Por qué he dejado de creer en la Fiscalía Anticorrupción

Crónica de su aguerrida actuación contra un presunto nido de corruptos ciudadanos

Esta última semana he vivido intensamente una experiencia personal y profesional que no puedo dejar compartir con ustedes, lectores de este Blog Hay Derecho, porque hay cosas que están pasando en esta España nuestra respecto de las que no, no Hay Derecho.

Por presentarme, he de decirles que después de varios años de ejercicio profesional como General Counsel en una empresa multinacional fuimos comprados por un competidor. Como consecuencia de la subsiguiente reestructuración, volví al mercado de trabajo. En este proceso de reubicación me incorporé hace unos meses a un despacho de Madrid, donde me puse a trabajar como esforzado abogado, intentando hacer las cosas bien y darme a conocer a mis posibles clientes. Mis compañeros de trabajo hacían lo mismo. He de reconocer que nos lastraba un poco el hecho de que pasó por aquí hace muchos años un ministro, hoy no muy simpático, pero esto lo combatíamos con buen hacer profesional, constancia y con la sabia práctica de no tener un solo cliente del sector público, que ya estaba implantada desde hace varios años antes de mi incorporación. Cero es Cero.

La disciplina del Blog no me permite muchos más antecedentes, por eso vayamos al martes de la semana pasada. Ese martes cuando llegamos al despacho nos encontramos que todos los periódicos y demás medios de comunicación nacional hablaban de la interposición por la Fiscalía Anticorrupción de una querella contra 4 compañeros del despacho, contra el mismo despacho y contra otras personas. El tema era la adjudicación de un contrato de servicios, que había sido objeto de investigación pero del que no se había tenido noticia desde enero de 2015.

¡Qué supermartes!, puedo asegurarles que no es fácil trabajar cuando todos los medios hablan de una querella contra tus compañeros y la persona jurídica en la que trabajas. El lector supondrá que en semejante terremoto mediático, de inmisericorde y atroz vapuleo al “querellado”, es ingente el volumen de llamadas de periodistas pidiendo información o contraste sobre la información que está siendo publicada. Puedo ahora, en primicia, despejar esta duda: el martes cuando nos desayunamos con toda esta tempestad de medios no llamó un solo periodista antes de publicar la noticia. Cero es Cero.

En el despacho tomamos la proactiva actitud de preguntar a los amigos de los medios sobre el origen de la información, y obtuvimos la confirmación de que la fuente estaba siendo “la Fiscalía”. Es decir, al presentar la querella en el Juzgado alguien de la Fiscalía se preocupó diligentemente de llamar a algún medio y de difundir su contenido y existencia. Eso sí, en una loable ética filtradora, el filtrador “se limitó” a contar verbalmente el contenido de la querella y el nombre de los querellados. El filtrador excusó la limitación de la información filtrada en el hecho de que la querella no estaba notificada. Los filtradores tienen su ética, y los ladrones son gente honrada, como diría Poncela.

Ya debidamente orientados sobre el origen del maremoto mediático nos dirigimos a los Juzgados de Plaza de Castilla, donde nos enteramos de que la querella efectivamente existía y de que había sido ya turnada a un Juzgado. El Juzgado no nos quiso facilitar copia de la querella porque su Señoría la estaba estudiando. Como todo el mundo sabe, después del supermartes viene el supermiércoles. El miércoles continuó arreciando el temporal en los medios, conteniendo acusaciones o afirmaciones atribuidas a profesionales con nombres y apellidos, y que no podíamos contestar porque no disponíamos del texto de la querella. Los medios estaban enterados sobre su contenido, sin embargo nosotros seguíamos sin conocerla. No obstante, Dios aprieta pero no ahoga, y encontramos periodistas amigos que, según las filtraciones a las que habían tenido acceso, nos orientaron sobre el contenido de la acusación de la Fiscalía.

¡Estamos ya en el superjueves!. Era media tarde del jueves, y un periódico digital incluye un suelto que da a entender que dispone del texto literal de la querella. Los ladrones son gente honrada y lógicamente tienen sus reglas que nosotros, como iniciados, vamos aprendiendo a marchas forzadas. Decidimos sumergimos nuevamente en el mundo del periodismo de tribunales. Nos enteramos entonces de que, efectivamente, el filtrador de la Fiscalía entendió que ya podía empezar a filtrar copia literal de la querella porque el Juzgado disponía de la misma. Conseguimos copia de la querella que a esas alturas ya circulaba por las tuberías de estos mundos periodísticos. Nuestra copia tiene sello de salida de la Fiscalía, pero no el sello de entrada en el Juzgado (¿?). La diligente y persistente tarea del filtrador da sus frutos. El sábado, disponiendo ya los medios de copia literal de la querella filtrada, vuelve a arreciar el temporal con titulares escandalosos extractados de la querella. El viernes hicimos circular una nota de prensa sobre el tema, pero su impacto se redujo a unas líneas de letra pequeña bajo los escandalosos titulares.

Del contenido de la querella ¡qué les voy a decir!…. La misma es, según la prensa, el resultado de una aguerrida y valiente investigación, respecto de la que por ahora debo guardar respetuoso silencio. No obstante, no me resisto a darles el siguiente botón de muestra sobre la seriedad y profundidad de la misma. Entre otras personas, la querella incluye como imputado al hermano de ese ministro poco empático que pasó por aquí y a otras dos personas más. Sin embargo, la querella no hace una sola mención sobre su intervención o participación en los hechos presuntos. Cero es Cero. ¿Se querella la Fiscalía contra alguien por nada?; ¿Se puede querellar la Fiscalía contra alguien solamente por el hecho de ser hermano de alguien?. Del resto del contenido …. ya se pueden ustedes imaginar…

Seguramente a estas alturas algunos de los lectores estarán sonriendo condescendientemente con ganas de decirme que “así son las cosas”, o estarán justificando intuitivamente lo sucedido en el hecho de que es “un tema político”, o incluso en la circunstancia de que “esto siempre pasa”. Por el contrario, a mí como abogado todo esto me produce una profunda repugnancia y nausea. Y es tan profunda, que me niego a acostumbrarme a esta forma de hacer justicia en España, más de turba y de linchamientos populares que de Estado Democrático y de Derecho. Me gusta y quiero creer que cuando los fiscales ejercitan el poder que el Estado les ha atribuido, se mueven con neutralidad y con sujeción a lo dispuesto en Ley de Enjuiciamiento Criminal y no como un gabinete mediático que promueve el linchamiento de no sabemos qué inopinados enemigos. Si la Fiscalía no actúa en defensa de la legalidad, ¿quién nos tutela a nosotros los ciudadanos?.

Vaya de suyo, y tengo amigos y familiares en la fiscalía y en la judicatura, que siento una profunda admiración y respeto por su actuación. Vaya de suyo igualmente que, como la gran mayoría de los ciudadanos, me alegro sin reservas de todos sus logros en la persecución de la corrupción sea del color que sea. Y vaya además de suyo que como ciudadano veo con gran desolación el deterioro de la neutralidad de nuestras instituciones, cualquiera que sea el lado hacia el que se escoren. Sin embargo, creo que desde que empezamos a aceptar como norma que las diligencias reservadas se filtren por la parte procesal a quien precisamente corresponde la defensa de la legalidad, estamos corrompiendo el sistema. Necesitamos que el poder público, especialmente en la Justicia, se ejerza de forma leal, transparente y neutral. Hay que reinstaurar la presunción de inocencia y la observancia de la legalidad en la investigación de las causas penales, de forma que ésta esté separada de agendas personales, políticas o de otro tipo, tal y como le decimos que debe ser a nuestros estudiantes de primer curso de Derecho Penal.

Por cierto, en estos momentos en los que cierro esta contribución seguimos sin ninguna notificación de la querella por el Juzgado. Cero es Cero.

11 comentarios
  1. NAUJ
    NAUJ Dice:

    NO VEO NADA EXTRAÑO, LOS JUECES Y FISCALES SON NOMBRADOS POR LOS POLÍTICOS. ESTO YA OCURRÍA EN LA ÉPOCA DE LA REPÚBLICA Y UN PUEBLO QUE OLVIDA O TERGIVERSA SU HISTORIA ESTÁ CONDENADO A REPETIRLA.
    LOS POLÍTICOS, INCLUYO AQUÍ A JUECES Y FISCALES Y PERIODISTAS MANIPULAN A SU CONVENIENCIA EL DÍA A DÍA NACIONAL Y ASÍ NOS VA. NO SON INDEPENDIENTES Y UN ESTADO SIN JUSTICIA LIBRE E INDEPENDIENTE Y SIN UNA PRENSA HONESTA ES UNA DICTADURA EN VUELTA EN UN HALO DE DEMOCRACIA.
    UNA DEMOCRACIA NO ES VOTAR CADA CUATRO AÑOS, PERO EL PUEBLO ESPAÑOL ES INCULTO, Y LOS PODERES FOMENTAN ESA INCULTURA EN LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN Y DONDE ES MAS DAÑINO EN LA EDUCACIÓN, PRIMANDO LA MEDIANÍA SOBRE LA EXCELENCIA. SE MANEJA MEJOR A ANALFABETOS QUE A GENTE CULTA, LEÍDA COMO SE DECÍA ANTAÑO.
    POR TODO ESO PASAN LAS COSAS RELATADAS

    Responder
  2. Manu Oquendo
    Manu Oquendo Dice:

    Estamos asistiendo con poquísimo ruido al intento de que la fiscalía sustituya a los jueces en la instrucción.

    Observarán que los Partidos del Sistema (PP. PSOE, C’s y Podemos) nos dicen muy poquito. O nada. Los Colegios de abogados y otras asociaciones callan.

    Es comprensible, las órdenes vienen de arriba y desde la delegación de arriba en la UE. Arriba no es una Institución formal. Es un poder superior que trabaja por nuestro bien. Nuestro ángel de la guarda.

    Hace años que resulta evidente la necesidad de reforzar los controles sociales y las capacidades coactivas sobre el Proletariado Interno mientras se va completando su ya avanzada sustitución por un Proletariado Externo más acorde con el orden necesario. ¿Cómo podríamos navegar las procelosas aguas del tránsito de otra forma?

    Las redes que hemos ido creando pacientemente desde hace décadas han de ayudar en este proceso. Por nuestro bien.
    La presunción de inocencia, el secreto procesal, la integridad de la administración, etc. son para tiempos de paz y hoy estamos en guerra. La toga ha de recoger el polvo del camino y estamos muy atentos a las lealtades.

    Lo mejor es relajarse y disfrutar del momento. No es tan difícil.

    Responder
  3. Irene
    Irene Dice:

    Cada vez me acuerdo más de el “show de Truman”….. todo el mundo con un móvil en el bolsillo y alguien controlando lo que se ofrece al gran público.

    Y estamos llegando muy lejos. Tenga cuidad que no le caiga encima un “dron” cuando pasee por la calle.

    Responder
  4. AME
    AME Dice:

    Francamente, me resisto a “relajarme y disfrutar del momento” porque al final puede ocurrir lo que en su momento vaticinó Bertolt Brecht. El HASTÍO que muchos sentimos hacia la mediocridad que ha conseguido encaramarse al poder gracias a discursos emocionales y sin contenido ufanándose de la chabacanería y pretendiendo legitimar la chafardería a través de la inestimable ayuda publicística de los medios, merece- cuando menos- la misma publicidad no vaya a ser que en un futuro no sólo nos tengamos que arrepentir de las palabras y acciones de los políticos sino, mucho peor, del silencio de una mayoría.
    No hace muchos años vivi la quiebra de una empresa propiciada por la filtración y publicación de un informe torticeramente manipulado ¿cómo dormirá el periodista responsable sabiendo que su artículo acabó mandando a miles de personas a la calle?
    Hay veces que me parece estar asistiendo a la era de las decapitaciones en la Revolución Francesa, mientras unos “tricotan” asistiendo al linchamiento social, profesional y personal de aquellos cuya presunción de inocencia no ha sido desvirtuada los mediocres en el poder les ponen música de fondo …… Pero, ojo, también Robespierre murió decapitado.
    Es hora de recordar que la “información” no sólo es poder, es, sobre todo, RESPONSABILIDAD, término éste que, desgraciadamente, parece haber sido relegado al olvido. Cierro con palabras de Bertolt Brecht “quien no conoce la verdad, es tonto. Pero quien la conoce y la califica como mentira es un criminal.”

    Responder
  5. Segismundo Alvarez
    Segismundo Alvarez Dice:

    Estoy de acuerdo con el argumento central del autor: es absolutamente intolerable que las investigaciones se filtren a la prensa como de manera sistemática está ocurriendo en nuestro país. Sin duda hay que realizar una investigación de la procedencia de las mismas y exigir responsabilidad a los que desde una función pública las hacen.
    También, pero en segundo lugar, habrá que plantearse cuales son los límites que deben imponerse, o en su caso que hay que imponer desde fuera, a los periodistas.

    Responder
  6. misael
    misael Dice:

    Coincido con el autor y sobre todo con los comentaristas.

    Ya lo que me extraña es que el autor llegue a extrañarse siquiera un ápice, primero, por ser su profesión, la de abogado y segundo, porque el hábito periodístico, mañana, tarde y noche, consiste en publicar secretos de sumarios, que unas veces filtra el juez, otras la secretaria judicial, otras la fiscalía y otras alguna de las partes personadas con ánimo intoxicador. Las fuentes policiales tampoco deberían quedar al margen.

    Lo que a mi modo de ver si tendría que sorprendernos, aunque poco hay que lo pueda hacer en España, es que nadie haya sido encausado jamás por revelación de secretos judiciales. No parece que en ello nadie vea motivo que mejorar. Ya se ve que se se dicen “hoy filtras tu, mañana filtraré yo”.

    En todo caso, lo que hemos sabido de ese despacho, tan afín al poder, tan cercano al tráfico de influencias, no parece que capacite mucho moralmente ni para defenderse de la mayor de las injusticias. Y no sigo por aquí, por respeto al autor, a su escrito y al blog.

    Oquendo habla de la silenciosa profundización en la politización de la justicia. Pues claro, ni siquiera el coletudo partido de los setenta escaños ha dicho ni media. Esto da buena cuenta como están todos en el ajo, pretendiendo que a nuestra esperada democracia liberal, no le quede ni el punto de la i de liberal y la conviertan, aún más, en una orgánica. Cada vez se parecen mas a las cortes franquistas y jamás lo reconocerían.

    Responder
  7. carmas
    carmas Dice:

    Estoy de acuerdo con el argumento de que es absolutamente intolerable que las investigaciones se filtren a la prensa como de manera sistemática está ocurriendo en nuestro país. No se investiga porque no interesa y asi no se exigen responsabilidades. Se quiere echar la culpa al mensajero cuando los culpables estan dentro en los juzgados y en la fiscalia
    Quizas lo unico que habria que pedirles a los periodistas es que contrasten los chivatazos por el daño que pueden hacer por culpa de la intencionalidad de quien origina el chivatazo bien sea politico u otra razon cualquiera.
    Y hablando de politicos lo que se ha perdido por parte de algunos la dignidad, la honorabilidad que se le supone como en el ejercito. Que verguenza, se les debia caer la cara y desaparecer del planeta.

    Responder
  8. DD
    DD Dice:

    Igual este es un caso en el que la fiscalía lo tiene que publicitar para que no lo silencien. El cuarto poder sólo es útil para esto. Igual mezclamos cuando hay intenciones políticas (muchos otros casos) de cuando hay intenciones de garantía de la justicia efectiva(como parece este)

    Responder
  9. O'farrill
    O'farrill Dice:

    Creo que hay dos cuestiones diferentes en el artículo de Pablo Olivera. Una, la más grave por ser una constante en los medios, es la de las “filtraciones” interesadas (no creo que sea por altruismo) desde espacios institucionales o políticos. La segunda que el autor se sorprenda de ello (tal como apunta Misael). Cuando las instituciones se usan como herramientas para privilegiar a unos y perseguir a otros en este desmadre que llaman “política”; cuando se ha creado todo un sistema normativo que nadie entiende (o se deja a libre interpretación del funcionario de turno) para demostrar la primacía sobre los sufridos ciudadanos; cuando se intenta (sin mucho éxito por cierto) hacer creer que los servicios públicos necesitan exprimir más al contribuyente; cuando las “puertas giratorias” nos enseñan cada día donde ha quedado la ética; cuando se llama “estado de Derecho” a un sistema o régimen caótico legislativo en detrimento de su fin (la Justicia); cuando la escasa “soberanía popular” ha sido capturada y digerida por la clase dirigente; cuando muchos opinan eso de “el Estado soy yo” que creíamos propio de regímenes absolutistas y olvidan que solo son “servidores” del Estado y de los ciudadanos…. Cuando todo eso ocurre es muy difícil asombrarse ya por nada. Por cierto, el poco empático cargo público, ha hecho declaraciones en algunas ocasiones que buscan también el titular mediático, acusando y sospechando de todo el mundo (menos de los suyos, parece) y dejando ver su “poder”. Los demás a temblar……. Un saludo

    Responder
  10. Andrés de Málaga
    Andrés de Málaga Dice:

    Como abogado que soy, ruego que sigas ceyendo en la Justicia y en la Fiscalía, no en personas que “presutamente corruptas” sino en la institución, ya que si perdemos eso se cae nuesro sistema de valores.

    Responder
    • misael
      misael Dice:

      Como abogado que soy
      Luego, parte “interesada” en que el tiovivo de esta justicia de república bananera siga tal cual.

      No se preocupe, si ya sabemos que sobre el robagallinas se aplicará todo el peso de la ley. Ahora bien, todo aquello, en donde intervengan tribunales llamados a mancharse la toga con el polvo del camino (CGPJ, TC, TS, TSJ, AN), esos ! Creer en esos, es como creer en el país del nunca jamás, que es, parece, lo que vd. intenta hacer.

      Pd. Dejo para otro día hablarle sobre la fiscalía y cómo se está pergeñando un nuevo asalto a la justicia, vía la instrucción de los casos. ¿ O es que no lo sabía ?

      Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *