En el 10º aniversario del pinchazo de la burbuja inmobiliaria, 2006/2016: el 15-m y la crisis

En la última reunión del Circulo de Economía en Sitges, Pablo Iglesias dijo que el éxito de Podemos era una consecuencia del fracaso de la política económica anterior. Y creo que tiene razón, vamos a explicar qué tipo de gestión nos llevó a la gran crisis y lo que hay que hacer para no repetirla.

Cuando iniciamos el camino hacia la unidad de mercado ya destacamos los riesgos de este proceso. Era como cuando uno se plantea presentarse a unas duras oposiciones o participar en una competición de élite, ya sabe lo que debe hacer y lo que le va a pasar si no tiene una preparación suficiente.

Al unificar el tipo de cambio con los países que mejor competitividad ofrecían y a la vez, eliminar las barreras arancelarias y técnicas que permitían controlar la circulación de bienes, era vital reforzar la maquinaria productiva nacional para no destrozar nuestro futuro.

Si no mejorábamos la calidad y conteníamos los precios de la producción, cada vez tendríamos más dificultades para mantener las ventas en un mercado cada vez más globalizado.

Para ello, el programa era claro e inevitable. Había que dar preferencia  a la economía como motor, no solo de la  renta común, sino, también, de los ingresos públicos, del empleo para la población, de la garantía para la viabilidad del estado del bienestar y hasta de la estabilidad política y social.

Y desde esta base las reformas salen solas: mejorar el sistema educativo haciéndolo más riguroso y de mayor calidad técnica para proporcionar trabajadores más cualificados, reducir los costos del abastecimiento energético, racionalización de la política de infraestructuras, en materia laboral simplificar y hacer más atractiva la contratación, incentivar la mejora de la productividad y reducir el absentismo, potenciar la generación de emprendedores, únicos que pueden crear nuevo empleo, con una mejora en el marco legal empresarial, ayudar al sector exportador y sobre todo, dirigir los recursos financieros, fundamentalmente a las actividades productivas.

La crisis nuestra, como la de Portugal y la de Grecia, tenían un origen parecido: el acceder, a cuerpo,  a un mercado muy competitivo sin haber preparado a los ciudadanos ni a su sistema económico para este reto histórico.

Ni se hicieron las reformas fundamentales para mejorar la capacidad productiva, ni se adaptó el Estado en todas sus vertientes a la nueva situación política supranacional ni los ingentes recursos procedentes de los fondos comunitarios y de los mercados financieros , en un momento de exceso de liquidez y reducidos tipos de interés,  se dirigieron a la consolidación de una estructura empresarial moderna sino fueron, en su mayor parte , despilfarrados en consumo público y privado  desmesurado, gasto público ineficiente y en inversiones de discutible utilidad social ( y cuando no directamente objeto de extracción particular o partidista, como luego se comprobó).

Cada país, además, tuvo sus desvaríos particulares, el nuestro creó una estructura autonómica sin orden ni control ni justificación racional, que desarrolló un sistema ineficiente contrario a los principios comunitarios e inviable económicamente, por su desproporcionada dimensión y fuente de todo tipo de despilfarros ,  ,corrupciones y todo tipo de graves problemas y también generamos un boom inmobiliario que, en sus momentos más expansivos (2.005) llegó a producir tantas viviendas como Francia, Alemania y el Reino Unido juntas.

Y todo ello terminó cuando, en el 2.006 (no a finales del 2.008) dejó de manar el crédito exterior.

Y al final, acabamos contagiados de  graves problemas comunes: los déficits crecientes de todas las administraciones, el sobreendeudamiento tanto público como privado, la falta de competitividad de las economías que provocó desequilibrios históricos en el sector exterior, el crecimiento de los costes salariales por encima de su productividad y del paro a unos límites escandalosos, la falta de eficiencia de las administraciones del Estado, todo ello potenciado por un general desconocimiento de las obligaciones que suponía el ser miembro de un nuevo sistema político mucho más exigente.

 

16 comentarios
  1. Hermes
    Hermes Dice:

    Efectivamente, usted afirma que “todo ello terminó cuando, en el 2.006 (no a finales del 2.008) dejó de manar el crédito exterior”. Ello fue así. Sin embargo, oficialmente se negó la crisis, cuando se reconoció su existencia se dijo que tenía un origen externo, cuando se señalaron las cajas se acudió a las fusiones indoloras como solución, a las preferentes, a las ofertas de acciones, a dar largas hasta que Bruselas y Obama llamaron a Zapatero. Y sí, son diez años con la mayor crisis económica desde la Guerra Civil, crisis que tiene todos los visos de permanencia indefinida. Así, no se ha hecho una comisión para analizar lo que pasó, por qué pasó, que hacer para que no se repita, no tenemos un plan de país, salvo “el procés” claro. No hay ningún indicio para concluir que el paro dejará de crecer, máxime con las nuevas tecnologías.

    Responder
  2. O'farrill
    O'farrill Dice:

    En diversas ocasiones se ha hecho mención a los “orígenes” externos de la crisis. Lo que no se ha dicho -al menos de una forma contundente- era donde estaban tales orígenes. A partir de los años 80 empiezan las burbujas de todo tipo y en todos los sectores. Algunas pincharon pronto como las llamadas “punto.com”, pero rápidamente fueron sustituidas por otras, como los productos financieros tóxicos o la explosión de las tecnologías. Ya lo advirtió Kissinger en su momento cuando dijo que, en el futuro, la economía sólo se centraría en las tecnologías y los servicios. Las unas rebotaron desempleo a los otros y éstos han acabado por colapsarse y no dan más de sí.
    El problema fue siempre la copia de los “modelos” externos para aplicarlos viniera bien o no en Europa. No digamos en España donde los “másters” circulaban por autopistas y nuestros bancos y gobiernos iban a rendir pleitesía a las agencias de calificación o a los burbujeantes (llenos de aire) negocios especulativos conocidos como “inversores” para venderles sus bonos y construir un teórico “estado de bienestar” (sobre todo para los más “listos”). Fue duro despertar de los sueños oníricos con que nos mecían la cuna (nos habían infantilizado ya) y de la comodidad de las subvenciones públicas.
    Ahora, al fondo, una enorme deuda que -dicen- se acrecentará en el próximo año en unos 200.000 millones de euros más. Todo para seguir diciendo que estamos en posiciones de cabeza pero… ¿para qué?
    Un cordial saludo.

    Responder
  3. Manu Oquendo
    Manu Oquendo Dice:

    Quien mejor ha explicado esta última burbuja postkeynesiana fue Miguel Sebastián en las municipales del 2007 que perdió con Gallardón.
    El Freudian Slip le salió redondo: “Aquí cabemos 66 millones”.
    En esas estamos.

    Responder
    • José Jarauta
      José Jarauta Dice:

      Estimado Manu.

      A veces pienso que algunos sueñan con recrear un Gran Líbano (en sus buenos tiempos) en el Oeste del Mediterráneo sabiamente regido con mano tecnocrática. Eso permitiría poder gestionar múltiples capas culturales y políticas en un entramado económico complejo con mano maestra.

      No es que intelectualmente el reto me desagrade y que “in the very long run” los resultados pudieran llegar a ser positivos si se cumple un muy amplio “set” de condiciones (los grandes retos son muy atractivos), pero las manos maestras no las veo muy duchas.

      https://en.wikipedia.org/wiki/Demographics_of_Lebanon

      The Dream Palace of the Arabs: A Generation’s Odyssey. Fouad Ajami.
      344 pp. New York:1998.

      http://www.nytimes.com/books/98/02/22/reviews/980222.22lapidut.html

      http://foreignpolicy.com/2010/10/08/how-lebanon-was-lost/

      “Democracy Is Dying as Technocrats Watch. Assaults on democracy are working because our current political elites have no idea how to defend it.” William Easterly.

      http://foreignpolicy.com/2016/12/23/democracy-is-dying-as-technocrats-watch/

      Tema de gran interés.

      Responder
      • Manu Oquendo
        Manu Oquendo Dice:

        Estimado José, quiero, en estas fechas tan especiales, dejar constancia de mi agradecimiento por su labor a lo largo de estos años en este y en algún otro blog de nivel.

        Trata de discernir con profundidad, seriedad y equilibrio y comparte sus fuentes cuando estas existen o sus ideas cuando apenas nacidas comienzan a burbujear en la mente. Y lo hace con natural sencillez.

        Como en otros casos sus comentarios son remolino en la corriente del río enriqueciendo y oxigenando el agua. La verdadera vida. Servir, más que servirse.

        Sobre el tema en cuestión me parece que estamos más de acuerdo de lo que nos gustaría.

        Feliz Navidad

  4. Daniel Iborra
    Daniel Iborra Dice:

    Advertidos por los mercados que redujeron la inversión por la pérdida de confianza debida a la elevada inflación, el gran desequilibrio exterior, la pobre competitividad y los problemas del sector inmobiliario, y después del martes negro de la Bolsa ( 24-4-7) y especialmente, de la crisis inmobiliaria de EEUU en agosto del 2007, por la prensa , institutos y agencias de calificación de todo el mundo y nuestros principales economistas, la economía española se precipitaba en “la tormenta perfecta” pero con un barco y una dirección inapropiados . En nuestro artículo EL DESASTRE PERFECTO ( NYR 29-12-9) en base a la película del mismo nombre lo explicamos:
    “el capitán no cesaba de repetir que “el barco estaba a salvo de la crisis marítima”, que “la tormenta era una falacia, puro catastrofismo”, que “la actitud de los que exageran sobre el alcance de la actual tempestad es antipatriota, inaceptable y demagógica” y que “la actual dirección era la que más había acertado en sus predicciones”.
    Al no ver los riesgos de semejante temporal y eso que era uno de los más importantes de la historia, las medidas que tomaba distaban de ser las más adecuadas. En lugar de utilizar los recursos para mejorar la potencia del motor y reforzar el armazón del barco y dotarle de los últimos adelantos tecnológicos, gastaba el dinero en reparar la piscina y las pistas de tenis y de baile y de pintarlo con vivos colores. En lugar de mejorar la capacitación técnica de los marineros para afrontar una situación tan complicada, los formaba para entretener al público. Y, en lugar de explicar a los pasajeros la grave situación para que se fueran preparando para medidas extremas, los distraía con fiestas, fútbol y juegos de manos”.
    Mientras tanto, los otros barcos que estaban dirigidos por capitanes más capacitados, que habían hecho un diagnóstico más adecuado de la tempestad y habían invertido su dinero y sus energías en dotar a sus barcos de dimensiones competitivas, iban saliendo de la crisis marítima

    Responder
  5. Daniel Iborra
    Daniel Iborra Dice:

    Después de ver la aceptación social que tuvo la propuesta como nuevo gestor del país de un declarado admirador del capitán que dirigió el “desastre perfecto” y de otros capitanes que, sin tormentas ni catástrofes especiales, llevaron a sus pueblos a la ruina total e indefinida ( y en algún caso al grupo de los de más corrupción ), he llegado a la conclusión que el éxito de Podemos está basado en la inteligente utilización a su favor de la gran manipulación informativa sobre la crisis , que provocó que una gran parte de la población aún hoy ignore las causas profundas de su ruina económica y social y lo que le puede pasar si, otra vez, su futuro económico está en manos de gestores tan irresponsables e incompetentes . Daniel Iborra Fort

    Responder
  6. Daniel Iborra
    Daniel Iborra Dice:

    Esta serie es un resumen de los artículos redactados desde marzo de 2008, mucho antes de la crisis financiera de septiembre de este año. El primero fue publicado en El Economista y luego en Notarios y Registradores con tanto éxito que a pesar de ser una web especializada en derecho y” eran otros tiempos”, tuvimos cerca de 9000 visitas. Tenía la sensación de que era uno de los artículos que más se habían leído en 2008 y tal vez porque está dirigido por una persona tan inteligente como José Félix Merino ( no eran tiempos fáciles para el análisis crítico de la gestión pública), me dieron la oportunidad de, a través de artículos mensuales, anticipar muchos de los graves efectos de la gran crisis y comprobar la apatía crítica de muchos de lo que posteriormente se quejaron. Conforme pasaba el tiempo, todo el mundo pudo constatar la falsedad de las promesas políticas y el grado de ignorancia e “ interés” de los que las apoyaban. De esta crisis tengo un cuaderno de notas que he aprendido de la misma, entre ellas hay varias anécdotas , una de ellas la de que después de leer mi primer libro ¿ Cuando saldremos de la crisis ?. un cliente me dijo que si lo hubiera leído antes , no se hubiera arruinado, a lo que le contesté que no se preocupara pues no sabía la cantidad de gente que lo había leído y no había hecho caso. El que, después de tanto tiempo ,algunos continúen utilizando estrategias para ocultar la responsabilidad de una crisis que hizo estragos en la sociedad española y a la vista de la falta de fundamentos de la versión oficial de la crisis ( imprevisible ,de origen exterior y que los responsables políticos interiores no tuvieron la culpa) demostrada por nuestros principales economistas , los que la apoyaron ya no podrán alegar su ignorancia , ahora tendrán que darnos una explicación de qué interés tienen actualmente para ocultar lo que pasó. DIF

    Responder
  7. Daniel Iborra
    Daniel Iborra Dice:

    Como este blog se está centrando en la defensa del estado de derecho y las libertades y en la lucha contra la incompetencia, la corrupción y los farsantes y a la vista de que el sr. Egea en una respuesta anterior ha criticado los artículos míos “ por tendenciosidad política y corporativa” y se quejó que “ un análisis tan poco objetivo y documentado, sobre un tema tan delicado, se pudiera publicar en Hay Derecho”. Y como en el trabajo que nos aporta no veo la argumentación ni la documentación ni el nombre ni las citas de los grandes economistas que desmientan mi versión sobre las causas de la gran crisis y antes que deduzca que su intervención sólo obedece a “un interés político” ¿ me puede contestar si es usted Pedro Luis Egea Vega, de la Secretaría de una agrupación política de Retiro-Madrid .? DIF

    Responder
  8. Daniel Iborra
    Daniel Iborra Dice:

    Tengo un especial cariño a los gráficos de este post pues fueron los que utilicé en mis primeros artículos sobre la crisis y están incluidos en el primer libro sobre ella. Son los que enseñé a un cliente que en el 2009 me preguntó si la crisis había afectado a las notarías. Le contesté, después de mostrárselos, que si su empresa en las líneas de productos más rentables tuviera un descenso de facturación desde un 50 a un 70% ¿ le afectaría ? a lo que me contestó que hacía tiempo que la hubiera cerrado. Le confesé que nosotros no lo podíamos hacer y como éramos de letras íbamos más retardados. No se si me creyó, pero advertí desde entonces que me miraba con una simpatía que anteriormente no tenía.
    Es decir la crisis para las notarías como el resto de empresas ligadas directa o indirectamente a la construcción empezó en el último semestre de 2006. De esto también podemos dar fe. Así pues, desde ese momento comenzó para nosotros la recesión. Para otros la gran crisis comienza a finales del 2008, de lo que no pueden dar fe.
    Desde finales del 2008 las notarías funcionaban con una tercera parte de ingresos por lo que para subsistir tuvieron que hacer los mismos ajustes y con los mismos costes, que el resto de empresas. Sin embargo sus retribuciones fueron tratadas como si tuvieran la misma actividad que con anterioridad al pinchazo del sector inmobiliario. Todo era tan desproporcionado que las reducciones de aranceles se celebraban como si fueran a solucionar los problemas del paro y de la creación de empresas. A continuación de la aprobación del Plan E que supondría uno de los despilfarros de gasto público más costosos para la ciudadanía y que así lo denunciamos y después de otra reducción de arancel, esta vez de 60/90 euros, que ocupó hasta alguna primera página, redacté un artículo ¿ Cuando los notarios y los registradores nos sacarán de una vez de la crisis? en la que denunciaba la falta de reformas estructurales y la manipulación informativa correspondiente.

    Responder
  9. Daniel Iborra
    Daniel Iborra Dice:

    Tal vez sea por la ignorancia sobre la situación económica de las notarías y la percepción pública de la eficiencia de las mismas, se les fueron atribuyendo continuas funciones de servicio público sin una retribución que compensara su coste y hasta algunas “gratis total”.
    Si sumamos a ello que el notario tenía que estar al día de un ámbito legal tan enorme, enredado y mutante como el español con la proliferación continua de normas superpuestas y hasta contradictorias del estado, la autonomías y los municipios , la ampliación como clientes de ciudadanos de todo el mundo con sus regímenes legales correspondientes y encima, teniendo que autorizar documentos cada vez más complejos sin perder la perfección, no es extraño que la notaría se había convertido en una empresa de enorme trabajo y responsabilidad pero sin retribuciones que compensara sus costes de funcionamiento.
    En esta situación es difícil de entender que hubiera compañeros que encontraran tiempo para rellenar los medios de una información con una solvencia e independencia poco comunes, salvo que tuvieran en la sangre, el compromiso social de ayudar desde sus conocimientos a mejorar la eficiencia de nuestra democracia (y salvo casos puntuales, también “gratis total”)
    Esta vertiente económica, de servicio público y de exigencia profesional creo no que llegó correctamente a la ciudadanía. Aunque sí la crítica por cualquier concepto, como sobre la información en las notarías.
    Hace unos días estuve a punto de contestar sobre la falsedad de lo que había escrito un periodista. En mi notaría, los clientes tienen a su disposición ( salvo urgencias) los textos (no solo de hipotecas) con antelación y antes de venir y luego de leérselos, si están de acuerdo, lo firman. Seguramente me hubiera replicado que en la notaría en la que va no sucede esto a lo que le hubiera respondido “haz un artículo criticándola y no generalices “. Si leo un periodismo poco profesional no generalizo, cambio de periódico. DIF

    Responder
  10. Daniel Iborra
    Daniel Iborra Dice:

    Estoy repasando el período de la economía española desde 2011 a 2013 contada por la prensa. No hay una cosa más sorprendente que ver los comentarios y las previsiones de las personas y compararlos con lo que luego sucedió. En el cuaderno sobre la crisis tengo anotado que “ uno de los efectos más comunes de las crisis es el gran número de expertos que posteriormente dicen que ya lo anticiparon “. Entre los documentos que estoy leyendo en esta semana sin demasiado trabajo, hay un artículo que se me pasó en su momento. Es el de El Mundo del 24 de noviembre de 2013, firmado por Carlos Segovia “ LA ASOMBROSA PÁGINA 354 DEL LIBRO DE SOLBES ( ERA CONSCIENTE)” , en el que fotocopia está página que hace referencia a la preocupación que le había provocado el viaje de septiembre de cada año a la Asamblea del FMI de 2007 y recoge dos reflexiones “ Y, aunque en aquel momento lo que se vislumbraba era una desaceleración más o menos intensa , era muy consciente de la rapidez con la que podía deteriorarse una situación económica en apariencia boyante, porque lo había vivido en 1993” y “ Existía un claro consenso sobre que los países más afectados serían aquellos con mayor dependencia de la financiación exterior y con sectores de construcción sobredimensionados, entre ellos España”.Lo que da razón a la interpretación nuestra de la crisis y de que los economistas coincidían en los fundamentos económicos, aunque en política tuvieran diferentes ideas políticas. Un saludo DIF

    Responder
  11. Manu Oquendo
    Manu Oquendo Dice:

    Buenos días.

    Hace mucho tiempo, diez años ahora, que resultó evidente que ya no estamos en una situación de “Business as Usual” y que las “Burbujas” (Financieras, de Actividad Innecesaria o de Población Adicional para “producir consumo”, etc) eran un mecanismo desesperado de supervivencia cuyo pistoletazo de salida arrancó en agosto de 1971 con la decisión de Nixon de suspender la Convertibilidad del Dólar porque, de seguir con ella, los EEUU perderían todas sus reservas de Oro. Tal era el Ritmo al que los países acreedores exigían convertir sus Dólares en Oro.

    De hecho antes de la burbuja de las Subprimes hubo otra, la de las Dot.Com, y antes otra, etc. Ahora mismo tenemos varias en marcha (la de los Student Loans, las de Guerras, etc).

    Santiago Niño Becerra, sin la menor duda el economista español y uno de los economistas europeos, que antes y más claramente abordó este asunto públicamente en su obra, lo sigue explicando ante la ceguera, la disonancia cognitiva, de un sistema mediático incapaz de mirar la realidad de frente.

    Es comprensible porque al mirar de frente lo que se ve es peor que feo.

    Perdemos el tiempo, desde la ciudadanía, pensando que esto se resuelve en un pis-pas, con más gasto y con los mismos esquemas de siempre (socialdemocracia y gasto público desbocado porque lo exige el votante). Tendríamos que estar ya estudiando la forma de hacer una Transición a un Sistema Viable. Solo eso, viable.
    Y las raíces son Políticas, no Económicas. Están enraizadas en la Tipología del Poder Social y gracias a la complicidad de un sistema académico en exceso clientelar.

    Aquí Santiago Niño Becerra. En su carta de la Bolsa.

    http://lacartadelabolsa.com/leer/articulo/pienso_que_no_vamos_bien

    Saludos

    Responder
  12. Daniel Iborra
    Daniel Iborra Dice:

    Lo mismo que sucedió con el tema de la denuncia selectiva de la corrupción de los medios en España (que demostramos en un artículo anterior), la incompetencia de la gestión de la crisis fue igualmente tratada. Y si eran medios influyentes en sectores sociales y culturales en los cuales monopolizaban su información no es extraño que el cuento de que la crisis era imprevisible, de origen exterior y que los políticos interiores no tenían la culpa, tuviera un enorme arraigo social.
    Aunque el riesgo para sus clientes es que fueran los últimos en comprar bienes muy por encima, en precio, al que obtendrían en el momento de su venta, en hipotecarse en cantidades que luego no pudieran pagar, hacerlo en función de rentas y en trabajo que el futuro te iba a evaporar y que fueran el hazmerreír cuando salían al exterior, todo por haberse dejado llevar por una ola de optimismo falaz.
    Y el problema es que tampoco a estos medios les iba a beneficiar esta “información “porque, como les avisamos (7-1-2009) “ignoraban que el autobús de la crisis tuviera asientos libres también para ellos, tal vez porque pensaron que el flotador que una mano amiga les facilitó, les iba a ser suficiente para salvarse de un tipo de tormenta cuya entidad no anticiparon por su falta de información competente”.
    De esta serie se deriva una contradicción, si es una “idea común” la de que los medios están en manos de los bancos ¿como consintieron estos que en las encuestas de la opinión pública sobre los causantes de la crisis fueran ellos sus máximos responsables y no el sector de las Cajas en manos de no profesionales y la incompetencia de los gestores públicos interiores, como hemos explicado? ¿No será el populismo político y judicial resultado de un relato erróneo de los fundamentos reales de nuestra ruina? Entonces ¿como vamos a mejorar nuestro destino si continuamos en el mismo camino que nos llevó al precipicio?¿ No tendremos un problema más grave? DIF

    Responder
  13. Daniel Iborra
    Daniel Iborra Dice:

    Como hemos reiterado en el análisis del camino errado del sistema autonómico, España tiene una base cultural en economía, política y sociedad con principios obsoletos y cuyos costes e ineficiencias recaen sobre una ciudadanía desprovista de protección ante un sistema político e informativo que, en su mayor parte, no defiende sus intereses. Coincido con Manu Oquendo que su revisión es básica el futuro del país. En Notarios y Registradores han publicado nuestro homenaje a J.Muns en el primer aniversario de su fallecimiento, en el nos da una orientación para la revisión en el área económica: “el viejo y fracasado guión de deuda, consumo e importaciones ha de pasar a la historia para ser sustituido por el de ahorro, inversión y exportaciones…. Hay que evitar vigorosamente que el consumo desaforado sea otra vez el motor de nuestra economía” y con ello ha de haber “ un cambio de mentalidad económica del país , por el que la libertad económica, la creatividad y la eficacia jurídica sean los pilares sobre los que se pueda asentar la actuación de los agentes económicos” sin ello “ el barco de la economía española siempre estará amarrado en el mismo dique de la ineficiencia, de la falta de competitividad y , en definitiva, del despilfarro endémico del potencial económico del país”
    La razón última de esta crisis se halla en el desplazamiento del poder económico desde los países desarrollados a los emergentes, con China a la cabeza, y a nuestra incapacidad para reaccionar adecuadamente ante este cambio….. ..los recortes y en general, el adelgazamiento de las economías occidentales no es otra cosa que el reconocimiento del grave error de no haber sabido crear un marco adecuado para competir con la nueva fábrica y de haber hinchado con el endeudamiento una demanda que a todos complacía y que nos liberaba del yugo de una dura adaptación que no quisimos contemplar y que ahora la realidad , siempre implacable, nos impone.” DIF

    Responder

Trackbacks y pingbacks

  1. […] ‘La rosa púrpura del Cairo’, y contarnos la historia de manera sesgada, parcial y tendenciosa, como ocurre en este artículo, como si los notarios, por poner un ejemplo, no hubiesen “disfrutado” de la exuberancia del […]

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *