¿Son posibles las modificaciones estructurales en la sociedades en la fase común del concurso?

Las modificaciones estructurales cumplen diversas funciones económicas: la principal es favorecer la transmisión de activos y pasivos de la persona jurídica, así como la creación, modificación y extinción de sociedades. Otro de sus cometidos, que aquí nos interesa, es servir como medios idóneos para la superación de las crisis empresariales, a través de la reestructuración societaria, favoreciendo la continuidad de la actividad productiva con todos los efectos de una sucesión universal (de modo que se conservan las relaciones laborales, contractuales y crediticias).

El concurso de acreedores tiene como finalidad principal la satisfacción ordenada de los créditos comunes a un mismo deudor. Pero otra de sus metas, que con las distintas reformas se ha empoderado, es la conservación de la empresa y continuidad de la actividad del concursado, valorando como intereses en juego la economía nacional, el empleo y la actividad económica del deudor concursado. En el concurso, una vez acreditada la insolvencia del deudor mediante su declaración, el proceso aparece estructurado en dos fases: la denominada fase común, que se inicia con el auto de declaración de concurso y concluye con la presentación del informe de la administración concursal, o en su caso, con la resolución de las impugnaciones del inventario y de la lista de acreedores y comprende las actuaciones tendentes a la delimitación de las masas activa y pasiva; y la fase de convenio o liquidación.

   Como hemos expuesto, las Modificaciones Estructurales y el Concurso de Acreedores tienen un denominador común: su predisposición a solucionar las crisis empresariales, tratando en la medida de lo posible de conservar la unidad productiva.

Por este motivo, las modificaciones estructurales pueden plantearse como una alternativa al concurso, es decir, para su empleo en la fase del preconcurso, o bien como una solución al mismo. Aunque esta última es de menor utilización en la práctica, debido a la inercia de las tradicionales soluciones de la crisis empresarial, no debemos descartar que cobre fuerza con el tiempo.

Centrando mi análisis en las modificaciones estructurales como solución al concurso de acreedores, debemos precisar que la Tercera y la Sexta Directiva Comunitarias en materia de sociedades autorizaban a los legisladores nacionales a excluir los supuestos de fusión y escisión de las sociedades en concurso. Nuestra Ley Concursal no ha optado por dicha prohibición, si bien se limita a admitir escuetamente estas modificaciones, en su artículo 100, como contenido de la propuesta del convenio. Sólo regula estas modificaciones en la fase de convenio, por lo que surge el interrogante que da título a este post:

Estas ME ¿Son también posibles en la fase común?

Bajo la denominación de modificaciones estructurales se contemplan diversas figuras jurídicas; veamos caso por caso:

Transformación: en virtud de la misma, una sociedad adopta un tipo social distinto, conservando su personalidad jurídica. No existe ruptura del vínculo contractual, ni sucesión universal, por lo que nada obsta para su admisibilidad. Esta institución se plantea como un vehículo útil para la preparación de un convenio: una sociedad anónima concursada puede transformarse en limitada para evitar los costes de un convenio con aportaciones de bienes (que en la anónima exigen informe de experto independiente); del mismo modo, una sociedad personalista concursada puede transformarse en sociedad de capital, a fin de evitar la responsabilidad personal de los socios colectivos por las deudas contraídas durante el propio concurso.

Traslado del domicilio social al extranjero: una sociedad concursada no podrá hacerlo, dada la prohibición del artículo 93 de la LME. La ratio es la protección de los acreedores, dado que con el traslado de domicilio, la sociedad cambia de nacionalidad y de ley aplicable. Los acreedores sociales, que conocían las consecuencias de un posible concurso de su deudor según la ley española y aceptaron contratar con él sobre esa base legislativa, no se pueden ver perjudicados por un cambio de la misma.

Fusión, Escisión de sociedades (incluidas segregación y filialización) y Cesión Global del Activo y del Pasivo: todas estas modificaciones llevan consigo una sucesión universal y la transmisión en bloque de activos y pasivos de la sociedad concursada. Son tres las posturas en torno a su admisibilidad:

  • Hay autores que sostienen que durante la fase común solamente cabe su preparación, para su posterior conclusión en la fase de convenio, estadio donde las emplaza el legislador.
  • Beltrán Sánchez entiende que, durante esta fase común, la sociedad en concurso únicamente podrá culminar una modificación estructural en calidad de sociedad adquirente. Respecto a las enajenaciones, sólo le están permitidas las transmisiones aisladas de bienes, debido a la finalidad conservativa de la Masa Activa que preside esta fase del concurso.
  • Fernández Seijo sí las admite en esta fase, incluso cuando la sociedad concursada sea transmitente. Que nuestro ordenamiento haya escogido como fase preferente para estas operaciones la del convenio, no quiere decir que sea el único momento para llevarlas a cabo. Se admiten pero deben someterse a las especialidades de la normativa concursal. Por este motivo, la Administración Concursal está legitimada para cuestionar una Modificación Estructural, si el interés del concurso o de los acreedores se viera perjudicado. Además, al tratarse de un acto dispositivo, requerirá la autorización judicial del artículo 43 de la LC.

Esta tercera postura, a la que me adhiero, viene hoy respaldada por un argumento demoledor: tras la reforma de 2.015, se añade un apartado cuarto al artículo 43LC que reza: “en caso de transmisión de unidades productivas… pertenecientes al concursado, se estará a… los artículos 146 bis y 149”. La reforma está amparando la culminación de las modificaciones estructurales traslativas en la fase común (incluso las iniciadas antes de la declaración de concurso, como alternativa fallida al mismo). Aceptada esta posibilidad, debemos precisar:

  • La administración concursal participará en la redacción del proyecto, dada la limitación de las facultades patrimoniales del concursado y en la fase decisoria, por su derecho de asistencia y voz en los órganos colegiados. Por su parte, el Juez del concurso debe autorizar estas ME, a diferencia de las formalizadas en el Convenio, en las que basta la aprobación judicial del mismo.
  • A diferencia de la ME verificadas en fase de convenio, aquí tienen derecho de oposición tanto los acreedores de la masa, como los concursales, al no existir un convenio al que estén sometidos.
  • Si la ME produce la extinción de la sociedad concursada, originará la sucesión procesal de la sociedad resultante de la fusión o beneficiaria de la escisión en la posición procesal de aquélla, por aplicación analógica de los artículos 182 LC y 16 LEC. Esta sucesión procesal la ha admitido el Supremo – para otros procesos y en caso de fusión – en Auto de 7 de septiembre de 2.015.
5 comentarios
  1. 1001
    1001 Dice:

    Muy técnica la cuestión planteada, pero más importante de lo que pueda parecer, en la práctica. Gracias y lo archivo.

  2. Eduardo Hijas
    Eduardo Hijas Dice:

    Gracias por leerme, 1001. Tienes razón: la cuestión planteada es muy técnica y, quizá por el límite de palabras del post han quedado sin explicarse más extensamente los problemas aludidos. Una cuestión muy debatida es ¿puede una sociedad que absorbe a otra suceder como parte procesal en el concurso de acreedores? Aunque el Supremo lo admite, origina muchos problemas, dado que los bienes inventariados en el proceso son los de la sociedad absorbida y la situación de insolvencia que ha originado la declaración del concurso es la de la misma sociedad absorbida. Todavía se complicaría más la cosa si existiera una pluralidad de sociedades que sucedan a la concursada (como en la escisión total o cesión global a varios cesionarios).

  3. Segismundo Alvarez Royo-Villanova
    Segismundo Alvarez Royo-Villanova Dice:

    Muy interesante. En efecto es un tema técnico y en un post no caben todos los problemas que plantea, pero tratarlo, pues todos sabemos que el problema de nuestro sistema concursal es que casi todas las sociedades van a liquidación, y este es un instrumento más para la conservación de las empresas.
    Desgraciadamente en la práctica no parece que hayan prosperado, y parece que el único caso que se ha producido (y en fase de convenio) fue el de FIESTA (ver aquí: http://estaticos.expansion.com/opinion/documentosWeb/2013/05/08/Sentencia%20que%20aprueba%20PACs.pdf)

  4. Eduardo Hijas
    Eduardo Hijas Dice:

    Gracias por tu comentario, Segismundo. Tienes razón cuando dices que, en la práctica, prevalece la tradicional solución del convenio, esto es, la liquidación. Tuve ocasión de hablar con el Magistrado J.M. Fernández Seijo y, en su dilatada carrera en el Juzgado de Barcelona sólo conoció dos casos de modificaciones estructurales en el concurso. Respecto al auto, veo que se trata de una propuesta anticipada de convenio. Me gustaría saber tu opinión al respecto de una cuestión concreta, dado que dominas la materia del derecho de oposición de los acreedores del artículo 44 LME ¿Todos los acreedores privilegiados (generales o especiales) se considera que tienen sus créditos suficientemente garantizados, a efectos de privarles de su derecho de oposición? En el caso de adoptar una postura negativa ¿El simple hecho de no haberse opuesto al convenio les priva a estos acreedores automáticamente de su derecho de oponerse a la ME? o ¿únicamente perderán tal derecho los acreedores privilegiados a los que les sea aplicable la extensión de efectos del convenio, tras las últimas reformas?

  5. Segismundo Alvarez Royo-Villanova
    Segismundo Alvarez Royo-Villanova Dice:

    En relación con la primera cuestión, la LME no aclara qué se considera una garantía “suficiente”. No creo que el criterio deba ser jurídico sino económico. Es decir no se trata de que tenga un privilegio especial o general en el ámbito del concurso sino de que la garantía de que dispone haga improbable que el acreedor no pueda cobrar.
    Ya dentro del concurso, la sentencia citada entiende que dentro del mismo no opera el derecho de oposición porque sería contrario a la par conditio creditorum y porque debe quedar subsumido en la posibilidad de oponerse al convenio.

Los comentarios están desactivados.