El General Picasso : Un ejemplo de lealtad institucional

Se cumplen en estos días 93 años desde que tuvo lugar el llamado “desastre de Annual”,una cadena de errores militares que llevó al sacrificio de unos 13.000 efectivos, entre soldados y oficiales  del ejército español en Africa, entre el 17 de julio y el 9 de Agosto de 1921, durante  la guerra del Rif, en el norte de Marruecos. El  General Martínez Silvestre, amigo personal del Rey Alfonso XIII, mando militar en la plaza de Melilla, encadenó una serie de decisiones erróneas desde el punto de vista de la estrategia militar, adentrándose en el Rif sin tomar precauciones, estableciendo posiciones defensivas aisladas e inconexas, lo que unido a la ausencia de de suministros básicos en la tropa, que carecía de agua (se bebieron su propia orina para subsistir), alimentos, munición, calzado…etc, generó una masacre , a manos de las cabilas rifeñas,  inexplicablemente dotadas de armamento por el propio ejército español, al mando del antiguo funcionario español en Melilla Abd El Krim, que atacaron en clara  superioridad los enclaves de  Igueriben y  Annual, donde se encontraba el grueso del ejército español.El general Sivestre ordenó que los 5.000 soldados de Annual emprendieran la marcha hacia Melilla. El repliegue fue caótico, y se convirtió en una trágica desbandada. Oficiales y tropa huyeron hacia la fortaleza de Dar Drius, mientras eran acribillados desde las alturas por los rifeños. Alrededor de 2.500 hombres murieron en unas pocas horas. Silvestre, según algunas versiones, se suicidó en su tienda en las primeras horas. No se pudo comprobar porque su cuerpo no apareció nunca.Los cerca de 3.000 supervivientes, a los que se les había unido efectivos de todas las posiciones cercanas en el camino hacia Melilla, llegaron días después,  al fuerte de Monte Arruit, a unos 30 km de Melilla. Tras un nuevo asedio de diez días, el general Navarro, segundo de Silvestre, rindió la posición con la autorización del general Dámaso Berenguer, Alto Comisario de Marruecos y allí mismo  fueron masacrados. Apenas salvaron la vida 60 hombres que fueron hechos prisioneros en su mayoría.

El desastre militar tuvo un eco político enorme en España, entre otras razones, porque los reclutamientos se nutrían de las clases sociales más bajas, ya que se podía evitar el llamamiento a filas mediante el pago de una cantidad de dinero. Se multiplicaron las protestas y manifestaciones.

El general de división malagueño  Juan Picasso González, (primo de la madre del pintor Pablo Ruiz Picasso),  fue designado por el Gobierno  para que investigara en la propia plaza de Melilla los hechos ocurridos, si bien se le impuso la limitación de que los acuerdos, planes o disposiciones del Alto Comisario de España en Marruecos, el General Dámaso Berenguer, estrechamente vinculado al Rey,  quedaran fuera de sus investigaciones, y que debía limitarse a los hechos realizados por los  oficiales y tropa, a lo que se opuso por carta al Ministro de la Guerra,  ofreciendo la posibilidad de que se le relevase de la comisión.

Pero Picasso decidió no dimitir y se trasladó a Melilla, donde, con escasa ayuda, trabajó durante nueve meses, en los que tomó declaración a setenta y nueve personas, e intentó esclarecer los sucedido y delimitar las responsabilidades.

El 18 de abril de 1922, el general entregó un abultado  expediente conocido como el “expediente Picasso”, compuesto de 2.433 folios,  y un resumen final redactado por él mismo al Congreso. El escándalo estaba servido. Los diputados en el congreso mantuvieron agrias polémicas. Se designaron varias comisiones parlamentarias para depurar responsabilidades al más alto nivel, entre las que se incluían las del propio rey Alfonso XIII, amigo íntimo de Silvestre a quien habría animado a avanzar de forma irresponsable para llegar hasta la bahía de Alhucemas,  (aunque no se ha encontrado el telegrama, se cree que le felicitó por este medio con el texto “olé tus huevos”).

Tras diversas  filtraciones a la prensa y la opinión pública en las que se comentaba que pudiera tener responsabilidades el propio rey Alfonso XIII,  el 13 de septiembre, el general Primo de Rivera, con el apoyo del Rey,  dio un golpe de Estado y disolvió las Cortes,  abortando cualquier proceso de depuración. La dictadura enterró así el asunto, salvaguardó la imagen del rey y acabó definitivamente con las campañas de Marruecos en 1925, tras una alianza con Francia, en el desembarco de Alhucemas.

Convencido de que Primo de Rivera quería destruir el expediente, el diputado Bernardo Mateo Sagasta lo rescató guardándolo durante la dictadura en la Escuela de Ingenieros Agrónomos, de la que era director, entregándolo de nuevo al Congreso en 1.931. Tras vivir en el olvido durante la dictadura franquista, apareció en los archivos del Congreso en 1.998, si bien de forma incompleta, posiblemente mutilado por los responsables.

El expediente puso de manifiesto la caótica situación del Ejército Español en África,  y delimitó la grave responsabilidad de los generales Silvestre y Berenguer (Alto Comisionado de España en Marruecos), ambos estrechamente vinculados al Rey Alfonso XIII, hasta el punto de que  el propio Rey designó a  Dámaso Berenguer jefe de la Casa Real en 1924 y  Presidente del Gobierno en 1930,  tras cesar a Primo de Rivera.

El 20 de noviembre de 1.931, Don Alfonso XIII fue procesado y condenado “in absentia” por el Congreso de los Diputados, por su responsabilidad en los hechos.

Como es fácil de imaginar, la figura del General Picasso ha sido objeto de diversas descalificaciones tan falsas como  interesadas. Se ha dicho que era republicano, protestante, masón…etc,  pero nada de ello es cierto. Era una persona honesta, de gran rectitud, que demostró una enorme lealtad al Ejército y al Gobierno que le designó, al no admitir ningún tipo de presión política. Cuando le propusieron abandonar el expediente para ser ministro declaró “prefiero seguir siendo un  militar honrado que un

El pasado 28 de junio, la viuda de Juan Carlos Picasso  (nieto del General) y sus doce hijos, ( la familia Picasso Martínez de Ubago), han cedido al Archivo histórico de la Ciudad Autónoma  de Melilla, toda la documentación que el General empleó para la formación del expediente, que  hasta ahora obraba en su poder. En el legajo se incluye un resumen del expediente, con anotaciones manuscritas del General,  fotografías, planos, telegramas, informes, declaraciones de testigos…etc, un verdadero tesoro para consulta de los historiadores.

 

 

 

19 comentarios
  1. KC
    KC Dice:

    Pude analizar este tema hace un tiempo y es tal cual lo redacta el articulista. De hecho, ya se adivinaba lo que sería el futuro estilo español de hacer las cosas: cortinas de humo, zonas opacas, presiones, amenazas para que investigadores se abstuvieran ,etc, muy a lo mecánica de la mafia. Imagino que no sería casualidad que al haber una serie de decisiones claramente erróneas por parte de los altos mandos, a su vez amigos del rey, las cosas adquirieran esos cauces, pero si lo comparamos con el estilo de proceder de otros países, está claro que España tiene ese “ADN” (el sociológico, no biológico) de la opacidad, la falta de transparencia, el amiguismo, el favoritismo, el “tú haz esto que aquí no se entera nadie”, “dile a Pepe que tache los nombres de los nuestros”, etc. Luego, con los años, entiende uno por qué en Sudamérica están como están, claro. Yo creo que aquí es dónde comenzaron los problemas de los “patriotas” y de sus palmeros, precisamente. Es un tema que habrá que estudiar pacientemente estos años venideros.

