crowdfunding-regulacion

La Ley de Garantía de la Unidad de Mercado, pieza clave del proyecto europeo: doce recomendaciones para fortalecer su eficacia

Post escrito conjuntamente con Mateo Silos Ribas.

 

En 1950, cinco años después del final de la Segunda Guerra Mundial, el ministro de asuntos exteriores francés de la época, Robert Schuman, pronunció la ya famosa declaración del 9 mayo que lleva su nombre. Este discurso se considera el texto fundador de la construcción europea, un complejo proyecto histórico que, casi 70 años después, continúa desarrollándose en una Europa sin guerras internas. Es el más potente motor de libertad, progreso y prosperidad conocido en nuestro continente y, posiblemente, en el mundo.

Desde Schuman, los primeros pasos del proyecto europeo fueron esencialmente económicos. En concreto, las cuatro libertades básicas y la política de defensa de la competencia son instrumentos sutiles y a largo plazo fundamentados en la ciencia económica. Constituyen el Primer Pilar del proyecto europeo, el elemento vertebrador de un mercado único que aspira a funcionar sin fraccionamientos y de forma eficiente. Años más tarde, la esencia jurídico-económica del proyecto europeo pasó a formar parte del marco normativo español. En concreto, con la aprobación de la Constitución Española de 1978 y la adhesión de España a la Comunidad Económica Europea en 1986.

Sobre esta base histórica, económica y jurídica, durante los últimos años ha tenido lugar un movimiento hacia la mejora de la regulación (better regulation), cuya finalidad última es conseguir un funcionamiento eficiente de los mercados. Los mercados competitivos son una herramienta formidable para impulsar la productividad y los salarios reales, intensificar el crecimiento económico y aumentar el nivel de bienestar y prosperidad de nuestra sociedad a lo largo del tiempo.

Desde hace más de una década, la Autoridad de Competencia de España ha venido trabajando en articular los principios que debe satisfacer la intervención pública, y en concreto la normativa, para ser eficiente. Con el paso del tiempo, estos principios han sido reconocidos y protegidos en distintas leyes de carácter nacional e impronta europea. Entre ellas sobresale la Ley de Garantía de la Unidad de Mercado (LGUM). Como indica su propia exposición de motivos, la LGUM “no puede sino afectar positivamente a la propia construcción del mercado interior a nivel europeo, dado que es indudable que un mejor funcionamiento del mercado único español tendrá un efecto positivo sobre el desarrollo del Mercado Interior de la Unión Europea”. La LGUM constituye un corolario necesario del proyecto europeo y es una digna heredera de las tesis de Schuman.

Desde el punto de vista de su diseño, la LGUM está capacitada para contribuir a mejorar el marco normativo español según los principios de regulación económica eficiente. De potencia inusitada, la LGUM es una reforma concebida para promover reformas estructurales. Es una meta-ley, una Ley de leyes económica destinada a aumentar el bienestar, eliminando normas y actos sin racionalidad económica y seguir construyendo el proyecto europeo. Para cumplir con su objetivo, el legislador ha dotado a la LGUM de distintos instrumentos y mecanismos. Entre ellos, destaca la legitimación activa establecida en su artículo 27, que asigna a la CNMC la capacidad de recurrir ante la Audiencia Nacional normas con rango inferior a la ley y actos administrativos que resulten contrarios a los principios de necesidad y mínima restricción competitiva – de proporcionalidad.

La potencialidad de la LGUM es inmensa. Y, sin embargo, a pesar de las impugnaciones presentadas por la CNMC, sólo existen tres sentencias de la Audiencia Nacional por recursos interpuestos en el marco del artículo 27 (aquí, aquí y pronto aquí). Tres años después de su entrada en vigor, en el momento de escribir estas líneas ninguna sentencia ha sido positiva para las pretensiones de la CNMC, ni para los operadores económicos que realizaron la petición a la CNMC, ni para los consumidores.

