de la Administración a la Ley y al Derecho. Hablamos de Empresas públicas.

      Son los “secretos” los motores de la corrupción.

      En cuanto a cuales sean las claves de la privatización; todos lo sabemos. El expolio de lo público. Como con telefónica; como con Campsa, Endesa,com con Páginas Amarillas,privatización realizada por Ansar, el del ardor guerrero, que vendió-privatizó- nuestros datos personales; .. como con todo ; como siempre. IMPUNEMENTE.

      Ahora vía Pérez Llorca, otro puertagirado.

  3. Jaime de Nicolás
    Jaime de Nicolás Dice:

    El problema de este Gobierno (uno de ellos, pero no el más pequeño), es que la falta muchísima credibilidad. Desde que entró a ejercer, estamos muy acostumbrados a que nos dé gato por liebre, a que diga que legisla de una manera, y luego haya trampa, que diga medias verdades que muchas veces son peor que las mentiras, etc. Sin hablar de los esperpentos del tipo declaraciones sobre Bárcenas y similares. En definitiva, en asusntos como éste, podemos tener la impresión, creo que plenamente justificada, que es más lo que se nos calla que lo que se nos dice, y más importante, que las razones para hacer esto spn otras que las expuestas, y quizá menos santas. Esto no es prejuzgar, me temo, es simplemente hacer uso de la experiencia.

  4. Esteban Fdez-Hinojosa
    Esteban Fdez-Hinojosa Dice:

    Como ciudadano ajeno a la regulación de estos sectores, son los debates de altura y transparencia, como el presente, los que pueden inducir que libre y entusiastamente uno se enganche a estudiar y a comprender sus claves o comprobar si los mismos son relevantes para sus inquietudes o intereses.
    En base a esto, deseo presentar mi gratitud a este blog y animarlo a mantener el rumbo.

  5. Maximilien Robespierre
    Maximilien Robespierre Dice:

    Transparencia cero- .
    Item en la formas y en el fondo el mensaje es impresentable

    La forma:
    “la operación tiene una autorización legal ya de un REAL DECRETO LEY del Gobierno anterior, el Real Decreto Ley 13 del año 2010, que había ya autorizado esa entrada de capital al 49 por 100”
    El fondo:
    “teníamos una CAJA NEGATIVA de -511 millones, no podíamos pagar la nómina”
    Me lo explique.

  6. Oliva González
    Oliva González Dice:

    A mí lo primero que me sorprende es la presentación power point en la que se explican las razones de la venta de parte del capital. Porque lo hacen otros, parece ser, ya que las otras tres, no tienen ningún sentido, y menos, después de ver la tremenda situación económica y financiera de muchas de las infraestructuras que se encuentran en manos de capital privado en España.

    Me sorprende, y mucho, la elección de los asesores financieros, ninguno de los dos es especialista en infraestructuras, y sí en compra-venta de activos y operaciones bursátiles.

    Tampoco parece nada claro lo que se busca. Una parte del capital se saca a bolsa, y otra parte, se quiere colocar en un grupo seleccionado de accionistas, a los cuales, se les cede la gestión de las operaciones???

    ¿Para qué ceder la operación si has conseguido ser rentable?????

    Creo que en algún momento, se debieran dar cuenta de que este tipo de cosas ya no son admisibles. Cada vez más, las personas estamos en disposición de pensar, de reflexionar, de analizar, y sobre todo, de influir y de cambiar las cosas, y esto último sucederá, más pronto que tarde.

    Muchas gracias por el artículo. Clarificador y reivindicativo, como siempre.

  7. Jesús Casas
    Jesús Casas Dice:

    Al mismo tiempo que la publicacion en el BOE del cese del Presidente. Si se hiciera lo que pide el autor nos enteraríamos de la verdad sobre una empresa pública y eso sería constitucional, legal, democrático y peligroso. Es estupendo que nuestros ínclitos gobernantes se preocupen de todo y no nos cuenten nada o casi nada, para que vivamos tranquilitos, produciendo y pagando impuestos para sanear empresas públicas en pérdidas, hacerlas privadas cuando den beneficios y luego sanear,as con impuestos si vienen mal dadas sobre la base duque sirven al inteerés general, claro. Dicho lo cual, privatizar las infraestructuras básicas es una barbaridad supina que parte de la basqe de que no has posible gestionar correctamente las infraestructuras públicas. Y, si no, mírenlas radiales, justo lo contrario. Lo curioso es que esta Ministra me parece de lo mejorcito que hemos tenido. Debe ser que no me entero.

  8. Fernando
    Fernando Dice:

    Bueno así respondiendo a todo este hilo en global,
    todas las discusiones me resultan tan superficiales y tan a boca tan llena que asustan. Las razones de la ministra el Powerpoint….. Cuando algo sucede no es en absoluto relevante si esta de acuerdo a la legalidad o no, si la gestión privada o publica son mejores o no o si los gobernantes tienen una miaja de estilo o no….

    Al final a los únicos a los que importan estas cosas estructurales y normativas es a aquellos pringados que rellenan formularios para empresas o consultoras, abogados o gestores… en fin gente que se cree algo importante por estar integrada en el sistema reglado y vacío que dota de superestructura y falsa complejidad a nuestra sociedad.

    El unico objetivo de sacar AENA a bolsa es proporcionar a los futuros inversores (que serán los financieros de siempre, constructoras, bancos, etc… Los que pusieron la pasta para los sobres en su momento, vamos) un nicho de negocio seguro (y protegido por el estado por ser un elemento estratégico). Es decir dinero fácil, sin más. Igual que la privatización de la sanidad. Y es que es inconcebible que si alguien pagaría una millonada por no morir de cancer, ese servicio no lo este cobrando nadie en España, si es que desmorona el PIB…..

    Esta privatización es otro refugio para la especulación más. Al final, como la mayoría de las empresas privatizadas volverá a ser propiedad del Estado (via el siguiente Bankia por ejemplo, a INDRA/CECELSA me remito) probablemente habiendo perdido por el camino enormes cantidades de recursos, terrenos y pasta…

    Solo 1700 millones de Euros es menos de lo que vale el terreno de los aeródromos que se regalan con el paquete.
    Además, siendo capitalista debería privatizarse cada aeropuerto por separado para favorecer la competencia, digo yo, y no privatizar un monopolio publico (Demasiado me recuerda a los robos perpetrado con Telefonicas, Repsoles y Argentarias).

    En fin un abrazo a todos los habitantes de este nuestro país de perdedores y crédulos. Siento si me faltan acentos pero mi teclado no tiene y a mi me puede la pereza.

  9. O,Farrill
    O,Farrill Dice:

    A unos inversores les hacen el traje a la medida mientras que a otros (pequeña y mediana empresa o autónomos) se los persigue con saña administrativa y legislativa. Son las dos varas de medir omnipresentes en política. Primero se hace una gestión pública nefasta que provoque la “necesidad” de privatizarla poniendo alfombra roja. El Estado va perdiendo sus activos más importantes en régimen de oligopolios, cuando no de monopolios encubiertos con la excusa de que estarán mejor gestionados. En ese caso ¿porqué no dimiten al admitir el fracaso de la gestión pública y dejan a otros que lo intenten? Me ha hecho siempre mucha gracia eso de los “puestos de confianza” en las AA.PP. porque, -sensu contrario-, se desconfía del personal de plantilla. ¿No es más fácil dejar esa responsabilidad de gobierno para los que sí creen y confían en el sector público. Los desconfiados que se dediquen a otras labores en su entorno privado donde, según dicen, podrían ganar mucho más.

Los comentarios están desactivados.