El caso Pujol o las leyes son para los demás

Más allá de la investigación que espero que se lleve a cabo sobre el origen real de la ya famosa “herencia opaca” del patriarca de los Pujol –por cierto, la excusa de la herencia presenta interesantes similitudes con la de los premios en la lotería de Carlos Fabra, condenado cual Al Capone local por delito fiscal – me interesa aquí reflexionar sobre el fenómeno del Estado de Derecho “dual”. Se trata de un Estado de Derecho donde las leyes solo se cumplen por quienes no tienen más remedio, pero no por aquellos que tienen en su mano saltárselas sin sufrir las consecuencias. Resumiendo y simplificando, podríamos decir que en  España hay dos tipos de personas: las  obligadas a cumplir la ley (la ciudadanía de a pie) y las que se la pueden saltar impunemente (las personas con poder, tanto político como financiero o económico). Mientras que las personas pertenecientes a la primera categoría tienen que sujetarse a las leyes no solo por convicción sino porque si no lo hacen pueden sufrir las consecuencias (en forma de sanciones de todo tipo incluidas las penales) las segundas, por lo que se ve, ni tienen la convicción de que las leyes hay que cumplirlas ni sufren ningún tipo de consecuencias si no lo hacen.

Se ve que para personas como el ex presidente de la Generalitat las leyes son para los demás, para el pueblo llano. Al parecer la gente que tiene una gran misión en la vida, ya sea construir una nación, asegurar el bienestar de la familia o levantar un imperio económico o financiero se considera exenta de cumplir con la legalidad vigente. A lo mejor es que ni repara en su existencia. Lo lamentable es que todavía queda quien está dispuesto a comulgar con esas ruedas de molino, ya sea por interés o por fanatismo. 

Resulta interesante comprobar que en España hay personas como la Infanta Cristina o como el clan de los Pujol que se creen por encima de la ley y viven con esa convicción tan felices, cual dioses en medio de los simples mortales. Son personas que no tienen que preocuparse no ya por llegar a fin de mes, sino por saber lo que firman o qué impuestos hay que pagar, aunque sean mayores de edad y con plena capacidad jurídica y de obrar. Hasta que les pillan, claro, y entonces su sorpresa y su disgusto son mayúsculos. Pero ¿cómo? ¿Es que me tengo que ocupar yo también de estas nimiedades? ¿Quién se ha creído que es ese periodista, ese Juez, ese Inspector de Hacienda? ¡Usted no sabe con quién está hablando! Por eso la primera reacción es siempre la de envolverse en el manto protector, ya sea el de la Corona, la bandera, el partido o la empresa y matar al mensajero. Ya saben, se trata de una denuncia política, quieren cargarse la institución, el proceso, la marca España, la recuperación, la familia… Lo que pasa es que como la realidad es tozuda al final hay que acabar dando alguna explicación por surrealista que sea. La ventaja es que en España siempre habrá acólitos dispuestos a creerle a uno acerca de la imposibilidad para una persona muy ocupada de regularizar en 30 años herencias opacas. O aunque no te crean qué más da si al final tu tribu  va a cerrar filas y hará todo lo posible para evitarte contratiempos. Cuestiones personales y pelillos a la mar.

Lo más curioso es que muchas de estas personas  que podríamos denominar “de primera categoría” (aunque solo en términos jurídicos, porque parece claro que desde el punto de vista ético no tienen ninguna) ostentan o han ostentado importantes responsabilidades de Gobierno. Eso quiere decir que, además de tener que cumplir las leyes como todo hijo de vecino, por mucho que les moleste, tienen la responsabilidad de velar por su cumplimiento como recuerda nuestra maltrecha Constitución, en concreto en su art.9. Por esa razón, la deslealtad de un político o un gestor público con el Estado de Derecho es mucho más relevante que la de un simple particular. No es solo una cuestión de ejemplaridad pública, es también una cuestión política y jurídica de enorme gravedad.