La experiencia acumulada en promoción de la competencia, los precedentes de legitimación activa por parte de la extinta Comisión Nacional de la Competencia (CNC) y la actividad de la CNMC en materia de artículo 27 desde 2013, nos permite avanzar determinadas recomendaciones para mejorar y fortalecer el mecanismo impugnatorio de la LGUM. A continuación se desarrollan estas recomendaciones, agrupadas según el ámbito al que pertenecen: Transparencia, Independencia, interpretación pro-competitiva de la Ley, y Ambición (TILA).

En el ámbito de la transparencia, se proponen cuatro recomendaciones:

  • Fomentar la digitalización de las actuaciones. La digitalización mitiga el riesgo de captura regulatoria, favorece la comunicación con los agentes del mercado y los poderes públicos, y permite una mayor difusión de las actuaciones. Por ello sería recomendable fomentar la digitalización de todos los procedimientos internos en LGUM, incluidas las actuaciones ante los tribunales. También para reforzar el screening de la normativa desde la óptica de la regulación económica eficiente.
  • Asegurar la predictibilidad de las actuaciones. La predictibilidad y la credibilidad son condiciones necesarias para aumentar la eficacia de la CNMC. Por ello, sería conveniente explicitar públicamente las pautas de la CNMC en materia de artículo 27, para que los agentes económicos puedan conocer los principios que guiarán las actuaciones de la Autoridad en este ámbito.
  • Aumentar la transparencia interna y externa. Por un lado, recomendamos potenciar la transparencia interna de la CNMC en LGUM, para asegurar la calidad técnica de los documentos procesales y mitigar el riesgo de debilidades en el procedimiento. Para mejorar la transparencia externa, sería conveniente la publicación del estado de tramitación de las solicitudes de impugnación; de los requerimientos del artículo 44 de la Ley 29/1998, de 13 de julio, reguladora de la Jurisdicción Contencioso-administrativa (LCJA) enviados por la CNMC a las Administraciones afectadas; de las demandas presentadas por la CNMC ante la Audiencia Nacional, y de las decisiones de esta Autoridad en virtud de las cuales se denieguen solicitudes de impugnación presentadas por operadores económicos en el marco del artículo 27.
  • Intensificar el papel de la pedagogía y de la comunicación de las buenas prácticas hacia el conjunto de la sociedad. Cada actuación de la CNMC debe venir acompañada de los instrumentos de comunicación más eficaces. El objetivo es trasladar a la opinión pública, a los creadores de opinión y a las administraciones, las actuaciones realizadas, los argumentos empleados y el grado de efectividad tanto de la CNMC como de la Audiencia Nacional.

En el ámbito de la independencia, proponemos una recomendación:

  • Garantizar que la representación y defensa en juicio pueda ser realizada por el servicio legal propio de la CNMC. En la actualidad, el asesoramiento, representación y defensa en juicio de la CNMC reside en el servicio externo de la abogacía del estado. Por posibles conflictos de interés y problemas de agencia, esta delegación afectaría negativamente al nivel de independencia y de eficacia de la CNMC en materias con intereses contrapuestos a otras administraciones y empresas públicas y, en particular, en la aplicación del artículo 27. Por ello, convendría plantear la ampliación de las funciones del servicio legal propio de la Autoridad para dotarlo de plena capacidad para asesorar, representar y defender a la CNMC en juicio, sin intermediarios externos.

En el ámbito de la interpretación pro-competitiva de la LGUM, serían planteables dos posibles mejoras:

  • Solicitar de forma sistemática ante la Audiencia Nacional la suspensión automática de las normas o actos impugnados. La solicitud de suspensión automática es un instrumento potente, introducido por la LGUM con un nuevo artículo 127 quáter en la JCA. Entre otros efectos beneficiosos, está capacitada para generar evidencia económica irrefutable durante el tiempo que dure la suspensión. Incluso en el caso de que no se solicitase la suspensión por parte del operador, existen poderosos motivos económicos por los que sería eficiente solicitarla de forma sistemática, de oficio, por la CNMC.
  • Garantizar la aplicación de los plazos de resolución contemplados en la LGUM. La LGUM establece distintos plazos relevantes en materia de artículo 27, todos ellos ágiles. El retraso en la solicitud de impugnación o en los trámites subsiguientes ocasiona una serie de costes. Un entorno en el que tanto la administración como la Audiencia Nacional actúan rápido, en los plazos marcados, asegura su eficacia estática y desincentiva dinámicamente a las Administraciones Públicas a actuar en contra de la LGUM.

En materia de Ambición, proponemos cinco recomendaciones:

  • Utilizar la LGUM como una ley económica integral, de ámbito expansivo. Dentro de la estrategia de impugnación, convendría asumir y garantizar que todo tipo de intervención pública, en cualquier sector y mercado de la economía española puede recibir los efectos beneficiosos de la LGUM y su capacidad de impugnación por artículo 27. Ya sea en materia de aprovisionamiento público, impuestos, subvenciones o regulación normativa.
  • Utilizar la LGUM como instrumento para mejorar la auto-organización del sector púbico. Necesitamos mejoras institucionales continuas. Los principios establecidos en la LGUM son principios robustos de racionalidad económica, útiles y eficaces para mejorar el funcionamiento del conjunto del sector público, en multitud de ámbitos. Un sector público más racional y eficiente repercute positivamente en el nivel de competencia y de eficiencia de los mercados, y de este modo aumenta el bienestar de la población.
  • Extender la legitimación activa en sede LGUM a las Autoridades de Competencia de las Comunidades Autónomas. El objetivo fundamental es aprovechar la complementariedad potencial en la aplicación de la LGUM por parte de la autoridad nacional y de las autonómicas, lo que redundaría en un aumento de la eficiencia y eficacia del conjunto del sistema.
  • Potenciar los canales existentes para impugnar, desde la regulación económica eficiente, normas con rango de Ley. El mecanismo de impugnación por artículo 27 de la LGUM no permite a la CNMC recurrir normas con rango de Ley. Por ello, convendría facilitar y potenciar sustancialmente la actuación en sede LGUM de las instituciones a quienes el ordenamiento jurídico sí permite recurrir leyes.
  • Reforzar la relación de la Autoridad de Competencia Nacional con la Comisión Europea en materia de unidad de mercado. Muchos de los ámbitos en los que se desarrollan las infracciones de las normas de las Unión Europea tienen estrecha relación con la LGUM. Intensificar la colaboración con la Comisión Europea, por ejemplo, con el acceso a información relevante por parte de la CNMC, serviría para reforzar el marcado carácter europeo de la LGUM y aumentar su eficacia.

En suma, 12 recomendaciones para aumentar el bienestar general fortaleciendo la aplicación de la LGUM, instrumento legal incardinado en el Primer Pilar del proyecto europeo. Fiel heredera de los principios fundacionales que se celebran en toda Europa esta semana con motivo del 60 aniversario del Tratado de Roma.

Los autores del post desarrollan con mayor profundidad los puntos expuestos en un artículo personal, en versión working paper, accesible en este vínculo. El documento está abierto a comentarios en ammswp@gmail.com.

 

Antonio Maudes

Mateo Silos Ribas

Este post, así como el working paper enlazado, expresan la opinión de sus autores, sin que esta tenga que coincidir necesariamente con la posición de la CNMC 

16 comentarios
  1. Manu Oquendo
    Manu Oquendo Dice:

    Buenos días.

    Un par de comentarios generales.

    Los mercados competitivos son muchas cosas y no se deben presentar como una panacea porque, científicamente, no lo son y en todo caso depende de cada mercado y de cada actor.
    En algunos casos son buenos –nos convienen– y en otros no lo son –no nos convienen–. No hay blancos o negros y es muy peligroso y dañino extender la falsa especie de que siempre son beneficiosos. España ya debería haber aprendido la lección.

    Explicar por qué, requeriría recuperar los libros de texto de hace 45 años y que hoy han sido sustituidos por otros en mejor sintonía con los mantras políticamente correctos del vigente paradigma.

    El “free trade” –siempre herramienta política de los ganadores– es positivo cuando se intercambian cantidades equivalentes de Mano de Obra Comparable (el mismo tipo de recurso humano). Si esto no es así se pueden producir y se producen efectos muy negativos. Sobre ello hay literatura abundante a pesar de que decirlo no beneficia las carreras académicas.

    Verificarlo es muy sencillo: David Ricardo con papel y lápiz y Adam Smith cuando tras la “mano invisible” recuerda que hay que invertir para producir “at home” preferentemente a hacerlo “abroad”. Dos autores que los librecambistas extremos usan abundantemente pero muy mal leídos y eliminando frases.

    Las bases de la libertad de mercado, en un contexto de Socialdemocracia constitucionalmente obligada –como es el caso en la UE–, conducen irremediablemente a la consolidación del actor económico más fuerte.
    El que parte con mayor ventaja y detenta mayor Poder de Mercado.

    En estas circunstancias lo que se genera, irremediablemente, es la destrucción de la Industria menos competitiva de los actores nacionales más débiles y una masiva transferencia de riqueza a los países industrialmente más débiles.

    Como en la UE no hay mutualización (es decir, Alemania con sus 250,000 millones de euros de superávit comercial no paga ni uno solo de los parados que se han producido en España por cerrar y transferir nuestros activos industriales) ésta es asumida como un coste del “perdedor”.

    Este coste de subsidios y fiscal se retroalimenta en todos sus procesos productivos y la situación competitiva de este “Actor” se deteriora más todavía. El círculo vicioso perfecto.

    Al analizar nuestro caso y nuestros defectos no se puede excluir lo anterior porque también opera.

    Es evidente que la Burocracia de la UE es un actor que trabaja en contra de sus Estados más débiles y que los va socavando en muchas direcciones casi en cada medida sibilina que va intentando colar a través de su potente y bien financiada red clientelar.
    Es el caso de engordar más todavía determinadas agencias por mor de la “Independencia”. La CNMC es una agencia de Estado (defectuoso, ya lo sabemos). Pues bien, mejoren los mecanismos del Estado y no nos vengan con que por depender de un cuerpo no elegido por los ciudadanos, nos van a representar mejor. No. A nosotros no.

    La prueba del Algodón: El Oligopolio Bancario creado artificialmente para mejor controlar a los Países. Donde teníamos unos cientos de bancos hoy hay básicamente seis o siete lo cual quiere decir que en muchos puntos de la geografía el cliente no tiene más remedio que tragar con lo que le ofrece el operador que queda en el pueblo o en el barrio.

    Incentiven la creación de bancos o nacionalicen de una vez. ¿Por qué no impulsamos que haya de nuevo ciento cincuenta? Y todos vivían razonablemente. No, ¿esto no conviene al BCE?

    Lo que se está haciendo se parece mucho a transferir procesos de un entorno defectuoso pero algo democrático (el Estado) a uno, también defectuoso, que no es democrático (la UE). De hecho si miramos la realidad, la UE no es democrática y ya nos gobierna casi al 90%.

    Es decir, nos hemos creído el mantra de la Democracia. Esto en UK no ha funcionado porque nos llevan siglos de ventaja de vivencia democrática.

    Por otra parte mal andamos si los funcionarios del Estado comienzan a planificar sus carreras socavando el Estado y tratando de complacer a los que creen que serán sus jefes en la UE. Mal vamos a funcionar si el Estado se ve horadado por sus propias instituciones.
    Habrá que poner el carro delante de los bueyes y construir un Estado Europeo. Así, subrepticiamente, no va a funcionar.

    Saludos

    PS. Hay que investigar, cierto, pero no olvidemos que si hoy Alemania dejase de producir patentes nosotros les alcanzaríamos dentro de dos siglos y medio. De nuevo, papel y lápiz. Competir, sí………….pero en igualdad de condiciones.

  2. Manu Oquendo
    Manu Oquendo Dice:

    Perdón por el gazapo.
    En el 5º párrafo la frase correcta es esta.
    En estas circunstancias lo que se genera, irremediablemente, es la destrucción de la Industria menos competitiva de los actores nacionales más débiles y una masiva transferencia de riqueza a los países industrialmente más fuertes.
    Lo siento.

  3. Carmen Lence
    Carmen Lence Dice:

    Sin duda, la LGUM es un instrumento muy potente y capaz de catalizar procesos de racionalización normativa, tan necesarios para mejorar la eficiencia económica. Por eso creo que es importante que cuanto antes sepamos lo que dice el TC sobre la constitucionalidad de esta ley, pues penden sobre ella algunos recursos.

    • Fernando Ruiz
      Fernando Ruiz Dice:

      estoy de acuerdo con CL. Importante que TC se pronuncie y lo antes posible. En mi opinión, el artículo 38 de la constitución española es importante aquí, además del derecho europeo que citan los autores.

      Por otro lado: todo muy bienintencionado, pero idealismo puro. Esta gente no parece consciente del nivel de las administraciones en España: aquí solo se regula para favorecer a alguien con nombre y apellidos. Eso de hacer normas para favorecer a la población y “nuevas empresas que aún no existen” (las statups esas de los ingleses) es de los mundos de Yupi. Revolucionario: “socavar al Estado desde el Estado” como dice el que escribió antes lo de la Mano de Obra Comparable. Totum revolutum que dicen los votos particulares de la cnmc del de los latinajos. Piensan que viven en un pais en el que puede existir libertad económica. Cuando despierten se van a dar un buen porrazo. pobres criaturitas

  4. Colapso2015
    Colapso2015 Dice:

    “La guerra es la continuación de la política por otros medios.” Carl von Clausewitz

    ¿Para qué se necesitan guerras? Si la política* ya ha encontrado otros medios,…
    España deuda externa 1,17 billones de €.
    Todo ello, en un país que no sabe el número de empleados públicos que tiene. Por elegir una cifra, 3,3 millones. Lo que nos da unos 14 millones de trabajadores que pagan la fiesta. De los cuales casi el 50% gana menos de 1100€ al mes.

    “El legislador”, …., y su recua de 3,3 millones con un sueldo superior al sector privado. Nos canta como en el anterior artículo las bondades del mercado; siendo funcionarios.

    Pero ni el legislador corresponde con el demos, ni el ágora (plaza, mercado, zona de debate,…) tiene nada que ver con este. Es toda una retórica falsa, vacia sobre el mercado,…, cuando no hay mercado libre sin pueblo libre; pues las actividades corresponden a personas no a “agentes económicos”. España, un Estado de Partidos que practica con fruición el despotismo hidráulico.

    En el cual, los vivos creadores (los que quedan) de su Carta Otorgada son investigados por corrupción. El salvador llamado “Unidos Podemos” defiende los privilegios de casta del top renta 10% (entre ellos los estibadores y ellos mismos), entre los cuales muchos se acercan al top 1%,…, y todo se asemeja bastante a lo que es, un juego de oligarquías. Donde la guerra se ejerce por otros medios,…
    Llamar a esto mercado, ágora, se parece a vender pelo en tomadura, Made in Spain o Made in EU.

    *: ciencia de la dominación el poder.

  5. antonio
    antonio Dice:

    ”Todo ello, en un país que no sabe el número de empleados públicos que tiene. Por elegir una cifra, 3,3 millones. Lo que nos da unos 14 millones de trabajadores que pagan la fiesta. De los cuales casi el 50% gana menos de 1100€ al mes”.
    A ver hombre, las fiestas siempre hay que pagarlas. Nada es gratis. Usted sólo se esta refiriendo a si se pagan de forma publica o privada. Es decir, dicho en términos económicos básicos, que es imprescindible conocer, eses empleados y sus empresas públicas (incl.sanidad, educación, …TODO el Estado) TAMBIEN pagan sus impuestos, y ADEMAS producen unos bienes y servicios que todos tenemos que pagar, desde luego, con los impuestos. Si esas empresas y empleados públicos no existiesen, sus productos, bienes y servicios serian ofrecidos y COBRADOS por empresas privadas. ¿Lo entiende?.
    Otra cosa muy distinta, es si a usted le interesa la empresa publica o la privada. Otra cosa, pero ya le indico (por evidencia histórica) que la empresa publica es más (potencia) y redistribuye mejor. Un saludo

    • Colapso2015
      Colapso2015 Dice:

      “¿Lo entiende?”
      Debería entender, los empleados públicos no contribuyen al erario, aún paguen impuestos. La suma de lo aportado siempre será inferior a lo consumido.

      “Nada es gratis.”
      Todo lo realmente importante en esta vida es gratis, con gracia.

      “Otra cosa, pero ya le indico (por evidencia histórica) que la empresa publica es más (potencia) y redistribuye mejor.”
      ¿Usted me habla de una historia evidente o una evidente historia?

      • antonio
        antonio Dice:

        ”La suma de lo aportado siempre será inferior a lo consumido”. ¿¿¡¡. No lo entiende, definitivamente, y su comentario lo avala. Otra vez: los impuestos pagan lo bienes y servicios ofrecidos por el Estado. Punto. No tiene más vuelta. Otra cosa cosa es que ese biene puedan ser más económicos, eficientes y así pagar menos impuesto. Pero eso también le pasa a los bienes servidos por la empresa privada. No lo va a entender…
        ¿Usted me habla de una historia evidente o una evidente historia?. 1945-1980. Europa especialmente, pero también en el resto del Mundo. La Treintena Gloriosa. Economía pública que crece desde el 10 % hasta el 60% del Pib. Paises nórdicos al 70%. Pib anual al 5,5%, casi pleno empleo y estable, salarios al alza, vivienda, Estado del Bienestar y…. la población que casi se triplica (usted y yo, nuestros hijos, etc., incluidos). ¿Le parece evidente?

      • Colapso2015
        Colapso2015 Dice:

        “Otra vez”
        Otra vez, “un bien o servicio” como el del ejercito público mercenario (funcionarial) de Sargón puede ser muy eficiente y lo que usted quiera. Pero un impuesto no está para pagar “un servicio”, eso se denomina tasa. Impuesto es la extracción de rentas para su utilización desde y como quiere el poder,…, ni debe utilizarse en bienes, ni en servicios.

        “10 % hasta el 60% del Pib”
        El volumen del sector público no ha parado de crecer, no obstante sólo hay que ver como está la cosa. Está gloriosa,…,
        —El P.I.B no mide el bienestar— sino el flujo circular*, esto es, la re-localización de rentas (por diversos motivos). Lo cual, es una métrica excelente para el mundo estadístico (de Estado, estado-ística) y su extracción de -impuestos-.

        *: véase Capitalis-mo.

      • antonio
        antonio Dice:

        Impuestos, tasas, ect. Su diferencia es irrelevante, anecdótica. Son los precios a pagar por los productos públicos.No insista. Es elemental.
        Se da la estúpida y fatal casualidad de que precisamente es ese sector público que se incremento hasta los años 80, el que el esta descendiendo imparablemente (y con ello, todo lo favorable a la población, incluido, repito, su propio nacimiento) desde esa misma fecha: 600 empresas estatales europeas privatizadas, ahora el Estado del Bienestar, y después, (ya en curso)¿seguridad, justicia, ..?.
        No conoce bien los datos y poco los conceptos básicos económicos, en mi modesta opinión. Y yo no se tanto como para explicarlo mas. Dejaré la charla. Un saludo.

      • Colapso2015
        Colapso2015 Dice:

        “Impuestos, tasas, etc. Su diferencia es irrelevante”
        Partido único, varios partidos, …, ¿Su diferencia es irrelevante también?

        “es ese sector público que se incremento hasta los años 80”
        Gasto público 1980: 31,16% PIB
        Gasto público 2015: 43,80% con un máximo del 48,10% en 2012.

        Teniendo en cuenta, no incluye ciertas métricas (p.ej: el señoraje y la tasa favorable de interés, ciertas empresas públicas,…, etc). El gasto público ronda o supera el 50% del PIB (si el PIB no está falsificado).

      • antonio
        antonio Dice:

        “es ese sector público que se incremento hasta los años 80”
        Si, pero en Europa centro y norte, OCDE ,y desde la 1ª década del XX. Menos en los PIGS del Sur y sus dictaduras que comen aparte (no comen y DESPUES de las dictaduras incrementan algo el gasto publico en Estado Bienestar, al mismo tiempo que venden empresas publicas, y, de seguido,se unen a la privatización general. )
        Fuente: Porque es necesario el gasto público. David Hall, PSIRU, Universidad de Greenwich

      • Colapso2015
        Colapso2015 Dice:

        Si tenemos en cuenta su propia fuente sólo corrobora lo obvio, lo que usted dice no es cierto.
        El gasto público ha crecido de forma constante en todas partes. Puede ver las páginas 10 y 11 de lo que usted ha citado.

        Por otra parte, el citado autor tiene una visión bastante pobre de lo que el Estado es.
        Especialmente, cuando afirma que la crisis financiera no se debe al gasto público, los déficits o las deudas. Cuando el dinero, un endógeno fiduciario estatal es simplemente una forma de dominación y orden. Dominación que aprovecha, sufre y explota lo no estatal según su relación con el poder.

      • antonio
        antonio Dice:

        El Gasto Publico ha crecido hasta los ochenta, y algo en los noventa. Desde esa fechas desciende,notable e irremediablemente: 1º Las empresas publicas (p.ej. 600 en Europa, el 10 % del Pib, que no se computan como gasto en los Prespuestos) y 2º Desde el 2008 el Estado del Bienestar (sanidad, educación,…). Esto es irrebatible. En sentido contrario, esa economia publica se multipico por 5 (repito * 5) desde principios del siglo hasta los ochenta,y es el factor clave en el crecimiento despues de la 2º GM. Se lo dije, una empresa publica es MAS POTENTE (más socios) y REDISTRIBUYE MEJOR ( genera más demanda, etc..) que una empresa privada. Es economia básica. La empresa privada es menos, genera desigualdad extrema hasta la ruptura social y acabará desapareciendo, no lo dude. Del mismo modo que desparecieron las empresas individuales (su peso economico hoy es irrelevante) del Feudalismo. Además, la empresa pública no tiene porque generar deficit alguno y si puede funcionar una con deuda baja y sostenible si SE RECAUDA LO SUFICIENTE. Recaudación a grandes empresas, Sicav, fortunas personales, fraude fiscal, etc… Pero no se quiere. ¿Se imagina a Inditex no cobrando la prendas que sirve?. Pues el Estado español (la casta gobernante actual) no cobra a sus ”amiguetes”. Eso es todo. Y asi, en España el Gasto publico es cierto que esta ahora en el 43% (bajando) pero también lo es que los ingresos fiscales están ya en el 37 % (bajando). Resultado: déficit y deuda.

  6. José Antonio Rodríguez Miguez
    José Antonio Rodríguez Miguez Dice:

    Es aleccionador que un tema como la LGUM suscite debate. Es una oportunidad que las modernas tecnologías nos ofrecen. Las cosas no son, efectivamente, blancas o negras, sino que como suele ser habitual nos movemos en la escala del gris, que como sabemos tiene muchos matices. Lo importante es darse cuenta de ello.
    La LGUM es mucho más importante incluso que lo que el Legislador, o más concretamente el Gobierno que la impulsó y logró su aprobación probablemente pensó al impulsarla.
    El hecho objetivo, fácilmente constatable por cualquiera de nosotros en su vida cotidiana es que la experiencia de la LGUM permite apreciar numerosas cuestiones sobre las que es preciso reflexionar:
    1º.- Existen muchas más restricciones de las que uno podría pensar a priori y estás son grandes y pequeñas, pero estas últimas no son menos relevantes. Piénsese, por ejemplo, en el técnico cuyos certificados se desechan por la autoridad competente por una inercia corporativa que es todo menos eficiente. ¿Va ese técnico a ir al contencioso él personalmente? Es difícil. Hay pocos héroes como el abogado cuyo recurso nos permite hoy hacer la declaración del IRPH conjunta o separada en el caso de las unidades familiares en las que se perciben dos rentas, que no tienen que ser altas para que la diferencia pueda sea notable. Ese ciudadano sí merece algún tipo de reconocimiento público.
    2º.- Las restricciones se dan a todos los niveles y no están únicamente en la normativa autonómica o local, sino en la práctica de cualquier Administración.
    3º.- Se debe buscar las mejores normas, no sancionar las diferentes. Con frecuencia lo diferente puede ser mejor. La cuestión es a menudo simple, parase a pensar en ello. En ese caso se debe valorar la conveniencia de que lo mejor se generalice, no que se proscriba.
    4º.- Aunque es posible que el TC cambie la norma, su verdadera finalidad, eliminar restricciones debería permanecer. Exigir que las autoridades valoren la necesidad de las normas –hay más normas que nunca y ello no significa que hayamos avanzado siempre con ellas-, y la confusión es contraria a la eficiencia.
    4º.- Poor ello, sea cual sea el futuro constitucional de la LGUM debemos reconocer que sus principios son claramente positivos y su filosofía debe permanecer. Cuando se establece una restricción debe saberse primero que es una restricción y, sólo si es necesaria, proporcional y no existe una alternativa menos restrictiva debería permanecer o ser admisible.
    Sigamos esta senda en aquello que es positivo. Mejoremos lo que haya que mejorar y apreciemos las casa que son buenas, o lo bueno que de ellas se puede extraer, sin prejuicios y con espíritu constructivo y práctico. Creo que así nos irá mejor a todos.

    • Fernando Ruiz
      Fernando Ruiz Dice:

      Olé, José Antonio Rodríguez Miguez!
      Muchas de las restricciones que fraccionan el mercado se dan por la administración general del estado. Ej.?: artículo 182 del ROTT, impugnado ya hace más de 2 años por la CNMC y aun sin respuesta….

      https://www.boe.es/buscar/act.php?id=BOE-A-1990-24442&tn=1&p=20151121#a182

      ” Sin perjuicio de lo dispuesto en el artículo 182.2, los vehículos dedicados a la actividad de arrendamiento con conductor deberán ser utilizados habitualmente en la prestación de servicios destinados a atender necesidades relacionadas con el territorio de la comunidad autónoma en que se encuentre domiciliada la autorización en que se amparan.

      Se entenderá que, en todo caso, un vehículo no ha sido utilizado habitualmente en la prestación de servicios destinados a atender necesidades relacionadas con el territorio de la comunidad autónoma en que se encuentra domiciliada la autorización en que se ampara, cuando el 20 por ciento o más de los servicios realizados con ese vehículo dentro de un período de tres meses no haya discurrido, ni siquiera parcialmente, por dicho territorio.

      Cuando los vehículos se encuentren prestando servicios en territorio distinto al de la comunidad autónoma en que se encuentre domiciliada la autorización en la que se amparan, éstos deberán llevar a bordo la correspondiente autorización en el salpicadero, en lugar visible desde el exterior, salvo que se encuentren identificados por uno de los distintivos a que hace referencia el segundo párrafo del artículo 182.4.”

Los comentarios están desactivados.