“Los reyes magos son los padres”: reflexiones sobre lo que ofrece Podemos

Los periódicos se han llenado de análisis y referencias al nuevo partido, Podemos, capaz hoy de cuestionar la victoria en las elecciones autonómicas del 2015, e incluso amenazar la victoria en las elecciones generales. El análisis de este éxito se ha repetido muchas veces: un diagnóstico acertado de lo que ha llevado a España a la actual situación, y un hartazgo de los ciudadanos al asistir cada día a un nuevo caso de corrupción que afecta a los partidos que han protagonizado la vida política en España desde la Transición.

Podemos no solo ha sido capaz de transmitir un mensaje de regeneración convincente, ha sido también capaz de transmitir una imagen diferente. No puede sorprender la demanda de la sociedad española de una propuesta regeneracionista, pero sí sorprende la aceptación de la propuesta económica de este nuevo partido. En un análisis trivial podríamos considerar que algunas de sus propuestas económicas son atrevidas, y otras simplemente disparatadas. Los datos muestran que un 40% de su intención de voto son personas que consideran sus propuestas económicas irrealizables, pero prefieren apostar por un modelo diferente, o por un voto de castigo a las propuestas tradicionales. Aún bajo estas premisas, la aceptación y la ilusión que estas medidas generan en un porcentaje importante de la sociedad merecen un análisis diferente, ¿por qué es tan atractivo el mensaje de Podemos?

La caída del muro de Berlín parecía ofrecer una clara oportunidad para sacar conclusiones definitivas sobre los dos modelos económicos que se habían impuesto tras la segunda guerra mundial: el modelo capitalista y el modelo socialista. Un país como Alemania había quedado dividido en dos, y cada mitad había aplicado un modelo. Tras 28 años, podían compararse los resultados. El fracaso del modelo socialista fue bastante evidente. Si la caída del muro de Berlín parecía vaticinar el final de la utopía socialista, el desarrollo del Estado del Bienestar en Europa, y en especial el éxito del modelo en los países nórdicos ha mantenido viva la esperanza de un modelo que permita generar riqueza, y al tiempo ofrecer una seguridad a todos los ciudadanos basada en la socialización y en la solidaridad. Hoy, 25 años después de la caída del muro,  muchas de las propuestas de la utopía socialista que representa Podemos siguen manteniendo su atractivo y su vigencia … a pesar de sus reiterados fracasos.

La entrevista de Jordi Évole a Pablo Iglesias en el programa Salvados (ver aquí), sin duda tuvo algunos momentos realmente interesantes. Uno de los que más me llamó la atención es el momento en que Jordi le pregunta sobre cómo se nacionaliza una empresa. La respuesta de Pablo Iglesias es inapelable: “Con un decreto”.  Es tan atractivo pensar que las dificultades de la vida se superan con una ley. Es tan atractivo pensar que la solución a todos nuestros problemas económicos es una “ley de emprendimiento”, o una “ley de la felicidad”. Otra de las propuestas estrella del programa de Podemos es la creación de nuevas plazas de funcionarios. Nada hay más sencillo que luchar contra el paro creando puestos de funcionarios. Que el salario de esos funcionarios deba salir de unos impuestos que alguien debe pagar, nos despierta del sueño de la sencillez de la propuesta, pero no siempre queremos despertar. Es tan sencillo pensar que basta la intervención del Estado para solucionar todos nuestros problemas. Para responder a la difícil pregunta del origen del dinero que debe pagar el sueldo de los nuevos funcionarios, la renta básica universal, o las nuevas pensiones, siempre nos gusta pensar que la lucha contra el fraude fiscal o los impuestos a los ricos serán la solución. En otro momento de la entrevista de Jordi Evole, plantea a Pablo Iglesias la “dificultad” de cuadrar esas cuentas basadas en el fraude fiscal, incluso en supuestos muy generosos. En la respuesta Pablo Iglesias no se desanima. El descuadre no es un inconveniente, solo es preciso tener fe en la solución propuesta.

Quizás la explicación que mejor define el éxito del modelo socialista de partidos como Podemos es el miedo al futuro. Todos sentimos vértigo al futuro. Todos necesitamos pensar que si todo va mal, que si la vida se pone difícil, el Estado siempre estará ahí para ayudarnos y sacarnos adelante. Incluso el lenguaje muestra como las personas percibimos el futuro. Hablamos de “por-venir”, para referirnos a ese futuro que siempre nos atemoriza. Preferimos pensar en un futuro que vendrá, y nosotros solo tenemos que esperarlo, y reclamar nuestra cuota de felicidad. Si el Estado reparte la felicidad aplicando el principio del igualitarismo, a nosotros nos tocará nuestra parte, pase lo que pase. Ese es el gran atractivo de las propuestas de partidos como Podemos.

