Mis amigas feministas

La semana pasada se publicó una entrevista a la Presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, en una revista de El País que causó cierto revuelo – aunque, ¿qué no causa ya revuelo?- por sus declaraciones sobre el feminismo. La entrevista completa puede verse aquí. Concretamente la comentada frase fue “Tengo amigas que son feministas y van perfectamente arregladas.” Obviamente no voy a entrar en el debate de si las feministas se arreglan o se dejan de arreglar, creo que antes preferiría que me arrancasen las uñas con tenacillas, pero sí me parece interesante la primera parte de la frase. Leyendo la entrevista completa salta a la luz que Cristina Cifuentes evita claramente autodefinirse de esta manera porque, según ella “El problema del feminismo tradicional es que en algunas ocasiones se ha identificado con la defensa de las mujeres, pero a costa de ir en contra de los hombres”, y ella no se siente identificada con este movimiento. Sin embargo en varias partes de la entrevista deja claro que cree que las mujeres deben tener los mismos derechos que los hombres. Y, ¡oh sorpresa!, resulta que eso es el feminismo.

Abro aquí un breve paréntesis: antes de que se pongan a escribir comentarios altamente apasionados (o en el peor de los casos irrespetuosos) les pediría que leyeran esta definición del término, de una fuente tan aséptica como la RAE. Lo digo porque leí con tristeza los comentario al post publicado por Cruz Leal en enero en este mismo blog, y que puede leerse aquí. Muchos comentarios, que suelen ser muy interesantes, fundados y fundamentados, fueron en gran medida ideológicos y poco enriquecedores, por decirlo suavemente.

Cuando me plantearon escribir este post no pensé ni por un momento volver a hablar del concepto de feminismo. Mi idea era resumirles algunos datos que estoy actualmente analizando para un estudio sobre el papel de la mujer en el entorno digital en Europa. Sin embargo la citada entrevista y una posterior discusión sobre la misma con unos amigos me han hecho ver que desgraciadamente el debate es aún necesario.

Creo que la descalificación del término feminista, y la enorme carga negativa que actualmente conlleva, es un triunfo de los que no creen en la igualdad de derechos y obligaciones entre hombres y mujeres, a los que, si me permiten, llamaré machistas. Y es un triunfo muy importante, porque las palabras importan. Y si yo no puedo definirme como feminista, es decir, como una persona con una ideología que defiende que las mujeres deben tener los mismos derechos que los hombres, limito mi capacidad para identificarme con esta lucha, una de las luchas más importantes por la igualdad y la libertad a las que probablemente jamás se enfrente la humanidad, ya que afecta a la mitad de ésta. Renunciar a la palabra feminismo, a decir que uno es feminista, implica en cierta medida renunciar a reconocer que existe un problema, que sigue sin haber igualdad. El feminismo se ha identificado con victimismo o revanchismo, en lugar de con una lucha justa en la que todos, hombre y mujeres, debemos estar en el mismo bando, que es precisamente a lo que hace referencia.

Y lamentablemente es una lucha que, aunque pueda parecer lo contrario, no estamos ganando. En los últimos años los indicadores de igualdad en Europa prácticamente no han mejorado. Me refiero a indicadores tales como la brecha salarial, la participación de la mujer en el mercado laboral, el acceso a puestos de liderazgo, la conciliación familiar y profesional o, incluso, el acoso sexual o la violencia de género. Les daré algunos datos para reforzar mi idea de que efectivamente sigue habiendo un problema, que sigue habiendo desigualdad.

Las formas más evidentes de discriminación, aquellas que suponen el ejercicio de la violencia sobre la mujer, continúa aumentando en la Unión Europea. Según datos de Eurostat en el año 2014 los delitos de tipo sexual registrados por la policía en la UE aumentaron un 16,6% respecto al año 2008, concretamente los delitos de violación aumentaron un 36,9% y un 8,1% las agresiones sexuales. Una de cada tres mujeres en la UE ha experimentado violencia física o sexual y el 75% ha experimentado algún tipo de acoso sexual en el entorno laboral (son datos de un estudio de 2014, el último disponible a nivel europeo).

La brecha salarial en la UE era en 2010 de un 16,4% y en el año 2016 del 16,3%. Las mujeres ocupaban en el año 2016 un 23,9% de los puestos de máxima decisión de las grandes empresas cotizadas europeas (presidencia y consejos y administración), y un 14,9% de los puestos de alta dirección. Estos datos sí han mejorado ligeramente en los últimos años si se consideran de forma agregada para toda Europa, gracias al empuje de aquellos países que han implementado medidas legislativas, como Francia, Bélgica, Italia o Alemania, ya que en aquellos países donde no se han implementado medidas de este tipo los datos empeoran, como es el caso de Eslovaquia, Rumanía, Hungría o la República Checa, o mejoran muy tímidamente. La tendencia es, además, más positiva en el ámbito del gobierno corporativo, donde se han puesto en marcha mayor número de políticas, que en la alta dirección.

En el ámbito social y político las cifras no son mucho más optimistas. A nivel europeo actualmente sólo el 29,1% de los miembros de los parlamentos nacionales son mujeres. El porcentaje era del 24,2% en el año 2010. El 10,7% de los jefes de estado y de gobierno europeos son mujeres, eran el 14,3% siete años antes. El 28,5% de los ministros de los distintos gobiernos europeos son hoy mujeres mientras que en 2010 eran el 26,2%. El 18,8% de los líderes de los principales partidos políticos son mujeres y en 2011 eran el 15,6%. En 2016 el 28,2% de los líderes de los principales agentes sociales (sindicatos y patronales) de los países de la Unión Europea eran mujeres.

En el ámbito tecnológico los datos son aún más preocupantes ya que se aprecia un claro retroceso en las cifras de participación de la mujer en el sector. En el año 2005 el 22,2% de los especialistas TIC en Europa eran mujeres; en el año 2015 el porcentaje era del 16%. Todo ello en un contexto en el que la tecnología está transformando radicalmente la sociedad y la economía, en el que los procesos productivos se modifican y las habilidades o conocimientos tecnológicos no sólo serán esenciales para encontrar un trabajo, sino que serán los responsables en gran medida de conformar esta nueva realidad digital. Una transformación digital de la que la mujer debe ser parte activa, y no mera receptora.

Entiendo que el camino que nos ha llevado hasta aquí, hasta el desprestigio del término feminista, es complejo y tiene muchos culpables – incluidas algunas feministas, por supuesto, que sé que están deseando que lo diga-. Sin embargo creo que es el momento de que aquellas personas que creemos en la igualdad y en que aún queda camino por hacer lo recuperemos y le devolvamos el verdadero significado que tiene. Que nuestros representantes públicos, ellos y ellas, digan claramente que son feministas sería un gran primer paso. Todos deberíamos ser la amiga y el amigo feminista. Luego ya que cada uno decida si quiere ir o no arreglado.

Por último aprovecho para divulgar una consulta sobre esta cuestión que está realizando la Comisión Europea y para el que les pido su participación. Es una breve encuesta en la que sobre todo interesa identificar buenas prácticas. Pueden participar en este enlace. Está disponible en inglés, francés y español.

 

26 comentarios
  1. G.P.
    G.P. Dice:

    “sólo el 29,1% de los miembros de los parlamentos nacionales son mujeres”

    ¿Cuál es el porcentaje de mujeres en la militancia de los partidos políticos? Empiece por ahí, explique por qué es tan bajo el número de mujeres en los partidos, y a lo mejor resulta que el dato que da usted no es un problema de “machismo”.

    “La brecha salarial en la UE era en 2010 de un 16,4% y en el año 2016 del 16,3%.”

    ¿Cuál es el porcentaje de mujeres entre los trabajos más duros y peligrosos (los que causan más lesiones y muertes)? Empiece por ahí, explique por qué es tan bajo el número de mujeres en esos trabajos, y a lo mejor su dato no es por un problema de “machismo”

    “En el año 2005 el 22,2% de los especialistas TIC en Europa eran mujeres; en el año 2015 el porcentaje era del 16%.”

    ¿Cuál es el porcentaje de mujeres en las facultades de ciencias puras o ingenierías? Empiece por ahí, explique por qué es tan bajo el número de mujeres en esas facultades y tan alto en otras, y a lo mejor resulta que su dato no es un problema de “machismo”.

    “Una de cada tres mujeres en la UE ha experimentado violencia física o sexual”

    ¿Cuál es el porcentaje de hombres que han experimentado violencia física? Empiece por ahí, explique por qué los hombres también experimentan violencia física si los hombres no son mujeres, y a lo mejor resulta que ese dato tampoco tiene que ver completamente con un problema de “machismo”.

    El “machismo”, entendido como la idea de que la mujer no debe tener los mismos derechos que el hombre, en nuestra sociedad occidental no existe. Es cosa del pasado. Es puramente residual. Lo que existe es el abuso del fuerte sobre el débil, ya sea física, económica o socialmente, y eso no tiene nada que ver con el género de las personas, sino con la capacidad de poder de unas personas sobre otras.

    El “machismo” no existe. Por eso el feminismo actual lleva los derroteros absurdos que lleva. Por eso, y porque hay pasta en juego.

    Responder
    • Carlota Tarín
      Carlota Tarín Dice:

      Muchas gracias por tu comentario G.P. Desgraciadamente en este espacio no es posible responder a todas las preguntas que planteas. De muchas de ellas hablaremos en el estudio que estamos realizando y que compartiré una vez que esté publicado. En cualquier caso hay numerosos estudios publicados a nivel mundial que explican las causas de estos datos (escasa militancia política, escasa participación en estudios relacionados con las ciencias puras o por supuesto violencia de género), aunque lamentablemente suelen concluir que el origen de todos ellos es una desigualdad profunda y arraigada, denominada machismo. No estoy segura de que sean una lectura de tu gusto, pero seguro que sería una lectura muy enriquecedora.

