¿Hay solo derecho? De cómo la ley no basta para defender a una nación

No es que pretendamos, precisamente desde estas páginas virtuales, cuestionar el valor del derecho y de los derechos. A su defensa principalmente va dirigido este Blog y nadie duda de que sin Estado de Derecho no sobreviviría ninguna democracia merecedora de tal nombre. Pero cuando toca a cuestiones complejas donde se mezclan aspectos emocionales, psicológicos, monetarios, históricos y ahistóricos, sociológicos y culturales, es obvio que limitarse a invocar la ley no basta ni puede bastar. Máxime cuando “hábilmente” se opone a la aplicación de un derecho otro derecho, la invocación de una suerte de concepto teológico: “el derecho a decidir”. Que supone tanto como poner los derechos sobre la mesa a ver quién los tiene más grandes.

 Todo esto recuerda también a aquel chiste del humorista catalán Eugenio (cuando se podían tomar las cosas en España todavía con humor) que describía a un hombre dentro de un pozo profundo agarrado a una frágil rama, que ante su petición de ayuda solo recibía una voz misteriosa que le decía que se soltase y que unos ángeles le cogerían en brazos y lo subirían volando a la superficie, a lo que el hombre respondió ¿hay alguien más? Pues bien, ¿hay algo más que hacer que acudir al Tribunal Constitucional o la Fiscalía para defender a una nación (o nación de naciones como prefieren los postmodernos) con más de 500 años de historia?  Mal estaríamos si no lo hubiera.

 Primero, ¿cómo hemos llegado hasta aquí? Degenerando, como nos recuerda Savater que decía aquel célebre matador sobre uno de su cuadrilla que había llegado a gobernador civil. Pero también por dejación y por traición. El discurso separatista se lleva preparando desde que muere el general, cosa que ya alertó el propio Tarradellas aunque entonces nadie le hiciera mucho caso. No tocaba. Ha sido una estrategia hábil y arteramente preparada, con el concurso idiotizado de los principales representantes de los partidos nacionales que al parecer, todavía a estas alturas, siguen sin comprender muy bien de qué va esto. ¿En qué consistía esa estrategia? En llegar exactamente al punto que hemos llegado. Para ello había que conseguir algunos objetivos intermedios, todos los cuales han sido satisfechos. ¿Qué cómo se sabe? Digamos que alguien ha encontrado unas copia de un borrador garabateado a mano por alguien que luego mandaría (y también robaría) mucho.

 Veamos seguidamente cuales eran estos objetivos y si todavía se está a tiempo de revertir la situación:

 Objetivo 1: cambiar la sociedad a través de la educación y de medios de comunicación públicos o subvencionados

 Objetivo conseguido.

 ¿Por qué no se reinstauraron en su día los Estatutos de la II República? Principalmente porque no transferían la competencias de educación. ¿Para qué se quería la educación? La excusa era extender el uso del catalán, pero este objetivo se hubiera podido conseguir por otros medios (bastaba pactar un número determinado de horas de catalán mínimas en el sistema educativo catalán). No, eso no bastaba, había que convertir en catalanes a los que no se sentían como tales (o no lo suficiente), y para ello había que transformar su mentalidad. De ahí que no se optara por un modelo bilingüe, que poco a poco se cerrasen posibilidad de que existieran escuelas que ofrecieran educación en castellano. Sobre todo había que seleccionar y formar “adecuadamente” a su propio profesorado y hacer que los libros de texto fueran distintos en cada parte de España. ¿Consecuencia? La educación dejó como objetivo prioritario el de formar buenos ciudadanos, pasando a ser éste la de construir buenos nacionalista, incitando al odio a todo lo que suene a español.

 ¿Por qué no se plantea el derecho a decidir en los años 70? Porque habrían perdido por goleada. Claro que se alude a que ello es causa de la terrible manipulación que habría llevado a cabo el franquismo a través de la educación y los medios de comunicación. Pero ¿cuarenta años después? ¿No ocurre exactamente lo mismo solo que al revés? ¿Por qué se crea TV3 como una de las primeras medidas del gobierno catalán? ¿Por qué las subvenciones a los medios de comunicación en Cataluña no hacen sino subir? ¿Por qué se exigió que las Comunidades Autónomas den las licencias a las radios que operan en su territorio?

 ¿Qué hacer? Existe la alta inspección del Estado pero no funciona, existen sentencias judiciales pero no se aplican. Y existen los arts. 14, 149.1.1ª y 150.3 de la Constitución que permiten que el gobierno abrá centros educativos en aquellas CCAA que no quede asegurado el derecho de todos los españoles a recibir una educación ideológicamente neutral y con al menos algunas materias impartidas en castellano. Por otra parte, cabe reducir el aparato público propagandístico en manos de las CCAA, que además cuesta un pastón a todos los españoles, y prohibirse subvenciones directas e indirectas a medios de comunicación. Si hay que ayudarles a sobrevivir que se les quite el IVA, pero a todos por igual y no a cambio de una determinada cobertura u orientación.

 Objetivo 2: descabezar los partidos nacionales en Cataluña

 Objetivo conseguido.

 Obviamente durante muchos años ETA lo tapaba todo, y permitía aplazar decisiones, porque lo más urgente era conseguir que el terrorismo dejara de matar. Pero de esto también se aprovechó el separatismo de cuello blanco, o ¿alguien encuentra casual que el proceso separatista catalán coja fuerza justo cuando ETA acaba? ¿No será que ETA, como el gregario de lujo o el gran trilero, ha cumplido su misión: desviar nuestra atención mientras nos roban la cartera? Hay al menos un dato importante que corrobora esta tesis: el asesinato de Ernst Lluch en 2000 a manos de ETA.  Se trata de un hecho determinante porque muestra el momento de la definitiva deriva nacionalista del PSC, pasando a pactar y gobernar con ERC poco después (el tripartito empieza en 2003), al tiempo que desaparece el representante intelectual más importante que podía impedir esa deriva. Este hecho marca también la traición del PSOE/PSC no sólo a Lluch sino a su historia.

 La otra traición deriva de otro asesinato, esta vez en el bando del PP y de tipo político. Se lleva a cabo directamente por Pujol, al imponer a Aznar (y aceptar éste) que Vidal Cuadras dejara de dirigir el PP de Cataluña. ¿Por qué se imponía esa condición? Porque había conseguido electoralmente unos resultados excelentes, sin ser nacionalista. Esta es una muestra del íntimo significado que cobra el derecho a decidir. Desde entonces el nivel de los representantes de los partidos constitucionalistas no ha hecho sino descender, primero se buscó perfiles acomodaticios con el nacionalismo (Maragall y Piqué, la obsesión era poder seguir pactando los presupuestos y aplazar los problemas) luego simplemente perfiles sin perfil, casi transparentes: ni se les ve y cuando se les ve mejor sería no haberles visto ni oído. Parece incluso comprensible que cada vez que hablan los representantes actuales del PSC y del PP en Cataluña, den ganas de hacerse nacionalista aunque hayas nacido y vivido en Madrid toda tu vida. En el País Vasco, desde que Nicolás Redondo Terreros y Mayor Oreja se plantearon gobernar juntos (y casi lo logran) ha ocurrido un proceso similar ¿Alguien cree en las casualidades?

 ¿Qué hacer? Muy fácil, volver apostar por la posibilidad de defender un discurso alternativo al nacionalismo en Cataluña y País Vasco. Para ello PP y PSOE (y no solo ellos) deben tomarse en serio la necesidad de encontrar portavoces, intelectualmente, personal y políticamente del máximo nivel y peso.

 Objetivo 3: conseguir que el PP y el PSOE nunca pacten para gobernar juntos en España

 Objetivo conseguido.

 Parece que tanto en el PP y PSOE existe un tremendo miedo a ofender o molestar “los sentimientos” de los catalanes. Han interiorizado el propio discurso nacionalista por dos motivos: por pereza intelectual y por conveniencia; siguen pensando que se puede pactar con ellos para seguir gobernando, y además que “solo” se puede pactar con ellos, y no entre ellos dos. Da igual las traiciones que sembré el camino, no aprenden. Este ha sido el gran éxito del nacionalismo disgregador.

 Antes muertos que unidos frente al separatismo. ¿Cómo se ha logrado que en España, el país de Europa más amenazado por la secesión, los dos partidos mayoritarios nunca se hayan planteado gobernar juntos, a diferencia de otros países donde tal amenaza no existe? Hay dos explicaciones: primero el resentimiento social de la dos Españas que todavía desgraciadamente preside el marco de división izquierdas-derechas. Sobre todo la izquierda española considera deshonroso gobernar con la derecha pues cree que eso alejaría a su electorado, al que a duras penas mantiene a costa de sostener precisamente los malos que son los de derechas  (¿un lastre más del “contra Franco vivíamos mejor”?). No consideran sin embargo políticamente incorrecto gobernar con los secesionistas. ¿Y la derecha? Pues también aquí ocurre algo parecido. Es mejor gobernar con la derecha nacionalista que con la izquierda nacional. Divide y vencerás, y los nacionalistas han vencido.

 La segunda arma que ha favorecido la consecución de este objetivo es la ley electoral. Planteada desde 1977 con el objetivo de “integrar” a los nacionalistas, ha sido utilizada sin embargo por éstos para desintegrar a España. Siempre les han engañado y todavía se fían de ellos: que se lo digan a Arriola y a Serrano cómo un tal Joan Rigol se ha reído de ellos, y eso que la elección de este último ya lo anunciaba ¿Se acuerdan de Joe Rígoli? ¿El humorista argentino famoso por su “yo sigo”? “Erre que erre”, que diría la versión castiza de Paco Martínez Soria.

¿Qué hacer? Muy fácil, dejar complejos ideológicos de otras épocas en el armario y poner a España por encima de los intereses de partidos, presentándose a las elecciones con un programa conjunto de gobierno para hacer frente al nacionalismo. Y de paso cambiar la ley electoral para dejar de premiar a los partidos nacionalistas por encima de otras opciones de carácter nacional con las que poder asimismo pactar el mismo programa.

Objetivo 4: deshilachar la cuerda

 Objetivo conseguido.

Cataluña estaba unida a España por una historia común de al menos cinco siglos, por lazos familiares, emocionales y culturales. Pero todo esto podía romperse fácilmente a través de la manipulación y la intoxicación. El mayor problema era el marco legal y el hecho de que la mayor parte de las competencias residieran en “el gobierno de Madrid”. ¿Cómo romper este lazo legal? ¿De un hachazo? Poco realista. Mejor hilo a hilo. Y así se hizo. Cada año, cada ley de presupuestos, cada legislatura, envolviéndose en la bandera de “hombres que contribuían a la gobernabilidad del Estado”, en realidad deshilachaban la cuerda: competencia a competencia, concesión a concesión, aprovechándose de que los gobernantes de Madrid solo miraban el corto plazo, su pequeña esquina, y que ignoraban cómo estaba quedando el cuadro.

¿Qué más da conceder un poco más del IRPF? ¿Qué más da que la policía y la guardia civil deban marcharse? ¿Qué más da cambiar el nombre al gobernador civil? ¿Qué más da exigir que los jueces hablen catalán? ¿Qué más da transnferir la competencia de tráfico? ¿Qué más da que la infraestructura, la policía judicial y gran parte del personal de la justicia dependa directamente de la Comunidad Autónoma? ¿Qué más da cambiar la competencia en materia de puertos y aeropuertos? ¿Qué más da…? Hasta que no quedaba nada que dar más. Entonces y no antes se plantea el derecho a decidir y el reto al Estado, cuando éste ya ha abandonado de facto el territorio, cuando se ha quedado sin armas para reaccionar…, más allá de amenazar con acudir a los tribunales. Ni siquiera puede o se atreve a intervenir directamente.

¿Qué hacer? Fácil. Replantearse la división de competencias y cerrar en la Constitución un mapa de competencias claro, pensando en los ciudadanos y no en chantajes históricos. Introduciendo no solo el principio de lealtad institucional sino también la sanción clara en caso de vulneración. Pero sobre todo, que el Estado vuelva a Cataluña y el País Vasco, y quitarse el miedo y los complejos.

Objetivo 5: conseguir transformar un conflicto interno en un conflicto internacional

Objetivo conseguido 

En los años 70, para Europa (y también para los españoles) el problema de España se llamaba franquismo. Recuperada la democracia y conseguida una Constitución moderna que reconociera un amplio sistema de descentralización administrativa y política, parecía que TODOS los problemas desaparecerían. Todo ello se logra sobradamente, y ¡oh!, primera sorpresa: ETA no desaparece. Se le da al País Vasco el sistema de financiación más generoso que existe en el mundo (hasta el punto de que los españoles más pobres financian hoya los más ricos) y no dejan de matar. Pero ¿qué quieren estos tíos?, se preguntan ingenuamente algunos políticos de la época.

Pues bien a pesar de ETA (y también gracias a ella pues suponía mantener una atención internacional permanente en el “problema” español) se consigue que en Europa y en los Estados Unidos se extienda el discurso de que los catalanes y los vascos están oprimidos en España y que existe un conflicto político pendiente de resolver. A esta campaña contribuyeron, por cierto, cientos de becarios y profesores en universidades extranjeras financiados con dinero del Ministerio de Educación.

El último golpe maestro en esta estrategia era transformar un problema de reivindicaciones separatistas en el sacrosanto “derecho a decidir”, un derecho metajurídico que se impone a todas las Constituciones (ya que ninguna lo reconoce) y que queda transfigurado en el derecho a opinar y a poner urnas para que la gente diga su opinión. Todos, poco a poco, compran esta mercancía averiada (sobre todo gente del progresismo que quiere quedar bien sin mojarse demasiado), sin preguntarse mucho por qué ahora, y por qué de esta manera. 

¿Qué hacer? Existen 3.500 lenguas en el mundo y 192 países reconocidos en la ONU, ¿cuál es el límite al cuestionamiento de las fronteras nacionales consolidadas durante siglos? ¿Es que ni la UE ni la ONU tienen nada que decir sobre este hecho? ¿Es que el fraccionamiento de fronteras no afecta a la estabilidad política y económica de Europa y del planeta?

La diplomacia española debería dedicarse en cuerpo y alma a defender que se reconozca el principio de “intangibilidad de las fronteras externas e internas” tanto a nivel europeo como internacional. Existen buenos argumentos para ello. SI tal principio fuera reconocido no hablaríamos de una guerra en Ucrania, por ejemplo. Y si los secesionistas catalanes triunfan, ¿qué impide pensar en una Baviera o en una Padania que reclamen lo mismo? ¿Dónde está el límite?

Por ello, frente al derecho a decidir no acabe oponer sin más la ley española y quedarse en esto. Hay que ir más allá y cuestionar la propia base de legitimación de ese pretendido derecho en términos de la propia democracia. En este sentido, por ejemplo, no se ha denunciado suficientemente, tanto en foros internos y externos, el exilio catalán y vasco a partir de 1979, fecha de sus primeros estatutos de autonomía. En el caso vasco debería estudiarse algo antes, pues en este caso la presión contra los no-nacionalistas empieza antes con la actividad de ETA. El exilio producido por el franquismo sí se ha estudiado, y además con una diferencia, estos pudieron volver. Los exiliados catalanes y vascos no podrán volver nunca.

Se trata de un caso de verdadera limpieza étnica no estudiado. Según Drazen Petrovic limpieza étnica es una política definida por un grupo particular de personas para eliminar sistemáticamente de un territorio dado a otro grupo de personas por razones de su origen nacional, étnico o religioso. ¿No se ha producido exactamente esto en Cataluña y País Vasco en los últimos 40 años? Hacer la vida imposible (amenazando con la muerte civil en su caso) a todos los que se sintieran españoles o no comulgaran con el nacionalismo para que se marcharan o se adaptaran bajando la cabeza. Y esto sin hablar de ETA.

 Pues bien alguien tendría que explicarlo por ahí cuando se habla del derecho a decidir, ¿se pretende premiar la política seguida? Resulta sintomático a este respecto que el decreto que convocaba el primer referéndum (el de verdad) se permitiera votar a los catalanes por el mundo, pero no a aquellos que vivieran en otras zonas de España.

52 comentarios
  1. EB
    EB Dice:

    Dado que se trata de un proceso todavía inconcluso, agradeceré al autor que explique qué otros objetivos Jordi Pujol está intentando lograr y cómo piensa lograrlos.

  2. jordi cortabanyes
    jordi cortabanyes Dice:

    Análisis lúcido donde además se proponen soluciones factibles a partir del reconocimiento de lo que no es otra cosas que limpieza étnica, supremacismo impostado e intereses económicos para controlar y exclusivizar un territorio.
    El cortoplacismo de la mediocre y, a menudo, corrupta clase política está haciendo que el problema de convivencia devenga cada día más complicado ya que se da inexplicablemente ventaja al secesionismo, y a los que jalean y financian, con la falta de decisión a la hora de tomar decisiones democráticas e integradoras.
    Falta la chispa que haga detonar todo este armazón que agobia y asfixia a una sociedad perpleja ante la ausencia de seguridad jurídica y renuncia a la vigencia y aplicación del Estado de Derecho. El clásico y añorado “rule of law”
    Bienvenidos sean analistas valientes y directos que quieran superar a los complacientes agradadores que pretender huir de la realidad con dádivas y entreguismo ante el secesionismo rampante. Los rehenes serán siempre ciudadanos indefensos. Que no se olvide.

  3. Suso
    Suso Dice:

    El sistema electoral español, al menos en las generales NO favorece a los partidos nacionalistas, que tienen una representación más o menos equivalente al que obtendría en un sistema proporcional puro con circunscripción única. Sin embargo, tanto el PP como el PSOE están muy sobrerrepresentados, en detrimento de otras opciones con menos votos dispersos por todo el territorio. Esto es especialmente acusado en el caso de Izquierda Unida.

  4. Emilio
    Emilio Dice:

    Mientras el soberanismo y el independentismo se muestren como una roca sin fisuras, y en contraste los constitucionalistas estén yendo a la greña los unos de los otros sin posibilidad del mínimo acuerdo…

    Mientras el nacionalismo actúe como mecanismo aglutinador y compactador de fuerzas tan dispare como CIU, Unió, PSC, ICV, CUP y ERC pero cualquier objetivo que se pretenda común entre los constitucionalistas salte por los aires en todo momento porque eso significaría la pérdida de identidad propia…

    Mientras el PSC no dude en ofrecerse para salvar a Mas de todas las formas posibles, sea garantizando la estabilidad de su gobierno hasta el final de la legislatura, sea como ha dicho el ex presidente Montilla ofreciéndose como testigo de que Mas no ha cometido ningún delito en todo el proceso del 9N…

    Mientras PSOE y PSC parezcan practicar dos credos completamente diferentes en lo relativo a con quién pueden llegar a acuerdos de tal modo que para el PSC que alguien sea defensor de los intereses de la burguesía, haya practicado recortes desde el gobierno o pertenezca a una fuerza política que se ha financiado ilegalmente -ella, su presidente y toda su familia- no es óbice para los acuerdos

    Pero esas mismas circunstancias hagan que su homólogo a nivel nacional, el PSOE, niegue la posibilidad del más mínimo acuerdo sea que se hable de corrupción no digamos una estrategia mínimamente consensuada para abordar una respuesta compartida al deterioro institucional en que vivimos…

    Mientras la única corrupción que parezca necesario ventilar sea la que atañe a los partidos nacionales quedando en segundo plano lo que pase en Andalucía, Cataluña o cualquier otra comunidad o se pretenda que todo lo arreglará una reforma de la Constitución para la que existe tan poco terreno avanzado que la petición de Pedro Sánchez de dar marcha atrás con el artículo 135 ha provocado un pequeño cisma dentro de su propio partido…

    Mientras esas cosas, y algunas otras sin mencionar, sucedan será difícil dar la batalla de las ideas al nacionalismo catalán porque eso solo se puede hacer con mínimos consensos de las fuerzas que se pretenden constitucionalistas. No ayudará tampoco que el PSOE siga prefiriendo el oscurantismo y haya reprochado al Gobierno haber hecho públicas las balanzas fiscales de las comunidades.

  5. guillermo
    guillermo Dice:

    Suso no es cierto lo que dices. La circunscripción única perjudicaría tanto a PPSOE como a nacionalistas. No hay más que mirar los resultados de las europeas con circunscripción única y compararlos con los de las generales con circunscripción provincial

    • Ruralita
      Ruralita Dice:

      Creo que se equivoca, mire los resultados de las generales de 2011, por ejemplo aquí: http://resultados.elpais.com/elecciones/generales.html

      CiU + ERC tienen el 5,31% de los votos válidos y obtienen el 5,43% de los escaños.
      Si añadimos a PNV, Amaiur, CC,… suman el 10,54% de los votos y obtienen el 10,86% de los escaños.
      Y todo esto con un cálculo en bruto. Si descontamos los votos “inútiles” (los que no se traducen en escaños) y calculamos los porcentajes, vemos que el % de voto nacionalista se traduce casi exactamente en idéntico % de escaños. Es decir, los partidos nacionalistas tienen en el Congreso la proporción exacta de diputados que les “tocan”.
      En cambio, el PP con el 455 de los votos obtiene el 53% de los escaños, y esa sobrerrepresentación (que no prejuzgo) la obtiene a costa de IU (4%) y UPyD (3%).

  6. Blas
    Blas Dice:

    En muchos casos la interpretación de la ley van en contra del sentido común y la ley puede ser perjudicial para ello. Este es uno de los principales que tenemos en España al tener tanta cantidad de leyes.

  7. O,Farrill
    O,Farrill Dice:

    ¿Qué hacer? se pregunta y responde al mismo tiempo el autor del post retomando el tema de Cataluña. Al menos el Sr. Mas ha logrado uno de sus objetivos: mantener la atención pública permanente sobre “el problema catalán”, así que, volvemos a lo ya expuesto y reiterado en otros artículos semejantes:
    1.- Cataluña es un territorio del Estado Español, con sus singularidades culturales, pero españolas.
    2.- Tanto el parlamento de Cataluña como el gobierno existen gracias a la Constitución Española.
    3.- El gobierno de Cataluña es un gobierno por delegación del estado Español, sus órganos cobran de los presupuestos públicos españoles y los recursos a sus disposición son del Estado Español.
    4.- La política independentista, para ser coherente, se debe hacer desde fuera de las instituciones y con cargo al bolsillo de sus seguidores.
    5.- Los independentistas, para ser coherentes, debían renunciar a todo lo procedente del Estado Español, desde la documentación personal (era raro que se acreditaran para votar el 9N con el DNI), tarjeta de la S.S., pasaporte, etc.
    6.- El gobierno de España debería haber vigilado y controlado desde hace muchos años la deriva de las CC.AA. en su intento de convertirse en pequeños estados independientes, con sus leyes, asambleas legislativas, etc.
    7.- La figura de recurso previo de inconstitucionalidad no se debería haber dejado perder quizá de forma interesada.
    8.- Las llamadas mesas de coordinación autonómica no parecen tal porque la descoordinación está servida (véase el déficit público).
    9.- Los órganos independientes de control y fiscalización deberían haber actuado en un permanente seguimiento de las actuaciones legislativas, organizativas y soberanistas de las CC.AA. para evitar los consiguientes “errores”..
    10.- El último pulso del gobierno de Cataluña a la voluntad de todos los ciudadanos tratando de imponer las pretensiones de una minoría elitista, tiene una tipificación constitucional y legal y sólo su aplicación objetiva tiene sentido en estos momentos.
    A partir de ahora ¿qué hacer? Quizá la solución más simple sea corregir los grandes errores de bulto ocasionados por el Estado de las Autonomías:
    a) Reformar la C.E. para devolverles su sentido inicial de “delegación de gestión”, lo que significa sólo eso: acercar la gestión físicamente a los ciudadanos.
    b) Reajustar el corpus legislativo autonómico de forma que ninguna norma territorial contravenga la legislación nacional y, a ser posible, que sólo pueda normativizarse aquello realmente único y singular de un territorio.
    c) Reajustar competencias y su gestión con una reforma general de las AA.PP.
    d) Reformar la C.E. para cambiar el sistema electoral. El d’Hont ya está suficientemente amortizado.
    e) Reformar la C.E. para limitación de mandatos y cargos públicos a cada legislatura sin que sea posible la reelección (la política debe ser transitoria y temporal, no una forma de vivir de ella).
    f) Potenciar y hacer reales los sistemas de equilibrio de poderes y su control.

  8. Deus ex Machina
    Deus ex Machina Dice:

    Por favor dejen de mentir. A día de hoy en España es imposible cambiar la mentalidad de la gente con educación y menos con los medios de comunicación. Pensar que a día de hoy, en un mundo donde cualquiera tiene acceso a todo tipo de información, incluso los menores, se les puede lavar el cerebro es absurdo. ¿O acaso pensamos que somos estúpidos y los únicos privilegiados mentalmente son los que escriben en estos foros?

    Y sobre los medios de comunicación, TV3 y sus canales tienen una audiencia total en toda Cataluña del 17,8% (fuente: http://www.idescat.cat/pub/?id=aec&n=774&lang=es). Ya me dirán como se puede cambiar la mentalidad de un pueblo si dominas menos de un 20% de las televisiones. Pero oye, que sí, que los criados en Cataluña desde la transición tienen el cerebro lavado, que los de toda España criados antes de la transición son unos franquistas y antidemocráticos

  9. nicofiro
    nicofiro Dice:

    Es muy decepcionante leer este articulo en un blog tan respetable como este. Especial hilaridad me produce la queja de la descentralización. Como deben estar en Alemania donde cada Land puede regular la posibilidad de que un policía dispare a matar contra un criminal! (finaler Rettungsschuss).

    Sobre la adoctrinacion en el sistema educativo. Si los españolistas quieren creer que ese es el problema, allá ellos. Mi experiencia es que un articulo como el suyo, que desprecia el sentimiento legitimo de millones de catalanes y presenta una imagen maquiavélica y casi diabólica de sus preferencias políticas, le hace muchísimo mas favor a la causa catalana que el maestro de primaria de turno. Repase las kmagenes de las manifestaciones del 11-S o del estatut, eso es mucho más educación y televisión. El único canal de televisión que es capaz de llenar la diagonal de cabo a rabo sería el que retransmitiese la final Champions del 2022 en el que el Barça pudiese ponerse por delante en Champions al Madrid (y solo si finalmente lo consigue con al menos 7 goles de ventaja).

    • Hastiado
      Hastiado Dice:

      Es muy decepcionante que un artículo tan bien fundamentado se pretenda descalificar con un comentario tan simple como maniqueo. Estos comentarios que soslayan que, en realidad, el nacionalismo secesionista no alcanza ni al 30% de la población catalana, lo único que consiguen es que una élite sin escrupulos siga ocultándose tras la cortina de humo de un futuro ideal para ocultar sus miserias e incapacidad para resolver los problemas reales de la gente. En realidad, es mucho más fácil movilizar sentimientos y emociones que gestionar políticas públicas para sacar a Catalunya de la crisis, que debería ser los que la Generalitat tendría que estar haciendo.

    • nicofiro
      nicofiro Dice:

      Bien fundado?

      Mire, a parte de la más que discutible y nada fundamentada acusación de adoctrinamiento (que ignora además que en España existe una TVE politizada y una educación que también transmite unos valores nacionales, que sin embargo deben ser los “Buenos”) hay otro error para mi fundamental: la idea de que en Cataluña no se haya optado por una sociedad bilingüe. Mire, yo tuve la suerte de ir al Colegio Alemán de Barcelona. Allí todas las asignaturas se dan en alemán. Entenderá que cuando un nacionalista español monolingüe me viene a dar lecciones de bilingüismo no me lo tome en serio (salvo que sea pedagogo/lingüista o similares).

      Pero lo más irritante es que leyendo el artículo al final parece que el mensaje se reduce a que lo malo es que una medida/política, la hayan perseguido nacionalistas catalanes(que son belzebú). El mejor ejemplo es la descentralización, que se critica sin dar argumentos objetivos de por qué es mala (Supone gasto ineficiente? Genera peores políticas públicas? Cosas que de ser ciertas un mejor diseño podría solventar, por cierto). Antes ya he comentado que descentralizando en otros países han ido mucho más allá y no les ha pasado nada grave (vuelvo a mi ejemplo: en Baviera un policía puede ampararse en una norma concreta para matar a un delincuente sin aviso previo, en Berlín no. En Sajonia necesita una orden de su superior, en Bremen no). O volviendo a la lengüa: si alguien me critica el modelo lingüistico con datos fundados de que genera el peor balance entre ambos idiomas, pues entonces sí reconoceré lo fundado de la argumentación.

      El españolismo puede seguir haciendo “nationalism-bashing”, diciendo que el catalanismo es maléfico e ilegítimo (mientras que su propio nacionalismo no, claro) . Es la estrategia de los últimos años y ha funcionado muy bien… para el enemigo (el CEO pregunta regularmente y dl 2010 a hoy hemos pasado de un 20% a un 40% a favor de la independencia). Yo mientras tanto me alegraré de haber salido del país (aunque me preocupan el futuro laboral de mis padres, que siguen en Cataluña).

  10. Observador de lo que pasa.
    Observador de lo que pasa. Dice:

    Muy buen artículo. Creo que es muy serio, riguroso y certero.
    Todo lo que se dice es algo que vengo observando desde la Transición. La ambición por el poder de los políticos nacionalistas no se para en medios para conseguir su propósito. ¿alguien puede negar que no existe un auténtico apagón informativo en Catalunya?, ¿que no se ha fomentado la diferencia e inoculado en las nuevas generaciones el rechazo a lo español?, ¿que no se tergiversa y manipula la Historia?, ¿que no hay una táctica permanente de victimismo, buscando siempre que el enemigo sea el de fuera, el de España nos roba?, ¿alguien niega que cada vez que los nacionalistas apoyaban a un gobierno de España era poniendo la mano a cambio de dinero, beneficios o transferencias?, ¿alguien duda de que el principal objetivo de la familia Pujol era el poder y el enriquecimiento personal, apoyado en su discurso aparentemente moderado, y que su lugarteniente Sr. Mas no sabía nada?, ¿acaso mucha gente no recuerda ya, que el Sr. Carod Rovira negoció directamente con ETA, y de las estrechísimas relaciones entre nacionalistas catalanes y vascos y de vascos con el mundo batasuno?, ¿acaso Mas se presenté a las últimas elecciones con un programa independentista unilateral?, ¿por qué no se le da voz ni voto a los miles de exiliados a causa del nacionalismo, y a los millones de ciudadanos catalanes que no aprobaron el Estatuto, y que no han participado en el 9N, cuando son DOS TERCIOS de la población?
    Aquí nadie niega la existencia de una identidad catalana, de una cultura, de un gran y laborioso pueblo, pero eso no significa, ni que España les oprima, ni que para desarrollarla, vivirla o disfrutarla tenga que ser a costa de la separación del resto de España.
    ¿Por qué los nacionalistas no cuentan los efectos negativos de la independencia: salida del euro y de la UE, por ejemplo, quedarse sin ejército, quedarse sin financiación garantizada?
    ¿Por qué llevan la última década perdida centrados únicamente en el Estatut y en la Independencia, enriqueciéndose unos cuantos, sin ocuparse de los verdaderos problemas de los ciudadanos, de reconocer la nefasta gestión económica del Tripartito y de CIU?
    ¿Por qué el PSC ya no es también PSOE, contaminándose de la manipulación separatista, qué ha cambiado internamente?.
    ¿Qué mayor cuota de autogobierno esperan conseguir, si prácticamente tienen todas las competencias?
    ¿Qué legitimidad quieren tener los gobernantes separatistas, cuando no respetan su promesa de cumplir y hacer cumplir las leyes y en especial la Constitución, cuando desobedecen reiteradamente al Tribunal Constitucional y al Tribunal Supremo, por ejemplo impidiendo la enseñanza en español?
    Si no son fieles a sus promesas, que no hagan esas promesas o que se vayan, o que se enteguen a los tribunales por traición, deslealtad y desobediencia reiterada.
    ¿Esperan los ciudadanos de Cataluña que esos incumplidores sí sean fieles, decentes y respeten el Estado de Derecho si consiguen la Independencia?

  11. arivalia
    arivalia Dice:

    Así quedarían los resultados de las elecciones generales de 2011 con un sistema de circunscripción única y respeto escrupuloso del porcentaje de voto: PP 158, PSOE 101 IU 25 UPyD 17, CiU 15, Amaiur 5, PNV 5, ERC 4, Equo+PSM-EN+IV+ExM 4, BNG 3, Coalicion Canaria 3, Compromis 2, PACMA 2, FAC 2, Escaños en blanco 2 y Partido Andalucista 2. Lo que indica que quienes más se beneficiarían de este sistema serian Izquierda Unida y UPyD, los más perjudicados PP y PSOE, mientras que los partidos de ideología independentista mantendrían su representación actual.

  12. izaskun
    izaskun Dice:

    “¿Defender a una nación?”: se parte de una ideología nacionalista para criticar otro nacionalismo. Así vamos.

    • Usuario
      Usuario Dice:

      Pues no, Izasjun, se parte de la realidad jurídica, del Estado de Derecho y de la Constitución vigente, que establecen democráticamente que España es una nación. Que Cataluña lo sea o no, no es una norma, no está estipulado, es una opinión, igual de respetable que la contraria. Hay una enorme diferencia entre ambas cosas, y es preocupante que no seas capaz de distinguirlas.

    • izaskun
      izaskun Dice:

      ¿Mediante qué cauce democrático se estableció que España es una nación? A lo mejor (o a lo peor) otros pueden seguir el mismo cauce.

    • Sergio
      Sergio Dice:

      Izaskun, mediante el más democrático de los procedimientos: el constituyente. En el año 1978 se acordó que la obligatoriedad de la Constitución se asentaba sobre la soberanía del pueblo español en su conjunto y en ella se estableció la indisoluble unidad de la nación española. En línea, por otro lado, con todas las constituciones democráticas de nuestro entorno; lo demás no es sólo una opinión, es algo peor, la tribu, la negación de los derechos de todos los ciudadanos y de la misma democracia.
      Afirmar esto no es nacionalismo, es defender la democracia, la soberanía nacional y los principios sobre los que se asienta todo nuestro ordenamiento que, a pesar de lo mucho o lo poco que nos pueda gustar, debemos acatar pues la obligatoriedad es el primero de todos los efectos que se derivan de toda norma jurídica y la Constitución, de momento, lo es.

    • Antonio
      Antonio Dice:

      “Nación” es una cosa (y el sentido del término, globalmente, procede de Rousseau) y “nacionalismo” (vid. romanticismo, etno-historicismo alemán) otra.

  13. Anónimo XXL
    Anónimo XXL Dice:

    ¡Me parto de risa con este artículo! Ahora resulta que es mejor ser nacionalista español que cualquier otra cosa en el mundo. De forma veleda -o no- se nos dice a los catalanes que somos CORTOS por habernos dejado adoctrinar. ¿Y qué sucede en el resto de España? Ah es verdad que es una patria modelo donde todas las cosas se hacen mejor que en las periferias ¿Se crean en España ciudadanos universales de gran conciencia cívica y azote de los nacionalismos del mundo mundial? Es un artículo de una intolerancia increíble y de una ignorancia descomunal, rozando la mala fe. Resulta que es mejor prefigurar los horizontes vitales, las expectativas y el imaginario colectivo de la gente desde el Ministerio de Educación que desde la Conselleria. Eso no es otra cosa que una expresión más de esencialismo español.”

    • Sergio
      Sergio Dice:

      Me temo que se equivoca porque parte de una premisa falsa: la función del Estado y la del sistema de educación público en particular no es la de “condicionar” o adoctrinar a los ciudadanos ni siquiera la de transmitirles unos valores determinados, sino pura y simplemente transmitir conocimientos, formar, educar en el sentido estricto del término. A lo que usted muy bien se refiere como adoctrinamiento es a lo que se hace en determinadas partes de España, en particular en Cataluña pero no sólo también en el País Vasco, Andalucía, Galicia, etc. El dogma tan manido de que la administración cuanto más cercana al ciudadano más eficiente va a ser en resolver sus problemas no sólo es falso sino completamente pernicioso.

    • O,Farrill
      O,Farrill Dice:

      Simplemente en el resto de España se sienten españoles. Es muy fácil. Pero no están hablando todo el tiempo de ello. Es más, no hace falta siquiera mencionarlo. Están o estamos ocupados en vivir y ser felices en la medida que podemos y, en esa cuestión vital, no aparece para nada el sentimiento nacionalista o patriota que se nos quiere achacar para justificar el otro. Los sentimientos es cuestión de cada uno, como es la religión. Y se ha jugado con ellos muchas veces en la Historia a costa del sufrimiento (ya que hablamos de sentimientos) de mucha gente. Por eso separemos el grano de la paja si es que queremos obrar con justicia.

    • Anónimo XXL
      Anónimo XXL Dice:

      Sr. Sergio, estoy de acuerdo con usted en una cosa que, de hecho, en alguna ocasión ya he escrito por aquí que ningún Estado tiene derecho a conformar la identidad de sus ciudadanos. Sin embargo, me temo que esto sucede, sin duda, en todos los Estados occidentales. Los medios de comunicación y el aparato estatal uniformizan a los ciudadanos, tienen un poder formidable. Hoy en día un español medio, un malasio medio y un australiano medio se parecen mucho más en sus respectivas cosmovisiones de lo que pudieran parecerse un catalán, un madrileño y un portugués de hace 100 años. Algunos lo llaman progreso, pero en realidad eso quizá es el precio pagado por aquél; es una paradoja bajo mi punto de vista trágica. Por eso es probable que la educación dirigida, desde la Conselleria o el Ministerio, pueda tener componentes indeseables.

      ¿Que se deforma o adoctrina en el sistema educativa de Cataluña? Por supuesto. ¿Se hace en España? También. Pero creo que ese adoctrinamiento se centra más en crear una aceptación del sistema liberal democrático y de las condiciones generales de existencia que no en esencialismos. Fukuyama llevaba razón en parte: el fin de la historia se narra en nuestros sistemas de valores -recalco, valores- pero seguramente no en la realidad, que es más rica. El siguiente nivel de adoctrinamiento -el “nacional”- puede existir también en Cataluña y España, pero creo que es muy residual en el sistema educativo. Se lo digo por mi experiencia como alumno en Cataluña, extrapolable, con posibilidad de equivocarme, para toda España. Si este choque, según mi opinión, no se produce en las aulas habrá que determinar en qué espacios de socialización se ha gestado la dualidad. Aquí el papel más importante se lo doy a la familia -espacio de socialización primario- y a los medios de comunicación -como correas de transmisión-. No es ni la familia española mejor, ni la catalana lo es. Intento constatar que son visiones que se establecen pronto en cada persona.

      No comparto, tampoco, su visión general de la educación, pues soslaya el componente humanista. Todos los sistemas políticos y sociales aspiran a determinados objetivos, y estos por decantación llegan a la educación, formal e informal. No podemos obviarlo. A partir de aquí, cuanto más elevados sean los fines de una sociedad más puede tender a una educación humanista, si bien quizá esto es una idealización extrema.

  14. Alberto Gil
    Alberto Gil Dice:

    Me alegro que al menos haya conseguido que algún crítico esboce una sonrisa gracias a mi post., aunque luego por su comentario creo que le haya durado más bien poco. En realidad el post hace un análisis coherente de lo que ha ocurrido, basado en datos históricos y comentarios de amigos catalanes que dicen que ese documento estratégico no es ficción. Ningún comentario crítico, e incluso exaltado, ha demostrado que tal plan no haya existido. Algunos contraargumentos son bastante simplistas la verdad, decir que la cobertura de los medios públicos sea tal o cual no incluye a los subvencionados. Decir que la población es muy madura como para ser manipulada no explica por qué no lo era tanto la misma población cuando se ejercía la contaminación tóxica del franquismo. En fin, como siempre, cada uno a lo suyo.

    Con todo, queridos amigos, ¿no existe algo de extraño en un movimiento tan puro que hace que el representante del movimiento más separatista sea un tal Fernández y que Alberto Boadella deba vivir exiliado en Madrid? Por supuesto que hay que reconocer el éxito (por supuesto sin “ninguna manipulación”) de la conversión de los emigrantes castellanos y andaluces en fervientes independentistas. Pero, ¿es que a nadie le interesan los catalanes y vascos que han debido abandonar su tierra por esa misma política? Por cierto, que este mismo amigo catalán que de vez en cuando me cuenta cosas, me contaba (algo indignado) una conversación que tuvo con algunos amigos independentistas respecto a qué pasaría con los charnegos convertidos al día siguiente de la independencia. Mejor no reproduzco sus palabras.

    Por cierto, precisamente en un Blog como éste se deben plantear temas que pueden ser controvertidos pero que afectan al interés general de todos y no de unos cuantos , ¿no es ése la finalidad de la ley?

    Para terminar una pregunta algo ingenua ¿podrían decirme los amigos independentistas cuándo Cataluña ha sido una nación independiente en su historia secular? Yo lo que leo, pero podría estar intoxicado, me dice que siempre fue un principado o un condado, integrado (con las especialidades lógicas de la época) en la Corona de Aragón, luego en el reino de España y es verdad durante 11 años (140-1652) pasó a depender del rey de Francia, dándose rápidamente cuenta de que no se estaba tan mal con el rey español y pidiendo volver a la situación anterior. Algo más hubo de esa gesta independentista: como consecuencia Cataluña perdió el Rosellón y la mitad de Cerdeña.

    ¿Qué creo que pasará en el futuro? Pues que la historia tiende a repetirse. A

    • izaskun
      izaskun Dice:

      El criterio de que lo que antes no fué, no puede ser en el futuro, no parece razonable. Todas los Estados actuales en algún momento no fueron y hoy son; incluso “ex novo”.

    • nicofiro
      nicofiro Dice:

      Habla usted de “catalanes exiliados”(equiparandolos a los vascos huidos de ETA) y se queda tan ancho. La vírgen del cordero. 19 años viví en Cataluña, como castellanoparlante y decididamente en contra de la independencia. Con un padre que es funcionario de la Generalitat, sin tener el nivell C de catalán. ¿Incidentes? Ninguno. Ni siquiera cuando fui en el 2010 a darme un paseo por la mani del estatut criticandola -en castellano- con el amigo que me acompañaba. ¿Es más, sabe donde sí me han atacado por la lengüa que hablaba? En Madrid, Murcia, Zamora y Asturias (no así en Burgos, Euskadi y Galicia, otras zonas que visité con un amigo con el que hablo en catalán. No conozco su relación/experiencia con y en Cataluña, pero intuyo que es la de tantos otros fervientes unionistas: casi ninguna. Resulta curioso que el modelo lingüistico catalán tenga a más indignados en Madrid que entre los millones de catalanes que sufren tan opresor sistema.O los mismos exiliados, que el madrileño conoce a muchos, pero el barcelonés-de quién tuvieron que ser vecinos-no.

    • jordi cortabanyes
      jordi cortabanyes Dice:

      Sr Gil.
      Ya he hecho un comentario previo al análisis que Vd. publica donde dejo claro la opinión que merece. Ojalá se siga prodigando. Vea el efecto que hacen artículos así entre afectos al secesionismo rampante y totalitario. incapaces de nada que no sea el desprecio de aquéllo que no quieran imponer unilateralmente, por decirlo de manera suave. No salen del racarraca habitual y, además, les enfada que haya quien razone libremente proponiendo alternativas a su régimen totalitario, en lo económico, cultural, étnico y, claro está, político. Van de listas únicas, editoriales únicos, lengua única etc… No saben más, tampoco pueden despreciar más. Es lo suyo, y para eso se les financia, adoctrina, lanza…

    • Deus ex Machina
      Deus ex Machina Dice:

      Menuda desfachatez. Se planta aquí soltando soflamas y ¿somos nosotros los que debemos demostrar que lo que dice es falso? Ole, ole y ole

      No oiga, la cosa no funciona así. Si usted quiere escribir afirmando algo, demuéstrelo usted, por que lo que hace es escribir elucubraciones, más parecidas a teorías de la conspiración. No aporta ni un solo dato, ni uno, de lo que dice que está demostrado. Qué dato aporta para decir que los catalanes están adoctrinados? Ninguno. Para usted el mero hecho de que existen nacionalistas o independentistas ya demuestra que están adoctrinados porque para usted el mero hecho de querer un país independiente ya le parece algo sin sentido, carente de lógica. Vamos, lo que viene siendo un sesgo cognitivo que impregna todo lo que de esa idea surge.

      Sin embargo desprecia un dato, pequeño como el que aporto, donde se ve que las televisiones de ámbito nacional, donde es imposible entenderlos como controlados o subvencionados, en el año 2013 tenían una cuota de pantalla de casi el 70%. Pero, sí, usted invente sin aportar datos, especule y créase sus propias especulaciones.

      Y sobre la manipulación franquista, comparar una época con indices de analfabetismo de país tercermundista con un país como el actual me parece hasta jocoso. Y lo que yo planteo, claro que hubo manupulación franquista, pero yo no invalido a todo español criado en el sistema de aquellos años llamándolo antidemocrático, básicamente porque es absurdo. Sin embargo si siguiese su argumento de que en Cataluña se lavan cerebros tendría que llegar a la conclusión de que sí, la gente criada en el sistema franquista ha de ser antidemocrática.

  15. nicofiro
    nicofiro Dice:

    Lo mejor sin embargo es la referencia (me niego a llamarlo argumento) a los catalanistas anti-charnegos,como si fuese relevante lo que piensan cuatro trasnochados (de los que en España por cierto también hay unos cuantos). No sé, si visita Berlín alguna vez, me avisa y nos vamos al extrarradio o a la Sajonia profunda. No tardaremos en encontrarnos con algunos neonazis. A su vuelta podrá avisar al mundo: Merkel planea un nuevo holocausto.

    • Carlos
      Carlos Dice:

      Vamos a ver Nicofiro, no me gusta hablar de experiencias personales porque están por definición sesgadas pero ya que cada uno habla de lo suyo yo también.
      En 2003 conocí a una chica muy maja (sin ironía )en Inglaterra que era de Barcelona. No de la Catalunya profunda, no, de Barcelona de lo que se podría llamar alta burguesía. Me dijo que no quería que le diesen a Madrid los juegos porque odiaba Madrid. Otra amiga mía también conoció a un chico universitario de Barcelona que después de estar con él hablando un día dijo que le sorprendía encontrar a alguien majo en Madrid. Estas cosas también pasan y necesitan una explicación. Si no son fruto del adoctrinamiento que baje Dios y lo vea. Yo también me siento manipulado pero creo que allí la intensidad de manipulación y la falta de pluralidad es mayor, más que nada porque quienes más se benefician de ello son los partidos nacionalistas. Pero vamos, reconozco que la ignorancia del otro es mutua.

      Hablais también mucho de los canales de televisión pero una entrada en Politikon basándose en datos del CIS demuestra que lo que votan a CIU y a ERC ven sobre todo TV3. En cambio el resto de votantes de otras formaciones veían distintos canales de forma más repartida. Yo no he visto que en Madrid se haya tratado a nadie mal por ser de fuera. Es más conozco a muchas personas de fuera que lo que me dicen es que Madrid es más abierta que Barcelona.

      Y con respecto al modelo linguístico, pues sí, entiendo que no genere muchos problemas y que todos están encantados. Tan encantados que si por ejemplo la Generalitat ofreciera un modelo lingúístico bilingüe al que quisiera, nadie lo pediría… es eso lo que estáis diciendo? porque no me lo creo.

      Un saludo

    • nicofiro
      nicofiro Dice:

      Comentarios de ese tipo son fruto la ignorancia y los prejuicios y una historia llena de tropiezos (mitológicos y reales), sin más. Ha oído alguna vez a alguien hacer un comentario despectivo sobre lo arrogantes que son los franceses? Yo decenas, pero no me aventuraría a decir que esto es un problema de adoctrinamiento por parte de los medios de comunicación. Pregúntele a un alemán lo que ha tenido que soportar viajando por el mundo y sin embargo nadie sostendría que existe una campaña mundial tratando de vender a los alemanes como nazis.
      En la misma entrada a la que hace referencia, se dice claramente que no está claro qué viene primero, si la filiación por un partido y después la elección de un canal o si se simpatiza por un partido después de ver mucho un canal de televisión. Y existen claras preferencias de votantes de partidos españoles por canales concretos: están ellos también manipualdos y abducidos? Ciertamente el efecto con TV3 es mucho mayor… pero eso es bastante lógico, teniendo en cuenta que es el único canal en catalán (bueno, está 8tv, pero vamos).

      Y ojo, que no niego que TV3 haya perdido mucha calidad. Hace cuatro-cinco años era de lo mejorcito que había en España y ahora cada vez que vuelvo por Barcelona la veo sesgadísima. La degeneración que ha sufrido TV3 es evidente y lamentable. Pero también TVE ha ido por el mismo camino. (Y en general ninguno de los medios privados españoles tiene una calidad informativa significante.)

  16. Suso
    Suso Dice:

    Como dicen otros comentaristas más arriba, me parece lamentable que un artículo como este aparezca en un medio como este, que yo presumía serio, al nivel de otros blogs abanderados de la discusión con argumentos y el regeneracionismo político como Politikon o Nada es gratis. Me he llevado una gran decepción.
    Digo lo anterior porque cada uno puede tener la opinión que quiera, pero cuando se hacen afirmaciones de supuestos hechos hay que apoyarlos con datos, y tratar de elevar el nivel del debate con argumentos razonados, no con afirmaciones difíciles de comprobar. Por mi parte he puesto de manifiesto uno: Los partidos nacionalistas catalanes son unos de los partidos cuya representación parlamentaria en el Congreso de los Diputados es más ajustada a su número de votantes, al contrario de lo que se afirma en este artículo.
    Y por si alguien tiene alguna suspicacia, soy gallego, no soy nacionalista (de ningún signo) y me considero de izquierdas.

    • nicofiro
      nicofiro Dice:

      Me pasa exactamente lo mismo. Y buceando en el perfil del autor veo que encima no es la primera vez. De hecho el caballero tiene un post acusando al nacionalismo catalán de usar métodos nacionalsocialistas, llegando a comparar la presunta persecución de españolista en Cataluña con la de los judíos en Alemania.

    • Deus ex Machina
      Deus ex Machina Dice:

      Supongo que se refiere a mí. Yo no dudo de las artes manipuladoras de los nacionalistas, niego que sean efectivas. Pensar que en Cataluña haya independentistas se debe a un lavado de cerebro colectivo mediante la educación y los medios de comunicación es absurdo. Es pensar que la gente de Cataluña es poco menos que idiota

  17. ENNECERUS
    ENNECERUS Dice:

    Izaskun: Tampoco parece razonable que pueda ser cualquier cosa menos lo que es, siempre que ese cualquier cosa sea mayor separación o diferencia.

    ¿Por qué no plantear una reforma constitucional recentralizadora?

    ¿Por qué la nación española debe definirse constitucionalmente como “cuasiplurinacional?

    ¿Por qué la imposición lingüística es legítima?

    ¿Por qué la opinión de una mayoría relativa y simple (esto último incluso en el sentido aragonés del término) ha de imponerse sobre los derechos individuales fundamentales?

    A mí me parece muy bien la imposición lingüística en catalán. Demuestra que la cultura catalana es impostada, artificial, excluyente y débil, pues sin la “ayuda oficial” quedaría reducida a lo que es, un reducto. En cambio la potencia de la cultura española y en español está a la vista. Increíblemente sobrevive en Cataluña a pesar de los pesares.

    Lo único que me fastidia es que lo hagan con mis impuestos y los de todos los españoles y que los políticos “españoles” se limiten al postureo y dontancredismo.

    • Anónimo XXL
      Anónimo XXL Dice:

      Usted no tiene ni la menor idea de lo que dice. El castellano tiene más vigor que nunca en Cataluña, mucho más que en el franquismo (lo cual es paradójico: http://www.sinpermiso.info/articulos/ficheros/cj.pdf).

      Básicamente usted propone un darwinismo lingüístico donde el más fuerte se imponga al más débil sin ningún tipo de consideración a la pérdida civilizatoria que ello implica ni a lo que una comunidad política quiere, en este caso respecto a su lengua. ¿Imposición lingüística? ¿Pero usted se ha parado a escuchar qué se habla en las calles de Cataluña? ¿Se ha fijado en los resultados escolaresde los alumnos catalanes en lengua española, que están en la media española, teniendo que estudiar un idioma más? http://www.lavanguardia.com/politica/20110906/54211211077/el-nivel-de-castellano-de-los-alumnos-de-catalunya-esta-en-la-media-del-resto-de-las-comunidades.html)

      Yo creo que usted no ha vivido en Cataluña, y si lo ha hecho, no ha entendido absolutamente nada de nada. Es víctima de una mentalidad colonialista donde lo único digno de protección es el hecho español. Lo que no sea eso debe ser barrido por las fuerzas de la dinámica histórica y de la inercia de la realpolitik. Se puede ser español, españolista, defender la inmersión lingüística, la centralización y humanista, sin caer en contradicciones. Pero algunos llevan una losa demasiado pesada, grande y libre.

      Y con sus impuestos nada de nada, porque Cataluña es contribuyente neto. Y si usted vive en Cataluña, a ver si convence a más gente para que cambie el signo del voto en el Parlamento. Y no me compare su problema personal con la lengua con un problema político, por ahí ya sería de muy bajo nivel.

    • ENNECERUS
      ENNECERUS Dice:

      Disculpe usted, Sr. Anonimo XXL. Usted no puede demostrar que Cataluña sea contribuyente neto ni tampoco que el catalán sea la única lengua “propia” de Cataluña. Ni siquiera puede usted demostrar que el pueblo catalán esté entusiásticamente a favor del autogobierno, teniendo en cuenta que en el referéndum para el estatut zapateril ni siquiera votó la mitad del censo electoral.

      Yo SÍ LE PUEDO DEMOSTRAR A USTED:

      a) Que soy ciudadano español de origen.

      b) Que el pueblo español al que pertenezco refrendó mayoritariamente una Constitución.

      c) Que YO SÍ SOY UN CONTRIBUYENTE NETO al estado español en general y a la comunidad autónoma catalana en particular. Por consiguiente si Cataluña tiene derecho a decidir en su condición de sujeto político contribuyente neto a las arcas del estado español, del que reniega, yo exijo mi derecho a:

      1º.- Decidir si quiero o no pertenecer al sujeto político pueblo español.

      2º.- Decidir si quiero o no pertenecer al sujeto político pueblo catalán o cualquiera de sus pseudoestaditos.

      3º.- Decidir qué porcentaje de mis ingresos legítimamente adquiridos con mi trabajo deben ser destinados a impuestos.

      4º.- Decidir el destino finalista de los mismos.

      No digo yo que Cataluña sea menos que yo. Lo que sí digo es que yo no soy menos que Cataluña. Y ya puestos, que España.

      Por otra parte la salud o no del castellano y la cultura española en Cataluña me es por completo indiferente. Ese no es mi problema. Si los que residen mayoritariamente en Cataluña deciden renunciar a una cultura más amplia en español, no seré yo quien me enerve. Eso mí, me solidarizo con las pocas familias que se rebelan contra la limpieza étnica y sobre todo con sus hijos, víctimas directas inocentes de un conflicto artificial.

      Y por supuesto quien no tiene ni idea de lo que dice es usted. Un parlamento no es soberano, ni el español ni el catalán. El pueblo catalán tampoco es soberano, ni siquiera “Tejherrero de Miñón” como le llamaba Alfonso Guerra ha ido tan lejos. Tomarse esas atribuciones tiene un nombre y se llama GOLPISMO. Le guste o no.

      Y para que quede claro, repito una vez más que SOY PARTIDARIO DE LA INDEPENDENCIA DE CATALUÑA, siempre que las condiciones sean refrendadas por y no impuestas a el pueblo español, que es el titular de la soberanía nacional.

    • nicofiro
      nicofiro Dice:

      Ennecerus: échele un ojo a los resultados de las elecciones catalanas. Los partidos anti-autogobierno suman un mísero 19%. Y ojo, porque creo que ni el PP ni Ciutadans abogan abiertamente por la abolición total del autogobierno.

  18. Juan Ciudadano
    Juan Ciudadano Dice:

    A Deus ex Machina
    No digo y ni siquiera sugiero que los catalanes sean idiotas; pero me parece que el adoctrinamiento en los colegios desde la más tierna infancia, que es sumamente indecente, y la propaganda constante algo tendrán que ver con el incremento del número de separatistas en las últimas décadas.
    Por otro lado usted parte de una premisa que no creo que sea correcta, como es que solo los idiotas son susceptibles de ser manipulados por el adoctrinamiento y la propaganda.

    • Antonio
      Antonio Dice:

      Dos detalles en cuanto al “adoctrinamiento”: a ninguna sociedad se la puede “adoctrinar” contra su voluntad. Pero si a esa sociedad se le “vende” su superioridad, que los problemas vienen del “otro”, etc., eso cuela socialmente. Ha habido casos en la historia, en sociedades con un alto nivel de instrucción, en los que han bastado quince años para “adoctrinar” (con su propio beneplácito) a la gran mayoría.
      Otro detalle: ya en 1983, estando yo en Barcelona haciendo el servicio militar, mis “colegas” voluntarios, recién salidos de C.O.U. y de familias burguesas barcelonesas bien pensantes, me sostenían que Franco había maltratado a Cataluña económicamente porque todas las empresas del INI se las había llevado a Galicia, y otras estupideces por el estilo.

  19. Alberto Gil
    Alberto Gil Dice:

    Un par de comentarios “sin acritud”.

    -Sobre la manipulación, parece un mantra postmoderno decir que todos somos muy listos y que el pueblo no es manipulable. Siento despertar a más de uno de su sueño amable: todos lo somos. La publicidad se basa en eso, ¿por qué compramos una determinada bebida? Porque está de moda,. ¿por qué compramos en rebajas más de la cuenta? Porque imitamos… NO es que haya que rasgarse las vestiduras, simplemente es un dato más de una realidad compleja. ¿Qué pasó con el referéndum de la OTAN? ¿Hubiera sido posible haber cambiado la posición de la gente sin contar con las dos cadenas públicas nacionales? Pregunta: ¿sería un éxito el derecho a decidir sin TV3 (aunque tenga “solo” un 17,6 % de seguimiento? Si es así que se cierre porque cuesta mucho a todos los catalanes/españoles. ¿Sería un éxito sin la agencia de publicidad contratada al efecto (la misma que Cameron para el “better together”) Eso es desconocer la naturaleza humana.

    -lo importante es que existe un plan primorosamente aplicado. No es un insulto, supone reconocer que el nacionalismo separatista ha sido más listo que el resto y que ha tenido una estrategia que está teniendo éxito, porque enfrente el resto estaba en el guindo o a por uvas. Otro ejemplo: ha reconocido Avishai Margalit (2010, p. 131) que: “los intentos artificiales de diluir los símbolos de un país para permitir que las minorías participen en ellos pueden hacer que la mayoría se sienta menos identificado con su país”. El esfuerzo tiene sin duda algo de paradójico cuando esa disolución tampoco sirve para integrar las minorías, al mismo tiempo que sin duda erosiona la vitalidad del país y de su marca, la autoestima, la cohesión y la confianza de la mayoría. Basta asistir al canto de un himno nacional en un campo de fútbol o en otro acto de masas para entender lo que estamos afirmando. Al final perdemos todos.

    Pues eso.

    • Anónimo XXL
      Anónimo XXL Dice:

      Creo que ahora ya llegamos a estar de acuerdo en algo en lo que he insistido: todos los Estados son nacionalistas e intentan influir en la identidad de los ciudadanos. Todos. Pero sigo sin entender por qué el nacionalismo catalán es el demonio y el nacionalismo español el ángel redentor.

      Evidentemente, no estamos libres de condicionamientos. Hay un libro, “Industrias de la conciencia”, que habla precisamente del poder de la publicidad. No obstante, creo que hay que medir las palabras cuando se hacen determinadas afirmaciones, ya que pudiera parecer que lo español, por “no manipulado” o “menos manipulado” que lo catalán, es “mejor”. Sin embargo, yo como independentista intento reflexionar y si llego a una conclusión que implique un replanteamiento de las cosas, lo haré, sabiendo que tengo mis limitaciones y mis influencias, aunque no pueda precisarse a veces qué espacio de socialización me influye más. Pero hay que acotar hasta dónde llega esto, pues aceptar su argumento implica que, a largo plazo, se producirá la fagocitación de las culturas de todas las sociedades por una última y única cultura planetaria desprovista de muchas de sus tradiciones que cuenta con milenios de antigüedad (creo que esto ya es otro debate).

      Por cierto, que el genocidio cultural más brutal que se ha dado en España no ha venido de determinadas regiones, sino del Estado central, con una represión brutal en la posguerra y un aniquilamiento pavoroso del carácter español. Ese es el condicionamiento más grande que se ha dado nunca en este país, al lado del cual el de cualquier nacionalismo de España, el nacionalismo estatal o uno periférico, palidecen por ridículos (si bien, hay cierto nacionalismo estatal al que no le importa porque ya le hicieron el trabajo)

Los comentarios están desactivados.