¿Dónde puedo consultar para no invertir en un chiringuito financiero?

Jordi García está preocupado por su futuro. Comienza a ver más cerca la vejez. Su situación es desahogada, tiene un dinero ahorrado y quiere tener cubierta su jubilación. Desea invertir sus ahorros de forma segura. No quiere jugar en Bolsa. Solo quiere mantener su capital con alguna rentabilidad. No comprende las complejidades de los mercados financieros y desconfía de las ofertas agresivas que prometen grandes beneficios sin avisar de los riesgos. Quiere ir por caminos oficiales; no arriesgarse fuera de ruta. Es un padre de familia prudente. No es avaricioso. Tampoco es tonto. No quiere esconder sus ahorros bajo del colchón y sacarlos en su jubilación cuando la inflación se ha comido su valor. Quiere contratar con una entidad financiera oficial, registrada en el Banco de España o en la CNMV. No quiere contratar con un chiringuito financiero. Su padre perdió una fortuna en Sofico. Y todavía recuerda la sentencia del Tribunal Supremo que desestimó la pretensión de indemnización por atender a “unas promesas de «negocios fantásticos» hechas con una publicidad que ostensiblemente carecía de autorización administrativa” (STS 25 abril 1988).

Además parientes y amigos de Jordi han perdido el ahorro de su jubilación por atender a las ofertas de Fórum Filatélico, Afinsa o Nueva Rumasa. En estos casos recuerda Jordi un Dictamen del Consejo de Estado en el que este organismo desestimaba las pretensiones de los inversores porque “prefirieron contratar con esta entidad en lugar de acudir a sociedades de inversión que operaban en los mercados de valores o a entidades de crédito sujetas a supervisión y dotadas de mecanismos de garantía del inversor” (Dictamen del Consejo de Estado de 27 de noviembre de 2008, número 1974/2008). También recuerda Jordi lo que este organismo le dijo a un vecino que había invertido a través de la agencia AVA a quien reprochó no haber acudido previamente a la CNMV “al objeto de verificar si figuraba en sus registros públicos como entidad habilitada para actuar en el mercado de valores correspondiente” (Dictamen del Consejo de Estado de 16 de diciembre de 2004, número 2746/2004).

Con estas experiencias sufridas por personas de su entorno Jordi no quiere invertir en un chiringuito financiero. Quiere comprobar antes de adquirir un producto financiero que la entidad que se lo ofrece está inscrita en los registros oficiales. Pero no sabe dónde hacer la consulta. Jordi fue emigrante y sabe que en Francia hay un portal con un buscador muy simple donde se pone el nombre de la empresa y se puede saber al instante si es una entidad registrada y las actividades que puede desarrollar en el mercado financiero (www.orias.fr).

Jordi es muy prudente, antes de acudir al médico consulta en el Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos de España si está colegiado. Es muy sencillo pues hay una ventanilla única con una pestaña en la cual se puede consultar si un médico está colegiado (http://cgcom.vuds-omc.es/). Su familia bromea por lo desconfiado que es. Una vez tuvo que contratar un abogado y lo primero que hizo fue verificar que estaba colegiado. El Consejo General de la Abogacía Española dispone de un Censo General de Letrados en el que se puede comprobar la colegiación de un abogado. Tienen hasta un App para acceder con el móvil.

Del mismo modo que protege su salud y sus derechos, Jordi quiere defender sus ahorros consultando si la empresa que le ofrece los productos financieros es una entidad registrada. Con esta finalidad Jordi visita los portales del Banco de España y de la CMNV pero no encuentra ninguna pestaña que le ofrezca el servicio. En el portal del Banco de España se limitan a reenviarle al de la CNMV, en el que le recuerdan que debe “asegurarse de que la empresa con la que opera está autorizada para ofrecerle los servicios que está demandando”, lo cual acrecienta su preocupación. Sólo encuentra largos listados de uso imposible para un profano y remisiones a otros organismos.

Jordi no entiende que pueda verificar que su médico o abogado están colegiados y que no pueda consultar si su entidad financiera está registrada. Un amigo de la familia le comenta que existe un portal de educación financiera que le puede resultar de utilidad. Sigue esta pista y accede al portal «Finanzas para Todos» patrocinado por el Banco de España y la CNMV. Pero en esta web no hay ninguna pestaña para verificar si una entidad que ofrece servicios financieros está registrada. De nuevo se encuentra con advertencias, en este caso en tono más grave: “Nunca confíe su dinero a un intermediario no autorizado, por muy profesional que parezca o por muy tentadora que sea su oferta. ¡Recuerde! Sólo las entidades autorizadas e inscritas en los organismos oficiales pueden prestar servicios de inversión. Compruebe los registros públicos de la CNMV para evitar ser víctima de intermediarios fraudulentos (“chiringuitos financieros”).” Es un círculo vicioso, le reenvían al portal de la CNMV en el que no hay ninguna facilidad para acceder a las entidades registradas. Además de lo poco que conoce Jordi de finanzas es un mensaje confuso pues reenvía a los registros de la CNMV, cuando  los bancos se registran en el Banco de España y las empresas de seguros en la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones. Jordi recuerda el caso de un pariente que perdió sus ahorros en un producto que llamaban «Unit Linked», comercializado como un seguro.

Jordi no puede creer que el Banco de España y la CNMV con presupuestos específicos para esta tarea a través del portal «Finanzas para Todos» y siendo conscientes de la importancia que tiene para el ahorrador saber si está contratando con una entidad registrada o con un chiringuito financiero, no ofrezcan esta herramienta, ni tengan previsto ofrecerla según el Plan de Educación Financiera 2013-2017. Según puede leer el Plan de Educación Financiera se financia con recursos del Banco de España y la CNMV. Lleva funcionando desde 2008. Pero en estos siete años no ha sido capaz de ofrecer un buscador para que el ahorrador pueda comprobar que contrata con un intermediario con registro oficial. Incluye advertencias sobre lo importante que es esta comprobación, pero no ofrece la herramienta para acceder a la información. ¡Qué poco costaría ofrecer una pestaña en el portal de Finanzas para Todos en el que cualquiera pudiera comprobar si la oferta de un producto financiero procede de una entidad registrada o de un chiringuito!, piensa Jordi.

18 comentarios
  1. pedro
    pedro Dice:

    Espero que gracias a la enorme difusion de este blog, alguien en el BE ,o en la CNMV tomen nota . Algunos ya nos habiamos quejado por otros medios con escaso exito, como es obvio, y sobre todo porque hoy en dia ¡es tan facil arreglarlo¡

  2. Fernando Gomá Lanzón
    Fernando Gomá Lanzón Dice:

    Fernando, un artículo que demuestra cómo en materia financiera todavía tenemos a veces que solemnnizar lo obvio. Jordi tiene más razón que un santo, algo tan sencillo y tan útil como lo que propones no existe sencillamente por falta de voluntad, y además el caso muestra una cierta -e irritante- hipocresía por parte de los reguladores: advierten, advierten, advierten, como si con eso hubieran cumplido, pero no te dan los medios para cumplir con esa advertencia. “Yo te digo esto, y tñu ya te las apañas”. De hecho, en relación con el Banco de España, ya hace mucho tiempo que dije que podía hacer mucho más de lo que hace: http://hayderecho.com/2012/03/12/el-banco-de-espana-ningunea-al-consumidor-y-algunas-ideas-para-que-deje-de-hacerlo/

  3. Fernando Zunzunegui
    Fernando Zunzunegui Dice:

    Pedro, me uno a la felicitación a los editores de Hay Derecho, conciencia pública de la sociedad civil.
    En efecto Fernando, CNMV y Banco de España se preocupan más por salvar su responsabilidad dando advertencias que de dar una protección efectiva al cliente bancario, como muy bien denuncias.
    Por cierto Gonzalo, los enlaces que incluyes demuestran que no hay una ventanilla única para saber cuando un intermediario está registrado. Quién utiliza los buscadores de la CNMV no recibe información sobre si el intermediario está registrado en el Banco de España o en la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones, o si es un intermediario de crédito registrado en las autoridades de consumo. Es esta falta de ventanilla única, para saber que se opera con un intermediario registrado con independencia del organismo encargado de llevar el registro, lo que echa en falta Jordi.

  4. Fernando Zunzunegui
    Fernando Zunzunegui Dice:

    Poco costaría Israel coordinar esa pestaña de la CNMV con los registros del Banco de España y de otros organismos para ofrecer una información completa, incluyendo los datos de los agentes de las entidades financieras.Y ponerla al acceso de la clientela en el portal Finanzas para Todos.

  5. Manu Oquendo
    Manu Oquendo Dice:

    Antes de preocuparnos por los chiringuitos (algo que sin duda hay que hacer) creo que es prudente tratar de entender cómo funciona hoy día el sistema financiero en general y el “flujo circular” en particular. En los últimos 40 años se han producido tantos cambios –aparentemente inconexos pero profundamente interdependientes– que nada se parece a lo que era. Es peligroso desconocerlo.
    Pero entenderlo no es banal y requiere estudio y cierta reflexión para discernir la realidad.

    Hay que comenzar recordando que desde 1971 (fin de facto de Breton Woods) operamos en un sistema monetario de “fiat money” en estado puro.

    Que este sistema ha traído importantísimas consecuencias estructurales y que entre ellas está –sin relación aparente causa-efecto– la “financiarización” de toda la economía, su dependencia del crédito y el crecimiento del sistema financiero como instrumento de Mayoreo y de Distribución capilar de Deuda privada y pública en dimensiones monstruosas.

    El sistema productivo no se sostiene y ha mutado en sistema de consumo sostenido en gran medida por endeudamiento.

    En este entorno es crítico pensar…..¿Quién compraría toda esa deuda que no cesa de crecer? Hacen falta clientes, muchos, incontables clientes. Preferiblemente pequeños y cautivos porque los grandes no la compran como no sea por cortos periodos de tiempo y siempre y cuando puedan darle el pase a otros clientes menos avisados en cuanto los cambio de ratings amenacen generar pérdidas monstruosas.

    Es el caso de la célebre deuda patriótica de la Generalitat que tras pagar jugosas comisiones a los Mayoristas, terminó en manos de muchos pequeños fondos de pensiones (caso real que he documentado porque me ha afectado).

    Naturalmente estos fondos de pensiones no están gestionados por “chiringuitos”. Todo lo contrario. Están gestionados por la flor y nata a cambio, más o menos, de 2.5% año de comisiones por gestión y depósito. Un coste directo brutal que se come todo el capital en 25 añitos.

    O sea que, por no contar más de la cuenta, no son los chiringuitos lo que más nos debe preocupar sino el sistema en si mismo y muy especialmente el trato asimétrico que la persona física recibe fiscalmente.

    La misma operación con el mismo fin (formar y gestionar un fondo de pensiones, por ejemplo) tiene un tratamiento que me penaliza si elijo hacerlo personalmente y otro mucho más favorable si se lo llevo a un gestor “profesional” del sistema financiero.

    ¿Por qué?
    Sé, la respuesta, naturalmente. Muchos lo sabemos.

    Pero esa respuesta sólo corrobora la profunda enfermedad del sistema.

    Buenas noches

    • O,Farrill
      O,Farrill Dice:

      Estimado Manu: Como siempre das en plena línea de flotación del problema. No se trata de regular de una u otra forma determinados “chiringuitos” sino de sanear todo el sistema financiero para que su repercusión económica sea real y no ficticia o especulativa (burbujas) como hasta ahora viene ocurriendo. Hemos visto cómo a pesar de que todo está aparentemente regulado, está lleno de agujeros por los que filtrar las operaciones más problemáticas. En todos los casos el ciudadano queda inerme ante las manipulaciones de media docena de “operadores” de mercados que marcan el paso incluso a los gobiernos.

  6. Fernando Zunzunegui
    Fernando Zunzunegui Dice:

    Tienes razón Manu, la explotación del monopolio derivado de la reserva de actividad genera un negocio plagado de conflictos de interés que bien merece otra entrada. La gran banca crea el producto, ya sean acciones, obligaciones, estructurados o participaciones en fondos de inversión o de pensiones, lo comercializa en sus sucursales y lo gestiona o custodia. Las redes de sucursales se financian con las retrocesiones que reciben por comercializar los productos. Es la banca quien crea el apetito por ciertos productos, los que más margen le dejan. Actúa como asesora del cliente cuando en realidad es vendedora de sus propios productos.

  7. Jordi García
    Jordi García Dice:

    Muchas gracias a todos por los comentarios que me ayudarán a evitar los chiringuitos, Jordi García

  8. Cruz
    Cruz Dice:

    Lo que cabría esperar, a estas alturas, es que la actitud del Sr. García (prudente, precavido, previsor y con simple sentido común) se hubiera generalizado. Causa una cierta desazón eso de que “su familia bromea con lo desconfiado que es”. Casi tanta como que la información ofrecida por las fuentes (en este caso BdE y CNMV) siga siendo general, insuficiente y difícilmente accesible, lo que daña su fiabilidad.

    Al menos existe una alternativa: Los buscadores generalistas. Seguro que basta con poner el nombre del presunto chiringuito para que salga un buen número de páginas, foros y blogs en los que se trate el tema. Algunos buenos (como este de Hay Derecho o el del Sr. Mármol, gracias) y otros no tanto. Eso sí, hace falta mucho tiempo y saber un poco para cribar cuáles merecen la pena y cuáles no. Lo mejor es que durante ese tiempo se puede aprender bastante. Si se quiere.

    Y cómo no, consultar a profesionales independientes, opción que no suele ni plantearse.

    Aunque siempre hay un “pero”. En este caso, al menos dos: Uno, hace falta tener presente la recomendación del Sr. Oquendo. Desconocer la realidad del actual sistema tiene el perverso efecto de creer a ciegas en lo económicamente inviable y no protegerse adecuadamente.

    Y dos (consecuencia de lo anterior): Menciona el Sr. Zunzunegui el caso de los unit linked. No es solo que se hayan comercializado como seguros, es que , literalmente, se han encasquetado como seguros de vida. Con estos, como con los “fondos garantizados”, las preferentes o cualquier otro producto, no basta con andarse con mil ojos, hay que hacer un par de números.

    Lo que me recuerda a cierto señor, octogenario, cuya respuesta a la última oferta de su banco ha sido: “¿Me está diciendo que lo que me ofrece, en el mejor de los casos, me va a permitir tomar un café cada tres meses? Pues mire: Prefiero seguir tomando café cuando me apetezca, así que deje todo como está”.

    Enhorabuena por el artículo, muy oportuno. Ójala empiece a aumentar el número de Jordi-Garcías y sean tan diligente como el último comentarista 😉

  9. Ramón García
    Ramón García Dice:

    En este caso, a mí me parece suficiente la información que da la CNMV. Sería util enlazarla con la del Banco de España.

    Pienso que un problema más grande es la falta de cultura financiera. En España los bancos (legalmente registrados) colocan cualquier cosa.

    Las participaciones preferentes son un ejemplo, pero no el único. Los fondos de inversión del propio banco, con comisiones de gestión muy elevadas. Los trabajos del premio Nobel Eugene Fama mostraron que ningún gestor puede ganar más que un inversor al azar en un mercado con mucha liquidez. Por ello, en los países con más cultura financiera, la forma más habitual de invertir son ETFs, fondos que invierten sobre un índice (ver la estupenda explicación de Luis Garicano “Puzzles Nobeles: ¿Por qué invierten tan mal los españoles sus ahorros?”.

    (En España los ETFs son difíciles de adquirir y con comisiones de compra/venta excesivamente elevadas).

    Y los politizados organismos reguladores tienen pocos incentivos para formar al público. Recordemos que en la gestión de la crisis española se fusionaron entidades para reducir la competencia entre ellas y que cobren márgenes más elevados. Así pues, ayudar al público a invertir mejor y pagar menos comisiones no está en la hoja de ruta.

    En la inversión, como en otros temas, es desde foros independientes como éste desde donde puede venir mejor información.

  10. Francisco
    Francisco Dice:

    A los enlaces anteriormente expuestos también añadiría uno sumemente importante, y es que el gestor que te asesora esté registrado y que tenga conocimientos acreditados. Hay muchos gestores que carecen de dicho conocimiento. A nivel europeo la asociación que se encarga de emitir las certificaciones de asesoramiento es EFPA (European Financial Planning Association). La página en la que puede introducir el nombre de la persona que le atiende es:
    http://www.efpa.es/buscador_asociados

    Si figura entre los asociados contará con una garantía adicional.

    Para pertenecer a la asociación tiene que sacarse el título e ir demostrando que tiene actualizados sus conocimientos periódicamente.

    Un saludo

  11. O,Farrill
    O,Farrill Dice:

    “El condenado por desconfiado” es el título de una obra de teatro. Yo personalmente no me puedo fiar de nada (por muchas siglas aparentes que tenga y grandes edificios representativos) a la vista de lo ocurrido hasta el momento. Hay una cuestión inicial que debe conocer Jordi: la desconfianza general y sobre todo administrativa hacia todo el que pueda tener unos “ahorros” por eso están penalizados o, lo que es peor, controlados por sistemas informáticos que impiden la menor discreción sobre “tu dinero” siempre que sean un “pequeño ahorrador”. Ahí se confabulan o parece que hay una cierta connivencia entre el poder político y el económico. Ahora bien, si a partir de tener una posición ventajosa de mercado (aparente en muchos casos) te relacionas diariamente en actos públicos, saraos -y hasta social o familiarmente- con quienes manejan las “diarreas” o el “postureo legislativo” tu posición te permitirá que te “rescaten” sin que tu situación económica o el sueldo blindado se resienta. Hace tiempo que muchas voces avisaban de lo que se venía encima y lo ocurrido no tiene salida hasta que el déficit toque fondo.

  12. Pepe
    Pepe Dice:

    Jordi bonito, en la pagina de la CNMV, tienes un buscador que lleva mas años que la tata:

    https://www.cnmv.es/portal/Consultas/BusquedaPorEntidad.aspx

    Donde puedes consultar si la entidad que te ofrece un producto esta registrada, y ademas que servicios financieros puede realizar, y mucha mas información como que agentes tiene si los tiene, etc, etc…, el buscador no lleva dos dias lleva por o menos 10 años.

    Ademas en advertencias al público, o en entidades sancionadas (lo buscas ), tienes un listado con empresas con las que no se debería de trabajar, eso no significa que estén todas, pero para eso tienes el buscador por entidades.
    Que pocas luces

    • Jordi García
      Jordi García Dice:

      Pepe (o backpacked2003): Con el buscador que me indicas no puedo saber si la entidad está registrada para ofrecer servicios financieros en el Banco de España o en la Dirección General de Seguros. Corro el riesgo de descartar a un buen operador por la información incompleta. Sigo preguntándome que poco costaría pensar en el ahorrador y ofrecerle una información útil y completa a través del portal Finanzas para Todos.

Los comentarios están desactivados.