La realidad es que deberíamos hablar del futuro como un “por-hacer”. Un futuro que tenemos que construir cada uno de nosotros. Pero eso infunde más temor. “Hacer” exige esfuerzo y entraña riesgos.  Como señalaba José Antonio Zarzalejos en un reciente artículo sobre las consecuencias del retroceso de la clase media en España (ver aquí) el miedo al futuro nos lleva a pedir seguridad a cambio de libertad, nos lleva a primar la socialización en vez del mérito y el emprendimiento; y la cerrazón en vez de la apertura.

La economía es una disciplina poco intuitiva. En gran medida es muy contra-intuitiva. Los economistas nunca han tenido demasiado éxito intentado explicar por qué un despido más barato ayuda a crear más empleo, o por qué unas prestaciones sociales demasiado generosas pueden dificultar el crecimiento económico, o por qué políticas proteccionistas para los productos locales no son las más apropiadas, o por qué los “impuestos a los ricos” no suelen ser la respuesta a la falta de ingresos fiscales. Los debates sobre los “mitos de la economía” o sobre los “sofismas de la economía” han sido una de las constantes de las últimas décadas. De las muchas y brillantes muestras, este artículo (ver aquí) es un buen aperitivo para los no iniciados. Quizás no todos compartan los sofismas planteados, pero ofrece una idea clara de cómo conceptos económicos que percibimos como intuitivos son considerados por muchos economistas no solo erróneos, sino nocivos. A veces es necesario recordar que la idea misma de la bondad de la “competencia” en los mercados no se abre camino hasta bien entrado el siglo XIX, y antes los monopolios siempre fueron considerados la mejor opción. El liberalismo en los mercados es una idea compleja y nada intuitiva.

El debate no es sencillo. Defender que es mejor educar a un niño en el egoísmo que en el igualitarismo y la solidaridad sería tachado de despropósito por la mayoría de nosotros. Y sin embargo, lo que muchos economistas nos intentan transmitir es que el mérito no premiado conduce a la desilusión y a la apatía, y por ello el igualitarismo conduce a la pobreza. Difícil tarea.

El debate sobre liberalismo o intervencionismo han llenado páginas y libros. Solo queda lamentarnos que adentrándonos en el siglo XXI seguimos sin verdades irrefutables y concluyentes. Lo que debe contar en el debe de los economistas. En el artículo reseñado anteriormente María Blanco recuerda la afirmación del economista Bastiat, economista del XIX y considerado uno de los mejores divulgadores del liberalismo de la historia, que afirmaba que los intervencionistas siempre parten con ventaja, porque defender la libertad es más difícil. La tentación de dejarnos llevar por el intervencionismo es casi irresistible, porque muestra un mundo mucho más sencillo. Esa es la promesa de partidos como Podemos que siempre han aparecido a lo largo de la historia en momentos de crisis y deslegitimación de la clase política. Un mundo sencillo en que el Estado nos resolverá todos nuestros problemas aplicando los sencillos e intuitivos principios del igualitarismo y la solidaridad.

Los modelos económicos pretenden transmitir incentivos correctos a la sociedad. Es de las verdades inapelables que muestra la economía. Las personas responden a los incentivos. Si estos son correctos, son las personas las que generarán riqueza y bienestar para toda la sociedad. Si son incorrectos es seguro el fracaso. Un gobierno que no promueva el mérito y el emprendimiento siempre ha terminado en fracaso. La utopía igualitaria promovida desde la demagogia siempre ha terminado en fracaso y pobreza.

El verdadero desafío es encontrar ese modelo económico que promueva un equilibrio entre el premio al riesgo, al mérito y al emprendimiento, y la cobertura social para todos aquellos que lo precisan, sin que ello desincentive la búsqueda de un futuro mejor. Lástima que los economistas sigan fracasando en sus intentos de ofrecer respuestas concluyentes y definitivas. Mientras, las crisis económicas siempre vendrán acompañadas de propuestas de soluciones sencillas e intuitivas, basadas en la utopía igualitaria. La historia se repite y el final nunca fue feliz.

 

 

27 comentarios
  1. Joaquin L.M.
    Joaquin L.M. Dice:

    Magnifico escrito para el debate. Me he permitido transcribir a continuación unos breves párrafos en el que vemos que este asunto estaba resuelto mucho antes del siglo XIX.

    “En la historia de las doctrinas políticas se considera que fue Aristóteles quien individualizó y definió por primera vez la demagogia o democracia, definiéndola como la “forma corrupta o degenerada de la Democracia” que lleva a la institución de un gobierno tiránico de las clases inferiores o, más a menudo, de muchos o de unos que gobiernan en nombre del pueblo.”

    Aristóteles sostenía que cuando en los gobiernos populares la ley es subordinada al capricho de los muchos, definidos por él como los “pobres”, surgen los demagogos que halagan a los ciudadanos, dan máxima importancia a sus sentimientos y orientan la acción política en función de los mismos. Aristóteles define por lo tanto, al demagogo como “adulador del pueblo”.

    La demagogia o democracia, según Platón y Aristóteles, puede producir (como crisis extrema de la República), la instauración de un régimen autoritario oligárquico o tiránico, que más frecuentemente nace de la práctica demagógica que ha eliminado así a toda oposición. En estas condiciones, los demagogos, arrogándose el derecho de interpretar los intereses de las masas como intérpretes de toda la nación, confiscan todo el poder y la representación del pueblo e instauran una tiranía o dictadura personal. En sentido contrario y paradójicamente, muy habitualmente, las dictaduras se han instalado sosteniendo que lo hacían para terminar con la demagogia.

    Aristóteles escribe que cuando un gobierno persigue el interés general de su población es virtuoso pero si persigue el de un solo individuo o unos cuantos se desvirtúa. Aristóteles define a la demagogia como la corrupción de la república. En este sentido una República debe velar por el interés de todos incluyendo pobres y ricos, por lo que la demagogia como el predominio del interés de los pobres con exclusión de los ricos constituye una aberración.”

    ¿Está claro, no? Saludos

    • Demostenes
      Demostenes Dice:

      Creo que tienes varias erratas, y donde pones “demagogia y democracia” como formas corruptas de la democracia (lo que no tiene sentido) debería ser “demagogia y OCLOCRACIA”.
      http://es.wikipedia.org/wiki/Oclocracia

      Pero si, más allá del término concreto, estoy de acuerdo con lo que dices.

  2. Jorge
    Jorge Dice:

    Por favor, que alguien me explique por que esta critica va dirigida a Podemos, cuando PP y PSOE caen en gran medida en las mismas falacias economicas.

    Como bien dice el autor, “La realidad es que deberíamos hablar del futuro como un “por-hacer””. A gran parte de los españoles nos han robado esa capacidad de hacer, nos han robado el futuro en nuestro pais. Por desgracia, el unico partido que ha sabido señalar esto y utilizarlo de manera eficaz para hacer politica ha sido Podemos. Si, ahora todos se suben al carro, pero yo vote a UPyD hace unos años creyendo que su estandarte era la regeneracion y mi decepcion fue grande al ver que durante mucho tiempo su unica obsesion fueron los nacionalismos.

    Dejemos en paz a los de Podemos con sus ideas y propongamos alternativas tan ilusionantes como la que ellos proponen. Y lo que ilusiona es la ruptura con el antiguo regimen (el actual), el rendimiento de cuentas y el mirar por el bien de la mayoria de los españoles.

  3. Manu Oquendo
    Manu Oquendo Dice:

    Me ha encantado el corto de Juan Luis Redondo.

    Especialmente cuando resalta la fuerza psicológica de ciertas palabras como “decreto” en determinados momentos.
    Iglesias también es un comunicador profesional.
    En esta etapa todo es subliminal y dominarlo no es cuestión de dinero sino de empatía y reflejos.

    Salgo de viaje en quince minutos y no voy a poder comentar todo ni leer una segunda vez pero, a bote pronto, creo que la línea de asimilar el éxito de Podemos a una forma de regeneracionismo no termino de verla por motivos que corren bastante hondos entre las personas normales.

    Hace ya mucho que gran parte de la población ha dejado de creer en los parámetros clásicos como “Muro de Berlin”/”Libertad Occidental” o “Izquierda”/”Derecha” o “Xenofobia”, “Globalización” o “Europa es el futuro”.

    Son muchísimos y en todos los niveles culturales los que captan y rechazan la continua coacción mediática y, cuando “se dejan ir” lo hacen sabiéndolo y rechazando algo. Los Mass Media, sistema puro, están muy por fuera de lo que circula.

    Son varias las generaciones nacidas en el mundo después de Bernays, Le Bon, Freud, Adler, Trotter, etc. Los que sacaron a la luz las bases biológicas y psicológicas de nuestros comportamientos menos perceptibles pero fundamentales. Las han mamado desde antes de nacer.

    El otro”Muro” cayó mientras crecía el nuestro. Un nuevo muro sin alternativa, sin “un lado mejor”.

    Uno total, donde todas tus comunicaciones están monitorizadas y preservadas, donde tu capacidad de elegir y de excluirte se esfuma un poco más cada día y donde en torno al 50% de la población prosigue su ruta con la ayuda de medicinas y drogas todavía ilegales. Un mundo donde el empobrecimiento material de la mayoría ya es imposible de ocultar hasta por métricas falseadas.

    Circula por la red una clase de Filosofía Política de Carlos Monedero en Venezuela que dura un par de horas y lo deja todo claro y sin tapujos. A Carlos (51 tacos) lo tienen “Tapao” por ahora.

    La gente que dice ir tras Podemos lo hace, a mi modo de ver, desde el reconocimiento de que No Quiere este sistema. Entre sus razones más o menos verbalizadas están:

    1. No encuentra en él las bases de la Legitimidad Otorgada esencial en cualquier sistema político. El sistema de representación vigente está muerto y más a escala supra-estatal que es la que cuenta.

    2. Sabe, porque lo vive en directo, que lleva años, y no cuatro ni cinco, empobreciéndose igual que más del 95 por ciento de la población occidental.

    3. Sabe también que endeudarse para consumir –hoy, como siempre– es una fase terminal y que el sistema vive de ello, de endeudarse.

    4. Que lamentablemente, los pequeños partidos emergentes no son alternativa porque sus silencios los han delatado.

    5. Que “Podemos” no tiene soluciones, que estas son dificilísimas y que ya saldrá el sol por Antequera. Total…

    Buenos días y gracias por el artículo.

  4. Enrique Titos
    Enrique Titos Dice:

    Enhorabuena por la reflexión, que creo cubre con amplitud las motivaciones por las que la intención de voto de Podemos es tan alta en este punto.

    No obstante, me gustaría incidir en un punto, y es que el apoyo a este tipo de fuerzas no es generalizado en todos los países, y si bien muchos tienen sus propios fenómenos rupturistas del statu quo, pocos como España y Grecia amenazan en el corto plazo con alternativas aparentemente reales de gobiernos o coaliciones distintas a las de las ultimas décadas. Y el punto es el por qué habiendo dispuesto todos los paises de sistemas democráticos similares y siendo el capitalismo liberal/social el modelo predominante los resultados han sido tan variados. Que hay de la gestión y de la “calidad política” de los gobernantes en unos y otros países? Cuales son las razones de fondo que hacen que similares modelos den resultados tan diferentes? Es un problema de la estructura económica de base de cada país? Fueron los acuerdos economícos de incorporación de España a la UE los causantes a largo plazo de un modelo que no ofrece soluciones al empleo? Es el diferente impacto que la globalización o los excesos hasta 2008 ha producido en la situación economica de cada país dejando a parte de su población ausente de alternativas para el futuro? …

    Se podría pensar que para la empresa más complicada, los mejores gestores serán necesarios. Quizá la calidad de nuestros gestores públicos en el sentido amplio, no sólo no ha estado a la altura para posicionar España aprovechando las ventajas de la democracia como un país puntero en la escena europea y global, sino que además su gestión post 2008 claramente ha dejado mucho que desear.

    Pero de ahí a inferir que la solución es el modelo económico y político de Podemos (inédito en el éxito respecto a sus propuestas originales, y cambiante conforme se incrementan sus posibilidades de aceptación social y las citas electorales) o la calidad de sus gestores (inexistente, o en el mejor de los casos, desconocida) hay todo un mundo.

  5. Juan Luis Redondo
    Juan Luis Redondo Dice:

    Jorge, el post se centra en temas económicos, no en temas de regeneración o lucha contra la corrupción. Creo que todos estamos de acuerdo que Podemos ha sabido capitalizar el ansia de la sociedad española por una regeneración del modelo político. Pero el post se centra en el modelo económico. Y aunque todos los partidos se deslizan a la fácil demagogia de prometer muchas cosas, los modelos económicos que plantean son muy diferentes. La reflexión era sobre por qué un modelo como el planteado por Podemos, que ha fracasado innumerables veces a lo largo del último siglo, sigue teniendo atractivo y vigencia, y sobre el caracter contra-intuituvo de la disciplina económica.
    Hablar de “romper con el antiguo régimen”, no concreta mucho sobre cuáles son las propuestas para generar riqueza y empleo en este país. Quitarse de encima el lastre de la corrupción es un pilar básico para poder generar riqueza, pero vas a necesitar bastante más en el terreno económico.

  6. Gonzalo García Abad
    Gonzalo García Abad Dice:

    Estoy en desacuerdo con la segunda parte de la exposición. La Economía no es contraintuitiva, sino más bien desconocida. El problema, bajo mi punto de vista, es que hay un desconocimiento grande de la Economía. Para que la Economía sea útil en todo este tipo de debates es necesario incrementar el conocimiento básico de la gente. La Economía es intuitiva, muy intuitiva, porque al fin y al cabo es una forma de razonar sobre los problemas de nuestra propia vida. Por eso el razonamiento y la argumentación son claves.
    ¿Cuál es el problema de la Economía? El problema de la Economía es que la persona interesada ha de estar dispuesta a hacerse preguntas, muchas preguntas, y, a menudo, el número de preguntas crece más rápido que el de respuestas. En ese sentido, la Economía tiene un contrincante complicado, las ideologías. Las ideologías ofrecen respuesta para todo, antes incluso de formularse las preguntas. Sus respuestas suelen ser rápidas y sencillas, y el tiempo destinado a la reflexión es enormemente menor. El problema de las ideologías, y ahí está la gran baza de la Economía, es que a menudo ofrecen respuestas precipitadas. Es ante las preguntas formuladas por la Economía donde más frecuentemente se ven las carencias de las ideologías, aunque es cierto que las ideologías pueden tener algún valor como instrumento rápido de decisión.

    Un cordial saludo.