Por eso cuando alguien toma posesión de un cargo público lo que promete o jura es cumplir y hacer cumplir la Constitución. De hecho, nuestra normas recuerdan que en el acto de toma de posesión de cargos o funciones públicas en la Administración quien haya de dar posesión formulará al designado la siguiente pregunta: «(Juráis o prometéis por vuestra conciencia y honor cumplir fielmente las obligaciones del cargo… con lealtad al Rey, y guardar y hacer guardar la Constitución, como norma fundamental del Estado?». La respuesta lógicamente tiene que ser afirmativa. No se trata sólo de una fórmula más o menos retórica de cara a la galería, o de una especie de trámite, sino de la expresión del compromiso que asume quien se dispone a ocupar un cargo al servicio de los intereses generales en el marco de un Estado democrático de Derecho. Por eso el incumplimiento debe acarrear consecuencias  políticas pero también jurídicas.

El caso Pujol es una muestra más –no sabemos cuántas más nos quedan por ver- del estado terminal de nuestro Estado de Derecho, porque un Estado de Derecho “dual”, es decir, un Estado de Derecho que solo es capaz de imponerse a los débiles y no es capaz de controlar a  poderosos sencillamente no es digno de tal nombre. Además está amenazado de ruina porque es más que probable que la convicción de que las leyes han de cumplirse voluntariamente disminuya peligrosamente también entre la ciudadanía al percibir que hay personas que están por encima de la ley. Porque si hay algo que no es tolerable en una democracia son los privilegios. Ya está ocurriendo algo así con las leyes fiscales, pero después pueden venir todas las demás. Si dejamos de creer en nuestras leyes tarde o temprano dejaremos de cumplirlas porque sencillamente no es posible poner un policía, un juez o un inspector de hacienda detrás de cada ciudadano.

En definitiva, que una persona con mucho poder haya estando violando la ley durante muchos años sabiéndose impune denota sencillamente la existencia de una enfermedad política y moral de primera magnitud en Cataluña y en España que puede acabar con nuestra democracia. Un poder descontrolado es siempre un poder no democrático. Un Estado de Derecho implica la existencia de poderes y poderosos limitados por normas y en esa limitación se encuentra su verdadera grandeza. Sinceramente, creo que el que no lo entienda así no puede considerarse un gobernante verdaderamente democrático por muchas elecciones que gane.

15 comentarios
  1. Gonzalo García Abad
    Gonzalo García Abad Dice:

    Interesante artículo. Creo que nos podemos encontrar ante varias situaciones. Si efectivamente los hechos son como los cuenta Pujol, su deshonestidad queda en evidencia. Si ha habido una corrupción de mayor profundidad y no se derivan las correspondientes responsabilidades, nuestro sistema está gravemente enfermo. Si hubo en Cataluña corrupción generalizada y conocida por muchos, y sólo ahora, con el proceso independentista en marcha, nos empezamos a enterar, me parecería execrable. Si todo lo que vamos conociendo sobre los casos de corrupción que haya habido en Cataluña, afecten o no a Pujol, es el fruto del avance de las investigaciones judiciales y policiales, y nada más que eso, me parece que deberíamos felicitarnos. El tiempo dirá ante qué nos encontramos.

    En cualquier caso me parece que esto tiene una consecuencia inmediata, da un giro profundo al proceso independentista. En condiciones normales, una situación como ésta debería llenar de preocupación a todo el arco político catalán; averiguar la verdad se debería convertir en primera prioridad, antes que la independencia. Es evidente que todo el espectro político nacionalista, incluida ERC, se ha puesto de perfil. Da la sensación de que se trata de un asunto de menor importancia. No importa si ha delinquido o no, los ladrones somos los españoles, siempre los españoles, por nuestra misma naturaleza. Hasta ahora se nos acusaba injustamente a los españoles de robar a Cataluña, pero ahora la corrupción que se haya podido producir por aquellos a quienes reconocen como “los suyos” no tiene apenas importancia, quizá pueda considerarse como un pecadillo venial que se produce en el ámbito estrictamente familiar. Esa contraposición de “lo propio”, más o menos tolerable, y “lo ajeno” o español, completamente intolerable, aporta al independentismo un carácter abiertamente xenófobo, que hasta ahora se pretendía que quedase en alguna medida enmascarado. Si el hecho de ser catalán, y además nacionalista, lo justifica todo, si todo es perdonable, es evidente que se está dando un paso al frente por el camino de la xenofobia más abierta. Hasta hace poco quizá tuviésemos sospechas fundadas de que este proceso pudiese tener tintes xenófobos, pero lamentablemente, si no cambian mucho los acontecimientos, y si no cambian las actitudes de los partidos nacionalistas, cada vez quedaran menos dudas.

    Reciba un cordial saludo.

  2. Antonia Fuentes Moreno
    Antonia Fuentes Moreno Dice:

    Estupendo artículo que vuelve otra vez a poner el dedo en la llaga: muchos de nuestros gobernantes tienen una conducta poco ejemplar….su conducta es delictiva.

    Pero quiero llamar la atención sobre un hecho, el matrimonio Pujol ha tenido siete hijos y todos ellos han formado parte de la trama, alguno podía rebelarse y “salir del camino torcido” pero es lo que han visto en casa, su educación ha estado marcada por la actuación de sus padres y no se han cuestionado otro comportamiento.

    Son muchos hijos que han salido de la casa paterna, han estudiado en Universidades, han viajado, han formado su propia familia y se han relacionado con grupos y personas que en sus negocios y en su vida diaria actúan de forma diferente a lo que vierón en casa. ¿Y ninguno se ha cuestionado el proceder mafioso de su padre?

    Ahora entiendo el poder de la educación y la influencia de la familia en nuestras vidas. El señor Pujol es el espejo en el que se miran sus hijos…solo hay que imitarle para verse reflejado.

    • RC
      RC Dice:

      “De casta le viene al galgo”…el común de los mortales hemos tenido que esperar a todo esto para enterarnos también de que el origen de la fortuna del clan Pujol estuvo en el estraperlo de la posguerra, con el abuelo Florenci trasegando divisas entre Barcelona y Tanger…

    • gonzalo lopez hernandez
      gonzalo lopez hernandez Dice:

      Lo de los Pujol es sencillamente asqueroso, pero lo mas asqueroso de todo es que Gonzalez, Aznar,Zapatero,Rajoy etc; sabian perfectamente todos los detalles de esta corrupcion, pero por egoismo no les intereso denunciarlo.A mi modo de ver las cosas, son estas personas mas indecentes que el Jordi de los cojones.

  3. de Lege Ferenda
    de Lege Ferenda Dice:

    Como vaso, he rebosado. No por los casos de delincuencia común de los más demócratas de entre los demócratas (¿que querré decir con esa palabra?).
    Convertirnos en Cobayas humanas en beneficio del gran fraude que está en desarrollo respecto al Ébola, esto es, en beneficio de los peores de entre los peores; la Farmafia y sus secuaces.
    Hasta Podemos será mejor que esto. Y es que no veo opciones, porque no las hay.
    No es una opción el complejo Ciudadanos – UPyD. Y no lo es porque parten de personalismos como cambio (¿de qué?); en eso no puede competir con Podemos. Y como sociedad, tampoco podemos permitir seguir como hasta ahora.
    Me daré hasta noviembre para decidir si exiliarme (¿dónde?) o implicarme en aquéllo en lo que no creo.. Sabiendo que, decida lo que decida, será sin convicción.
    Pero así no es posible continuar.
    Muchas gracias por el Post. Deprimente, pero real y necesario.

  4. de Lege Ferenda
    de Lege Ferenda Dice:

    Y, por cierto, he recibido noticias desde la “presa” amarilla, la familia de la reina consorte ya está siendo “protegida” de los súbditos. Fotos compradas para no ser publicadas.
    Cambiándolo todo para que nada cambie. Como siempre. Son los Borbones.
    No se irán por las buenas. Todo el sistema corrupto y los delincuentes a su servicio dependen de la impunidad del UNO y Desigual.
    Y ese UNO y Desigual, tiene los genes que tiene. Y no me refiero a cuestiones sociológicas.

  5. O,Farrill
    O,Farrill Dice:

    Gracias Elisa por tu artículo donde de nuevo poner el dedo en la llaga: dos varas de medir diferentes según quien sean los ciudadanos. Estamos viendo cómo se persigue con saña inaudita desde la Agencia Tributaria a quienes no tienen flamantes asesores financieros (muchos de ellos procedentes de Hacienda) hasta hacer que se hayan cerrado miles de pequeñas empresas y negocios por esa persecución y la laxitud con que se miran las cuentas públicas. Como se dice en el gremio “un abogado es aquel de defender una causa y la contraria”. Las leyes están llenas de trampas, son dudosa constitucionalidad en muchos casos pero ¿quién va a perder el tiempo y el dinero interponiendo un recurso contra ellas? “Hecha la ley, hecha la trampa” dice el refrán. Deberíamos ser menos “legalistas” y más éticos. No es por vencimiento o imposición como se debe gobernar, sino por convencimiento de la NECESIDAD Y ADMINISTRACION JUSTA DEL GASTO PUBLICO. Ejemplaridad no es dictar más normas sobre supuestas transparencias (también llenas de trampas burocráticas) sino con recuperar el sistema de controles independientes de toda la vida sería suficiente.

    • Gonzalo García Abad
      Gonzalo García Abad Dice:

      Tiene toda la razón de que se vienen haciendo acusaciones desde hace mucho tiempo. Lo que los ciudadano no conocemos es si son dignas de credibilidad o no. Yo lo que planteo es que, si las autoridades hubiesen tenido información suficiente hace mucho tiempo, me parecería execrable que no la hubiesen dado a conocer si el motivo hubiese sido que la hubiesen resguardado en un cajón a la espera de acontecimientos. Al independentismo se le debe ganar con los argumentos de la razón, que creo que son muy cuantiosos, y no con los del soborno o el chantaje, según convenga. Desconozco si ha podido haber algo de eso pero me parecería execrable. Espero y deseo que no sea esa la explicación.

      Reciba un cordial saludo.

  6. KC
    KC Dice:

    ¿En serio? ¿Nadie sospechaba nada? ¿Nos han pillado a todos por sorpresa? Madre mía…. Pero madre mía…. Ustedes, los jurieconomistas, no tienen arreglo antropológico. No me cansaré de repetirlo: cada uno tiene los políticos que se merece, ni más, ni menos. Ya no es sólo “enfermedad moral y política”, sino que hay que bucear en la Psicología para que el Derecho se entere de una vez por todas del porqué de la conducta humana, porque NO TIENE NI PUÑETERA IDEA. Vayan a leer algo más que cuestiones jurídicas, por favor, que luego pasa lo que pasa. Hay muchos otros libros interesantes.

  7. KC
    KC Dice:

    Pregunte a notarios, abogados y registradores mercantiles si les ha pillado por sorpresa este tema…

  8. veedor
    veedor Dice:

    si no estoy equivocado anaximandro ya dijo, tiempo ha, que las leyes son como la tela de araña, solo retiene a los pequeños insectos, los grandes la rompen.
    asi, sin querer ser pesimista en epoca vacacional mas proclive al optimismo, mucho es de temer que hasta para lo malo, los clasicos se nos adelantaron

  9. José manuel
    José manuel Dice:

    Para que un sistema, un estado de derecho en el que haya libertades, esas libertades y derechos tienen que ser conquistadas por los ciudadanos y aquí la democracia fue una concesión del franquismo, murió el dictador, se formaron larguísimas colas ante su cadáver, Suárez le hizo los papeles de demócratas de toda la vida a los franquistas y ya tenemos democracia, ¿pero el pueblo luchó por ella? Algunos si, pero el pueblo en general no. ahora, que el franquismo se encuentra respaldado por los votos limitarán los derechos y libertades de acuerdo con su conveniencia si el pueblo no lo impide. La derecha ya está jugando sus bazas y una de sus bazas es PODEMOS. Era muy peligroso para el IBEX35 que a izquierda del PSOE hubiera una sola candidatura, había que crear otra para que los perjudicados por la crisis pudieran unir sus votos y quitarles el pode.r

  10. José manuel
    José manuel Dice:

    Nos estamos confundiendo si creemos que PODEMOS significa cambio de algo. Los perjudicados por la crisis son 17.000.000 de obreros que les han quitado sus derechos, cerca de 6.000.000 de parados, y 9.000.000 de pensionistas que ven peligrar sus pensiones. Esos treinta y tantos millones cada uno tiene un voto en su mano y la derecha tiene que crear la división de esos votos, ¿alguien cree que las empresas de propaganda de la patronal (lo que algunos llaman medios de comunicación) los han puesto al servicio de PODEMOS para que ganemos las elecciones los perjudicados por la crisis? El 15 M sirvió par que el PP ganara por mayoría absoluta las municipales y autonómicas y ahora quieren repètir la jugada con PODEMOS

Los comentarios están desactivados.