El fenómeno Uber: Cuestionando los modelos regulatorios basados en la concesión de licencias

A lo largo de este verano, coincidiendo con diferentes movilizaciones del sector del taxi, se ha hablado mucho sobre empresas tecnológicas que están operando en un sector regulado, como es el sector del transporte, con un modelo de negocio alternativo que unos califican como pirata, otros como economía sumergida, y otros lo denominan innovación.

Nos referimos a aplicaciones como Uber (en concreto su modalidad Uber Pop) que permite que cualquier conductor, aprobado previamente por la compañía, y siguiendo ciertos requisitos, ofrezca su vehículo particular para desplazar a usuarios. Nos referimos también a Blablacar, red social que permite que los usuarios ofrezcan espacio en sus vehículos en los trayectos que realizan, normalmente a cambio de una compensación económica (compartición de gastos). El taxi está contra Uber y los autobuses contra Blablacar, si bien las protestas del sector del taxi están siendo más intensas y su impacto mayor.

Mucho se ha opinado si conforme a la legislación vigente estos negocios se pueden considerar legales o no. Hay cierta unanimidad en el dictamen: Uber Pop es ilegal y Blablacar es legal, con matices, ya que si solo se comparten los gastos de desplazamiento no habría problema, pero si BlablaCar cobra dinero por la intermediación, la respuesta es menos clara. La CNMC así lo ha refrendado recientemente apoyando el modelo propuesto por Blablacar (ver aquí)

Con independencia de los matices, fronteras difusas, actuaciones al margen de la ley o sectores paralelos en los que pueden estar operando este tipo de compañías, lo que podemos esperar del Gobierno es que en el corto plazo haga respetar la legislación vigente (actuando en consecuencia contra las empresas que la incumplan) y en el medio plazo adapte la regulación a la nueva realidad del mercado. También esperamos que, al tratarse de un sector regulado por autonomías y ayuntamientos, el Gobierno asegure que la respuesta del resto de administraciones sea común y se evite, por ejemplo, que Uber tenga un tratamiento diferente dependiendo de la ciudad donde lleve a cabo sus actividades.

Hasta la fecha el Ministerio de Fomento no se ha pronunciado oficialmente sobre si Uber y Blablacar son legales y en caso contrario sobre las medidas que van a adoptar. La Ministra Pastor realizó unas declaraciones en las indicaba que cualquier persona o empresa que quiera entrar a formar parte del sector del transporte tiene que “atenerse a las reglas del juego que hay en este país”. Y añade que en nuestro país hay una norma, la Ley de Ordenación de los Transportes Terrestres (LOTT). No es mucha aportación por parte de la ministra del ramo.

En España Uber está, de momento, solo en Barcelona, por lo que no puede darse la situación de que tenga un tratamiento legal diferente en función de la ciudad donde opere. ¿Cómo han reaccionado la Generalitat y el Ayuntamiento?  Según El Mundo, el Ayuntamiento de Barcelona ha elaborado un protocolo para indicar a sus policías locales cómo detectar y sancionar hasta con 4.000 euros a los conductores que operan para empresas como Uber. Por otra parte, la Generalitat ya anunció el pasado mes de junio que multaría con hasta 6.000 euros a los conductores de la empresa Uber. La reacción de Uber no se ha hecho esperar y en un comunicado anuncia que “apelará cualquier decisión que busque limitar la capacidad de Uber para ofrecer su plataforma tecnológica y su aplicación, a sus viajeros en Barcelona”.

El Ministro de Economía Luis de Guindos aseguró hace unos días que el colectivo de taxistas deberá “adaptarse a los nuevos medios tecnológicos” y que “el Gobierno va a favorecer la competencia, pero en igualdad de condiciones”. Estas declaraciones del Ministro de Economía, así como las realizadas por la Comisaria Europea Neelie Kroes (ver aquí),  han incidido en la idea de que no se puede, ni se debe limitar el avance tecnológico y la innovación. Pocas personas discutirían esta afirmación. Lo que sorprende es que las autoridades tienden a realizar estas afirmaciones, refiriéndose al sector afectado. Quizás deberían pensar que la principal afectada con estos avances es la propia administración, y la actual regulación de estos sectores. Sectores como el taxi hace tiempo que introdujeron innovaciones tecnológicas, similares a las planteadas por Uber. Y no son pocas las aplicaciones, que permiten pedir un taxi desde un Smartphone en diferentes ciudades. No parece ser ese el problema.

Lo que realmente cuestiona una aplicación como Uber es el propio concepto de regulación del sector del taxi basado en la concesión de licencias. Y este sector es solo el primero. Hasta ahora los ciudadanos han recurrido a las administraciones para que, vía regulación y licencias, le garanticen que determinados servicios cubren unos requisitos de seguridad, fiabilidad, higiene, etc. La administración fija unas reglas, que todo prestador del servicio debe cumplir. La administración igualmente pone en marcha un sistema de licencias para asegurar que los prestadores con licencia cumplen las reglas fijadas por la administración. El ciudadano usa el servicio, confiado de que se le garantiza el cumplimiento de la normativa. Este es actualmente el escenario en muchos servicios cotidianos: taxis, autobuses, restaurantes, hoteles, apartamentos. Este modelo clásico pretende garantizar tanto la protección del consumidor, como el control de los prestadores del servicio.

Uber prescinde de la supervisión por parte de la administración en la prestación del servicio, y prescinde con ello del concepto de licencia otorgada por la administración. Uber basa el cumplimiento de las exigencias de los usuarios, en una selección realizada por la propia empresa, y en gran medida en las valoraciones de estos mismos usuarios. En las valoraciones se indica si el coche está limpio o sucio, si el conductor es simpático, si conduce bien, etc. Cada usuario, con esta información, elegirá si quiere usar o no ese transporte. El debate que realmente plantea Uber es si las valoraciones de los usuarios, y la capacidad de Internet de poner en contacto demanda y oferta, pueden llegar a sustituir el modelo regulatorio basado en licencias.

Las nuevas tecnologías proporcionan un nuevo equilibrio en la simetría de la información, que es uno de los principales desafíos de un mercado: un usuario de un servicio no tiene información de cómo es quien se lo va a prestar, y por tanto, la administración le tiene que garantizar unos mínimos. Pero, si a través de la valoración de los usuarios se puede acceder a esa información, la regulación por parte de la administración puede llegar a ser innecesaria. Los usuarios de aplicaciones como Uber no cuestionan el servicio de taxi como tal, sino la regulación basada en licencias.

Si el Ministro de Economía, en sus declaraciones, indicó que es preciso favorecer la competencia pero en igualdad de condiciones, tendrá que optar entre dos opciones. O imponer obligaciones similares a todos los actores, y por tanto exigir la obtención de licencias, o bien  cambiar el modelo regulatorio, reduciendo las exigencias para la prestación del servicio a todos los agentes que operan en el mercado.

Es posible que la inclinación natural de muchas personas, al leer estas líneas, sea afirmar que las licencias, y las garantías que ofrecen las administraciones siguen siendo necesarias para poder utilizar estos servicios con seguridad. Lo cierto es que muchas personas, en particular los más jóvenes, confían mucho más en las valoraciones de los usuarios, al seleccionar un taxi, un hotel, un apartamento o un restaurante, que en las garantías que pueda ofrecerle la concesión de una licencia. El futuro parece marcar un camino, en el que se precisa una menor intervención de la administración.

La nueva dinámica de mercado que se abre paso gracias al acceso de la información por parte de los usuarios da motivos para que el Gobierno se plantee modificar la normativa para dar cabida a empresas tipo Uber. En ese caso habría que financiar de alguna forma la reconversión del sector del taxi y demás colectivos afectados, ya que se cambiarían las reglas del juego a mitad del partido (los altos costes de las licencias de los taxis son un claro ejemplo). Las arcas públicas no están para ningún exceso, por lo que una opción que puede llegar a plantearse es que este coste de la reconversión recaiga sobre los “recién llegados”. No pensemos que son “empresitas”. Uber es una empresa multinacional que cerró el pasado mes de junio una nueva ronda de financiación de 1.200 millones de dólares, en la que se valoró a la compañía en 18.000 millones de dólares. De hecho Uber  ya contaba con “ilustres” accionistas como Goldman Sachs y Google (a través de Google Ventures, invirtió 250 millones en la empresa en agosto de 2013).

Estas nuevas iniciativas empresariales han nacido para quedarse. No pensemos que es una moda pasajera. El Gobierno tendrá que actuar. Conviene no retrasarlo. Hoy es el sector transporte pero mañana aparecerán nuevos sectores con la misma problemática. De hecho, el sector hotelero está protestando contra iniciativas como Airbnb, web de alquiler de apartamentos. El Secretario General de Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (CEHAT) asegura que “el sector hotelero es de los más regulados en España, lo que encarece el producto final. Nosotros tenemos que cumplir con cerca de 850 normas distintas como de protección de datos, contra incendios o sanitarias. Sin embargo, hay empresas que están comprando edificios enteros para alquilar sus habitaciones en estas webs, para de esta forma no tener que hacerlos hoteles. La razón es que quieren vivir en la economía sumergida”.

Después del sector transporte y del hotelero ¿cuál será el siguiente?

 

34 comentarios
  1. aldelgadog
    aldelgadog Dice:

    Buen contenido aunque la exposición un poco farragosa y desestructurada.
    La única discrepancia es el origen de la regulación del sector, ya que normalmente ésta suele venir no de un clamor ciudadano por la seguridad estatal, sino por un clamor empresarial para proteger su negocio.

    • Los de Vigo son tontos
      Los de Vigo son tontos Dice:

      En efecto. ¿Alguien tiene idea de quienes son los principales “damnificados”?
      Porque de lo que se trata, como siempre, es de esquilmar al público; que no quiere ser público.
      Por cierto, tengo que ir al wc; y no puedo esperar. Tengo que pedir una licencia. Una licencia “liberal”, en la que el Estado no se entrometa, porque somos lierales. Y el Estado nos molesta. salvo cuando lo instrumentalizamos para sacarnos la pasta.

  2. Manu Oquendo
    Manu Oquendo Dice:

    El artículo refleja algunos de los rasgos de un sistema de licencia previa pero creo que omite otros.

    Concretamente no he visto uno importante: ser Barrera de Entrada y base de Valor Patrimonial. La “Licencia” cumple ambas funciones.

    El caso más notorio no son el taxi o los apartamentos turísticos sino La Banca. Licencias de Servicios de pagos, cobros, custodia y crediticios. Es el sector más Regulado y hoy es el más Oligopolístico.
    De alguna forma, la administración — la Europea también y es la que de verdad cuenta– ya ha actuado en este sector…………… en el sentido de preservar y acentuar el tamaño de la Gran Barrera Contra Intrusos.
    De hecho el tema de los Microcréditos, como todo lo que huela a competencia, es objeto de reciente “muralla”.

    Ambos sistemas tienen sus costes y sus beneficios.

    A mi modo de ver es importante analizar los puntos siguientes.

    1. Quién –de verdad– se va a beneficiar a plazo de este tipo de “innovaciones”.
    2. Qué “Externalidades” se van a producir y…………….
    3. Quiénes “vamos” a pagarlas.

    Externalidad es todo aquel coste de un proceso que no es pagado por el sistema que se beneficia de él.
    Por ejemplo, los accidentes ecológicos no los pagó el causante hasta el derrame del Exxon Valdez. El del Prestige lo ha pagado el Estado.

    Una de las consecuencias será la pérdida de valor patrimonial de las licencias de los taxistas, donde está su ahorro y su pensión.
    Como perderían valor los bancos si en vez de unos 10 y bajando hubiese 1000 que es lo que nos tocaría con el ratio USA actual.

    Otra Externalidad serían sus mayores dificultades para pagar la SS de autónomos, etc. Algunos taxistas verán que es mucho más ventajoso pedir una Pensión de Subsistencia –de las que ofrecen “Pablemos”, o “la Susi”– y ponerse al servicio de un grupo de Damas de la Noche vía Smartphone. Ahora ya son PIB fetén.

    Otra, como sucedió en el Greater London en los años 70, –cuando se abrieron las licencias de taxi para los trayectos a Heathrow a conductores con coche particular– es que no tengas garantía de servicio a horas intempestivas. y tengas que hacerte amigo de alguien que se dedique a ello.

    El artículo tiene la virtud de apuntar al objeto real del ataque: El Estado Regulador.

    No hace mucho, en un Road Show económico europeo, uno de los speakers abrió explicando que la UE produce, diariamente, 18 cambios (legislativos, regulatorios, directivas, reglamentarios etc). Nosotros tenemos más de 1 millón de páginas de leyes autonómicas, etc.

    Es decir, no hay forma humana de “conocer la Ley” si no eres un “gigante global” o “amiguete local”.

    Por lo tanto, y esto es lo importante, la vitalidad económica se está desplazando desde hace décadas a las Zonas Económicas Especiales (Desde Singapur a Bahréin, Shanghái, Panamá o el Golfo de Fonseca, Honduras) hay cientos por el mundo. Con menos leyes, tribunales mercantiles diferentes, etc)

    En fin: hay mucho que discernir y poco tiempo para ello.

    Buenos días

  3. Gonzalo García Abad
    Gonzalo García Abad Dice:

    Interesante artículo. Probablemente en España existan unos cuantos cientos de sectores donde existan excesivas barreras a la entrada. España es un país con un paro estructural elevadísimo y una de las causas está en la dificultad para acceder a un empleo en alguno de los cientos de sectores donde existen excesivas barreras a la entrada, incluso más que en otros países. Si existen empresas interesadas en entrar en un determinado sector es porque existen beneficios extraordinarios, beneficios por encima de lo normal para una empresa de sus características, propiciados por las dificultades para entrar en el sector. Eso también nos debe llamar la atención sobre los costes. Probablemente en muchos sectores sería posible una regulación con mayores exigencias, lo que llevaría a costes más altos, que podrían ser asumibles.
    Las posibilidades de valoración de los usuarios que dan las nuevas tecnologías pueden ser una herramienta poderosa para valorar la calidad de los servicios. Sin embargo, tenemos que tener en cuenta que en muchos sectores la información es asimétrica, es decir, el usuario no dispone de la misma información que el prestador del servicio. Por ejemplo, ¿a qué usuario le daría igual el número de horas que lleva conducidas el conductor o si los neumáticos tienen un número excesivo de kilómetros? Se podrían poner muchos ejemplos pero creo que es evidente que las valoraciones de los usuarios pueden aportar mucho pero no sustituir toda la regulación de los sectores.

    Creo que se debe hacer una revisión profunda de la regulación de todos los sectores, lo que puede implicar la desaparición del sistema de licencias en algunos sectores, pero no creo que existan fórmulas mágicas que valgan para todas las regulaciones de todos los sectores. Estoy convencido de que el resultado final sería un mayor número de personas trabajando en esos sectores y unos menores precios para el usuario. Es evidente que ello podría tener perjudicados. Debe valorarse cómo y a quien resarcir, a fin de evitar injusticias y de evitar que se cree una sensación de inseguridad jurídica que produzca un riesgo país innecesario, pues sería un lastre para las inversiones en España. No es tarea sencilla, pero sí es una tarea completamente prioritaria.

    Reciban un cordial saludo.

  4. ENNECERUS
    ENNECERUS Dice:

    Solemos los humanos tener la manía de que idealmente existiría una regulación capaz de solucionar todos los problemas de un modo duradero en el tiempo. Y cuando el traje estalla por las costuras, la solución es otro traje
    En una sociedad como la actual, las tecnologías están haciendo obsoletos muchos modelos de negocio y de regulación. El sector del taxi es uno de ellos. No podemos hablar mal del sector del taxi en general, pero tampoco bien. Hay ciudades donde los vehículos son amplios, espaciosos, modernos y bien cuidados y otras donde ocurre todo lo contrario.
    Una normativa que establezca un número máximo de horas de conducción para un chófer no implica que se cumpla ni que se sancione debidamente su incumplimiento. El sistema de licencias no asegura la disponibilidad del servicio donde hace falta. Por ejemplo, recuerdo una vez llegar a las 2 y media de la tarde al aeropuerto de Foronda procedente de Canarias y más de 150 personas esperando durante más de una hora a que los señores taxistas terminaran de comer.
    En todo caso, el problema corresponde al ciudadano que elige el servicio: Puede preferir un sistema “más seguro”, hiperregulado y más caro o un sistema aparentemente “menos seguro” más barato y flexible.
    La pelota está en el sector del taxi: Ofrezcan mejores servicios, mejores precios o al menos, discriminados en atención a la demanda.
    .

  5. Juan Luis Redondo
    Juan Luis Redondo Dice:

    Gracias a todos por los comentarios. En general creo que se está poniendo mucho foco en las licencias como barrera de entrada a un sector. Sin duda es un tema que daría para una larga discusión.
    En este caso, queríamos intentar llevar la discusión al tema de la “confianza”. Hasta ahora es la administración la que tiene que dar la “confianza” a los ciudadanos cuando usan determinados servicios. Ese sería la principal razón de una licencia (sin entrar en los otros debates, sin duda interresantes), y una de las principales tareas ahora mismo de una administración pública. La cuestión que se planteaba es si Internet y los comentarios y valoraciones de otros usuarios pueden llegar a sustituir a la administración en esta labor de proporcionar confianza. Para muchas personas ya es así. ¿Se puede extrapolar a toda la población?
    Obviamente, un cambio así tiene efectos, que habria que estudiar a fondo, y un tema clave es el coste de una licencia de un taxi. Si lo que se ha pagado por esa licencia, se pierde, el impacto es tal, dado su precio, que sin duda requiere proporcionar alguna solución antes de adoptar una decisión drástica. Gracias por el debate. .

    • aldelgadog
      aldelgadog Dice:

      Pero la confianza “generada” por la Administración tiene otras herramientas distintas de la licencia: la regulación+inspección con un sistema de declaración responsable (que es a lo que se está tendiendo en amplísimos sectores de la actividad económica).

  6. Gesundheitor
    Gesundheitor Dice:

    Desde hace aproximadamente 2 semanas, casi coincidiendo con esas manifestaciones permisivas de la CNMC sobre Blablacar, éste portal ha pasado, repentina e incomprensiblemente, a cobrar a los viajeros el 10 % del coste que, como gasto compartido, propone cada conductor dispuesto a compartir vehículo. La “desbandada” esta empezando a ser notable entre usuarios, especialmente conductores, muchos de los cuales no están dispuestos a aportar cuenta bancaria en la que cualquier ingreso bancario que teóricamente cubre solamente los gastos de combustible + peajes (que incluyen su IVA correspondiente, por supuesto), por pequeño que sea, ocasione una gravamen fiscal injustamente añadido al fin de ejercicio que, además, viene s aser una doble carga fiscal (IRPF + IVAs pagados en los pagos de combustible y peajes que el conductor solidario ha de pagar sin posibilidad de desgravación). Huyen también los pasajeros, aunque algo menos,, dado que están obligados a realizar el pago a través de tarjeta de crédito/débito. Esto último puede ser un inconveniente para muchos viajeros, generalmente jóvenes con escasos recursos económicosy carentes de tarjetas de crédito. En conclusión, la filosofía de compartir gastos de viaje parece haberse terminado con Blablacar. Es difícil explicar cómo es posible que en plena polémica, Blablacar haya cambiado tan bruscamente su operatividad. Parece una especie de “¡ahora, ahora, que han bajado la guardia y no nos ve nadie, vamos a lucrarnos un poco, que para responder por responsabilidades ya habrá tiempo… Además, tal como va la justicia en España… puede pasar tiempo y, luego ¡que nos quiten lo bailado!”.
    Un cordial saludo de un exusuario de Blablacar.

    • KC
      KC Dice:

      Se lo explico rápidamente porque la mayoría de juristas no tienen ni pajolera idea sobre tecnología de la misma forma que la mayoría de los tecnólogos no tienen ni pajolera sobre sistemas jurídicos. Lo de “compartir” es una falacia con la que cuatro listos le toman el pelo a la gran masa de borregos críticos que se mueven en base a “cómo afecta a mi bolsillo” (aparte de que lo de “compartir” proviene de websites que tienen que ver directamente con vulneraciones e infracciones de derechos ajenos, para los cuales lo de compartir ha sido la exsusa perfecta mientras ellos se siguen embolsando grandes cantidades de dinero). Pero no, un proyecto, incluso uno como Blablacar genera unos gastos que obviamente querrán rentabilizar en un plazo largo. Lo que hacen estos sujetos es lo que hacían los camellos en los 80′: convencer al imbécil de que todo es gratis y de que además se está “compartiendo”. El imbécil, como es imbécil, no entiende cuál es la mecánica y lo que hace es defender a ultranza este tipo de sistemas porque directamente le parecen “placenteros” (donde placer vendría relacionado con el termino beneficio freudianamente hablando).
      Luego están los idiotas del “dejar hacer”, que son otros perfectos imbéciles hablando sin tener ni pajolera idea de lo que sea A, B o C. Entonces, llegan estos señores y defienden cualquier tipo de competencia sin caer en la cuenta de que su amada economía es una ciencia en la que ya unos señores hace unos siglos (para ser precisos, británicos) se dieron cuenta de que la economía requiere inherentemente unos límites competitivos porque si no acaba implosionándose a sí misma. Porque aunque por aquí haya besugos que piensen que la economía sin control es la repanocha, ESO SÓLO EXISTE EN SUS CABEZAS. Repito: SÓLO EN SUS CABEZAS. La economía sin control, como la potencia, no sirve de nada. No sé cómo cojones es posible que uno tenga que explicar cosas tan básicas ni cómo puede haberse convertido este tipo de virus mental (la economía mejor sin control) en un tipo de meme a los que alude Richard Dawkins, pero tener que explicar algo tan básico da entre vergüenza ajena y repugnancia. A VER SI LO ENTIENDEN DE UNA VEZ, españolitos: que la economía NECESITA UNOS LÍMITES MÍNIMOS, QUE NO ES LO MISMO QUE DECIR QUE TODO TENGA QUE ESTAR HIPERREGULADO. ¿Es que no hay forma de que entiendan esto? Coño, que es básico. Me imagino que en un blog como este no van a entender por qué GOWEX sólo podía suceder en un país como España, lleno de sujetos condicionados para los que pensar sobre economía es algo muy cansado. Otro ejemplo de “empresa por Internet española”: http://www.publico.es/actualidad/535406/los-fallecidos-en-la-furgoneta-contrataron-el-viaje-en-coche-a-una-empresa-en-internet?src=lmvn
      De verdad, ¿ustedes no entienden su propio entorno sociológico o sencillamente se hacen los tontos?

  7. ENNECERUS
    ENNECERUS Dice:

    Pongo un enlace a un artículo interesante sobre este asunto.
    http://www.sintetia.com/las-administraciones-publicas-en-el-conflicto-de-los-taxistas-y-uber-en-busca-de-un-culpable-ii/?utm_content=buffer45f7d&utm_medium=social&utm_source=twitter.com&utm_campaign=buffer

    Me llama la atención lo siguiente:

    “el caso de Uber no es único, Mesh Labs tiene registradas nada menos que 5.000 empresas que ofrecen servicios de economía colaborativa. Airbnb, Vayable, Cookapp, Zipcar, Taskrabbitt, Dogvacay, Fitmob, 1000 Tools, Kickstarter, Spotify, etc.,etc., … son ejemplos de cómo otros sectores -hostelería, turismo, comercio, finanzas, cultura…- están experimentando el mismo proceso imparable.”

  8. Luisa
    Luisa Dice:

    La experiencia muestra que las economías más prósperas son las más abiertas y desreguladas.

    En España hay reglamentaciones absurdas sobre casi todo:

    -La apertura de farmacias,

    -Los taxis,

    -Los días y horas de apertura comercial…

    Ello genera un tráfico absurdo: venta de licencias. No se vende una farmacia, sino una licencia de apertura de farmacia. No se vende un taxi (un coche), sino una licencia de taxi, etc. Y todo ello cuesta una millonada.

    Otro ejemplo: ¿Por qué en una tienda no pueden venderse sellos de correos? Pues no, tienes que comprarlos en un estanco, que además no abren domingos ni festivos, ni tampoco a deshoras. ¿Y si quiero comprar sellos un día festivo, o de madrugada? Pues te fastidias.

    En EEUU los domingos se permite la venta de segunda mano, de modo que cualquiera puede poner un puesto junto a su casa para vender las cosas que no le sirven. En España eso sería ilegal y en seguida tendrías a la policía municipal para armarte un paquete.

    La situación es esperpéntica, con 18 parlamentos aprobando leyes absurdas a troche y moche.

    Los gravísimos problemas de desempleo que tenemos en España obedecen, en gran medida, a la hiper-regulación del mercado laboral. La libertad es lo que más protege a los trabajadores, pues los salarios suben allí donde, al no haber apenas paro, la movilidad laboral es mayor, de modo que las empresas tienen que “fichar” trabajadores y retenerles con mejores salarios.

    En España hay pánico a perder el trabajo (pues el paro es un pozo negro del que nunca se sale) y por eso los trabajadores aguantan situaciones de acoso e indignidad. Si pudieran encontrar trabajo fácilmente, dirían adiós muy buenas y se irían a otra empresa. Todo viene de lo mismo: de una hiper-protección e hiper-regulación que se vuelve en contra de los propios trabajadores a quienes se pretende proteger.

    En suma y como escribió J. Bentham, “Siempre que el Estado pone un límite a la libertad, debe aportar una memoria justificativa”.

    • ENNECERUS
      ENNECERUS Dice:

      Estimada Luisa: Ni siquiera son 18 parlamentos, son al menos 21, pues hay que sumar los 3 de las diputaciones forales vascas. Y ya si hablamos de los ayuntamientos y sus ordenanzas para todo, ya ni le cuento.

