¡Ay, Derecho! Si no me pillan, es legal: el caso Monago

Por sí teníamos poco con la ola de corrupciones de los últimos tiempos, el bueno del presidente de Extremadura se nos descuelga ahora con un caso que no es, para nada, nuevo en su diagnóstico y etiología, pero que tiene el dudoso honor de que ser una completa antología del disparate pues logra reunir lo inmoral, lo incoherente y lo cínico en un único panorama verdaderamente grotesco. Primero dice el hombre que los viajes los había pagado él; luego que lo va a devolver todo -dejando claro que no lo había pagado todo- y luego el bueno de Rajoy, que no ha tenido su mejor semana, se presta a salir en la convención del PP que, para más INRI, tenía como objeto las Buenas Prácticas, apoyando incondicionalmente a quién visitaba a cierta señora residente en Canarias con cargo al erario público, y todo ello aderezado por estruendosos aplausos de sus correligionarios extremeños y llorosas palabras del mentor político de Monago, como sacado del asilo para la ocasión con el objeto de enternecer a quienes aún albergaran alguna duda de la honradez cristalina del fogoso mandatario. Pero es que, casi en la misma frase, el presidente no se corta en anunciar medidas de regeneración, sin percatarse de que previamente hubiera sido imprescindible no apoyar lo que apoyó.

Para acentuar más el despropósito, se da la circunstancia de que el sucesor en el refocile canario, un diputado por Teruel, “es dimitido” a la voz de ya porque se ve que la señora Rudi no tiene intención de prorrumpir en esos estruendosos aplausos, con lo cual deja en evidencia al gerifalte extremeño, por mucho que el turolense alegue en plan torero que se va porque no tiene por que aceptar las críticas que le han hecho por Twitter y por devoción a su familia. Es que son muy familiares.

Pero, en fin, más allá de lo ridículo de la situación, que poco nos afecta porque estamos curados de espanto, lo grave es lo que todo esto revela palmaria y transparentemente  el funcionamiento interno, real, de nuestro sistema político porque a nuestra casta le parece una cosa normal que en ciertas instituciones como el Parlamento, el CGPJ, Bankia (y ya veremos si hay alguna más) los empleados puedan gastar dinero sin control ninguno, algo que no ocurre, creo yo, en la Administración Central -otra cosa son las autonómicas- ni, por supuesto, en la empresa privada, en la cual el refrán “el ojo del amo engorda el caballo” es Verdad Revelada. No, la clase política es distinta, y al parecer más elevada y confiable, fuera de toda duda posible: no, “el congreso no es un colegio y los parlamentarios son mayores de edad”, hecho incontrovertible que aleja toda posibilidad de acto inmoral o ilícito, como demuestra la impecable e impoluta ejecutoria del PP y de otros partidos en los últimos tiempos. Normal que diga el ínclito Posadas: “Yo no pienso ejercer de controlador de la labor de los diputados. No soy partidario de controlar la actividad del diputado que, en algunos casos tiene un carácter que, si no es secreto, al menos es discreto”. Y tan discreto, al menos en este caso.

No se acaban de enterar nuestros representantes que el dinero público sí es de alguien, concretamente del Estado e indirectamente de los contribuyentes que son quienes lo ponen. Y por ello hay tres máximas muy sencillitas que los administradores deberían comprender:

Primero, queremos enterarnos de en qué lo gastan, más que nada porque, como lo ponemos nosotros y sólo lo ponemos para cosas que nos interesen, nos gustaría saber cómo se usa para así, si surgiera alguna discrepancia sobre si se ha usado bien o no –cosa que no es de prever, por supuesto- podamos protestar y eventualmente recuperar ese dinero, que nos cuesta bastante obtener a la mayoría de los ciudadanos, estrujados frecuentemente por los órganos de ese Estado que requiere ansiosamente nuestra colaboración económica. Es eso de la transparencia de lo que se habla tanto y para lo que han perpetrado una ley cuyo espíritu, parece, no va con ellos. Y es que tengo para mí –pero es un suponer malicioso- que si hubieran aparecido en una web todos los viajes de Monago y los motivos de los mismos no habría habido treinta y dos, que habría habido muchos menos. O incluso ninguno.

Segundo, nuestros representantes no tienen ninguna presunción de inocencia. Al contrario, la tienen de culpabilidad. La presunción de inocencia es un expediente procesal en el marco del Derecho Penal para evitar que paguen inocentes por simples indicios. Pero en el mundo real, cuando se maneja dinero de otro no  hay nada que presumir: si me falta dinero de la caja, falla la confianza y te vas a la calle. Yo lo decía yo en un antiguo post sobre Bárcenas, pero hay que seguir insistiendo: una cosa es la responsabilidad penal, y otra la política, y para ésta basta la falta de confianza. No tiene Monago, como decíamos ayer irónicamente en una reunión familiar, un “colchón de confianza”. A efectos prácticos, estas situaciones deberían conducir a la dimisión de los cargos políticos que no lograran explicar suficientemente estas acusaciones, aunque no derivaran en responsabilidad penal.

Tercero, colofón inmediato de las dos anteriores: las cosas son buenas o malas con independencia de que alguien te esté mirando. Parece como si hubiera un principio general del ordenamiento jurídico-político español que se podría enunciar así: si no me pueden pillar, es legal, y si es legal, es bueno. Este principio está en la raíz del caso Divar o de las recientes tarjetas black. Esta regla no escrita se basa, por un lado, en una cuestión cognitiva que les relaja la conciencia, una especie de “estado confusional” que aqueja a nuestros políticos (como ese que ha aquejado al insigne sindicalista de Bilbao que tiene un millón de euros) y que les impide cuestionarse, si les dan una tarjeta o si les pagan sin más un viaje, si tales beneficios están relacionados con su trabajo o son algo particular, y sacar las conclusiones pertinentes; por otro, en una cuestión emocional, que consiste en considerarse inimputable por la alta misión que desarrollan, que justifica cualquier gasto, grande o pequeño. Y ya no te digo un miembro del Senado, ese órgano insustituible cuyo utilidad nadie se cuestiona porque no tiene importancia que sea redundante o repetitivo. Dos raciones de políticos no es tanto.

En el caso Monago se reúnen todas esas circunstancias: falta de trasparencia en los viajes, presunción de inocencia enmascarada en que fuerzas ocultas le atacan porque precisamente es un paladín anticorrupción, y se trasluce claramente que ha considerado que si no tiene que justificar el motivo de los viajes es porque puede hacer lo que le dé la gana porque es como si fuera suyo. He tenido la oportunidad de oír también argumentos que trataban de quitar hierro a la cosa, que estaba separado y estaba viendo a su novia y que hay que conciliar la vida familiar y laboral, que es normal que el Congreso o el Senado te pague los viajes hasta dónde está tú familia, pero me temo que le va a costar justificar treinta y dos viajes a Canarias a un Senador por Extremadura, porque por muy amplio que tengamos el concepto posmoderno de familia, no creo que quepa incluir en esos desplazamientos ni la visita a la novia a varios miles de kilómetros ni tampoco desplazamientos que no sean estrictamente del Senado sino para un mitin del partido, que tampoco tenemos que pagarlo todos.

Claro que tengo que reconocer que si este asunto me da cien patadas no es sólo por el dispendio, sino también, y casi más, por la forma en que ha reaccionado el sistema: el presidente diciendo que le apoya sin más e incluso prometiendo huecas reformas en materia de corrupción contradichas ipso facto por la realidad al no actuar contra lo que tiene delante de las narices; los compañeros de partido, que no vacilan en apoyar a uno de los suyos de una manera tan cerrada que nos muestran claramente que no es uno de los nuestros, de los ciudadanos; el presidente del Congreso que renunciando a controlar a los diputados nos está diciendo que le importa poco que se gaste bien o que se gaste mal, porque ese dinero no sale su bolsillo. Y todo esto en un contexto de alcaldes detenidos, Eres, y jordipujoles. No se sabe si son unos inconscientes, topos de Podemos, quieren destruir el sistema o todas las cosas a la vez.

El otro día volvíamos Rodrigo Tena, Elisa de la Nuez y yo mismo de presentar nuestro libro en Barcelona y, reflexionando sobre estas cosas, nos preguntábamos si para evitar la corrupción y las malas prácticas era más importante la educación y la ética (esos buses extranjeros que nadie controla, esos dispensadores de periódicos que se pagan voluntariamente) o si es mejor que existan los controles necesarios para que las instituciones estén a prueba de corruptos, e importe menos la honradez personal. Al final concluimos que lo mejor sería que uno se autocontrolara; pero mientras eso no pueda ser así, porque ni somos suecos ni lo seremos a corto plazo, hay que reforzar las instituciones con transparencia y con controles.

De momento, podemos votar en change.org para que el Congreso y el Senado hagan públicos los gastos de los parlamentarios.

 

 

36 comentarios
  1. Alfonso
    Alfonso Dice:

    Firmado. Ahora a ver qué dicen. Perdón, pero he recordado algo que se ha citado por aquí: los países con más leyes son generalmente los que tienen más problemas de corrupción. Y creo que es cierto. No son necesarias más leyes, es necesario que se cumplan las que hay y que la “casta” (porque esto parece todo hecho por un topo de Podemos, efectivamente) aplique un poco de sentido común y de ética. Tengpo pocas esperanzas de que sepan lo que son ambas cosas.

  2. Teilhard
    Teilhard Dice:

    El problema no son las personas, el problema es el sistema. Y la pregunta inquietante es ¿quién ha hecho este sistema?. Si esto es una democracia real entonces todos seriamos tan corruptos. Y si no lo somos…

  3. Criticón
    Criticón Dice:

    Al principio de la legislatura apareció una foto del señor Posadas (Presidente del Congreso) con Zapatero y creo recordar con el Ministro Alonso (de la época de Zapatero). Estaban a las puertas del Congreso de los Diputados porque el señor Posadas les había invitado a comer; parece ser porque –según se explicaba- él procede de Castilla León y por este motivo invitaba de vez en cuando a gente de esa tierra a comer al Congreso.

    La noticia me pareció chocante, dado que esta gente se había pasado años dando estopa a Zapatero y, ahora, lo invitaban a comer. Pero lo que más me j… ES QUE LO HAGAN CON NUESTRO DINERO; pues no veo punto de conexión (necesidad del gasto) entre ser Presidente del Congreso de los Diputados y este tipo de invitaciones.

  4. Diego Vigil
    Diego Vigil Dice:

    Totalmente de acuerdo, salvo en un punto: eso de que si no me pillan o si es legal está bien, no es una regla no escrita. Lo dice KELSEN, quien afirma que en Derecho no existe mala in se sino mala prohibita. Y si a base de ingeniería jurídica (recomiendo la crítica que hace GONZÁLEZ- MENESES de la ingeniería jurídica en su célebre “Como hacer dictámenes”) logro escapar, la moral es la de cada uno. Ese planteamiento sí está escrito, y ha sido hondamente defendido por la inmensa mayoría de la comunidad jurídica española durante no menos de 40 años (no se si con intención de desmarcarse del iusnaturalismo del régimen anterior para pillar cacho o si por verdadera convicción). No es exclusivo de los políticos. La inmensa mayoría de los ciudadanos aspiran a que nadie les exija moral alguna fuera de la ley. Es el fruto del positivismo. De “la monstruosa deformación que del concepto de Derecho ha llevado a cabo el positivismo” (DE CASTRO). Tras el fracaso de los totalitarismos, el iusnaturalismo volvió. Ahora parece que vuelve a lomos de la demanda de ejemplaridad.

  5. Gonzalo García Abad
    Gonzalo García Abad Dice:

    Tema importante, don Ignacio. Estoy de acuerdo en la necesidad de transparencia y el reforzamiento de los principios éticos. De todos modos, creo que debemos tener prudencia, que suele ser buena consejera a la hora de emitir un juicio. No podemos considerar culpables a los políticos por meras acusaciones, porque entonces podríamos estar estimulando la realización de campañas contra políticos incómodos. En este caso el señor Monago dice que en unos casos va a acreditar que los viajes tuvieron un motivo político y que en otros casos podrá acreditar que los pagó él. Si bien creo que no se debe descartar a los políticos por meras acusaciones, sí que se debe exigir que los políticos se expliquen. Si esas explicaciones no convencen, si convencen más las acusaciones, es en ese caso cuando la confianza se pierde y las consecuencias deben ser inmediatas.

    Un cordial saludo.

  6. Jesús Casas
    Jesús Casas Dice:

    Este post me lo leo cuando haya visto lo que dice la prensa de la rueda de ídem de hoy del citado. Me parece que estamos comenzando a exagerar, aunque estoy de acuerdo con el fondo si es general, empezando por Podemos, los sindicatos y demás indignados, cuya supuesta transparencia es una falacia (ver su Web). Tiene que haber un límite entre denunciar los abusos y destruir el Estado de Derecho, un equilibrio. Y, desde luego, tiene que haber una presunción de inocencia no sólo jurídica sino política. El que acusa tiene que probar, si no, injuria o calumnia. El que acusa de inmoralidades tiene que probar lo que dice. Si no acabamos en barbaridades de tipo anglosajón como los procedimientos de “corporate defense” o histerias de responsabilidad objetiva e ilimitada por todo. Como dice el Sr. Oquendo, desde la crisis de Alejandro Magno hasta ahora no hacemos más que decaer. Ha pasado otro tanto con el ébola, enfangamos todo sin datos, nos gustan las broncas de zoco, foro o ágora, sin reflexionar. Y claro, no es lo mismo que el argumento de autoridad sea un vociferante tertuliano o in tal Iglesias, Pablo o un tal Sr. Goma de una tribu perdida de Israel. El segundo, cuenta, los primeros, no, y si las élites pensantes dan argumentos a la masa vociferante, la liamos rápido en dos segundos. En cuanto a vuestra reflexión del tren, pues os remito de nuevo a mi post “Paidós y Nomós” que tuvísteis a bien publicar y no me cansaré de repetir que la lectura de Paideia de Jaeger debería ser obligatoria. Esta noche vuelvo, cuando haya visto si también el blog se está sumando o no a una campaña injusta de desprestigio. He votado a favor de la transparencia de los viajes en Change.org, aunque me ha parecido tendencioso, porque sólo citaba a Monago. Pronóstico reservado…luego regreso, tengo que producir para hacienda y la familia.

    • viernes
      viernes Dice:

      Campaña injusta de desprestigio? Se da Vd. cuenta que este prohombre solo ha viajado a Tenerife, y Canarias tiene 7 islas. Que no hombre que no, si Monago se ha hecho la picha un lio eso no es viaje de trabajo. Y me dan igual las excusas de este monicaco que las de LadiAviaco.
      Y no confunda Vd. autoridad con soberanía, ni “la mujer del cesar” con estas barraganadas.

      Hay una cosa clara, Posadas el biencomio a la puta calle por tener la desverguenza y caradura de justificar estos atracos. Ademas a todos los chupasangres del gratis total una auditoria, y el que no pueda justificar documentalmente hasta el ultimo céntimo que devuelva el doble antes de irse.

      Transparencia de los viajes? no me haga reír que me descoyunto, esto es lo mínimo que deberían pedir:

      http://www.elsentidodelavida.com/2010/11/asi-lucha-finlandia-contra-la.html

      O eso o la gillotina de Podemos.

  7. Jesús Casas
    Jesús Casas Dice:

    Cielos, ya estoy usando el tú (“tuvisteis”), como los alumnos en la Universidad a principio de curso, acabaré dejándome coleta….Perdón, “tuvieron Uds. a bien publicarme”

  8. gerardo
    gerardo Dice:

    Muchas faltas ortográficas en su excelente artículo. En España cada vez se escribe peor, incluso renombrados periodistas. Dicen que por las prisas….

    • ENNECERUS
      ENNECERUS Dice:

      La culpa es del mal funcionamiento de los correctores ortográficos. O sea de Bill Gates y sus compinches.

