elecciones-union-europea-brexit

HD Joven: ¿Segundas votaciones nunca fueron buenas?

Han pasado ya algunas semanas del famoso referéndum sobre Brexit -el 23 de junio-, cuyo desenlace  nadie esperaba y que fue un jarro de agua fría para las instituciones comunitarias y en general para el resto de países y ciudadanos de la Unión Europea, salvo contadas excepciones.

Desde entonces, si bien ha habido escasos avances en las negociaciones de la salida del Reino Unido (que ni siquiera ha notificado formalmente al Consejo Europeo su intención de salir de la UE, tal y como exige el artículo 50 del Tratado de la Unión Europea), lo que sí que se ha producido es un terremoto político en el país británico de importantes dimensiones, sucediéndose diversos acontecimientos que van desde la dimisión del presidente del país, el Sr. Cameron, o del líder del principal partido euroescéptico (UKIP), el Sr. Farage, hasta las reivindicaciones de una repetición del referéndum sobre la independencia de Escocia o sobre la propia permanencia del Reino Unido en  la Unión Europea.

Centrándonos en las peticiones de segundas votaciones por parte de un sector de la sociedad escocesa y británica, respectivamente, cabe analizar brevemente el por qué de las mismas:

En el caso de Escocia, el origen de estas demandas parece estar en el propio Brexit. Como seguramente recordarán, en las semanas previas al referéndum escocés, los defensores del “NO” enarbolaron como principal argumento para persuadir a los escoceses de permanecer en el Reino Unido, el hecho de que, si se independizaban, saldrían automáticamente de la Unión Europea y se convertirían en un país tercero, el cual tendría que ponerse a la cola para solicitar el ingreso en la UE, en un procedimiento que podría durar años. De hecho, este argumento fue también sostenido desde las propias instituciones de la Unión (aquí). No sabemos si esa fue una de las razones decisivas para que finalmente el “NO” a la independencia triunfara  (55,3% vs 44,7%), pero lo que sí que sabemos es que sin haber pasado ni dos años desde aquella votación, el Reino Unido ha salido (o está en camino de salir) de la propia UE, y evidentemente,  Escocia con él, pese a que en dicho territorio el “Remain” ganó por goleada (62% vs 38%). Por lo tanto, es innegable que desde que se produjo el referendo se ha producido un cambio del status quo, puesto que una de las motivaciones que tenían los escoceses para seguir en el Reino Unido –permanecer en la UE-, a día de hoy ya no existe, por lo que los nacionalistas escoceses se estarían planteando volver a solicitar al Parlamento británico una nueva votación (aquí).

Por su parte, la reivindicación de una segunda votación sobre la permanencia o no del Reino Unido en la Unión Europea, pese a no a que no han pasado ni tres meses desde su celebración, más allá de los posibles votantes arrepentidos o frustrados, están basadas en la participación que hubo (71,8%) y en el estrecho margen por el que ganó el “Leave” (51,9% vs 48,1%), unido a ciertas falsedades vertidas durante la campaña de los que estaban a favor de la salida (aquí), la falta de información recibida por los británicos y las primeras consecuencias económicas negativas del propio Brexit, entre otras. Lo cierto es que desde la votación del pasado junio, se han sucedido las recogidas de firmas solicitando una nueva votación –más de 4 millones (aquí)-, ha habido varias manifestaciones –las últimas el pasado fin de semana (aquí)-, llegándose hasta a debatir esta misma semana en el propio Parlamento sobre la posibilidad de realizar un segundo referendo (aquí).

Llegados a este punto, cabría plantearse, ¿es razonable una nueva votación en el Reino Unido sobre la permanencia o la salida en la UE? ¿Y sobre la independencia de Escocia?

En un primer momento, podría parecer que las razones que alegan los que reivindican una segunda votación son bastante comprensibles y de la suficiente contundencia como para plantearse seriamente la convocatoria de segundas votaciones, tanto en uno como en otro caso.

Dicho lo anterior, caer en la tentación de plantearse segundas votaciones en cualquiera de los dos referéndums, teniendo en cuenta la cercanía de las primeras, parece, cuando menos, ilógico, ya que se estaría deslegitimando una decisión tomada por millones de habitantes y esto podría lleva a caer en la peligrosa tentación de que uno quiera continuar repitiendo votaciones hasta que salga el resultado que desea (algo así como lo que sucede en España con los partidos y la repetición de las elecciones, por cierto), ya que ¿cuál sería el motivo para darle una mayor validez a una segunda votación que a la primera?

Tanto en el caso del Brexit, como en la votación por la independencia de Escocia, los votantes conocían a priori las reglas de juego. En lo relativo a los escoceses, eran conscientes cuando fueron a votar de que Cameron, de resultar reelegido, planteaba convocar un referéndum sobre la permanencia del Reino Unido en la UE (aquí), por lo que había una posibilidad real de que tanto si decidían independizarse como seguir en Reino Unido, podían acabar saliendo de la UE. Igualmente, los británicos sabían que no se exigía ni un umbral mínimo de participación, ni una mayoría reforzada, para que la opción del “Leave” saliese victoriosa (aquí). Por lo que, en definitiva, como ya apuntásemos en el artículo que escribimos los editores de HD Joven el pasado 1 de julio (aquí), una vez que se conocían las reglas del juego, no cabe echar la culpa al árbitro. Cuestión diferente es que dichas reglas del juego podrían haber sido mejorables, sobre todo, en lo que respecta a la posibilidad de haber establecido mayorías reforzadas o umbrales mínimos de participación, al estilo de lo establecido por la tan comentada “Clarity Act” canadiense (aquí), o que la información recibida por los votantes sobre las consecuencias de una u otra opción, podría haber sido más objetiva y próxima a la realidad.

A lo anterior, cabe sumar el factor externo. Hay que tener en cuenta que los resultados de ambas votaciones no solo tenían consecuencias para los votantes, sino también para el resto de habitantes e instituciones del Reino Unido y de la Unión Europea, respectivamente. Es decir, el futuro del propio Reino Unido y de la UE, dependía de dicha votación. Y una vez se conocieron los resultados, se tomaron una serie de decisiones en función de éstos. Por lo tanto, asumidos ya los resultados, la convocatoria de una nueva votación, supondría generar nueva incertidumbre y la posibilidad de que en un espacio de tiempo tan breve, se tuviera que volver a replantear, por segunda vez, el modelo de país, en el caso del Reino Unido, o de la institución, en el caso de la UE.

Con lo anterior, no pretendo insinuar que un país no esté en su derecho de volver a consultar a sus habitantes si desean seguir perteneciendo a un país o a una institución, si bien parece prudente que, para realizar nuevas votaciones sobre temas tan importantes, se espere un tiempo razonable para que se generen en la sociedad (o no) nuevas demandas. A título de ejemplo, podríamos reseñar el caso de Quebec, en el que pasaron quince años (1980-1995) para que se celebrara una nueva votación de independencia respecto a Canadá, o el del propio Reino Unido, que ha vuelto a repetir el referéndum sobre la permanencia en la Unión Europea treinta y un años después (1975-2016). Parecen plazos más que aceptables, los cuales distarían mucho de una repetición de los referéndums escocés y británico, de cuyas votaciones solo habrían transcurrido tres años y tres meses, respectivamente.

En definitiva, salvo que hubiera un clamor por parte de la mayoría de la población, algo, por otro lado, difícilmente ponderable, lo más lógico parece que referendos a cuyos resultados se les ha reconocido plena legitimidad no volvieran a ser repetidos hasta pasado un tiempo razonable, al menos los quince años del caso quebequés, s teniendo en cuenta que seguramente estas peticiones de repetición tengan más que ver con la frustración ante un resultado que parte de la ciudadanía no deseaba y que no acepta, que con razones de fondo que justifiquen realemente la posible revocación de una decisión tomada conforme a unas reglas establecidas.

12 comentarios
  1. Oriol
    Oriol Dice:

    Ya tenemos 2 ejemplos de paises avanzados que dejan hacer referendum de autodeterminacion a sus regiones. Un ejemplo de pais atrasado democraticamente que no deja hacer referendum :España. Y otro ejemplo de pais atrasado diplomaticamente que no reconoce a Kosovo :España, aun siendo así que su antigua matriz, Serbia, ya lo ha reconocido : Esto es España, mas papistas que el papa y con una justicia de tanto prestigio que tiene de presidente de su constitucional (o deberia llamarse prostitucional? ) a un militante del PP.
    Mucho debatir sobre Reino Unido pero poco aplicar lo debatido al pais donde viven. Por nuestra parte, aprovechamos la paralisis institucional de España para irnos.

    • Manu Oquendo
      Manu Oquendo Dice:

      Estimado Sr. Oriol.

      Para evitarle el riesgo de ser acusado de deformar los hechos interesadamente, un riesgo grave y sin duda no buscado por usted, le recuerdo algo sabido por cualquier español deseoso de llevar a cabo una Secesión Territorial.

      En España si alguien quiere separarse para en vez de disponer de 500,000 kms2 disponer de 30,000 kms2 (algo que es inevitable tener en cuenta para saber el tipo de mente que lo plantea ) su caso está perfectamente previsto, legislado y votado democráticamente con el voto a favor de más del 90% de la nación más vieja de Europa.

      En efecto. Los españoles tenemos el raro privilegio de haber reflejado en nuestras Leyes Fundamentales el Proceso que debe seguirse en una Secesión. Caso muy notable entre las naciones galácticas.

      No lo tenía Canadá –y de ahí su maraña legislativa ad hoc, para finalmente bloquearla a través de la ley de "clarificación" — y no lo tenía UK –y de ahí la autorización de Westminster para un Referéndum en Escocia uno de cuyos Reyes –a la sazón también heredero de la Corona Inglesa– había llevado a cabo la Unión.

      Por tanto lo que los demás han hecho es Tratar de llenar "Su" Laguna Legal cosa que España tiene resuelto desde hace décadas.

      Un saludo cordial

      PD. Queda pendiente intentar entender cómo, en una nación civilizada, en un continente regido por la Social Democracia, se puede pretender negar la capacidad decisoria a los vecinos más pobres y desafortunados, reservando el voto y la decisión a los residentes en la zona de la piscina y con vistas a la playa.

      Esto no lo resuelve ni el filósofo de cabecera de Rodríguez Zapatero: Philip N. Pettit, especialista en quitar derechos a unos para comprar el voto de otros. Arquitectos de Asimetrías.

  2. O,farrill
    O,farrill Dice:

    Compruebo que el asunto del llamado "Brexit" ocupa de nuevo a HD Joven, cuando tratan de "segundas votaciones" para intentar paliar el resultado de las primeras que fue rotundo. El caso es que a Reino Unido, Gran Bretaña o simplemente Inglaterra, la idea de pertenecer a un club europeo con objetivos difusos y confusos, no le hacía mucha gracia. Ellos son así y hay que respetarlos en su decisión por mucho que parezca "preocuparnos" la situación. Tampoco han estado integrados del todo y el caso de su moneda "independiente" al euro, junto con su sistema financiero, dice mucho hasta qué punto estaban sólo en lo que les podía convenir. Algo que otros países de la UE tendrían que aprender a la hora de defender sus propios intereses.
    No es lo mismo la solidez histórica de las naciones que han permanecido unidas (también por intereses) y que, en un momento dado, por intereses particulares de su clase política (no por una reclamación masiva identitaria) pretende una independencia apoyada en tan sólo un porcentaje minoritario de su población, cuya opción es perfectamente legítima, pero está diluída a su vez en intereses diferentes y en políticas distintas tal como se viene demostrando. Un saludo.

    • G.P.
      G.P. Dice:

      Siempre se intenta confundir torticeramente dos cosas diferentes: referendum e independencia La cuestión no es si independencia sí, o independencia no. Eso viene después. La cuestión es si hay referendum o no.
      En España no se quiere referendum por la misma razón por la que Franco no quería elecciones: por si pierde.
      Obviamente, eso prueba que Franco no era demócrata.
      Y que Gran Bretaña sí lo es.

  3. G.P.
    G.P. Dice:

    "Los españoles tenemos el raro privilegio de haber reflejado en nuestras Leyes Fundamentales el Proceso que debe seguirse en una Secesión."
    ¿Y el referendum qué día es?

    • Manu Oquendo
      Manu Oquendo Dice:

      Sine die, apreciado GP.

      Creo que está usted en lo cierto.
      El referéndum de secesión, entre españoles, es posiblemente superfluo porque la abrumadora mayoría no padece la menor disfunción cognoscitiva y sabe que vivir como propios 500,000 kms2 es más racional y más beneficioso para todos que renunciar a 470,000 kms2. ¿En qué cabeza bien amueblada cabe el pretender hacer rancho aparte o permitir el hurto de 30,000 kms2 de tu heredad?

      En otras palabras: no parece higiénico vivir en función de la más perversa irracionalidad ni del "Sentimentalismo Tóxico" (Nota 1) propio del narcisismo exacerbado que se impone, desde la escuela, con alevosía y notoria falsedad, en partes de la periferia peninsular.

      A lo mejor ha llegado la hora de llamar a las cosas por su nombre. Y si las cosas tienen una estética deplorable debemos reconocerlas como las aberraciones que son y no rendirles pleitesía en una orgía autodestructiva del bien común.

      Un saludo cordial.

      Nota 1.

      Hablando de libros proscritos.
      "Sentimentalismo tóxico" es el título español e con el que Alianza Editorial ha editado "Spoilt Rotten" de Theodore Dalrymple para referirse a una de las formas de dominación social más extendidas en el Occidente que nos ha tocado vivir.

  4. antonio
    antonio Dice:

    ''en una orgía autodestructiva del bien común''
    ¿El territorio catalán es ahora un bien común? ¿Ha desaparecido la propiedad privada de esa región/pais/ este verano prolijo de incendios y no nos hemos enterado? ¿O las hordas marxistas de la CUP han asaltado el Govern?¡¡ Ayh¡¡, estes liberales y sus enredos incompresibles (y perjudiciales) sobre lo común.

  5. Colapso2015
    Colapso2015 Dice:

    El anarquismo, en principio ideológicamente loable, también debería solicitar un referéndum de autodeterminación/supresión del Estado. Incluido del “Estado independiente de Corruptuña”.

    Ahora bien, supongo tendrían un problema que no tiene la camarilla, guía de seguidores de la Cataluña independiente. Dado como idea tiene un poco más de decencia y coherencia, no pueden utilizar –impuestos– (recaudados por coerción/coacción) para patrocinar su el referéndum de autodeterminación del Estado y adoctrinar. Problema que no tienen los onanistas estatistas de ámbito regional.

    El anarquismo está basado en una distorsión de la realidad humana. Desecha efectos como el onanismo estatista y similares dinámicas grupales.
    Pero puestos a elegir, mejor la autodeterminación frente al Estado.

    “Una furcia natatoria”:
    http://www.youtube.com/watch?v=oxaB_c78wCE

  6. G.P.
    G.P. Dice:

    <<¿En qué cabeza bien amueblada cabe el pretender hacer rancho aparte o permitir el hurto de 30,000 kms2 de tu heredad?>>
    Como liberal que es usted, debería saber que de esos 30K Km2 usted solo posee lo que esté escriturado en propiedad. Exactamente igual que de los otros 470K Km2. El resto es pura ilusión.
    En España no hay mecanismo de secesión, como no lo había en GB o Canadá. Lo que sí había, y hay en esos países (pero en España no), es un buen montón de sentido común e interés en resolver problemas. Y ellos lo han resuelto. Nosotros cada día lo empeoramos más. Marca España.
    <<A lo mejor ha llegado la hora de llamar a las cosas por su nombre>>
    Fácil. Lo que nos pasa se llama ATRASO y se manifiesta diariamente en una desagradable falta de respeto al prójimo y un obsceno abuso del más fuerte sobre el más débil en todas las relaciones sociales excepto en las familiares. Podríamos darle también este otro nombre: PRIMITIVISMO. Somos… primitivos. La prueba son esos países que conquistamos y a los que dejamos nuestra tradición social y nuestra clase dirigente: son tercer mundo. Compare con los países en los que la clase dirigente proviene del mundo anglosajón: países punteros.
    Más claro, el agua.
    Sí, lo sé: duele. Pero veamos el aspecto positivo: si queremos mejorar ni siquiera tenemos que inventar (algo que tampoco sabemos hacer). Basta con copiar.

    • Manu Oquendo
      Manu Oquendo Dice:

      Simpático y evocador vídeo, apreciado GP. Lo comparto.

      Por lo demás me ratifico en lo dicho y estoy seguro de que usted, en conciencia, está de acuerdo más allá de su incisiva y elegante propensión a la discrepancia

      El derecho a disponer colectivamente de un territorio para la realización vital individual es un bien público o colectivo. Nota 1

      Como tal ese bien no le puede ser usurpado ni limitado en modo alguno.

      Precisamente por esta razón todos nuestros nacionalismos Identitarios MIENTEN acerca de las raíces de su derecho originario y tratan de establecer un origen mítico para el mismo.

      En el caso de Cataluña la cosa es tan patética (históricamente hablando) que de vez en cuando hay que recordar a los "Indepes" (y a los conniventes) que mucho antes de su llegada ya existía la Tarraconensis como superficie temporalmente usurpada por Roma a los nativos hispanos de los cuales, humilde pero firmemente, provenimos.

      Es evidente que usted como ciudadano –hispano en este caso–dispone de 500,000 kms2 para su realización personal y que ese derecho está siendo sistemáticamente carcomido por el esquema autonómico.
      Este esquema destroza hasta la idea misma de democracia, de libertad y de igualdad.

      Y es igualmente evidente que nadie puede privar a usted de dicho derecho sin el cual ni siquiera existe lo más elemental: Un ser humano con albedrío.

      Cómo vamos a discutir entre nosotros sobre si una pradera de 500,000 kms2 es más que un erial arcilloso plagadito de rieras de 30,000 kms2. Ni color.

      Por eso la Gente votó abrumadoramente………………… a favor de lo grande.

      A pesar de aquellos ideólogos Identitarios –los "indepes"– que pretenden obligar a todos a asumir los arquetipos culturales de su interés.

      Y todo ello para qué ¿Para el disfrute de sus amos tribales y a costa de su derecho al "Roaming" por las grandes praderas y valles?.

      La tierra al Norte de África, la "I-Berria!!!" (lo Nuevo, la Nueva tierra) que ocupamos al final de la última glaciación. El paraíso que ahora nos están fragmentado los Tribalistas retrógrados como cuatreros que nos roban el ganado con nocturnidad alevosa.

      Por ello, la Indivisibilidad –en cualquier sistema Constitucional de cualquier lugar del mundo–es un bien primario de la colectividad y su acceso no puede ser negado a ningún miembro.

      El resto son ramalazos de sentimentalismo tóxico: imposiciones emocionales carentes de racionalidad y moralmente reprochables.

      Un muy cordial saludo en la confianza de que compartimos nuestros derechos ("robustos derechos" que dicen hoy los filósofos sociales ) al Roaming por las grandes praderas de la Galaxia.

      Nota 1. Bien Público o bien colectivo (Collective Good) es aquel de cuyo consumo nadie puede ser excluido.
      "The logic of Collective Action" Mancur Olson. 1965. Harvard UP. Página 14.

  7. Oriol
    Oriol Dice:

    Por cierto, en un nuevo estado tambien tendrenos problemas, de corrupcion seguramente entre otros, pero nuestro dinero nos lo administraremos nosotros y no desde Madrid. Tambien tenemos derecho a equivocarnos, pero ustedes tranquilos, quantitativamente y cualitativamente es mas corrupta España, sinó miren como esta el partido del gobierno y la corona, hechos un asco. Y el PSOE le va a la zaga.
    Por cierto, decian que lo de Catalunya era de escandalo con 3 elecciones en 5 años y lo han mejorado por un factor multiplicador de 5, 3 elecciones en un año y quizas 4. Si es que peor imposible jajajaja. Da pena España. La verdad, yo estoy esperando que intenten meter a Carmen Forcadell a la prision para salir a la calle y que nuestro gobierno proclame la independencia unilateral, cometan este error garrafal va! Uno mas que España va bien

  8. Oriol
    Oriol Dice:

    En resumen, Catalunya es un desafio democratico en un estado poco democratico. Las leyes se hacen para responder a los problemas y aqui se quiere encorsetarnos con SU constitucion. Constitucion que como estan tan seguros tiene que hablar de la unidad de España? No seria que cuando la hicieron ya sabian que esto de la unidad era inexistente y querian perpetuarla?

Los comentarios están desactivados.