¡Que nombren rey, que lo nombren ya!

[NOTA: este post reproduce, en gran parte, un correo acalorado que me ha enviado un amigo catalán que expresamente me ha pedido ocultar su nombre…, por temor a represalias. No es ninguna broma. Es literal. Se trata además de un señor de lengua materna catalana y ¡ocho apellidos catalanes! A pesar de ello, me dice que está harto de que le tomen el pelo, y que no sabe qué hacer porque “allí” publicar estas cosas tiene pena de exclusión social, como mínimo. Reproduzco el correo tal cual, eliminando las partes donde acusa directamente de algún delito, y añadiendo simplemente algún dato menor o cláusula de estilo]

Resulta que el actual Jefe de la Casa Real de los Habsburgo, Carlos de Habsburgo-Lorena, fue miembro del Parlamento Europeo, en representación del Partido Popular austriaco y sigue en activo en la Unión Paneuropea austriaca. En teoría, sería este señor el descendiente directo del Archiduque Carlos, el pretendiente al trono derrotado en la Guerra de Sucesión en 1714. Parece ser que debería ser a este señor a quien deberían dirigirse los miembros de ERC y sus afines en el proceso independentista, como futuro Jefe de Estado para su sueño estatal, pues han hecho bandera de los episodios de 1714.

Por parte del sector soberanista, esta etapa histórica es reivindicada como una gesta heroica propia por la base independentista (da igual sea o se diga republicana, o de izquierdas, o lo que sea), sin entrar a cuestionarse que en realidad, no fue ni más ni menos que una cuestión dinástica de casas reales, en la que algunos Reinos de España (los integrantes de la Corona de Aragón) apostaron por el bando “equivocado” (el que perdió, simplemente, sin entrar en más valoraciones).

Pero me temo, que hoy día, al Señor Carlos de Habsburgo-Lorena, que sería Carlos II, no le ha ido a buscar nadie. Y a nadie le interesa. Los episodios del 1714 sólo tienen un carácter instrumental de movilización de las masas, creación de una épica, recreación histórica a la medida y poco más. Precisamente, y de manera paradójica, él habla de unidad, de hacer una Europa más unida y más fuerte.

Claro que aquí no acaba la cosa. Hete aquí, que un miembro de la mencionada línea sucesoria es Baltasar de Habsburgo-Lorena, persona normal y corriente, ciudadano español, que vive de su trabajo en Lérida como agricultor, y que es ¡¡el número dos de la candidatura de Ciutadans por Lleida!!!

Bueno, claro, se dirá, pero no hay necesidad de nombrar a un Habsburgo, a quien tanto se defendió en la gran batalla de las batallas. Volvamos pues a la casa dinástica autóctona: los Berenguer. Pues nada, resulta que hoy hay once berenguers sucesores de Ramón Berenguer IV, casi todos viven en Madrid, uno es Grande de España y otro concejal de UPYD. Y es que a los soberanistas les extrañe la historia no es una foto fija.

Claro todo esto sería probablemente baladí, si no fuera por todo lo que está cayendo, y porque estas veleidades históricas de construcción de gestas, le cuestan mucho al contribuyente, al menos de manera declarada, 3 millones de euros para 2014, que es lo que se ha publicado en los medios, el presupuesto del “Comissari” para la conmemoración del 1714. Aunque en el desarrollo por programas dels Pressuposts de la Generalitat, aparezcan enmascarados (página 835) estos gastos en un partida funcional con un monto de 15 millones, mezclado con otros gastos propios de la Presidencia. Son gastos de propaganda. ¿O de fomento del “asociacionismo”…? Y todos sabemos del tipo de Asociaciones estamos hablando. Resulta que quizá no sean tan espontaneas, como nos quieren hacer ver.

El “Comissari” es un señor nombrado directamente por el President Mas para sacar adelante los fastos, la épica y la gesta de lo ocurrido hace 300 años, si la hubo, y si no la hubo, crearla. El nombre Comisario, la verdad, ya inquieta mucho (en el mundo de la política, si de una galería de arte hablamos, en cambio me tranquiliza, si de lo que verdaderamente se ocupa es del arte, y no de la política). Este señor ha mutado, conforme nos acercábamos al tricentenario, su apellido “Calzada” a “Calçada” (no hay más que ver cómo firmaba una colaboración en “La Vanguardia” en la Diada de hace dos años). La verdad, es que para tener esta oportunidad hay que ir dando “carnets” de catalanidad y declarando qué localidad catalana es “refugio borbónico” o no lo es. Asombroso.

Lo que importa es la eficacia, pero no la eficacia en la racionalidad administrativa (la deuda de la Generalitat sigue aumentando) sino la eficacia en la propaganda, la eficacia en los mensajes. Es mucho más rentable invertir 15 millones en propaganda y movilización para evitarme 6.000 millones en mi justa contribución al sostenimiento común.  Y quien así lo ve de rentable, lo hace. Otra cosa es si tiene derecho hacerlo. Seguimos en la misma diatriba.

 Por último, una idea. Algunos independentistas han criticado que el Instituto Cervantes no dejara a un escritor (¿famoso?) catalán exponer en sus instalaciones una novela que defendía una mistificación más de la guerra de 1714 donde España quedaba mal parada. Algún columnista (¿reputado?) incluso ha acusado a los responsables del Instituto Cervantes de hacer una publicidad innecesaria a la novela. Perfecto. Sería interesante promover una gesta literaria y mediática, más ajustada a la realidad, del Decreto de Nueva Planta de 1715 escrita originalmente en catalán, traducida posteriormente al castellano, y solicitar a la librería “Blanquerna” (Madrid) o los centros “Ramón Llull” de la Generalitat en el exterior, su presentación pública por parte del autor, de su edición en castellano (o de su original en catalán). Sería divertido ver qué ocurre. Y de paso qué se dice de la libertad de expresión por tantos voceros de repente entusiastas de la misma.

Después de todo, tal vez los catalanes debiéramos reconocer que comparados con otros lares (y no hay que mirar mucho más arriba, por ejemplo, a Francia) no se vivía tan mal con el borbón español. Y si no, ¡que nombren otro rey, pero que lo nombren ya!

19 comentarios
  1. Gonzalo García Abad
    Gonzalo García Abad Dice:

    Interesante artículo. En mi humilde opinión la Historia está, entre otras muchas cosas, para aprender de ella. Creo que sería interesante que aprendiésemos del episodio de las discusiones bizantinas sobre el sexo de los ángeles. En este caso creo que los otomanos serían los problemas que acechan a la Cataluña y a la España de hoy. Puede ser un ejercicio muy interesante jugar a recrear los sucesos pasados y adaptarlos a lo que cada uno hubiese querido que fuesen, pero no creo que convenga desgastar nuestras energías en ello. Los dos foco a los que creo que debemos dirigir nuestros esfuerzos son los problemas que sufre la Cataluña de hoy y las potencialidades enormes que puede tener Cataluña y que, por una u otra razón, no acaban de desarrollarse todas. Querer llevar el problema a la esfera sentimental del “España no entiende a Cataluña” y justificar sus raíces en sucesos de hace tres siglos me parece inútil, pero en todo caso llevaría a la complicada cuestión de que también los nacionalistas catalanes deberían hacer un especial esfuerzo por entender la España de hoy. Pero cuidado, porque tanto Cataluña como el resto de España envuelven dentro de sí no una realidad a entender, sino muchas y muy diversas. No creo que los problemas se puedan resolver con una medida, llámese reforma estatutaria, reforma de la financiación, reforma constitucional o independencia. Creo que son medidas estériles en la medida en que los problemas de los catalanes son muchos, muy concretos y cada uno con raíces completamente diferentes. Es a los problemas concretos a lo que se debe atacar, lo cual creo que exigirá más bien muchos pequeños esfuerzos que un solo gran esfuerzo reformista, ya que no creo que el marco en el que se desenvuelve Cataluña dentro de España sea la raíz de los problemas de los catalanes. Esos problemas, que más bien tienen muchas raíces, son los otomanos de hoy que no esperarán a que terminemos estas discusiones bizantinas.

    Reciba un cordial saludo.

    • jose
      jose Dice:

      Una opinión de 21 renglones no es por definición “humilde”.
      Responsabilícese de lo que hace o dice, sabiendo que solo hay una verdad, que no está a nuestro alcance, y tantas opiniones -siempre cambiantes- como seres humanos hay en este planeta. Digo “cambiantes” como podría decir veleidosas: lo que no nos cuesta dinero no tiene valor a nuestro ojos y no son lo firmes y ponderadas que podrían ser.
      Pero las opiniones de todos si que tienen un valor más allá de la simple expresión psicológica, de una función grupal sociológica o de ejercer una libertad esencial a la democracia: Del intercambio de opiniones vemos los diferentes prismas del problema y mejoramos su solución. Siempre teniendo en cuenta que los intereses de cada uno son diferentes y siempre cambiantes.

  2. O,Farrill
    O,Farrill Dice:

    Cómo muy bien reconoce Anónimo XXL mientras se continúe cayendo en la provocación (no es otra cosa) del soberanismo inflando el asunto más de lo que realmente representa, seremos responsables de una burbuja política que explotará por sí misma ante el sentido común y la sensatez por mucha propaganda (eso sí a costa de los presupuestos públicos) que se le eche. ¿Porqué no entrar en otros asuntos más importantes? Por ejemplo la crisis de Ucrania y el derribo del avión sobre ese territorio (¡también es casualidad!) que nos va llevando a una guerra que nadie desea salvo los que tienen intereses en ella. Ahí nos jugamos mucho más que movimientos políticos domésticos, sino que nos pueden repercutir directamente si se empeñan en meternos en la coalición liderada por EE.UU.

  3. Elisa de la Nuez Sánchez-Cascado
    Elisa de la Nuez Sánchez-Cascado Dice:

    Cabalgar sobre el dinero público es bastante fácil. Y sinceramente, creo que denunciar que se gaste dinero de todos los contribuyentes (incluidos los no soberanistas) en presentar (y conmemorar) una visión fantasiosa del pasado carente de todo rigor histórico me parece que es importante. No es un asunto menor. Como no lo es que no se puedan decir estas cosas firmando con nombre y apellidos. Así que, con el permiso de lectores y colaboradores, seguiremos insistiendo en este asunto eso sí, con datos y con argumentos racionales.

    • O,Farrill
      O,Farrill Dice:

      Elisa, naturalmente que es importante denunciar el aparato de propaganda política a costa de los presupuestos. Más todavía que ese gasto no sea intervenido y evitado por los sistemas de control (cada vez más precarios de las AA.PP.) que se limitan a mirar para otro lado en muchas ocasiones. Insisto, se han dejado ir adelante unos estatutos autonómicos que traerán cola durante mucho tiempo y sólo pueden corregirse sus desmanes mediante sentencias del TC (largo me lo fiáis) que no se cumplen o en la intervención acogida al texto constitucional o por un referendum nacional pero… ¿quien se atreve y más en las condiciones de descrédito político e institucional que tenemos? Podemos estar denunciando hasta la extenuación o pidiendo reformas (es lo que hacen las manifestaciones, recogidas de firmas, etc.) pero con pocos resultados reales. El único revulsivo real que ha existido hasta ahora fue el 15M y los resultados de las elecciones al Parlamento Europeo.

  4. aurelio
    aurelio Dice:

    Ojala fuera una discusión sobre aclarar aspectos oscuros de la historia, aprenderíamos. Ojalá se tratase de reparar injusticias, mejoraríamos. Ojala se tratase de aprender de la historia para no repetir los errores.

    No es ese el objetivo sino el de la mitificación de unos hechos para sobre la base del mito eludir el análisis.

    Lo que realmente resulta paradójico y chocante, tanto en este caso como el vasco es que el mito se base en considerar como un agravio un suceso histórico que, con la distancia de las historia, permitió el progreso de Cataluña.

    La abolición de los fueros suponía pasar de la edad media a la modernidad. Cómo es posible que los partidos teóricamente de “Izquierdas” defiendan el derecho foral con los privilegios que suponen la desigualdad de los hijos y la concentración de la riqueza (el hereu) o la insolidaridad entre cónyuges (régimen de separación de bienes) y podíamos seguir.

    Enhorabuena Alberto que te has podido hacer eco de argumentos tan interesantes.

  5. Jesús Casas
    Jesús Casas Dice:

    Esta frase que cita el D. Anónimo de Talla y Extragrande no aporta nada al debate, por mucho que la repita, y resulta tan manida que tal vez convenga ilustrarla. No está nada claro su origen, de modo que se atribuye a Goethe (1808): “Und seines Bellens lauter Schall
Beweist nur, daß wir reiten”, y de ella dice el diccionario de María Moliner: Expresión con que se da a un entender que, si alrededor de cierta actividad, se promueven protestas o críticas, eso es señal de que esa actividad produce efecto.”, que entiendo es lo que dice el Sr. Tallagrande, Anónimo. Encuentro este diálogo en el Cervantes Virtual: http://cvc.cervantes.es/foros/leer_asunto1.asp?vCodigo=36188. No sé quién ladra ni quien cabalga para qué ni hacia dónde en todo este tema. El mail de su amigo catalán que aporta el Sr. Gil no tiene desperdicio. De ser un ladrido debe ser de un can con pedigree. Esta expresión, por cierto, es un galicismo. Secesión cuanto antes y lo más lejos posible de europa, para que D. Anónimo & Co vengan a negociar las condiciones de la reincorporación a España como solicita Puerto Rico. A ver con qué pagan las pensiones y las facturas que tienen sin pagar a proveedores a pesar de apelar al FLA y demás cada dos por tres. !Independencia para Villabalter! ( ese pueblo oprimido que en “lingua lleunesa” – lengua leonesa – debiera llamarse Villabaltere y en el que la boina debiera sustituirse, si hubiera libertad, por la txapela, que no chapela, o la barretina).

  6. Jesús Casas
    Jesús Casas Dice:

    Perdonenme Uds.: “Europa”, no “europa” claro, o bien “Uropa”, en castizo de Estepaís. Lo que pasa, además es que quien cabalga a lomos de pollino no llega lejos.

  7. Manu Oquendo
    Manu Oquendo Dice:

    Quizás es que va siendo hora de hacer un ejercicio de realismo.

    ¿Qué sabemos? Algo sabemos porque se constata con mucha facilidad.

    1. El sistema de información basado en fondos públicos y venta de publicidad termina siendo capturado por el Poder (Político y económico, por este orden). No matter what.
    Si se trata de ideologías totalitarias (el nacionalismo lo es como estamos viendo) sucede antes y a peor como ha pasado en Cataluña.

    2. No hay posibilidad de “regeneración” en este sentido y si hubiese alguna duda recuerden el tratamiento que la BBC ha dado al expansión al Este de la OTAN contra Rusia los últimos 20 años, el golpe de estado de Ucrania y el derribo del MH17 por no hablar del resultado de las políticas Anglo en Oriente Medio que hoy nos tienen pendientes de un hilo y maniatados por no decir desnudos en nuestros propios aeropuertos.

    ¿Excepciones?

    Pocas y de escaso efecto.

    Sectoriales, como algunos blogs y algunos otros medios electrónicos emergentes siempre y cuando no superen los umbrales de audiencia –por segmento de “masa”– considerados soportables. Estamos en convergencia con el modelo soviético.

    ¿Alternativas?

    No podemos buscarlas en bloques no Occidentales. Ni Rusia ni China ni muchos otros países que son peores y hacia cuyo modelo “avanzamos” pasito a pasito cada día.

    La concentración del poder mediático en Occidente corre paralela a la de nuestro sistema Bancario. Hoy son cinco grandes grupos de Mass-Media y en los años 80 todavía eran unos 50.

    La situación no se deriva de la “maldad intrínseca” de los gobernantes, ni de los partidos, ni de los medios o de sus administradores y empleados ni de nuestra limitada capacidad de discernimiento. Se deriva de….

    1. Su dependencia de leyes, autorizaciones y beneplácitos administrativos y políticos para operar.
    2. Los efectos propios de sus modelos de negocio (Fondos Públicos, Fondos Oligo-Privados, Publicidad o diversas combinaciones de ellas) terminan indefectiblemente por traernos bastante deprisa a donde hoy estamos.

    Cualquier alternativa debe ser “construida” ex-novo. “Transición gradual y estructural”, como en otras esferas para no pisar minas y evitar rupturas.

    Lo cual exige un esfuerzo mental y una capacidad organizativa infrecuente.

    Personalmente me parece muy interesante observar cómo lo está haciendo Podemos ( lo de la comunicación ).
    Porque si algo hay en ese núcleo son gente con conocimiento de este asunto que en absoluto se puede improvisar y requiere mucho talento generalista y especializado.
    Exige tratamientos “above and below the line”, multimedia, presenciales, one-on-one, interactivos e incluyentes. La simple modulación de mensajes excede las capacidades de cualquier actor.

    En cualquier caso es un asunto crucial que merece atención de aquellos que, desde la ciudadanía, quieran influir en la esfera pública con una cierta independencia de criterio o promover cambios sociales. Un día deberíamos hablar tranquilamente sobre esto.

    Saludos

  8. hegelxforever
    hegelxforever Dice:

    Precisamente. Hoy se ha hecho publico que la AEAT ha requerido a la Assamblea Nacional Catalana (ANC) sus estados de cuentas de los ultimos cuatro ejercicios. Quiza el anónimo autor de la carta tiene razón cuando advierte que, cierto asociacionismo, que ese pretendido dinamismo de la sociedad civil (catalana, of course) no sea tan espontaneo. Y es que lo único que se puede predicar de la sociedad civil, es que es ‘catalana’. En el resto del Estado no hay sociedad civil, no hay ni civilización si quiera. No es exageración. El pasado 11-S, en el dispositivo tertuliano que instaló TV-3 en el seguimiento al término del evento de la ‘V humana y cuatribarrada’ catalana, se pudo oir a un excelso colaborador de dicha tertulia decir, ebrio de gozo, que “en el ADN de los españoles no se encuentra el ser demócrata”, ante el pasmo del meritorio Ramon Pellicer, moderador de la tertulia. Está en los registros, señores, y si no, tiremos de videoteca. Estará bien que la AEAT este al corriente de la realidad de esos aspectos tan ‘dinamicos’ y que pudieran tener origen en fondos públicos. Por otra parte, la recreación histórica se ha llevado a unos extremos, que hablariamos de ‘Instrumentación’ historica. Y esto es muy peligroso. Los resultados son del todo imprevisibles. Y al final de todo, como apuntó (cito aprox. y de memoria) Keynes, “las ideas de muy determinadas personas, convenientemente articuladas por las palancas que da el poder, pueden acabar trayendo muchas desgracias”. Se embravece así a la ciudadania. Y eso es una ciclogenesis explosiva, una espiral destructiva que no conoce freno. Quien la maneja, en un principio puediera ser que en beneficio material propio, y ya finalmente ni eso, pues ya solo le interesa la historia (hacerla suya), sabe que nunca pagara por ello. El Estado de Derecho entendido en su forma canónica: ‘quien la hace la paga’, ya no es aplicable a quien se siente llamado por la historia. ¿O es al reves? ¿A quien la hace y consigue no pagarla está finalmente llamado a ser parte de la historia? No entiendo ese amor por reabrir la historia. ¿Será para poder entrar en ella, con las especiales consecuencias que comporta? El desenlace, en los proximos dias.

  9. José Mª Martínez Palmer
    José Mª Martínez Palmer Dice:

    Una carta con información curiosa y desconocida, al menos para mí, y con sentido del humor, que es la mejor herramienta para destapar la utilización del 1714. En cuanto a la censura, no hace falta imaginar nada, basta con la memoria, podemos recordar la feria del libro de Frankfort, cuando la cultura catalana fue invitada especial y la Generalitat excluyó a todos los escritores catalanes en lengua castellana. O más recientemente la prohibición de filmar en ciertos recintos de Barcelona episodios de la serie “Isabel”, porque no era “rigurosa”. O la censura del Ayuntamiento de Barcelona a exponer en las farolas del municipio la foto seleccionada por un congreso de fotografía, porque era del torero Padilla. Eso que recuerde ahora.

  10. hegelxever
    hegelxever Dice:

    Precisamente. Hoy se ha hecho publico que la AEAT ha requerido a la Assamblea Nacional Catalana (ANC) sus estados de cuentas de los ultimos cuatro ejercicios. Quiza el anónimo autor de la carta tiene razón cuando advierte que, cierto asociacionismo, que ese pretendido dinamismo de la sociedad civil (catalana, of course) no sea tan espontaneo. Y es que lo único que se puede predicar de la sociedad civil, es que es ‘catalana’. En el resto del Estado no hay sociedad civil, no hay ni civilización si quiera. No es exageración. El pasado 11-S, en el dispositivo tertuliano que instaló TV-3 en el seguimiento al término del evento de la ‘V humana y cuatribarrada’ catalana, se pudo oir a un excelso colaborador de dicha tertulia decir, ebrio de gozo, que “en el ADN de los españoles no se encuentra el ser demócrata”, ante el pasmo del meritorio Ramon Pellicer, moderador de la tertulia. Está en los registros, señores, y si no, tiremos de videoteca. Estará bien que la AEAT este al corriente de la realidad de esos aspectos tan ‘dinamicos’ y que pudieran tener origen en fondos públicos. Por otra parte, la recreación histórica se ha llevado a unos extremos, que hablariamos de ‘Instrumentación’ historica. Y esto es muy peligroso. Los resultados son del todo imprevisibles. Y al final de todo, como apuntó (cito aprox. y de memoria) Keynes, “las ideas de muy determinadas personas, convenientemente articuladas por las palancas que da el poder, pueden acabar trayendo muchas desgracias”. Se embravece así a la ciudadania. Y eso es una ciclogenesis explosiva, una espiral destructiva que no conoce freno. Quien la maneja, en un principio puediera ser que en beneficio material propio, y ya finalmente ni eso, pues ya solo le interesa la historia (hacerla suya), sabe que nunca pagara por ello. El Estado de Derecho entendido en su forma canónica: ‘quien la hace la paga’, ya no es aplicable a quien se siente llamado por la historia. ¿O es al reves? ¿A quien la hace y consigue no pagarla está finalmente llamado a ser parte de la historia? No entiendo ese amor por reabrir la historia. ¿Será para poder entrar en ella, con las especiales consecuencias que comporta? El desenlace, en los proximos dias.

  11. JMiguel
    JMiguel Dice:

    Siendo ciertas muchas de las “cosas feas” que se dice que pasan en Cataluña, es una falacia adjudicarlas al nacionalismo: Por ejemplo:
    Es cierto que el Gobierno catalán hace propaganda utilizando la televisión autonómica. ¿Es eso diferente de lo que hacen los gobiernos españoles con TVE?
    Es cierto que la prensa local catalana ofrece una determinada visión de la realidad. Pero hay un aspecto nunca considerado: en Barcelona se tiene acceso a la visión “españolista” y a la “catalana”, ya que se puede comprar “El Mundo” o “ABC”, se pueden escuchar emisoras “españolas”, se pueden ver televisiones “españolas”. En ese aspecto, la opinión pública catalana está menos mediatizada que, por ejemplo, la madrileña.
    Es cierto que se gastan dineros públicos en actos “patrióticos” recordatorios de hechos más o menos históricos. Pero es que en Madrid también se recuerda el 2 de mayo o se compra una bandera de muchos metros cuadrados.
    Todos estos males son fruto de una democracia insuficiente y de unos determinados vicios de la clase política, pero no son fruto del nacionalismo.