    • Juan Luis Redondo
      Juan Luis Redondo Dice:

      Gonzalo, la mayoría de la gente consideraría que lo intuitivo para proteger los puestos de trabajo es fijar indemnizaciones muy altas, que cuanto más alta sea la cobertura del paro, mejor para el bienestar de la sociedad y de la economía, o …. Hasta bien entrado el siglo XIX, el monopolio era la forma natural e intuitiva de explotar cualquier recurso. Parece más eficiente que una sola empresa explote un recurso, a que lo hagan varias que tendrán que replicar medios de producción. El debate sobre si es o no intuitivo es un debate subjetivo. Prefieres llevarlo al tema de la ignorancia, o el desconocimiento, pero creo que hay algo más. Muchas de las propuestas “aceptadas” van contra lo que la mayoría de las personas aceptarían como “el sentido común”, y eso hace a la economía más ajena a la mayoría de los ciudadanos, que mira esas propuestas contra-intuitivas con recelo. Por supuesto que si se conviertieran en expertos en economía lo verían de otra forma, pero por eso es por lo que se afirma que la intuición suele funcionar mal con la economía.

    • Carlos Caravaca Romero
      Carlos Caravaca Romero Dice:

      Excelente post Juan Luis Redondo y brillante respuesta … la Economía es un motor antiguo que pierde aceite cada milésima de segundo pero que nadie quiere sustituir por variopintos motivos.

      EE.UU desbancada por China como primera potencia mundial, Europa podría entrar en deflación por la crisis del Petróleo … Rusia se tambalea … las bolsas pierden inversores … los fondos buitre entran en masa en España … ¡venga ratas que la población las mata !

      http://www.carloscaravaca.com/como-controlar-la-economia-mundial/

    • Carlos Caravaca Romero
      Carlos Caravaca Romero Dice:

      Me refería a tu brillante respuesta Gonzalo García Abad … estoy de acuerdo en que la intuición es la base de la supervivencia económica … de lo contrario todos los economistas serían ricos y no lo son.

  7. Jesús Casas
    Jesús Casas Dice:

    Demagogia no, oclocracia. Lo que hay que preguntarse no es qué carta a los Reyes Magos “ofrece” este grupo (puesto que no ofrecen nada específico y mucho menos coherente, salvo eslóganes uno tras otro) sino porqué, tras casi cuarenta años de democracia, hay quien supuestamente contesta que les votaría, incluso donde no existen. Mal vamos si el pueblo soberano prefiere, en palabras de un conocido que les sigue y apoya, porque considera – desde una atalaya de reflexión en la que trabaja – que sólo Ciudadanos y Podemos se enteran del “cambio de paradigma”, lo que dice que vio en una pintada en Bolivia: “No me deis hechos, dadme esperanza”. ¿Neuropolítica? Será para personas sin bastón…Veamos qué pasa en Grecia y qué pasa luego con Grecia, veamos cómo evolucionan las encuestas y qué pasa en la elecciones municipales y veamos qué pasa en Cataluña. Si no-mensajes como este prenden, es que la ESO ya ha causado todos sus estragos. Y bueno, no está mal, los peor parados están siendo los que vulgarizaron nuestro sistema educativo, pero no importan, ya todo el mundo tiene su “TT” (título y tablet).

  8. Deus ex Machina
    Deus ex Machina Dice:

    Si lo mejor para combatir los mitos de la economía es un artículo de el Instituto Juan de Mariana, creo que los de Podemos estarán tranquilos.

    Por cierto, lo de intentar combatir mitos de la economía con otros mitos está muy bien. Esa afirmación, sin paños calientes, de que un despido barato aumenta el empleo se cae por su propio peso con un poco que indagues datos empíricos. Italia, con una indemnización el doble que España, tiene la mitad de desempleo que nosotros. Pero puede que no sea por eso

  9. Suarez
    Suarez Dice:

    El mensaje de Podemos resulta atractivo porque “promete” destruir a una oligarquía que se ha convertido en odiosa para la mayoría de los españoles, como consecuencia de su comportamiento francamente oligárquico y su corrupción. El resto de ingredientes de su ideario está dentro del consenso político dominante en España y Europa; idolización del Estado, sospecha sobre el mercado, envidia igualitaria, estatismo, impuestos crecientes, etc. Ingredientes todos ellos que conforman el confuso ideario de casi todos los partidos.

    El mensaje de salvación de Podemos no es revolucionario, en el sentido de que no pone en cuestión las ideas-creencia que fundamentan el consenso político existente. Si acaso, reafirma con más radicalidad los mismos mitos constitutivos de nuestro tiempo, “corrompidos” por “la casta”, prometiendo su restauración purificada tras la destrucción de la oligarquía actual.

    Ni siquiera sus representantes visibles generan una empatía especial o diferente a la de los integrantes actuales de la oligarquía. Tampoco más confianza. Son personajes coléricos, hablan con furia estereotipada, estreñida, insegura, infantil, no son simpáticos, carecen de humor y del fuego filosófico capaz de encender la alquimia unificadora de la multitud.