    • KC
      KC Dice:

      Vamos a ver, Luisa, a mí también me parece muy bien que el mercado y la economía sea libre, pero hasta cierto punto, que es lo que parece que en España no entendemos porque tenemos esa jodida manía de repetir como papagayos lo que nos dijo el padre, el vecino o simplemente lo que hemos oído en el ascensor. Que la economía no esté hiperregulada está muy bien, pero no se puede aspirar a la idiotez del “dejar hacer” propone en sus cotas más radicales porque sencillamente tendríamos lo que España tiene actualmente: una caterva de estafadores, malversadores, gañanes, nepotistas, endogámicos, palurdos y toda una sería de adjetivos con la que me quedaría corto. Querer que la economía se autorregule por sí sola es la mayor imbecilidad que alguien que ha leído un mínimo de Filosofía Económica se va a encontrar. Incluso a los británicos que son los “fundadores” les parece una idiotez supina. Y se lo parecería porque sus autores no eran meros papagayos repitiendo una y otra vez lo mismo (acuñado por Dawkins como memes, que es la base argumental del memo), sino que en las Facultades británicas están absolutamente interrelacionadas muchas veces en sus diferentes materias.
      Lo que usted llama “tráfico absurdo” es una forma de que el Estado, que entre otras cosas es usted y su familia y a los cuales las farolas de la calle le siguen alumbrando y los médicos escuchándoles, pueda tener controlado esos movimientos y captar lo que sea necesario. Que la fiscalidad y la tributación española han sido otra auténtica mierda (comenzando por el tema de los autónomos) es otra cosa, pero eso no por eso puede decir alguien “es que el Estado me viene a robar”, porque es una somera idiotez. Un país sin Estado es como una pájaro sin cabeza, no va a durar mucho. Mire los británicos, liberales desde la cuna y los primeros en tener defender la idea de Estado. ¿Por qué? Porque tienen siglos de autores ilustrados detrás que ya se dieron cuenta de que la desgrgulación está muy bien, pero hasta ciertos límites, lo cual en España parece no entenderse porque “nosotros los valemos”.
      ¿Y si quiero comprar sellos un día festivo, o de madrugada? Pues te fastidias.

      Yo es que el ejemplo que ponen ustedes para justificar lo que otros usan para robar no lo entiendo. ¿Pero es que usted no puede esperar un día para comprar unos sellos o no es capaz de prever que al día siguiente será festivo? ¿ ¿Usted entiende que un festivo es para descansar y no para que usted compre sellos? Perdóneme que le diga, pero este ejemplo en su discurso es…. Me voy a callar por no liarla, pero desde luego yo no sé qué tienen ustedes en la cabeza.

      La libertad es lo que más protege a los trabajadores, pues los salarios suben allí donde, al no haber apenas paro, la movilidad laboral es mayor, de modo que las empresas tienen que “fichar” trabajadores y retenerles con mejores salarios.

      Sí, claro, el problema es que la “libertad” en España sería pagar 2 euros la hora. Así también acabo yo con el paro.

  9. Gesundheitor
    Gesundheitor Dice:

    Al Sr/a. KC
    Estoy de acuerdo con Vd. en cuanto a la “mecánica” seguida por ciertas páginas para crear una demanda que luego truncan para forzar al usuario a asegurarles un beneficio económico, y el ejemplo que he escrito inmediatamente encima de su comentario lo deja bien claro. Ahora bien, utilizar lo de las “drogas” como símil para que los españolitos descerebrados lo entendamos me parece un claro ejemplo de demagogia, de modo que está automáticamente descalificado como argumento, tanto ese, como todo lo que le sigue, especialmente lo de las circunstancias de los pasajeros de ese accidente al que hace referencia en el link, una especie de ¿ven ustedes que pasa cuando comparten vehículos con desconocidos?¡Que se mueren y van al infierno donde, además sufrir por sus pecados pasados, añadirán haber defraudado a Hacienda, a los taxistas, a las compañías aéreas y de autobuses!. Parece pues que yo era parte interesada y he criticado mi propio interés, o sea, que casi he tirado piedras a mi tejado, pero su parte parece muchísimo, más interesado, incluso astronómicamente.
    Como “españolito” que soy, posiblemente a los que Vd. hace referencia, sólo puedo decirle lo siguiente: Por circunstancias de la vida que espero nunca jamás coincidan con las suyas ni de nadie de su entorno familiar, el que pueda viajar a casa los fines de semana (trabajo a 650 km) y poder ver a mi esposa e hijos depende de que me imbecilice (nuevo palabro), y compartir los gastos de viaje y 1 peaje (25 Ers.) bien como conductor, bien como pasajero En resumen: mi entorno social es que, o comparto ese gasto, o no veo a mi familia en semanas como llevo desde hace ya 3 debido a las medidas coercitivas impuestas por cierta página y que he comentado en mi mensaje anterior.
    No podemos lanzar soflamas para que todo se fiscalice, porque entonces llegaremos a una situación surrealista como la de prohibir que una amistad venga a casa a tomarse un café, porque ello viola el derecho del hostelero que sirve cafés pagando sus licencias para mantener abierto el bar de abajo, o incluso, una tasa cargador de batería de móvil porque españolitos descerebrados como este que escribe, los emplean para cargar las pilas alcalinas gastadas que alimentan las linternas que iluminan su deambular por su casa las pocas horas que el trabajo le permite (triple defraudación: al estado se ingresa el IVA, a los fabricantes de pilas, y a las empresas eléctricas porque tampoco les gasto encendiendo la luz. Un cordial saludo y espero que este descerebrado haya sabido explicarse.
    Un atento saludo.

  10. JJGF
    JJGF Dice:

    Desde la Directiva Bolkestein, la licencia previa ya no es la regla sino la excepción en materia de control municipal de actividades. Hay excepciones, claro, en base a razones de seguridad pública u otras…

    Al menos en el texto de la ley, eso es así (ver art 84 bis LBRL). Luego ya viene su aplicación práctica.

    Actividades y servicios

    Artículo 84

    1. Las Entidades locales podrán intervenir la actividad de los ciudadanos a través de los siguientes medios:

    a) Ordenanzas y bandos.
    b) Sometimiento a previa licencia y otros actos de control preventivo. No obstante, cuando se trate del acceso y ejercicio de actividades de servicios incluidas en el ámbito de aplicación de la Ley 17/2009, de 23 de noviembre, sobre el libre acceso a las actividades de servicios y su ejercicio, se estará a lo dispuesto en la misma.
    c) Sometimiento a comunicación previa o a declaración responsable, de conformidad con lo establecido en el artículo 71 bis de la Ley 30/1992, de 26 de noviembre, de Régimen Jurídico de las Administraciones Públicas y del Procedimiento Administrativo Común.
    d) Sometimiento a control posterior al inicio de la actividad, a efectos de verificar el cumplimiento de la normativa reguladora de la misma.
    e) Órdenes individuales constitutivas de mandato para la ejecución de un acto o la prohibición del mismo.
    2. La actividad de intervención de las Entidades locales se ajustará, en todo caso, a los principios de igualdad de trato, necesidad y proporcionalidad con el objetivo que se persigue.

    3. Las licencias o autorizaciones otorgadas por otras Administraciones Públicas no eximen a sus titulares de obtener las correspondientes licencias de las Entidades locales, respetándose en todo caso lo dispuesto en las correspondientes leyes sectoriales.

    Artículo 84 redactado por el número dos del artículo 1 de la Ley 25/2009, de 22 de diciembre, de modificación de diversas leyes para su adaptación a la Ley sobre el libre acceso a las actividades de servicios y su ejercicio («B.O.E.» 23 diciembre).Vigencia: 27 diciembre 2009
    Artículo 84 bis

    1. Sin perjuicio de lo dispuesto en el artículo anterior, con carácter general, el ejercicio de actividades no se someterá a la obtención de licencia u otro medio de control preventivo.

    No obstante, podrá exigirse una licencia u otro medio de control preventivo respecto a aquellas actividades económicas:

    a) Cuando esté justificado por razones de orden público, seguridad pública, salud pública o protección del medio ambiente en el lugar concreto donde se realiza la actividad, y estas razones no puedan salvaguardarse mediante la presentación de una declaración responsable o de una comunicación.
    b) Cuando por la escasez de recursos naturales, la utilización de dominio público, la existencia de inequívocos impedimentos técnicos o en función de la existencia de servicios públicos sometidos a tarifas reguladas, el número de operadores económicos del mercado sea limitado.

  11. ENNECERUS
    ENNECERUS Dice:

    No se canse amigo JJGF.
    Hace unos meses le pregunté a una joven diplomada en derecho que estaba haciendo prácticas en mi despacho lo siguiente, “en caso de conflicto entre una ley y una ordenanza municipal, qué norma es la aplicable?
    La letrada contestó sin pestañear, la ley, por supuesto.
    Y entonces le expliqué que la Ley de Ordenación de la Edificación, modificada al tal efecto por un Decreto-Ley, exige que para que los notarios puedan autorizar escrituras de declaración de obra nueva terminada de viviendas, debe obtenerse previamente la licencia de primera ocupación. Pero que las ordenanzas municipales exigen como requisito para la obtención de tal licencia la presentación de la escritura pública de declaración de obra nueva.
    Conclusión: Hay que pedirle al notario que autorice la escritura con la salvedad de que no producirá efectos mientras no se obtenga la licencia de primera ocupación. Es decir, la ordenanza se aplcia por encima de la ley.
    Con un par.

  12. Paloma
    Paloma Dice:

    Estoy de acuerdo con los últimos intervinientes. La reglamentación es letal para la economía. Fijémonos en la Ley de Arrendamientos Urbanos del franquismo: la sobreprotección de los inquilinos llevó a la desaparición del mercado de alquiler. Éste sólo se reactivó con el Decreto Boyer. Y lo mismo con el mercado de trabajo. Los contratos de fomento del empleo del mismo ministro Boyer, con indemnizaciones de 12 días/año, permitieron una gran creación de empleo y ello explica las mayorías absolutas del PSOE en los años 80. Tras su desaparición y vuelta a los 45 días/año, la economía se fue a pique con enorme incremento del paro.

    Por eso es lógico que las reformas vayan en esa dirección, y el PSOE vive en la Luna al querer derogar los cambios laborales y volver a indemnizaciones imposibles más salarios de tramitación. Esto no hay economía que lo resista.

    Nadie quiere volver a los tiempos de Valeriano Gómez. Recordemos que el PSOE tuvo que convocar elecciones anticipadas y echarse en manos del PP, deseando su acceso al poder para sacar a España de la horrible situación a que la llevó Zapatero, al borde de la quiebra y el rescate. Por eso se anticiparon las elecciones, porque el PSOE tiró la toalla y anhelaba ser relevado por el PP.

    La eclosión de Internet empuja a las economías hacia una mayor liberalización, y España debe unirse al movimiento europeo pues sin libertad económica las demás libertades son imposibles. Por otro lado, sin máxima libertad económica es imposible competir con EEUU, China y Rusia. Estos dos últimos han pasado del “socialismo real” a la plena libertad de empresa, pues están bien escarmentados de la postratación a que aquel régimen intervencionista les condujo.

  13. David Sotomonte
    David Sotomonte Dice:

    Me gustaría incidir en un tema que se comenta en el post y que no he visto en comentarios anteriores. Si se cambia el sistema de licencias por otro, ya sea porque se cambie de regulación (inspección + declaración responsable por ejemplo) o porque se desregule directamente, algo habrá que hacer con la reconversión del sector taxi.

    Digo yo que a los taxistas que han pagado más de 120.000 euros por una licencia habrá que resarcirles de alguna forma, no? Estamos cambiando las reglas en medio del juego.

    A mi me parece una buen idea como se comenta en el post que quien debería pagar ese coste de reconversión son los nuevos entrantes. El gobierno ha aprobado hoy en el congreso la tasa google o canon aede (que básicamente es para pagar la reconversión de los editores de papel al mundo digital) y como por lo que leo uno de los accionistas principales de Uber es Google, una opción es que lo pague Google…

  14. Manu Oquendo
    Manu Oquendo Dice:

    Antes de que se nos embargue el alma de entusiasmo por nuestras instituciones y nuestras libertades, “que tanta prosperidad nos han dado”, convendría hacer un repaso algo más frío de los hechos.

    Las economías más “prósperas”, como norma, suelen ser aquellas que tienen más poder militar. A veces, entre grandes guerras, algunos de los vencidos –con gran capacidad industrial y su correspondiente capital humano–, son también sociedades prósperas que funcionan “protegidos” de los muy fuertes militarmente que también compran su productos (frecuentemente a crédito). Pero antes o después terminan regresando a la producción militar y al rearme, directa o indirectamente.

    Ahora mismo Japón ya vuelve a rearmarse con todas las bendiciones, nos queda Alemania por hacerlo y antes o después dejará de resistirse a las “sugerencias” cada vez más fuertes que recibe.

    Si olvidamos la retórica predominante y miramos los hechos veremos que así es y que lo es independientemente de lo que nos gustaría que fuera.

    Nuestro entorno es el que es: Guerras por todas partes, creciendo, y todas ellas alimentadas, por una razón o por otra, desde Occidente, incluso manipulando groseramente a la opinión pública.

    Si repasamos la historia de los últimos 250 años lo que también nos aportaron la Revolución industrial y la Ilustración fue una cultura de conquista, de superioridad, y la aplicación de las técnicas industriales a dichas formas de guerra con la consiguiente ventaja insuperable.

    Luego lo vestimos con Instituciones, Códigos Jurídicos y Retórica, que también.

    Pero la esencia del poder es militar y lo estamos viviendo en directo; cada día más cerca y con más guerras.

    En este entorno, el asunto de las licencias para Taxistas, para Bancos o para Registros de la Propiedad no es un tema de absolutos. ¿Vamos a ser más prósperos por “quitarles” una licencia por la que todos ellos, Banqueros, Taxistas y Registradores, han trabajado?

    Nada es blanco o negro, lo difícil es el equilibrio saludable. Y antes de “innovar” conviene “evaluar” para ver quién va a pagar las muchas facturas que se producen en estas situaciones. Facturas que frecuentemente son de lo más inesperado.

    Recordemos que nuestro paro industrial –que es la causa principal de nuestra situación de impotencia– viene como resultado de que desde los años setenta hemos decidido entregar nuestra soberanía aduanera y nuestra moneda ( barreras de protección como lo es una licencia) en aras de algo que cada día está más claro que a largo plazo ni es ni puede sernos beneficioso.

    En nuestro país vecino, Francia, esta es la opinión mayoritaria desde al menos 2006 (Emmanuel Todd, “Aprés l’empire” 2012, Folio)

    Lo digo porque, estando de acuerdo con las tesis liberales, hay que recordar que, por ejemplo, Enrique VII de Inglaterra se cargó toda la industria lanera de Florencia predicando la libertad de mercado tras varias décadas que usó para hacerse imbatible a base de restringirla.

    Saludos

  15. Avocat
    Avocat Dice:

    Para KC hipercabreado. Dice Vd. que nepotistas, estafadores, golfos y demás ralea hay que mantenerlos a raya con regulación pública de la economía. Muy cierto. Pero ¿es que no tenemos sobrados ejemplos para aburrir de que “malversadores, golfos … y demás ralea” donde florecen por doquier es al calor de “lo público”? ¿No se llevó el tipo de Gowex ayudas públicas y demás del sector público? ¿No estamos hartos de que las licencias, premios, ayudas e informes favorables sean para el colega y “al indiferente, la legislación vigente? La intervención pública es demasiadas veces y con el pretexto de la regulación la barrera que discrimina para ayudar a los amigos del poder. Así que no todo es blanco o negro. Coño.

    • KC
      KC Dice:

      Muy interesante su tesis, Avocat: como los mangantes sustraen de “lo público, “lo público” no debe ser tan interesante… Con esa capacidad lógica le auguro a usted y su país un buen futuro.

      La intervención pública es demasiadas veces y con el pretexto de la regulación la barrera que discrimina para ayudar a los amigos del poder.

      Si se fija y analiza la mayoría de los casos de mangantes de lo público son personas que curiosamente creen más en lo privado. Diría que es debido a que en sus cabezas confunden una cosa con la otra y tras unos años de cargo público piensan que su entorno es como una empresa. Pero no, quienes tenemos claro el tema de lo público entendemos cómo debería funcionar y cuáles deberían ser los mecanismos de control más allá de los ficticios que propone la teoría administrativa general, que es pura “ciencia-ficción” (si es que alguna vez lo jurídico fue una ciencia en España).

      A lo que yo me refiero con Gowex es a que es ya muy típico en España este tema: monto empresa, me muevo para que amiguetes me den unos préstamos que finalmente pagarán los contribuyentes, me salto todos los controles aprovechando que el sistema español es una mierda y cuando todos me descubren todo el mundo se pregunta: “¿cómo ha sido posible?” Y además, como no, tengo unos milloncetes en algún paraíso como plan B.

      Si usted cree que eso se arregla con mayor desregulación…. Le deseo suerte, que la va a necesitar.

    • Juan Luis Redondo
      Juan Luis Redondo Dice:

      Estimado KC, primero lamentar que introduzcas en este blog la mala educación en las respuestas. La respuesta inicial que diste a Gesundheitor me pareció bastante prescindible. Si no puedes expresarlo mejor, yo te pediría que nos ahorres esos comentarios.

      Sí creo que el tema que se debate, y que tanto tú como Manu Oquendo planteáis es el tema de fondo, en el que se muestran diferentes sensibilidades sobre las economías más o menos reguladas. Hay quien cree que la solución a los problemas y los desmanes es mayor regulación, y hay quien cree, entre los que me incluyo, que la solución es mucha menor regulación. En cualquier caso, lo que al menos creo que estaremos de acuerdo es que históricamente esto se comporta en forma de péndulo. Pasamos de etapas de mucha regulación, a etapas de desregulación.

      A mi me parece que en España asistimos a un estado hiper-regulado, donde en breve tendremos que cumplir una normativa para respirar o para andar, y que lo que hacer falta es suprimir el 60% de esa regulación y dar mucha más libertad. Lo que comentas sobre la no conveniencia de dejar al mercado sin una regulación mínima es claro, y creo que la mayoría lo firmaríamos. Cuál es el equilibrio … como comenta Manu … ese nos gustaría encontrar …

      El argumento sobre lo público, a mi me causa estupor. O sea, el problema de que haya tantos mangantes que se aprovechan de lo público es que tienen mentalidad de empresa privada !!! Yo creo que tienen mentalidad de ladrones simplemente. Me parece un razonamiento sin mucha base …

      Por resumir, que pensar que con la hiper-regulación que sufrimos, la solución es aún más regulación no puedo compartirlo. Y que pensar que ante personas que ocupan cargos públicos para aprovecharse, la solución es … mayor regulación, creo que no puedo compartirlo en absoluto.

      Gracias en cualquier caso por tus comentarios, y por introducir un debate realmente interesante, y aún más agradecido si nos ahorras las soflamas.

    • KC
      KC Dice:

      Redondo, dónde ve usted mala educación yo veo sinceridad. A lo largo de mi vida he conocido unos cuantos ladrones muy bien educados, así que, como comprenderá, no me baso en la supuesta educación o supuesta elegancia para juzgar el contenido de las argumentaciones ajenas. Eso lo hacen otros, los especialistas en hacer juicios con el ojo/oído en vez de con el cerebro. Que usted se pueda sentir identificado con mi comentario me trae bastante sin cuidado, eso se lo puedo adelantar de antemano.
      Dicho esto, lo que podrías hacer, antes de poner mi educación como el objeto esencial en este debate, es dar una respuesta a Gesundheitor a ver qué es lo que propones ante tal secuencia lógico-jurídica, para que nos vayamos haciendo una idea de las soluciones en el tema digital en España. SOY TODO OJOS.
      Lo que comentas sobre la no conveniencia de dejar al mercado sin una regulación mínima es claro,
      No, de claro nada, ABSOLUTAMENTE NADA. Es más, ¿cómo es posible que con tanta regulación, con tanto ahogo controlador del que por supuesto nos quejamos cada dos por tres aparezcan noticias de todo tipo de fraude? ¿Nos lo podría explicar, señor Redondo? ¿Podría explicarnos cómo es posible que cuando precisamente algunos aseguran que esta es una época de hiperregulación sea la misma en la que más destapes de todo tipo de fraudes, públicos, privados y mixtos ha habido en toda la Historia de España? Porque una de dos, o no hay tanto control como ustedes pregonan, o los controladores no hacen bien su trabajo (involuntaria o dolosamente). No hay más explicación, ni más opciones. Porque es imposible ya creer en justificaciones o errores. No es posible que los mecanismos de control hayan funcionado tan mal en un país en el que se supone que todo está hiperregulado. ¿Usted no ve que ese argumento tiene de real lo mismo que el monstruo del Lago Ness? Mire, el razonamiento sin base es decir que lo público no funciona porque hay quien sustrae de lo público, que es lo que decía el tal Avocat. Eso es una absoluta memez. Lo público no tiene la culpa porque ni siquiera es un sujeto. El que tiene la culpa es el imbécil que cree que puede hacer de lo público una parcela privada, que ya le digo yo que es lo que ha sucedido en el 80% de los casos en España. ¿Pero es que ustedes no ven el perfil de los personajes protagonistas de las imputaciones? ¿O es que están tan ciegos que no son capaces? Yo no estoy diciendo nada de más regulación, estoy diciendo que la calidad de la que hay es una AUTÉNTICA MIERDA. ¿Entiende usted la diferencia? Le aseguro que soy consciente de que debe de haber un límite en las regulaciones, pero las argumentaciones en favor del “deje usted hacer” alegremente, más viniendo de según qué bocas, ya no me las creo por muchas razones que usted debería ir comprendiendo de no ser que le importe más mi educación que los hechos. Yo ya le digo que prefiero las soflamas a las estupideces. Pero cada cuál es libre de escoger, por supuesto.

  16. ENNECERUS
    ENNECERUS Dice:

    El problema es que a lo privado se le analiza por sus resultados, lo cual está muy bien y a lo público, por sus intenciones, de las cuales el infierno está lleno.

  17. De Lege Ferenda
    De Lege Ferenda Dice:

    La Injusticia es la Opresión. Y ambas, en nuestros días, son Implacables: Valga el siguiente “cuadro”:

    Tengo hambre, pero no puedo cazar (me lo prohíben las leyes); tampoco puedo pescar, ni mariscar (también está prohibido); podría cultivar la tierra, pero no tengo tierra. Aún si lograra convertirme en aparcero de un terreno baldío, tampoco lo podría cultivar (las leyes también me lo prohíben; al igual que determinan cuanto pueden producir aquéllos afortunados trabajadores autorizados para cultivar).

    Tengo frío, pero no me puedo resguardar. No puedo encender un fuego, ni siquiera en una playa desierta. Tampoco puedo construir una vivienda sin autorización del Poder Político. Ni siquiera puedo poner una tienda de campaña.

    Podría buscar trabajo. Pero difícilmente lo encontraré; incluso estando dispuesto a renunciar a mis derechos como trabajador.

    Podría refugiarme en mi familia, pero apenas tenemos contacto ya.

    Así estan las cosas, queridos contertulios. ¿Qué vamos a hacer al respecto? ¿Tenemos miedo? ¿De que? Si no consentimos, ¿qué más nos puede ocurrir?

    Saludos

  18. De Lege Ferenda
    De Lege Ferenda Dice:

    HISTORIA DE UN PERCEBE

    Allí, en la roca del Fin del Mundo, donde la Fuerza infinita de Océano despliega todo su poder, vive nuestro Percebe.

    Su constante combate contra las olas rompientes lo ha marcado. ¿Por casualidad? creció en el lugar inhóspito cuya sola visión atemoriza a los de su grupo.

    Pero es fuerte. Su continuo soportar la adversidad lo ha hecho fuerte. Un superviviente hecho a la adversidad. Es el más viejo de su grupo, y todavía es el más fuerte.

    Ha visto crecer otros Percebes en lugares más tranquilos del promontorio, allí donde la fuerza del mar apenas se deja notar. Crecieron débiles. Son presa fácil para los depredadores. Mueren jóvenes, sin haber conocido ningún tipo de vida plena. No saben qué es la felicidad, ni tampoco el desasosiego.

    Sin embargo, nuestro Percebe ha conseguido plantar cara a sus depredadores, en especial, al Hombre. Muchos han caído en el intento de alcanzarlo.

    Vive protegido por la propia adversidad de su destino.

    Hasta que, algún día, el reposo de la Pleamar que la Luna otorga a nuestro Héroe con las Mareas Vivas, permita al depredador alcanzarlo gracias a unos extraños cilindros que le permiten respirar bajo el agua.

    Pero, aún cuando ese día llegue, su destino será muy otro al del resto de su piña: Él será respetado y apreciado, incluso por sus Depredadores, conscientes de que su fortaleza ha logrado acabar con algunos de ellos.

    Será manjar en el más rico plato, la estrella indiscutible del mejor banquete. Su recuerdo lo hará permanecer entre los vivos aún mucho después de su partida.

    Y su vida habrá sido más plena de lo que ningún otro Percebe se atrevería a soñar.

    Él nunca se ocultó: siempre miró desafiante a su enemigo. Consciente de su poder.

    CHUS.

  19. ENNECERUS
    ENNECERUS Dice:

    En todo caso habría que aclarar que no se trata de que haya menos regulación, sino de que haya menos regulación pública y coercitiva. La comunidad genera normas autoregulatorias (así surgió el derecho mercantil) y la costumbre, entendida como commun opinio iuris es fuente del derecho al margen de la ley (en Aragón en materia civil incluso contra ley no imperativa y en Navarra incluso contra ley imperativa, salvando en todo caso los derechos constitucionales).

    Por otra parte esta archidemostrado que la centralización de los controles en órganos monopolistas y máxime si están dotados de imperium, genera hiperregulación basura, ineficiencias y corrupción generalizada, riesgos que se minimizan (nunca se pueden suprimir del todo porque no somos ángeles) si el poder de dictar normas jurídicas y de controlar su aplicación está diseminado en funcionarios independientes que actúan con incentivos de mercado. Copio un texto de un artículo que he citado en otrro comentario:

    “En la tensión entre libertad e intervención, el espacio para las Administraciones Públicas está en la supervisión de los mercados, proporcionar marcos seguros en los que los ciudadanos y las empresas interactúen libremente. El gran reto es fijar unos límites infranqueables en el comportamiento de los actores que, sin obstaculizar la iniciativa privada, permitan crear el clima de confianza necesario. Para ello se requiere de una vigilancia objetiva, imparcial y tecnocrática, bastante alejada del escenario actual español, donde la discrecionalidad, la politización, las modas de lo “cool” y la influencia de las élites extractivas están presentes más de lo deseado en los organismos supervisores y las Administraciones Públicas. Este modelo debe cerrarse con el castigo de las conductas punibles sin ningún tipo de excepción. Franqueados los límites, la actuación administrativa debe dar una respuesta rápida, clara y sin margen para la arbitrariedad.”

    A mi entender, ese desideratum es relativamente sencillo de conseguir, pues tenemos un modelo muy longevo que, aunque mejorable como todo, funciona aceptablemente bien: el de los notarios.

  20. Gusana Díaz
    Gusana Díaz Dice:

    Es fácil incumplir las Sentencias si ERES la Presidenta. Pero más fácil es cumplirlas y decir que no puedes hacer otra cosa.
    Fdo./ La Cosa Algarróbica

Los comentarios están desactivados.