¿Encontrar un buen trabajo en España? Mejor con contactos

Reconozco que el ferragosto no es el mejor momento para publicar posts, como bien dicen mis coeditores, pero el caso es que me apetecía hablar de un tema que debería ser objeto de un proyecto de investigación de esos que financian nuestras Administraciones Públicas muchas veces con tanta rumbosidad y sin excesivo criterio. Hemos hablado mucho en este blog de nepotismo en el sector público, y también de las “revolving door” con las empresas reguladas o dependientes del favor político. La lista de políticos o de familiares de políticos colocados en organismos públicos o en este tipo de empresas es muy larga, y hay gente que ha hecho el esfuerzo de recogerlas de forma ordenada, por ejemplo aquí.

Pero hoy me gustaría centrarme más en el fenómeno de la colocación de los “hijos de” quizá porque mi hija mayor está buscando trabajo en UK y ahí lo del “hijo de” funciona bastante peor, de lo que por cierto me alegro por mí y sobre todo por ella, dado que indica que las reglas del juego son limpias. Además me parece que una de las mayores satisfacciones personales  que puede dar la vida es conseguir las cosas por uno mismo y no porque alguien le hace (o le debe) un favor a tu padre o a tu madre. En España a muchos jóvenes se les evita esta satisfacción y  no hablo solo de los casos más obvios, de los hijos de Ruiz Gallardón, Aznar. Felipe Gonzalez, etc, etc, todos muy bien colocados dado que incluso aunque se dediquen a la fotografía acaban trabajando en Indra, que ya tiene mérito. Me refiero a un fenómeno más amplio y más preocupante en el que muchos profesionales o directivos de empresas piensan que si no “tiran”  de contactos los chicos no lo van a tener fácil. Lo que probablemente es cierto pero distorsiona las reglas del juego en la búsqueda de trabajo en la medida en que no va a primar tanto el mérito y la capacidad de los aspirantes sino los contactos paternos. Por otro lado favorece la endogamia, en el sentido de que es mucho más fácil “colocar” a los hijos si se dedican a la misma actividad o al menos a alguna actividad cercana a la que desarrollan sus padres.

Para ser justos, es cierto  que en muchas ocasiones el “hijo de” suele tener un cv bastante apañado, idiomas, una Universidad razonable (no siempre pública, especialmente para los de “letras”) un máster o varios-preferiblemente en el extranjero o en una escuela de negocios prestigiosa en España- pero lo más importante es lo que viene en la parte de arriba del curriculum: los apellidos del aspirante que indican si  tiene, o no, unos padres que son capaces de apreciar los favores y sobre todo que están en condiciones de devolverlos.  Por esa razón los chicos pueden pensar -lo que también es muy gratificante, para que nos vamos a engañar- que si han accedido a un puesto de trabajo en un gran despacho o en una gran consultora es por sus méritos y no por sus padres. Aquí no estamos muy acostumbrados a la tarea de reflexionar sobre estas cuestiones, o como dirían los anglosajones a  “check your own privileges”. Por otro lado, el problema es que tal y como están las cosas en España conseguir un cv así de aseado no es tarea fácil para muchos jóvenes, empezando por los idiomas (salvo que nos creamos lo de los colegios públicos bilingues con profesores españoles que han hecho un curso de inglés en Irlanda) y terminando por los masters buenos de verdad que suelen ser bastante caros y no están al alcance de todo el mundo. Pero es que incluso aunque a base de mucho esfuerzo se consiga, al final en igualdad de condiciones es más probable que entre el “hijo de” que el desconocido.

Con esto no quiero decir, ni muchísimo menos, que todo sea enchufe y contactos en el sector privado español (en el público en cambio casi se puede afirmar lo contrario) y menos en el que está más alejado del favor político. Pero hay mucho de eso, bastante más que en otros países serios, y lo preocupante es que cada vez hay más, dado que conseguir un buen puesto de trabajo en España es un premio gordo, y por tanto un favor muy importante . No es infrecuente precisamente que ese “colocame al chico” sea precisamente el mayor favor que se le puede a hacer a alguien con influencia. En ese sentido cada vez nos acercamos más a Italia y a los países sudamericanos y nos alejamos más del norte de Europa. Es bastante curioso asistir a cenas de amigos y ver como los hijos se cambian como cromos, valga la expresión; yo mando al tuyo a hacer prácticas a tu despacho y yo contrato al tuyo como becario. Todos contentos.  La red de favores se va haciendo cada vez más tupida, eso sí en perjuicio de los chicos cuyos padres no están en condiciones de  hacerlos.

En este entorno, no es sorprendente que crezca la desigualdad y que los jóvenes  preparados y sin contactos (o los que simplemente prefieren no depender de las redes familiares) se vayan de España. Y ojo que cuando hablo de jóvenes preparados no hablo de los que acumulan títulos universitarios múltiples sin mucho valor o de chicos que después de terminar la universidad (especialmente en carreras de letras y en Universidades que han jugado a llenar las aulas sin muchos miramientos)  tienen una formación equivalente, con suerte, a la del antiguo BUP. Y con suerte un trabajo que requiera ese tipo de formación será precisamente el que puedan llegar a conseguir, uno que requiera tener una formación básica. Pero de este tema hablaremos a la vuelta del verano con más detenimiento y con más datos.

Por ahora, disfruten del puente de agosto..

 

49 comentarios
  1. Alvaro
    Alvaro Dice:

    “El honor y la moral empiezan a partir del momento en que las necesidades vitales están cubiertas” (La organización del desgobierno, pág. 121, Alejandro Nieto)

  2. Gonzalo García Abad
    Gonzalo García Abad Dice:

    Tal cual, excelente artículo. Quizá como única salvedad diría que también es más fácil salir al extranjero con una buena posición, contactos, una economía saneada… Por ejemplo, para trabajar en el extranjero, y particularmente en los países con mayor atractivo, es extraodinariamente recomendable dominar el castellano y el inglés y, al menos muy conveniente, tener el máximo conocimiento posible de otra lengua de amplia difusión internacional como el francés o el alemán.Como usted bien comenta, eso es muy complicado de conseguir sin los recursos suficientes. Normalmente, la gente que lo consigue lo logra destinando tantos esfuerzos a la tarea que se olvida de formarse en otras áreas.

    Personalmente, echo a volar mi imaginación y me imagino que haría si tuviese algún tipo de contactos. Probablemente, en el ámbito privado, buscaría rodearme de gente que aunase preparación y confianza. Que el buen nombre de quien recomienda dependa del rendimiento del recomendado puede ser una cierta garantía de disciplina. Humanamente es comprensible que la gente con contactos teja aun más la red de contactos. Lo que sucede es que, para quienes carecemos de contactos, es enormemente frustrante carecer de esos recursos en una economía como la española que tiene unos mercados de trabajo tan duales. Es desincentivador de la inversión en educación, lo que es peligroso para el país, puede llegar a ser hasta embrutecedor, algunos desanimados por la situación llegan a perder la cortesía y los buenos modales.

    Y un peligro importante es que muchos políticos, incluso los más preocupados por conocer la realidad, pueden llegar a perder la conexión con la realidad. Escuchando a muchos políticos, de todo tipo de partidos, da la sensación de que desconocen la profundidad del problema. Estoy convencido de que muchos están llenos de buenas intenciones, pero observo que con eso no basta. Desconocen la realidad porque se relacionan prácticamente todo el tiempo con gente con contactos, aunque sea de un nivel intermedio.

    Los contactos no son malos de por sí, lo malo es que haya una proporción enorme de gente sin contactos. Una fuente de crecimiento de la economía de una país es el fortalecimiento de las redes de contactos pero, si esas redes conducen siempre a las mismas personas, fracasarán. En cierto modo, es como disponer de las últimas tecnologías de telefonía pero solamente poder marcar un número de teléfono. Debemos ingeniar sistemas para que todo el mundo pueda contactar con las personas más adecuadas en cada momento.

    Reciba un cordial saludo.