  9. de Lege Ferenda
    de Lege Ferenda Dice:

    “Porque es cierto, tal como lo hemos demostrado en nuestra Ética, que los hombres están necesariamente sometidos a los afectos. Y así, por su propia constitución, compadecen a quienes les va mal y envidian a quienes les va bien; están más inclinados a la venganza que a la misericordia; y, además, todo el mundo desea que los demás vivan según su propio criterio, y que aprueben lo que uno aprueba y repudien lo que uno repudia. De donde resulta que, como todos desean ser los primeros, llegan a enfrentarse y se esfuerzan cuanto pueden por oprimirse unos a otros; y el que sale victorioso se gloría más de haber perjudicado a otro que de haberse beneficiado él mismo”.
    “Por consiguiente, un Estado cuya salvación depende de la buena fe de alguien y cuyos negocios sólo son bien administrados si quien los dirigen quieren hacerlo con honradez, no será en absoluto estable. Por el contrario, para que pueda mantenerse sus asuntos públicos deben estar organizados de tal modo que quienes los administran, tanto si se guían por la razón como por la pasión, no puedan sentirse inducidos a ser desleales o a actuar de mala fe“.
    “Pues para la seguridad del Estado no importa qué impulsa a los hombres a administrar bien las cosas, con tal que sean bien administradas. En efecto, la libertad de espíritu o fortaleza es una virtud privada, mientras que la virtud del Estado es la seguridad“.
    “Finalmente, puesto que todos los hombres, sean bárbaros o cultos, se unen en todas partes por costumbres y forman algún estado político, las causas y fundamentos naturales del Estado no habrá que extraerlos de las enseñanzas de la razón, sino que deben ser deducidos de la naturaleza o condición común de los hombres”.
    (Spinoza – Tratado político, capítulo I).

    • Teilhard
      Teilhard Dice:

      Sr De Lege Ferenda. Decía Spinoza que no había mejor amistad que la que se da entre dos que se esfuerzan sinceramente en la búsqueda de la verdad. Tras leer su cita hoy me siento amigo de usted.

  10. O,Farrill
    O,Farrill Dice:

    Lo que me resulta más sorprendente es la cara de “sorprendidos” (valga la redundancia) que ponen todos. ¿De qué se asombran? Parece como si ahora nos cayéramos del guindo. El sistema público se puso patas arriba con el tema autonómico principalmente, después vendrían el resto de las instituciones donde la parafernalia burocrática se multiplicaba con la llegada de los “paracaidistas” de todo tipo (políticos, sindicales, amigos, conocidos, familiares, etc.) y hubo que crear excrecencias administrativas y funcionales para ellos al mismo tiempo que los controles existentes se diluían como azucarillos. Eso sí, las leyes se multiplicaban ¡será por legalidad! a partir de los estatutos competenciales, se duplicaban o triplicaban los trámites (había que justificar el aumento de personal) y, como sarcasmo, se anunciaban las “ventanillas únicas”. Insisto ¿de qué nos asombramos ante el “carajal” que tenemos? Más todavía ¿cómo seguimos demonizando o ridiculizando a quienes han sacudido el árbol? O nos gusta lo que tenemos o queremos cambiarlo. Ahí está la coherencia. Y, por cierto, como dice Alfonso, a más cantidad de leyes más corrupción por inseguridad jurídica.

  11. jose maria hernandez
    jose maria hernandez Dice:

    A poco que le des ocasión el primate asoma la cabeza, visita a la hembra y la corteja y si puede le regala unas bananas también a cargo de la tribu.
    Estaría bien averiguar también cómo ha pagado los regalos que sin duda le habrá hecho a su novia canaria el mono extremeño.
    Lo de mono entiéndase con todos los respetos como una metáfora de ese primate que todos llevamos dentro y que cuando aparece hace que la razón se nuble.
    Y cuando la nube de pasión se disipó se dió cuenta de que el mono había vencido …..una vez más.

  12. Ignacio Gomá Lanzón
    Ignacio Gomá Lanzón Dice:

    Muchas gracias a todos los que se han molestado en comentar-

    Para De Lege Ferenda: buenísima cita de Spinoza.

    Para Jesús Casas: está últimamente muy estupendo, don Jesús. Quisiera aclararle que cuando escribí el post, e incluso cuando lo publiqué no tenía ni idea de que Monago iba a salir a dar explicaciones.
    También que esto es un “¡Ay, Derecho!”, una serie de posts más irónicos, un poco más ligeros que los habituales; aunque en este también generalizo bastante.
    Además, que, como reflejo expresamente en el post, lo que más me molesta no es propiamente el tema de los viajes, finalmente se justifique o no, sino todo lo que le ha rodeado: el apoyo incondicional sin preguntas de los suyos y, lo que es peor, del presidente; la actitud inconcebible de Alonso y Posadas, que muestran el poco respeto que la clase política tiene por lo ajeno; la absoluta falta de transparencia y la poca vergüenza en general. Para todo ello me importa poco que hayan sido 32 ó 2 viajes o incluso ninguno.
    Aparte de eso, totalmente en desacuerdo con la presunción de inocencia política, porque falta la confianza. La confianza se obtiene mediante actos reiterados que apuntan una conducta continuada en el tiempo, y la conducta de nuestra clase política no abona la confianza, sea porque faltan controles, sea por otra razón. Y máxime cuando las diversas versiones contradictorias y la actitud frente a las acusaciones no favorecen precisamente la confianza en su veracidad.
    Finalmente, cabe añadir que Monago ha comparecido: aquí enlazo un artículo que valora sus declaraciones, que añaden una tercera o cuarta versión:
    http://www.eldiario.es/politica/trampas-comparecencia-Monago_0_324417779.html

  13. JJGF
    JJGF Dice:

    Totalmente de acuerdo, Ignacio.

    No aciertan ni cuando rectifican.

    Un ministro alemán dimitió porque había copiado parte de su tesis doctoral.

    Monago habría devuelto el título de doctor pero no hubiera dimitido.

    Esa es la doctrina Monago, y parece que la doctrina PP mientras no desautorice a Monago.

  14. Eva Villaverde
    Eva Villaverde Dice:

    Hace mas de un año, antes de Podemos, hablaba de la necesidad de recuperar la justicia x los ciudadanos y es que no podemos estar años pendientes de juicio;después de varios años, ayer el juez citó a 2 empleados públicos, dentro de la operación Retablo, en este tiempo estuvieron en sus puestos en departamentos vinculados a contratación de obras después de escandalosas charlas telefónicas “repartiéndose Galicia” .La mera inhabilitación para cargo público temporal, debería ser una opción ejercida x tribunales de ciudadanos, cada vez ke hay un escándalo ke lo requiera. Ya luego con todo el tiempo del mundo, los jueces se encargarían del resto, pero no podemos estar años dilucidando si mantenemos en puestos clave a gente al menos dudosa para esos puestos
    http://www.mundiario.com/articulo/politica/iii-buscando-soluciones-logicas-no-ideologicas-espana-nuestra/20131006234724011124.html

  15. de Lege Ferenda
    de Lege Ferenda Dice:

    “Antes de Podemos”; a.p., en sustitución de a.c.
    El Rey de Podemos va a ser coronado este finde. El Emperador de la new age de d.p.
    Desde el día 1 de la era d.p. los problemas gravísimos que teníamos en este país se han solucionado.
    Ya no hay “manis” contra desahucios. Ya no hay Torturas ni torturados. Ya no hay más que la corrupción de los “otros”, que es el único problema que nos enseñan los medios, antes tan mentirosos, ahora, desde el día 1 de la era d.P., tan sinceros.
    Es el “Efecto d.p.”. El efecto Imperial.
    El problema ahora es el exceso de Libertad de Expresión, o el de que no nos representen aquéllos a uienes hemos votado, sino otros, a los que ahora, empezamos a conocer.
    Bueno, empezamos, no exactamente. El Lider de Podemos en ALicante es el Jefe de la Policía Local nombrado y mantenido por la Alcaldesa imputada. Pero el virrey de Podemos en Alacant, no ha perdido la confianza circular interna de la Era d.p.
    El mismo Beiras, que estaba bien desahuciado políticamente, y que hace un par de años (en la sobrepasada era del Old Age del d.C.), fue resucitado por el Mesías antes de convertirse en Mesías. San Pablemos beatífico, que empezó a hacer milagros antes de ser ungido por nuestro sufrimiento.
    ¿¿Que bien!! ¡¡Yupi!, España vuelve a ir bien 0.2.
    Cosas de la Podemología, epistemológicamente puede significar fascismo, pero que gustirrinín ver a los que nos meaban por encima igual de meados que los demás.
    En el año 0 d.p.

  16. de Lege Ferenda
    de Lege Ferenda Dice:

    Y si me pillan, me da igual (Flo Pe).
    Tomado de El Periódico”:
    “Y aún más llamativo es que en el quiosco de al Villa y Corte solo ‘El País’ consigne en primera edición que la ACS de Florentino Pérez, presidente por lo demás del Real Madrid, ya ha cobrado en un insultante tiempo récord de cinco semanas y en época de crisis, recortes, desahucios e impagos, de poaro y pobreza, los 1.350 millones de euros de indeminización por el fiasco del proyecto Castor que desató más de 500 terremotos ante la costa de Castellón. Eso no merece ningún titular ni reflexión editorial en la prensa de derechas madrileña, que sí detaca los 551 millones de beneficios que ACS logró en el 2013”.
    Continúa la revista de prensa de “El Periódico”: “Sensu contrario, eso sí merece atención en los diarios de la capital catalana. Ara ‘abre’ con ello y denuncia editoriamente que, al revés de lo que ocurre en Europa, en el reino de España el Estado no asume nunca su reponsabilidad por los fallos de los proyectos energéticos y, de propina, los rescata endosándole la factura a los ciudadanos. Xevi Xirgu (‘El Punt Avui’) y Antoni Bassas (‘Ara’) denuncian la inmoralidad de este capitalismo soviético de casino.

    Ahí va la columna del segundo, titulada “El capitalismo bajo el ataque de los capitalistas”: “Después de las alegres presidencias del FMI de Rato y Strauss-Kahn, de las hipotecas basura de Lehman Brothers, de los rescates billonarios de la banca, de la ingeniería financiera que permite a las multinacionales pagar los impuestos en Irlanda o en Luxemburgo (¿verdad Pepsi, Ikea o Deutsche Bank?) gracias a los oficios de Juncker, presidente la Comisión Europea (qué gran imagen para el prestigio de la UE), después de que el Citibank, el HSBC, el JP Morgan, el RBS y la UBS han manipulado el mercado de divisas, el Estado español ya ha pagado los 1.350 millones de euros a la constructora del Castor. ¿Con qué cara nos piden que pagamos impuestos y aceptamos recortes? Los antisistema hacen cosquillas comparados con los ataques que el capitalismo recibe de los mismos capitalistas”.

  17. Ignacio Gomá Lanzón
    Ignacio Gomá Lanzón Dice:

    Interesante el artículo de Carlos Cuesta en El Mundo que incide en un punto que toco tangencialmente en el post pero que creo que conviene destacar a la luz de las fotos y declaraciones que proporciona Monago: la cuestión es que, aunque Monago hubiera ido a hacer política de partido, como parece alegar, eso tampoco lo tiene que pagar el Senado, por mucho que a todos los partidos les pueda interesar por no considerar suficiente su asignación con cargo, también, al erario público

    http://rsocial.elmundo.orbyt.es/epaper/xml_epaper/El%20Mundo/15_11_2014/pla_11014_Madrid/xml_arts/art_24709164.xml?SHARE=6C23C0F29C6C4F158F7CA6264B486305DB7135007CE0BDD36488FE60EB2180128F9B40D569F6A1277BDE86703EE89E411C52FDFFCA52B0F2D019236350DDEECB3344EEC68544BC338556283FB1ACABD96002EA33B0881BF552DB18A1025ECDD8

    • viernes
      viernes Dice:

      Tal vez al sr. Cuesta no le parezca importante especificar que esos 22 privados que han sido presuntamente pagados con tarjeta privada del sr. Monago eran vuelos no viajes, y ademas parece que supuestamente los utilizo la concejala para venir a la península.
      Puede que ese ultimo detalle no este confirmado y sea un infundio, pero que no nos cuente milongas, el letrado de las cortes solo ha certificado que 16 viajes de Monago al archipiélago han sido pagados por el erario publico. El letrado no puede cuantificar si han sido de trabajo parlamentario o de alguna ignota actividad partidista.
      .
      http://politica.elpais.com/politica/2014/11/14/actualidad/1415997402_319635.html
      .
      Toda esa introducción que se salta el periodista o directamente la mixtifica, le sirve luego para difuminar la responsabilidad personal en el limbo de los partidos. Llega a decir al final: “Claro que muchos políticos soportan hoy un desprestigio que no les corresponde directamente. Pero que miren a sus partidos, porque han sido ellos quienes, con su falta de respeto por lo público, han puesto en peligro el sistema. ”
      .
      Es una explicación que todavía hiede mas, porque casi nadie asciende en un partido si no esta pringado en algo, ya se ocupara la cúpula de que eso sea así. Y ya se encargaran otros de corromper a la cúpula.
      Como igual saben Singapur era el paraíso de la corrupción política, se fusilo a los culpables y hoy día creo que quedan muy pocos (corruptos y partidos). De verdad hay que llegar a esos extremos?

    • de Lege Ferenda
      de Lege Ferenda Dice:

      Donde digo la activista saharaui, debería haber escrito “la Musa colombiana del Partido Podrido con carguito insular”.
      Carguito que le sabe a poco, y para eso el del extremo duro hizo 5 preguntas en el Senado sobre un asunto de interés para su deseada empresaria de la política.
      Ya noes corrupción; es depravación. Preguntas en el senado a cambio … ¿de que?
      Y, ese “que”, ¿como tributa?

  18. Rafael
    Rafael Dice:

    Por favor alguien me puede ayudar en pensar que no somos un país de chorizos y de corruptos? Que pena me da convencer a mis nietos que la honradez existe.

  19. Jesús Casas
    Jesús Casas Dice:

    D. Ignacio, no he tenido tiempo material de volver sobre este post suyo hasta ahora. Ya lamento la imprecisión, porque si uno queda en hacer algo concreto, debe hacerlo, pero, bueno, así he tenido tiempo de leer los comentarios, el post y las respuestas que Ud. nos da. No discrepo del fondo, del meollo: los dineros públicos deben justificarse hasta el último céntimo sin necesidad de previa petición, pero creo que sigo discrepando con respecto a la presunción de inocencia moral, política y jurídica. La ausencia de la misma, me parece dañosa, como la ausencia de transparencia porque a la postre quedamos en manos de quien haga pública cualquier cosa de cualquiera, sin necesidad de probarlo y, si me permite la expresión, resulta tan agobiante como la vida en provincias donde todo el mundo critica lo que haces no porque lo hayas hecho, sino porque alguien propagó una especie o rumor, muchas veces infundado. Los juicios (los jurídicos y los morales) requieren reposo, mesura, imparcialidad, objetividad y datos. En cuanto al caso concreto del Sr. Monago, estoy con D. Juan José en que no puede haberlo comunicado peor, de modo que, si tenía algún tipo de razón, no ha sabido explicarse y los titubeos y contradicciones, aunque él diga que no lo son, le desgastan. Lo que no me parece que lleve a una condena ni moral ni política ni jurídica, porque nos faltan datos y nos sobra ruido, aunque en mi fuero interno pienso lo que pienso. Si se viene considerando legal y ético por todos los grupos parlamentarios utilizar fondos para viajes de partido, no se puede ahora enjuiciar sin norma. No obstante, hay que cambiar la norma cuanto antes: cada céntimo que se gaste, invierta o contrate por cualquier institución pública tiene que ser transparente, como el gasto en ginebra de SM Británica. Y, ni Guerra, ni Zapatero ni Aznar, ni Rajoy pueden usar los maltrechos aviones del Mº de Defensa para actos de partido. ¿Hace falta regularlo? Pues no debería ser necesario, pero ya le digo yo que, dé Ud. a la mayoría de nuestra sociedad una tarjeta o dinero para que gaste sin justificante y verá como no le hacen ascos, así que, sí, me temo que “nos” representan, aunque podría aducir que a quien suscribe no, pero eso ya es harina de otro costal. Gracias por el post y reitero mis disculpas por la tardanza. Por cierto, nos haría falta cita de los Reglamentos del Senado y Congreso y normas de desarrollo.

    • viernes
      viernes Dice:

      “Si se viene considerando legal y ético por todos los grupos parlamentarios utilizar fondos para viajes de partido, no se puede ahora enjuiciar sin norma.” 
      .
      Claro, claro, sin norma … total si se viene considerando legal y ético que el dinero publico no es de nadie, para que queremos normas?
      .
      .
      PD No me imagino para que nos haría falta cita de los Reglamentos del Senado y Congreso y normas de desarrollo, conoce Ud. algún robagallinas?

    • Ignacio Gomá Lanzón
      Ignacio Gomá Lanzón Dice:

      Don Jesús, como buen comentarista que es usted me obliga a precisar mi pensamiento. Con la presunción de culpabilidad en la responsabilidad política a la que hago referencia en el post -y en la que me extendía un poco más en el post sobre Bárcenas que enlazo- no quiero decir que haya que tirar piedras a cualquiera que diga Jehova (como en la vida de Brian). No es ese mi estilo, no se trata de hundir la reputación de nadie. Sólo quiero salir al paso de la frecuente e incorrecta alegación de la presunción de inocencia para evitar todo tipo de responsabilidades, penales y políticas, cuando esa presunción legal se aplica solo a la primera. A las relaciones políticas, familiares, o sociales la presunción que se le aplica es el de la confianza que se haya establecido. SI un primo de usted tiene la costumbre de darle sablazos, hay que estar alerta cuando te pide una cantidad importante para un “negocio seguro”. Si el cónyuge de uno ha tenido ya tres o cuatro aventuras constatadas, no es ilícito mosquearse si desaparece un par de días sin dar explicación coherente. Estamos hablando de generación de confianza en las relaciones humanas.
      Lo malo del presente caso es que está rodeado de una serie de circunstancias que no generan esa confianza: desde incoherentes respuestas, hasta abrazos emocionados, pasando por negativas de los superiores a cualquier tipo de control. La comparecencia de Monago no ha hecho sino incrementar esa sospecha: alegaciones no probadas, papeles no exhibidos. No sé que habrá dicho en Telecinco. Los ciudadanos tenemos derecho a no tener confianza y exigir explicaciones inmediatas y coherentes o en otro caso dimisiones.
      Convengo, no obstante, en una cosa: probablemente la cuestión no está regulada; no es un delito; lo hacen todos parlamentarios; no hay conciencia del mal, hasta pensaba Monago que estaba haciendo lo correcto. Esto es casi lo que más me espeluzna del todo y que apunta usted en sus últimos párrafos: ¿qué habríamos hecho nosotros? Yo creo que si me dan una tarjeta black habría preguntado que esto a dónde va y quien lo paga, hasta que me lo explicaran. Creo yo. Y lo de los viajes, si nadie me preguntara a dónde voy, me parecería muy raro, pienso. Y me extraña que mucha gente sea capaz de autoconvencerse de que es normal que el erario público le pague cualquier viaje que se le ocurra, sin una sombra de duda, sin un pequeño “resquemor”, de vez en cuando. Como dice Dan Ariely todos solemos mentir siempre y cuando no se ponga en tela de juicio la imagen que nosotros tenemos de nosotros mismos, pero esas mentiras pueden ser a veces más peligrosas que las grandes mentiras, y que lo importante –más que una educación- es tener un buen referente moral o legal en el momento de tomar las decisiones.
      http://www.elconfidencial.com/alma-corazon-vida/2012/06/06/por-que-nos-gusta-mentir-99383
      Es lo que quizá burdamente decía al final del post: reforcemos las instituciones, en su más amplio sentido.

  20. Juan Ciudadano
    Juan Ciudadano Dice:

    Es interesante ver como se tratan estas cosas en otros paises de los que tenemos mucho que aprender.
    Por ejemplo, el caso de Michael Martin en el Reino Unido, Presidente del Parlamento Británico, que obstinó en impedir que se publicaran los datos de los gastos de los diputados, y que terminó pagando su obstinación con la dimisión.

  21. Manu Oquendo
    Manu Oquendo Dice:

    Durante una época, hace ya décadas, me tocó llevar una parte de la función de auditoría interna de mi compañía en USA, América Latina y Canadá. Iba a ser un trabajo adicional al mío durante unas semanas pero duró más de año y medio.
    Una cosa que tocó auditar a dicho departamento fue la flota de aviones corporativos y entre ellos dos DC-9 que usaban los grandes jefes.

    Cada vez que el entonces presidente ejecutivo viajaba en uno de ellos con su esposa ingresaba por ella un cheque por el importe del viaje en 1ª clase en línea regular. Era a finales de los 70 y este comportamiento, voluntario y no reglado, era natural en la generación de aquellas personas.
    Eran muy conscientes del valor de su reputación personal ante sus empleados y de lo fácilmente que se destroza la reputación de toda una vida.

    Tal conducta fue desapareciendo a medida que se fueron muriendo. Luego surgieron los comportamientos que hoy vemos en todas partes y sin olvidar muchas transacciones tremendas que formalmente son impecables pero tras las cuales hay formas de colusión pública-privada.

    Hace bien poco –en el tiempo record de un mes– una empresa española cobró del Estado su indemnización de 1300 millones de euros por la paralización del pozo Castor. En el mismo país que rompe cualquier “contrato social” y cualquier ley pero cumple con un contrato firmado por un gobierno diferente del que ha tenido que autorizar el pago.
    “No luce” nada bien. ¿Es esto justicia distributiva? En absoluto.

    Cuando vemos cosas como lo del Sr. Monago resulta inevitable pensar que el pelo de la dehesa no solo no desaparece viajando sino que a veces los viajes actúan de crece-pelo. Increíble pero es el tipo de persona que hoy “lidera”.

    Pero al mismo tiempo resulta inevitable y triste ver que estas cosas menores sirven para escamotear y bajar el foco de los medios sobre el saqueo monumental en este momento histórico.

    El clan de los “Pujoles” se desvanece intocable y consentido tras miles de millones de euros. Lo mismo sucede con el clan de los “Andazules” con el agravante de que aquí ni se enteraron los jefes durante 30 años –ni la “Incumbent” que por allí rondaba y hoy es “media darling”–.
    Y lo que te rondaré, morena.

    La gente ya no acepta arreglitos ni van a valer chivos expiatorios tipo Monago. Quien quiera seguir en política aunque no esté manchado ( y seguro que los hay ) no puede mostrar la menor connivencia. Con esto debe ser radical……………. comenzando por lo Importante.

    Y, ojo, esto también es Corrupción criminal e importante
    http://www.dailymail.co.uk/news/article-2835088/Is-moment-MH17-shot-flew-Ukraine-Russian-state-broadcaster-produces-satellite-images-showing-fighter-jet-attack.html#ixzz3J4emCY2i

    En medio de este silencio atronador sobre lo importante no nos preguntemos por el éxito de Podemos: Cabalgan a lomos de los Silencios del resto de Partidos.

    Saludos

  22. de Lege Ferenda
    de Lege Ferenda Dice:

    A veces de los hilos cuelgan sorpresas.
    Del hilo de los viajes de Monago a Canarias, en funciones senatoriales, cuelgan sus CINCO PREGUNTAS EN EL SENADO, sus únicas cinco preguntas sobre temas canarios. Las cinco versaban sobre una misma cuestión; cuestión que era del interés de la espía que le amó; la PolíticaEmpresaria (así, todo junto) Señorita Henao.
    Así es que, el Señor Monago, que donde pone el ojo, pone la bala, se puede meter las justificaciones del interés público de sus visitas a las Afortunadas por donde le quepan.
    A mi no me preocupa que nuestros Cortesanos electos viajen por la patilla. Como antes, como siempre -RENFE, IBERIA, Transmediterránea,… siempre que paguen ellos y luego justificando su interés público, les sean los gastos reintegrados por las arcas públicas.
    Lo que a mi me interesa es EL COMO Y EL PORQUE DE SUS PREGUNTAS SENATORIALES. Sobre el interés medrador de su amiguita colombiana residente en Tenerife y polítiquilla local con ínfulas de grandeza empresarial.
    Porque creo que ha quedado demostrado que los Senadores utilizan el Senado para pagar sus deudas personales de todo tipo. Incluso de “ese” tipo.
    Ya sabemos algo más acerca de la utilidad de la “Cámara Alta”. Alta miseria humana es la que cobija.

  23. Jesús Casas
    Jesús Casas Dice:

    Me gustaría pensar que no tarde alcanzaremos un nivel de educación en el que alguien no quiera gastar dinero de los demás, pero no es lo que percibo. No hay que dar ejemplos personales, pero cuando uno da un cheque a un cliente porque la mitad de un viaje se ha usado para fines de otro, le miran extrañados y cuando critica a un directivo por cargar el depósito del coche un sábado para un viaje personal con la tarjeta de la empresa, le miran mal y bueno…se trata de la rectitud, pero es algo que crea problemas de convivencia. Ya no se estila, todo va con sofisticadas curvas y contracurvas, como una escoliosis moral…más gracias por centrar la cuestión en su último comentario. Por cierto que la cita lo de la Vida de Brian la añado al capítulo de pruebas de que Uds. los Goma son una de las tribus perdidas de Israel.

  24. Jesús Casas
    Jesús Casas Dice:

    Por cierto que he rebuscado y encuentro esto en el Reglamento del Congreso:
    Artículo 8
    1. Los Diputados percibirán una asignación económica que les permita cumplir eficaz y
    dignamente su función.
    2. Tendrán igualmente derecho a las ayudas, franquicias e indemnizaciones por gastos que sean indispensables para el cumplimiento de su función.
    3. Todas las percepciones de los Diputados estarán sujetas a las normas tributarias de carácter general.
    4. La Mesa del Congreso fijará cada año la cuantía de las percepciones de los Diputados y sus modalidades dentro de las correspondientes consignaciones presupuestarias

    Si bien “franquicia” es lo siguiente en el DRAE, como casi todos pensamos,

    franquicia.
    (De franco).

    1. f. Exención que se concede a alguien para no pagar derechos por las mercaderías que introduce o extrae, o por el aprovechamiento de algún servicio público.
    2. f. Concesión de derechos de explotación de un producto, actividad o nombre comercial, otorgada por una empresa a una o varias personas en una zona determinada.
    3. f. Der. En el contrato de seguro, cuantía mínima del daño a partir de la cual surge la obligación del asegurador.

    Y ni el Seco ni el Moliner aportan nada al respecto, pero “franquicia” parece significar gastos sin justificación o “fungibles” como le oí decir a un catedrático una vez.

  25. viernes
    viernes Dice:

    Señor Casas el reglamento dice franquicias indispensables para el cumplimiento de su función.
    .
    Hasta un lerdo como yo puede colegir que la función senatorial es publica, de lo que se infiere que la justificación de la franquicia no es arbitraria ni “fungible”.
    .
    Lo que tiene que justificar Monago es si cada estancia suya en el jardín de las hesperides tiene que ver con su trabajo como senador por Extremadura, no si Iberia da buen servicio publico. Estamos de acuerdo?

Los comentarios están desactivados.