El camino a la secesión y sus trampas legales. La Ley catalana de Consultas No Refrendarias y el Dictamen del Consejo de Garantías Estatutarias.

Una figura que gusta mucho a nuestros partitócratas es la de esos comités de expertos o consejos consultivos siempre dispuestos a decirles que sí. Sus componentes no se determinan por circunstancias objetivas (por ejemplo, el Decano de tal facultad o de cual Colegio profesional, o el juez más antiguo en…), porque precisamente lo que se quiere es que no sean objetivos. Son los mismos gobernantes, con la falta de transparencia habitual, los que los eligen. Y los eligen precisamente para que digan lo que ellos quieren oír en sus dictámenes y recomendaciones.

Se trata, en la mayoría de los casos, de proporcionar coartadas (“¡Si sólo hemos hecho lo que nos recomendaron!”) o de dar la apariencia de legitimidad añadida que otorga un dictamen presuntamente experto. Y aunque el trampantojo es bastante burdo, como no se denuncia lo suficiente no deja de ser efectivo en su propósito de conseguir esa apariencia. La cual es especialmente necesaria cuando lo que se pretende hacer es, por ejemplo, alguna  barbaridad jurídica.

Una de estas instituciones, configurada tal vez con un poco más de sofisticación en las formas, aunque no en su sustancia, es el Consejo de Garantías Estatutarias elegido por el Parlamento Catalán. Y su última fechoría jurídica es su DICTAMEN 19/2014, de 19 de agosto, favorable a la recientemente aprobada Ley autonómica de Consultas Populares no Referendarias, urdida para intentar la conocida consulta catalana respecto a la secesión.

En el nacimiento y finalidad de dicha Ley de nuevo se ha demostrado el escaso respeto que los nacionalistas suelen demostrar por la legalidad. Para ellos la voluntad (inducida o deducida) de constituir una nación independiente no puede pararse en minucias legales. Y, por eso, si es necesario hacer trampas legales, se hacen. Con ayuda de su socorrido complejo de superioridad moral, que todo se lo permite.

Verdadero ejemplo de trampa legal es esa Ley autonómica de consultas. Y verdadero ejemplo de juristas cortesanos, dispuestos a tragarse la rueda de molino de bendecirla, es el mencionado Dictamen. El cual, por cierto, por causas ignotas aún no ha sido traducido al castellano, transcurrido más de un mes desde su aprobación.

Con justicia, también hay que decir que no todo en el Dictamen es un intento de defender lo que legalmente es indefendible. Hay partes del mismo en las que podemos encontrar  racionalidad jurídica. Pero están, qué le vamos a hacer, precisamente en los votos particulares de los Consejeros que consideran que la norma viola con claridad tanto la Constitución como el Estatuto.

Trato de explicar para profanos tanto la trampa legal pretendida a la cual el Dictamen quiere servir de coartada.

El Referendum es un mecanismo que nuestra Constitución, como la mayoría de las de su entorno, admite con carácter restringido en tanto que, como mecanismo de consulta directa a los electores, supone una excepción al principio general de democracia representativa, es decir, ejercitada a través de los representantes elegidos en las cortes, parlamentos y ayuntamientos. Estos instrumentos de consulta se han utilizado con frecuencia con fines populistas y legitimadores por regímenes autoritarios, por lo que en la mayoría de las democracias avanzadas (con la notable excepción de Suiza) se admiten sólo con notables cautelas.

En esa línea nuestra Constitución mantiene el referendum sólo para ratificar la aprobación y reforma de la Constitución y de algunos estatutos de autonomía. Y también, en este caso con carácter meramente consultivo, en su artículo 92, para decisiones políticas “de especial trascendencia”. En todos los casos, dado que supone una regulación del derecho fundamental de participación política (artículo 23 CE), se establecen fuertes garantías que garanticen la limpieza del proceso. Y, dado que entra en el ámbito competencial del Estado (artículo 149.1.32 CE), al menos es necesaria la autorización del mismo para su convocatoria.

Así las cosas, el Gobierno catalán se quedaba sin opciones de conseguir convocar un referendum, ni siquiera a través de la Ley catalana de 2010 que requería la aprobación de las Cortes españolas. ¿Qué hacen entonces los nacionalistas, por cierto con el apoyo de un PSC que parece seguir perdido en su laberinto? Pues aprobar esta Ley de Consultas no Refrendarias que permite al Presidente del Gobierno catalán aprobar lo que no deja de ser por su objeto, proceso y finalidad, un verdadero referendum. ¿Cómo? Pues simplemente cambiándole el nombre y disfrazándolo con una regulación que, si no deja de ser muy semejante, trata de diferenciarse.

El disfraz resulta, no obstante, tan burdo, que no resiste un análisis crítico mínimamente riguroso.

La consulta pretendidamente “no refrendaria” llama a la totalidad del cuerpo electoral para consultarle de una decisión tan trascendental como la secesión (o cualquier otra pregunta que se le ocurra al Honorable President). Decisión que excede por completo a las competencias autonómicas reconocidas en el Estatuto. Y se hace mediante un proceso que sustancialmente es el mismo que el de cualquier referendum y con sus mismos efectos. Sin embargo la Ley del Parlamento catalán pretende (y el Consejo de Garantías apoya) que como no se llama igual y se cambia un poco su regulación, pues eso ya no es un referendum.

Las modificaciones en su regulación, además, lo que introducen son verdaderas “peoras” en la regulación de los referenda. En vez del censo electoral, formado con todas las garantías y bajo una efectiva tutela judicial, se regula un “Registro de Población de Cataluña” y un “Registro de Catalanes en el Exterior” que ni tienen ni pueden tener tales garantías. Y se permite, para seguir pareciendo ser algo diferente, que voten los mayores de 16 años y determinados extranjeros que se inscriban. En vez de Juntas Electorales se regulan “Comisiones de Control y Seguimiento” en las que la presencia de los jueces se sustituye por “expertos en Derecho (de nuevo juristas cortesanos y maleables) y Ciencia Política nombrados por el Parlamento catalán. Lo que no refuerza precisamente su independencia.

Todo el proceso queda sustraido a control judicial alguno, y dependiente de marionetas del poder político. Y lo mismo la campaña electoral, que no puede contar con la garantía de imparcialidad de sus árbitros.

Nos encontramos, por lo tanto, ante una verdadera estafa jurídica. Sólo el fragor ardiente del ambiente soberanista puede explicar (nunca justificar) que no haya sido allí mayoritariamente denunciada y que a sus autores no les suban los colores. No basta, como pretende el Dictamen, con cambiar el nombre a las instituciones o a los procesos, y con regularlos con menos garantías, para que dejen de ser lo que son. Lo mismo que no basta con pintar un coche de otro color y descapotarlo para que deje de ser un coche y ahorrarse pasar la ITV. Resulta inaudito que con esa trampa tan grosera se pretendan saltar las barreras legales. El que la mayoría de los Consejeros haya dado su placet a ese Dictamen aprobatorio es bien indicativo de su categoría intelectual e incluso moral. Y de lo bien mandados que son.

 

18 comentarios
  1. O,Farrill
    O,Farrill Dice:

    Es más de lo mismo: las triquiñuelas jurídicas producto de las libres interpretaciones que cada uno podemos hacer de cualquier norma. Siempre me he preguntado porqué las leyes no son claras y precisas de forma que no se presten a tales interpretaciones, pero claro eso nos daría verdadera seguridad jurídica y perderíamos el temor que -al parecer- debe dominarnos como ciudadanos sujetos al Poder. Al final son los sumos sacerdotes los únicos que pueden interpretar el oráculo. El problema no está solo en esa Ley aprobada por el Parlamento Catalán, sino en los estatutos de origen en todas las CC.AA. y que les brindan carta blanca para retorcer las del Estado y la propia Constitución sin que se produzca otra reacción que la ya clásica de acudir al Tribunal Constitucional. Otro gallo cantaría si no se hubiera eliminado el recurso previo o si los funcionarios del Estado Español (que cobran de los presupuestos del Estado Español) se opusieran y denunciaran a tales desmanes legales. Lo que resulta chocante es que sea el conjunto de españoles el que pague con sus impuestos sus sueldos, privilegios y propaganda a favor de la secesión. Una cosa es que traten de negociar políticamente sus competencias delegadas y otras que las utilicen de forma interesada o partidaria.

  2. Gonzalo García Abad
    Gonzalo García Abad Dice:

    Un gran artículo expresivo de hasta dónde se ha llegado a retorcer este asunto. Resulta llamativo el preámbulo de la ley, donde se cita el artículo 29.6 del Estatuto pero donde se elimina de la cita la expresión “en materia de las competencias respectivas”. Supongo que no pretendan defender que una de esas competencias es la de decidir trocear la soberanía nacional. Si alguna autoridad política decidiese que esa soberanía nacional ya no corresponde al pueblo español la consecuencia es sencilla, estaría terminando con nuestra democracia. No es otra cosa lo que está en juego en el respeto a los procedimientos. ¿Por qué no plantean una profunda reforma de la Constitución Española que permita la famosa consulta? No la plantean porque no tienen el apoyo suficiente de la sociedad española. Pero en ese caso se podrían plantear convencer a la mayoría de españoles de que la consulta y la posible independencia son la mejor solución. Me da la sensación de que no lo hacen porque en el fondo sólo conciben posibles proyectos de independencia que lesionarían los intereses del resto de los españoles.
    Reciba un cordial saludo.

  3. Jesús Casas
    Jesús Casas Dice:

    D. Fernando, gracias por el post. Cuanto antes se produzca la secesión, mejor. Ya que van a implantar el árabe en los colegios públicos, pero no el “castellano”, de paso que funden un EICC (Estado Islamico Cleptocrático de Catalunya, amén). Aunque no sé qué tal lo verán los Sres. Obispos que con tan buenos ojos dispensan bendiciones a los nacionalistas. El 50% o más de ciudadanos catalanes que no quieren la secesión, que se aguanten, como nosotros, que llevamos treinta y pico años con el pico (precisamente) cerrado para no molestarles o que no nos llamen fascistas. Y lo mismo los vascos y también el Cantón de Cartagena. Cuanto antes se vayan, mejor, pero fuera de la Unión Europea, eso sí, muy fuera. Los nacionalistas escoceses ya han empezado el día después a decir que ha habido “engaño”. Tribalismo posmoderno, ya lo dije. Que se vayan cuanto antes, por favor. Que convoquen un referendum en toda España, como manda la Constitución y así vemos donde estamos: república, Estado y más Estado, “federalismo”, secesiones…impuestos a mansalva, deuda al 100% del PIB, así los que no queramos vivir en Estepaís podemos exiliarnos a esquilar ovejas a Nueva Zelanda o Australia !Viva la Pepa! Melancolía o exilio.

  4. Lucía de las Heras
    Lucía de las Heras Dice:

    La deficiente técnica legislativa favorece el retorcimiento de las leyes por intereses espúreos, generalmente de índole ideológica. De todos modos, hay personas que no necesitan leyes difusas o ambiguas para ejercer el “uso alternativo del Derecho”, siendo capaces de masacrar el texto normativo hasta hacerle decir lo que no dice. Lo recubren de interpretación finalística o realidad social, etc. También pueden quebrantar la jerarquía normativa, últimamente un verdadero berengenal, invocando tratados internacionales o convenios o resoluciones de la ONU convenientemente tergiversadas. Es el reino de la inseguridad jurídica, el imperio del caos. Cuando se redactó la Constitución se puso especial cuidado en evitar el fraccionamiento territorial empleando dos adjetivos, probablemente redundantes, como son “indisoluble” e “indivisible” -art 2-. Pero a algunas mentes jurídicas (sobre todo si hay por medio dinero o ideología) esto no les importará, y dirán que, interpretando sistemáticamente o por analogía o teleología o vete tú a saber qué, la norma no dice lo que dice sino lo contrario de lo que dice. No sé si me entienden. Y estas personas todavía tienen la desfachatez de llamarse juristas.

    • Luisa
      Luisa Dice:

      Primero eligen dónde quieren llegar, y después lo visten de juridicidad con un traje de diseño hecho de retales jurídicos mal hilvanados con argucias/astucias de leguleyo rábula.

      Y el caso es que cierto sector de la sociedad, y aun de la comunidad jurídica, traga con eso.

  5. Manu Oquendo
    Manu Oquendo Dice:

    Felicitar a D. Fernando.

    Es hora de plantar cara a gente que, con el ojo bien puesto en su vida de saqueo y corrupción, sólo piensa en si misma y no tiene la menor consideración por quienes se ven afectados por sus decisiones que somos Todos.

    Hace unos días hubo en el Bellas Artes un acto sencillo y bonito.
    Comenzó con breves fragmentos de grandes Músicos españoles, Vives (Collbató, Barcelona 1871, Madrid 1932), Granados (Lérida, 1867, hundimiento del Sussex 1916) , Albéniz ( Camprodón, Gerona 1860, Aquitaine, 1909)

    Y terminó con una gran intervención de Cayetana Álvarez de Toledo.

    http://www.youtube.com/watch?v=yYKUsumVhqg&feature=youtu.be

    Gente de muchos lugares e ideas y curiosas Ausencias. Del PSOE sólo asistieron disidentes, Leguina, Nico Redondo, etc.

    La tarea más importante, me temo que bien pudiera ser …..convencer a Ferraz.

    A ver si de una vez olvidan –y podemos olvidar– su bochornoso congreso de Suresnes de 1974 (Resolución II prometiendo autodeterminación a “nacionalidades” y “regiones” de España).

    http://es.wikipedia.org/wiki/Congreso_de_Suresnes

    Desde entonces no han cesado de apoyar fragmentaciones etnicistas, ahistóricas y falsas que sin este apoyo no tendrían apenas efecto.
    El problema de hoy no existiría sin esta actitud destructiva de un partido que se dice ilustrado y español.

    Necesitamos como el agua una Izquierda que tenga un concepto moderno de lo que es Ser Ciudadano, es decir algo incompatible con lo identitario porque estas ideologías niegan la Igualdad y la Libertad.

    ¿Son incompatibles con la idea de “Ciudadanía” o es que prefieren “Pueblos” que son más fácilmente pastoreables?

    El PSOE se muere por muchas cosas pero también por ésta y si nadie ocupa ese inmenso espacio electoral carente de una izquierda no destructiva habría que inventarlo.

    Saludos

  6. Fernando Portillo Rodrigo
    Fernando Portillo Rodrigo Dice:

    Estupendo artículo. Tan claro que me pregunto si era necesario explicar que consultar a una población mediante el voto si se adopta o no determinada decision es lo mismo que un referéndum. Segun la RAE, “referéndum” es un procedimiento jurídico por el que se someten al voto popular leyes o actos administrativos cuya ratificación por el pueblo se propone. Igual el diccionario catalán da otra definición. En fin.

    Por lo demás, muy atinada la crítica a organismos consultores variados que, últimamente, solo sirven para excusar política y jurídicamente las diferentes barbaridades perpetradas por nuestros representantes. Ay.

  7. Ramon de Calatrava
    Ramon de Calatrava Dice:

    He estado navegando por estos foros, en algunos hilos, y he quedado francamente impresionado del nivel que se exhibe.
    No obstante, como foro de discusión lo he encontrado un tanto… pobre, en el sentido de que los comentarios, incluso en diferentes hilos acaban siendo repetitivos y todos en la misma dirección.
    Vaya, que me parecerían adoctrinados, si no fuera que eso en España no sucede.

    En general encuentro el foro agradable y de alto nivel, sobretodo por esa visión jurídica y política francamente interesante.

    Eso si, yo no dedicaría más hilos al tema catalán, dado que al ser los comentaristas de una misma filiación ideológica, es como asistir a un debate donde todos ya están de acuerdo y el debate simplemente se realiza para autoconsumo y para aparentar una supuesta neutralidad que evidentemente es ficción.
    Vaya, que si fuera catalán, no se si al leer todo esto me volvería más o menos independentista.

    En todo caso, un saludo a todos y felicidades por el foro.

    • Fernando Rodríguez Prieto
      Fernando Rodríguez Prieto Dice:

      Estaría encantado que viniera alguien a defender que para que las instituciones cambien de sustancia basta con cambiarles el nombre y poco más, como viene a hacer el Dictamen. Lo que pasa es que nadie se anima.
      Con el argumento de que nosotros odiamos a los catalanes, o España, o los españoles, o que les molesta inexplicablemente que les llamen ladrones en vez de asumir su oprobiosa condición sí tenemos comentarios. Pero yo, al menos, prefiero hablar de hechos que de mitos o estereotipos.

  8. Alcides Bergamota
    Alcides Bergamota Dice:

    No se haga ilusiones con el PSOE, es puro populismo sin una idea propia, más cerca de Perón que de la sociedad abierta. Un poco a la manera de este PP, cuyos miembros, quitando la oposición, están bastante ligeros de bagaje intelectual. Ahora sin que hemos llegado al páramo, sin vegetación a la vista. Todo el asunto catalán está completamente falseado por la completa falta de reacción desde hace treinta años de los partidos nacionales. No juegan el partido, no contestan, no contra argumentan. Con una serena y moderada reacción (campañas informativas, uso de los medios, explicación de la historia, denuncia machacona de la mentira, explicación de la parte económica, etc. y al momento aplicación de la Ley) por parte del gobierno el asunto catalán que no tiene un pase, cuyo argumentario nacionalista es verdaderamente bochornoso, se desharía como un azucarillo. Pero…

  9. José Mª Martínez Palmer
    José Mª Martínez Palmer Dice:

    El post no se limita a la cuestión catalana, respecto de la cual es muy oportuno dada la reciente aprobación de la ley y la gravedad de lo que está sucediendo. Pero como digo, me parece que además va más allá porque plantea el fraude al Estado de Derecho mediante la creación de órganos consultivos que, por su parcialidad, dificultan con sus dictámenes el adecuado imperio de la ley, y esto vale para Cataluña y para el resto de España. No creo que en este blog todos opinemos lo mismo, y me parece que es muy conveniente debatir acerca de lo que está sucediendo, si de algo se ha pecado en este tema es precisamente de silencio.

  10. ENNECERUS
    ENNECERUS Dice:

    Si repasamos un poco la historia, veremos que el fracaso del constitucionalismom español en el siglo XIX obedeció a dos causas muy claras, la resistencia al liberalismo por parte de los sectores tradicionalistas (común a toda Europa) y el cuestionamiento de que la soberanía nacional estaba por encima de privilegios territoriales históricos, es dcir, la llamada cuestión foral (específica de España). Con el letal resultado de que gracias a la unión de fuerismo y tradicionalismo fue imposible desarrollar un constitucionalismo liberal con fuertes raíces y cuando por fin, tras tres guerras civiles triunfó y un sinfín de pronunciamientos militares que apoyaban a una u otra facción liberal, el terrorismo anarquista y la pérdida de los restos del Imperio se encargaron de agostar el prometedor brote verde, transmutado en un sistema caciquil en el que sin embargo, el nivel de libertades personales y públicas era notable en comparación con los países de nuestro entorno.
    A la muerte de Franco, se optó por rematarle civilmente mediante una funesta legitimación democrático de todos los que de un modo u otro se opusieron al Régimen. Ocultando la realidad de que la democracia la trajeron los políticos del régimen llamados aperturistas de la mano de la oposición moderada, recién formada a toda prisa con el apoyo económico alemán y los comunistas de Carrillo, que se unieron al carro democrático sinceramente abrazando el “eurocomunismo”.
    Se quiso hacer partícipes también a los nacionalistas equiparando autonomía a democracia y la Constitución se aprobó con un peligrosísimo Título VIII que unido a la dejación del poder central, indebidamente autoilegitimado, nos ha conducido a la situación actual. En la cual se considera democrático que “Cataluña” o “Euskalherría” tengan derecho a decidir y “antidemocrático” y “fascista” que los españoles tengan tal derecho.
    La Constitución queda relegada a un simple papel legal, desprovisto de base legitimadora alguna. No sirve la Corona, no sirve la Constitución (salvo para reclamar el derecho fundamental a la vivienda). Sólo sirve la voluntad soberana del pueblo catalán o vasco o …
    Uno de los padres de la Constitución, Herrero de Miñón, recibe el premio Sabino Arana por su defensa de la tesis de que los derechos históricos están al menos a la misma altura de la Constitución porque Cataluña, País Vasco y Navarra son “fragmentos de estado”, titulares de “fragmentos de soberanía” y de ahí sus “derechos históricos”.
    Otro, el catalán Miquel Roca, defensor de la Infanta imputada, se apunta al carro de la consulta aunque no sea personalmente partidario de la independencia, pero sí del derecho a decidir.
    El PSOE se opone a la consulta, pero vota a favor de la ley quew la permite
    Tesis novedosas que nos llevan de lleno al siglo XIX. Otra vez.
    Si no fuera por la trayectoria política de Cameron, lo de España sería digno de la Antología de los Disparates constitucionales.

  11. Elisa de la Nuez Sánchez-Cascado
    Elisa de la Nuez Sánchez-Cascado Dice:

    Efectivamente, más allá del concreto caso catalán, que no versa sobre la cuestión de fondo, sino sobre la trampa legal, aquí se denuncia el que haya muchos organismos consultivos supuestamente independientes y supuestamente llenos de expertos nombrados a dedo que sirven para “vestir los muñecos” jurídicamente aunque para eso haya que retorcer las normas para decir que lo negro es blanco y lo blanco es negro. Estamos llegando en este terreno -y el malhadado dictamen que comenta Fernando es quizá el mejor ejemplo- a una dimensión realmente orwelliana de la realidad. Vamos, que el Derecho es lo que yo te ordeno que digas. Impresionante.

  12. Manu Oquendo
    Manu Oquendo Dice:

    El post anterior de ENNECERUS es, como dije, para enmarcar en las Ikastolas de toda España.

    Sinceramente creo que el diálogo con un secesionista hoy es imposible y si lo fuera sería solo desde una posición de rendición o, peor incluso, una argucia para engañar a todos y seguir disfrutando de lo que se disfruta y mientras dure.
    Nunca responderán a lo más básico: ¿Qué tiene de democrático negar el voto a la mayoría de los afectados?

    Esta es la angustiosa situación de Iceta y de Sánchez. No se aclaran porque no pueden ni siquiera planteárselo por causas que muy poco tienen que ver con los ciudadanos y mucho que ver con los intereses a corto de su partido.

    En mi opinión este es el principal partido-problema pero no es el único porque el resto de ellos también están presos del mismo dilema y no pueden zafarse de él.
    Ya me gustaría ve a Albert Rivera –o a Pablito Iglesias– diciendo a sus futuros consejeros andaluces que….. “Esto de las Autonomías vamos a reducirlo sustancialmente”.

    Esto es lo perverso, –profundamente perverso, repito–, de cómo se ha desarrollado el mapa político territorial.
    Ha dado lugar a 17 mini-naciones sin ningún fundamento histórico y que aunque lo tuvieran hoy es una idea patológica por retrasada y nociva.
    En ellas unas castas han aprovechado la oportunidad y esperen ustedes a otras (Andalucía, o Asturias ya con hecho diferencial lingüístico e impuesto en escuelas, y otros que están empollando el manual de combate).
    Esto explica por sí solo una gran parte de nuestra desastrosa situación económica.

    Desde la pérdida de industria y de un mercado unificado con costes de transacción bajos, a las barreras artificiales a la movilidad de personas y otros factores de producción. Por no hablar del general aldeanismo que impera en buena parte de los nuevos arquetipos humanos, sumisos, dependientes, lelos-jatorrras-obedientes y felices que predica el ideario nacionalista.

    ¿Por qué hemos aceptado tal cúmulo de errores sin articular el rechazo que merece desde todos los puntos de vista incluyendo el político y moral?
    ¿Quién ha forzado este destructivo manto de silencio en los medios?
    ¿Tanto han podido comprar?

    Hablamos cada día de corrupción.¿ No vemos que nuestra estructura de Estado es un multiplicador (por 17 al menos) de la lacra porque hay 17 estructuras de poder presupuestario absoluto que son conscientes de que esto ya está muerto y lo que procede no es ya el robo sino el saqueo que estamos presenciando?

    Buenos días

  13. Jesús Casas
    Jesús Casas Dice:

    Vuelvo sobre este post y los comentarios y encuentro que estamos todos en un error, que no es otro que considere que las Leyes, en democracia, deben responder al interés general y al bien común y ser promulgadas cuando es necesario. Hoy en día – acaso siempre, pero no les voy a cansar con supuestos griegos y romanos, supuesto que aceptemos dichos precedentes como ejemplos de “democracia” cuando sólo un 10% de la población o menos podía votar una Ley – las normas tienen un trabajo previo de cabildeo y son no digo promovidas, sino redactadas por los cabildeares o “lobbyists” que cobran sumas fabulosas por sus servicios. Hay dos formas de tomas una decisión cualquiera: a las claras o bajo un supuesto argumento de autoridad. Los “comités de expertos” suelen apostrofarse como “independientes”, lo cual ya nos dice lo que no son. Además, en un mundo tecnificado desde cualquier punto de vista, lo que cuentan son los “expertos” (reales o supuestos) y los legos, por más sentido común que apliquen son simple y llanamente preteridos, no vayan a tener razón de fondo. Consultar al oráculo es una costumbre muy humana, influir al oráculo, también. Nada nuevo bajo el Sol. Si bien se piensa, cuando alguien se apoya en supuestos expertos (pagados para que concluyan independientemente lo que se quería demostrar) es que no tiene argumentos, pero el común compra el argumento. Incluso podría pensarse en contratar a ciertas Universidades de la Ivy League que por un precio que paguen todos los españoles harán un informe “ad hoc” sobre lo que Uds. quieran. Como diría KC, nuestro astronauta de cabecera, los juristas y aprendices de tales tenemos mucha culpa de esto y ya he tratado de explicar que no es lo mismo tener autoridad propia que recibirla del príncipe, como hizo Augusto hace unos 2.000 años. Verán, si Uds. ponen a su nombre de abogado (“barrister”) en Inglaterra un críptico “QC” (Queen’s Counsel) sus facturas suben de precio. Pues eso. Y algún día verán Uds. que en las Academias, las Universidades y muchos Consejos Consultivos se manejan decisiones legislativas, ejecutivas y hasta judiciales.

  14. Carlos
    Carlos Dice:

    Al hilo de lo del diálogo imposible con un secesionista que dice Manu, os enlazo aquí un artículo de Manuel Viçens, Catedrático de Ciencias Políticas y Sociales y otros méritos, que me gustaría que leyérais. http://blogs.publico.es/vicenc-navarro/2014/09/24/en-defensa-de-pasqual-maragall-critica-del-nacionalismo-espanolista/

    Leyéndolo me doy cuenta con estupor que si esto es lo que piensa todo un catedrático, por lo que dice no independentista, ¿cómo va a ser posible el entendimiento? Leo el artículo y no sé por dónde empezaría a rebatirle ya que claramente vive en una realidad paralela.

    Siempre he creído que hay que dar la batalla ideológica y que en España no se ha hecho, pero creo que es demasiado tarde.

Los comentarios están desactivados.