  3. Carlos de Miguel
    Carlos de Miguel Dice:

    Sin duda, los españoles deberíamos hacérnoslo mirar. Lo del mercado de trabajo, digo. Ya sabemos que las comparaciones son siempre odiosas pero cuando se trata de contraponer el funcionamiento del mercado laboral español con otros avanzados como el británico alcanzan la categoría de hirientes. No existe un solo aspecto de nuestro mercado laboral que se aproxime a un mínimo de eficencia —empezando por la descripción de los puestos de trabajo, pasando por el desarrollo de los procesos de selección o la estructuración de carreras profesionales y terminando por la transparencia salarial. Sabido es que lo de aprender inglés es complicado para los españoles —incluyendo a los que han pasado por nuestro peculiar modelo de educación bilingüe— pero tomar conciencia de que un CV bien elaborado es la llave para encontrar trabajo —sin necesidad de enchufe ni de ser “hijo de”— se convierte en un auténtico acto iniciático… Entretanto, los políticos y los agentes sociales siguen emperrados en su diagnóstico: todos los males que padece nuestro modelo de relaciones laborales se encuentran en la temporalidad de los contratos…

  4. Isidro Elhabi
    Isidro Elhabi Dice:

    Pues sí, la realidad es bastante así. También es verdad que creo que un contacto puede dar la “oportunidad” pero no la “estabilidad”, es un factor más que influye pero no determinante. Más aún hoy con tanta temporalidad y tanto paro, es bastante fácil salvar la petición pidiendo el cv y luego si l@s chic@ no convencen, decir que es que ahora no se está contratando a nadie, o simplemente conseguir que le hagan a alguien la entrevista hoy por hoy ya es hacer un favor. A lo mejor se hace el favor de contratar al “hijo de” en prácticas o unos meses para cubrir el favor, y si es un paquete se va fuera con la excusa de “no se hace fijo a nadie”, y si el hijo vale, se le renueva, o se le intenta llamar con más asiduidad o que se mantenga. También es verdad que el mercado español de trabajo es muy complicado. La dualidad es horrorosa. Todavía me considero joven y sé que por mucha buena carrera, máster o idiomas no se contrata porque no tiene experiencia, y no tiene experiencia porque no se te contrata. En el extranjero son más abiertos a darte esa oportunidad y hay muchas más facilidades para hacer “internship” durante la carrera. Y si tienes la mala suerte que tu sector está muerto y te reinventas, pues resulta que eso está muy de moda pero que los de RRHH o empresarios prefieren a alguien que “tenga experiencia” o ven con recelo que ahora te quieras dedicar a otra cosa. Al final ese favor es la única manera que a los jóvenes se les da la oportunidad y puedan demostrar que valen o no. Como dice el artículo, tampoco todos los “hijos de” son unos niños de papá enchufados, aunque haya algunos que sí puedan serlo. Pero la mayoría de estos, seamos sinceros, ni siquiera les haría falta trabajar. Y por otro lado apuntar, que si bien este “favor” es bastante habitual en España, quizás por las redes familiares y la solidaridad social, y no deja de basarse en la confianza, “se prefiere alguien conocido” tampoco es algo “typical spanish”. Y cada vez creo que es más complicado que se de. Creo que se da más en provincias que en grandes ciudades, y más en pymes que en grandes empresas donde recursos humanos puede estar externalizado y entonces el papá tiene que ser muy, muy potente. Aún así conozco “hijos de” muy pijos de padres influyentes que han tenido que emigrar o que nunca me habría creído que fueran a trabajar en un Starbucks en Londres. En otros países no es que sea el “hijo de” pero sí es el “ahijado de”, es decir, una buena carta de recomendación de tu profesor, de tu anterior jefe, o de un amigo que trabaja en la empresa y te “apadrinan” suele ayudar.

    También sería interesante pensar la razón de por qué en otros países no se desconfía tanto de quién no se conoce y aquí sí. Aunque conozco casos de ambos lados, empresarios que sólo contratan a quien tiene referencias, o algunos que los “hijo de” les han salido rana, y han perdido tiempo, dinero, y la amistad con los padres y ya no contratan hijos de conocidos por si acaso.

    Y por último, resaltar que esto en los principales cuerpos del sector público estatal no se da (no me atrevo a afirmar lo mismo de ciertas oposiciones autonómicas, provinciales, o locales). Este asunto durante mucho tiempo se ha atribuido a ciertas oposiciones donde estaban copadas por generaciones de familiares. Hoy en casi todas no ocurre, aunque muchas personas tengan todavía esa falsa creencia de que opositar es de “hijos de” (el Tribunal de Cuentas no es un ejemplo, y sé que algunas más no, pero no es lo general). Es más muchos jóvenes que valoran esa meritocracia es una de las razones por las que opositan: es una opción más barata que un máster o una universidad privada, y no se requieren esos contactos. Pocos “hijos de” opositan actualmente en comparación, así por ejemplo, muchos que creen que para ser juez hay que “hay que ser rico y ser hijo de un juez”. Sin embargo, en los estudios sociológicos del CGPJ se demuestra que la procedencia social mayoritaria de los jueces españoles es la clase media-baja y que el porcentaje de jueces hijos o parientes próximos de otros jueces no va más allá del 7%.

    Gracias por el esfuerzo Elisa y felices vacaciones.

    • Isidro Elhabi
      Isidro Elhabi Dice:

      Por cierto, mucha suerte para su hija. Seguro que con paciencia y tesón en poco tiempo encuentra algo.

  5. KC
    KC Dice:

    Este es un tema transcendental que en países mediterráneos no se comprende por varias razones y que mucho menos un jurista-economista teórico va a saber concretar. Y lo es no tanto por el acto de colocar a alguien, sino por la susceptibilidad de desplazamiento potencial que hay detrás. Es decir, si pongo al hijo de Manolín, al que le debo unos favores, es posible que Jaimito, que tiene más potencial -hablando desde el punto de vista que se prefiera-, quede desplazado de ese puesto que realmente se adscribía a sus habilidades. En un país serio, esto es, científicamente avanzado y con una praxis empírica real, Jaimito no debería tardar en encontrar un empleo en algún otro lugar (aunque hubiera quedado desplazado del puesto 1, 2 y 3). Sin embargo, en un país en el que la teoría verborréica/palabrera y dónde el análisis práctico ni está ni se le espera, las cosas funcionan de otra manera. Porque en un país en el que la tasa de desempleo sólo importa si me afecta directa o indirectamente, es lo que va a suceder a largo plazo. A medida que la tasa de desempleo aumenta, el catetismo sociobiológico aumenta exponencialmente dando lugar a que la tendencia no sólo perdure, sino que además aumente.
    En UK lo primero que piden en un CV es lo que sabes hacer y lo que has hecho hasta entonces. Luego, si acaso, se valora el papel que diga que eso es así. Imagino que esto para alguien poco avispado es aleatorio, caprichoso o incluso ridículo, pero les funciona bastante bien. Incluso el tema de la fotografía es significativo. Allí no quieren que Pepita ponga su foto en el CV y alguien tenga que juzgar en base a ello, porque hace años que saben que así lo único que se consigue es que el paleto general discrimine por algún rasgo que no tiene que ver con las habilidades concretas de Pepita, que es lo único que debería importarle a un mercado laboral que aspire a ser medianamente serio. Y como este podrían ponerse decenas de pequeños ejemplos mediante los cuales uno va entendiendo, cuando tiene la información oportuna, de por qué Hespaña, Hitalia, Portujal y Grezia son lo que son, y los países serios son otros (con serio me refiero a saber hacer, no a que no haya que pasarlo bien). Y por supuesto se entiende por qué unos tienen unas tasas de desempleo, y otros otras. Pero qué les vamos a pedir a países cuyo Derecho Administrativo y Tributario son homeopáticos o espejismos en el desierto.

  6. misnotas
    misnotas Dice:

    Este es un tema poliedrico y espinoso en el que es dificil alcanzar acuerdos. temo que en Inglaterra (la cabeza y torax del león UK) la operativa del “old boys” sigue existiendo y si no produce mas victimas es porque la ciudadania y recursos humanos en ese pais han cambiado, para disgusto de muchos, enormemente desde la 2 g mundial….
    Si las politicas de seleccion se profesionalizasen y las cartas de recomendación funcionasen..la hipotesis de que a a tal palo tal astilla no presentaria las ventajas que ahora tiene para encontrar un candidato con un potencial supuestamente predecible….y los que no tienen padrino tambien se bautizarian

  7. aldelgadog
    aldelgadog Dice:

    Pues precisamente en Nada es Gratis hubo un post con demostración de que en las oposiciones a los altos cuerpos de funcionarios es donde se da mucho el nepotismo.
    Por lo menos en España.

    • Isidro Elhabi
      Isidro Elhabi Dice:

      Post y datos Sr. adelgadog por favor. Se trata de una acusación demasiado grave para no argumentarla. ¿Su táctica es la de “difama que algo queda”? Le aviso que juego con ventaja, conozco todos los post de nadaesgratis sobre este tema y el monográfico de un profesor desde que se publicó. Y en el tema de parentesco su autor creo que pensaba que había mucho más del que creía, intentó argumentarlo pero tampoco lo que cuadraban los datos, no tenía su totalidad y dejó la sombra de la duda únicamente sobre dos oposiciones (cuando una tiene una explicación más sencilla) y con unos porcentajes ínfimos y en fin que en ese punto quedó bastante en ridículo. Como ve, juego con las cartas marcadas.

      ¿Y en las diputaciones y en las agencias públicas, funcionan las conexiones adelgadog? Sigo con ganas que nos cuente su experiencia en estas administraciones a los que no las conocemos por dentro. Seguro que sería muy interesante.

    • KC
      KC Dice:

      Isidro, no es que sea yo precisamente admirador de aldelgadog, que ha escrito buenas pifias en este blog, ni mucho menos de Nada es gratis, en el que se suelen también decir muchas… (no sé qué palabras escribir aquí para que los ojos algodonados no vean herida su sensibilidad). El caso es que dudar de que la media nepotista en España es mayor que en otros países (no precisamente Portugal, italia o Grecia, claro), es, permítame decírselo, absolutamente ridículo. Y es curioso, porque el tal aldelgadog hace poco decía que no era cuestión del ADN español, e incluso parecía muy enfadado por la connotación -sobre la cual, además, alguien por aquí se hizo un buen lío con el tema racial, que no tiene absolutamente nada que ver-. Pero sí, no dude usted que el nepotismo, el favoritismo y muchos otros -ismos sociobiológicos son de mayor grado que en otros lugares. Es muy curioso, por cierto, que el propio autor de la entrada que usted nos comenta se pregunte, en un comentario posterior a la misma, a qué podría deberse la cuestión. Una pena que hayan cerrado los comentarios, porque le habría puesto “azul” (o verde en la cultura hispana; por alguna razón cambia el color).
      Por cierto, sobre nepotismo en la función pública y en las oposiciones obviamente los datos empíricos van a ser mucho más complicados de conseguir que en otros estudios. Pero estoy convencido de que, por ejemplo, usted, como buen jurista, esto ni se lo había planteado: http://www.revistasice.com/cachepdf/CICE_74_147-166__A6E8B3F30DD11AFBDF902722BC8BF559.pdf
      Vaya directamente a “conclusiones”, no sería deseable que alguien de este blog sufriera un ictus con la parte numérica.
      P.D.: ¡uy, pero si es el mismo autor el del informe que suscribo y el que usted pone en el enlace! Y parece ser que todavía sigue sin entender el porqué de los datos que ha sido capaz de obtener… Cachis…
      P.D.: ahora relea de nuevo mi comentario sobre el tema de las fotografías en los CV ingleses y seguro que entiende mejor la cuestión.

    • Francisco R.
      Francisco R. Dice:

      Ya le pongo yo un ejemplo Don Isidro. Pásese Vd. por los organismos públicos Renfe y Adif, concurso-oposición mediante, y verá Vd. las sagas familiares que encuentra. Y cuando se canse de las sagas familiares (aunque hay muuuuuuuuchas), comienza por las conexiones políticas y sindicales. Lo del Tribunal de Cuentas al lado de estas dos joyas se queda en nada.

    • Isidro Elhabi
      Isidro Elhabi Dice:

      Correcto estimado KC, Manuel Bagues era el profesor que me refería. Piruleta de fresa para usted!

      Y hágame el favor y relacioneme conceptos. “Nepotismo: Desmedida preferencia que algunos dan a sus parientes para las concesiones o empleos públicos.” Mientras que el estudio que usted me enlaza concluye que “El principal resultado del modelo es que el comportamiento óptimo del evaluador implica que exija un nivel de conocimiento más alto en aquellas pruebas en las que tenga un conocimiento mayor y, por tanto, pueda evaluar con más precisión. De modo que, dados dos candidatos con la misma calidad total, pero con una distinta distribución del conocimiento, aquél que destaque en las mismas dimensiones que el evaluador tenderá a recibir una mayor valoración.” ¿Me puede decir dónde está la relación de un nepotismo y un sesgo evaluador? Llámeme analfabeto o lo que usted quiera pero una cosa es que un catedrático evalúe con notas más bajas en la materia que es especialista y otra muy distinta es dar preferencia a familiares. Dígame qué tiene que ver. El estudio también concluye “Estos resultados confirman la presencia de un efecto «similar-a-mi» y revelan la importancia de que la composición de los tribunales sea diversificada y equilibrada”. Resulta que el profesor Bagues debe desconocer la composición de los tribunales de oposición de judicatura/fiscalía. Están compuestos de: 1 Magistrado TS o TSJ o Fiscal Sala, TS o TSJ; 2 magistrados; 2 fiscales; 1 catedrático; 1 abogado del estado; y 1 abogado. Es decir, a mi parecer bastante diverso, 4 profesiones distintas y de distintas jerarquías. Claro que podía ser más diverso, metemos una persona de cada profesión jurídica al bedel también, y al primero que pase por la puerta, y en vez de examinar en el Supremo que se examinen en el Teatro Real. Además, da la casualidad que el profesor Bagues ha omitido un dato (o no lo he visto, lo he releído por encima), ese sesgo evaluador y cualquier otra posible influencia en cualquier miembro del tribunal se intenta eliminar mediante la eliminación de la nota más alta y la más baja. Una vez expuesto el tema, la nota resultante se obtiene de sumar todas las puntuaciones y excluir la máxima y la mínima de cada tema y dividiendose entre el número de puntuaciones. Es decir, si el catedrático es especialista en un tema y evalúa por debajo de la media, esa nota se eliminaría. Al igual que si resulta que alguien tiene algún conocido en el tribunal. Para que que el sesgo evaluador del Sr. Bagues fuera efectivo debería dar la casualidad de que hubiera dos especialistas en el tribunal de distintas materias y que ambas por sorteo fueran los temas de examen. En la oposición de judicaturas/fiscalía hay 321 temas distintos, este año por ejemplo 4 tribunales y 7 personas de 4 profesiones y distintas categorías, calculeme usted que es de ciencias la probabilidad de que en un mismo tribunal coincidan que caigan 2 temas de la materia que son 2 especialistas.

    • Isidro Elhabi
      Isidro Elhabi Dice:

      II) Claro que las oposiciones son mejorables, y claro que influyen muchos factores, pero ni de lejos, ni muy de lejos, se aproximan al nepotismo. Y si se reforma el sistema es para hacerlo todavía más imparcial, no violar uno de los pocos resquicios donde todavía se valora el mérito y la capacidad. Que muchos sueñan con que todos los jueces y fiscales lo sean por sólo tener el carné del partido.

      Y que sí, que admira usted, y el resto también, muchas cosas de otras sociedades.

      ¿A usted le pone KC eso de ir contra alguien que tiene ases en la manga eh? Reconozcalo.

    • Isidro Elhabi
      Isidro Elhabi Dice:

      A Francisco R.

      En mi comentario me refiero a cuerpos de administración pública estatal y oposiciones por turno libre sujetas a derecho administrativo. Usted menciona concurso-oposición, no es lo mismo. Y Adif o Renfe son entidades públicas empresariales, no Administración, ni están sujetas a derecho administrativo. No me vale. Sé dónde hay mamoneos y enchufes y dónde no.

    • KC
      KC Dice:

      Isidro, ya sabemos que el (a) nepotismo es una cosa y un (b) sesgo de selección es otra, pero les une que al final del camino lo que existe es un desplazamiento de candidatos en (a) y un potencial desplazamiento en (b). Si profundizamos en (b) lo que observamos es que el problema obedece, como bien explica el prof. Bagues -aunque desconozca el porqué, o más bien diga desconocerlo-, a que surge un sesgo que él denomina “similar-a-mí” (en antropología y sociobiología tiene otra nomenclatura, obviamente). Si se fija, la esencia nepotista es la misma -colocar al “similar a mí”, bien sea mi familiar, mi amigo o alguien de mi partido-. En el sesgo de selección posiblemente -no con toda seguridad- se produzca de forma mayormente inconsciente -o no-, pero la realidad es que se produce porque los datos lo recogen. El prof. se refiere a temas de materias, yo aún iría más allá, pero sería más complicado demostrarlo. Lo que quiero decir, más allá del estudio, es que si lo trasladamos al ámbito laboral, es clarísimo que la decisión británica de eliminar la fotografía del CV es absolutamente correcta desde un punto de vista científico y objetivo. Un ignorante, un analfabeto, el típico imbécil que juzga con el ojo, va a pensar que esto es una nimiedad, pero no, no lo es. Y como allí están bastante más adelantados, toman este tipo de medidas, pequeñas pero efectivas, porque saben que así se minimiza el sesgo. Y esto no lo hacen por capricho o porque un día alguien se ha levantado y dice “hoy vamos a hacer esto y mañana ya veremos”, sino porque alguien explica que este tipo de acciones puede optimizar la selección y, a plazo medio, mejorar el sistema. Lo hacen, en definitiva, porque para ellos el que el sistema funcione es muy importante y entienden cuáles son las bases objetivas para ello. Porque al final es una cuestión de sistema. Si tu tienes un sistema que estás viendo que falla, lo lógico, lo esperable, es que hagas algo para solucionar esa desviación sistemática. Esto, que en Gran Bretaña,, Alemania o Francia es totalmente entendible, en otros países es mucho menos entendible porque su ADN (histórico, sociológico, psicológico, consciente o inconsciente) es otro. Entonces, tú le puedes explicar a un imbécil con cierto poder que el sistema está fallando en algún proceso, que te va a decir que está bien, porque en los Hitalia, Hespaña, Jrecia y Portujal lo importante es hacer y deshacer al antojo, por muy distintas razones. Pero vamos, que esto no es de ahora, esto ya es de hace años, lo que pasa es que ahora, con el tema de la crisis, la gente se queja y analiza más las cosas. Pero como decían en otro comentario por aquí, yo no he visto más sagas familiares que en estos países mediterráneos, sagas que obviamente aprovechan sus redes de contactos para seguir ampliando sus “similar-a-mi”.

    • KC
      KC Dice:

      En definitiva, si a alguien como un Tribunal Jurídico, del que se espera cierta objetividad, ya se le está descubriendo un sesgo (yo diría que hay más de uno), imagínese una persona “normal” (claro que el “normal” del estandar español no sería el mismo que el del estandar de otros países). Y bueno, ya si nos vamos al tema del Tribunal de Cuentas y determinadas instituciones, sólo nos queda alucinar. Ya no le cuento, claro, el tema del sector privado, aunque eso sería más entendible y menos trascendente. En UK. el sistema de “golpecito en el hombro/espalda” fue eliminado ya hace unos cuantos años y ahora es menos político que por supuesto en USA, que tiene otro estilo, claro. http://www.theguardian.com/uk/2004/jul/02/constitution.politics
      En definitiva, que el problema fundamental es el de la trascendencia que los que se les supone no “antisistema” tienen del sistema, es decir, probablemente menos que los mismos “antisistema”. Por cierto, otro día le explicaré un estudio sobre la influencia que tiene en la nota de los opositores el día de la semana y el hecho de que un evaludador y un evaluado sean del mismo o de distinto género. No dude, ya se lo adelanto yo, que en unos años se hará de forma distinta para que esto no pueda influir. Pero para ello la ciencia habrá que meter mano en las cabezas huecas. Aunque sí, es mucho más importante erradicar el tema del nepotismo, porque ahí la desviación es muchísimo más impactante para lo que es el sistema en su conjunto.

    • KC
      KC Dice:

      Por cierto, yo no hice ciencias, soy tan jurista como usted, pero afortunadamente tuve otras lecturas de muchas otras ramas sobre las cuales, de haber sido por el Derecho, ni siquiera hubiera sabido que existían. Yo creo que ese es otro problema, y bien gordo, que tiene el mundo jurídico y económico por sí mismos. Y también obedece, claro, a unas causas.

    • Isidro Elhabi
      Isidro Elhabi Dice:

      Estimado KC, veo que está hecho un profesional del “escapismo”, hace bien. Aquí se afirmaba que había nepotismo en la función pública, y no existen los datos, ni tampoco parece que esa sea la realidad en altos funcionarios del estado por oposiciones. Es más parece que hoy por hoy por regla general con los datos que hay es bastante reducido. Sacar otras conclusiones parece tener otras intenciones maliciosas. Podríamos discutir otros informes de conclusiones irrisorias. Y de un sesgo a “colocar a un familiar” hay un trecho, no los conecte porque lo primero suele ser inconscientemente y hasta inevitable y lo segundo es delito. Los sesgos existen, claro que sí, muchos (efecto lunes, hora después de comer, orden de llamada, sesgos subjetivos de apariencia, etc.), pero en cualquier proceso de selección, sea público o privado. Aún así en las oposiciones hay más filtros usualmente que en procesos de selección privados. Pero eso, le vuelvo a repetir es bastante distinto a nepotismo o enchufismo. Algunos sesgos podrían ser evitables y otros serán casi siempre inevitables. Si hay una entrevista, la impresión personal es inevitable por mucho que la foto no figure en el Cv. Se ha evitado en una primera criba, pero no se puede evitar en la segunda. Un proceso de selección no deja de ser depositar la confianza en una persona. Y las razones por las que una persona nos inspira más o menos confianza son bastante subjetivas. Así las rubias cobran más que las morenas pero les cuesta más buscar trabajo, los calvos que los que no, o los guapos cobran más que los feos. Sé lo que es la fisionomics.

      https://m.youtube.com/watch?v=cQlxPKRtDUE

      http://videos.lavanguardia.com/economia/20130603/54375028876/conran-mas-rubias.html

      http://videos.lavanguardia.com/economia/20130620/54376802540/sala-i-martin-calvos-cobran-mas.html
      Por cierto, me gusta mucho más el CV anglosajón que el español de lejos. Algunos sesgos pueden eliminarse, otros pueden minimizarse y otros a lo mejor es imposible. El sesgo de orden debería perjudicar a los últimos, pero siempre habrá por regla general que llamar primero a uno y luego a otro. También dependerá de la profesionalidad de los evaluadores y reclutadores. Si estos son conscientes de sus propios sesgos, sabrán intentar separarlos o minimizarlos.

      A lo mejor resulta que por aquí no somos tan idiotas… ¡Qué sorpresa que sea también jurista, yo también pensaba que era astronauta! Como habla de los juristas siempre tan despectivamente nunca imagine que usted también lo fuera, KC también es uno de esos juristas catetos, idiotas y medioanalfabetos, ¡es uno de nosotros! ¡qué decepción!

      Oiga y de lecturas, ¿cómo lleva a Henry Frederic Amiel? “Quien desprecia demasiado…”.

    • Isidro Elhabi
      Isidro Elhabi Dice:

      Acabo de leer el artículo de The Guardian y me reafirma en que unas oposiciones libres son de los mejores métodos (con todos sus defectos) si se quiere asegurar su objetividad e imparcialidad en la selección, por mucho sesgo que haya en los distintos métodos de examen. Y esto ya lo saben en Alemania, lo saben en los bar examinations y en medio Europa. En España, esta frase “it is impossible to demonstrate that the best candidates are always appointed, or that the system is not founded on patronage”, hoy por hoy no ocurre. Así de claro. En este país, por muy criticable que sea se puede afirmar con toda rotundidad que los jueces son aquellos que han pasado 3 exámenes evaluados de la forma más objetiva posible junto con un periodo de formación y que no hay ningún tipo de patronaje ni filtraciones. Quizás por eso nuestros profesionales son reconocidos internacionalmente. Además para aquellos incultos o malintencionados que van afirmando que opositar priva de “experiencias vitales” (algo por cierto, imposible de evaluar con objetividad) y “sólo sirve para memorizar y convertir en loros” ya se ve que la evaluación de concursos de méritos provoca corrupción y nepotismo, aquí, en UK o en Pekín. Mientras que en el Common Law el leading case cobra más fuerza, y hay más peso del jurado que en la profesionalidad del juez, aquí un juez ha de aplicar e interpretar la ley, no sus “experiencias vitales”. Y para eso tiene que conocerla y para conocerla tiene que haberla estudiado.

  8. O,Farrill
    O,Farrill Dice:

    En unos años pasamos de esfuerzos reales para obtener formación, conocimientos y experiencia a la situación contraria, donde suponemos que somos los mejores (cada uno individualmente) y que merecemos todo. Por circunstancias familiares empecé a trabajar con 14 años y mi hermano con 12 compatibilizando el trabajo con los estudios. Ambos tenemos la misma sangre y la misma educación. Uno quiso ser siempre asalariado y yo opté por buscarme la vida y, a ser posible, ser mi propio jefe. A los 23 años fundé la primera empresa sin un duro, con un capital social mínimo y con dos socios que todavía estaban terminando estudios. En cuatro años teníamos en nómina varias personas, la facturación llegaba a los 70 millones de entonces y la marca empresarial era conocida en toda España. ¿Qué diferencia había? No estábamos condicionados por tratados de ningún tipo, una empresa se constituía con una simple escritura notarial y un solo trámite de alta en Hacienda (central por supuesto) y todo dependía de nuestro esfuerzo, ganas de trabajar, ilusión por los proyectos que emprendíamos (todavía no se conocía esa figura de los “emprendedores”) y confianza en nuestra preparación y experiencia. Eso sí. no teníamos ese precioso margen de diversión que hace que el fin de semana se adelante al jueves para ponernos ciegos de botellón con los “coleguis”. Calcular cuantos “erasmus” por metro cuadrado hay en el centro de Madrid cada noche.

    • KC
      KC Dice:

      Perdone, o debo de ser muy lelo o no entiendo la correlación entre la media de Erasmus por metro cuadrado y el nivel del sistema económico español. ¿Podría explicarse mejor, por favor?

  9. O,Farrill
    O,Farrill Dice:

    Lo siento. Se me escapó el mensaje antes del final para terminar con los “contactos” que significan compromisos en los entornos: calcular el número de “contactos” antes y después de la Transición y su aumento exponencial en los últimos años. Muchas gracias.

  10. O,Farrill
    O,Farrill Dice:

    Encantado KC. Me refiero al tiempo dedicado a disfrutar de las noches madrileñas que repercuten en el rendimiento posterior de formación o preparación profesional. Hace algún tiempo, sondeando la situación con vistas a volver a emprender, un titulado superior al escuchar la palabra “geotecnia” me decía: “Eso era un grupo musical de los 80 ¿no?” Creo que se han dado demasiados títulos que no demuestran necesariamente la validez de quienes los han recibido y eso ¡qué duda cabe! afecta a nuestra economía poco productiva y demasiado especulativa.

  11. KC
    KC Dice:

    Creo que entiendo mejor, O’Farrill, pero desde luego eso sería una causa nimia con toda la amalgama de causas correlacionadas con el resultado general, entre otras cosas porque las políticas económicas no las deciden precisamente las personas de esa edad y tampoco las políticas de empresa en el 90% de los casos. El problema, más bien, es el síndrome de titulitis que tienen unos países con respecto otros, sobre los que la práctica y la resolución de problemas está por encima (eso no quiere decir, obviamente, que no valoren los títulos).

  12. Jesús Casas
    Jesús Casas Dice:

    Voy a discrepar respetuosamente de la autora y mayoría de comentaristas. Yo contrataría, a semejanza de cv a un hijo de alguien conocido, por ejemplo, de la autora, porque uno sabe qué clase de educación han recibido en su casa. Unas veces funciona mal y otras bien, para eso está el periodo de prueba, otras veces es el joven quien necesita algo distinto a lo que puedes ofrecerle. Estoy conforme con que en Estepaís ser “hijo de” ayuda mucho en detrimento de quien no tiene contactos, pero no es negativo en sí mismo, sólo en la medida en que se contrate a paquetes emparentados con conocidos, pero los tiempos no están para plumíferos de 4 apellidos. Por lo demás, la expresión “quien tiene padrinos se bautiza” es genuinamente patria,

  13. IgnacioGomGar
    IgnacioGomGar Dice:

    Un artículo de mucha actualidad, sin duda. Acabo de terminar mis estudios en una famosa escuela de negocios de Madrid y éste ha sido sin duda uno de los “trending topics” del año. De hecho, los mismos rectores nos recordaban con frecuencia que, además de estudiar, a esa escuela veníamos también a hacer contactos o, ya que preferían decirlo en inglés, a “hacer networking”. También nos dijeron que alrededor del 80% de las ofertas de trabajo se conocían mediante contactos y que sólo el 20% eran accesibles al público en general.
    Desde el principio, la idea de invertir mucho dinero y esfuerzo para -en cierta medida- conocer gente (como quien conoce a una persona en una fiesta) siempre me pareció innoble.
    De todas las conversaciones que hemos tenido, puedo sacar dos principales argumentos, uno a favor y otro en contra, del uso de los contactos en el sector privado español (en mi caso, de la abogacía). El argumento a favor consiste en aceptar que los contactos son útiles, que el hombre está destinado a facilitarse la vida (y no a complicársela más de lo que ya es) y que, de todos modos, de nada sirve entrar en un sitio por ser el “hijo de” alguien si luego no vas a funcionar, pues en tal caso simplemente te echarán. Por otra parte, un despacho de abogados (o una empresa cualquiera) tiene como fin principal ganar dinero y, más en tiempos como éstos, si una persona está bien relacionada y puede traer clientes y, por tanto, dinero al despacho, bienvenido sea. Además, “todo el mundo lo hace”, así que, si no te espabilas, te quedarás sin trabajo, que es mucho peor que trabajar gracias a tus contactos.
    Los argumentos en contra son de índole filosófica, pero, desgraciadamente, no económica. Defienden que el uso masivo de contactos destroza la meritocracia y, con el tiempo, destrozará el país, porque no invertimos en la gente competente y noble.
    Ahora mismo estoy en los Estados Unidos y me ha sorprendido mucho una cosa. Si subes las escaleras del edificio hasta el final, llegas a la azotea, pero nadie puede pasar porque hay un cartel minúsculo que te lo prohíbe. Sin embargo, no hay nadie controlando. Yo le he propuesto a mi compañero (americano) que lo saltáramos y observáramos durante un solo minuto las magníficas vistas de la ciudad, pero él se ha negado en rotundo. “Si te ven, te echan del edificio”, me ha dicho. Un poco incrédulo, le he hecho caso, aunque me ha parecido terriblemente exagerado que te echaran por eso. Pero lo cierto es que no lo es tanto. Como decía uno de los editores en este blog en el artículo “Observaciones diletantes de estío: policía estadounidense vs. policía española”, si se permiten las infracciones menores, pronto éstas se convertirán en mayores y graves. Lo cierto es que el uso de contactos va en contra de la objetividad y la meritocracia, que tanto necesitamos. Si no, vean mi ejemplo: algunos de los mejores estudiantes no se han colocado todavía, mientras que muchos de los peores de la clase ya tienen trabajo.

    • KC
      KC Dice:

      Es muy interesante este comentario y te agradezco el mismo, Ignacio. Te diré una cosa: que esto lo escribas tú, que eres estudiante es trascendente, pero que un catedrático diga en una evaluación oral que “hay que saber venderse” es lo más lamentable que vi en mis años como estudiante. Ese exagerado concepto mercantilista de las cosas, y en concreto en el mundo del Derecho y la Economía, es lo que acaba por destrozar el sistema de un país, porque supone creer que no hay límites y una ambición desmedida que sólo los paletos pueden defender. Una cosa es tener ambición, que está muy bien, y otra muy diferente que esta sea obsesiva y enfermiza, que es lo que yo he visto en parte del mundillo jurídico, económico y político, y cuyo perfil siempre es más o menos parecido. Tu anécdota sobre la azotea es muy interesante, y yo también la tengo comprobada: en el mundo anglófono hay una especie de criterio general por el cual las personas se ponen unos límites, que suelen tener que ver con las prohibiciones, pues entienden que si está prohibido es porque todos han decidido que nadie tiene por qué traspasar esos límites. En el mundo latino es como si nos creyéramos los reyes del mambo y que estuviéramos por encima del bien y del mal. En este mismo blog escribía una comentarista “por qué no van a abrir las tiendas en domingo si yo quiero ir a comprar”, que creo que define bastante bien el catetismo imperante. La señora cree que porque ella quiera ir a comprar los supermercados tienen que abrir en domingo, cuando si en otros países liberalizan los horarios es porque han llegado a la conclusión, obviamente bien debatida y no por capricho infantil, de que es algo que genera circulación, fluidez, empleo y abastecimiento y se hace de forma que se respeta los turnos de los trabajadores, pero no porque a esa señora le dé por ir a comprar los domingos, que es básicamente como no decir nada y además decirlo mal. Está muy bien tener contactos y tirar de ingeniería social para fomentar relaciones comerciales, pero no está tan bien usarla para promover todo tipo de acciones que sólo tienen como objetivo saltarse las reglas comunes. Vamos a poner un ejemplo de las “relaciones sociales” que parecen entender según qué personajes: http://books.google.es/books?id=acOT6ODlIQEC&pg=PA355&dq=jordi+pujo+en+nombre+de+catalu%C3%B1a&hl=es&sa=X&ei=naTyU6a1DPOf7AbW-4CwBA&ved=0CDUQ6AEwAA#v ¿Es lícito todo lo que en estos párrafos se comenta sólo porque algunos tengan la labia muy larga y otras cosas muy cortas? Yo diría que no. Y esto es un 0’0001% de lo que se podría escribir. Ustedes tienen un problema, y muy gordo, que van a tardar años en resolver. Y espero que ahora no salga un imbécil diciendo que el problema es Cataluña, porque sería quedarse mirando el dedo.

  14. DTS
    DTS Dice:

    Muchas gracias por el post y por el blog.

    No soy jurista de dilatada experiencia y no sé si me alejo de los puntos principales del debate, pero contribuyo a este post con mi experiencia personal para que aproveche a aquéllos a quienes interese.

    No soy “hija de” pero sí pertenezco a una familia acomodada que me ha facilitado el acceso a los idiomas como mencionan en el post y que me hubiera podido pagar una universidad privada si lo hubiese deseado.

    Me licencié en una carrera de ciencias por una universidad pública (reconozco que si una universidad privada hubiera expedido un título de mayor prestigio y mi familia hubiera podido pagarlo, me lo habría planteado, como mínimo). Tras varios años trabajando (unos remunerados y otros no, famosas “prácticas”) decidí presentarme a una oposición A1 y conseguí ingresar en un cuerpo de la AGE. En este punto tienen que darme el beneficio de la duda, sin padrinos y por mis propios méritos. Una vez trabajando como funcionaria, decidí continuar con mi formación y me licencié en otra carrera, esta vez de letras, también por la universidad pública, ya que mi sueldo como funcionaria sumado al de mi marido y mi horario me lo permitieron, también sin necesidad de padrinos ni contactos. Dentro de la administración he ascendido hasta ocupar el cargo máximo “no político” por el valor que se le ha otorgado a mis dos licenciaturas (en un extraño caso de ascenso exclusivamente conseguido por reparto de currículum y no por contactos dentro de la Administración).

    A priori parece que yo podría quejarme de “los hijos de” o “amigos de” con los que me encuentro en mi Ministerio y que acceden a puestos que yo he solicitado sin éxito. Es cierto que todos ellos aprobaron una oposición, desconozco si con ayuda o sin ella, pero aparentemente acceden a puestos “jugosos” con los mismos o menos méritos que yo poseo: Ningún “hijo de” con los que me he cruzado posee dos licenciaturas y la mayoría tiene el mismo o peor nivel que yo de inglés y francés, la mayoría han ingresado recientemente y sin experiencia laboral ninguna, al contrario que yo y, sin embargo, ascienden a la velocidad del rayo y se sitúan en el top 10 de los puestos más deseados (de los que yo me entero).

    El caso es que… estoy demasiado de acuerdo con la parte del post en la que se explica que “los hijos de” han podido acceder a cierto tipo de ventajas formativas que ciertamente puede que les ayude a estar mejor preparados. Pero esto no sólo les ocurre a “los hijos de”, también es mi caso. No soy “hija de” pero mi formación en idiomas es mejor que la de muchos compañeros porque mi familia pudo pagarla, accedí a la Universidad pública y no me conformé con una diplomatura o un módulo FP porque mi familia podía pagarlo, saqué una oposición A1 mientras trabajaba porque, en caso de necesitar dinero, sabía que podía contar con mi familia, y saqué mi segunda licenciatura porque pude pagarla gracias al segundo sueldo que aportaba mi marido en casa.

    Una vez llegados aquí p

  15. DTS
    DTS Dice:

    Una vez llegados aquí puedo quejarme de que los “hijos de” se mueven mejor y más rápido con mucho menos esfuerzo y formación de la que yo tengo, pero, también es verdad que yo he ascendido gracias a un currículum que, de no haber pertenecido a una familia acomodada no hubiera podido tener. A mi favor, es verdad que mi familia siempre me inculcó el valor del esfuerzo y que yo he aprovechado todo lo que se me ofrecía para labrarme un futuro profesional sin más ayuda y cierto es que muchos de mis compañeros que pudiendo continuar con su formación, una vez que podían costeársela, no lo han hecho. Por inercia, por pereza, falta de confianza en sí mismos o por falta de capacidad, no por tiempo ni por dinero. Pero eso no me hace olvidar mis facilidades en el punto de partida.

    ¿Tengo derecho a quejarme de “los hijos de”? ¿Dónde debemos empezar a combatir las desigualdades?

    • misnotas
      misnotas Dice:

      Enhorabuena por conservar esa integridad moral tras esos lustros trabajando en la administración pública. Diría que las preguntas que expone en el cierre de su post derivan de su bonhomía y conciencia social soy todos y todos somos uno.
      Espero que la responsabilidad asociada su enfoque holístico no le quite un ápice a la felicidad y éxitos que se pongan a su alcance……
      Y sobre todo espero (y disculpeme la sandez) que no se crea los cantos de sirena de Podemos y otros prometedores salvapatrias en histeria pre electoral

  16. O,Farrill
    O,Farrill Dice:

    Durante algún tiempo (época felipista) me encargaron la coordinación de programas de empleo a nivel nacional (no existían las CC.AA. con las competencias actuales). Se trataba de dar opción a un primer empleo a titulados trabajando en proyectos de interés público, así como ¿porqué no decirlo? mover las estadísticas de empleo del INEM. El acuerdo suscrito prohibía expresamente la nominación o designación de personas para tales puestos de trabajo de carácter temporal, debiéndose realizar su selección objetiva desde el propio INEM. Pues bien, a pesar de ello, se recibían recomendaciones de todo tipo y desde todos los departamentos institucionales. La respuesta era simple: “las condiciones del convenio no permitían esas designaciones”. Muchas venían de la “línea caliente” de la propia Moncloa y recibían idéntica respuesta. Mi secretaria me dijo: ¿Qué te apuestas a que el año próximo ya no llevas esto? Acertó plenamente. Al año siguiente era sustituído por alguien más flexible. No me arrepentí de mi inflexibilidad, al igual que posteriormente no lo haría a la hora de adjudicar trabajos con el “¿a quien conocemos?”, aunque todo ello supusiera finalmente mi salida de la Administración tras 40 años de servicio público. Como en la canción de Piaf “Non, je ne regrette ríen” (no me arrepiento).

  17. O,Farrill
    O,Farrill Dice:

    Perdón.Hay un error en la redacción. Debe leerse “al negarme a adjudicar trabajos….”. Gracias

  18. Elisa de la Nuez Sánchez-Cascado
    Elisa de la Nuez Sánchez-Cascado Dice:

    Gracias a todos por los comentarios y por los links. Gracias también a Jesús Casas por decir que contrataría a uno de mis hijos, aunque quizá es porque sabe que ninguno estudia Derecho..:-)) Me ha interesado mucho el comentario de Ignacio Gomá junior, en el sentido de que las escuelas de negocio, tan pragmáticas ellas, estudian el tema como una materia más, y que hay argumentos “a favor” del clientelismo y el patronazgo, aunque también los hay en contra. De verdad, muy interesante y me gustaría un post sobre el tema. En cuanto a la pureza de las oposiciones, me temo que esto ya no es lo que era. Isidro, ya escribimos aquí sobre la elección al TS del abogado de la Caixa vía cuarto turno (vale, no es oposición pero ha llegado a magistrado del TS cosa que muchos jueces de oposición no conseguirán nunca) y a la vuelta empezaremos a hablar de oposiciones que no son tan limpias como debieran con casos y ejemplos concretos que ya les advierto les van a espantar. Y sí estamos hablando de la AGE. Creo que la idea esencial es sencilla: una vez que añanas algo ¿por qué no amañarlo todo? De eso a tocar las oposiciones no hay sino un paso. Y ya lo han dado e insisto no solo en las CCAA y los ayuntamientos. La pregunta del millón es ¿qué se le ha perdido a un joven meritócrata sin contactos en un país así? Pues obviamente nada. . .

    • Isidro Elhabi
      Isidro Elhabi Dice:

      Estoy de acuerdo Elisa, justamente por eso las defiendo tanto, porque veo la deriva hacia donde buscan algunos llevarnos, y ya bastante que hay vías de entrada sin oposición, que algunos entraron por enchufe y consiguieron consolidaciones como si fueran funcionarios y el “techo de cristal” en ascensos y promociones donde ya no sólo se trata de “hijos de”, esos son minoría a mi parecer, ya se trata de los “amigos de”, “del partido de” o “los de la asociación de”, o “los del sindicato de”, la experiencia de DTS. Si encima se quitaran las oposiciones sería el acabose.

      Para mí en la AGE no falla el acceso (a pesar de sus defectos y por lo menos principalmente en los casos que conozco, aunque seguro que este blog me sorprenderá) sino en los puestos más altos, los discrecionales, los “políticos”. Ahí el sistema falla, ocurre en todos los sitios. Para mí, consecuencia de cambiar el mérito y capacidad por “concursos-oposiciones”, “valoración de méritos”, “entrevistas”, o libre discrecionalidad. La única forma de acabar con eso es romper el “techo de cristal”, un proceso similar al que permitió acceder debería ser el que hiciera ascender hasta arriba. No debería haber ni un puesto de libre discrecionalidad, ni un puesto político, ni un ascenso donde no haya transparencia, objetividad, mérito y capacidad. Mejor nos iría. A ver que político a la hora de la verdad asumiría esto y a ver aquellos que dicen defender las carreras cómo se tomarían no poder meter a los suyos. Su última frase es totalmente acertada.

    • Sara O.
      Sara O. Dice:

      Efectivamente Elisa, esa es la cuestión. ¿Qué hace una persona sin contactos en este país? Nada. Ni los jóvenes ni los no tan jóvenes. Yo ya llevo unos cuantos años trabajados en este país pero a mis 34 me doy cuenta de que ya he llegado a mi techo profesional. De hecho llegué hace ya unos años cuando me saqué mi plaza. Que en veinte años conseguiré un ascensito? Quizás. Eso sí antes no me convierto en una amargada viendo pasar a tanto hijo de, amigo de, sobrino de, amigo de.. por delante de mí y sin ninguna preparación, capacidad, aptitud mejores (a veces incluso similares) que las que yo tengo. Yo no tengo contactos de los que me harían falta para progresar por estas tierras. Ya me he dado cuenta de que aquí no tengo nada que hacer. Afortunadamente mi perfil es interesante y aún tengo oportunidades fuera. Ya estoy en varios procesos de selección y con todo el dolor de mi corazón, llegado el momento, tendré que hacer la maleta e irme. Y por desgracia, me iré con la filosofía aquella de: “ahí os quedáis, a mí ya me da igual lo que hagáis, ya cuando vuelva será a jubilarme…”

  19. jose
    jose Dice:

    Es cierto que “el que tiene padrinos se bautiza”, pero no hay tantos buenos trabajos para tantos ahijados.

    Es decir, a parte de los casos reales en que esto suceda -o en que simplemente se contrate por las piernas de la aspirante, que también pasa, hay que recordar que el trabajo tiene que salir adelante, y que no basta ser un recomendado para dar la talla y complacer al cliente que tiene que pagar o simplemente “ganar un juicio”.

    Aquí es donde está la oportunidad para los buenos profesionales. Y si eres bueno, acabas ganando a los recomendados y a los que contratan a recomendados.
    Es decir, ahí está la verdadera meritocracia.

    Lo que sucede es que utilizamos la escusa del enchufe para justificar nuestra falta de ideonidad (es decir, que lo que lamentamos no es que alguien peor nos quite un trabajo, sino que siendo peores no podamos competir en igualdad de condiciones con otros peores; que no tengamos el enchufe que falta, vaya.

    El problema está compuesto si le añadimos la fe ciega de los españoles en los títulos y diplomas (pero no en la experiencia real ni en la actitud personal), lo que denominamos “estar muy preparado” o, más clínicamente “titulitis”. Pero que cuando hacemos la prueba del algodón, es decir, cuando hay que hablar inglés de verdad -por decir sólo algo que todos tenemos en mente- resulta que no podemos, por más títulos que hayamos comprado.Díganme ahora en un caso así cómo competir si no se tiene padrino. Imposible.

    Pero la oportunidad estará para aquel que sabiendo hablar de verdad inglés tenga que ser contratado para hacer el trabajo del ahijado no anglófono con padrinos influyentes.

  20. jose
    jose Dice:

    ¿Quieren saber de verdad porqué hay tan pocas oportunidades en España?

    1 Por que hay muy poca competencia empresarial.
    2 Por que la calidad de los bienes y servicios del mercado español es muy mala. (es decir, es un mercado que no exige la calidad que paga).
    3 Por que los españoles son muy pasivos -tanto los empresarios como los trabajadores-.

    Como se ve, todo ésto corresponde a un tipo de sociedad más bien en vias de desarrollo (enmascarada por el hecho de estar en Europa). Esto no sucede en sociedades industriales y de servicios. (cuando digo “servicios”, no estoy pensando en el camarero del chiringuito de la playa de Gandía, sino en el analista de hedge funds del piso 33 del Rockefeller Centre: la diferencia de salarios explica todo).
    Si hubiese más competencia empresarial, los empresarios se rifarían al buen profesional. Aquí estaría su oportunidad.
    Si se exigiese más calidad -y se castigase de alguna manera la mala-, automáticamente saldrían del mercado los malos profesionales y los empresarios que les contratan. Esta es la oportunidad para el buen profesional.
    Si los españoles fuesen más activos (en la búsqueda de trabajo, en la búsqueda de experiencia laboral real, en la conquista de nuevos mercados, en la creación de nuevos productos…) no tendríamos estos problemas de paro ni de empresas que cierran: esa es la actitud que se necesita para crear trabajo, crear riqueza, crear oportunidades y “encontrar un buen trabajo con -y sin- contactos.
    Sumen a ésto la cultura anti empresa y anti empresario creada por las izquierdas: nadie quiere ser empresario, que es un ser abominable y chupa sangre, por lo que todos quieren ser funcionarios bien pagados para poder comprar lo que empresarios extranjeros fabrican allí y venden aquí: es decir, que estamos quitando el paro en el extranjero, pero no en España.
    Lo que todavía no me explico es el título del artículo: encontrar un buen trabajo en España: mejor con contactos. Los comentarios tampoco tienen desperdicio.

    • O,Farrill
      O,Farrill Dice:

      Estimado José: Lamentablemente la cultura antiempresarial no es de izquierdas. ¿Qué ocurre con la persecución actual de la pequeña y mediana empresa desde las AA.PP.? ¿Cuántos emprendedores que habían arriesgado todo por un proyecto se ven asfixiados por los requerimientos y burocracias públicas hasta tirar la toalla? Un saludo.

  21. jose
    jose Dice:

    Referente a lo de los contactos, déjenme comentarles algo de mi experiencia real en Inglaterra:
    En todas las empresas, en las salas de recreo del personal, hay carteles que dicen algo así como: “si tienes un amigo que quiera trabajar con nosotros, te damos X Libras. Tiene que estar como mínimo tres meses. Ese x puede ir de unas 250 libras (camareros, doncellas de habitación, conserje de hotel) a unas
    1000 libras (ingenieros). (más o menos 1libra= 1,20 euros).
    Por otra parte existe el término NETWORKING, que es justamente encontrar trabajo a través de los contactos. Hay multitud de libros sobre ello y hay actividades diseñadas exclusivamente para eso. Parte del trabajo de las agencias de contratación laboral se basa en ésto (tanto para trabajadores como para sus clientes, las empresas).
    Por otra parte, las estadísticas en todos los países son unánimes: el modo normal de encontrar trabajo es a través de los contactos personales del solicitante.
    Por tanto el problema no es exáctamente “encontrar un buen trabajo en España, mejor contactos”, sino que es lo que estamos haciendo mal en este país -una y otra vez- para que no haya el trabajo que tendría que haber en España.
    Naturalmente que hay enchufe en Inglaterra para los que tienen los contactos adecuados: por eso los padres mandan a sus hijos a internados caros y por eso existe una aristocracia socialista. Pero, repito, lo que pasa aquí no pasa en ninguna parte, por eso recalco que el problema no está precisamente en los contactos, sino en la falta de trabajo y oportunidades reales.
    Llevamos treinta años con unas políticas económicas que han desindustrializado el país. Estas políticas las han votado sistemáticamente los españoles una y otra vez, en elecciones locales, regionales y nacionales. La pertenencia a la Unión Europea y el Euro han sido la puntilla.
    Los trabajos no salen así, de casualidad, sino que son frutos de unas condiciones económicas determinadas, por lo que si se establecen ex profeso podemos decir que los trabajos son fruto de una política económica determinada (que establece esas condiciones económicas).

  22. jose
    jose Dice:

    Para los que buscan buenos trabajos: los buenos trabajos existen por que hay muchos más trabajos normales (para que haya un jefe, tiene que haber empleados).
    Dos advertencias:
    1 Los buenos trabajos (es decir, los no de curritos) son para gente que ha estado antes en trabajos normales (de curritos). Normalmente uno resalta por la tarea efectivamente realizada, no por la escuela de negocios del master pagado. Claro que hay excepciones: Presidente de la Fundación Cultural del Banco X y similares, pero eso son excepciones a las que ni Ud ni yo podemos aspirar en la vida.
    2 Masteres y similares diplomas.
    Los españoles tienen una fé religiosa en su poder taumaturgo para encontrar un “buen” trabajo” o para encontrar marido. Yo creo que son el equivalente moderno a las ejecutorias de nobleza de antaño. Pero su fe está misplaced: Es el padre, que puede pagar tales extravagancias, y no el hijo, que necesita compensar su falta de valía personal en el trabajo real, quien tendría que ser elegido para el puesto ofertado.

  23. O,Farrill
    O,Farrill Dice:

    Amigo José: He leído atentamente tus comentarios y tengo que felicitarte porque pones el dedo en la llaga en su conjunto: desde la desindustrialización a la falta de idoneidad y preparación profesional de gran parte de los titulados a las politicas impuestas por la UE. ¿Qué significado tienen las “sanciones” a Rusia por parte de la UE por un tema manejado por los EE.UU? ¿Estamos los ciudadanos europeos conformes con esas políticas? Un saludo.

    • jose
      jose Dice:

      El significado de esas sanciones es la falta de profesionalidad-dirección de las políticas de la Unión Europea.
      En principio, la Unión Europea ha hecho bien creándose una zona nacional de mercado (a cambio de derechos políticos y de oportunidades comerciales y de emigración ) a países del antíguo Imperio Comunista Ruso en descomposición.
      Lo que ha pasado es que Rusia, ha tocado fondo con la humillación de su descomposición como imperio, aguzada por el ataque a las comunidades de habla rusa que existen en todos estos países. Esto tenía que pasar tarde o temprano.
      Crimea no es propiamente Ucrania, sino tártara de confesión musulmana. Fueron los rusos quienes la conquistaron a los tártaros, como fue Stalin quien deportó a los tártaros de allí, dejándolos en minoría en su propio país. Crimea fué cedida a los ucranianos en 1954.
      Pero ahí está la flota rusa, por lo que estratégicamente es de primer orden.
      Crimea tiene que formar parte del imaginario ruso por que allí pasaban sus vacaciones los jerarcas del Partido Comunista (recuérdese que Rusia es el país del mariscal Invierno), y de Crimea viene el único “champán ” conocido por las masas comunistas.
      Tal vez haya más cosas, que yo no controlo, como la impotencia de la UE de haber asimilado realmente estos países haciendo que sus esperanzas de progreso se desvaneciesen generando descontento, y la necesidad de Putin de fama populista.
      Le recuerdo que Ucrania no es un país cualquiera para Rusia: Rusia nace en Ucrania, en la Rus de Kiev.
      Pero en el fondo nada de ésto hubiera pasado si se le hubiera reconocido a los rusófonos sus derechos lingüisticos en Ucrania y fuera de ella.

    • jose
      jose Dice:

      ¿Estamos los ciudadanos europeos conformes con esas políticas?
      La pregunta está equivocada.
      La política es un asunto de profesionales, de estrategas, que tienen que defender los intereses generales votados en el parlamento o en las elecciones generales. No es un asunto de ciudadanos.
      Pero el hecho de que sean “generales” significa sólo eso, generales. No puede ser de otra manera, por lo que perfectamente pueden ir en contra de intereses concretos de ciudadanos particulares. Creer otra cosa es irreal. Y peligrosa para el funcionamiento democrático.
      ¿No será mejor decir si estamos conformes con esos RESULTADOS? Pero, ¿cuándo sabemos que esos son resultados y no parte del proceso?
      Parece ser que la Unión Europea ha perdido definitivamente Crimea, lo que es un golpe terrible.
      Tal vez Ud esté pensando en la pérdida de mercados de nuestros productos agrícolas: Bueno, toda política tiene sus pros y sus contras. Lo importante es qué es lo que se quiere y cuánto nos va a costar. Luego hay que decidir y ser consecuente. (Aquí parece que no se sabe lo que se quiere ni cuánto nos va a costar; no se está decidiendo -vamos a remolque de las circunstancias- y no asumimos nuestras responsabilidades). Recuerdo que los problemas con Rusia sobre el tema vienen de lejos.
      El mencionar a EstadosUnidos aquí no lleva a cuento, ya que seguir o no su política es una decisión de los políticos europeos. No excusas.
      Sigo sin ver una política clara en este tema, con lo que el resultado es el que se ve. La responsabilidad es de los políticos europeos, y de nosotros, que hemos votado a los políticos que les controlan (como sabrá son los políticos nacionales, no los del Parlamento Europeo los que realmente cortan el bacalao, aunque daría lo mismo).
      La propia dinámica democrática (ésto es, la opinión pública y las elecciones ) favorece las medidas populistas y el gobernar según marcan las encuestas de opinión. No sólo gobiernan así Toni Blair o Zapatero. Es aquí donde está el peligro. Así nunca se podrá llevar una política racional en ningún campo. Así siempre estaremos a merced de políticos poderosos y decididos, como Putin.
      No creo que ni Ud ni yo podamos establecer este tipo de políticas -ni de ninguna otra-, por que las conversaciones en el bar con los amigos sobre lo que habría o no habría que hacerse en casos determinados, son opiniones de bar, que pueden hundir un país si realmente se llevasen a cabo. ¿No es suficiente mantener en nuestra profesión, que nos ha costado años de estudio, entrenamiento y práctica el nivel que nuestros clientes reclaman y pagan? Y pagar los impuestos que hemos votado, para que el país funcione (lo siento, pero tengo que recordarlo).

  24. O,Farrill
    O,Farrill Dice:

    Amigo José: Agradezco profundamente sus aclaraciones pero me permito discrepar sobre la “política profesional”. Vivir de la política no es lo mismo que vivir para la política. Lo “profesional” suele traer muchas veces intereses que lo desvirtúan y es preferible en palabras de León Felipe “Ser en la vida romero…” El “amateur” es alguien que ama lo que hace, el profesional actúa por interés. No se trata de resolver los problemas de un pais desde las barras de bares o de las redes sociales, sino con la preparación, conocimientos y experiencia de los ciudadanos que, mire Vd. por donde, se trasforman en políticos “profesionales”. La Política -con mayúsculas- es una actitud que dignifica al ciudadano al trabajar para la comunidad. Prefiero los políticos temporales con fecha de caducidad y renovables a los políticos vitalicios cobrando y viviendo de la política -con minúsculas- hasta el fin de sus días. Un saludo.

    • jose
      jose Dice:

      Cuando a Ud le tengan que extirpar la próstata o le tengan que tratar de un aneurisma, querrá que le trate un profesional, no un amateur. Y si quiere llegar a Londres seguro, tendrá que volar con un piloto profesional, no un cantamañanas. En la política es lo mismo.
      Peor si me apura, ya que si Ud se pone en malas manos, el que se queda en la mesa de operaciones es Ud, no yo. Si vuela con el piloto amateur, el que se estrella contra los blancos acantilados de Dover es Ud.
      Pero en política, si se toma la decisión no adecuada, tenemos 6000000 de parados, una generación perdida, desindustrialización -frente a una competencia formidable de China y de los países emergentes-, listas de espera en los hospitales, evasión fiscal, pensiones que no llegan, especulación en la vivienda, una masa de emigrantes que no se integra, la asimilación forzosa de la población charnega, la desaparición de 40 Bancos propiedad del Pueblo (si, las Cajas de Ahorros), Universidades que no funcionan… decisiones que afectan a TODOS.
      Hay que ser humilde y saber cuales son nuestras fortalezas y nuestras limitaciones. Y sobre todo, cuáles son nuestros intereses. Hay que ser también consecuentes y asumir las responsabilidades de nuestras decisiones -especialmente lo que tenemos que pagar-
      Necesitamos políticos profesionales, como necesitamos que los ciudadanos sepan cuales son sus intereses y sepan controlarles. Tal y como van las cosas, ya le digo que el camino está equivocado. No por que sea una conversación de bar -o de blog-, sino por que los resultados cantan por si mismos.
      Y el que quiera hacer experimentos (sí, el amateur aprendiz de brujo), que los haga con gaseosa.
      ¿la prueba del algodón? Dígame en qué país de Europa se ha votado a un político tal como Zapatero.
      Le recuerdo que ha salido elegido democráticamente dos veces, sin contar su vida de picatoste en el partido desde las juventudes de Leon y su cargo de jefe de la oposición (¿8 años?). No me diga ahora que nadie sabía como era ni que sus dotes de pitonisa estaban terribly flawed.

  25. O,Farrill
    O,Farrill Dice:

    Amigo José: La Política no es un oficio ni una dedicación profesional. En todo caso y siguiendo su argumento con el que podría coincidir, podríamos crear una nueva especialidad llamada “Gestión Pública” en la que descubrir los talentos necesarios para sacar al mundo de los problemas que tiene. Sigo prefiriendo a un buen “amateur” antes que a un “mal profesional” por muchos títulos que lo avalen. Es mi libertad y mi responsabilidad. Lo que no voy a aceptar es que se me impongan como “seres superiores” todos los que se amparan en lo público para muchas veces llegar mejor a lo privado. O viceversa. No voy a caer en la trampa de que en la política están los mejores ¿en qué? Todos sabemos que la política ha sido una vía de colocación cómoda con grandes privilegios además. El dilema siempre ha sido “tecnócratas” o “políticos”: Los primeros se limitan a gestionar, los segundos tienen que dar sentido a esa gestión. Un saludo.

Los comentarios están desactivados.