Deloitte, Bankia y la excusa de la cuestión de Estado

En Bankia ha fallado el sistema. Es un grupo bancario de importancia sistémica y su rescate ha costado a los contribuyentes más de veinte mil millones de euros. Muchos de sus administradores han metido la mano en la caja utilizando tarjetas en negro, pero este hecho con ser grave pudiera no ser más que un incentivo para que incumplieran su función  de vigilancia. Las grandes entidades bancarias disponen de una red de seguridad destinada a prevenir las dificultades y en particular el fraude. En materia contable las Cajas de Ahorros contaban con una comisión interna y un auditor externo. La comisión de control estaba encargada de analizar la gestión económica y financiera de la entidad, y de elevar al Banco de España cualquier irregularidad detectada. A su vez el auditor debía velar por la transparencia y fiabilidad de la información económico financiera, elemento consustancial al sistema de economía de mercado recogido en el artículo 38 de la Constitución. Pero ni la comisión de control ni el auditor han cumplido su función preventiva. La comisión de control anestesiada por las tarjetas y otros dependencias políticas, el auditor por conflictos de interés y falta de independencia.

Deloitte ha sido sancionado por el Instituto de Contabilidad y Auditoría de Cuentas (ICAC ) con una multa de 12,4 millones de euros  por falta de independencia en la auditoría de Bankia al realizar al mismo tiempo trabajos de asesoría. Deloitte hizo de cocinero y al mismo tiempo daba las estrellas al restaurante. Quienes acudieron a la salida a Bolsa de Bankia confiaron en sus cuentas. No fueron avisados del tongo. El fiasco de Bankia es de tal envergadura y de tal gravedad que merece la mayor de las sanciones. Dicha conducta debería ser sancionada con la retirada de la licencia para operar en España.

Fue la CNMV quien encargó a Deloitte que ayudara a Bankia a preparar sus cuentas antes de auditarlas. Por esta razón, la CNMV con el apoyo del Banco de España se ha opuesto con vehemencia a la sanción a Deloitte. Se han proferido incluso ataques personales a la presidenta del ICAC por cumplir con su función. Los responsables de estos organismos piensan que el ICAC no está a la altura de las circunstancias. En su opinión estamos ante una cuestión de Estado. Había que salvar Bankia. Estaba en juego nuestro sistema financiero y la economía en su conjunto. La colocación de preferentes entre los clientes ahorradores había dado un respiro. Había que reforzar el capital de la entidad. La salida a Bolsa podía ser la solución definitiva. Sin ningún rubor, en contra de la independencia que debe presidir la auditoría de cuentas, la CNMV encargó a Deloitte servicios de consultoría incompatibles con su independencia. El fin justifica los medios. Se trataba de salvar al sistema aunque hubiera que poner en riesgo el ahorro de los clientes. Se permitió incluso que Deloitte incluyera una cláusula de indemnidad. Consciente de que su actuación era contraria al principio de independencia del auditor Bankia se obligada por eta cláusula a mantener indemne a Deloitte de cualquier responsabilidad. Una cláusula nula de pleno Derecho por ser contraria al orden público.

Los responsables de la CNMV no son conscientes de haber hecho algo incorrecto. Piensan que han actuado de buena fe en interés general. No se sienten culpables. Las pérdidas en preferentes y en acciones son daño colaterales. Lo importante era evitar el rescate. Pero este planteamiento es contrario al Estado de Derecho.  Un supervisor no puede comprometer la independencia del auditor encargándole trabajos de maquillaje contable. Debe velar por la transparencia de los mercados de valores y la protección de los inversores. Fraudes masivos como el de las preferentes y el de la salida a Bolsa de Bankia son demoledores para el sistema financiero. La confianza, base del sistema, se resquebraja y es difícil restaurarla. Es como un vaso de cristal, que roto no sirve para beber. El sistema se gripa y deja de canalizar el ahorro hacia la inversión productiva. La actuación de Deloitte actuando por encargo de la CNMV preparando las cuentas de Bankia antes de auditarlas ha causado un daño mucho mayor que el que trataba de evitarse. Ha propiciado un fraude en masa al ahorro popular que ha lesionado la confianza del público en el sistema financiero. La excusa de la cuestión de Estado no justifica la conducta del Banco de España y de la CNMV en el caso Bankia.

Lo paradójico es que el sacrificio del ahorro de cientos de miles de clientes de Bankia no ha servido para evitar el rescate. Han sido necesarios decenas de miles de millones de euros para cubrir las pérdidas. No se ha conseguido el fin perseguido, evitar el rescate, y sin embargo se ha sacrificado lo más valioso, la confianza del público en el sistema financiero.

14 comentarios
  1. EB
    EB Dice:

    Ninguna de las cajas representó un problema de riesgo sistémico. Nada en la larguísima investigación económica sobre riesgo sistémico justifica decir que una Caja, organización especial para captar el ahorro pequeño de la masa y dirigida por políticos, podría ser considerada un banco. Que se haya disfrazado de banco a una Caja no la convirtió en banco. Ninguna Caja ha sido banco. Si se quieren responsabilidades civiles y penales pues que se investiguen a todos los gobiernos supuestos propietarios de las cajas y a sus ejecutivos por cómplices. Pero sobre todo que se investigue a Zapatero porque la transformación de Caja Madrid en Bankia fue su responsabilidad. Sí, todos los ejecutivos de Bankia, incluyendo los actuales, tienen que ser investigados como cómplices.

  2. Mercurio
    Mercurio Dice:

    En su día se habló en Latino América de la década perdida refiriéndose a los 80s. En términos de PIB España ya ha perdido una década. Pero los daños son mucho mas profundos. La meritocracia, el esfuerzo, el imperio de la Ley han sido muy dañados.

    Todo esto nos conduce hacia la destrucción de la clase media y hacia los populismos.
    Los culpables de todo ello deben ser castigados y la división de poderes restablecida.

    • EB
      EB Dice:

      No se puede perder lo que no se tiene. En América Latina, el cuento de la década perdida (medida a partir de agosto 1982 cuando el gobierno mexicano declaró que no podía pagar la deuda externa) fue muy distinto en cada país y por eso mismo una típica frase sin sentido. En España, el caso es mucho más claro como lo puede comprobar leyendo Nada Es Gratis, y básicamente lo ocurrido es que algo que estaba mal encaminado (sí, así pasa cuando uno se endeuda y los fondos se usan mal) y luego no se ha sabido tomar un camino sostenible. En América Latina y España poco ha habido de meritocracia, esfuerzo e Imperio del Derecho, y siempre controlado por quienes sí tienen acceso al poder (lea historia argentina y uruguaya, dos países donde hubo meritocracia, esfuerzo e imperio del Derecho y donde hace tiempo el poco se ha ido perdiendo).

  3. Fernando Gomá Lanzón
    Fernando Gomá Lanzón Dice:

    El párrafo final, que dices que para evitar el rescate se elige sacrificar a los clientes, y no se evita el rescate, me recuerda a aquella famosa frase de Churchill a Chamberlain:

    “Entre la guerra y el deshonor, habéis elegido el deshonor, y tendréis la guerra”.

  4. JAVIER TRILLO GARRIGUES
    JAVIER TRILLO GARRIGUES Dice:

    A la vista del título y contenido del post, que comparto plenamente y que tiene mucho que ver con el lema de este blog, no puedo resistirme a contar la siguiente anécdota: Siendo yo todavía consejero independiente (y a la sazón Presidente del Comité de Retribuciones y Nombramientos) de la SAREB y en una conversación con un alto cargo del gobierno al que transmitía mi profunda preocupación por cómo se estaban haciendo algunas cosas, al pronunciar mi interlocutor, a modo de excusa, la célebre frase de “esto es un cuestión de Estado”, no pude evitar responderle a bote pronto: de Estado…de derecho, no?

    • Mercurio
      Mercurio Dice:

      Ese es otro tema delicado. La SAREB es una S.A. que tiene por accionistas a los bancos vendedores de inmuebles. Se afirma que va a ganar dinero, vamos que el estado va a ganar dinero con todo esto. Por cierto, ha habido salidas de gente independiente harto llamativo en la SAREB.

      En definitiva, la factura que ha pagado la sociedad española es incalculable.

  5. O,Farrill
    O,Farrill Dice:

    Estupendo post Fernando. Queda claro que aún queda mucho que investigar y conocer sobre éste y otros casos similares. La cuestión es si, con toda la lentitud de los procesos pendientes saldrá algo claro al final. Entiendo que la Fiscalía del Estado debería orientar todas sus baterías a una amplia investigación-auditoría de todo lo ocurrido durante estos últimos años en ese entramado semiprivado-semipúblico en que se ha convertido el sistema político y del que debe haber abundancia de datos tanto en la Intervención General del Estado como en el propio Tribunal de Cuentas. Mientras tanto entiendo que se debería dejar de presionar fiscalmente a los ciudadanos normales. Hay que empezar por poner orden en la propia casa y luego poner orden en las demás.

  6. Lorena Moreno
    Lorena Moreno Dice:

    Y como guinda el Juez inhabilitado.
    En fin, como decía el otro día en twitter debemos de ser muy perezosos en nuestras relaciones con el banco si aun tiene tantos clientes semejante entidad.
    Nos abrimos una cuenta en una Caja, domiciliamos la nómina, recibos y tal… y esa entidad puede robarnos, estafar a miles de personas, tener tarjetas black, ser la corrupción elevada a su máxima potencia… que somos incapaces de ir a la sucursal cancelar la cuenta y abrirnos una en otra entidad ¿No es paradójico?
    Definitivamente a la práctica el amor “hasta que la muerte nos separe” lo tenemos (voluntariamente) con el Banco.

  7. Jesús Casas
    Jesús Casas Dice:

    Esto ha escrito Mercurio más arriba: “En términos de PIB España ya ha perdido una década. Pero los daños son mucho mas profundos. La meritocracia, el esfuerzo, el imperio de la Ley han sido muy dañados.
    Todo esto nos conduce hacia la destrucción de la clase media y hacia los populismos.
    Los culpables de todo ello deben ser castigados y la división de poderes restablecida”. Aplauso cerrado. Añado (aunque sé que no es comentario al post): y en términos de deuda pública/PIB? Y en términos de desempleo? Sólo una década? Gracias por el comentario de Mercurio. Los culpables de cada acto ilícito o de cada incumplimiento contractual deben responder conforme a Derecho, pero el sistema jurídico y judicial no puede con tanto, porque es que la realidad de lo que sucede, refleja que el problema es más hondo y cada uno debería mirar un poco hacia dentro en vez de hacia fuera, ad intra. En cuanto al post, viniendo de un especialista de reconocido prestigio, lo veo desmesurado, aunque tenga razón. El Sr. Zunzunegui sabe que el sistema financiero sólo se sostiene si hay confianza y que entre 2008 y 2011 hemos estado varias veces al borde del abismo y con un pie en el aire y no sólo en Estepaís. Hay que depurar las responsabilidades que proceda sin extender nuevas desconfianzas. ¿O hablamos de la situación documentada del FGD en sus informes periódicos? La bolsa demuestra esta semana que el mundo sabe que no hemos salido del charco en el que nos hemos metido. Creo que ayer Eva Lootz dijo en Madrid que el gran problema actual es que todo se mide con dinero y que el dinero divide. Hoy mismo podéis ver en el periódico económico que hay personas que, sin estar implicadas en el problema de las tarjetas, dimiten porque no lo hacen los que lo están. Es decir, hay todavía quien tiene conciencia, en vez de intereses. Para salir de esto, mejor reformémonos a nosotros mismos. Hay quien dice que los “millennials” son mejores, abiertos, cooperativos…. No lo sé, apenas les conozco.¿Alguien lo sabe?

  8. Fernando Zunzunegui
    Fernando Zunzunegui Dice:

    Genial cita Fernando, con deshonor y rescatados. ¡Cuánto nos enseña la Historia!
    ¡Qué razón tienes Javier! La cuestión es si vivimos en un Estado de Derecho.
    Al menos la Justicia funciona, O,Farrill. El Defensor del Pueblo ha denunciado los abusos. Alguna insinuación del Tribunal de Cuentas. Poco más. Necesitaríamos una comisión de investigación sobre el expolio de las Cajas de Ahorros, pero con el nuevo Parlamento. En efecto Mercurio, hace falta una división de poderes.
    Lorena, es difícil elegir banco. Y si cambiamos ¿para qué? ¿Difieren en su conducta unos de otros? ¿Podemos cambiar una cláusula de una póliza bancaria? Es un problema del sector, cada vez más concentrado.
    Jesús, el sistema ha estado al borde del abismo por el oportunismo de la banca en la concesión irresponsable de crédito. No le ha importado generar riesgo con el fin de hacer negocio creando productos cada vez más complejos que no satisfacen las necesidades de sus destinatarios. Y seguimos estando cerca del abismo dado que no se aprecia un cambio de conducta.

  9. Pedro L. Egea
    Pedro L. Egea Dice:

    Buenas noches, no puedo menos que discrepar en la mayoría de lo expuesto. El ICAC es un organismo inocuo, pues lleva muchísimos años sin causar olor, sin tener sabor y sin tener color; pero no se confunda, no es agua, pues tampoco lava.
    Hay muchos casos flagrantes en grandes empresas, ¿se acuerda de Pescanova?, pero muchos otros que sufren empresas pequeñas con auditoras pequeñas, que no reciben la reprobación del ICAC por la falta de profesionalidad en su trabajo, ni tan siquiera el reproche judicial. Ya veremos en que queda el caso de Deloitte y Bankia en los tribunales de justicia.
    Dicho lo anterior, no culpemos al vigilante, culpemos a los que tiene culpa directa. Le dejo unas preguntas para la reflexión, ¿cómo es posible que los correos de Miguel Blesa desde Cajamadrid, que pueden obligar, se consideren confidenciales y no se puedan usar y los correos de Urdangarín, desde su cuenta privada, se puedan publicar sin rubor alguno?
    ¿cómo es posible que no se hayan investigado las cuentas de otras cajas, Caja del Mediterráneo, Caja Duero, Caixa Galicia…?
    ¿Cómo es posible que nadie pida explicaciones por la estafa del Banco de Valencia?
    Creo que antes de culpar a los auditores, que son, debemos pedir una comisión parlamentaria en el Congreso de los Diputados que investigue a todas aquellas entidades financieras que ha recibido ayudas o han adquirido entidades en dificultades, para que, entre otros, faciliten información de los créditos fallidos o refinanciados en los últimos 10 años sean de dominio público,

  10. Alex
    Alex Dice:

    Entonces, el que ardiese la Torre Windsor de Madrid, donde estaba la sede de Deloitte… ¿cómo queda en todo esto?

  11. Javier63
    Javier63 Dice:

    Excelente artículo, explica muy bien lo que ha ocurrido en el caso Bankia. Blesa y Rato con el beneplácito del PP han robado el dinero a miles de pequeños ahorradores, pero no han evitado el rescate, y ahora esos miles de ahorradores que han sido engañados jamás volverán a confiar en una entidad bancaria, ni en Bankia ni en ninguna otra, la confianza se ha roto, y eso no es bueno para una sociedad.
    Han querido salvar Bankia a toda costa, no lo han conseguido y además han creado desconfianza de toda la sociedad hacia esa entidad, con lo cual han agravado el problema.

Los comentarios están desactivados.