  12. hegelxever
    hegelxever Dice:

    Completamente de acuerdo contigo JMaria. Y es mas, es precisamente el nacionalismo patologico el que ha sembrado Europa con millones de cadaveres cada cierto tiempo. Pero es lamentable que precisamente, sea con una vision nacionalista excluyente, con la que se quieren arreglar las cosas. Seguiremos teniendo las mismas perversiones…No se arreglan las cosas cambiando de pasaporte o creando nuevos. Pero en fin, hoy mismi, ya esta firmado el Decreto de consulta. Ya hay quien quiere pasar a la historia.

  13. Alberto Gll
    Alberto Gll Dice:

    Estima JMIguel. es cierto lo que dices, el problema de la falta de unos medios de comunicación independientes de partidos políticos y grandes empresas (anunciadoras) no es solo de Cataluña. Pero en el mundo nacionalista sí que existen algunas particularidades que se añaden a los males generales. Una es el miedo a discrepar, y otra es la pena social que se acompaña al que discrepa. Mi amigo no se atreve a publicar con su nombre el post y además probablemente no encontraría donde hacerlo en el contexto catalán. Podría hacerlo tal vez en El Mundo o en El País (no así en el ABC el que al parecer los kiosqueros no atreven a vender) , como dices, para que así lo leyeran sus paisanos, pero pasaría a ser considerado “españolista”, lo que al parecer es un insulto muy grave (aunque Cataluña forme parte de España desde hace siglos, tantos como lo hace Castilla) u otra cosa peor, “traidor”. Tampoco es normal que los medios subvencionados (todos lo están pero los catalanes especialmente para que impartan doctrina) se atrevan a hacer un manifiesto común, cosa que no ha ocurrido ni en tiempos de Franco. Pero lo importante, es el miedo a discrepar, y el castigo de exclusión social al discrepante, esta es la marca del nacionalismo. SI se ve esto, tal vez se explique por qué tantos catalanes han tenido que irse a vivir a la odiada Madrid o a otros sitios, catalanes a los que (¿por que será?) ahora al parecer no se les quiere dejar votar en una hipotética consulta democrática. Y no hemos hablado de la instrumentalización de la escuela y la cultura. Todo esto lleva a una pregunta que no se dice muy e menudo ¿se dan las condiciones democráticas para que tenga lugar una consulta verdaderamente democrática en Cataluña?

  14. Javier
    Javier Dice:

    Siempre me ha parecido curioso que en Jerusalen se limitan las excavaciones arqueológicas. Pensaríamos todos que sería bueno para conocer esa tierra llena de Historia. Pero se limita por la simple razón que dependiendo de lo profundo que se excave aparecen retazos de Historia que favorecen definirla como arabe, siria o judia. Así que mejor pensar que estamos encima de todas esas historias y sigamos viviendo juntos.

    PD: esto no es en ningún caso un apoyo a Israel pero si a Schalom Achschav

  15. jose
    jose Dice:

    No se preocupen de la dinastía o los pretendientes: es una excusa para exigir. Exigir un trato diferente a los demás.
    También es una excusa para separarse o para simplemente odiar.

    Si nuestro monarca fuese de la casa de Austria, la excusa hubiera sido otra. Tal vez que la ciudad juró fidelidad al Rey Borbón como legítimo soberano y que elementos castellanos de la guarnición de Barcelona, como el general Antonio de Villarroel, impidieron que ejerciese su libertad.

    Todos los nacionalismos buscan un enemigo; y si no se lo inventan. Hitler tenía a los judíos (según él, si no hubiese judíos habría que inventarlos). Los nacionalistas catalanes tienen a Felipe V, a los botiflers, a la España Ladrona…que todo es uno y sirve para el mismo propósito. La razón es que una de las maneras que tienen los animales grupales de defenderse de los peligros externos es uniéndose. Así, si quieres unir a un pueblo, lo que tienes que hacer es buscarle un enemigo común.
    De la efectividad del método no hay más que ver quienes eran independentistas en 1978 y quienes lo son ahora en 2014.
    Y si de paso sirve para culpabilizar a los charnegos e impulsarles a que olviden el castellano y España y se hagan “patriotas catalanes”, mejor.

Los comentarios están desactivados.