barcelona-11-septiembre

Diario de Barcelona: Tarradellas, Maragall y Pujol

Estos días en Cataluña, en el resto de España y en todo el mundo no se habla de otra cosa: ¡Trump es el nuevo presidente de los Estados Unidos! Y a continuación viene la pregunta obligada: ¿Y qué va a hacer? De momento no lo sabe nadie o casi nadie y es probable que ni él mismo lo sepa. Llegar a un lugar tan importante no es fácil, mas si uno acierta en encontrar el punto de intersección entre lo que la gente quiere con lo que uno ofrece, es posible llegar. Quienes han logrado a lo largo de la historia encaramarse a puestos relevantes ha sido por eso, porque supieron dar con ese punto. Ahora bien, una vez se ha llegado a la cima, muchísimo más difícil que la subida es la bajada. (Prueben de subir y de bajar una montaña difícil…)  Ya en la tragedia griega se decía que lo importante no era cómo se entraba en escena sino el modo de salir de ella.

En estos vuelcos inesperados que está ofreciendo la política hay quien por aquí en Cataluña dice que primero fue el Brexit, que luego ha sido la llegada de Trump y que el siguiente bombazo será la secesión de Cataluña. El independentismo se agarra a lo que sea para seguir soñando, cueste lo que cueste. Se ha de conseguir. Pero, ¿qué es lo que quedará de todo esto? ¿Independencia para qué, nos preguntábamos hace unas semanas? ¿Cómo saldrán de la escena estos personajes que ahora están sentados en el Olimpo de la política? ¿Qué se recordará de Mas, de Forcadell, de Junqueras o de Puigdemont?  ¿Cómo dejaron la política algunos de nuestros más prominentes personajes de la vida pública?

De Tarradellas se recordará que, contra viento y marea, supo perseverar y guardar el legado de la Generalitat en el exilio. Con tesón consiguió que fuese restaurada y creó un embrión de estructura de estado autónomo catalán dentro de lo que viene en denominarse el estado de las autonomías. Se recordará de él su lealtad a Cataluña, a la Constitución, a la Monarquía –que allanó el camino para la restauración de las instituciones catalanas- y a España.

De Maragall se recordará el vuelco que supo darle a la ciudad de Barcelona tras el tirón que supuso el ser sede olímpica en 1992. Hay un antes y un después en la ciudad de Barcelona desde 1992, aunque ahora pretendan quitarle los nombres de las plazas al Rey Juan Carlos o la cita de Samaranch en un busto que él mismo donó. Maragall quedará en la historia de nuestra ciudad como el alcalde que la engrandeció en la segunda mitad del siglo XX.

De Pujol, ¿qué quedará? Se que es una pregunta que él se hace constantemente y que le preocupa. No es para menos. Cómo quedará mi figura en la historia de Cataluña, pregunta a sus contertulios y les pone los ejemplos de Tarradellas y de Maragall, que ya tienen por derecho propio un lugar en la historia de Cataluña. La respuesta merecería una meditación. Meditemos, pues. Qué fue de la Banca Catalana; de la Generalitat que Pujol heredó, leal al Estado y de incipientes y prosperas instituciones, ¿qué quedó?; esa ética que predicaba, ¿dónde está?; ¿qué fue de todo aquello que ahora se dilucida en la Audiencia Nacional? Quizás sea prematuro aventurar un juicio. Hubo un momento que Pujol, presidente de la Generalitat, tuvo la confianza de una inmensa mayoría de catalanes y el respeto de casi todos los españoles. Sus herederos políticos, de momento, se van repartido la herencia, a un lado o a otro, a pedazos y sin saber a dónde dirigirse. Veremos cómo termina todo esto y cómo sale Pujol de la escena. Bueno, de momento Pujol ya ha salido de la escena. Nadie le pidió que se fuera. Se marchó el mismo dando un portazo. Un portazo de tal magnitud que, de momento, ha dejado el escenario tambaleándose. Afortunadamente todavía nos quedan en el imaginario catalán figuras como Tarradellas o Maragall; y para los nostálgicos del franquismo, figuras como Samaranch que supieron mudar de piel con dignidad.

5 comentarios
  1. Juan Pedro GUARDIA
    Juan Pedro GUARDIA Dice:

    Buenas tardes: Yo estoy contento con la victoria de Trump frente a Hillary. Seguramente intentará hacer política como si llevara una empresa, que es lo que sabe hacer, aunque tendrá que lidiar con el sistema. Espero que su línea suponga un incentivo a las iniciativas empresariales, saludos, JP

  2. Manu Oquendo
    Manu Oquendo Dice:

    ¿Cómo quedará Pujol?
    Me temo que quedará como un ególatra desmesurado que destruyó y corrompió todo lo que tocó incluyendo su propia familia.
    Ni su secta se atreve a construir un relato alternativo a la realidad.
    Y eso que, de momento, la prensa ha sido muy piadosa con la realidad.

  3. Juan Pedro GUARDIA
    Juan Pedro GUARDIA Dice:

    Yo no sé muy bien qué hizo Pujol durante su mandato. Si bien fui crítico con su postura en algunos temas, yo le perdonaría por sus errores, me da pena. Maragall también era egocéntrico pero me caía bien. Y de Tarradellas no sé qué decir, cuando surgió yo tenía mi capacidad crítica descansando. Creo que todos hicieron lo que creían mejor, merecen nuestros respetos.

  4. Juan Pedro GUARDIA
    Juan Pedro GUARDIA Dice:

    Buenos días: Como que nací en Cataluña, puedo decir, por extensión a estos 3 personajes, que los catalanes somos rácanos. Hace poco operaron de la columna a un tío mío y propuse a mi familia hacerle un regalo al cirujano de 1,8Kgs de paletilla de jabugo loncheada, por 99Euros, que entre todos nos saldría baratito. Nadie ha respondido, con su silencio están haciendo que asuma casi todo el dispendio –yo colaboraré- su hermano médico, que es un trozo de pan que sólo hace que preocuparse y cuidar de los demás. Me avergüenzo de los catalanes. Confío ilusionado en una reacción de última hora.

  5. Juan Pedro GUARDIA
    Juan Pedro GUARDIA Dice:

    Buenos días; Para trascender con honor a la historia, como quisieron estas 3 personas, hay que ser, como dijo Lorca, “noble, de la frente limpia…caballero entre los duques, corazón de plata fina”, y no sé si todos lo eran, saludos, JP

Los comentarios están desactivados.