    • urbano Alvarez
      urbano Alvarez Dice:

      Gracias por el comentario. Efectivamente la forma en que se ocultaron las responsabilidades de las más altas instancias del Estado nos recuerdan prácticas similares bien recientes en relación con la corrupción económica que sufrimos. La actitud es la misma que hace un siglo. Lo importante es que no trascienda. De casta el viene al galgo.

  2. Manu Oquendo
    Manu Oquendo Dice:

    Felicitar al autor.

    Hace tres o cuatro meses tuve la suerte de escuchar a una historiadora, especialista en esa época, –Mª Concepción Ybarra (Historia, UNED)–, sobre el mismo tema

    Interesante ver los entresijos de cómo en todas partes cuecen habas. Sucede una cosa y nos cuentan o callan otras y a veces ni con el paso de los años sale todo a la luz.

    Ni es exclusivo de España ni somos los más expertos en el arte de manipular a la opinión.

    Por ejemplo, ahora mismo, tiene que venir un ex-piloto de Lufthansa para explicar lo obvio mientras nuestra prensa y nuestros gobiernos tratan de pasar desapercibidos tras cumplir con los titulares de rigor al dictado.

    http://rinf.com/alt-news/editorials/5-august-even-certain-now-obamas-ukraini
    an-stooges-intentionally-malaysian-airliner/

    La diferencia es que entonces se encargó un trabajo serio y el General Picasso lo hizo. Hoy ya saben todos, una hora antes de que sucedan las cosas, lo que tienen que decir.

    Los Picassos, hoy, también existen pero tienen que ir por libre porque los “oficiales” no dicen ni pío con fundamento. Credibilidad cero. La pregunta es cómo nos podemos proteger de los jefes de los Picassos.

    Saludos

    • urbano Alvarez
      urbano Alvarez Dice:

      Gracias por tu comentario Manu. Sería difícl encontrar hoy a personas tan rectas y con tal sentido de la responsabilidad como El General Picasso. Sin embargo, algunos jueces que están instruyendo casos de corrupción sonados, con aciertos y errores, pero con todas las presiones del poder en contra (Alaya, Torres, Ruz…) nos recuerdan esa actitud. Al final es verdad que sólo nos quedan los jueces.

    • RC
      RC Dice:

      Es verdaderamente necesario que, aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid, nos encasquete Vd. una dosis de propaganda putiniana? Lo de que “un caza ucranio Su-25 ametrallo al MH17” se cae por su propio peso desde el momento en el que se llama al Sujoi Su-25 “caza”, cuando es un avión de ataque al suelo. El hecho de tiene un techo de 7000 metros, cuando el MH17 viajaba a 10000, es decir, tres kilómetros mas arriba, no hace sino terminar de desacreditar esta enésima tesis de la conspiración de los propagandistas de Putin (que, entre tanto, y aparentemente sin avisar al “ex-piloto de Lufthansa”, ya se han pasado a la teoría de que fue un misil tierra-aire, pero ucranio, el responsable del derribo. Ya se sabe que verdad no hay mas que una, pero mentiras infinitas…)

  3. Francisco Rodríguez Boix
    Francisco Rodríguez Boix Dice:

    Magnífico artículo muy bien documentado.Como melillense pude acudir el pasado 28 de junio ,en el Palacio de la Asamblea,a la entrega,a la Ciudad de Melilla,por parte de la familia Picasso,de los archivos del general,en un acto emotivo y entrañable.La caída de la Comandancia General de Melilla,tras el desastre,pudo producir la conquista de la Ciudad por los rifé ños,so la inteligencia natural de Abd El Krim El Jatabi,al pensar queEspaña hubiera iniciado una operación a gran escala,lo evito.En cualquier caso,la responsabilidad del frívolo e inmaduro Alfonso XIII es evidente,así como la relación de causalidad entre el desastre y el advenimiento de la Dictablanda.Un fuerte abrazo al autor con mi más cordial enhorabuenau

    • Urbano Álvarez
      Urbano Álvarez Dice:

      Como asistente al acto de entrega de la documentación en Melilla por la familia Picasso me llamo la atención el enorme interes por el asunto y gran conocimiento de los melillenses. Gracias por tu comentario y un abrazo

    • urbano Alvarez
      urbano Alvarez Dice:

      Muchas gracias Paco. La verdad es que me llamó la atención el interés y gran conocimiento que tienen los melillenses acerca de Annual y el expediente Picasso. Fue un acto emotivo y la familia Picasso quedó encantada con el trato recibido y on la decisión de ceder los documentos a la Ciudad.
      Un fuerte abrazo.

  4. Blas
    Blas Dice:

    Mi abuelo Pedro sobrevivió al desastre, de milagro. Conservo las cartas que remitió a sus padres, antes de julio de 1921, y la estremecedora de agosto donde cuenta su calvario. Tenía 22años y era analfabeto.
    Le agradezco este artículo que rinde homenaje al gral. Picasso, cuyo trabajo metódico y comprometido me recuerda el del juez Marino Barbero, en otro contexto.
    Las cartas de mi abuelo, y más cosas sobre sus vivencias en el Rif pueden consultar se aquí:

    http://www.pedroenelrif.com

    • urbano Alvarez
      urbano Alvarez Dice:

      La verdad es que en los relatos de los supervivientes a los que a los que tomó declaración el General Picasso se constata la falta de alimento, agua, munición…y la pésima dirección del ejército de Africa en esos momentos.Parecía que la guerra tenía como única finalidad favorecer los ascensos de los oficiales por méritos. Es comprensible el sufrimiento de las familias que enviaron a sus hijos a la mili, como simples reclutas, no profesionales, y los perdieron de esta manera. Eso es lo que hace este asunto fuera particularmente grave y lque generar una gran oleada de portestas , como antes ocurrió en la semana trágica catalana, desencadenada por un motivo parecido.

  5. Eduardo Juarez Valero
    Eduardo Juarez Valero Dice:

    El artículo resulta un poco superficial ya que no aborda dos graves problemas en el ejército español de finales del XIX y principios del XX como fue, por un lado, la división entre africanistas y peninsulares, entre belicistas y abandonistas, en el cual se implicó directamente el Rey Alfonso XIII, siempre del lado de los africanistas; y, por otro, la negativa sempiterna de aquella oficialidad finisecular, obcecada en no aceptar nunca la subordinación al poder civil amparado en la constitución, también alentado por el Rey. El uso de la guerra en África como trampolín en el ascenso militar y, por ende, político, fue el punto de partida de carreras fulgurantes como la del propio General Franco. Frente a ellos, el espíritu aristocrático del Real colegio de Artillería de Segovia, negando constantemente la aceptación de los ascensos por méritos de guerra, o el General Picasso, aceptando las órdenes alejándose de presiones y sobornos, representaba la cara del ejército ancestral, opuesto al arribismo de los ganadores de ascensos en guerra, como Silvestre, Berenguer, Primo, Franco o Millán Astray. Desde luego, la maravillosa Concepción Ybarra, colega y compañera en el departamento de Historia Contemporánea de la Facultad de Geografía e Historia de la UNED, analiza estos puntos en profundidad en sus muchas publicaciones al respecto. Por mi parte, felicitar al autor del artículo por tocar determinados aspectos de la historia del ejercito y de la España Contemporánea, especialmente aquellos oscuros momentos de las guerras africanas, de golpes de estado y de traiciones continuadas y desconocidas al régimen político que había aupado a aquellos que lo hacían.

  6. urbano Alvarez
    urbano Alvarez Dice:

    Lógicamente, la extensión del artículo no permite comentar la cuestión de los ascensos por méritos de guerra y la división del ejército en este aspecto. Por otro lado la pretensión del artículo, además de divulgar la cuestión de Annual, es también dar a conocer la reciente cesión de los documentos por parte de la familia Picasso, de la que formo parte por afinidad.
    No obstante aprovecho para comentar que el general Picasso estuvo antes en la guerra de Africa y siendo capitán en 1893, recibió la laureada de San Fernando por ofrecerse a ir desde el enclave “Cabrerizas Altas” hasta “Rostrogordo” a pedir ayuda, es decir, que conocía perfectamente el terreno.

  7. Enrique Espejo
    Enrique Espejo Dice:

    La actitud de Silvestre fue considerada temeraria por Picasso, el cual, por cierto, había sido condecorado con la Laureada de San Fernando en la guerra de 1909.
    Las decisiones tomadas por Silvestre, sobre todo las últimas, sólo podían haber sido tomadas, como dice Picasso, en un momento de incomprensión de la realidad. Era un valentón al que acompañaba la buena estrella y que había salvado el pellejo in extremis en diversas ocasiones.
    Sin embargo, sí hubo militares profesionales de valía. Como Fidel Dávila, o el coronel Morales, muerto en Annual. O Núñez de Prado, fusilado en Zaragoza los primeros días de la guerra civil.
    Tampoco metería en el mismo saco de Silvestre a Franco y Millán Astray. Ni tampoco a Berenguer, que al fin y al cabo era más que nada un político.

  8. Manuel Fernández
    Manuel Fernández Dice:

    Lamentablemente, la historia se repite, y los españoles somos muy olvidadizos. Ya nadie se acuerda del calvario por el que pasó, el General Marcelo Aramendi García, durante la Transición.Tenemos un comportamiento un tanto especial como pueblo y como colectivo (somos vociferones, el respecto al prójimo brilla por su ausencia, preferimos que problemas comunes nos los resuelva el vecino, etc, etc.) que Ortega achacó a un mal endémico de la raza. Lamentablemente, visto lo visto, comulgo totalmente (muy a mi pesar) con este pensamiento de Ortega y Gasset. Corrupción generalizada, crisis institucional, crisis económica, paro, comedores sociales llenos ¿qué más nos hace falta para rebelarnos contra este supuesto Estado de Derecho? Más bien Estado del Revés, que desayuna todo los días con una nueva corruptela y la digiere como si nada, sin sal de frutas ni bicarbonato. Comentaba hace unos días a un buen amigo francés, residente desde hace unos años en España, lo siguiente: Vosotros, en Francia, con la mitad de la corrupción que estamos soportando nosotros en España ya habríais sacado la guillotina. Tardó algo en responder. Pero respondió, simplemente, con un : No lo dudes.

  9. Ángel Rincón
    Ángel Rincón Dice:

    El libro “Historia secreta de Annual” de Juan Pando Despierto, editado en 1999 es, quizá, el más documentado sobre el asunto. Muy recomendable su lectura. Juan Pando agradece la colaboración de la familia del general Picasso y su acceso a la documentación que ahora se entrega en Melilla.
    El general Picasso está falto de un merecido homenaje en reconocimiento público a su figura y su labor. Claro que quienes deberían promover dicho homenaje no sean los más idóneos para hacerlo, dada la situación actual. Quizá esté más cerca un homenaje a Líster, Modesto y compañía.
    Franco y Millán-Ástray nada tienen que ver con Silvestre y Berenguer. Meterlos en el mismo saco es un error.

    • Urbano Álvarez
      Urbano Álvarez Dice:

      Efectivamente, Juan Pando, autor de un excelente libro sobre el desastre de Annnual contacto con Juan Carlos Picasso, ( mi suegro), nieto del general, al que encontró por la guia telefónica (no era difícil). Le visito en su casa de La Navata y este le mostró el cofre con toda la documentación manuscrita del General, su abuelo, poniéndola a su disposición, lo que Juan Pando siempre agradeció, refiriéndolo en el libro. Fue precisamente Juan Pando quien recomendó a la viuda de Juan Carlos Picasso, con la que mantiene relación de amistad, que aportara la documentación a una Institución publica para que se garantizara su conservacion, fuera conocida y pudiera ser consultada.

Los comentarios están desactivados.