Maternidad subrogada o contrato de gestación por sustitución.

1.En el último Congreso del Partido Popular se ha pospuesto la discusión sobre la pertinencia de regular de forma distinta (pues regulación sí tenemos) la llamada “maternidad subrogada”, que pasa necesariamente por modificar o suprimir el artículo 10 de la vigente Ley 14 / 2006, de 26 de mayo, sobre técnicas de reproducción asistida humana (LTRAH, de tenor idéntico, también en sus defectos técnicos y gramaticales, al correlativo de la anterior Ley 35 / 1988, de 22 de noviembre, sobre técnicas de reproducción asistida, LTRA). Ni que decir tiene que la STC 116 / 1999, de 17 de junio, que se pronunció sobre la constitucionalidad de la ley, que debería haber sido entonces y ahora orgánica, no ha contribuido de modo significativo a establecer las premisas de la disputa. Los contratos de gestación por sustitución están prohibidos, la madre será la gestante y el padre el que biológicamente lo sea.

En realidad no sucede nada nuevo en estos poco agitados tiempos que vivimos (no querría que mis hijos se hubieran criado en los siglos XIX o XX españoles, esos sí agitados de veras y sangrientos a la vez): cuando no sé bien qué hacer con un problema lo cambio de sitio o convoco una comisión o grupo de expertos para que me informen sobre el asunto.

Por su parte, en el programa electoral de Ciudadanos sí se proponía (y propone) explícitamente regular el asunto. En particular dice (aunque no se haya incorporado al acuerdo de investidura con el Partido Popular) en su medida 111 del apartado II de su programa (“Unión e igualdad de todos los españoles”): “Promoveremos una nueva Ley de Gestación Subrogada. Garantizaremos los derechos de todas las personas intervinientes en el proceso, y de forma muy especial de los menores nacidos mediante de esta técnica de reproducción asistida”. Parece que Podemos también se ha subido al carro, con algún matiz, en una enmienda a una proposición de ley en la Comunidad de Madrid y también el Partido Socialista. Más información en la página web de la Asociación por la Gestación Subrogada en España (www.gestacionsubrogadaenespaña.es).

Sobre el asunto, me siguen pareciendo una referencia los argumentos (a menudo feroces) de Fernando Pantaleón (Jueces para la democracia núm. 5 [1988], 19-36, esp. 26 y ss). Una breve referencia sobre el estado de la cuestión, Juan José Iniesta, en Mariano Yzquierdo / Matilde Cuena (dirs.): Tratado de Derecho de la familia, V-1, Aranzadi, 2011 y, con más detalle, Encarna Roca i Trías: “Dura lex sed lex. O de cómo integrar el interés del menor y la prohibición de maternidad subrogada”, Treinta años de reproducción asistida en España: una mirada interdisciplinar a un fenómeno global y actual, Pilar Benavente / Esther Farnós (dirs.), Boletín de Información del Ministerio de Justicia, núm. 2179 (2015) y en general los trabajos publicados en su apartado IV.

2.No me resisto a reproducir un fragmento del apartado I de la Exposición de Motivos de la LTRA [1988], en donde se nos condena a ejercer la libertad bajo las premisas ciertas del legislador, que sabe bien de nuestros errores y equívocos y quiere conducir con tino nuestro díscolo libre albedrío. Dice así: “Desde una perspectiva ética, el pluralismo social y la divergencia en las opiniones se expresan frecuentemente sobre los distintos usos que se dan a las técnicas de Reproducción Asistida. Su aceptación o su rechazo habrían de ser argumentados desde el supuesto de una correcta información, y producirse sin motivaciones interesadas ni presiones ideológicas, confesionales o partidistas, sustentándose únicamente en una ética de carácter cívico o civil, no exenta de componentes pragmáticos, y cuya validez radique en una aceptación de la realidad una vez que ha sido confrontada con criterios de racionalidad y procedencia al servicio del interés general; una ética, en definitiva, que responda al sentir de la mayoría y a los contenidos constitucionales, pueda ser asumida sin tensiones sociales y sea útil al legislador para adoptar posiciones o normativa.”

3.Lo cierto es que la realidad se impone y los vaivenes entre la DGRN y el TS (Sala de lo Civil) no cierran la herida abierta (puesto que, no debemos olvidarlo, hay o habrá hijos ya nacidos bajo esta fórmula): primero, la RDGRN 18 febrero 2009 y la sucesiva Instrucción DGRN 5 octubre 2010, permitieron su inscripción, con más o menos exigencias (sobre ambas, Iván Heredia: Anuario de Derecho civil II (2013), 687 ss.). Esta permisión es enmendada por la STS, Sala Primera, Pleno, 247 / 2014, de 6 de febrero (que se refiere a la RDGRN citada y también cuenta con votos particulares muy sensatos, puesto que la “realidad se impone”) y luego el ATS, Sala Primera, Pleno, 335 / 2015, de 2 de febrero, sobre un incidente de nulidad relativo a la sentencia anterior, en el que se alegaron las SSTEDH, ambas de 26 de junio de 2014, casos Labassee contra Francia (65192 / 11) y Mennnesson contra Francia (65941 / 11) y en el que se reproducen los votos particulares (cabe añadir, ahora, también a la controversia la STEDH Paradiso y Campanelli contra Italia 27 de enero de 2015 [25358 / 12]). En estas últimas lo que sale por la puerta entra por la ventana.

En síntesis, entre nosotros, “no” cabe inscribir en el Registro civil como propios los hijos nacidos mediante la celebración (y ejecución) de un contrato de gestación por sustitución: sí podrá el padre biológico español, comitente, si hubiera proporcionado su semen, ejercer la acción de reclamación o reconocer el hijo como propio (art. 10.3 LTRAH), por ser inaplicable en esta sede el artículo 1306 CC. Por su parte, la STS de Pleno, Sala Social, 881 / 2016, de 25 de octubre, acepta que se reconozcan las prestaciones de Seguridad social propias al “padre biológico” en caso de maternidad subrogada: léanse sus votos particulares, y sobre todo el de Luis Fernando de Castro, muy interesante.

Reproduzco el FJ Tercero, apartado 6º, de la STS Pleno, Sala de lo Civil, 247 / 2014, porque me parece el argumento verdaderamente de fondo, la ratio decidendi de la sentencia, exornada de varios argumentos jurídicos, pero, insisto, no decisivos: “Pero junto a ello, en nuestro ordenamiento jurídico y en el de la mayoría de los países con ordenamientos basados en similares principios y valores, no se acepta que la generalización de la adopción, incluso internacional, y los avances en las técnicas de reproducción humana asistida vulneren la dignidad de la mujer gestante y del niño, mercantilizando la gestación y la filiación, “cosificando”  a la mujer gestante y al niño, permitiendo a determinados intermediarios realizar negocio con ellos, posibilitando la explotación del estado de necesidad en que se encuentran mujeres jóvenes en situación de pobreza y creando una especie de “ciudadanía censitaria” en la que solo quienes disponen de elevados recursos económicos pueden establecer relaciones paterno-filiales vedadas a la mayoría de la población”.

4.¿Y entonces qué? Paso a enunciar los que me parecen los mimbres del cesto (o las premisas del problema):

(i) El orden público español es tan variable como el tiempo: podemos cambiar la regla sin que sufra.

(ii) No creo que exista en rigor un “derecho” a la reproducción que pueda desconectarse de la infertilidad (o de la imposibilidad, en el caso de matrimonios / convivientes more uxorio, de procrear) pese a alguna pomposa declaración legal (LO 2 / 2010, de 3 de marzo, de salud sexual y reproductiva y de interrupción voluntaria del embarazo, recurrida desde 2010 [BOE 8 julio 2010] que, al parecer, no urge resolver al Tribunal Constitucional).

(iii) El interés del menor es del menor, y su mejor intérprete, no me cabe duda, “no” es el Estado (véase, sobre esta cuestión, Ángel Carrasco: Derecho de familia. Casos, reglas, argumentos, Dílex, 2006); los hijos no son nuestros sino de sí mismos.

(iv) La prudencia aconseja no deslizarnos en la senda de “admitir” el contrato de gestación por sustitución por los incentivos perversos que genera como bien explica nuestro Tribunal Supremo: el control de su onerosidad, que será segura en la mayor parte de los casos, es sencillamente imposible.

5.El problema subsiste porque hay o habrá hijos nacidos fruto de la ejecución de tales contratos (otra industria de la bella California) y ellos, finalmente, no son responsables (rectius, no deben soportar las consecuencias desfavorables) de nuestra indecisión o de nuestras reservas. Lo cierto es que tampoco yo sé muy bien qué hacer.

22 comentarios
  1. jarpia
    jarpia Dice:

    Maternidad subrogada o gestación por sustitución no son mas que el nombre bonito de lo que, al final, es comprar o regalar niños.

  2. G.P.
    G.P. Dice:

    Estoy de acuerdo con Jarpia: esto no es más que compra-venta de niños y me parece una vergüenza, se haga aquí o en California.

  3. MBalmaser
    MBalmaser Dice:

    Una mujer decide ser inseminada, se embaraza de su hijo, y lo cede gratis o vende después. En eso consiste esta cuestión. Se diga como se diga, es madre biológica del hijo que cede voluntariamente, por dinero o porque quiere mucho a los que van a educar al niño. Lo contrario a una madre.

  4. Manu Oquendo
    Manu Oquendo Dice:

    Tratando de disfrazar la Compraventa de niños y de úteros.
    Donde no hay mata no hay patata.

    Lo interesante de esto es que estamos ya en la apoteosis del Relativismo y del Nihilismo con auténticos papanatas del estatismo erigiéndose en oficiantes de la Ética. Kant………………. a la basura.

    Leviatán crea la moral conveniente en cada momento histórico siempre y cuando esta moral degrade al ser humano.
    Una vez degradado ya veremos que hacemos con el despojo.

    Mañana más

    • G.P.
      G.P. Dice:

      “Tratando de disfrazar la Compraventa de niños y de úteros.”

      No, creo que no lo ha entendido don Manu: usted encarga un niño, paga un adelanto (la reserva) y al tiempo le dan el niño terminado y a estrenar, y paga el resto. Pero el útero no se lo dan. El útero se queda en la madre para hacer más niños.

      Para que me entienda: es como cuando compra un coche. Usted paga la reserva, al tiempo recibe el coche, y paga el resto. Pero los robots no se los dan, se quedan en la fábrica. Son para hacer más coches.

      Lo que no sé es qué tal funcionará el leasing de niños. Habrá que hacer números, supongo.

  5. izaskun
    izaskun Dice:

    Si una máquina pudiera gestar a la criatura ¿se daría distinto tratamiento a lo artificial y a lo natural?

  6. Andrés
    Andrés Dice:

    Hay que regular la gestación subrogada. Tengamos presente que la regulación del trasplante de órganos, del aborto o de las adopciones de menores, también barrió del mapa de nuestro país muchas prácticas terribles al margen de la ley en estos campos (robo de niños, abortos clandestinos o en Londres para los ricos, compra venta de órganos,…).

    Hay que mirar a Canadá, a Portugal, a Holanda, a Grecia, a Sudáfrica, a Reino Unido,… en todos ellos la gestación subrogada es altruista y tutelada por el Estado, o mismo en EEUU donde, a pesar de no ser plenamente altruista, goza de total garantía legal para todas las partes. En ninguno de estoy países no hay dilema moral alguno : la gestante lo hace por solidaridad y nunca pone sus óvulos, no tiene ningún vínculo genético con el niño, no “vende a su hijo”. Esos Estados velan para que todo se haga con arreglo a la ley y evitar situaciones indeseables que ocurren en los países subdesarrollados, donde precisamente NO está regulado.
    Si hubiera muchas o pocas mujeres dispuestas ha hacerlo, es indiferente. Con que haya una sola dispuesta a hacerlo, ya se justificaría la necesidad de legislar para apoyarla. Hay gente que hace las cosas simplemente por solidaridad, pese a suponer mucho esfuerzo o riesgo (ej: cooperantes internacionales, donantes de órganos, etc).
    Si está regulada, totalmente garantizados los derechos y la voluntariedad…. dónde está el problema? que cada una haga lo que quiera. Como ocurre con el aborto, ¿o ese gran logro social feminista que se resume en el “nosotras parimos, nosotras decidimos” es para unas cosas sí y para otras no?

    También ocurrió lo mismo con la regulación del divorcio, del aborto, de la fecundación in vitro, del matrimonio homosexual, de la donación de órganos,…. siempre hubo quien se opuso por supuestos motivos morales (y porque debían pensar que era obligatorio), pero eso no frenó el avance social.

    Aquí ocurrirá lo mismo

  7. Manu Oquendo
    Manu Oquendo Dice:

    Me temo que llamar “progreso” o “avance” a la eliminación por el desagüe –tras descuartizamiento con fórceps en vivo– de un Estadio Bernabéu lleno de niños cada año, es batir un record de insensibilidad moral. Digno de la incapacidad de un Eichmann para la menor empatía con sus víctimas.

    Incluso en una cultura que ha borrado cualquier criterio moral para hacer sus normas dependientes de aquello que a Leviatán convenga en cada momento.

    Esto no tiene nada que ver con consideraciones religiosas. Es simplemente el reflejo de una sociedad cínica, hipócrita y sin valores firmes que ha dejado de respetar la vida humana allí donde la muerte reparte dividendos electorales.

    Y también es el reflejo de un Poder Social que está, a través de sus políticas públicas, degradando conscientemente a su ciudadanía, llevándola a crecimiento negativos y pirámides demográficas que garantizan su substitución a plazo fijo por otras culturas –quizás más acostumbradas a la sumisión necesaria.

    El colmo es el argumento usado USA para defender los 58 millones de “desaparecidos” por su promoción del aborto: “Gracias a los abortos se va rediciendo la tasa de criminalidad. Porque se concentra en gente de color pobre donde se dan altas tasas de delincuencia”.

    La sociedad que se cree sus propias trampas ¿Qué horizonte vital ofrece a su gente?

    Buenas noches

    • G.P.
      G.P. Dice:

      Esto no tiene nada que ver con el aborto. Estamos hablando de niños. Personas. No estamos hablando de embriones o fetos, que no son todavía personas.

      La prueba de que casi nadie en el fondo piensa que son realmente personas es que entre el 10% y el 20% de los embarazos DETECTADOS (en realidad fracasan muchos más) terminan en aborto natural espontáneo en las primeras semanas de embarazo, y no se puede decir que se vean muchos funerales por ello, verdad…

    • Victor Chavarri
      Victor Chavarri Dice:

      El artículo es claro:

      “En el último Congreso del Partido Popular”

      ¿Por qué no llamáis las cosas por su nombre? Esa Ley debería llamarse Ley de Compraventa de Seres Humanos…… Ah, no, que eso queda mal.

      ¿Qué hace la gestante si el comprador se arrepiente? ¿Abortar?

  8. Cruz Leal Rodríguez
    Cruz Leal Rodríguez Dice:

    Alquilar un útero no es la única forma posible de maternidad o paternidad,hay cientos de criaturas que esperan una oportunidad(y si hay dificultades legales se puede presionar tanto como se está presionando con este tema) la subrogación lo que permite es la elección de aquella criatura perfecta con nuestra carga genética.En un momento de éxtasis religioso neoliberal se nos invita a quererlo todo y confundirlo con un derecho siempre que lo podamos pagar.
    Legalizar la gestación comercial tiene serias implicaciones éticas; derivar hacia las mujeres más vulnerables a meros úteros de crianza según la cual, las personas con recursos económicos pueden garantizarse que el libre mercado les provea de criaturas a demanda; abrir la puerta para que el negocio de los vientres de alquiler termine lucrándose de los mercados de la precariedad y de la feminización de la pobreza. Hay responsabilidades estatales indelegables, una de ellas es la tutela de unas y unos menores que no pueden quedar al albur de chequeras o intensos deseos personales. Los seres humanos no pueden venderse o regalarse por mucho que haya quien pueda, quiera o desee tenerlos.
    No se puede establecer un debate por la vía de urgencia sin contestar socialmente a estas preguntas planteadas por la profesora Ana de Miguel ¿Quién está presionando para que se legalicen y por qué con tanta urgencia? ¿Es indiferente si el consentimiento de las madres gestantes representa un acto de voluntad y consciencia o de resignación, cesión y opresión? ¿Qué diferencia hay entre uso y abuso cuando median relaciones de poder? En rigor ¿Quién tiene libertad real en el libre mercado? ¿Qué mujer y en qué circunstancias gestaría, pariría y entregaría la criatura engendrada a otros? ¿Van a engendrar las mujeres con recursos económicos para las personas que no los tienen? ¿De forma altruista? ¿Es ese el pronóstico del futuro? Pero en el ejercicio de una ciudadanía responsable surgen muchas más.

    http://www.eldiario.es/tribunaabierta/Vientres-alquiler-Pensar-actuar_6_522207786.html

  9. Colapso2015
    Colapso2015 Dice:

    1) Los progenitores tienen raíz genética (semen + óvulo).
    2) Los padres la raíz social de orden, matrimonio-patrimonio.

    La cuestión relevante, parece ser otra, ¿puede un progenitor (formal*) dejar de ser padre,…, porque lo dice el Estado?
    En este orden de cosas, se establece que la madre “alumbra” el nuevo ser vivo humano y el padre quien diga la madre. Si este último admite.

    ¿Por qué no se cuestiona la donación de semen/óvulos? Siempre formalmente, es decir amparada por el Estado.

    Con resultados de lo más pintoresco:
    Mujer + progenitor “anónimo” formal + empresa = hijo
    Hombre + progenitora “anónima” formal + “mujer-madre” + empresa = hijo
    Hombre + progenitora “anónima” formal + “mujer-anónima” + empresa = hijo

    Esta última, en discusión. Nadie parece discutir, el donante anónimo de semen. ¿causa?
    Por razones claras, es más fácil para una mujer tener hijos. Sólo debe sustituir “progenitor anónimo formal”, por “un desconocido”.

    Cuestiones se refieren al verdadero espíritu de la ley “moral”.
    Exactamente, no sé que pretenden decir con ética. La ética afronta, cuestiona, estructura y estudia la moral o la realidad/natural desde -lo individual-; o sea la personalidad.

    *: reconocido de forma social. Por ejemplo donantes de semen (“máxima” deriva genética 6), óvulos. Se excluyen por razones obvias todos aquellos de origen desconocido. Infidelidad, acuerdos no formales, prácticas “altruistas” de reproducción, prácticas sexuales grupales,…, etc.

  10. Manu Oquendo
    Manu Oquendo Dice:

    Apreciado, G.P. Ayuda mucho haber vivido con la mirada abierta y afectuosa hacia la miseria humana pero resulta muy triste.

    La corriente ideológica que ha impuesto la ingeniería social que nos viene rompiendo desde dentro, en la cuestión del aborto, ha tenido que ir buscando todo tipo de barreras defensivas insostenibles intelectual y humanamente. Se encuentra hoy muy desprestigiada y al límite. Como aquel par de ministras de Rodríguez Zapatero.

    Una de esas barreras “defensivas” es esa grosera especie de que “como no son personas jurídicas no tienen derechos positivos y es posible matarlos”. Frase que debería tener resonancias tenebrosas y en nuestros gobernantes ya no digamos.

    Esto dicho en una clase de biología convierte al profesor en un espécimen curioso pero dicho en un foro legal deja de tener recorrido en cuanto uno llega a las expectativas de derechos, la usurpación de derechos, la estafa, etc. por no hablar de otros derechos positivos o de los constitucionales. Como por ejemplo el derecho a la vida que tiene a nuestro Constitucional colgado de la brocha y acumulando polvo y desprestigio treinta años.

    En el primer caso el profesor convertiría a la especie humana en “la” excepción genética de la galaxia. En efecto, para satisfacer la sed de votos sanguinolentos, resultaríamos ser los únicos seres sexuados del universo cuya vida como individuos no empieza en la fecundación. No sorprende que la ciudadanía menosprecie a la clase política y al sistema escolar si esta sandez hace carrera política.

    En el segundo seríamos suspendidos ipso facto o tenidos por desaforados discípulos de Kelsen dedicados a defender
    “como sea” los deseos del Führer. Incluso a costa de nuestros propios ojos.

    Hay en YouTube amplia colección de documentales sobre qué es de verdad un aborto de los que se practican unos 300 diarios en España. Ninguno de ellos porque la vida de la madre esté en peligro ni por violación.

    Aparecen buscando “The silent scream”. Desde hace 25 años están disponibles para que podamos descubrir cómo somos y en qué consiste la Disonancia Cognoscitiva.

    Un cordial saludo

    • G.P.
      G.P. Dice:

      Don Manu: ¿me dice dónde, en nuestro tiempo y nuestra cultura, se hacen solemnes funerales por un embrión abortado espontáneamente a las dos o tres semanas de la fecundación? Y si no se hacen ¿por qué es? ¿nos hemos vuelto ciegos ante la “tragedia”? ¿nos hemos vuelto nazis todos?

      Le voy a hacer dos preguntas para que me las conteste:

      Si abortar es un asesinato ¿obligamos a una mujer cuyo embarazo pone en serio riesgo su vida a seguir con la gestación aunque no quiera?

      Si abortar es un asesinato ¿obligamos a una adolescente de 12 o 14 años violada (quizás por un familiar) a gestar y dar a luz el producto de la violación añadiendo sufrimiento a su ya terrible desgracia?

      Porque estas cosas pasan y si pensamos que abortar es un asesinato de una persona, NO PODEMOS PERMITIR EL ABORTO EN NINGUN CASO.

      Ya sé que no es su costumbre, pero me gustaría que me contestara CON CONCRECION a esas preguntas. Gracias.

      • Manu Oquendo
        Manu Oquendo Dice:

        La respuesta a su primera pregunta es fácil, estimado G.P.

        ¿Dónde se hacen solemnes funerales por un embrión abortado (espontáneamente –o no, añado– al poco tiempo de la gestación?

        A ese tiempo tan breve dudo que nadie llegue a saber si ha sido un aborto o no porque aún ni la primera prueba se ha hecho. Ya me dirá usted quién y cómo se entera de ello. Y si llega a hacerlo es un acto natural con los restos perdidos e invisibles por cuasi microscópicos.

        Pero si se plantea la cuestión de una pérdida natural cierta y consciente de un nonato de meses la realidad es que se recuerda toda la vida y he conocido casos (de padre médico) que los restos se conservaron en formol en la consulta paterna de aquella familia que posteriormente tuvo seis hijos que toda la vida supieron de su hermano (con nombre propio) que no llegó a nacer. Del mismo modo que todos hemos sabido de los embarazos no llegados a término de modo natural de nuestras madres. En mi familia tres pérdidas que siempre hemos tenido presentes.

        Y si, por añadidura, la muerte del nonato hubiera sito por aborto quirúrgico buscado por uno o ambos progenitores entonces el funeral –tétrico más que solemne– tiene lugar todos los días del resto de las vidas de ambos padres.
        Esta trágica ceremonia cobra mayor solemnidad a medida que van envejeciendo y, al ver otros niños crecer, les resulta inevitable pensar: “ahora sería como este”. Toda la vida. Es una memoria indeleble y creciente.

        Bien sabe usted que el tránsito de homicidio a asesinato pasa por la premeditación y alevosía. Esa respuesta se la puede dar usted mismo.

        Pero aquí no estamos para juzgar pecados morales. Sobre este tipo de juicios creo que lo humano es ser compasivo con el pecador y frío y objetivo pon el pecado poniendo los medios para evitarlo.

        No puede ser, querido G.P., que seamos incapaces de discernir la realidad hasta el punto de que nos deje inmunes la muerte de un ser humano vivo y que queramos convertirla en un hecho menor.

        Cuando eso sucede –como sucede– estamos en presencia de una perversión.

        Perversión clásica y conocida que comienza por degradar la humanidad del “otro”, del destinado al matadero. Sea un pollo anónimo, una res, un maketo, un judío, un gitano, un “infiel” para un yihadista musulmán degollado a cuchillo ante la cámara, o un charnego en el campo gerundense.

        Degradar su humanidad es siempre previo a su eliminación o maltrato social. La privación de “personalidad” de un ser humano nonato es lo mismo. Una parte del proceso destinado a silenciar los gritos de nuestra conciencia.

        Pero, ni por esas, la conciencia es más fuerte.

        PD. Es muy interesante la lectura de la sentencia y de los apartados que se consideraron inconstitucionales.

        Y también lo es ver la perversión de ciertas ideologías políticas que siempre tratan de degradar moralmente la sociedad de la que viven.

        En algún momento deberíamos preguntarnos ¿Por qué lo hacen?

  11. Colapso2015
    Colapso2015 Dice:

    Un debate interesante pero en mi opinión están reduciendo lo humano a lo que no es.
    Un humano es eminentemente social, lo cual conlleva que debe tener viabilidad física y social.

    La viabilidad física, la puede sostener una máquina una vez establecido el origen genético. El retroceso hacia atrás en la línea temporal dependerá de las capacidades técnicas.
    Pero esto no constituye un humano viable, si el entorno social no va proporcionar soporte; principalmente la madre. Aunque el padre también tendría algo que decir.

    El infanticidio ha sido una práctica relativamente usual. La motivación, ha sido principalmente económica (falta de recursos) o el poder, aunque puede estar enmascarada por la superstición/religión o la ley. Ejemplos: entre los esquimales algunos cifran podría haber llegado al 80%, en la prehistoria era común y está presente a lo largo de toda la historia.
    Al igual que el suicidio, resultado de enfermedad mental o enfermedad social, está presente desde el inicio y no parece vaya a desaparecer.

    Es más, “mainstream” nadie afirma que un suicidio puede ser un homicidio, al igual que nadie afirma que un tirado al fiordo (aborto temprano) de “El niño no deseado” sea un asesinato.
    Ello se debe al sistema de creencias, …, sistema de creencias que llegará a una u otra conclusión según el entorno en el cual se desarrolla esa cultura.

    Actualmente en las sociedades occidentales la vida se asemeja bastante a “una propiedad”, ya no por la obligatoriedad de inscribirse en un Registro Civil (propiedad del Estado), si no por el desarrollo social posterior. Por ejemplo, en caso de guerra, el “sistema de valores” desprecia al individuo y su supuesto valor “por si mismo” tira de Registro Civil y recluta según edad (y sexo).
    Otro tanto con los impuestos e imposiciones (entre ellas la propiedad),…

    Entendiendo la vida como una propiedad, se comprenden las transferencias que permite el Estado de padres biológicos (genéticos) a padres sociales (registrados/patrimoniales). Lo llaman “altruismo”/progresía, cuando existen alternativas que no pasan por el modelo “Estado y mercado” como la coparentalidad, pero en este caso no se admite la cesión del “título de propiedad”.
    La vida busca camino,…

    En teoría, en una Democracia el gobernante del Estado es el propio sujeto del “Registro Civil” , por lo cual “se compra a si mismo”. Pero, esto no es la Grecia Clásica, el “título de propiedad del individuo” corresponde a otros,…, y la participación de un individuo en el gobierno del Estado es insignificante en los gobiernos representativos sin revocación (aristocráticos) y las demagogias de representación (Estado de Partidos).
    El valor de la vida es muy relativo, a citar, por ejemplo, –los esclavos– bajo la democracia ateniense tenían mejor vida que otros esclavos. Pero eran esclavos,…, y en esta, los individuos tienen los derechos (soporte del Estado) que sean capaces de pagar en el juego corporativo.

    No digo esté bien (ética), sólo es lo que hay (moral, status, Estado).

  12. G.P.
    G.P. Dice:

    Don Manu: contesta una pregunta que no le he hecho y deja sin contestar las dos que sí le he hecho: las interesantes.

    Aunque estoy acostumbrado a su admirable juego de caderas a la hora de aclarar posturas que nunca aclara, reconozco que esta vez esperaba algo más de alguien que es capaz de decir de los que no piensan como él que defendemos “como sea los deseos del Führer” o que sufrimos una “perversión”.

    Bien, pues déjeme decirle que creo que están más cerca de la perversión los que son capaces de dejar que una mujer muera en contra de su voluntad por un embarazo o los que son capaces de obligar a una pobre niña embarazada en una violación a gestar y dar a luz el producto de tan salvaje ataque. Perversiones éstas habitualmente acompañadas de creencias en supersticiones religiosas absurdas y completamente fuera de la realidad que una sociedad moderna no debería tener en cuenta a la hora de legislar para todos.

    Un saludo.

    • Manu Oquendo
      Manu Oquendo Dice:

      Usted, querido contertulio, lee lo que quiere leer y como quiere leerlo, omitiendo resmas escritas para explicarle lo que evidentemente ya ha decido no entender y prefiere hacer preguntas irrelevantes para una discusión seria saltándose lo relevante y esencial.

      Porque la otra hipótesis, –que desconoce la realidad del aborto y habla por hablar– no la contemplo.

      Regresa, en un eterno rondó, a hipótesis que no se dan hoy: Riesgo de vida de la madre. Absolutamente excepcional o inexistente. Lo mismo sucede con la violación que tampoco se da en nuestra casuística abortista.
      Por cierto, en ambas hipótesis yo estoy totalmente de acuerdo con la “decisión” de abortar.

      Lo que sí se da, en un 17%, es el aborto de niños fruto de Adulterio: es decir, del orden de 17,000 muertes al año.
      Pero si mira los datos publicados no verá ni riesgo de vida de la madre ni violaciones. La medicina ha progresado tanto que el primero o es cero o es absolutamente raro incluso a las edades a las que hoy se tienen muchos niños.

      Hay un pequeño porcentaje que son casos muy complicados (menos del 3%, no lo busco pero por ahí) que incluyen niños con graves problemas,deformaciones inviables o de vidas terribles e inviables.

      El resto son casos donde el derecho al sexo supera de largo el derecho a la vida.

      Uno de los redactores de la primera ley del aborto fue un buen amigo, familiar cercano y querido.

      Su madre murió al nacer su hermano pequeño de una hemorragia que hoy se habría resuelto sin la menor agitación en el quirófano. Este magistrado, –y otros–, fue miserablemente engañado por el gobierno de FG que coló a los redactores lo del “daño psicológico” que dio da cobertura a la masacre. Porque lo que buscaban no era salvar vidas de mujeres. Era comprar votos con sangre y “refrescar” la movida.

      No tengo el menor problema moral con el aborto por riesgo cierto de la vida de la madre. Ninguno porque tiene derecho prioritario a la defensa de su propia vida. Una norma moral hoy aceptada a regañadientes por el sistema pero Natural e Imprescriptible.

      En algunos de estos casos, menos del 2 o 3% no puedo decir nada porque son situaciones límites de enfermedades o malformaciones genéticas donde creo que debemos respetar una decisión muy difícil. Ojalá no la veamos nunca de cerca.

      Pero en el resto, hoy, no hay por donde cogerlo. Es lo que es. Un matadero de inocentes por comodidad porque hay dinero sobrado para cubrir cualquier hipótesis.

      Es decir, donde deberíamos perder como máximo 3 o 4000 vidas al año, perdemos de 100,000 a 120,000.

      Luego hablan de “capital humano”.

      Saludos, y, por favor, pregunte en serio.

  13. G.P.
    G.P. Dice:

    “Por cierto, en ambas hipótesis yo estoy totalmente de acuerdo con la “decisión” de abortar.”
    “Pero en el resto, hoy, no hay por donde cogerlo. Es lo que es. Un matadero de inocentes”

    Vamos, que según usted se puede asesinar “niños inocentes”. Pero con moderación. Sin pasarse.

    Don Manu: o se puede matar “niños inocentes”, o no se puede. Porque eso de que, si son pocos… por muy inocentes niños que sean nos los podemos cargar, es una total falta de coherencia.

    Y no me diga que yo no pregunto en serio, cuando lo que ocurre es que usted no sabe qué contestar.

    • Manu Oquendo
      Manu Oquendo Dice:

      No me asuste, querido G.P.. Lea nuevamente de arriba hasta abajo lo que precede y luego pregúntese de dónde saca, en este último post, una conclusión que es exactamente lo contrario del predicado que usted comenta.
      Saludos.

  14. G.P.
    G.P. Dice:

    “Usted, querido contertulio, lee lo que quiere leer”

    Pues vamos a verlo, don Manu. Le cito:

    “Me temo que llamar “progreso” o “avance” a la eliminación por el desagüe –tras descuartizamiento con fórceps en vivo– de un Estadio Bernabéu lleno de niños cada año”

    De aquí deduzco que usted opina que un embrión y/o feto es un “niño” y que matarlo es moralmente reprobable.

    “Regresa, en un eterno rondó, a hipótesis que no se dan hoy: Riesgo de vida de la madre. Absolutamente excepcional o inexistente. Lo mismo sucede con la violación que tampoco se da en nuestra casuística abortista.
    Por cierto, en ambas hipótesis yo estoy totalmente de acuerdo con la “decisión” de abortar.”

    De aquí deduzco que que usted opina que abortar el producto de una violación es aceptable.

    Concluyendo: usted opina que es aceptable matar niños en caso de violación.

    Y yo eso lo veo incoherente. Será que me he vuelto loco.

    Por ejemplo: imagínese una chica de 14 años violada. Sus padres le obligan a dar a luz oculta en su casa. Lo descubrimos tras el parto. La chica no quiere al bebé. ¿Podemos matar al niño?

    Según yo ¡NO! Un niño YA es una persona.

    Pero según usted, sí. Recuerde la fórmula: feto = niño. O sea, en caso de violación se puede matar niños. Como son pocos casos…

Los comentarios están desactivados.