    Son personajes de cartón piedra, similares a los que actualmente están en el poder, malos actores de la política todos ellos. Su fuerza reside en representar el odio que merecidamente se ha ganado a pulso la oligarquía actual, con la que se fusionarán sin destruir, incapaces de consumar el parricidio que prometen. Les falta seguridad en sí mismos, madurez y talento. Son el resultado de nuestra sociedad infantilizada.

    Su efecto sobre la política en España es devastador. Más allá de la cuota de poder que lleguen a alcanzar, ya se ha generado un nuevo eje sobre el que pivota el sistema de adhesiones políticas, arrastrando a todos los partidos hacia una profundización, más aberrante si cabe, del conjunto de ingredientes de la política que nos ha conducido hasta hoy.

  10. José
    José Dice:

    Hola, cuando se argumenta desde los partidos tradicionales, particularmente el PP, que Podemos es antisistema, es cierto en cierta medida, pero también es deshonesto en el sentido de que los propios partidos tradicionales han actuado como antisistema: invasión de la judicatura (atentando contra el principio “sistémico” de separación de poderes), invasión de los medios de comunicación (tVs autonómicas como propaganda pagada por todos y echando a los 3 directores de periódico más importantes), protección a oligarquías económicas para que o funcione la competencia,. Lo que quieren muchos ciudadanos cabreados no es cambiar el sistema, sino expulsar del mismo a los que lo han pervertido, y lamentablemente, no vemos salidas claras (quizá Ciudadanos o UPD y tampoco son para tirar cohetes)

  11. Joaquin L.M.
    Joaquin L.M. Dice:

    Aristóteles anterior a Polibio, diferencia democracia de Democracia (con mayúsculas) y no son contradictorias. Existen según él, dos acepciones de democracia, la primera con minúscula, “la subordinación de la Ley al capricho de los muchos”, que es la “forma corrupta o degenerada de la Democracia ” (esta si con mayúscula).
    La llegada al poder de Podemos, sería considerada por Aristóteles como democracia con minúscula, porque se establece en base a la demagogia.
    Fue Polibio, casi doscientos años después, quien definió esta desvirtuación como “oclocracia”.
    Demostenes en su bienintencionada corrección que agradezco, usted olvida la mayúscula en la segunda Democracia.
    Demagogia:
    – Uso político de halagos, ideologías radicales o falsas promesas para conseguir el favor del pueblo.
    – En la antigua Grecia, gobierno dictatorial con el apoyo popular.
    Gracias y saludos

  12. KC
    KC Dice:

    Yo sólo diré que cuando leo textos sobre economía anglosajones me parecen muy válidos y con un criterio inapelable la mayoría de las veces (no todos, claro). Leo textos españoles o italianos y es al revés, la mayoría de las veces son auténticas idioteces y es raro que haya uno con un criterio más o menos objetivo. Es como que, en general, parecen concluir que o es A o es B, sin contar con C, lo cual es el reflejo de un problema más complejo.
    Claro que luego escucho a los políticos de una y otras áreas geográficas y es cuando uno entiende que los economistas latinos no tienen ni puñetera idea de Psicología (además de otras cosas, como explica un buen artículo de El País el otro día), aparte de que la política española es un concurso de auténticos incapaces en prácticamente todos los partidos. Lo que hay son una especie de bandas, que en otras épocas hubieran sido tildado de mafiosas y poco más.

  13. ENNECERUS
    ENNECERUS Dice:

    Grande, muy grande, la labor del Instituto Juan de Mariana, que rinde homenaje al gran clérigo precursor de muchas ideas económicas que un siglo más adelante tomaron los liberales ingleses. En España, la Escuela de Salamanca fue postergada, silenciada y eliminada con gran éxito por Felipe II y sus sucesores. La decadencia española vino de la mano de la eliminación del debate y el progreso ideológico y científico, por más que el poderío militar y económico de la Corona y el increíble, inigualado y quizás inigualable nivel de la literatura permitiera que fuera muy dulce y prolongada en el tiempo.
    Concuerdo con el articulista y en gran parte pero no en todo (para variar) con Manu Oquendo.
    El problema básico del español medio y no tan medio (ignoro si pasa lo mismo con los ciudadanos de los países de nuestro entorno aunque me malicio que sí) es la fusión del ignorante y el inquisidor con el resultado de un todólogo.
    ¿Es la economía una ciencia antiintuitiva o al menos, poco intuitiva? Pues sí. Pero también lo es la física, al menos si nos fiamos de nuestros sentidos. La Tierra no parece esférica, sino plana y así se creyó por milenios, sin que ello impidiera la navegación a vela. Aparentemente el Sol gira alrededor de la Tierra cuando es al revés y la teoría que afirmaba lo contrario (que no pudo ser demostrada hasta mucho después) fue utilizada como arma política, lo que la desacreditó como tal ciencia por los poderosos de la época. Cualquier teoría científica se reputa por cierta hasta que otra demuestra su falsedad o insuficiencia para explicar algún problema concreto.
    Pero necesitamos pertrecharnos en la defensa inquisitorial de nuestros dogmas particulares antes que reconocer nuestra incapacidad para comprender en su totalidad el mundo que nos rodea, su carácter dinámica y la necesidad imperiosa del ensayo y error como único mecanismo de avance y progreso social y económico. Y eso es incompatible con un estado megalómano por muy protector que sea. De donde no hay no se puede sacar. Sin endeudarse.
    Los de Podemos-Shryriza-Izquierda Unida lo saben, al igual que todos los demás partidos. Lo único que les diferencia es que aquellos proponen directamente declarar el “origen ilegítimo de la deuda” y no pagarla. Con un par. Y eso que probablemente tengan razón. ¿Es legítimo que un estado endeude por décadas a generaciones venideras para que ahora podamos “disfrutar” de unos servicios públicos que económicamente no podemos sostener ni con nuestra producción actual ni con el valor esperado actual de nuestra producción futura? En mi opinión y en la de muchos liberales no lo es y en eso coinciden con Podemos. Pero estos ¿neo?comunistas en realidad lo que pretenden es que se puede uno endeudar perpetuamente, imponer coactivamente restricciones ilimitadas a los derechos económicos de los ciudadanos (“los ricos”) y cuando la situación sea insostenible declarar el impago de la deuda y vuelta a empezar.
    ¿Es posible? Por desgracia sí: Argentina lo demuestra.

  14. de Lege Ferenda
    de Lege Ferenda Dice:

    El intervencionismo del Estado en la economía es malo.
    No, no, no; es bueno.
    Que no, que es malo.
    Poco más cabe añadir a tales fundamentos.
    Un Estado sin servicios públicos frente a un Estado servicio público.
    Liberalismo Vs Comunismo (que no es sino el antiguo Socialismo tras la sustitución de la máquina de vapor por la energía eléctrica).
    Es el mundo en blanco y negro, en que el dragón es malo y San Jorge es bueno.
    Pero nada es blanco, ni nada negro. Los colores que se reflejan son, precisamente, los que no admite el objeto.
    Pensemos, ya no en la educación o en la sanidad, sino en, pongamos, el Sector Eléctrico (podríamos pensar en términos similares respeto al sector bancario). ¿Porque debemos pagar diezmos a los señoríos “eléctricos” neofeudales? ¿Porque no es el Estado quien, además de pagar las fiestas, administra lo que es de todos?
    Es que el Estado no gestiona bien.
    No nos preguntemos acerca del porque, sino que hemos de asumir, con la máxima simpleza y el mínimo rigor, la realidad: El Estado no gestiona bien, y punto.
    Es mejor que nos diezmen, como contribuyentes y como ciudadanos. Otra cosa nos obligaría a ser responsables de nuestras vidas. Demasiado cansado; que lo hagan otros.
    Somos súbditos de un Estado fallido en el Mundo de la Humanidad fallida. Vuelta a la ley del más fuerte. Pronto volveremos a ser cuadrúpedos trepadores.
    Pero no pasa nada: El mundo va bien.

  15. Pedro
    Pedro Dice:

    Podemos explicado por ellos mismos: Errejon en un Master de la UNED.

    Largo, pero claro.

  16. jose maria hernández
    jose maria hernández Dice:

    Decir que el abaratamiento del despido es una condición que puede hacer que se cree más empleo en un país con cinco millones (5.000.000 ) de parados es como mínimo discutible. En las relaciones empresa-trabajador la balanza está claramente inclinada hacia la empresa,cuando hay mucha demanda y muy poca oferta, es el oferente el que impone sus condiciones. Si yo estuviera parado desde hace tiempo y la limosna en forma de prestación que me da el gobierno se me hubiera agotado y ya no quedase nadie a quien recurrir, sin ninguna duda votaría a podemos, ya no me quedaría nada que perder. Si esos 5,000.000 de parados y sus familiares cabreados y acojonados votasen a podemos saquen ustedes las conclusiones sobre el porcentaje de escaños en el parlamento.
    Puede haber muchas razones para votar a podemos pero la desesperanza junto con la desesperación por la situación que puede tener toda esa gente le van a dar el apoyo suficiente para que cambie el panorama.
    Si además se les une algún pijo-progre desencantado, algún niño de papá rebelde y algún cachondo con ganas de juerga…….

  17. Jose
    Jose Dice:

    “un diagnóstico acertado de lo que ha llevado a España a la actual situación”
    No estoy de acuerdo: Hasta ahora no he oído o leído a nadie que haya hecho un diagnóstico acertado de lo que ha pasado.
    La corrupción no tiene nada que ver, como tampoco tiene nada que ver la burbuja de subprimes hipotecarias de EEUU.
    Nos han lavado el cerebro durante 30 años con lo de los “gastos sociales” y las subvenciones pensando cada uno de nosotros que son para todos, lo que por definición no puede ser: no hay dinero suficiente para que todos podamos vivir de ello. (No les cuento quién creemos quien financia el Estado del Bienestar, por que es de chiste – hay gente que cree que es Ángela Merkel y no los impuestos que no pagan-).
    Nos han lavado el cerebro con palabras vacías como “modernidad”, “ser europeos”, “ser progresistas”, y hemos acabado sustituyendo la religión teológica (la que sea) por la religión “política-económica” a la que nos negamos a criticar con objetividad.
    Claro, luego llega la objetividad de la pérdida del trabajo o de la pérdida de la casa y resulta que nadie nos da razón. Y según parece tenemos la generación más preparada de la Historia (mundial), pero que no habla, entiende o escribe el inglés que se supone que han estado estudiando desde la primaria –y que es imposible que se hagan su propia cama- Pero eso sí, somos muy modernos (?), muy europeos (?) y muy progresistas (?)
    El problema es que tarde o temprano llega la realidad, y la realidad es dura como la vida misma.
    Parece ser que el primer paso para abandonar la bebida (en el programa de los 12 pasos) es reconocer que se es alcohólico.
    Nosotros no lo hemos hecho, por eso pensamos que la solución es PODEMOS, que repite el discurso “izquierdista” del PSOE , pero sin haberse manchado de “político” y sin el desgaste de enfrentarse a la realidad y de tener que tener resultados.
    Necesitamos a PODEMOS para llegar hasta lo más bajo, destruir lo que queda de la economía y, como solo queda un camino: hacia arriba, reconocer públicamente el 1er paso: soy un vago y un irresponsable.
    (Creo que el segundo es: no seré un parásito para los demás y seré activo)

  18. Jose
    Jose Dice:

    Somos una sociedad que, comparada con otras, como la anglosajona, no vive la realidad, sino que se empeña en forzar la realidad en las ilusiones y fantasías que cada uno tiene en la cabeza (es lo que los psicólogos diagnostican como neuroticismo).
    Lo cual no es extraordinario: es lo que sucede en los sistemas económicos basados en las materias primas y no en el valor añadido que da la industria. Sol y playa y la especulación de la vivienda está más cerca de lo primero que de lo segundo (por cierto, que el valor añadido que aporta sol y playa y la especulación es mínimo, como es mínimo la acumulación de conocimiento que puede aportar)
    Eso lo compartimos con las sociedades religiosas, cortesanas, funcionariales y comunistas. En éstas, lo que prima no es que las cosas funcionen, sino que se adore a la divinidad como la divinidad “quiere”, se tenga el esplendor que la corte requiere ( cueste lo que cueste), se amolde la realidad a lo que deciden los funcionarios, que no sufren del sol o de la lluvia, o cumplir los imposibles planes quinquenales (aunque haya que mandar a los científicos a Siberia o a fusilar a los obreros por sedición).
    Esto no pasa con los países industriales, donde si no vendes, tienes que cerrar: la realidad lo es todo. Hay que ser activo (si no sales con el maletín a vender, no vendes) Y el dinero tiene un precio y da prestigio, poder y libertad.
    Por cierto, que las clases medias surgen en estos regímenes. Su sistema político es la democracia.
    Esas son las razones de porqué no somos una verdadera democracia y por qué nunca vamos a funcionar hasta que no nos industrialicemos.
    Esa es la razón por la que tenemos la economía que tenemos y por que las políticas nefastas del PSOE se han estado votando una y otra vez a pesar de no dar resultado.
    Esa es la razón de PODEMOS que, enfrentados con la realidad, en vez de ponernos las pilas y reaccionar en la única dirección posible: cortando gastos y buscando trabajo, nos ponemos a criticar a diestro y siniestro, echando la culpa a los demás (a ser posible banqueros, políticos “corruptos”).
    Un psicólogo nos indicaría que éste comportamiento no es maduro ni trae resultados: al contrario.
    No importa.
    Por eso, en vez de hacer los pequeños pasos necesarios para solucionar nuestra situación, nos encenagamos pensando y discutiendo sobre grandes problemas filosóficos y económicos: ej ¿Tiene que haber economía de mercado o es mejor el comunismo Gramscista? ¿Cuál es el sentido de la vida? ¿De dónde vamos? ¿A dónde venimos?
    En vez de buscar trabajo, aunque sea en Baviera, nos quejamos como niños que si qué malos son los Bancos, o que si Merkel, o que si la corrupción…Y yo sin trabajo y con el tiempo corriendo.
    Por lo menos me queda el voto de castigo.
    Seguiré en mi mediocridad, pero yo quito a X del PODER, con PODEMOS, que son más guay.
    Por cierto, que lo que ha pasado es el resultado de medidas económicas votadas democraáticamente una y otra vez por todos en elecciones locales, regionales, nacionale

Los comentarios están desactivados.