      Responder
      • Colapso2015
        Colapso2015 Dice:

        Usualmente más del 95%, (98% 2014 creo recordar) de los muertos en accidentes laborales son hombres.
        Los homicidios intencionados, más del 60% los sufren varones (65,70% en 2014).
        Que los perpetren varones, ¿Acaso importa?
        La principal condición de un hombre es que NO ES una mujer. Pero, ¿Acaso importa?

      • Carlota Tarín
        Carlota Tarín Dice:

        Muchas gracias por el enlace, lo conocía y no puedo estar más en desacuerdo con lo que dice. De nuevo por falta de espacio no entraré en los detalles (pero sólo el primer punto ya descalifica bastante los argumentos, ya que las brechas salariales suelen darse en salario/hora, lo que neutraliza el efecto de las menores horas trabajadas por las mujeres de media). Pero si lo que desea son enlaces con evidencia empírica le paso unos cuantos:
        http://ec.europa.eu/justice/gender-equality/files/gender_pay_gap/160316_factors_gpg_en.pdf
        http://www.nber.org/papers/w21913
        http://www.ecineq.org/milano/wp/ecineq2013-293.pdf
        Y una buena compilación de artículos, incluidos los de una gran experta en mercado laboral, Sara de la Rica:
        http://nadaesgratis.es/?s=brecha+salarial
        Si tiene interés puede ponerse en contacto conmigo y le puedo pasar una amplia biibliografía sobre este y el resto de temas tratados.
        Un saludo!

      • G.P.
        G.P. Dice:

        No hay en esos enlaces evidencia alguna de que sea el “machismo” la razón de la brecha salarial. Que hay brecha salarial nadie lo discute, pero no puede achacarse sin más a que la razón de que la haya es el “machismo”, pues como sus propios enlaces (y los míos) demuestran, conocemos muchas razones para que haya brecha sin que haya discriminación de género.

        Ustedes apuntan al machismo como causa de todo a lo que hasta ahora no se haya encontrado explicación. Eso no es ciencia. Actúan ustedes como aquellos investigadores de OVNIs que, cada vez que en un estudio de avistamientos de luces en el cielo aparecía un pequeño porcentaje sobre el que no se tuvieran datos para una explicación mundana (globo sonda, avión, misil, etc) se lo apuntaban directamente como prueba de “platillo volante extraterrestre”. No: que no tenga explicación significa que hay que encontrarla, no que automáticamente la explicación sea la que a alguien le guste más. A lo mejor es el machismo, sí, pero hay que demostrarlo.

        No se puede curar a un enfermo sin un diagnóstico certero, y se puede hacer mucho daño a un sano con un diagnóstico equivocado.

    • antonio
      antonio Dice:

      ”Lo que existe es el abuso del fuerte sobre el débil, ya sea física, económica o socialmente”,
      En realidad, en mi opinión, solo existe un abuso: el ECONOMICO. Una mujer con poder economico va a maltratar, si o si, a su marido sin un duro por mucho que este mida 2,5 mts., lo mismo que una empresaria a su socio, etc…Dicho de otro modo, cualquier tipo de abuso tiene causas y efectos económicos.

      Responder
  2. jarpia
    jarpia Dice:

    Quizá la descalificación se deba a que el feminismo actual es una mezcla de ideologia llorica y victimista, que necesita un enemigo contra el que luchar y que trata a las mujeres como si fueran menores de edad mental o especies en peligro de extinción. Como ciudadana, yo no necesito ciudadines especiales, ni que nadie me enseñe lo oprimida que estoy y lo libre que podría ser con mis gafas violetas. La violencia la ejercen personas contra otras personas, por un montón de causas que no pueden resumirse en “la matá porque era mia”. Y el feminismo actual parece mas una religión que otra cosa.

    Responder
    • Carlota Tarín
      Carlota Tarín Dice:

      Estimada jarpia, gracias por tu comentario. Me alegra mucho leer que nunca has experimentado discriminación por razón de sexo, y espero que nunca lo hagas. Lamentablemente el hecho de que tú no lo hayas experimentado personalmente, o que muchas mujeres no lo hayan hecho o no sean conscientes de ello, no significa que esa discriminación no exista. Pero probablemente significa que algo sí está cambiando, lo que es una gran noticia. A mí sin embargo me parece, y me lo parece más cuanto más estudio la cuestión (y no soy especialista en materia de género ni mucho menos), que no cambia lo suficientemente rápido.

      Responder
  3. manuel balmaseda
    manuel balmaseda Dice:

    Que hay discriminación por razón de sexo, que ser mujer, en general, es algo más difícil que ser hombre, y que hombres y mujeres son seres humanos con la misma dignidad y deben ser tratados exactamente iguales en todos los ámbitos, lo tengo, como hombre, por una verdad que no puede ser discutida. Y que queda un camino muy grande por recorrer hacia esa igualdad, también.

    No obstante, creo también que hay muchos movimientos feministas que tienen que hacérselo mirar. Y no son pocos, en eso discrepo respetuosamente con la autora. Son muchos y muy radicales, parten de un odio al “macho”, a l que consideran como alguien violento y maltratador. Y esto no es marginal: muchas de las campañas contra la violencia de género caracterizan al hombre como alguien “potencialmente” maltratador. Cualquier hombre, no el que ha maltratado ya. Esto aparte de mentira y una barbaridad, es algo muy negativo si se quiere avanzar en la igualdad real.

    Responder
  4. Eduardo Valdelomar
    Eduardo Valdelomar Dice:

    Estimada Carlota,

    creo que tiene ud. razón en buena parte de sus afirmaciones. En particular, creo que en efecto el descrédito del feminismo es muy desafortunado, y sucede en un momento en que resultaría necesario un feminismo activo y comprometido. También coincido con algunos de los comentaristas en que ese descrédito no es una consecuencia del machismo, sino que se lo ha ganado el propio feminismo a pulso. Pero más que insistir en ideas ya dichas, me gustaría aportar otro matiz.

    Desde mi punto de vista, la igualdad de género pasa por un mal momento, con fuertes regresiones en muchos ámbitos, y creo que el feminismo actual no solo falla en su ala más radical, sino también en la moderada. En este artículo, habla ud. de desigualdades salariales, de baja presencia femenina en determinados sectores y niveles directivos, de conciliación… Y habla también de acoso, agresión sexual y violencia de género. En mi opinión, se deja ud. en el tintero bastantes cosas: se deja a las mujeres que no pueden abrir una cuenta bancaria sin permiso de su padre, marido o hijo, a las mujeres que no pueden ejercer la mayoría de las profesiones, que no pueden conducir un coche, que no pueden mostrar la mayor parte de su cuerpo o incluso ninguna parte de su cuerpo. A las mujeres que pueden ser condenadas a las penas más crueles por los delitos más absurdos, que pueden perder su vida por acciones que para nosotros son cotidianas.

    Antes de que me acuse ud. de desviar el tema, permítame decirle que estas cosas no sólo pasan en tierras lejanas: al lado de su casa, hay mujeres que se someten a una humillante “prueba de virginidad” antes de casarse, mujeres que sufren amputación genital en aras de una bárbara tradición, mujeres que son maltratadas por sus familiares (de ambos géneros) por su conducta “indecorosa”. No le estoy hablando de pueblos perdidos de Afganistán, sino de Barcelona o Madrid. Pero, incluso si ocurriese sólo fuera de España o de Europa, ¿no merecería la atención del feminismo? ¿No debería ser, en esencia, un movimiento global?

    Ante estas realidades, el feminismo actual dedica, en mi opinión, demasiado tiempo a brechas salariales, techos de cristal, lenguaje sexista o chistes machistas. No es que no se puedan denunciar esas actitudes y diferencias: se puede y se debe… Pero insisto, dedica DEMASIADO tiempo y esfuerzo a temas que pueden ser más o menos discutibles, pero que sólo afectan a un colectivo muy pequeño en comparación con el otro que he mencionado.

    Mi conclusión es que, al no atender lo suficiente (en ocasiones es verdadero abandono) a lo más urgente, el feminismo actúa más como un lobby que como un movimiento reivindicativo. En lugar de representar a todas las mujeres, representa a un colectivo muy concreto, y en lugar de plantear demandas globales, convierte su activismo en un “¿qué hay de lo mío?” que a menudo se ve recompensado con leyes, cuotas y discriminaciones “positivas” que son ya más que discutibles.

    Tengo una hija de doce años y, por ella, sinceramente me gustaría que el feminismo recuperase el prestigio perdido. Para eso, creo que las feministas como ud. deberían acordarse más de las pruebas de virginidad y menos de la baja presencia femenina en las TIC.

    Cordialmente

    Eduardo

    Responder
    • Carlota Tarín
      Carlota Tarín Dice:

      Gracias Eduardo por tu reflexión. Por supuesto no puedo darte más que la razón al decir que existen formas de machismo gravísimas aquí y en otras partes del mundo cuya erradicación es prioritaria. Sin duda. Simplemente aclarar que muchas de las que mencionas se encuadran en lo que yo he llamado violencia contra la mujer. Debo de decir, sin embargo, que el resto de desigualdades de las que yo hablo afectan a las mujeres de forma global, contrariamente a lo que dices, y no son formas de discriminación baladí (también son las que estoy estudiando en este momento y la razón por la que escribí el post, lo que no quita que haya muchas otras importantes). Sin embargo sí son formas de discriminación que, como ves, aún se ponen en cuestión. En esto también hay “negacionistas”. Quiero pensar que no las hay en los asuntos que tú comentas y que contra ello, entre otras cosas, debe actuar la ley. Contra las desigualdades que yo comento no basta la ley. Quizá no son cuestiones tan “urgentes” pero sí importantes. Que las mujeres se queden fuera de la actual revolución digital tiene importantísimas implicaciones y será una fuente de nuevas desigualdades e injusticias en el futuro.

      Responder
      • Eduardo Valdelomar
        Eduardo Valdelomar Dice:

        Gracias por tu respuesta. En general, me parece oportuno denunciar la discriminación donde y cuando se presente. Como padre, no toleraría que a mi hija le cerrasen ninguna puerta por ser una chica. No se me ocurriría criticar a una mujer que denuncia sentirse discriminada, pero tampoco creo razonable que tengamos que aceptar que en todos los casos ese sentimiento se corresponde con la realidad. No creo que eso me convierta en “negacionista”, sólo creo que los seres humanos pueden equivocarse o actuar de forma injusta o deshonesta independiente de su género.

        Mi queja en realidad no es por la atención que reciben las desigualdades menos urgentes, sino por clamoroso silencio sobre las más urgentes. Y en ese sentido, no me vale la respuesta de que todo se encuadra en “violencia contra la mujer”: ese es un recurso demasiado simple. Las prioridades del feminismo están descompensadas, y eso es malo para el feminismo, es malo para su credibilidad. Necesitamos que el movimiento esté realmente dispuesto a lo más urgente, oportuno y eficaz, y denuncie la discriminación venga de dónde venga, con una fuerza proporcional a la gravedad y la urgencia.

        Y eso, estimada Carlota, no ocurre hoy. Si no lo ves así, tal vez deberías intentar mirarlo desde fuera. A veces, los árboles no dejan ver el bosque.

        Un cordial saludo

  5. Manu Oquendo
    Manu Oquendo Dice:

    Decía Thomas Kuhn que el gran problema de los paradigmas establecidos es que pronto se convierten en un lugar del cual se vive.

    Otro Thomas –Hobbes– escribió su Leviatán desde el exilio con la explícitamente declarada esperanza de que lo leyese Cromwell y permitiese su regreso a Inglaterra. Como no podía ser de otra forma, Cromwell quedó encantado con la obra y permitió su regreso.
    Algo parecido sucedió con otro “genio” que también vivió de Racionalizar los intereses del Poder: Rousseau. Es muy complicado ser independiente. Es un lujo escaso.

    En algún momento deberíamos caer en la cuenta de que interesamos divididos y enfrentados. Debemos negarnos a tan burda manipulación e ir siempre juntos y de la mano. Nuestros intereses son comunes. Si con lo crudo que lo llevamos tratamos de hacer el camino discutiendo nos merecemos cualquier cosa. Somos compañeros de camino, no enemigos.

    Todo tiene una justa medida y creo que el actual feminismo ha perdido dos cosas: El Buen criterio y la Objetividad. Hoy es en gran medida un modus vivendi a cuenta del presupuesto. También en la Academia que recibe subvenciones sin rechistar para causas del “genero” y se inhibe ante una epidemia de suicidios masculinos como nunca en la historia. Tan vergonzoso que las abuelas que fueron feministas se están hartando porque, además de hijas, han tenido hijos y no son ciegas.

    Por cierto, al Igual que Hobbes y a juzgar por los silencios del actual feminismo exacerbado, parece que esta ideología encuentra el Islam mucho más aceptable que la cultura cristiana en la cual ha florecido. De hecho los gobiernos europeos permiten la Sharía en los barrios musulmanes y miran hacia otro lado desde ministerios dirigidos frecuentemente por feministas. Vean lo que sucede desde el Sena hasta el Cabo Norte.

    Curioso, ¿no?

    PD. Best seller de Lectura políticamente incorrecta en Francia.
    “La Mosquée Notre-Dame de Paris, année 2048” Autora: Elena Tchoudinova. Ed. Tatamis.

    Saludos

    Responder
  6. EDM
    EDM Dice:

    Los comentarios que ha suscitado el post hacen evidente que, tal y como escribía su autora, la descalificación del término feminismo es evidente y un triunfo de los que no creen en la igualdad. En los últimos tiempos, cualquier debate que surja en torno a lo relacionado con el feminismo, suele acabar en discusiones sobre lo que el propio término significa, si declararse feminista lleva intrínseco un “odio” a los hombres, pretender la superioridad de lo femenino sobre lo masculino, etc…
    Aunque no soy muy amiga de las comparativas bélicas, lamentablemente en esta lucha terminológica, el feminismo ha perdido muchas batallas pero es responsabilidad de todos que no se pierda la guerra. ¿Es justo que una errónea utilización del término, por pocas o muchas mujeres, y por pocos o muchos hombres, nos haga olvidar tan rápidamente lo que el feminismo ha significado en la historia de la humanidad?.
    Feminismo no es solo igualdad, feminismo es sufragio universal, acceso a la educación y al mercado laboral, derecho al divorcio y muchos otros logros por lo que hombres (si, también hay hombres feministas) y mujeres han luchado incluso a costa de sus vidas.
    Dicho así parece una obviedad, pero algo tan obvio se nos olvida cuando nos avergonzamos de declararnos feministas o “miramos mal” a quien se lo declara abiertamente. No voy a entrar en el debate sobre quien es el culpable de esta pérdida de memoria, pero si quiero hacer una reflexión sobre la responsabilidad de los poderes públicos y en lo importante que es su implicación para que finalmente se pueda ganar esta guerra.
    Y es que el post comenzaba haciendo referencia a una entrevista a la Presidenta de la Comunidad de Madrid en la que claramente se desmarcaba del feminismo, haciendo el matiz eso sí, que se refería al feminismo que va “en contra de los hombres”. Señora Cifuentes, el feminismo que va en contra de los hombres, no es feminismo, es otra cosa.
    Las batallas se pierden todos los días, en una conversación en el trabajo o tomando una caña con los amigos, soy la primera en entonar el mea culpa, pero los cargos públicos deberían tener más memoria histórica, ponderar mediadamente sus declaraciones públicas y darle al feminismo el significado que merece, luchar por esa igualdad que tanto se pregona en época de campaña.
    Hoy en día sería “casi” inconcebible escuchar a cualquier cargo público declarase machista públicamente, pues ese es el espejo en el se deben de mirar y tratar cualquier tipo de desigualdad sin matices, de frente y sin perderse en temas tan banales como si las feministas se arreglan o no… Debate en el que yo tampoco voy a entrar, también preferiría que me arrancaran las uñas con tenacillas o cualquier otro instrumento de tortura.

    Responder
  7. Santiago Etxebarría
    Santiago Etxebarría Dice:

    Siglo XXI: hemos conseguido cronificar ciertos tipos de cáncer, la inteligencia artificial se aplicará a la construcción de robots que estarán al servicio del hombre, estamos a punto de lograr vencer a la vejez que es concebida como una enfermedad, y la reivindicación más vieja de la historia de la humanidad, la igualdad de género, sigue sin lograrse. Mucho/as se preguntan ¿para qué? La respuesta es clara : para no perpetuar la desigualdad ¿No les parece un debate un tanto anacrónico? Es mas que evidente que el ejercicio y desarrollo de los derechos no es el mismo para los blancos que para los negros o asiáticos, que no es similar para hombres y mujeres, ya no hablemos de mujeres negras, asiáticas o gitanas, porque entraríamos en el umbral del escándalo. Creo que cuando Carlota Tarín habla de desigualdad está, simplemente, describiendo la realidad. A las mujeres se las puede engañar de muchas maneras que son exactamente las mismas que con las que se engaña a los hombres, sólo que nosotros nos conformamos mejor, por una simple razón: no sufrimos la desigualdad y nos aprovechamos de ella. Carlota, un saludo feminista, que espero que algún día sea un saludo igualitario.

    Responder
    • Colapso2015
      Colapso2015 Dice:

      En un principio, pensé era ironía toda la retaíla doctrinal del feminismo tercera ola. Pero veo que se lo cree…
      Para que su conciencia descanse tranquila recuerde que a los “blancos” hispanos nos llamaban negros los del norte. Por nuestra fuerte ascendencia africana.
      Ahora parece ser incluso que los negros españoles son blancos. Pero aunque nazcan negros como el carbón también son “privilegiados” sólo porque son hombres…
      En fin…misandría muy actual.
      ¿qué demonios es el género? ¿Hablamos de fruta o de un expositor en un mercado?

      Responder
    • Colapso2015
      Colapso2015 Dice:

      Misandria: desprecio del papel del varón en la sociedad.
      Por cierto, los asiáticos tienen la renta más alta en USA.

      Responder
  8. Cruz Leal Rodríguez
    Cruz Leal Rodríguez Dice:

    Estimada Carlota, lo primero felicitarte por tu post; claro, bien explicado, documentado y breve. Después agradecerte tu amable mención. Decirte que he colaborado en tu encuesta. Y por último darte ánimos y recomendarte ironía, simple ironía y sentido del humor, porque como has podido comprobar el pensamiento patriarcal y su estructura social, la misoginia, el sexismo y el machismo, están fuertemente fijados y son muy acomodaticios, lo que facilita su supervivencia. Mientras que el feminismo no pasa de los tres o cuatro siglos, tirando largo. Hay que seguir adelante con las propias convicciones, pero la veteranía obliga a recomendar una cierta indiferencia ante ciertos comentarios, pues da igual lo que digas. Siempre te responderán con negacionismo, otros se irán por los laureles, te acusarán de no defender lo que defiendes, de odiar a los hombres y de ser la causante de tus males…una sonrisa es suficiente para no quemarse más que el palo de un churrero.
    Pero sin perder tu convicción de lo que es el feminismo; como una filosofía política, ilustrada y humanista que no tiene nada de qué avergonzarse y no guarda muertos en los armarios. Que necesitada de praxis, siempre será movimiento social y político. Que es un inevitable proceso personal y de todos es sabido que muchos oprimidos-as llevan una parte del opresor dentro ( es la mejor jugada del poder y su abuso). En su convicción es también inevitablemente resistir y ser sentido como un estilo de vida, una forma de mirar la realidad.
    Toda la sociedad occidental está en deuda con su revolución, la que hicimos entre todas en el tiempo, desde lo más íntimo hasta ocupar toda la vida ciudadana, a muchos todavía les duele y a muchas también. No se nace feminita por ser mujer. En el momento actual de cambio de época, es ineludible que todos los debates afecten a la mujer puesto que somos, no la mitad, sino las tres cuartas partes ( con la infancia en una mano y los dependientes en otra, tres cuartas partes) de la población. Y lo que nos jugamos son cosas tan graves como la democracia, volver a una ciudadanía censitaria, o la vuelta a la esclavitud fundamentada una elección libre y personal y la renuncia a la propia dignidad, todo esto entre otras cosas. Mientras la feministas lo denunciamos y buscamos alternativas, junto con algunos hombres igualitarios, la medusa de las mil cabezas del patriarcado se revuelve y si cortamos una aparece otra ( es de Celia Amorós) llegamos hasta dónde llegamos, hay que seguir y para ello es imprescindible el buen ánimo, el humor y compartir fuerzas, por lo tanto hay que saber resistir.
    Ahora es el momento de aquellos que tanto hablan. Es el momento de que se enfrenten a sus propias miserias y sean capaces de iniciar su propia revolución humanista y sentimental, que se enfrenten a su machismo y sus miedos y asuman su responsabilidad en la creación de una sociedad igualitaria y digna. Si no encuentran el valor de hacerlo, pues nos tendrán enfrente, con nuestra lucha, insistencia e inmensas dosis de sentido del humor.
    Todas las revoluciones, que de verdad lo son, se gestan en pequeños gestos cargados de significado. Y creo que esta nuestra, cuyo testigo tu fundación ha aceptado, debe ser reconocida con un acceso directo al blog, donde conste la entrada FEMINISMO para acceder de forma directa a todos los artículos que se cuelguen sobre el tema. Qué menos que darle la misma importancia que al resto de temas, digo yo ¿no crees que debemos hacer la propuesta al equipo editorial? pues eso…te sumas ¿verdad?
    Un fuerte abrazo estimada Carlota y mucho éxito en tu investigación. Un beso y avanti.

    Responder
    • JTO
      JTO Dice:

      Es así de simple…”de todos es sabido que muchos oprimidos-as llevan una parte del opresor dentro (es la mejor jugada del poder y su abuso)”

      Ergo si no comulgas con el manifiesto (trufado de victimismo y romanticismo espurio) que proclamo, eres una auto-oprimida y una víctima del machismo. Pobrecita tú, deja que yo te represente y hable en tu nombre, ya que no eres capaz…

      Pero los opresores son ellos…

      Responder
    • Carlota Tarín
      Carlota Tarín Dice:

      Muchas gracias Cruz por tus amables palabras. Efectivamente el tema lo merece y vamos a crear esta entrada que sugieres, y espero que esto anime a seguir escribiendo sobre ello. La buena noticia, como puede verse, es que aún es un tema de actualidad y que despierta gran interés (y controversia, como no) aunque a algunos les parezca anacrónico. Yo también pensé que lo era, debo reconocer, durante mucho tiempo, porque nunca creí haber sufrido en carne propia la desigualdad. Como tú dices, no se es feminista por ser mujer, requiere una reflexión personal profunda.
      Un abrazo

      Responder
  9. Manu Oquendo
    Manu Oquendo Dice:

    Creo que ningún país europeo, realmente ningún país de América y de Europa, permite remunerar de forma diferente el mismo trabajo. Nunca he visto sobre la mesa una reivindicación en este sentido de ningún sindicato.

    Por contra sí he vivido, ya en los años 70 y primeros 80, que si querías contratar a una chica titulada, de color, con un expediente del top 10%, proveniente de una buena universidad, tenías que pagarle más que a un chico equivalente porque había cuotas y el mercado establecía un diferencial que, en los casos que he vivido en directo, representaba en torno al 15%.

    Cuarenta años más tarde siguen saliendo titulares sobre “brechas” que, me temo, tienen escasa credibilidad porque de ser ciertos significarían un masivo incumplimiento de leyes que también son penales y no se ven por lado alguno las condenas al Gulag de Siberia.

    Sin embargo de vez en cuando surgen titulares –seguidos de artículos plagados de vaguedades e imprecisiones– hablando de “brechas” que los que vivimos en las empresas o en las administraciones públicas no reconocemos ni se ven denuncias por esta causa.
    Denunciar ante el órgano jurisdiccional es ya lo procedente. Seguir con los titulares sin ejercer la acción legal desacredita al que lo escribe.

    Esto lleva a muchas personas con experiencia directa en esta cuestión a desconfiar de los titulares, de los artículos y de los medios. Nada nuevo porque nos engañan en cosas mucho más importantes.

    Para reclamar desigualdades ante la ley sería bueno dar ejemplos concretos comparando peras con peras y citando todos los casos. También aquellos donde la presencia de la mujer es masiva y lo que se produce es la “brecha” inversa.

    Si el feminismo se cierra en banda, si hace como que no escucha o como que no ve, y sigue sin ver la realidad de su entorno, se convertirá en una secta que recurre a la falsear la semántica para insultar a “enemigos” imaginarios.

    Ejemplos concretos, por favor. No se puede ofrecer una información para luego decir que este no es lugar para dar detalles concretos. Esta actitud, como mínimo pone en cuestión lo que se pretende defender.

    El activismo social no puede hacerse sobre la base de peleas y propaganda para fragmentar a quienes, en el fondo, son los “Proletariados Internos y Externos” de una Europa” que (repasar las conclusiones de Davos 2016) “tiene que irse acostumbrando a vivir peor”.

    La gente lo sabe y también por ello, los “ismos” están en decadencia. A lo mejor porque gracias a muchos de ellos estamos como estamos: divididos y en lento colapso. No dividamos porque el problema es otro.

    Saludos

    Responder
  10. Manu Oquendo
    Manu Oquendo Dice:

    Hace ya varios años que para tratar de entender lo que pasa decidí complementar mis lecturas de prensa con medios alternativos. Una vez a la semana leo despacio partes de Russia Today, China Daily y Hindu Times. No porque me fíe más de ellos que de los nuestros sino por “contrastar” detalles. Creo que es una opción necesaria para por lo menos captar lo que se nos oculta. Y se nos ocultan muchas cosas.

    Poe ejemplo: hoy viene en RT una noticia que no he visto en Medios Europeos…………… Bélgica, con su voto, posibilita que Arabia Saudita sea elegida miembro del Panel de la ONU sobre derechos de la mujer.

    https://www.rt.com/news/386399-belgium-saudi-un-women-rights/

    El silencio es con frecuencia mucho más significativo que los ruidos.

    Responder
  11. Genaro Garciamingo
    Genaro Garciamingo Dice:

    Sinceramente y con todo respeto, creo que la entrada sobre la necesidad o posibilidad de definirse o presentarse como feminista, el intento de análisis del significado del término, el aderezo con estadísticas, que para cualquier cosa hay una estadística, carece de todo interés . También es posible que me esté haciendo mayor y tanta mermelada o ensalada ideológica me esté ya cansando. Cada uno encerrado en su cápsula, grandes hipocresias muy lucrativas para los que las manejan (no lo digo por el autor), en una gran socialdemocracia haciendo agua. El simple plantemiento de la cuestión, hombre vs. mujer lleva a un callejón sin salida, como la obsesión igualitaria como un fin en si mismo.

    Responder
  12. Manu Oquendo
    Manu Oquendo Dice:

    Hace unos días nos enterábamos de que Arabia Saudita entraba en el Panel de la ONU para los Derechos de la Mujer gracias al voto de Bélgica. El gobierno belga ante el escándalo optó por decir que había sido un error.

    Esta semana, gracias a otro pequeño reportaje no europeo, nos enteramos de que el gobierno belga miente y que sus representantes en la ONU siguieron instrucciones muy precisas para promover a Arabia Saudita.

    https://www.rt.com/news/386817-belgium-leak-saudi-arabia/

    El público europeo apenas se entera de estos detalles del mismo modo que ignora que los aviones belgas están matando –también civiles– y creando refugiados en Siria y en Iraq mientras promueven los intereses Sauditas en aquellos países en guerras que siguen siendo imperialistas.

    Bélgica, hipócrita donde los haya, estuvo protegiendo etarras en la mejor tradición de su viejo imperio genocida del Congo perfectamente retratado por Conrad (Heart of Darkness, Corazón de Tinieblas).
    Hoy florece Molenbeck mientras sus aviones bombardean ciudades Oriente Medio con falsas excusas.

    Llega un momento en el cual los silencios son pecado.

    ¿Qué papel juega el feminismo europeo en estas cuestiones? ¿Cómplice subordinado?
    ¿Qué credibilidad esperan conservar con estos mimbres y estos silencios?
    ¿A qué estamos de verdad jugando?

    Saludos

    Responder
  13. Javier
    Javier Dice:

    Solo una pregunta. Hay un dato que me ha parecido tremendo y me gustaría saber el procedimiento con el que se obtuvo si es posible. ¿Un tercio de las mujeres en la UE han sufrido violencia física o sexual? ¿Qué entiende por violencia física o sexual? ¿Existe una condena por lesiones, violación, agresión o abuso sexual por una de cada tres mujeres de la UE? Supongo que ese dato será el resultado de una encuesta. ¿Como se definía en ella la agresión sexual o la violencia física?
    Todos sabemos que estas injusticias se cometen, es solo que me parece una estadística gravísima. Una de cada tres mujeres…

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *