Utopía y progreso de los pueblos

“La bondad del carnicero no es sincera, ni la del cervecero, ni tan siquiera la del panadero, de quienes esperamos que cubran nuestras necesidades, puesto que ellos lo hacen por puro interés personal” . Adam Smith. La Riqueza de la Naciones

Conviene, previamente, recordar la importancia de la Economía en la vida de los pueblos.

La producción de un país es determinante para su nivel de vida y con él su nivel cultural y educativo y hasta la calidad de su sistema político.

Un país que descuida su producción está condenando a sus habitantes a un futuro decadente, con el consiguiente peligro para su estabilidad social y política interna e incluso para su independencia nacional.

El éxito de los productos de las empresas nacionales en los mercados es la única simiente que hará brotar nuevos puestos de trabajo en sus economías y la calidad de la formación de sus trabajadores la que evitará que estos pasen a manos exteriores, en  un mundo cada vez mas globalizado y con espacios geográficos mas abiertos para la libre circulación de bienes y de personas.

El crecimiento de la producción y del empleo se afianzará  en todos los sectores si los gobernantes mejoran las condiciones financieras y legales del sector productivo nacional haciéndolo más atractivo.

En un escrito anterior comentamos la ruina histórica que provocó la nacionalización de la pequeña empresa en Cuba. El 13 de marzo de 1968, Fidel Castro ordenó la confiscación masiva de pequeños establecimientos dentro de las medidas de la “ofensiva revolucionaria” con el objetivo de luchar contra el capitalismo ( “ no tendrán porvenir en este país ni el comercio ni el trabajo por cuenta propia ni la industria privada ni nada…)” y la creación del “ hombre nuevo” que sustituiría al grupo de  “privilegiados.. improductivos… parásitos… y holgazanes” que gestionaban los negocios.

En marzo de ese año, se confiscaron 55.636 pequeñas empresas (bares, lavanderías, barberías, talleres mecánicos…) Todos los estudios destacan el enorme deterioro que ocasionó sobre el nivel de vida de la población.

Creo que, en estos casos, hace falta la coincidencia de una minoría habilidosa en la exposición de un ideario atractivo emocionalmente y una población sin demasiada experiencia . La primera hace soñar a sus oyentes que el suministro no se interrumpirá con el nuevo orden y que, además, se beneficiarán de unos productos a precios bajos y al alcance de todo el mundo,

Normalmente, estos antecedentes derivan en una situación de desencanto social cuando la población comprueba que estos planteamientos no se cumplen, viendo como se va empobreciendo su nivel de vida.

Pero, cuando adquiere la experiencia de la realidad de los planteamientos utópicos, suele ser tarde, especialmente cuando el sistema político no permite su corrección.

Lo que sucede es que los comportamientos humanos suelen habituarse rápidamente a las nuevas circunstancias y privados los esfuerzos de una compensación adecuada, es lógico que nadie quisiera asumirlos.

Este ejemplo nos evidencia la limitación de la ordenación del comportamiento humano en la Economía. El buen gobernante es el que se adapta a la psicología de los ciudadanos y les saca el máximo de provecho para la Comunidad.

La manera que los ciudadanos asuman voluntariamente funciones complejas y de alto interés social, es que encuentren una recompensa a sus esfuerzos, sino dejarán de atenderlas, ya que el número de ciudadanos “desinteresados” es mínimo.

El culpable de la situación de desabastecimiento no es, como normalmente suelen decir los dirigentes fracasados, de los que dejaron las actividades empresariales que realizaban, sino del nuevo orden, impuesto por ellos, que lo impidió.

La generación de beneficios, normalmente, anima a otros emprendedores, incrementando la oferta de productos y ello posibilita la reducción de los precios .De esta manera se hubiera conseguido lo más importante en aquellos momentos, solucionar la pobreza interna y el abaratamiento  se hubiera obtenido por un cauce más natural y más efectivo.

Como la función empresarial es libre para cualquier persona,  los propulsores de un nuevo orden sin avaricia ni beneficios, pueden dar ejemplo iniciando nuevas actividades  a los precios y condiciones laborales  fijados por ellos, lo que contribuirá a una mejora para la población trabajadora, transformándose, de dirigentes de sueños y de palabras en emprendedores eficientes al servicio del Pueblo.

Pero, como habitualmente, el número de ellos que da este paso es insuficiente, hay que recurrir a la  vía clásica.

El número de experiencias empresariales va generalmente ligado a las condiciones del entorno empresarial. Cuanto más favorables sean las condiciones, mayor número de actividades empresariales se pondrán en marcha. Todo ello es una garantía para el mantenimiento y expansión de la oferta de productos y servicios, para el crecimiento del empleo y la estabilización de precios.

Una política agresiva en relación al mundo empresarial puede satisfacer, momentáneamente, ciertos sentimientos y frustraciones de la población, pero a medio plazo se convierte en una política enormemente negativa para el progreso y el nivel de vida de las naciones.

No es extraño, pues, que las políticas económicas antiempresariales a medio plazo degeneren en procesos inflacionistas, al mermar la oferta de bienes, en elevaciones de las tasas de paro, al contraer el número de experiencias productivas, en la reducción de las bases imponibles de los impuestos y de sus contribuyentes a la financiación de los gastos sociales y, en definitiva, en hacer inviable el Estado del Bienestar.

Esto, tal vez explique el fracaso de los proyectos utópicos en la Economía, que sirvieron más para afianzar el progreso social y económico de las clases dirigentes de la Utopía, que para asegurar y mejorar el nivel de vida y de libertad de sus pueblos.

10 comentarios
  1. antonio
    antonio Dice:

    Un consejo: no haga artículos de economía. Sin datos ni argumentos económicos relevantes no se puede. Usted no esta a favor de las empresas , usted esta a favor sólo de la empresas PRIVADAS,( en alguna de ellas sacará usted provecho, esa es toda su lógica económica , es el denominado voto económico egotrópico, Marta Fraile et all,.) Y, por ese exclusivo motivo, esta usted en contra de las empresas públicas. El ejemplo que usted utiliza de empresas públicas en Cuba, no siendo el mejor-le sobran castas dirigentes y le falta democracia directa y control de sus ciudadanos- sin embargo ,en cualquier estadística seria, sale que han mejorado notablemente el nivel de vida de su población. No con respecto al 1º mundo (comparación incorrecta) pero si respecto a sus vecinos de la zona hoy (Haiti, y resto caribe) y, sobre todo, respecto a su régimen anterior de Baptista (un lupanar, mafia, drogas, etc..). No de datos falsos.La empresa pública es, precisamente, la que ha dado el salto cualitativo a la humanidad en el siglo XX (población, empleo, salarios, sanidad, educación, pensiones, etc..). ¿Porque? Porque tiene más potencia que la empresa privada. Y, además, redistribuye mejor. Es sólo potencia, escala, cantidad. Muchos socios contra pocos socios, para aportar recursos financieros. Estar en contra de ella es …la utopía, la misma utopía, por cierto, que tenían, en el XIX, los apologetas del feudalismo individual y familiar frente a las empresas privadas.

  2. Colapso2015
    Colapso2015 Dice:

    Dice el citado autor, en sus primeras letras:
    “Por más egoísta que quiera suponerse al hombre, evidentemente hay algunos elementos en su naturaleza que lo hacen interesarse en la suerte de los otros de tal modo, que la felicidad de estos le es necesaria, aunque de ello nada obtenga, a no ser el placer de presenciarla.”
    Sección Primera. Del sentido de la propiedad. Capítulo I. De la simpatía. Teoría de los sentimientos morales. Adam Smith.

    “Greed is good”. Es el resumen perfecto de la teoría neo-liberal. Curiosamente, lejos de mi conocimiento, los mayores apóstoles de ello suelen ser funcionarios.
    Avaricia, corroe curiosamente todos los fundamentos del mercado.

    La retórica, el cuento de la buena vida, el más allá de las religiones es sustituida por la buena vida del futuro (el esfuerzo, sacrificio,…) del “más acá”.

    En general, el neo-liberalismo adolece del mismo salteado de soberbia, fanatismo y locura que el marxismo. Aplanando toda la dimensión cultural humana en patrones algorítmicos.

    Lo interesante del asunto, la historia nos indica que el ser humano no es ni guiado por el interés, ni mucho menos por la avaricia. Avaricia que no hay un solo país civilizado en el mundo que ensalce.
    Por objetivos, objetivos que son relativos y condicionados al medio cultural y ambiental. Por ello, en una economía del Don, “el looser” es el avaricioso.
    Un ojo a las pirámides, esas moles de piedra, dan una pista de las dinámicas humanas.

    En esta otra Gran Falacia, el interés juega un papel central. Pues con la definición darwiniana individualista, el interés puede hacer una cosa y la contraria. Arrastrando indefectiblemente el concepto a la nada absoluta.
    Cuba, tiene una esperanza de vida superior a EE.UU. No creo los usanos se mueran por interés propio,…

    Si yo pongo este comentario, lo pongo por interés o placer. Si no lo pongo, no lo pongo por des-interés o des-placer. Es decir, la vacuidad de la actuación humana es el pivote central de todo el discurso Capitalis-ta. La similitud con la existencia o no de Dios, no es causal. Pues el nuevo Dios, de las tablas de la ley es el dinero (ahora fe). Y el dinero esconde una forma de dominación.

    Otra contradicción, salta a la vista. Confronta la visión globalista frente a los pueblos (los estados nación), por una parte se defiende el comercio libre cuando todas las grandes potencias del mundo han sido fuertemente proteccionistas. Y por otra, se llama al progreso de los pueblos, cuando ello, en términos mundiales simplemente desaparece. No hay “pueblos” en “comerciolandia global”.

    Más aún si añadimos el cosmopolitismo. El cual prima la movilidad a zonas de mejor desarrollo, sin ningún tipo de compromiso con “los pueblos” (en esencia una cultura local).
    Es decir, en sentido estricto, desaparece el concepto de ciudadanía (polités) muy vinculado a la formación de falange hoplítica. Con toda la panoplia, sangre, compromiso y honor,…,

    Hasta la fecha, no hay noticias, el poder se haya tornado en un ente angelical. Por lo cual, el objetivo de la falange*, sigue perfectamente vigente. Al igual que el de la “ekklesia”,…, sin doctrinas. Pero, sigamos haciendo la pirámide del faraón, por nuestro interés,…

    *: formación militar muy usada en Grecia durante las continuas luchas por la tierra, la libertad o la vida.

  3. G.P.
    G.P. Dice:

    “La bondad del carnicero no es sincera, ni la del cervecero, ni tan siquiera la del panadero, de quienes esperamos que cubran nuestras necesidades, puesto que ellos lo hacen por puro interés personal”

    “El buen gobernante es el que se adapta a la psicología de los ciudadanos y les saca el máximo de provecho para la Comunidad.”

    ¿No hay aquí una interesante contradicción?

  4. Manu Oquendo
    Manu Oquendo Dice:

    Pues a mi me parece que el breve de D. Daniel tiene muchas frases indiscutibles que no debemos pasar por alto aunque en algunas otras tengamos o creamos tener discrepancias.

    Es más he vuelto a leer cada uno de sus párrafos y es difícil pensar que, salvo por parcialidad irreductible, no sean ciertos.

    Incluyo entre estos párrafos la suicida decisión de Fidel (matón armado desde el colegio jesuita donde estudió) de expropiar no solo los grandes negocios (destilería Arechavala, por ejemplo) a las decenas de miles de pequeñas tiendas y talleres.

    Cuba, pese a quien pese, está hoy, bastante peor que antes de la gloriosa. Mientras tanto, Florida ha progresado gracias a los cubanos hasta niveles estratosféricos comparado con la ya buena situación de hace 70 años.

    Conozco pocos españoles que no tengamos una historia familiar cubana. O americana. A pesar de que se ha intentado que la olvidemos. Con estas vivencias en tu propia sangre no hacen falta grandes teoremas. Basta mira y ver sin telas de araña en los párpados.

    Puestos a buscar discrepancias yo la he buscado en el título y en la palabra Utopia. Creo que las sociedades y las personas sin Utopía son los que peor lo pasan porque, al quedarse sin horizonte, se vuelven enanos mentales incapaces de ver más allá del capote del torero.

    Todos los falsos profetas y los grandes trileros de la historia han procurado hacernos creer que las Utopías son falsas por irrealizables.

    Y ello sin atreverse a explicar por qué son Irrealizables. Saben que en cuanto lo intentan su falacia se hace evidente.

    Saludos cordiales.

  5. Daniel Iborra
    Daniel Iborra Dice:

    En la década de los 90, publicamos en el periódico EXPANSION una serie sobre la relación entre economía y política y sobre la eficiencia de los sistemas políticos. La idea clave de la riqueza de los países la centramos en la calidad del sistema productivo Si trasladamos a la política nuestros conocimientos de fútbol nos aclararía la cuestión. Hasta el más ignorante y fanático de los seguidores de los equipos de este deporte conoce que el éxito en la Champions no lo determina su presidente con sus promesas sino la calidad del equipo y del entrenador. Y hasta el espectador más tranquilo se enfurecería si en un partido importante cambian un jugador clave por un familiar de un político importante, sin embargo no reacciona igual si a este lo hacen presidente de una caja o de una empresa pública. En cuanto a los sistemas más ineficientes estudiamos las causas de su pervivencia intentando, con ello, responder a cuestiones que considerábamos fundamentales aunque, en aquel momento, no eran políticamente correctas, ¿Por qué determinados sistemas, si eran tan avanzados en progreso económico y social y en libertad, necesitaban muros tan altos y extensos para retener a sus beneficiarios, que llegaron a arriesgar hasta su vida en el abandono? ¿Por qué si contaban con líderes tan queridos por sus pueblos impedían que se celebraran elecciones con otras alternativas no ficticias, en donde podían lucirse con sus resultados? ¿Por qué de la gran nube de admiradores y propagandistas que vivían en su exterior, tan pocos se afincaron con residencia habitual en ellos?
    Después de la caída del muro informativo que los protegía nos llegó una enorme información sobre la historia de una gran estafa. Con todo tipo de datos para el que quisiera investigar sobre lo que pasó. Aunque siempre encontraremos gente que no cambiará de opinión como los militares japoneses que después de decenas de años de acabar la 2ª GM, por su falta de información, todavía confiaban, en su refugio, en la victoria final.

  6. Manu Oquendo
    Manu Oquendo Dice:

    Bastantes observadores del entorno del sistema –y el sistema en si mismo– hace tiempo que han llegado a la conclusión de que estamos inmersos en un cambio de época de las dimensiones del que se produjo entre la ilustración y nuestros días. Me encuentro en ese grupo y me resisto a pronosticar. No tengo claro qué paradigma prevalecerá y tampoco si lo que durante 2,500 años ha configurado los elementos de la “civilización occidental” podrá sobrevivir sus actuales limitaciones. O, lo que viene a ser lo mismo, si primará la razón sobre la emoción.

    No abundan los motivos para el optimismo porque en tiempos de penuria los humanos vendemos el alma por un plato de casi nada y ciertamente vienen más tiempos de penuria extensiva.

    Hace más de 60 años que Toynbee anunciaba una especie de alianza perversa entre el mal llamado capitalismo y el socialismo. Para las cúpulas iba a ser más inteligente aliarse y confiaban en poder manejar al susodicho.

    Quienes pretendían que el libre mercado ofrecería todas las soluciones se encuentran hoy acogotados por quienes proclaman el regreso al Soviet y han llegado a la conclusión de que ¿para qué van a pelearse si en realidad hoy ya no hay discrepancias de fondo y en ambos casos el poder está en manos de elites muy parecidas mientras el proceso de concentración oligopólica (¿recuerdan a Baran y a Sweezy?) se ha materializado en ambas orillas del mar de Tetis.

    Curiosamente unos y otros eluden dos temas centrales: La naturaleza del Poder Social y la Libertad personal que el sistema de poder puede conceder y sobrevivir.
    No me refiero a los mecanismos de ascenso y descenso del Poder, sino a su Naturaleza.

    Cuando lo hacemos vemos que la economía es siempre un mero instrumento del poder y que este se ejerce de la misma forma que siempre: de modo absoluto sobre las esferas de la vida que son importantes para la propia existencia y crecimiento de esa forma de poder.

    El siguiente paso lógico es abandonar la tesis marxiana de que todo viene dictado por la economía y caer en la cuenta de que en esta coyuntura nos encontramos una dicotomía entre un poder del tipo: Más de lo Mismo y a nivel Galáctico y otro Poder que nazca limitado en lo esencial para su supervivencia y se limite a labores de “Housekeeping”. Ensayar de una vez con algo que sean seres humanos libres y soberanos. Es decir, con poder real sobre sus administradores.

    Esta es la Utopía. Y es posible.

  7. Daniel Iborra
    Daniel Iborra Dice:

    Había una desproporción entre los recursos invertidos en el nivel de vida del pueblo y los de propaganda, gasto militar y aparato represivo interior (E CoreaN)
    Y es que las dictaduras sólo pueden arraigar en sociedades, subdesarrolladas, de forma que el progreso económico es su más eficaz enemigo. Ya que, superadas por la población sus necesidades materiales, el ansia de desarrollo personal y de participación política y social de los ciudadanos, forzará a un radical cambio político.
    La forma de que, una vez implantado un sistema dictatorial, éste sea viable es encadenar a la miseria a su población para que, así, cuantos más ciudadanos estén bajo el límite de subsistencia, menor presión habrá para la implantación de un régimen democrático.
    Su sistema económico es ineficaz porque así lo exige la supervivencia del régimen político y los intereses de su clase dirigente.
    Para estas dictaduras, la prosperidad es su mayor enemigo.
    Para garantizar el asentamiento vitalicio de una casta política reaccionaria, represiva, ineficiente y corrupta evitarán que su pueblo tenga pan porque luego pedirá libertad y democracia.
    Cuando, el 13 -3- 1968, Fidel Castro ordenó la confiscación masiva de pequeños establecimientos muchos analistas dijeron que fue un colosal error. Pero para un gestor que quiere afianzar una dictadura, ¿fue un error o una decisión racional para la supervivencia del régimen político y la estructura de poder e intereses de su casta dirigente? Para que el progreso y el sector productivo no se constituyeran en motores hacia la democracia, ¿no era una decisión de gestión política acertada mantener a la población en la miseria? Y, prueba que todo ello le era conocido, es que cuando cayó el muro de Berlín y como resultado dejó de ser una economía subvencionada, se redujo drásticamente el PIB y comenzó la etapa de carencias, Castro decidió incentivar el sector productivo, pero esta apertura concluyó nuevamente cuando encontró en Venezuela un entusiasta patrocinador.

  8. jesus
    jesus Dice:

    Adam Smith, es el pleistoceno. Hoy sabemos que le economía habla el lenguaje de la química, la neurología y los sistemas. Abordar el comportamiento de las complejas sociedades modernas con la teoría del carnicero es como tratar de operar un ojo con un cuchillo jamonero. La pregunta que surge inmediatamente es ¿a quien está interesando hacer eso?

    “no hay amistad mas indestructible que la de los que se esfuerzan por hallar la verdad?”

  9. Daniel Iborra
    Daniel Iborra Dice:

    “La bondad del carnicero no es sincera, ni la del cervecero, ni tan siquiera la del panadero, de quienes esperamos que cubran nuestras necesidades, pero tampoco de muchos políticos que nos prometen resolver nuestros principales problemas, puesto que ellos lo hacen por puro interés personal” .
    Esto se evidenció con la ruina histórica que provocó la nacionalización de la pequeña empresa en Cuba el 13 de marzo de 1968 y la creación del “ hombre nuevo” que sustituiría al grupo de “privilegiados.. improductivos… parásitos… y holgazanes” que gestionaban , 55.636 pequeñas empresas (bares, lavanderías, barberías, talleres mecánicos…) y que provocó tan enorme deterioro sobre el nivel de vida de la población. Entraron en juego dos intereses , el de los pequeños empresarios que abastecían de manera competente (porque los incompetentes iban desapareciendo por falta de demanda) las necesidades de los ciudadanos y la casta dirigente que tenía como objetivo el interés personal de mantener la dictadura.
    A la vista del fracaso por el desinterés y la incompetencia del hombre nuevo ( cuyo motor debía ser el estímulo moral) podían haber recuperado el sistema tradicional y acometer las reformas que China introdujo para resolver la hambruna provocada por el también fracaso del maoísmo. Pero para ello debían haber dado prioridad a la resolución de los principales problemas del pueblo cubano.
    Por lo que veo en los comentarios, no tenemos la misma literatura del egoísmo de los gestores públicos que la de los privados. Creo que es un buen momento para corregir esta descompensación histórica De entrada os he hecho una adaptación de la cita de Adam Smith. DIF

  10. Daniel Iborra
    Daniel Iborra Dice:

    El País del 29 -11- 16 publicó un artículo “Una nueva revolución en Cuba” de Joaquin Villalobos. Al final consta que fue guerrillero salvadoreño . Del texto extraigo lo siguiente: “En la actualidad dos potentes factores están empujando desde dentro la transición cubana. El primero es que la generación posrevolucionaria tomará pronto el poder en la isla. Esta generación creció en una realidad diferente a la de la vieja guardia. Conocen el desastre de su modelo económico revolucionario…”
    “El segundo factor es el cambio radical en la estructura de clases provocado por la existencia de medio millón de pequeños negocios conocidos como “cuenta propistas”. Estos empresarios ahora contratan trabajadores, utilizan crédito y dentro de la dramática realidad de la economía cubana, representan una mejora en la oferta de bienes y servicios a la población. Todo cambio en la estructura de clases demanda un cambio en el régimen político, el mercado no es sólo un instrumento económico, sino también una institución política que obliga a establecer reglas y normas…los cambios económicos obligarán a los cambios políticos en un tiempo más corto que las décadas de errores de la política estadounidense”
    Si estos empresarios están ampliando la oferta de bienes y servicios a la población y con ello solucionando sus carencias tradicionales y mejorando su nivel de vida y este medio millón de pequeños negocios tienen la fortaleza de convertirse en uno de los dos potentes factores para la transición a la democracia ¿Tiene o no la economía influencia sobre la política en las transiciones de dictaduras a democracias? Y tal vez explique porqué Castro no tenía “ interés personal” en que su pueblo saliera de la miseria.
    Cuando llegue la democracia, a los simpatizantes interiores de Castro se les conocerán como los nostálgicos de la dictadura, su número se irá evaporando, pero dudo que esto pase con sus admiradores exteriores, son irrecuperables. DIF

Los comentarios están desactivados.