Flash Derecho: la pagamos todos pero, ¿quien cobra la obra? Un proyecto de la Fundación Civio

La construcción, diosa y señora del olimpo burbujil, es además protagonista involuntaria de centenares de casos de corrupción. Su importancia para la economía española -en blanco y en negro- nos convenció para ponerla en primer lugar de la lista en un ambicioso proyecto que tenemos entre ceja y ceja en la Fundación Ciudadana Civio desde hace tiempo: un análisis riguroso, abierto y basado en datos sobre la contratación pública española. El primer paso de esta minería hasta las entrañas de lo público es ‘¿Quién cobra la obra?’ El objetivo es extraer la información publicada en el BOE para, con todos esos datos, investigar aquellos casos que despierten el olfato y, al mismo tiempo, sacar conclusiones de peso: ¿Qué constructoras se llevan más contratos y quiénes están detrás?, ¿de qué Administraciones Públicas los reciben?, ¿cuáles abusan del opaco negociado sin publicidad?, ¿se trocean contratos para evitar las obligaciones de concurrencia y publicidad? Queremos responder a estas preguntas para que cualquier ciudadano con ganas de ejercer su binomio derecho/deber de vigilancia de los poderes públicos tenga todos los datos sobre la mesa. Datos que ahora mismo no son accesibles.

Pero la opacidad en los contratos de obra pública no es sólo cuestión de formatos: en ocasiones la información, simplemente, no está ni se la espera, como pasa con las facturas detalladas de los proyectos o el desglose y justificación de los por desgracia famosísimos sobrecostes (esos por los que en Panamá nos sacaron los colores y de los que se ha tratado también en este blog.Mientras con una mano traducimos la información que sí es pública pero no accesible y escudriñamos con lupa las adjudicaciones, con la otra reclamamos más transparencia en el proceso. Dos apuntes paradigmáticos del estado de la cuestión: los contratos de obra se pueden ampliar hasta en un 10% sin obligación de informar siquiera a la mesa de contratación (artículo 234 de la Ley de Contratos del Sector Público); y las propuestas de los licitadores siempre son secretas (artículo 145), incluso pasado el proceso de adjudicación y no solo cuando haya en juego asuntos de seguridad, competencia entre empresas o propiedad industrial o intelectual; siempre.

Cuando hablamos de edificios fantasma, elefantes blancos o sobrecostes injustificados, fijamos la vista siempre hacia la administración que concedió el contrato. Y tiene sentido. Ante una infidelidad, los platos no se lanzan al amante, sino a la pareja, porque es con ella con la que tenemos un pacto. Los gestores públicos trabajan para nosotros y es a ellos a quienes les exigimos que rindan cuentas. Y deberíamos hacerlo más. Todo el rato. Pero para conocer cómo funciona la obra pública y analizar si existen vínculos que enturbien el proceso, es imprescindible contar con un mapa global de la situación y no podemos, como pasa muy a menudo, ignorar al otro actor del proceso.

Pero, ¿qué tiene de malo que una constructora sea la que más contratos reciba en un año? Por sí solo, absolutamente nada. Pero es importante conocer esta información para contar con datos de contexto fiables sobre estas empresas, con un peso muy relevante en el gasto público -o sea, de todos-, cuando llegan esos titulares en los que aparecen. Además, queremos saber cuál es el grado real de competencia entre ellas.Si detrás de todo esto no hay nada turbio, seremos los primeros en celebrarlo con trompetas y algarabía.

Arrojar luz sobre este asunto no va a cargarse de un plumazo la corrupción de este país, pero va a permitir una vigilancia más precisa por parte de los ciudadanos, que no es poco. Y para eso también es imprescindible la formación. En este mismo blog se ha destacado la importancia de una educación financiera y jurídica para la ciudadanía. En Civio estamos absolutamente de acuerdo. Por eso, vamos a incluir en el proyecto una sección formativa abierta a todos donde explicaremos cómo funciona la contratación pública en España y cuáles son sus reglas. Porque si muchos ojos entrenados vigilan, la tentación de meter la mano, al menos, dará vergüenza.

 

—-

Para obtener más información sobre el proyecto, o para intentar ayudarnos a que se convierta en realidad, por favor visiten: https://goteo.org/project/quien-cobra-la-obra/.

 

3 comentarios
  1. KC
    KC Dice:

    1º La construccíon y/o reformas no es lo malo en sí, la catástrofe se da cuando no está bien regulada y sirve de espejismo y economía artificial.

    2º Este es un tema “regulado” por el Derecho Administrativo, que es lo más homeópatico, chapucero y poco eficiente en la práctica que ha habido en España (junto al Derecho Laboral, Económico, y algún otro), porque cuando los mismos teóricos basan sus teorías en espejismos es lo que acaba por ocurrir: que sus manuales son más ficticios que la Ciencia-Ficcíon. Habría que revisar toda la teoría jurídica al respecto, la mayor parte de la cual es verborrea sin ningún tipo de trascendencia práctica real. La ciencia jurídica española es una absoluta bazofia, hablando en plata. Si a ello le añadimos que los sujetos que van a tener que manipular esa “ciencia” son unos iletrados, unos palurdos y muchos de ellos unos delincuentes, pues se puede imaginar uno el resultado. Tampoco era tan complicado preverlo.

    3º La economía española es más falsa que un euro de madera. Un bluf. Un farol. Una economía basada más en la ingeniería social y las apariencias que en leyes reales de mercado. Si todavía no hemos comprendido esto, mal vamos y mucho peor nos va a ir. Hay que tener mucha cara o ser un buen idiota para decir lo contrario.

    4º Este ejemplo concreto, el de la consturcción y urbanismo -tanto privada como pública- es sólo un ejemplo de segmento. Hay muchos más, pero quizás este se lleve la palma por las cifras y su importancia en el total. Del mismo han absorbido todo tipo de personas y de todo tipo de profesiones e ideologías. Daba igual que la actividad estuviera pervertida la mayor parte de las ocasiones, lo importante era la actividad.

    5º España tiene un problema muy agudo de creer que todo es infinito (alguien que haya leído mínimamente puede imaginar por qué) y el de actuar/planear todo en tiempos muy cortos (lo del plazo largo parece que algunos no saben ni lo que es, y de previsiones ni hablemos).

    6º Podría seguir así hasta el 100º, pero como en el fondo va a dar bastante igual -como ha sucedido hasta ahora-, casi me pongo a hacer otras cosas más “productivas”.

    Saludos.

    • Teilhard
      Teilhard Dice:

      No por descarada menos simpática y certera respuesta. Sigamos haciendo hegemónica nuestra triste realidad. Gracias

  2. O,Farrill
    O,Farrill Dice:

    Algunos llaman a eso “picaresca” en lugar de lo que es. Ya hemos tenido ocasión de debatir este asunto de las contrataciones públicas en este blog con motivo de un post de Elisa, por cierto con un cierto revuelo en los comentarios de quienes se consideraban ofendidos y defendían los sistemas de contratación modernos como más garantistas a partir de no se qué fórmulas. Los incrementos notables en los costes públicos son tan habituales que ya forman parte del sistema en tanto no se exijan responsabilidades, ni por parte de quienes supervisan técnicamente los proyectos (siempre con excepciones honrosas) ni por parte de quienes administran los presupuestos. ¡Cuánto echo de menos a los “antiguos interventores de Hacienda!

Los comentarios están desactivados.