Asalto al supermercado (el caso de las tarjetas negras de Bankia)

En esta imagen puede observarse a un conjunto de ex consejeros y altos directivos de Bankia, entre los cuales se encuentran varios catedráticos, presidentes de la patronal, ex ministros y ex secretarios de Estado de Hacienda, arremolinándose a la entrada de un súper, ansiosos por hacer uso de sus tarjetas negras.

No es una broma. Ni una exageración. La realidad es muchísimo peor. Porque si hay algo que me gustaría demostrar jurídicamente en este post es que este tema, pese al color de las famosas tarjetas, va muchísimo más lejos que el fraude fiscal (como ya ha apuntado algún colaborador de este blog). Lo que aquí presenciamos es un ejemplo asombroso del asalto en toda regla por parte de nuestras élites extractivas (políticas-empresariales-profesionales) a nuestras instituciones y a nuestros recursos públicos, que alcanza un nivel de desfachatez inaudito. El caso más grave posible de expolio, sin duda alguna, porque no se trata de un asalto de pobres a pobres (como el de la fotografía de arriba), ni de pobres a ricos (como en la fotografía de abajo), sino de ricos a pobres.

Cuando el ex Secretario de Estado de Hacienda, Sr. Rodríguez-Ponga (Estanislao), se gasta casi 255.000 euros en el Corte Inglés sin declararlos a Hacienda, no está simplemente cometiendo un fraude fiscal por no declarar una remuneración extraordinaria, sino participando activamente (en la parte alícuota que le corresponde) en un expolio en el que los principales perjudicados son los preferentistas de Bankia y los suscriptores de sus acciones tras la salida a Bolsa de la entidad. Y luego los contribuyentes que la rescataron, evidentemente. Centrarse principalmente en el fraude fiscal impide ver el bosque que se oculta siempre detrás (como han demostrado dos colaboradores de este blog, Elisa de la Nuez y Francisco de la Torre). No es frecuente que los que perciben cohechos los declaren a Hacienda, ni que los que atentan contra el Presidente de los EEUU declaren en el visado de entrada tener intención de hacerlo.

El hecho de que aquí no nos encontramos ante una remuneración extraordinaria no declarada reside en un dato muy relevante. Los poquísimos titulares honestos de las tarjetas (únicamente cuatro) no lo fueron por declarar esos ingresos a Hacienda, sino por no hacer uso de ellas, o limitarse  –estos sí- a verdaderos gastos de representación. Pero nadie entre los que las usaron para fines particulares declaró jamás nada a Hacienda -o por lo menos nadie reconoce haberlo hecho-. Este dato es muy interesante y solo tiene una explicación: los titulares de las tarjetas tuvieron que recibir instrucciones muy claras por parte de la entidad de que esos gastos eran totalmente opacos para todo el mundo no directamente implicado (Hacienda incluida, claro) y la discreción (la natural del mafioso) era absolutamente imprescindible. Esta partida se registraba en un sistema informático opaco y se apuntaba en la contabilidad en una partida de “quebrantos”, pero nadie con una formación suficiente como para ser consejero o directivo de una Caja podría pensar jamás que hubiera podido ser de otro modo, que estas “remuneraciones” pudieran contabilizarse de manera normal. Si esto es así, como resulta del todo evidente, ¿qué diferencia hay entre usar las tarjetas negras y reventar la caja y llevarse directamente el dinero?

Frente a esta conclusión algunos consejeros han pretendido echarle la culpa a la entidad, acusándola de no haber hecho las retenciones a cuenta del IRPF sobre la totalidad de las retribuciones y no incluir esas “remuneraciones” en los certificados de ingresos y retenciones que entregaban a los consejeros (aquí). El argumento es simplemente patético. El Sr. Rodríguez Ponga tenía una remuneración oficial de 67.000 euros, pero cuando le entregan el certificado de retenciones no cae en la cuenta de que no se han incluido los 255.000 euros del súper (aunque sea divididos en cuatro años). Bueno, hay que reconocer que a cualquiera se le puede pasar algo así.

Por eso mismo el intento de delegar su responsabilidad en la entidad es insostenible por dos razones. La primera es que, configurado de esta manera, el expolio no podía desconocerse por los beneficiarios. La segunda es más clara todavía: ellos mismos eran “la entidad”, porque, ¿quiénes otros si no? ¿Acaso no era la entidad el consejero Rodriguez Ponga? ¿Y el resto de consejeros? No hablemos ya de Rato o Blesa. ¿Acaso no lo era el Sr. Iranzo, miembro de la comisión de control de la Caja? Si no, ¿quién es “la entidad”? ¿El contable de la mesa del fondo?

El juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu ha imputado a Blesa y a Rato (junto con el ex Director General Sánchez Barcoj) por delito societario y apropiación indebida, pero debería hacerlo con todos los demás, sin ninguna duda. 86 personas, los 65 consejeros que ha tenido Caja Madrid desde el año 2003 y la veintena de altos cargos de Bankia desde su creación en 2011 hasta 2012, exceptuando a los cuatro ya citados, por un daño total de más de quince millones de euros.

Se dan de manera completa todos los requisitos del tipo de la apropiación indebida (STS de 21 de febrero de 1991). Son consejeros y altos directivos que reúnen entre ellos la capacidad de gestión (posesión) de un dinero ajeno, del que disponen para usos absolutamente particulares, con ruptura dolosa de la relación de confianza. El carácter doloso me parece incuestionable, pues existe conciencia y voluntad de disponer como propio del dinero ajeno, a sabiendas de que concurre, por eso mismo, la obligación de devolverlo al legítimo propietario (como de facto han reconocido algunos de ellos al proceder a su restitución). Es decir, incluso aunque alguno hubiese declarado esas cantidades a Hacienda (para evitar una sanción fiscal) no se excluye en absoluto el delito de apropiación indebida cuando faltaba el título legítimo para disponer como propio de ese dinero. El que no se declare es simplemente un indicio más para comprobar esa voluntad dolosa.

La inclusión en el tipo todavía es más clara si tenemos en cuenta la doctrina del Tribunal Supremo en casos de administradores de sociedades, en los que ni siquiera exige que el dinero se haya incorporado al patrimonio del autor. Por eso hay que entender que estas acciones que venimos comentando no están incluidas en el tipo más benévolo del art. 295 del CP (delito societario, que podría resolverse con una simple multa) sino también (o concretamente) en este del art. 252 CP (apropiación indebida). Especialmente porque este artículo incrimina conductas de apropiación o distracción dominical definitiva de lo ajeno, frente a las conductas de mera administración desleal.

Con todo, lo grave no acaba aquí. La extensión del caso es algo pavoroso (82 de 86 posibles), pero no debe confundirnos. La explicación no descansa solo en la falta de honestidad generalizada en la que parece que vivimos, sino en la absoluta sensación de impunidad que afecta a nuestras élites extractivas. Sensación pasada (todos cobraron alegremente), presente (la mayoría sigue en sus puestos como si tal cosa) y… futura. La prueba del nueve es el caso de la devolución de las cantidades dispuestas por el Sr. Rato y por algún otro consejero a principios de julio, dato cuya profunda significación ha pasado prácticamente desapercibida.

Cuando Rato devuelve el dinero no lo hace porque su Pepito Grillo se lo pida de manera insistente, a la vista del daño producido a preferentistas y accionistas (de hecho siguió usando las tarjetas cuando ese daño ya era evidente). Tampoco por el anuncio hecho por el FROB hace un año de revisar a fondo la gestión de las Cajas españolas, sino porque desde dentro le han filtrado que la noticia va a trascender y le avisan de lo oportuno de la devolución. Rato no discute, no alega que se trata de un uso legítimo de la tarjeta por gastos de representación o por una remuneración extraordinaria, sino que reconoce simplemente que le han pillado metiendo la mano en la caja y –qué se le va a hacer- que procede devolver el dinero. Esto es muy revelador, por ambas partes. Por el lado de Rato, la devolución implica un reconocimiento en toda regla de la obligación de devolver, como hemos comentado al analizar el tipo penal de la apropiación indebida. Pero por el lado de Bankia es todavía más interesante, porque si considera que se ha cometido (o ha podido cometerse) un delito, ¿por qué no lo denuncia inmediatamente en el juzgado? ¿Por qué prefiere avisar discretamente y –atención- guardarse el dinero y no consignarlo? ¿Por qué está tan seguro de que ese dinero es suyo y no de accionistas, preferentistas y contribuyentes?

Esto nos pone sobre la pista de una de las anomalías más singulares de toda esta historia de la investigación de la mala gestión de las Cajas: quienes investigan y denuncian son los propios investigados/perjudicados/implicados. Son ellos los que deciden qué se judicializa, cómo y cuándo. Tanto Bankia como el FROB –en gran parte la misma cosa- actúan con una norme opacidad en este asunto, cosa que bien pensada no debería sorprendernos, pues sus conflictos de intereses son omnipresentes. No existe un tercero imparcial (lo que hubiera sido posible si se hubiera aceptado la propuesta de intervención parcial solicitada por UPyD) que fije las estrategias de investigación y que una vez detectadas las anomalías actúe en consecuencia. No es de extrañar, por eso, que pese a que en teoría los gestores de Cajas debieran sentirse muy amenazados por la anunciada actuación inspectora de esta entidad pública, tuviese que llegar el chivatazo para que alguien se animase a devolver el dinero en este caso concreto.

Termino. Hasta que en este país el sistema de exigencia de responsabilidades (sociales, políticas y jurídicas) no empiece a funcionar de manera mínimamente seria no habrá solución posible. Las responsabilidades políticas, en forma de dimisiones de cargos públicos. Pero no sólo de los directamente implicados, sino también de los que han propiciado ese aquelarre sin otra finalidad que crear fieles clientelas e imposibilitar su propio control. Que el destino político de Esperanza Aguirre dependa todavía de si atropellar a policías municipales sea o no delito, cuando tiene a sus espaldas la responsabilidad de haber alimentado -política y materialmente- a esta tropa (la ya imputada y la por imputar) en su propio beneficio, define muy bien el país en el que vivimos.

Las responsabilidades jurídicas, por la vía de la imputación penal, son imprescindibles, porque necesitamos contar con la ejemplaridad que implica la sanción penal si queremos producir un mínimo efecto disuasivo en nuestras élites extractivas. De ahí sus ansias por terminar de capturar y desmantelar a nuestro sistema judicial.

Pero las responsabilidades sociales no lo son menos. Mientras las entidades que les sostienen no sufran un precio por hacerlo, mientras –por ejemplo- Telefónica pueda contar con Alierta y con Rato, y la Deusto Business School pueda estar presidida por Alfredo Sáenz, y no se resienta su cuenta de resultados, este país no tendrá futuro. Porque la única alternativa visible en este momento, la de Podemos, con sus propuestas de nacionalizar la banca y resucitar las cajas gestionadas por políticos (por ellos mismos, claro), no parece muy deseable.

 

52 comentarios
  1. Fernando Zunzunegui
    Fernando Zunzunegui Dice:

    Enhorabuena por la entrada Rodrigo. Una denuncia valiente y contundente. Sin duda, la respuesta penal debe ser ejemplarizante, suficiente para disuadir en el futuro este tipo de conductas. Pero estos hechos son además el hilo que permite destapar las causas del expolio. Hay que identificar a todos los responsables y embargar sus bienes hasta que reparen el daño ocasionado a los clientes y a los contribuyentes.

    • Nathan Jessep
      Nathan Jessep Dice:

      Algo me dice que no se darán tanta prisa como se dieron con Elpidio Silva o como con el recurso contra la Ley de Consultas de la Generalitat,

      Debe ser que con las alforjas cargadas, la justicia va más lenta.

  2. Mercurio
    Mercurio Dice:

    Por cierto, Juan Iranzo es Presidente de la Comisión de Gobierno y Responsabilidad Corporativa de Red Eléctrica Española. Es más, según la página de la misma Red Eléctrica Española es un miembro del consejo ¡¡independiente!!

  3. misnotas
    misnotas Dice:

    ¡Qué gran blog! Haciendo honor a su nombre.
    Claro, conciso y preciso enfoque jurídico. Muchas gracias.

  4. Jose Ramón Torres
    Jose Ramón Torres Dice:

    Todo empezó con el caso Naseiro y las grabaciones que se hicieron mal y no pudieron usarse en su contra. Habría que recordar aquellas conversaciones grabadas para entender lo que ha ocurrido en estos años y que este señor volvió a aparecer vendiendo su colección de pintura de bodegones al museo del Prado no hace mucho tiempo. Y habría que recordar la modificación de la ley del suelo del 92 con la llegada del primer gobierno de Aznar y la clasificación de todo el suelo como urbano, urbanizable, dejando el no urbanizable al especialmente protegido, y el posterior desarrollo por las leyes del suelo autonómicas que son el origen de todo lo que ha pasado posteriormente y que como muy bien nos recordó el profesor Azua no hace mucho tiempo “de la riqueza inmerecida, la pobreza necesaria”
    En relación a las cajas, nadie se acuerda de las “fusiones frias” que solo podían ocurrir entre las entidades de las propias comunidades y de ahí que las clases extractivas entendidas como unión de la clase política y financiera pudieron hacer el expolio que ahora aparece y del que solo conocemos el de caja Madrid . ¿Cuando se empezara a mirar en el resto de todas las cajas ? ¿Porque solo Madrid y no Galicia, Cataluña, País Vasco, Valencia, etc?.

  5. Esaú Alarcón
    Esaú Alarcón Dice:

    Enhorabuena por el artículo del que me permito discrepar en un punto, con un tono algo populista que me repele: los principales afectados por estas prácticas no son esos preferentistas o esos desahuciados. No debe olvidarse que Bankia se ha rescatado con dinero público, o sea, contradiciendo a Maleni Álvarez, CON DINERO DE TODOS LOS CONTRIBUYENTES. En mi opinión, no hace falta hacer mención al desgraciado o al pobretón para demostrar que la tesis de uno es plausible o cargarse de argumentos.
    En cualquier caso, muy buen trabajo.
    Saludos,
    Esaú

    • Sar
      Sar Dice:

      Bueno, bueno…no hay que ser de Podemos para ver claramente la estafa que han supuesto las preferentes y la salida a bolsa de Bankia…

    • Rodrigo Tena Arregui
      Rodrigo Tena Arregui Dice:

      Gracias Esaú, pero no puedo estar totalmente de acuerdo. A los contribuyentes les cito como perjudicados, como habrá comprobado, pero no nos podemos olvidar de la gente que ha perdido todos sus ahorros (ya sea como preferentistas o accionistas) como consecuencia de una gestión nefasta de la Caja por parte de estos señores. Mientras aquellos perdían su dinero con engaños, estos señores lo sacaban con sus tarjetas con engaños. Esto no es populismo, es la terrible realidad. Podemos no es populista por su diagnóstico, sino por sus soluciones. Yo he tenido la oportunidad de hablar personalmente con damnificados por las preferentes en un acto celebrado en Segovia en relación a Caja Segovia (luego fusionada en Bankia) y le aseguro que, siendo malo lo de los contribuyentes, no admite comparación. Y si bien es cierto que a los contribuyentes no nos han preguntado para sacarnos el dinero, y a los preferentistas y accionistas sí lo hicieron, cuando media el engaño la diferencia se diluye.

    • Escotero
      Escotero Dice:

      En todo caso, los preferentistas y accionistas habrán tenido una doble pena. Una por ser accionistas y/o preferentistas, y otra por ser contribuyentes.

  6. Sar
    Sar Dice:

    Gran artículo.

    El artículo de Álvarez Junco en La Cuarta Página de El País de ayer creo que da en el clavo, la cuestión aquí es cambiar la cultura política, algo que no puede hacerse sino a través de la educación. Quizás no estemos tan mal dados nuestros antecedentes (tampoco hay que ponerse noventayochista) pero es obvio que tenemos aún gran camino por recorrer. Dicho esto, siempre he pensado que sería el cambio generacional el que realmente marcaría la diferencia pero la verdad es que ahora tengo un poco de miedo y veo que existen posibilidades de involucionar. Hay que luchar para que esto no ocurra.

  7. angeles garcía
    angeles garcía Dice:

    No se puede decir que el señor Rodríguez Ponga no tuviese conocimientos acerca de la opacidad de las, fue secretario de Estado de Hacienda y trabajó en el BBV como asesor fiscal .

    • Noé de Callar
      Noé de Callar Dice:

      Y Blesa, junto con otro inspector fiscal excedente, fue también asesor fiscal del Colegio de Registradores antes de irse a Caja Madrid. Algo parecido a lo que ahora creo que hace Varlos Colomer.

  8. Escotero
    Escotero Dice:

    http://www.colegioeconomistasmadrid.com/CEMadrid/secciones/1048947/Organos-de-gobierno-colegiales.html

    Dicen por ahí que tanto Iranzo como Rodríguez-Ponga figuran no sólo en la Directiva del Colegio de Economistas de Madrid, sino que, para más inri, forman parte de la Comisión Deontológica del mismo. Teniendo en cuenta que en este caso, si no me equivoco, la colegiación no es obligatoria para el ejercicio de la profesión….
    http://es.wikipedia.org/wiki/Juan_Emilio_Iranzo_Mart%C3%ADn
    http://es.wikipedia.org/wiki/Estanislao_Rodr%C3%ADguez-Ponga

  9. Manu Oquendo
    Manu Oquendo Dice:

    Lo del “Tá Tó Pagao” es conocido como una forma de dejar embarazado a un Consejo de Administración. Vieja práctica mafiosa.

    La tarjeta opaca es un recurso evolucionario a disposición de entidades financieras o de compañías emisoras de su propia tarjeta pero, en general, el esquema se basaba en algo mucho más sencillo: pagar las dietas de consejo y otros emolumentos con un sobre en efectivo con o sin recibo firmado.

    Imaginemos la escena. Un consejo extraordinario con asistencia de todos los consejeros y si estos lo requieren acompañados de secretarios de consejo de los respectivos accionistas representados y todos ellos con la presencia de los consejeros independientes.

    Sobre la mesa las carpetas conteniendo el orden del día, las actas pendientes de firma y el soporte documental de las deliberaciones y decisiones a tomar que han sido previamente negociadas y acordadas y, bajo todo ello, un sobre que contiene un fajo o un fajito de Bin Laden’s.

    Los consejeros veteranos no dicen nada porque están familiarizados con el proceso y con la función del sobre.

    Los nuevos tampoco preguntan por no dar el cante pero a veces hay alguno que lo hace. Típicamente suele ser canadiense o USA y de raíces culturales luteranas. Gentes que históricamente no vivieron la benéfica influencia de nuestra Contrarreforma.

    En ese momento el Presidente o el Secretario explica que es la siempre escasa remuneración por los desvelos del consejo y que se hace así por tradición. Old country and old tradition, como en Westfalia o en el Piamomte.

    Alguno de los mayores asienten con gesto grave y rápidamente arranca la presentación del VP de Finanzas con la explicación de los resultados del año que acaba de terminar para seguir con la ratificación del presupuesto del nuevo ejercicio, etc, etc, etc.

    El consejero con el sobre puede hacer varias cosas.

    Al llegar a su oficina envía al secretario del consejo el recibo que se les había olvidado pedir durante el acto. Si confía en sus jefes se lo comunica formalmente. “Oye, éstos pagan en negro, ¿lo sabes?” ¿Qué se hace en estos casos?
    Si no confía en sus jefes, tiene un problema que no es tan sencillo como parece.

    Al llegar el mes de junio debe decidir si pide certificado de remuneraciones al secretario del Consejo. Éste, a su vez, toma nota y se lo envía, o le explica que él no lo ha hecho nunca y que si lo hace podría poner en un aprieto a otros que no se sabe exactamente quienes son.

    Si a pesar de todas las señales decide incluir la remuneración en su declaración anual debería comunicarlo al pagador, vía el Secretario del Consejo o del Presidente del Consejo que ya habrán tomado nota de la rareza
    de un personaje que exhibe cualidades de alguien que, definitivamente, no es de fiar. Un peligro innecesario.

    Total, como dicen en Jalisco, ¿Cómo te quieres morir? ¿Corrupto o incorrupto?

    Saludos

  10. KC
    KC Dice:

    Lo mejor -lo peor- es que ganando algunos dos millones de euros al año -¡332 millones de las antiguas pesetas!, no tuvieron el menor rubor para hacer uso de otras alternativas al salario oficial. Se ve que está escoria no tiene ningún tipo de límites. Y creo que ese es, Tena, el problema fundamental del sistema económico: que si no se le pone límites acaba por devorarse a sí mismo. Pero claro, a ver cómo se le explica esto a un imbécil antes de que acaba por suceder. Ahora puede dar miedo el tema de Podemos, pero… ¿qué han hecho los que tienen miedo por evitar estos desaguisados? Imagino que los de la mano invisible no lo pueden comprender del todo, catedráticos de economía incluidos. Pues no he tenido que aguantar yo idioteces dichas y escritas por todo tipo de supuesto “catedráticos”… Catedráticos de cartera, más bien. Y de chaqueta, que es increíble la facilidad con la que algunos se la cambian. Lo cómico es que ahora todo el mundo este indignado. Eso sí es realmente desternillante.

  11. Nathan Jessep
    Nathan Jessep Dice:

    Estupendo artículo, especialmente la parte de la exigencia de responsabilidades.

    Aunque quizás, habría que plantearse alzar la mirada un poco más. No como exigencia de responsabilidades, sino para ser conscientes de que la presencia de esta panda de “golfos apandadores” en estas entidades y la impunidad con la que han obrado, no ha sido cosa de un día.

    No es una generación espontánea, por la cual, se juntaron 86 personas un buen día y decidieron apropiarse de los fondos de los partícipes en las cajas. No. Responde a la creencia por parte de algunos personajes dedicados a la vida pública (no a la via pública, no confundir), de que pueden apropiarse de estos fondos, usarlos en su propio beneficio, y que luego, si les pillan, a lo mejor devuelven el dinero, y aquí no ha pasado nada.

    Estos golfos apandadores han sido colocados en esta entidad por partidos políticos y organizaciones, han sido consentidos por las mismas, y, en breve lo veremos, son amparados por los mismos. Véase, por ejemplo, el cariñoso tirón de orejas de Pedro “El Guapo” Sanchez a los suyos. O el silencio desde Génova.

    Estas mecánicas no son una novedad, y lo sabemos todos.

    Lo que ya es de traca, lo que duele más, y esta vez lo hace “especial” es que escarnia cuando hemos tenido todos que rescatar a esta entidad, después de que la hayan vaciado de esta manera.

    De nuevo, felicidades por el estupendo artículo.

    PS: Innecesaria la patada final a Podemos.

  12. O,Farrill
    O,Farrill Dice:

    Estupenda descripción de Manu sobre los consejos de administración. En mi ingenua ignorancia siempre pensé que los asesores, consejeros, etc. de instituciones y entidades tenían una función precisa que cumplir. Por ejemplo ahora con el Ebola ¿a qué asesor le corresponde la responsabilidad? A la vista del caso Cajamadrid con ¡nada menos que 86 consejeros! cabe preguntarse de nuevo donde están los límites. Hace algún tiempo, cuando se iniciaban las pretendidas reformas de las AA.PP. escribí un artículo titulado “Ahora las corporaciones” donde señalaba cómo se habían mimetizado los intereses públicos y privados en una cosa que ya se conoce como “el sistema”. Un sistema de intercambio y favores mutuos que ha formado el entramado de corrupciones que vamos conociendo en esta que queríamos modélica Transición Política. Atrás quedaron Filesas y otras menudencias con cabezas de turco de menor entidad sin ninguna trascendencia. Lo más grave es que, mientras la “casta del sistema” se permitía cualquier cosa, se iban apretando las tuercas fiscales, impositivas y administrativas sobre los ciudadanos normales o sobre la pequeña y mediana empresa hasta conseguir echarlos al monte o al exilio. Es una apropiación indebida del Estado por parte de un grupo de “avisados” desde las instancias políticas y económicas y ese sí que es un delito que, claro, no está tipificado en nuestro abultado corpus legislativo. ¿Con qué autoridad moral se puede seguir coaccionando a los contribuyentes desde la Hacienda Pública? La autoridad legítima nace del ejemplo, no de la norma creada exprofeso para la legitimidad administrativa. ¿De qué estado de Derecho estamos hablando? ¿Qué importan las jurisprudencias (si las hay), las sentencias (si se cumplen) y la “legalidad” que pregonamos continuamente en un mundo donde los consejeros y asesores están para soslayarlas? Esto no ha hecho nada más que empezar. En el momento que los funcionarios o empleados que han conocido todas las irregularidades administrativas o contables que han pasado por sus manos empiecen a largar…. Por cierto no me extraña que los litigios en materia fiscal pendientes de resolución lleguen -según parece- a más de 250.000 en marzo de 2014 según el informe del Colegio de Gestores Administrativos de Cataluña. ¿Alguien puede pensar que se puede seguir parcheando con tímidas reformas forzadas por los acontecimientos o es necesario un cambio en profundidad del sistema?

  13. iván Gil-Merino
    iván Gil-Merino Dice:

    Un artículo muy acertado y que da las claves de lo que ha sido y es la gestión político-económica en España; desgraciadamente, la opinión pública ve sólo la punta del iceberg; tampoco podemos esperar demasiado del enjuiciamiento de estos delitos, veremos.

  14. Esaú Alarcón
    Esaú Alarcón Dice:

    Muchas gracias por la contestación, Rodrigo -y disculpa que te tutee-. No obstante tu capacidad dialéctica, sigo sin estar de acuerdo. En tu hipótesis, los preferentistas y desahuciados serían una suerte de socios afectados directamente por la trama cuando, eso, dista mucho de la realidad. No son afectados directamente porque, desgraciadamente para ellos, la catástrofe de las preferentes hubiera ocurrido existieran o no existieran esa trama de latrocinio que son las tarjetas black.
    Sus inversiones, en definitiva, se hubieran ido al carajo igual y por tal motivo, yo considero -técnicamente- que los afectados más directos somos todos los que contribuimos en mayor o menor medida al erario público. Quizá sea un tema de matiz para algunos, pero van ya demasiados casos -incluyendo las sobreimposiciones que en algunas regiones se padecen- en los que la cleptocracia o las desviaciones presupuestarias la tenemos que pagar todos y, en mayor medida, una sufrida clase media a la que están socavando sus posibilidades de supervivencia en su status queo.
    En fin, esta es mi opinión, claro. Sometida siempre a cualesquiera otra mejor fundada.
    Saludos cordiales,
    Esaú

  15. Travis
    Travis Dice:

    Cuando recuerdo las manifestaciones de, por ejemplo, el señor Spottorno, apremiando al juez Castro en la instrucción del caso Noss, hablando de institución, honorabilidad, etc…y lo comparo con los masajes filipinos a cargo de su tarjeta….no se si reír o llorar….y como este, otros tantos….lo peor para mi, en este asunto, es la hipocresía, la falsa moral y la triste ejemplaridad de unos individuos que tenían una responsabilidad frente a ellos mismos en primer lugar y después ante los accionistas a los que debían defender…que .lo único que espero es que, además se sacarles los colores a estos poco honrados miembros del consejo de administración, haya consecuencias legales, en la línea que usted señala…
    Por lo demás, , magnifico artículo, D. Rodrigo, lo estaba esperando en este blog…. Aunque no sabia quien lo escribiría….
    Un saludo

  16. josé maría hernández
    josé maría hernández Dice:

    Ahora recuerdo que otra caja de ahorros, la CAM, también tomada al asalto por políticos de diverso pelaje llevó a cabo alguna de las reuniones de sus consejeros en lugares tan exóticos como Chicago. Desde luego para la mafia es un lugar bastante apropiado, todo un homenaje a Al Capone.
    Si todos estos desmanes y robos manifiestos que están saliendo a la luz no tienen su correspondiente y ejemplar castigo, la energía acumulada en forma de cabreo por pueblo llano y pagador va a reventar por algún lugar inconveniente. Luego no podremos quejarnos.

  17. Francisco de la Torre
    Francisco de la Torre Dice:

    Buenas tardes: En primer lugar, como siempre, muchas gracias, Rodrigo, por la cita, en esta ocasión por partida doble. Últimamente, aparezco citado más veces de las que puedo escribir en este blog. Esto es únicamente culpa mía, porque los editores de esta estupenda bitácora siempre me han abierto sus páginas. Aquí dejo otra opinión complementaria de hace unos días: http://www.elmundo.es/economia/2014/10/04/542ef5b9268e3e98118b456f.html

    Sólo quería realizar tres comentarios. En primer término, sobre la polémica de quién ha sido más perjudicado, si los preferentistas y accionistas, o los contribuyentes. Evidentemente, a título individual los primeros han perdido en casi todos los casos, más dinero. Eso si, los preferentistas pudieron elegir, pero muchos alegan que les engañaron… y están ganando los juicios. Este tema lo abordé aquí para los interesados: http://vozpopuli.com/blogs/2709-francisco-de-la-torre-preferentes-fracaso-o-estafa
    Evidentemente, los contribuyentes no hemos podido elegir si pagaban o no impuestos (legalmente) para salvar a las antiguas cajas de su quiebra. Tampoco hemos podido elegir como consumidores tener ahora la mitad de competencia en el sector (y en consecuencia el crédito más escaso y caro) que hace cinco años.
    Según la óptica con la que se mire, unos han perdido más que otros, pero en el fondo hemos perdido todos.

    Otra cuestión es porqué todo esto es tan relevante, si sólo 15 millones de euros. Aquí hay dos respuestas. Una respuesta moral, ya que aquí no estamos ante actuaciones discutibles sino ante puro lucro (indebido) personal. En segundo lugar, estos sobresueldos no declarados, establecían un vínculo entre la cúpula de la Caja y quiénes tenían que controlarla. Esto hizo que el control fuese absolutamente ineficiente (seamos suaves), y eso nos ha costado a todos muchísimo dinero. El descontrol ha tenido mucho que ver con las tarjetas black y eso, probablemente, ha sido lo peor de todo.

    Un apunte para concluir, creo que como el autor, que en esta cuestión la fiscalidad no es lo más importante. Individualmente, por lo que se ha publicado, no parece que las cuotas no declaradas de ningún consejero “black” excedan de 120.000 Euros. Esto excluiría el delito fiscal. Sin embargo, las cuantías dejadas de retener sí podrían exceder, y esto sí podría abrir la vía penal por delito contra la Hacienda Pública. Por cierto, aunque las retribuciones sean ilegales, no están exentas de tributación.

    En resumen, un excelente post de Rodrigo que merece la pena leer, y que hacía falta en este blog. Gracias.

    • Jesús Casas
      Jesús Casas Dice:

      Y los comentarios también, D. Francisco. En cuanto al tipo penal, no puede haber apropiación indebida si hay autorización de los órganos competentes de la entidad, expresa o tácita y creo que la entrega de los “plásticos” como dicen en el argot bancario y las instrucciones de uso, pueden ser prueba de aceptación, como mínimo por actos propios, si es que no hay documentos autorizando el uso, que los habrá y supongo que los dictámenes de los que se habla por el Sr. Ibáñez más abajo se refieren a eso, aunque coincido con él en que si hacen falta tantos informes es que pasa algo raro, tan raro como que ya se hable de la inmaculada honorabilidad de algunos de los usuarios de las tarjetas desde sus sectores políticos. Es un tema moral, no sólo jurídico, como propone el post y los comentarios. Creo que D. Franciscp y el Sr. Conthe dan en el clavo sobre cómo afecta todo este problema al Buen Gobierno de una Caja, pero estoy más con el Sr. Tena en que no se mezclan churras con merinas si se habla de mala administración, excesos, preferentes, acciones e impuestos. El Derecho es un sistema y lo malo es que necesita enfoques de 360º, además de precisión desde cada ángulo. En cuanto a lo que indica KC sobre un Derecho que se anticipe a las concepciones éticas particulares, bueno, es que eso es el Derecho y no otra cosa, no es un conjunto de normas positivas, sino una expresión de las conductas aceptadas por la sociedad como buenas y justas, unidas a la indagación de los que sabe de lo que es bueno y justo. Todo lo demás es “cacharrería”, “casquería” y “tecnología”, no Derecho, como diría mi Maestro “queda por fuera de lo jurídico”. ¿Qué hace un alto cargo de la Casa Real en un Consejo de una Caja? Es impresentable, aunque sea posible jurídicamente. ¿No será que aquí hay que tener sueldos nominales muy bajitos y patrimonios aparentemente pequeños porque está mal visto ganar dinero y nos gusta que todo parezca lo que no es? ¿No será hipocresía crónica? Con respecto a lo que dice Mr. O’ Farril, es que la solución a un sistema de partidos no es formar otros nuevos, es idear otro sistema, donde cuenten las personas éticamente irreprochables que tengan auctoritas de verdad y no “marca personal”. Un post para guardar, con sus comentarios, la verdad.

    • KC
      KC Dice:

      No, Jesús, no, el Derecho va siempre por detrás porque es una materia absolutamente ignorante en otras. La Psicología sí habría sabido prever el comportamiento de algunos, lo que pasa es que no tiene auctoritas la pobrecilla. Dentro de lo que pueda ser ciencia, el Derecho es lo más cercano a un caracol y la Economía lo más cercano a un camaleón. El Derecho español se ahoga en teorías inocuas que en la práctica directamente no existen y la causa está muy clara.

  18. Andrés
    Andrés Dice:

    Muy buen post. Sólo añadir que la biografía administrativa de Rodríguez Ponga, esta llena de destrozos administrativos, clientelismo y venganzas personales. Se pensó que era el peor y más inepto secretario de Estado, pero le están ganando.
    Lo peor el daño irreparable que hacen a las instituciones y el descrédito del sistema tributario como se lee en algunos comentarios. Ellos lo forjan en su interés personal.

  19. Luis
    Luis Dice:

    Hay dos temas que me suscitan interes en esta materia. La primera es la posicion de Jose María Aznar, Cómo es posible que una persona con un sueldo de 70.000 como presidente del gobierno, tenga capacidad de decisión sobre puestos retribuidos legal o ilegalmente en mas de 20 veces su sueldo, y nunca haya dicho nada.La segunda que el el tema de las tarjetas solo era una de las formulas de retribución ilegal, pero había otras como eran las comisiones por concesion de prèstamos. Me consta que una determinada caja, ya extinta, pedía un 10% del importe del prestamo a promotor, evidentemente todo en negro. Cómo se repartia entre las cupulas no lo sé, pero la existencia de práctica era real.

  20. Jesús Casas
    Jesús Casas Dice:

    Mejor que miren en todas las defenestradas Cajas de Ahorros (que eran de los españolitos, ¿no?, salvo las de los obispados) y en todas las empresas públicas, que es lo que tendrían que haber hecho los supervisores y el inefable Tribunal de Cuentas, en los Partidos, Sindicatos, Cámaras de Comercio y demás corporaciones públicas, entes desconcertados, etc. Y, si quieren, que pida algún accionista minoritario las tarjetas de una cotizada, que ya verá. En Estepaís a la gente lo que le gusta es gastar el dinero de los demás, sin justificarlo ni declararlo. Es un debate muy animado e interesante. Sólo quiero añadir que los Sres. de los sindicatos, IU, Podemos & Co siguen apostando por una banca “pública” y Andalucía parece que quiere montar una (además de las Cajas que allí han sobrevivido tapando lo que estén tapando). Es una cuestión cultural. Hay que enseñar en casa a los hijos lo que se hace y lo que no, dónde se mete la mano y dónde no y poder dar un manotazo si, debidamente advertido el pequeño, prueba a ver si hay o no principio de autoridad (esto no se puede hacer gracias a la modificación del Código civil en la Ley de Adopción Internacional) . Todo el arco político-social estaba en los “Consejos” de las Cajas y a quien se ha salvado con dinero público es a los depositantes y, ahora, a algunos preferentistas. Algún día nos dirán si en los landesbanken alemanes, tan opacos ellos, no pasa lo mismo. Qué ineficacia la del sistema jurídico si no hay educación desde la cuna. Por lo demás, a ver si el sistema jurídico hace algo concreto en este caso y, tirando del hilo, en los que sigan saliendo. Nos hace falta un “lustrum” y 2015 está a la vuelta de la esquina. Mucho me temo que nos quieran imponer la camisa de leñador, la coleta y la tricolor como salida a todo este desastre causado por los que tenían que haber velado por la legalidad en sus propios actos.

    • O,Farrill
      O,Farrill Dice:

      Estimado Jesús: No creo que nadie -aunque lo intente- pueda imponernos nada. Si eso ocurriera es porque habríamos hecho otra vez dejación como ciudadanos de nuestras responsabilidades que, por cierto, van más allá de lo profesional. Si en “Podemos” hay más personas razonables y capaces que otras con ideas “perversas”, el contenido politico y el programa estará más influído por las primeras. O, en caso contrario, si se está dispuesto a mojarse políticamente para evitarlo, siempre hay la posibilidad de apoyar o crear otras formaciones novedosas desde otro lugar del espectro. Es cuestión de superar comodidades y arrimar el hombro. ¿Estamos dispuestos a ello o preferimos seguir en la barrera comentando la corrida desde nuestra localidad? Lo que no creo que sea posible es mantener todo el tinglado existente.

  21. Queasesorregistral?
    Queasesorregistral? Dice:

    Noé de Callar:
    He buscado el dato en internet de que Blesa y un inspector de hacienda habían sido asesores del Colegio de Registradores pero no he encontrado nada. ¿Puedes darnos datos? Blesa accedió a la Presidencia con Aznar, no olvidemos que en ese gobierno estaba también un registrador… Tampoco los datos del inspector de hacienda he podido encontrar.

    • Noé de Callar
      Noé de Callar Dice:

      Es un hecho que Blesa y dos inspectores más tenían un despacho de asesoria tributaria. Uno de ellos se llama Francisco Guio Montero, el otro S. Colmenar. Si uno busca en internet la lista de clientes de ese u otros despachos o de un estudio de arquitectos o una notaría, pues igual sale algún nombre, pero lo normal es que no salga la mayoría. Sin embargo, el hecho de que no salga uno en esa búsqueda no quiere decir que no se sea cliente. Hay una cosa llamada sigilo profesional. Quizá los decanos del Corpme de los años 90 le puedan aclarar el dato. Francisco Guio ha seguido, además, vinculado al Corpme en cuestiones tributarias. Cuando se inició esa vinculación Blesa no había llegado a la presidencia de Caja Madrid.

  22. De Lege Ferenda
    De Lege Ferenda Dice:

    Tengo la edad de la Dictadura; la viví.
    ¿Qué ha cambiado y qué no ha cambiado desde entonces?
    ¿Se parecen en algo la IMPUNIDAD de los pocos ahora y entonces?
    ¿En qué?
    ¿Porqué, ha cambiado todo y todo sigue igual?
    ¿Será que no ha cambiado todo?
    ¿Que es lo que no ha cambiado para qu todo siga igual?
    EL PODER JUDICIAL. LA IMPUNIDAD DEL PODER JUDICIAL.
    Soy administrativista. Uno de los que recordamos, con orgullo, a la Jurisdicción Contencioso-Administrativa franquista, que desde finales de los años 50, con claridad, recogía -con uno o dos años de “retraso”; SOLO- la doctrina jurisprudencial más avanzada del orbe en cuanto a protección del ciudadano frente al Estado DEL CONSEJO DE ESTADO FRANCÉS.
    Parece increíble, pero es así; en plena dictadura, la Jurisdicción Contencioso Administrativa hacía frente al estado en favor de los ciudadanos de la misma manera que lo hacía en Consejo de Estado Francés. Para chuparse los dedos de regusto.
    Por desgracia, también he visto a aquéllos Magistrados, a aquéllos Ilustrísimos Señores, jubilarse … y ser reemplazados.
    ¿Que ha pasado para que nada haya cambiado y todo parezca ser distinto?
    ¿Dónde está la fuente de la IMPUNIDAD -germen y sustrato que anima el crecimiento dela corrupción de nuestras Instituciones?
    ¿Cual es el Poder del Estado que no ha cambiado?
    El Legislativo … ahora es elegido democráticamente.
    Al Ejecutivo … lo elige el legislativo, elegido democráticamente.
    Al Poder Judicial … lo gobierna el Poder político; antes el monopartidosindical único; ahora los partidos partidarios de su interés mercenario.
    Esto es lo que no ha cambiado: UN PODER JUDICIAL SOMETIDO AL PODER POLÍTICO.
    Pedimos Justicia al Legislativo; despreciamos al Ejecutivo por injusto ejercicio del poder delegado.
    Pero nadie pide Justicia a los Jueces. Nadie le pita al Poder Judicial.
    ¿Acojona?
    Claro.
    Tiene en sus manos desde tu libertad y tu patrimonio, hasta tu honor o el bienestar de tu familia. Incluso a tus hijos.
    Pero quien tiene tan grave potestad, carece de Autoridad. O lo que es lo mismo, impone sus sentencias por la coacción de la fuerza; de su monopolio, no por la aceptación; no por la fuerza de la razón. Acatamos, no compartimos.
    El mundo del Derecho. Cosas de abogados. Arcanos ignotos e indescifrables para sus destinatarios.
    También soy de aquéllos abogados que se habían acostumbrado a que sus clientes, por si mismos, comprendieren razonablemente bien el dictad, contenido y fundamento de las Resoluciones judiciales que les afectaban. Tras la Sentencia, nuestra labor no era descifrar el código jurídico para el cliente, sino explicarle que nuestra posición era una, pero la del Tribunal, imparcial, no tenía que ser la misma. Que nosotros éramos parciales, y eso nublaba nuestra visión. Postrados -y a gusto- ante la razón superior del tercero imparcial.
    ¡Que bonito era el ejercicio de la abogacía entonces!!
    Ahora los juzgados tienen dos poderes jurisdiccionales; el Secretario como Juez. El Poder Judicial repartido en trozos

  23. De Lege Ferenda
    De Lege Ferenda Dice:

    Los Jueces ya no son los Jueces. La Oficina Judicial es su responsabilidad, pero en ella manda otro.
    La Independencia de nuestros jueces de base resiste en el tiempo que tarda en ir y volver un asunto desde su Juzgado a la Audiencia.
    La Independencia de nuestros Magistrados dura en tanto sus Resoluciones no son casadas por el Supremo.
    Y está bien, dijo el Señor.
    Pero el problema comienza cuando unas Independencias son mejor vistas que otras. Y los Independientes de independencia más dulce para el Poder de Su Gobierno (parecería que me refiero al Gobierno de los Jueces; pero no, en realidad me refiero al Gobierno de los Justos; o mejor, Sobre los Justos; y no lo hago en clave de la filosofía clásica, sino más directamente; me refiero a los que tienen verdaderamente poder sobre nosotros, y entre nosotros, están los jueces; al menos los de base), son los que medran. O llegan antes; se llaman turnos, pero en realidad son “colones”, como los que se te cuelan en la cola del super; llegan antes que los que deberían estar; ocupan los Tribunales, preferentemente; aunque tampoco desprecian según que juzgados.
    De aquéllos Ilustrísimos Señores Magistrados de lo Contencioso Administrativo, que desde dentro de la dictadura se enfrentaban aella a diario, … ya no queda más que alguna memoria. Desgraciadamente, la mia entre ellas. ¿Es mejor no conocer lo que habrás de ver morir? No lo se; yo prefiero haberlo conocido, por triste que sea el recuerdo desde el presente.
    Hace unos pocos meses ha fallecido uno de aquéllos Jurisconsultos. Don Ramón Martín Mateo. Ramón. Mi maestro, que no quería ser maestro sino amigo; pero al que yo no podía tratar sino como maestro. Recuerdo alguna conversación entre Ramón y Mendizábal, como llamaba él a Don Rafael. Recuerdo que, ahora, me hace daño. Entonces todo parecía ir mejorando. Ahora, que os voy a contar.
    Por fortuna aún no ha llegado el momento de cantar, como lo hacía la Lole, aquéllo de “que pena más grande amor, que te recuerde sin pena”.
    Todavía tengo pena de aquéllo que en nuestra jurisdicción hemos perdido.
    Espero que no llegue nunca el momento en que me vuelva cínico. Lo intento entender en otros, pero no lo soportaría en mi.
    Hay momentos en que uno agradece que una mano, quizás amiga, virtual pero real, evite la ligereza de tu pluma; ahora teclado.
    Saludos.

    • O,Farrill
      O,Farrill Dice:

      Amigo de Lege: experiencia personal en el contencioso-administrativo que me apartó de la Admón. Pública tras más de 40 años de servicio. El titular de la sala, mayor, con experiencia y sabiduría captó enseguida la cuestión: “Quieren quitárselo porque tienen a otro….” (así era en realidad). Desgraciadamente le cambiaron y llegó una sustituta: bastante más joven, en edad de hacer carrera…. que ante un documento que probaba que la Administración se había equivocado preguntó: ” y esto…. ¿para qué sirve?. Naturalmente se desestimó mi demanda.

    • Jesús Casas
      Jesús Casas Dice:

      De Lege Ferenda, sus dos comentarios son dignos de un post aparte, para poder debatir. No hacen mucho al caso concreto que plantea el Sr. Tena, pero hacen al “CASO”. Nunca o casi nunca he ejercido en lo contencioso-administrativo ni en los tiempos de la “oprobiosa”. La calidad de los jueces es la de todos nosotros, los aprendices de juristas, salvo excepciones. La ausencia de exigencia en el acceso a las Facultades de Jurisprudencia, la ausencia de exigencia al profesorado y alumnado y la ausencia de exigencia tras la finalización de los estudios conforman el magma sobre el que ¿flotamos? No creo que nada de esto sea casual. Es necesario tener juristas poco formados porque así la Justicia, el Derecho y el Estado funcionan como interesa a algunos, no como es debido. Espero que escriba Ud. un post sobre lo que dice.

  24. Manuel Conthe
    Manuel Conthe Dice:

    Querido Rodrigo:

    Comparto tu opinión de que, además de infracciones tributarias, hubo también delitos. Desde luego en Blesa, Barcoj y Rato, pero también probablemente en los restantes “administradores”. A mi juicio, la conducta encaja mucho mejor en el tipo penal de “administración desleal” del 295 CP, aunque desde antiguo el Tribunal Supremo la haya incardinado en la “apropiación indebida” del 252 CP, con una interpretación extensiva de esa figura que, a mi juicio, va más allá del supuesto típico que contempla.

    Acaso inducidas por esa figura de la “apropiación indebida”, creo, en cambio, equivocada tus referencias a los preferentistas y al asalto a los supermercados, porque “mezcla churras con merinas” y son argumentos jurídicamente irrelevantes que diluyen el peso de tus argumentos centrales.

    Hay otra faceta más. Las retribuciones de los consejeros de Caja Madrid fueron a todas luces excesivas, y lo hubieran sido aunque no hubiera tenido un componente opaco. A mi juicio, las retribuciones excesivas privan de independencia a quien las percibe, como dice el Código Unificado. Con las tarjetas Blesa facilitó la “captura” de sus consejeros, porque a su excesivo nivel añadió la irregularidad de uno de sus componentes. Pero, por desgracia, se puede también privar de independencia efectiva a los consejeros de una entidad pagándoles retribuciones muy altas perfectamente legales.

    • Rodrigo Tena Arregui
      Rodrigo Tena Arregui Dice:

      Muchas gracias Manuel por tu comentario. En cuanto a la referencia a preferentistas y accionistas la hago en un punto aparte al tema de la calificación penal porque, efectivamente, no se trata de un tema jurídico, sino moral. Es decir, es evidente que la apropiación indebida o la administración desleal existe aun cuando en vez de Bankia se hubiera tratado de Apple y gracias a la gestión de estos señores la empresa fuera como un tiro. Pero lo que hace este caso especialmente repugnante desde el punto de vista moral -que no jurídico- es que, como digo al principio del post, como consecuencia de esa gestión mucha gente humilde haya sido estafada y haya perdido su dinero. Está tan penado robarle la cartera a un Botín como a la limpiadora del metro, y así debe ser, pero convendrán ustedes en que desde el punto de vista moral no es lo mismo. Y esto lo he recalcado especialmente en el post porque no solo hablo de responsabilidades jurídicas, sino también de responsabilidades políticas y sociales, en las que (aquí sí) este factor me parece un agravante de mucho, de muchísimo peso.
      En cuanto a la calificación concreta como apropiación indebida o administración desleal el tema es discutible, porque los dos tipos no aparecen claramente delimitados. De hecho, la discusión doctrinal al respecto es abundante. Sin embargo me inclino por la apropiación indebida porque no podemos subsumir todo acto de apropiación por gestores en el tipo de la administración desleal, son pena de aceptar que los ejecutivos de empresas merecen un tratamiento penal más suave que el resto de los mortales. Y si esto es así, este caso de apropiación definitiva me parece de libro.
      Por lo demás tu reflexión sobre la cuantía de las retribuciones y su impacto en la independencia de los consejeros me parece muy acertada y estoy completamente de acuerdo. Pero si encima cobran irregularmente y en negro y lo saben… aunque reconozco que con lo legal sobra para anular esa independencia en la mayoría de las ocasiones, como demuestra la triste realidad de nuestras sociedades.

    • KC
      KC Dice:

      Rodrigo, ¿te imaginas que la Ley fuera capaz de anticiparse a la moralidad y ética subjetiva de cada uno para evitar estropicios? Es decir, ¿te imaginas que la Ley estuviera lo suficientemente bien regulada, y fuera lo suficientemente previsora, como para poder generar un sistema de controles que no tuviera que depender de éticas y morales subjetivas? Sería la repera, ¿eh?
      Qué cosas digo.

    • Rodrigo Tena Arregui
      Rodrigo Tena Arregui Dice:

      Tremendo KC, pero eso es algo que se lleva intentando desde que el Federico el Grande prescribiera en su Código Civil la frecuencia correcta de relaciones sexuales entre esposos…

  25. Juan Ciudadano
    Juan Ciudadano Dice:

    Siguiendo lo que dice la STS de 12 Nov. 2009, rec. 187/2009, me parece que los hechos son constitutivos de apropiación indebida.
    Los hechos a los que se refiere la sentencia son los siguientes:
    Desde enero de 2002 hasta febrero de 2004, ambos inclusive, es decir, a lo largo también de todos los meses intermedios, Cosme, con propósito de enriquecimiento y en provecho personal utilizó la Tarjeta de Crédito Visa Business Plata 4295-9100-0370-2012 que se cargaba en la cuenta corriente 2096-0689-96-3505543200 de la entidad “Asetil Educación de Calle, S.L.” en la entidad Caja España, causando gastos durante el indicado período por importe de 11.017 euros.
    La sentencia de la AP condena por un delito de apropiación indebida respecto de los pagos efectuados con tarjeta de crédito por el acusado, Sr. Cosme.
    El recurso de casación del Sr. Cosme se funda en infracción de ley por incorrecta aplicación del art. 252 C.P.
    El TS rechaza que se hubiese cometido tal infracción porque: “El relato fáctico que ha quedado consignado no deja lugar a la duda de lo acertado de la calificación jurídica de la conducta del acusado que “con propósito de enriquecimiento y en provecho personal” cargó a la tarjeta de crédito de que disponía para gastos propios de su condición de administrador de la empresa, hasta 11.017 euros desde enero de 2002 a febrero de 2.004. Todo ello sin que, a pesar del tiempo transcurrido desde la última fecha citada se hayan justificado esos pagos, y, desde luego, sin que en la narración histórica de la sentencia conste dato alguno sobre la supuesta existencia de relaciones entrecruzadas de créditos y deudas del acusado con la empresa que coadministraba que, en su caso, pudiera hacer necesaria una previa liquidación”.

  26. Isaac Ibáñez García
    Isaac Ibáñez García Dice:

    Algo muy turbio pasa con esto:

    La Fundación Caja Madrid no acepta dinero de los titulares de tarjetas

    http://politica.elpais.com/politica/2014/10/15/actualidad/1413375390_379520.html

    “Este organismo basa su posición en las conclusiones de un informe encargado a los despachos Pérez-Llorca, Baker & McKinsey, al especialista en informes ‘forensic’ Grant Thorton y a Enrique Bacigalupo”.

    ¿Hacen falta tantos informes para esto? ¿Cuánto han costado?

    Que depositen el dinero en el Juzgado y ya veremos quién tiene que recibirlo, NO SE LO DEVUELVAN A LOS MANGANTES, COÑO.

  27. Isaac Ibáñez García
    Isaac Ibáñez García Dice:

    Para el que esté interesado, acaba de publicarse un interesante trabajo del profesor Juan Sánchez-Calero Guilarte: “La crisis de las Cajas y la respuesta legislativa”:

    http://www.ucm.es/dep-derecho-mercantil/documentos-de-trabajo-working-papers

    Yo, que prefiero, dado lo que estamos viviendo, un tono más pedestre, creo que el origen de todo esto, el SAQUEO de las Cajas de Ahorros, fue la Ley 31/1985 de Regulación e las Normas Básicas sobre Órganos Rectores de las Cajas de Ahorros (LORCA), que permitió que una caterva de indocumentados, sin escrúpulos pero con mucha preparación para el atraco, coparan los órganos de gobierno de estas instituciones.

  28. Ignacio Navas
    Ignacio Navas Dice:

    Coincido con algún comentarista en que la fuerza de los argumentos jurídicos, morales y societarios, hace innecesarios los descensos a la arena de la demagogia y adanismo. Un Consejo de Administración que decide -aunque sea tácitamente- hacer uso de unas tarjetas de las características explicadas y con la ubicación contable sabida, es un Consejo que delinque. A mi juicio podría encajar en el supuesto de delito societario o administración desleal, del que ya se ha hablado. Parece que el acceso a los fondos de crédito era diferente en cuantía y frecuencia según cual fuera el rango del disponente. Podemos hablar, incluso, de una jerarquía delictiva o rango en la “casta extractiva”, cuanto más elevado fuera el puesto mayor potencia de extracción, con lo que completaba el modelo, generando, incluso, deseos de superación. Lo cierto es que estos pequeños golfos han desacreditado al sistema, y han aprovechado en su exclusivo beneficio personal el incumplimiento de unas reglas cuyo estricto cumplimiento era exigido sin excepciones a los demás. Otra manifestación de la ley del embudo, que por cierto es el instrumento que en la industria química se emplea para introducir el disolvente que hace posible la extracción. Por otro lado está la llamada Comisión de Control que en el sentido literal del término estaba para controlar, ¿el que?. Me pregunto ¿Mirar hacia otro lado o dejar de hacer aquello a lo que estás obligado, es delictivo? ¿Que pasa con todos los auditores que auditan a petición de parte y generan una confianza en las cuentas o balances que no se compadece con la realidad? Las disfunciones sistémicas son innumerables y día a día van generando nuevas patologías que en una especie de proceso de metástasis imparable acabarán con el sistema. La etiología está hecha solo falta la intervención quirúrgica.

  29. Jesús Casas
    Jesús Casas Dice:

    Qué va! KC, el Derecho es un invento neuroevolutivo de alto calibre. La normativa no es Derecho, el Derecho es antropológico, sociológico y psicológico porque tiene que ver con la recta conducta del ser humano en sociedad civil. El Derecho es una conquista de gente romántica que tiene hipertrofiado el amor por los demás (charitas casera, en sentido unamuniano) y atrofiada la meninge en lo relativo a ser superior a los demás para seguir esparciendo genes. Nature and nurture. La cosa es que se abusa del Derecho, porque también es y ha sido siempre una “superestructura” para mandar al rebaño, la grey, nosotros.

    • KC
      KC Dice:

      El Derecho conoce de conductismo y comportamientos lo que yo de tarot y homeopatía, Jesús… Y además va de experto cuando es un perfecto ignorante en la materia. Incluso el Derecho Penal en sus diversas especies, que aspira a sancionar conductas. Pero se agradece la sutileza de tu ironía 🙂

  30. Manu Oquendo
    Manu Oquendo Dice:

    Esto de las tarjetas bien puede ser otra cortina de humo. Como los trajes de Camps, el bolso de la alcaldesa o el chalet del yerno, con los cuales nos distrajeron cinco o seis largos años.

    Supongamos un gran país en el cual durante muchos años las cúpulas políticas han extorsionado y desviado decenas de miles de millones de Euros. Algo de este calibre no se puede hacer sin que—entre la estructura de extorsión y circulación de fondos– cooperen intensamente a lo largo del tiempo y la lo ancho de la geografía alrededor de mil personas –de plena dedicación y formación superior ad hoc–. y, por otro lado, unas cuantas decenas de miles de extorsionados más o menos entusiastas.

    Supongamos que algunos líderes de esta red han atesorado digamos entre 5 y 6 mil millones de euros y necesitan blanquearlos.
    Es un fenómeno profundamente humano: para que los nietos no vivan en tensión surge la necesidad de convertir esa fortuna en legal.
    Es lo que se conoce como blanqueo de capitales. Un delito de los que la banca, al menor indicio, debe informar a las autoridades del sistema. B de E o BCE ahora.

    El Blanqueo es imperativo para tranquilizarse porque siempre hay, un funcionario, un Policía o un Juez que “saca los pies del tiesto”.
    Esto del tiesto lo decían mucho las abuelas de antes: “Niños, recordad: siempre que hay que regar bien todos los tiestos”. ¡Qué razón tenían!

    Ante tal necesidad del Poder legítimo y democrático, surgen mecenas ansiosos de ayudar. Tener visión de Estado y de Servicio Público es una virtud importante.

    Uno de los grupos dispuestos a ayudar posee medios de comunicación, tienen edificios, muchas deudas y graves problemas financieros. ¿Quién no?
    Otro es un banco que prefiere tener liquidez en vez de ladrillos en su balance justo entonces, antes de que reviente la burbuja. Quieren legítimamente mejorar su balance vendiendo edificios propios y alquilándolos. ¿Quién no?

    La solución es un par de las socorridas operaciones de “sale and lease back” y entre ambas se blanquean –oficialmente– del orden de unos 3000 millones que, a través de sociedad interpuesta, regresan desde el remanso caribeño.

    Aquí no acaba todo porque realmente la operación se pensaba originalmente de calibre superior, como de entre cuatro y cinco mil millones de Euros es lo que había que blanquear.

    Pero blanquear es un delito y se corre un riesgo grave por parte de quien ayuda. Afortunadamente en una economía “libre” el riesgo tiene un precio “de mercado”, como un 35% del bruto.

    Total, unos 1500 millones que, lamentablemente, hace que el que quiere blanquear vea la operación disminuida en esa cantidad y el mecenas asuma graciosamente el riesgo cobrando su precio en un paraíso fiscal.

    En algo de este calibre también hacen falta las oportunas cortinas de humo.
    No hay regeneración posible sin reducir las posibilidades y prerrogativas del Poder. Porque, si hay oportunidad, siempre habrá fórmulas innovadoras.

    Saludos.

    • O,Farrill
      O,Farrill Dice:

      Coincido con Manu Oquendo. Con independencia de la tremenda anécdota de las tarjetas el asunto creo que va mucho más allá y tiene que ver con un sistema casi generalizado de entender el poder. Por eso costará mucho (si se hace) desmontarlo. Hay demasiados intereses en juego. En vez de investigar conjuntamente todo lo ocurrido, vamos tirando con lo que sale en cada momento. De uno en uno y sin agolparse, por favor. Cada caso nos proporciona material mediático para exprimirlo como una “catarsis” de regeneración. Pero las injusticias siguen ahí. El legislador (Parlamento) ya está tardando en resolver casos sangrantes como la devolución a los afectados de las “preferentes”y otros productos tóxicos, salvo prueba en contrario por parte de las entidades. El truco está en cargar a los afectados con los costes de demandas, pruebas, etc. que bien podían canalizarse en conjunto por la Fiscalía del Estado en su representación y, en todo caso, obligar a las entidades a defenderse. Así vamos pasando el tiempo procesal, se desincentiva a los afectados y, al final, ¿quien gana?

  31. Javier de Lazaro
    Javier de Lazaro Dice:

    Rodrigo,

    Magnífico artículo. Yo le añadiría un párrafo sobre la asimetría de responsabilidades y renumeraciones. En cualquier oficio firmamos y asumimos nuestras responsabilidades y normalmente nos pagan de acuerdo a nuestras capacidades y responsabilidades. Si asumimos que las tarjetas eran parte del sueldo y obviamos que eso no existía en ninguna contabilidad ni acta de los cientos de comisiones, ¿sería legal? ¿seria moral?

    Tomo uno de mis personajes favoritos e intimo de la inclita

    http://www.eldiario.es/economia/Arturo-Fernandez-Bankia-interesaba-empresarios_0_107789950.html

    “En sus declaraciones, se aferra a que asistía a los consejos para defender los intereses de los empresarios, y no de la caja, que no ponía en duda lo que le decía el auditor y que no cuestionó las cuentas pese a que el deterioro de las participaciones industriales no estaba reflejado, como él mismo reconoce.
    Cobró 45.000 euros al año por ser consejero y tenía 2,3 millones de euros en créditos con la entidad.

    ¿Se pueden cobrar 45.000 en nomina y gastos de 15.000 euros y no saber nada? ¿Son 60.000 euros un “salario normal”?

    Las conclusiones son de cada uno, pero seguro que estamos de acuerdo en un 90%.

  32. Juan Ciudadano
    Juan Ciudadano Dice:

    La reciente STS 29/12/2014, Nº: 905/2014, analiza la diferencuia entre la apropiación indebida y administración desleal en caso de utilización de tarjetas de empresa.
    Dice que el más elemental sentido común impone al titular de una tarjeta de empresa excluir su utilización para gastos personales, que no puedan revestir la naturaleza de gastos de representación y que sean ajenos al
    ámbito de la empresa que la sufraga, sin necesidad de limitación expresa de quien haya autorizado su uso.
    La calificación jurídica, como apropiación indebida o administración desleal, dependerá de las circunstancias
    específicas del hecho.
    En el caso enjuiciado la utilización de una tarjeta de crédito de la empresa para el pago de gastos particulares, como la instalación de aire acondicionado en el domicilio de los acusados, se califica acertadamente por el Tribunal sentenciador como apropiación indebida y no como administración desleal, porque la distracción hacia el patrimonio privado de los fondos confiados al administrador para gastos de representación u otros relacionados con la empresa, se realizó con vocación de apropiación permanente, como se deduce de la naturaleza del gasto y de la inexistencia de gestión alguna para liquidar o devolver los fondos destinados a usos manifiestamente ajenos a los que corresponden en la práctica mercantil a una tarjeta de empresa.
    Doctrina general sobre la apropiación indebida en su modalidad de distracción.
    En el ámbito jurídico-penal apropiarse indebidamente de un bien no equivale necesariamente a convertirse ilícitamente en su dueño, sino a actuar ilícitamente sobre el bien, disponiendo del mismo como si fuese su dueño, prescindiendo con ello de las limitaciones establecidas en garantía de los legítimos intereses de quienes lo entregaron, aun cuando ello no significa que cualquier ilicitud civil cometida por el administrador no societario sea
    merecedora de sanción penal a través del delito de apropiación indebida, pues la distracción requiere una vocación de permanencia.
    Distinción entre apropiación indebida y administración desleal.
    La doctrina jurisprudencial más reciente señala que las conductas descritas en el art. 295 del CP reflejan actos dispositivos de carácter abusivo de los bienes sociales que no implican apropiación, es decir, ejecutados sin
    incumplimiento definitivo de la obligación de entregar o devolver, por lo que, tanto si se ejecutan en beneficio propio como si se hacen a favor de un tercero, no constituyen actos apropiativos sino simples actos de administración desleal y, por tanto, menos graves -de ahí la diferencia de pena- que los contemplados en el art. 252 del CP.

Los comentarios están desactivados.